P. 1
ALCALOIDES

ALCALOIDES

4.5

|Views: 4.065|Likes:
Publicado poranon-642683

More info:

Published by: anon-642683 on Jun 21, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/06/2013

pdf

text

original

ALCALOIDES

En este importante grupo de compuestos se incluyen principios activos dotados de actividades marcadas y/o de toxicidad. La palabra alcaloide fue utilizada por primera vez por W. Meissner en el primer cuarto del siglo XIX (1819) para designar algunos compuestos activos que se encontraban en los vegetales y que poseían carácter básico. Mas tarde, Winterstein y Trier (1910) definieron los alcaloides, en un sentido amplio, como compuestos básicos, nitrogenados, de origen vegetal o animal. A lo largo de la primera mitad del siglo XIX se aislaron numerosos alcaloides. En 1805 Sertürner separó el primero, la morfina de Papaver somniferum. Posteriormente y por citar alguno mas, Pelletier y Caventou aislaron la estricnina en 1817, la quinina en 1820 y la coniína en 1826. La narcotina fue aislada por Robiquet en 1817 y la codeína en 1832. Runge descubrió la cafeína en 1820 y Mein la atropina en 1831. El primer alcaloide que se consiguió sintetizar fue la coniína en 1886, después se fueron sintetizando muchos mas, aunque en algunos casos su síntesis es complicada y cara y, en otros casos no ha sido aún posible realizarla. Por otra parte, no debemos olvidar que los primeros pasos de la farmacología experimental se iniciaron con el estudio de alcaloides. Magendie (1783-1855) fue el primero en estudiar la actividad farmacológica de algunos de estos compuestos en animales de experimentación. Centró principalmente sus trabajos en el alcaloide aislado de la nuez vómica (Strychnos nux-vomica L.), estricnina. Este alcaloide es un estimulante neuronal muy tóxico y se utiliza todavía como raticida. Posteriormente Claude Bernard (1813-1878), continuó con los ensayos de la actividad farmacológica de otros alcaloides como los que se encuentran en el curare, la nicotina del tabaco, el opio y los alcaloides que contiene y algunos otros. En la actualidad se conocen mas de 5000 alcaloides, restringidos a un número corto de familias botánicas y se continúa investigando en la búsqueda de nuevos compuestos pertenecientes a este grupo. Su distribución es abundante en Angiospermas, especialmente Dicotiledóneas, siendo familias particularmente ricas: Apocynaceae, Asteraceae, Loganiaceae, Papaveraceae, Rubiaceae, Ranunculaceae, Solanaceae, etc. Entre las Monocotiledóneas destaca su presencia en dos familias: Amaryllidaceae y Liliaceae. Aparecen raramente en hongos, Criptógamas y Gimnospermas. Desde el punto de vista químico, todos los alcaloides son compuestos nitrogenados, estando en la mayoría de los casos el nitrógeno formando parte de un heterociclo y en algunas ocasiones formando parte de una cadena abierta. Están constituidos además por carbono e hidrógeno, muchos llevan oxígeno, lo que les confiere una serie de propiedades físicas (sólidos, cristalizables), y raramente suelen contener azufre. Algunos autores hacen una diferenciación entre alcaloides verdaderos, protoalcaloides y pseudoalcaloides. Los primeros serían compuestos de origen vegetal, con nitrógeno heterocíclico, con carácter básico y siempre procedentes de aminoácidos. Los protoalcaloides son aminas simples, con nitrógeno no heterocíclico, también con carácter básico y formados biogenéticamente a partir de aminoácidos y los pseudoalcaloides tendrían las propiedades de los alcaloides pero su biosíntesis no sería a partir de aminoácidos. Esta diferencia entre los alcaloides no es compartida por muchos autores ya que excluye auténticos alcaloides como son la efedrina, colchicina o cafeína, por citar algunos de interés. De acuerdo con Hesse (1978), el límite existente entre alcaloides y no alcaloides dentro las sustancias naturales que contienen nitrógeno, es un tanto arbitrario y puede situarse en diferentes posiciones según el interés de los investigadores. En general se excluyen del grupo de alcaloides, las aminas biógenas, aminoácidos, aminoazúcares y compuestos como la tiamina o vitamina B1, que a pesar de tener

nitrógeno heterocíclico y actividad fisiológica, está ampliamente distribuida en la materia viva. La mayor parte de los alcaloides conocidos son de origen vegetal si bien se ha aislado alguno de animales, como la samandarina de las glándulas de la piel de Salamandra maculosa o diversos alcaloides de artrópodos. Generalmente en las plantas no se encuentran como bases libres sino en forma de sales unidos a ácidos orgánicos banales como el ácido cítrico, málico, succínico, etc. En algunas ocasiones se unen a ácidos orgánicos específicos como al ácido mecónico en el opio o al ácido trópico en las Solanáceas tropánicas. También se encuentran a veces unidos a taninos o a azúcares, otras veces están como amidas o como ésteres. Normalmente se trata de bases débiles, pero algunos son bases fuertes o también compuestos neutros o anfóteros, es decir que pueden actuar a la vez como bases y como ácidos. Los alcaloides van a poseer estructuras químicas muy diversas lo que además de dificultar su definición, explica el abanico de actividades farmacológicas que pueden presentar. Entre las diferentes actividades podemos destacar: actividad sobre el sistema nervioso central, como por ejemplo la morfina aislada de las cápsulas de adormidera y del opio, que deprime el SNC y produce una marcada analgesia, o la cafeína, que por el contrario excita el SNC; otros alcaloides presentan actividad sobre el sistema nervioso autónomo, como por ejemplo la pilocarpina de las hojas de jaborandi, con propiedades parasimpaticolíticas, la atropina aislada de las hojas de belladona con actividad anticolinérgica, o la efedrina de las sumidades de efedra útil como vasoconstrictor en casos de asma por sus propiedades simpaticomiméticas; en algún caso como por ejemplo la cocaína aislada de las hojas de coca, la actividad es anestésica local (hoy prácticamente este alcaloide no tiene utilidad en terapéutica, pero sí un extenso comercio como droga de abuso); actividad sobre el corazón, como la quinidina aislada de las cortezas de quina, con propiedades antiarrítmicas; la colchicina, alcaloide que se encuentra en el cólchico y presenta actividad en el ataque agudo de gota; alcaloides como vincristina o vinblastina del Catharanthus roseus, con actividad antitumoral que han resultado de gran eficacia en el tratamiento de determinado tipos de cáncer; etc. Por otra parte, se encuentran en algunas especies vegetales alcaloides especialmente tóxicos y que es preciso conocer como la aconitina de la raíz de acónito, o la coniína de la cicuta o alcaloides pirrolizidínicos del género Senecio responsables de la toxicidad hepática originada por estas especies. Dada la actividad/toxicidad tan marcada en muchos de estos compuestos, en bastantes ocasiones no se emplean las plantas que contienen alcaloides sino los alcaloides aislados de las mismas, bien controlados y dosificados. Su clasificación es compleja pudiéndose acometer desde distintos puntos de vista. En el momento actual parece ser la clasificación biogenética la de elección, es decir, según su origen o formación en el vegetal. Esta clasificación está bastante relacionada, en la mayoría de los casos, con la clasificación química que venía siendo la utilizada en tiempos anteriores. Así, puesto que una gran parte de los alcaloides derivan de unos pocos aminoácidos, bien de cadena abierta o aromáticos, la clasificación puede realizarse de la siguiente forma:

I.-

Alcaloides derivados de ornitina y lisina: tropánicos, pirrolizidínicos, piperidínicos

y quinolizidínicos.
II.III.IV.V.VI.VII.VIII.-

Alcaloides derivados del ácido nicotínico. Alcaloides derivados de fenilalanina y tirosina: feniletilamínicos e isoquinoleínicos. Alcaloides derivados del triptófano: indólicos y quinoleínicos. Alcaloides derivados de la histidina: imidazólicos Alcaloides derivados del ácido antranílico. Alcaloides derivados del metabolismo terpénico: diterpénicos y esteroídicos. Otros alcaloides: bases xánticas.

I.-

ALCALOIDES DERIVADOS DE LA ORNITINA Y LISINA: TROPÁNICOS, PIRROLIZIDÍNICOS, PIPERIDÍNICOS Y QUINOLIZIDÍNICOS.

Alcaloides tropánicos Son alcaloides que poseen una estructura bicíclica hidroxilada, esterificada con ácidos orgánicos, que se origina por la condensación de un anillo pirrolidínico y otro piperidínico, compartiendo dos átomos de carbono. El anillo piperidínico presenta una conformación en forma de silla. La disposición espacial del grupo alcohólico situado sobre el C3, determina la existencia de dos tipos de estructuras tropánicas: 3-α-hidroxitropano o tropanol (hiosciamina, atropina, escopolamina) y 3-β-hidroxitropano o pseudotropanol (cocaína, tropococaína). Los ácidos orgánicos pueden ser alifáticos (butírico, angélico, tíglico, etc.) o aromáticos (trópico, apotrópico, truxílico). Los alcaloides derivados del 3-α-tropanol son especialmente abundantes en la familia Solanaceae. De las plantas que contienen este tipo de alcaloides se mencionarán, puesto que prácticamente no se emplean como tales en la terapéutica, las solanáceas belladona, estramonio y beleño. Los derivados del 3-β-tropanol se encuentran en las Erythroxylaceae y en concreto en la hoja de coca, Erythroxylum coca Lam. var. coca y E. novogranatense de la que se conocen dos variedades. Estas hojas no se utilizan mas que en las zonas de origen (Perú, Ecuador, etc.), mascadas, para suprimir la sensación de fatiga y hambre o en forma de infusión “mate de coca”. La mayor parte de la producción se destina a la extracción de cocaína, para su comercio ilícito. La cocaína es un anestésico local que se utilizó en pequeñas intervenciones quirúrgicas pero que en la actualidad prácticamente no se emplea, solo en alguna formulación magistral. Sin embargo hay que destacar que fue el modelo para diversos anestésicos tópicos sintéticos.

Alcaloides pirrolizidínicos Los alcaloides pirrolizidínicos son sustancias muy tóxicas que carecen de aplicación a la terapéutica. Sin embargo es necesario conocer cuales son las plantas que contienen este tipo de alcaloides con objeto de limitar su empleo o en todo caso, establecer las dosis máximas toleradas. Los efectos tóxicos, más importantes para compuestos que poseen estructura de diéster macrocíclico, se manifiestan de forma crónica, cursando con dolores abdominales, ascitis, pérdida de apetito, incremento considerable de los valores de transaminasas en sangre y hepatomegalia. Esta sintomatología es consecuencia de una oclusión importante del sistema venoso hepático que conduce a hepatonecrosis. Estos alcaloides también actúan como agentes mutágenos, teratógenos e inductores de tumores hepáticos. Se localizan en diferentes familias botánicas, especialmente Asteraceae y Boraginaceae. Algunas, como el tusílago o la consuelda, se utilizan como plantas medicinales en distintos preparados terapéuticos sin que esté demostrada claramente su eficacia. De las especies que contienen alcaloides pirrolizidínicos se mencionarán simplemente, como ejemplo, consuelda, tusílago y senecios, aunque dentro de este grupo también estarían por ejemplo eupatorio ( Eupatorium cannabinum L. Asteraceae) y borraja (Borago officinalis L. Boraginaceae).

Alcaloides quinolizidínicos En este grupo se consideran una serie de compuestos que biogenéticamente derivan de la lisina y que poseen en su estructura simplemente una o dos quinolizidinas (estructura heterocíclica nitrogenada bicíclica) por lo que se diferencian de otras estructuras alcaloídicas en las que coexiste la quinolizidina con otra estructura nitrogenada diferente. Son especialmente abundantes en la familia Fabaceae, aunque también se han identificado en plantas de las familias Solanaceae, Berberidaceae, Ranunculaceae, Rubiaceae y

Bibliografía
Ajarem JS. Effects of fresh kola-nut extract (Cola nitida) on the locomotor activities of male mice. Acta Physiol Pharmacol Bulg 1990 16(4): 10-5. Al-Kanhal MA. Lipid analysis of Coffea arabica Linn. beans and their possible hypercholesterolemic effects. Int J Food Sci Nutr 1997; 48(2): 135-9. Ameri A. The effects of Aconitum alkaloids on the central nervous system. Prog Neurobiol 1998 56(2): 211-35. Benninger J, Schneider HT et al. Acute hepatitis induced by greater celandine (Chelidonium majus). Gastroenterology. 1999, 117(5): 1234-7. Bruneton J. Plantes toxiques. Végétaux dangereux pour l’Homme et les animaux. Tec & Doc, 1996. Colombo ML, Bosisio E. Pharmacological activities of Chelidonium majus L. (Papaveraceae). Pharmacol Res. 1996, 33(2): 127-34. Dulloo AG, Seydoux J, Girardier L. et al. Green tea and thermogenesis: interactions between catechinpolyphenols, caffeine and sympathethic activity. Int J Obes 2000; 24:252-258. Fukuda K. Hibiya Y, Mutoh M, et al. Inhibition by berberine of cyclooxygenase-2 transcriptional activity in human colon cancer cells. J Ethnopharmacol, 1999, 66(2): 227-33. Gilani AH, Janbaz KH, Akhtar MS. Selective protective effect of an extract from Fumaria parviflora on paracetamol-induced hepatotoxicity. Gen Pharmacol 1996, 27(6): 979-83. Gotteland M, Espinoza J, Cassels B, Speisky H. Effect of a dry boldo extract on oro-cecal intestinal transit in healthy volunteers. Rev Med Chil 1995, 123(8): 955-60. Hentschel C, Dressler S, Hahn EG. Fumaria officinalis (fumitory) - clinical applications. Fortschr Med 1995, 113(19): 291-2. Hesse M. Alkaloid Chemistry. Georg Thieme Verlag, 1978. Hiller KO, Ghorbani M, Schilcher-H. Antispasmodic and relaxant activity of chelidonine, protopine, coptisine, and Chelidonium majus extracts on isolated guinea-pig ileum. Planta Med 1998, 64(8): 758-60. Ivanovska N, Philipov S. Study on the anti-inflammatory action of Berberis vulgaris root extract, alkaloid fractions and pure alkaloids. Int J Immunopharmacol 1996, 18(10): 553-61. Kalix P The pharmacology of psychoactive alkaloids from ephedra and catha. J Ethnopharmacol 1991, 32(1-3): 201-8. Kang JJ, Cheng YW, Fu WM. Studies on neuromuscular blockade by boldine in the mouse phrenic nervediaphragm. Jpn J Pharmacol 1998, 76(2): 207-12. Katiyar SK, Mukhtar H. Tea antioxidants in cancer chemoprevention. J Cell Biochem Suppl 1997 27:5967. Kringstein P, Cederbaum AI. Boldine prevents human liver microsomal lipid peroxidation and inactivation of cytochrome P4502E1. Free Radic Biol Med 1995, 18(3): 559-63. Lemaire I, Assinewe V, Cano P et al. Stimulation of interleukin-1 and -6 production in alveolar macrophages by the neotropical liana, Uncaria tomentosa (uña de gato). J Ethnopharmacol 1999; 64(2): 109-15. López TA, Cid MS, Bianchini ML. Biochemistry of hemlock (Conium maculatum L.) Alkaloids and their acute and chronic toxicity in livestock. A review. Toxicon 1999 37(6): 841-65. Luo CN, Lin-X et al. Effect of berbamine on T-cell mediated immunity and the prevention of rejection on

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

skin transplants in mice. J Ethnopharmacol 1998, 59(3): 211-5. Mattei R, Dias RF, Espinola EB et al. Guarana (Paullinia cupana): toxic behavioral effects in laboratory animals and antioxidants activity in vitro. J Ethnopharmacol 1998; 60(2): 111-6. Niederau C, Gopfert E The effect of chelidonium- and turmeric root extract on upper abdominal pain due to functional disorders of the biliary system. Results from a placebo-controlled double-blind study. Med Klin 1999, 94(8): 425-30. Ortiz A, Crespo E, Morales P et al. Veno-occlusive liver disease due to intake of Senecio vulgaris tea. Gastroenterol Hepatol. 1995, 18(8): 413-6. Pelletier SW. Alkaloids: Chemical and Biological Perspectives. Volume 1. John Wiley & Sons 1983. Pothier J, Cheav SL, Galand N et al. A comparative study of the effects of sparteine, lupanine and lupin extract on the central nervous system on the mouse. J Pharm Pharmacol 1998, 50(8): 949-54. Rao KS, Mishra SH. Antihepatotoxic activity of monomethyl fumarate isolated from Fumaria indica. J Ethnopharmacol 1998, 60(3): 207-13. Ros JJ, Pelders MG, De Smet PA A case of positive doping associated with a botanical food supplement. Pharm World Sci. 1999, 21(1): 44-6. Santa María A, López A; Díaz MM et al. Evaluation of the toxicity of guarana with in vitro bioassays. Ecotoxicol Environ Saf 1998; 39(3): 164-7. Schafer HL, Schafer H, Schneider W, Elstner-EF Sedative action of extract combinations of Eschscholtzia californica and Corydalis cava. Arzneimittelforschung 1995, 45(2): 124-6. Schinella GR, Troiani G, Dávila V et al. Antioxidant effects of an aqueous extract of Ilex paraguariensis. Biochem Biophys Res Com 2000; 269:357-360. Seitz U, Ameri A. Different effects on [3H]noradrenaline uptake of the Aconitum alkaloids aconitine, 3acetylaconitine, lappaconitine, and N-desacetyllappaconitine in rat hippocampus. Biochem Pharmacol 1998; 55(6): 883-8. Shah BH, Nawaz Z, Virani SS et al. The inhibitory effect of cinchonine on human platelet aggragation due to blockade of calcium influx. Biochem Pharmacol 1998; 56(8): 955-60. Shamsa F, Ahmadiani A, Khosrokhavar R Antihistaminic and anticholinergic activity of barberry fruit (Berberis vulgaris) in the guinea-pig ileum. J Ethnopharmacol 1999, 64(2): 161-6. Sheng Y, Pero RW, Amiri A, Bryngelsson C. Induction of apoptosis and inhibition of proliferation in human tumor cells treated with extracts of Uncaria tomentosa. Anticancer Res 1998; 18(5A): 3363-8. Soulimani R, Younos C et al. Behavioural effects of Passiflora incarnata L. and its indole alkaloid and flavonoid derivatives and maltol in the mouse. J Ethnopharmacol. 1997 57(1): 11-20. Subarnas A, Tadano T, Oshima Y et al. Pharmacological properties of beta-amyrin palmitate, a novel centrally acting compound, isolated from Lobelia inflata leaves. J Pharm Pharmacol 1993, 45(6): 545-50. Tavares DC, Takahashi CS. Evaluation of the genotoxic potential of the alkaloid boldine in mammalian cell systems in vitro and in vivo. Mutat Res 1994, 321(3): 139-45. Teng L, Crooks PA, Dwoskin LP. Lobeline displaces [3H] dopamine from rat striatal synaptic vesicles: comparison with d-amphetamine. J Neurochem 1998, 71(1): 258-65. Wolfman C, Viola H et al. Possible anxiolytic effects of chrysin, a central benzodiazepine receptor isolated from Passiflora coerulea. Pharmacol Biochem Behav. 1994, 47(1): 1-4. ligand

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

Wurm M, Kacani L, Laus, G et al. Pentacyclic oxindole alkaloids from Uncaria tomentosa induce human

endothelial cells to release a lymphocyte-proliferation-regulating factor. Planta Med 1998; 64(8): 701-4. Yam TS, Shah S, Hamilton Miller JM, Microbiological activity of whole and fractionated crude extracts of tea (Camellia sinensis), and of tea components. FEMS Microbio Lett. 1997; 152(1): 169-74. Yamamoto T, Juneja LR, Chu D-C, Kim M. Chemistry and Applications of Green Tea. CRC Press. Boca Raton. 1997.

-

Estructura Los alcaloides contienen uno o varios grupos amínicos unidos a una cadena hidrocarbonada, es decir, integrada por átomos de carbono e hidrógeno. Un grupo amínico incluye un átomo de nitrógeno en su estructura. En los alcaloides, ese átomo de nitrógeno, en general, se encuentra incluido en un ciclo con forma de anillo o de hexágono, en el que cinco de sus vértices están ocupados por átomos de carbono y el restante por el de nitrógeno.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->