Está en la página 1de 2

20/08/2010 

Taller Max Cetto 
Maria Suter Warnholtz 
Ana Nuño de Buen 
Maria Teresa Rivero Sentíes 
Ejemplos significativos de memoriales. 
 
‐Memorial al Movimiento 68, Centro Cultural Universitario Tlatelolco, D.F, México 

 
‐Museo Judío, Berlín. Historia de los judíos que viven y vivieron en Alemania durante los últimos dos mil 
años.

 
 
‐Memorial a las víctimas del Holocausto , Berlín. 

 
 
 
Monumento  a  las  Víctimas  del  Terrorismo  de  Estado. 
Buenos Aires, Argentina 
Los  promotores  del  monumento  explican  que  fue 
diseñado como “un corte, una herida abierta en una colina 
de césped”. Su trazado “recrea el esfuerzo necesario para 
la  construcción  de  una  sociedad  más  justa  y  la  herida 
causada  por  la  violencia  ejercida  por  el  Estado”.  Las 
paredes  parten  de  una  plaza  y  terminan  en  la  rambla 
ribereña.  Precisamente,  familiares  y  amigos  de  las  víctimas  suelen  recordar  a  sus  desaparecidos  en  el 
Río de la Plata arrojando flores a sus aguas. 
  
Las cuatro paredes zigzagueantes del monumento están hechas de los 30.000 ladrillos de pórfido, una 
piedra dura y púrpura de origen volcánico que se trajo de la Patagonia. Los nombres de las víctimas cuya 
desaparición  fue  denunciada  oficialmente  están  escritos  en  8.917  bloques.  Sin  embargo,  las 
organizaciones de derechos humanos aseguran que el número de desaparecidos triplica esa cifra y por 
eso  la  Comisión  Pro  Monumento  a  las  Víctimas  del  Terrorismo  de  Estado  se  encarga  de  seguir 
recolectando nombres para continuar inmortalizándolos en las piedras. En esa comisión participan las 
Abuelas  y  Madres  de  Plaza  de  Mayo,  la  Asociación  Civil  Buena  Memoria  (de  Alegre  y  Brodsky)  y  el 
Servicio  de  Paz  y  Justicia  (del  Nobel  de  la  Paz  Adolfo  Pérez  Esquivel),  entre  otras  organizaciones  de 
derechos humanos. 
  
Al visitar dicho memorial, es impresionante cómo estas cuatro paredes, muy duras y frías te van guiando 
en completo silencio hacia el río. Al llegar al final del recorrido hay una plataforma que se abre hacia el 
Río de la Plata, provocando una sensación de apertura y libertad, que contrasta con la contención que 
provocan las paredes con los nombres de los desaparecidos. 
Para  alguien  que  no  busca  un  nombre  en  esta  pared,  la  cantidad  de  víctimas  enlistadas  generan  una 
sensación muy fuerte, aunque no conozcas a nadie mencionado en estos ladrillos de piedra.