Está en la página 1de 8

V  


  

V     

V   

V   
V Por otra parte, los recursos económicos
generados por las Salinas de Zipaquirá,
fueron el principal aporte a las campañas
libertadoras de los generales Antonio
Nariño y Simón Bolívar, en Colombia,
Perú y Ecuador. Con dichos recursos,
también se financiaron los gobiernos de
Francisco de Paula Santander, Mariano
Ospina Rodríguez y Vicente Concha,
además de ser fuente económica en el
desarrollo de la guerra contra Perú.
V En 1814, el propio Simón Bolívar le escribió
a Acevedo y Gómez , quien ejercía como
jefe político de Zipaquirá, Ubaté y
Chiquiquirá: ³Háblele (se refería al
administrador de las Salinas, Manuel de
Mieres) de las provisiones y recaudaciones
para el ejército, de un reclutamiento que se
debe llevar a cabo y de las normas que se le
darían sobre el modo de proceder con los
chaperones´.
V Así mismo el liderazgo político, militar, cultural e
industrial de Zipaquirá se hizo visible cuando
fue subpresidencia de la primera República,
capital de las provincias unidas de nueva
granada y sede de la presidencia. También
cuando fue elegida capital del Estado Soberano
de Cundinamarca, de la Gobernación de
Quesada, del departamento de Cundinamarca ,
y de la provincia de Zipaquirá. Ha ostentado
títulos como ³Pueblo de Indios´, ³Ciudad de
blancos´, ³Parroquia´, y ³Villa´.
V Zipaquirá fue declarada la ciudad más rica
del país en los siglos XVIII y XIX, debido a
su producción Salina.
V Su estilo es colonial Republicano, en ella se
guardan los recuerdos de tres generaciones
de la familia Quevedo, descendientes del
prócer Venezolano y Edecán del Libertador
Bolívar don Nicolás Quevedo Rachadell,
quienes se distinguieron como cultores de
las artes, en especial la música.
V Esta joya de la arquitectura, fue construida
por el escocés don Alejandro Mac Douall,
cuando la ciudad inicia un rápido proceso de
crecimiento.
V Nace en esta casa, el poeta de la gruta
simbólica don Roberto Mac Douall el 6 de
septiembre de 1.850, impregnando el lugar
con poesía, arte y magia, encanto perenne
que hoy nos asombra.