P. 1
MariaMaestradelosApostolesdelosultimostiemposI

MariaMaestradelosApostolesdelosultimostiemposI

|Views: 12.558|Likes:
Publicado porHector Gonzalez

More info:

Published by: Hector Gonzalez on Aug 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/31/2013

pdf

text

original

La paz interior es la virtud que en el alma os produce regocijo, plenitud, alborozo del
espíritu, calma, sosiego.
La paz interior es la presencia de Dios que ha de permanecer en vosotros, os ha de
cohabitar porque todos los miembros de vuestro cuerpo gozarán de salud, equilibrio.
La paz interior no se compra ni se vende y es una virtud que debéis construir con vuestras
propias manos; sois constructores de vuestra vida, de vuestro destino; en vosotros está que
viváis en armonía consigo mismo, que disfrutéis de todo lo que está a vuestro alrededor,
que le saquéis el máximo provecho a cada situación, que viváis en continua fiesta, algazara
espiritual.
La paz interior es deleite, reboso del amor de Dios. Porque el alma que posee esta virtud
goza de armonía consigo misma, considera la vida como un regalo no merecido, como una
aventura máxima, única e irrepetible.
La paz interior os produce un desahogo tal, que vuestra alma se eleva hacia el cielo para
disfrutar, por anticipado, de sus delicias en la tierra.
La paz interior es portón de oro para la paz exterior. Paz que armoniza vuestro entorno. Paz
que es golosina del Cielo para las almas. Paz que une en el amor, en la fraternidad. No la
perdáis. Cerrad las puertas de vuestro corazón para que la turbación no altere vuestro

espíritu, sería caótico para vuestra vida. Es una enemiga demasiado peligrosa porque: una
vez entra se rancha y se adhiere como gelatina pegajosa, causa estragos a vuestro corazón
volviéndolo mustio, lánguido, melancólico, triste, irascible, conturbado.
Hijos míos, si vuestro corazón carece de paz: id y corred a su encuentro, deseadla como la
tierra reseca añora la lluvia, deseadla como el pájaro enjaulado anhela recobrar su libertad,
deseadla como el girasol necesita del sol para vivir.

3. Coronilla de Protección. Pág. 7

Día 24. Debéis ser como las vírgenes prudentes

Enero 15/10 (6:30 a. m.)

Hijos amados: os llamo nuevamente a una conversión de corazón, a volver
vuestros ojos a Dios; la salvación sólo la alcanzaréis en la medida de vuestra
entrega al Señor.
Legiones de demonios fueron soltados del infierno para seducir a las almas y
llevarlas al pecado; estáis en un tiempo crucial de la historia porque a lo bueno
se le llama malo y a lo malo, bueno. Los hombres andan desbocados en sus
bajas pasiones, corren a una velocidad vertiginosa que las llevará a los
abismos del infierno, viaje sin retorno en el que las almas condenadas
padecerán terribles tormentos porque la desobediencia a las leyes divinas trae
consecuencias nefastas.
Haced caso a los anuncios de los verdaderos profetas, atended a mis últimos
llamados; ya es hora que toméis muy en serio mis advertencias Marianas;
advertencias en las que os muestro signos extraordinarios de mi presencia en
medio de vosotros; pero los hombres atacan los fenómenos sobrenaturales
emitiendo argumentos y raciocinios humanos, se les dificulta aceptar que este
final de los tiempos es la era del Espíritu Santo y de mis manifestaciones
Maternales. No quieren comprender que Dios se comunica de variadas
maneras con sus creaturas, que los Misterios Divinos son insondables e
inescrutables.
Hijos carísimos: mi misión como María, Maestra de los apóstoles de los
últimos tiempos, es la de enseñaros el camino que os lleva al Cielo, revelaros
profecías que habrán de cumplirse porque el mundo entero será renovado en
su plenitud. Profecías anunciadas desde antiguo por boca de los santos
profetas; profecías que dejarán de ser especulación porque todo lo que está
escrito se cumplirá literalmente, así algunos teólogos hagan interpretaciones
erróneas de la Palabra, reduciendo el libro del Apocalipsis a un mero juego de
palabras y manejo perfecto de figuras literarias.
Así es, hijos míos, que María, Maestra de los apóstoles de los últimos tiempos,
os prepara para que permanezcáis en vela como las vírgenes prudentes que

esperan la llegada de su esposo con las lámparas encendidas y con una buena
ración de aceite; vírgenes que temen que se les cierre las puertas y no puedan
estar en el convite de las bodas nupciales.
Vosotros, soldados rasos del Ejército Victorioso de los Corazones Triunfantes,
mantened prendidas las lámparas de vuestro corazón porque son muchos los
acontecimientos, son duras las pruebas por las que pasará la humanidad; el
tiempo de la tribulación y de la justicia ya ha empezado; la purificación del
mundo viene en camino por medio de la lluvia de fuego.
Vosotros, soldados rasos del Ejército Victorioso de los Corazones Triunfantes,
mantened prendidas las lámparas de vuestro corazón porque son muchos los
incrédulos a la segunda venida de Jesús, son muchos los escépticos a mis
mensajes, a mis anuncios proféticos; la humanidad ha cerrado sus oídos a mis
palabras, han tapado sus ojos a una realidad, han endurecido sus corazones a
las manifestaciones del Espíritu Santo y cuando llegue el día y la hora
señalada por el Cielo, les cogerá desprevenidos, sumidos en el pecado,
alejados de Dios.
Vosotros, soldados rasos del Ejército Victorioso de los Corazones Triunfantes,
mantened prendidas las lámparas de vuestro corazón porque satanás ha
declarado victoria al seducir y engañar a muchas almas llevándoselas al
infierno. Por eso hijos míos el tiempo ha sido abreviado, los acontecimientos
anunciados por los profetas sucederán muy pronto, el gran aviso pondrá en
jaque a toda la humanidad.
Vosotros, soldados rasos del Ejército Victorioso de los Corazones Triunfantes,
mantened prendidas las lámparas de vuestro corazón y reparad porque los
pecados de los hombres han rebozado la copa, el castigo pronto se dejará ver y
sentir; muchas almas perecerán.
Vosotros, soldados rasos del Ejército Victorioso de los Corazones Triunfantes,
mantened prendidas las lámparas de vuestro corazón, dejaos tomar de mis
virginales manos porque una fuerte tormenta está por golpear a la Iglesia,
muchos de mis hijos se separarán de la verdad, irán tras los halagos efímeros
del falso cristo y de la falsa iglesia.
Vosotros, soldados rasos del Ejército Victorioso de los Corazones Triunfantes,
mantened prendidas las lámparas de vuestro corazón porque muy pronto los
Sacratísimos Corazones triunfarán, muy pronto el adversario será enviado al
infierno.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->