P. 1
Maturana Romesin H - Del Ser Al Hacer

Maturana Romesin H - Del Ser Al Hacer

|Views: 6.517|Likes:
Publicado porOsirin

More info:

Published by: Osirin on Aug 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/12/2013

pdf

text

original

Pörksen: ¿En qué trabajó en el MIT? ¿Cuáles fueron sus temas?
Maturana: Debe saber que me gusta mucho tener mi propio espacio donde hacer cosas y no es
necesario que todos sepan lo que estoy haciendo. En octubre de 1960, en mi propio pequeño
laboratorio del MIT, me ocupé de las células retinales de una rana. Allí logré hacer una observación
decisiva: el microscopio mostraba que había dos tipos de células fundamentalmente distintas;
algunas presentaban un cuerpo celular con filamentos que saltan hacia todos lados, las que,
pensaba yo, deberían reaccionar ante estímulos de cualquier dirección, y otras células tenían
filamentos que se extendían en una sola dirección, por lo que un estimulo probablemente provocarla
una reacción unidireccional. Cuando Jerry Lettvin dejó de venir a mi laboratorio durante cinco días,
me dije: ¡Esta es la oportunidad! Ahora puedo examinar mi hipótesis de si la forma de la célula tiene
que ver con su modo de reacción. Entonces eso era una idea absolutamente nueva, ya que en
aquellos años se estudiaba el proceso visual irradiando el ojo con una fuente lumínica. La doctrina
generalmente aceptada era que la retina recibía las informaciones del mundo exterior que le
llegaban en forma de destellos de luz, los elaboraba y calculaba la reacción correspondiente. Ese
era el dogma de la investigación.
Pörksen: Su observación de estas células específicas constituyó probablemente un primer paso
en el camino hacia la epistemología que desarrolló después: la estructura del órgano visual, mas no
la influencia de un mundo exterior, aparece como causa de una determinada percepción.
Maturana: Exactamente. En el laboratorio no usé la fuente lumínica porque no conocía los
aparatos y tenía miedo a romper algo. Me limité a mover mi mano delante de los ojos de la rana y a
registrar con un electrodo los impulsos de una célula aislada del nervio óptico. Y de hecho descubrí
una célula que reaccionaba independientemente de la dirección en que movía mi mano. Luego
cambié un poco la posición del electrodo y descubrí una célula que reaccionaba solamente si movía
mi mano en cierta dirección. O sea mostraba la reacción unidireccional esperada. Eso me pareció un
descubrimiento fantástico así que ahí terminé mis experimentos. Cuando Jerry Lettvin volvió dos
días más tarde, le conté todo lo que había estado haciendo. Aquel hombre maravillosamente flexible
se entusiasmó de inmediato y dijo: "

¡Ahora vamos a cambiar todo!"

. Acto seguido empezó a
reorganizar totalmente el laboratorio para permitir una forma completamente nueva de enfocar e
investigar. Fueron estos experimentos los que finalmente llevaron a la publicación de los dos
ensayos What the frog's eye tells the frog's brainy Anatomy and physiology of vision in the frog.
Pörksen: Basta con mirar el título de estos textos para notar una tendencia de su teoría del
conocimiento que en sus trabajos posteriores se acentuará aún más: lo externo pierde importancia,
ya no interesa el mundo que informa al ojo de la rana acerca de sí, en cambio el ojo mismo pasa a
ser central.

Maturana: Sin duda lo que podemos leer en estos ensayos fue un paso en esa dirección, pero
no una reorientación pensada hasta el final. Recién en 1965, cuando de vuelta en Chile hice mis
experimentos con palomas e investigué su percepción del color, se produjo la transformación
decisiva de toda mi epistemología.
Pörksen: En el MIT también tuvo contacto con Warren McColloch y Walter Pitts, dos de los
primeros cibernéticos americanos, ambos habitués de los Macy-meetings, que fueron la instancia
que recién perfilo el pensamiento cibernético. AI centro de esta forma de pensar está la causalidad
circular y el ejemplo del navegante: la clave está en que el timonel, para llevar su bote a puerto, no
se rige por un programa predeterminado, sino que va adaptando constantemente su actuar. Si el
bote se sale del curso, calcula el desvío y corrige para retomar el rumbo al puerto. Corrige el error,
pero quizás la corrección fue mucha, de modo que posiblemente produzca un nuevo desvío en el

78

Humberto Maturana Romesín & Bernhard Pörksen D e l S e r a l H a c e r

sentido contrario, el que a su vez generará la necesidad de corregirlo. El golpe del timón condiciona
un efecto que se constituye en la causa de un nuevo efecto y así sucesivamente. Lo que se presenta
aquí es la imagen de un círculo de causalidad que se asemeja al formato y diseño de su propia
teoría del conocimiento. De ahí mi pregunta: ¿Le influyó la relación con los cibernéticos Warren
McCulloch y Walter Pitts?

Maturana: En realidad no. Por supuesto que de vez en cuando me encontraba con McCulloch,
pero no hicimos casi nada en conjunto. Mi relación con el matemático Walter Pitts fue más personal;
venía bastante seguido a mi laboratorio, y yo apreciaba su sensibilidad y delicadeza, y me conmovía
ver cómo todos los días iba a la casa de Warren McCulloch a ver a la madre de Warren, una anciana
muy frágil, para ayudarle y darle de comer. Eso era muy hermoso. Yo trabajé el 99% con Jerry
Lettvin, pero éste un día me propuso que en la publicación de nuestros ensayos What the frog's eye
tells the frog's brain y Anatomy and physiology of vision in the frog, nos acordásemos de su mentor,
McCulloch, y también de Walter Pitts, y los mencionásemos como coautores, ya que Pitts en ese
tiempo necesitaba publicaciones y Warren McCulloch jugaba para él el rol de un padre intelectual.
Estuve de acuerdo. Sin embargo, McCulloch y Pitts no me marcaron ni me influenciaron
intelectualmente.

Pörksen: Pero el encuentro con el pensamiento cibernético ano le sirvió de inspiración? Cuando
me estaba preparando para esta entrevista, me hice una nota diciendo que usted le dio a la idea
cibernética de la circularidad, un giro epistemológico y un fundamento filosófico. Hoy usted sostiene
una teoría del conocimiento cibernética.
Maturana: Con la cibernética como tal me encontré recién más tarde gracias a mi amistad con
Heinz von Foerster. En el MIT, mientras yo estaba ahí, en el primer plano no estaba la circularidad
sino que el concepto de la información. Ahora, si Walter McCulloch dice que el organismo recibe un
feedback de su medio, eso todavía no me parece ser una manifestación perfecta de circularidad,
porque si uno describe de esta forma al organismo y al medio, uno ya los ha separado. Un concepto
donde el organismo causa algo y luego recibe una retroalimentación del medio se parece al
constante ir y venir entre los dos extremos dentro de una relación lineal. Para ser exactos, se trata
aquí de una pseudocircularidad. Y finalmente se agrega la suposición que el feedback contiene
alguna información sobre la naturaleza del medio, cuyas características por lo tanto parecen ser
importantes per se. También esta acepción, como usted sabe, me es completamente ajena.

79

Fig. 12: La visión circular del mundo encuentra su expresión simbólica en la figura del
Ouroboros, una serpiente que se muerde la cola.

Humberto Maturana Romesín & Bernhard Pörksen D e l S e r a l H a c e r

Pörksen: ¿Cómo describiría los procesos circulares del conocimiento y de la vida?
Maturana: Cuando hablo de circularidad, me refiero a una dinámica circular dentro del
organismo (vale decir una circularidad al interior del sistema nervioso así como una circularidad en la
realización de la autopoiesis), que lleva a que este organismo se enfrente al medio como una
totalidad circular. El encuentro con el medio no rompe esta circularidad, sino que se producen
cambios estructurales los que a su vez modifican la deriva de la circularidad. Sin embargo, aquí no
se trata de un feedback del medio o de una relación según el esquema output/ input, sino de un
cambio estructural reciproco de organismo y medio. Esa es una situación completamente distinta. Y
si la circularidad se destruye por el encuentro con el medio, el organismo muere.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->