Está en la página 1de 3

Lengua oral y lengua escrita

La lengua oral y la lengua escrita constituyen dos sistemas de comunicación, ya que


utilizan dos canales distintos para la transmisión de los mensajes: el oral-auditivo y
el visual, respectivamente. No hay una exacta correspondencia entre estos dos
sistemas de comunicación, de hecho, hay fórmulas típicas de la lengua oral que no
se aceptan en la lengua escrita y viceversa

La comunicación oral

Cuando usamos el lenguaje oral como forma de comunicación, lo hacemos


generalmente con el propósito de establecer y mantener las relaciones sociales. En
estos casos nos valemos de la conversación, que es la forma más frecuente de
comunicación oral, y solemos utilizar una expresión espontánea, rápida y directa, en
la que son constantes los cambios de tema, las frases sin terminar, las repeticiones y
muletillas, las frases hechas...

Además de la conversación, hay otras formas de comunicación oral, como el debate


o la entrevista, en las que el diálogo está planificado o sujeto a unas normas
predeterminadas.

En general, la comunicación oral se caracteriza por los siguientes rasgos:

• Es inmediata y permite la interacción entre emisor y receptor. El receptor


recibe el mensaje al mismo tiempo que el emisor lo emite, ya que ambos se
hallan presentes en el momento de la comunicación.
• El mensaje es efímero, es decir, en principio, no se conserva, aunque
actualmente exista la posibilidad de la grabación. Esto obliga al emisor a
repetir la información importante para asegurarse de que le llega al receptor.
• Utiliza signos no verbales: el emisor también transmite información a través
de sus gestos, su forma de mirar, sus actitudes...

La comunicación escrita

Cuando usamos el lenguaje escrito, lo hacemos generalmente con el propósito de


que la información quede fijada. La conciencia que el emisor tiene de que el
mensaje va a perdurar le lleva a estructurar la información cuidadosamente. El que
escribe pone atención en que la sintaxis sea correcta y elige las palabras de modo
que expresen con precisión lo que se quiere decir. Son formas de comunicación
escrita una carta, una novela, un artículo periodístico...
La comunicación escrita se caracteriza por los siguientes rasgos:

• No es inmediata, el mensaje se recibe tiempo después de que se haya


emitido. El emisor y el receptor no pueden interactuar.
• El mensaje perdura en el tiempo.
• Los signos de carácter no verbal, aunque existen (subrayado, tamaño y tipo de
letra...), no son tan importantes como en la comunicación oral.

El origen de la escritura

Escritu
ra mesopotámica

La escritura es un privilegio que no todas las lenguas han alcanzado. Poder


disponer de un sistema de representación de las ideas y las palabras permite
conservar la información para transmitirla a otras personas de una manera fiel.
Su primera utilidad fue registrar información de interés para el gobierno de las
ciudades, por ejemplo, sobre impuestos o transacciones comerciales; solo
después se escribieron libros religiosos, obras literarias, etc.

La invención de la escritura tuvo tal trascendencia que se ha fijado el nacimiento


de la historia a partir de la aparición de los primeros testimonios escritos.

La escritura mesopotámica

Una de las primeras civilizaciones que desarrolló un sistema de escritura fue la


mesopotámica, situada en Oriente Medio, en el territorio que actualmente
corresponde a Irak. Allí, hace unos 5.000 años, surgió un sistema de escritura
consistente en dibujos, o formas cercanas al dibujo, que representaban seres u
objetos.
Los jeroglíficos egipcios

En Egipto también se desarrolló un sistema de escritura: los famosos jeroglíficos


egipcios. En los jeroglíficos había signos que representaban seres o cosas. Pero
además había otros signos que representaban sílabas o grupos de sonidos. Algo
así como si representáramos la palabra soldado dibujando un sol y un dado.

La escritura china

En China floreció un sistema de escritura basado en signos que representan seres,


objetos o ideas. Se trata de un sistema que permanece aún en el chino actual.
Hoy en día, el chino que se emplea normalmente se lee de izquierda a derecha.
En cambio, el chino culto y la poesía se leen de arriba abajo y de derecha a
izquierda.

El alfabeto

Todos los anteriores sistemas de representación tenían un problema: había


multitud de signos distintos, con lo que aprender a escribir no era tarea fácil. Por
eso, la invención del alfabeto por los fenicios hace unos 3.000 años fue una
revolución. En los alfabetos, cada letra viene a representar un sonido, de modo
que con unos treinta signos se pueden escribir todos los mensajes. El cambio a
este sistema tenía grandes ventajas, pues veintinueve letras son menos que los
mil caracteres que se deben retener en chino, menos que los varios centenares de
jeroglíficos egipcios o que los seiscientos signos cuneiformes que manejaban los
escribas en Mesopotamia. Por eso, la invención del alfabeto abrió la posibilidad
de que muchas más personas aprendieran a escribir.

El alfabeto fenicio fue el origen de otros alfabetos muy distintos que se utilizan
actualmente: el alfabeto griego, el alfabeto árabe, el alfabeto hebreo y el alfabeto
latino; este último es, con ligeras variantes, el que utilizamos nosotros. Sin
embargo, pese a ese origen común existen diferencias. Así, las lenguas que
adoptaron el alfabeto griego o el latino mantienen el sentido de la escritura de
izquierda a derecha; en cambio, el árabe y el hebreo actual se escriben de derecha
a izquierda.