Está en la página 1de 5

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE ARTÍCULOS Y DE PROYECTOS DE

INVESTIGACIÓN
BASADA EN LAS NORMAS DE LA AMERICAN PSYCHOLOGICAL ASSOCIATION (APA)
Preparación del manuscrito y aspectos generales del estilo editorial
Papel. Los trabajos deben imprimirse en hojas Bond de 75 gr tamaño carta
(21,59 x 27,94 cm). Todas las páginas del documento deben ser de la misma
medida. No se deben utilizar medias hojas o tiras de papel adheridas con
pegamento, cinta adhesiva o grapas; esto también rige para las páginas donde
aparecen las figuras y los apéndices.
Tipografía. Se recomienda el uso de un tipo de letra Redondo con un tamaño
de 12 puntos. Aquí sugerimos:
Arial (La complejidad de los fenómenos es fundamentalmente una función de la
profundidad del análisis que se ha logrado (Estes, 1989).
Centuri Gothic (La complejidad de los fenómenos es fundamentalmente
una función de la profundidad del análisis que se ha logrado (Estes, 1989).
Tahoma (La complejidad de los fenómenos es fundamentalmente una función de la
profundidad del análisis que se ha logrado (Estes, 1989).
Verdana (La complejidad de los fenómenos es fundamentalmente una
función de la profundidad del análisis que se ha logrado (Estes, 1989), el cual es el
tipo de letra utilizado en este documento.
Para la tipografía de la parte escrita de las figuras se sugiere el uso de las
mismas en Negrilla a 9 puntos, ya que permite resaltar dicho contenido del resto
de la figura.
Cursivas versus subrayado. El subrayado en un documento indica que el
texto ha de componerse en cursiva dentro de la versión publicada del estudio. Por
lo tanto, especialmente en los artículos empíricos que constituyen manuscritos
originales con el fin de ser publicados, en lugar de subrayado debe emplearse la
cursiva. No se recomienda el uso de la negrita en ninguna circunstancia.
Se debe emplear la cursiva: a) en los títulos de los libros, revistas y
microfilmes y en el volumen de las revistas (en las referencias), b) para introducir
un nuevo término o etiqueta (por ejemplo: "...el término enmascaramiento inverso
hace referencia…”), c) en letras, palabras o frases utilizadas como ejemplos
lingüísticos y para prevenir una lectura equivocada (por ejemplo, “...en este caso,
el grupo pequeño era aquel…”), d) para los símbolos estadísticos (incluyendo N y n)
y variables algebraicas (por ejemplo, a/b = c/d), se exceptúan las letras griegas, e)
para los nombres de especies (por ejemplo: Macata mulatta), f) para los nombres
de escalas (por ejemplo, las escalas del MMPI: Hs, Dp), g) para los rangos de una
escala (por ejemplo, “…los rangos de calificaciones de salud variaron de 0
(deficiente) a 5 (excelente)…”), h) en los títulos de las tablas e i) en los niveles de
titulación dos, tres y cuatro.
Espacios. Para los artículos y proyectos de investigación se debe utilizar
doble espacios entre todas las líneas del manuscrito (incluso entre un título y el
párrafo anterior y el subsiguiente) y en todos los apartados del documento.
Márgenes. Deben ser uniformes, de 2.54 cm (1 pulgada) en la parte
superior, inferior, derecha e izquierda. Si es necesario anillar o empastar (como en
el caso de los proyectos), el margen izquierdo puede ser de 4 cm (1,57 pulgadas) y
los demás se mantendrán como se ha enunciado. El margen superior en la primera
página de un nuevo capítulo (sección), en el caso de los proyectos, no debe ser
más amplio que otros.
Alineación. En el caso de los artículos, el texto debe tener una alineación a la
izquierda. En el caso de los proyectos de investigación, se sugiere que esta
alineación sea justificada. No se deben dividir las palabras al final de una línea y se
recomienda no presentar más de 27 líneas de texto por hoja (sin contar el
encabezado y el número de página).
Números de página. En los artículos deben numerarse todas las páginas,
excepto las figuras, de manera consecutiva, comenzando por la portada. En el caso
de los proyectos se sugiere no numerar la primera página. La numeración debe
hacerse en la esquina superior derecha con números arábigos, con la misma
tipografía del resto del documento y necesariamente con un tamaño de 10 puntos.
Encabezados de página. El encabezado sirve para identificar el documento
en cualquiera de sus páginas, excepto las de las figuras. Para ello se deben utilizar
las dos o tres primeras palabras del título, ubicándolo en la esquina superior
derecha de la página, a cinco espacios del número de página. El encabezado no
debe exceder los 50 caracteres. Mientras que en los artículos el encabezado debe ir
en todas las páginas (excepto en las de las figuras), en los proyectos se sugiere
que no se presente en la primera página.
Párrafos. La extensión de las oraciones y los párrafos debe corresponder a
criterios de unidad, cohesión y continuidad. Por ello, los párrafos no deben exceder
una cuartilla. Las oraciones no deben ser excesivamente simples ni excesivamente
complejas. Se puede variar la extensión oracional para mantener el interés y la
comprensión del lector.
En un párrafo, una es la oración principal y las otras son oraciones
secundarias. Esta estructura gramatical corresponde con el sentido del párrafo que
debe constar de una idea principal y varias secundarias. La idea principal es clave
para la comprensión del párrafo y puede ir al comienzo, en la mitad o al final del
párrafo.
En general los párrafos deben tratar de un solo asunto. De esta manera
cuando se vaya a cambiar de asunto, se debe cambiar de párrafo. Se debe tener en
cuenta que un párrafo debe tener sentido completo. En un escrito hay varias clases
de párrafos: párrafos de transición, párrafos funcionales y párrafos informativos.
1. Los párrafos de transición: se usan después de los títulos y subtítulos
para indicar al lector el paso de un tema al otro. También se usan párrafos de
transición al final del tratamiento de un tema para anunciar lo que viene y
conectarlo con lo expuesto.
2. Los párrafos funcionales: Se usan después de los títulos para iniciar al
lector en un asunto antes de escribir los subtítulos. Por ejemplo cuando se anuncia
la división de un tema en partes.
3. Los párrafos informativos: Se usan para exponer el contenido de su
trabajo. En la medida de lo posible no se deben usar párrafos informativos de una
sola frase.
Sangría. La sangría debe tener una longitud máxima de media pulgada (1,27
cm), es decir, de cinco a siete espacios aproximadamente, y debe utilizarse en la
primera línea de cada párrafo, en cada nota de pie de página y en cada seriación
numérica. Las excepciones son: a) el resumen, en donde se utiliza una sola sangría
para todo el párrafo, b) las citas largas, donde también se utiliza una sola sangría
para todo el párrafo (cuando la cita involucra dos o más párrafos, se sangra a partir
del segundo párrafo, de manera adicional), c) los títulos (excepto en el nivel 4), d)
el titulillo que viene en la primera página en los artículos, e) los títulos de las tablas
así como las notas y pies de figuras y f) las referencias, en las cuales debe
utilizarse sangría francesa, con 1,27 cm en las líneas posteriores a la primera.
Títulos. Los títulos indican la organización del documento y establecen la
importancia de cada tema. Todos los temas que tienen la misma importancia llevan
el mismo nivel de titulación a lo largo de todo el texto. La APA no recomienda, pero
permite, título para la introducción, particularmente en trabajos cuya extensión
contemplan capítulos o secciones largas, tales como los mismos proyectos y las
tesis. No se deben rotular los títulos con números o letras ya que se resulta un
sistema complicado y rebuscado.
En la estructuración del documento se puede utilizar hasta cinco niveles de
títulos:
Niveles de titulación:
Nivel 1:
TITULO EN MAYÚSCULAS CENTRADO
Nivel 2:
Título en Mayúsculas y Minúsculas Centrado
Nivel 3:
Título en Mayúsculas y Minúsculas Centrado y en Cursiva
Nivel 4:
Título Secundario en Mayúscula y Minúsculas en Cursiva y Alineado a la
Izquierda
Nivel 5:
Encabezado de párrafo con sangría, en mayúsculas y minúsculas, en cursiva,
alineado a la izquierda y que finaliza con punto.
Para los niveles de titulación uno, dos, tres y cinco, el párrafo, como todo el
texto comienza dos espacios más abajo. Para el nivel cuatro, el párrafo sigue a
continuación en el mismo nivel.
No todos los niveles de titulación son necesarios al construir un documento,
ello dependerá de la extensión, intención y tipo de documento. Puede considerarse
las siguientes sugerencias:
1. Para un artículo corto un nivel puede ser suficiente, se recomienda el
primer nivel.
2. En los artículos empíricos usualmente es suficiente dos niveles. Se
recomiendan los niveles uno (para el Título, Resumen, Método, Discusión,
Referencias y Apéndices) y tres (para Diseño, Participantes, Materiales y
Procedimiento).
3. En algunos artículos son necesarios tres niveles de titulación, por
ejemplo si en el mismo artículo se reportan varios experimentos. Pueden ser los
niveles uno, tres y cuatro.
4. Se recomienda el uso de cuatro niveles en el caso de trabajos que
impliquen una revisión extensa de la literatura, ya que contienen varios niveles de
titulación. En esos casos se sugiere que se emplee de los niveles uno a cuatro.
5. En los proyectos y las mismas tesis de grado u otro tipo de documentos
de gran extensión, se sugiere el empleo de los cinco niveles de titulación,
subordinando los primeros cuatro al quinto nivel (TÍTULO EN MAYÚSCULAS
CENTRADO).
Seriación. Ocasionalmente resulta necesario enumerar los elementos en
series para evitar lecturas erróneas o para aclarar la relación entre elementos. Si se
realiza dentro de un párrafo u oración se identifican los elementos de la serie
mediante letras minúsculas sin subrayar, seguidas por un paréntesis final. Por
ejemplo:
Los tres tipos de retroalimentación eran a) retroalimentación por un
supervisor, b) retroalimentación por memorando y c) retroalimentación por pares.
Si los elementos que va a enumerar son párrafos separados por una serie,
tales como conclusiones detalladas o pasos de un procedimiento, se identifican por
un número arábigo seguido por un punto (tal como se ha hecho en algunos
apartados de este documento). Por ejemplo:
Como requisitos cualquier análisis en tareas de solución de problemas
requiere especificar algunos aspectos fundamentales:
1. La representación interna...
2. Asumir que existe una memoria...
3. Aplicación de operadores y pruebas...
Cifras. Por regla general se escriben con cifras el número 10 y mayores y se
emplean palabras para expresar los números menores de 10. No obstante, se
pueden utilizar números para cifras menores a diez si están en conjunción con una
cifra igual o superior a 10 (por ejemplo, “Entre 6 y 12 años…”).
Se usa un cero antes de la fracción decimal, cuando los números son
menores que uno. No se usa cero antes de la fracción decimal cuando el número no
puede ser mayor que 1, como cuando se escribe el valor de correlaciones (r = .78),
proporciones (.65) y niveles de significación estadística (.05, .01, .001). Se utilizan
números para mencionar datos estadísticos, puntuaciones, tamaños muestrales y
sumas (por ejemplo: “El 4% de los 30 participantes…”; “El tiempo gastado por el
participante en mención fue 1 hora y 20 minutos…”).
Abreviaturas. Se pueden utilizar abreviaturas dentro de paréntesis, no
recomendándose su uso fuera de estos (excepto "etc." en el caso del castellano, ya
que en este idioma esta abreviatura se utiliza muchísimo fuera de los paréntesis).
Las abreviaturas de origen latino más utilizadas son:
Abreviaturas más utilizadas en el texto:
c. f.: compárese i. e.: esto es, es decir
e. g.: por ejemplo et al.: y otros
viz: es decir, esto es etc.: y así
vs.: contra, en oposición
Usos especiales de mayúsculas y minúsculas. Se debe utilizar mayúscula
para la inicial de los sustantivos que van seguidos de un número o de una letra
utilizada para designar una condición. Por ejemplo:
"...durante el Ensayo 5..."
"La Tabla 2 y la Figura 5..."
"En el Día 2 del Experimento 4..."
"...la Condición A..."
También se debe utilizar mayúscula para la inicial de los nombres de los
factores que se analizarán mediante análisis factorial, siempre y cuando aparezcan
con el signo de multiplicación, así como de los nombres de los factores que se
encontraron a través de dicha prueba estadística. Por ejemplo:
"Se analizó la interacción Sexo x Edad x Peso..." (No se utilizaría mayúsculas
si la anterior frase se redactara de la siguiente manera: "Se analizó la interacción
entre las variables sexo, edad y peso...").
"Los factores hallados por el análisis factorial fueron: a) Rompimiento de
normas, con un 12,3% de varianza, b) Violencia, con 22,4%..."