P. 1
Derecho Penal - Parte General-Zaffaroni Eugenio Raul

Derecho Penal - Parte General-Zaffaroni Eugenio Raul

5.0

|Views: 59.779|Likes:
Publicado porEmiliano Dannte
PRIMERA PARTE: TEORIADELDERECHOPENAL; SEGUNDA PARTE: TEORIADELDELITO; TERCERA PARTE: TEORÍA DÉLA RESPONSABILIDAD PUNITIVA.

La idea de compartir este documente, precisamente, es la de complementar las obras, que hasta el momento se pueden consultar, de este magnífico autor; por lo que esperamos que sea mucha ayuda la misma.
F. eDannte
PRIMERA PARTE: TEORIADELDERECHOPENAL; SEGUNDA PARTE: TEORIADELDELITO; TERCERA PARTE: TEORÍA DÉLA RESPONSABILIDAD PUNITIVA.

La idea de compartir este documente, precisamente, es la de complementar las obras, que hasta el momento se pueden consultar, de este magnífico autor; por lo que esperamos que sea mucha ayuda la misma.
F. eDannte

More info:

Published by: Emiliano Dannte on Aug 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/06/2015

pdf

text

original

1. Son muchas las opiniones acerca del carácter del derecho \ por lo cual es prefe-
rible entenderlo como un saber que -al igual que todos- debe establecer sus límites
(definir su horizonte de proyección) en forma que le permita distinguir el universo de
entes que abarca y, por ende, el de los que quedan excluidos. Pero toda delimitación de
un saber responde a cierta intencionalidad, porque siempre que se busca saber se
persigue algún objetivo que, al menos en el caso de las disciplinas jurídicas en general
y en el del derecho penal en particular, no puede ser la mera curiosidad2

. El objetivo
o intencionalidad del saber (el para qué concreto de cada saber) es lo que le permite
acceder al conocimiento de ciertos entes, pero siempre desde la perspectiva de esa
intencionalidad, es decir, ensayar su horizonte de comprensión (o de explicación) de
esos entes con ese particular interés3
.

1

Sobre el estatuto epistemológico del derecho y el valor relativo de sus plurales definiciones, Ost-van
de Kerchove, Jalons pour une théorie critique dit droit, pp. 52 y 137; acerca de los objetos científicos
en general, Yáñez Cortés, Teoría de las creencias; respecto del status científico del derecho. Vernengo,
en "Doxa", 1986, p. 34 y ss.; Morillas Cueva, Metodología y ciencia penal, p. 11; en contra del carácter
de ciencia, Russo, Teoría general del derecho, p. 191; como discurso, Foucault, El orden del discurso,
p. 11; de Souza Santos, O discurso e o poder, p. 5; Legendre, El amor del censor, Entelman y Ruiz, en
"Materiales para una teoría crítica del derecho", p. 83 y ss. y p. 149 y ss.. respectivamente.

:

Malinowski. Magic. Science and religión, p. 25 y ss.

5

Desde esta perspectiva, no es tampoco ingenua la definición misma de los requisitos de una ciencia,
lo que reconoce una larga discusión nunca saldada, v. por ej. Wundt, Introducción, p. 35 y ss. En el campo
jurídico penal, pone en duda su valor como ciencia formal. Pettoello Mantovani, // valore problemático.

4

§ 1. Teoría del derecho penal

2. El uso de la expresión derecho penal es equívoco: con frecuencia se la emplea para
designar una parte del objeto del saber del derecho penal, que es la ley penal. La
imprecisión no es inocua, porque confunde derecho penal (discurso de los juristas) con
legislación penal (acto del poder político) y, por ende, derecho penal con poder
punitivo,
que son conceptos que es menester separar nítidamente, como paso previo al
trazado de un adecuado horizonte de proyección del primero4

. La referencia a la
intencionalidad de los seres humanos y, por ende, de sus necesarias perspectivas limi-
tadas, no debe confundirse con la negación misma del conocimiento racional y, menos
aun, de la realidad del mundo: ninguna disciplina particular puede usurpar la función
de la ontología, pretendiendo la aprehensión de los entes como realidad en sí. Tal
pretensión conduce al autoritarismo: el culto a lo dado como realidad en síes una suerte
de verdad revelada por el sentido común que, como tal, resulta inmodifícable. Algo
sustancialmente distinto es aceptar que todo saber incorpora datos del mundo pero que
siempre los selecciona desde una intencionalidad (un para qué saber), lo que no es lo
mismo que pretender inventarlos a discreción.

3. Es casi unánime la delimitación contemporánea del horizonte de proyección del
derecho penal, centrado en la explicación de complejos normativos que habilitan una
forma de coacción estatal, que es el poder punitivo, caracterizada por sanciones dife-
rentes a las de otras ramas del saber jurídico: las penas. En otro momento se sostuvo
que la denominación derecho penal destacaba la priorización de la punición sobre la
infracción, en tanto que derecho criminal indicaría el centro de interés opuesto5

. No
obstante, muchos años después se sostuvo lo contrario, sugiriendo la preferencia por
el antiguo nombre de derecho criminal, por entender que abarcaría las manifestaciones
del poder punitivo que se excluyen del concepto de pena 6

. A este respecto, cabe señalar
que las llamadas medidas, pese a todos los esfuerzos realizados por diferenciarlas, no
pasan de ser una particular categoría de penas (con menores garantías y límites que las
otras) o, cuanto menos, una expresión clara de poder punitivo, por lo cual no merece
detenerse en ellas en el momento de delimitar el horizonte de proyección.

4. El horizonte de proyección del derecho penal, abarcando las normas jurídicas que
habilitan o limitan el ejercicio del poder coactivo del estado en forma de pena (poder
punitivo), sería el universo dentro del cual debe construirse un sistema de comprensión
que explique cuáles son las hipótesis y condiciones que permiten formular el requeri-
miento punitivo (teoría del delito) y cuál es la respuesta que ante este requerimiento
debe proporcionar la agencia (judicial) competente (teoría de la responsabilidad
punitiva). En síntesis, el derecho penal debe responder tres preguntas fundamentales:
(a) ¿ Qué es el derecho penal ? (teoría del derecho penal); (b) ¿ Bajo qué presupuestos
puede requerirse la habilitación de la pena ? (teoría del delito); y
(c) ¿ Cómo debe
responder a este requerimiento la agencia judicial competente? (teoría de la respon-
sabilidad punitiva).

5. Todo saber requiere una definición previa a la delimitación de su horizonte, que
haga manifiesta su intencionalidad, para permitir el control de su racionalidad. Esa
tarea es ineludible, pese a que toda definición sea odiosa porque acota y, por ende,
separa y, al procurar explicar el universo abarcado, condiciona al mismo tiempo un
infinito campo de ignorancia7

. Se trata de un inevitable límite estructural del saber
humano, que es bueno advertir antes de ensayar la definición de una materia tan

4

Sobre horizonte de proyección y de comprensión, Szilasi, ¿Qué es la ciencia?

5

Así, Pessina, Elementi, p. 5; Santoro, p. 1; sobre las diferentes denominaciones, Bustos Ramírez,

1994, p. 42 y ss.

6

Al respecto, Schultz, I, p. 312; Beristain, Medidas penales, p. 76 y ss.

7

El concepto de ignorancia entrenada es de Veblen; sobre ello, Merton. Teoría y estructuras sociales,

p. 204.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->