Está en la página 1de 6

RESUMEN

El craqueo catalítico es un proceso que se lleva a cabo en la refinería de petróleo con el fin
de obtener una gasolina de mayor octanaje. El principal subproducto que se obtiene de este
proceso consiste en materias primas para la industria petroquímica. La materia prima
requerida para este proceso consiste principalmente de gasóleo y del destilado de coque.

El proceso de craqueo catalítico tiene tres partes fundamentales: la reacción con los
catalizadores para efectuar el craqueo de las moléculas, la regeneración del catalizador y la
separación de las diferentes fracciones de hidrocarburos producidas.

Existen tres tipos básicos de craqueo catalítico: el craqueo catalítico de líquidos, el craqueo
catalítico de lecho móvil y el craqueo catalítico termofor. La diferencia entre estos procesos
consiste básicamente en la forma del catalizador y en la manera que este ingresa al reactor.

INTRODUCCIÓN

En materia de refinación de petróleo, el craqueo se refiere al rompimiento de moléculas de


hidrocarburos de cadena larga en hidrocarburos livianos de cadena más corta que son de
mayor interés y valor para la industria.

En los procesos de craqueo catalítico se emplean catalizadores para acelerar el proceso y


para trabajar en condiciones menos severas que en algunos otros procesos. Los
catalizadores son sustancias que promueven una reacción sin estar directamente
involucradas en ellas. La gran ventaja del uso de catalizadores es que como estos no se
consumen en la reacción, pueden ser regenerados y reutilizados en el proceso, sin embargo
esto conlleva a una desventaja que es el costo económico de la regeneración del catalizador.

En el presente trabajo se presenta una descripción del proceso y de los diferentes tipos de
procesos de craqueo catalítico que existen. Además del diagrama de flujo del proceso se
muestra la ubicación del mismo dentro del diagrama de flujo general de la refinación de
petróleo, indicando tanto las materias primas como los productos principales y
subproductos del proceso.
TEORÍA

El craqueo catalítico

En el proceso de craqueo catalítico los hidrocarburos complejos son descompuestos en


moléculas más simples para aumentar tanto la calidad como la cantidad de productos más
livianos así como para disminuir la cantidad de residuos en el proceso de refinado de
petróleo. Los productos de conversión del craqueo son altamente olefínicos en las
fracciones ligeras y muy aromáticos en las fracciones pesadas.

Figura 1. Ubicación del craqueo catalítico dentro del proceso de refinación de petróleo
[OSHA, 1996]

En este proceso, la estructura molecular de los hidrocarburos sufre un reacomodo para


convertir la materia prima pesada en fracciones más livianas como el queroseno, gasolina,
LPG, aceite de calefacción y materias primas para la industria petroquímica.
Uso de catalizadores

Los catalizadores son aquellas sustancias que promueven una reacción sin tomar parte en
ella y en este proceso se utilizan para facilitar la conversión de las moléculas pesadas en
productos más livianos. El uso de catalizadores aumenta la conversión de productos
permitiendo condiciones de operación mucho menos severas que en otros procesos como el
craqueo térmico. Se trabaja con temperaturas de 850 – 950 ºF a presiones entre 10 y 20 psi.

Los catalizadores más utilizados en estos procesos son principalmente sólidos como la
zeolita, hidrosilicato de aluminio, tierra de fuller, bentonita, bauxita, entre otros. La
elección del catalizador depende de una combinación de la mayor reactividad posible con la
máxima resistencia al desgaste.

Los tres pasos principales durante el proceso del craqueo catalítico son: la reacción con la
materia prima para producir los diferentes productos hidrocarbonados, la regeneración del
catalizador mediante la quema del coque y la separación de los diferentes productos
obtenidos mediante el fraccionamiento. El proceso de craqueo catalítico es muy flexible, y
los parámetros de operación se pueden ajustar para satisfacer la cambiante demanda de
productos.

Diagrama del proceso

Los equipos de reacción de las unidades de craqueo catalítico tienen tres partes
fundamentales: reactor, regenerador y stripper. En el reactor es donde ocurren las
reacciones de craqueo. Operan con un tiempo de contacto muy bajo, la parte principal del
reactor es el elevador, que es donde se producen las reacciones. El resto del equipo es para
separar el catalizador de los productos. Dentro del reactor existen ciclones que permiten
separar el catalizador arrastrado con los productos de la reacción. En el regenerador es
donde se quema el carbón depositado sobre el catalizador; cuenta con un compresor de aire
que provee el aire necesario para la combustión. En la última parte del equipo se inyecta
vapor para reducir el contenido de hidrocarburos depositados sobre el catalizado.
Figura 2. Diagrama del proceso de craqueo catalítico [OSHA, 1996]

Tipos de craqueo catalítico

Existen tres tipos básicos de procesos de craqueo catalítico: el craqueo catalítico de


líquidos, el craqueo catalítico de lecho móvil y el craqueo catalítico termofor.

El craqueo catalítico de líquidos se realiza en unidades que cuentan con una sección de
catálisis (elevador, reactor y generador) y una sección de fraccionamiento trabajando de
manera conjunta. Se utiliza un catalizador finamente pulverizado, suspendido en vapor o
gas de petróleo, que actúa como un líquido. El craqueo tiene lugar en la tubería de
alimentación (elevador), por la que la mezcla de catalizador e hidrocarburos fluye a través
del reactor. La carga de hidrocarburos es precalentada en el elevador mediante el
catalizador regenerado caliente y se mezcla con el aceite reciclado hasta que alcanza la
temperatura del reactor. Mientras la carga asciende por el reactor, se craquea a baja presión
y el proceso continúa hasta que los vapores de petróleo se separan del catalizador.

La corriente de producto resultante entra en una columna donde se separa en fracciones,


parte del aceite pesado se recicla y vuelve al elevador. El catalizador utilizado durante la
reacción se puede regenerar separando el coque que se acumula en este durante el proceso.
Para esto el catalizador circula por la torre rectificadora de catalizador hacia el regenerador,
donde se mezcla con aire precalentado y se queman la mayor parte de los depósitos del
coque.

El craqueo catalítico de lecho móvil es similar al craqueo catalítico de líquidos, pero el


catalizador se encuentra en forma de pastillas en lugar de polvo fino. Las pastillas se
transfieren continuamente mediante una cinta transportadora o tubos elevadores neumáticos
a una tolva de almacenamiento situada en la parte superior de la unidad, y después
desciende por gravedad a través del reactor hasta un regenerador. El regenerador y la tolva
están separados del reactor mediante sellos de vapor. El producto craqueado se separa en
gas reciclado, aceite, aceite clarificado, destilado, nafta y gas húmedo.

En el craqueo catalítico termofor, la carga precalentada circula por gravedad por el lecho
del reactor catalítico. Los vapores se separan del catalizador y se envían a una torre de
fraccionamiento. El catalizador agotado se regenera, enfría y recicla. El gas de chimenea de
la regeneración se envía a una caldera de monóxido de carbono para recuperar calor.

ANÁLISIS

A continuación se analiza el impacto que tienen los procesos catalíticos sobre el medio
ambiente y las consecuencias negativas que esto implica.

Las unidades de craqueo catalítico son uno de los principales orígenes de las emisiones de
óxidos de azufre (SOx). Los óxidos importantes del azufre son el dióxido y trióxido de
azufre. Son uno de los contaminantes de mayor importancia por los daños que causa al
hombre y por la dificultad de prevenir su incorporación a la atmósfera.

La oxidación del SO2 en la atmósfera por acción de las radiaciones solares produce el SO3,
que reacciona rápidamente con la humedad del ambiente para producir una niebla de ácido
sulfúrico que si se precipita produce lo que se conoce como lluvia ácida. Este fenómeno es
muy peligroso ya que destruye los tejidos de los seres vivos (epitelial y pulmonar) y las
construcciones.
Otra emisión importante que se produce en los procesos de craqueo catalítico es la de
monóxido de carbono (CO). Este es un gas incoloro e inodoro pero muy tóxico debido a su
elevada afinidad por la hemoglobina de la sangre incapacitándola para transportar el
oxígeno, lo que puede conducir a presentar desde pequeñas molestias y dolores de cabeza
hasta fallos respiratorios que pueden ocasionar la muerte.

Además como resultado de la manipulación de catalizadores sólidos, las refinerías emiten


al ambiente partículas que contienen metales. En los procesos de craqueo catalítico, y en
otros procesos donde se condensa vapor en presencia de gases con cantidades variables de
sulfuro de hidrógeno (H2S) o amoniaco (NH3), se producen las corrientes conocidas como
“aguas ácidas” que contaminan los mantos acuíferos y dañan los ecosistemas acuáticos.

CONCLUSIONES

• En el craqueo catalítico se utilizan catalizadores para aumentar la conversión de


fracciones pesadas en hidrocarburos livianos permitiendo trabajar en condiciones
menos severas.
• Los principales contaminantes emitidos a la atmósfera por los procesos de craqueo
catalítico son: óxidos de azufre, monóxido de carbono y partículas sólidas que
contienen metales.
• La condensación de vapor en el proceso de craqueo catalítico genera corrientes de
“aguas ácidas” que contaminan los mantos acuíferos y dañan los ecosistemas
acuáticos.

BIBLIOGRAFÍA

Gary, J y Handwerk, G. (1980) Refino de petróleo, tecnología y economía. Barcelona:


editorial Reverté, S. A.

Kraus, R. (s. f.) Petróleo y gas natural. Extraído el 19 de setiembre de 2009 desde
http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/TextosOnline/EnciclopediaOIT/
tomo3/78.pdf

Occupational Health & Safety Administration. (1996). OSHA Technical Manual, Section
IV, Chapter 2: Petroleum Refining Processes.

También podría gustarte