P. 1
Diferencias en la memoria a corto plazo según los estímulos visual y auditivo

Diferencias en la memoria a corto plazo según los estímulos visual y auditivo

|Views: 2.620|Likes:
Publicado porsin_requisitos
La presente investigación explora la relación entre los estímulos visual y auditivo (EV y EA respectivamente), y la retención de información en la memoria a corto plazo (MCP). Ésta busca verificar si los estímulos auditivos logran mayor presencia en el almacén de corto plazo (MCP), en comparación a los estímulos visuales. Como antecedentes teóricos se revisó la propuesta del modelo del multialmacén, el informe total y la teoría de Piaget del desarrollo cognoscitivo.
Se estableció una muestra de 50 niños, cuyas edades oscilan entre 10 y 11 años (5to básico). Para las niñas se asignó el establecimiento educacional Saint John´s Villa Academy y para los niños el colegio San Ignacio Alonso de Ovalle.

El estudio se llevó a cabo a través de un diseño experimental con la presencia de dos grupos de comparación a los cuales se les midió su MCP en relación a un estímulo presentado (visual o auditivo).

Los sujetos presentaron una tendencia a un mayor de aciertos en el EV que en el EA, contraria a nuestra hipótesis de trabajo.
La presente investigación explora la relación entre los estímulos visual y auditivo (EV y EA respectivamente), y la retención de información en la memoria a corto plazo (MCP). Ésta busca verificar si los estímulos auditivos logran mayor presencia en el almacén de corto plazo (MCP), en comparación a los estímulos visuales. Como antecedentes teóricos se revisó la propuesta del modelo del multialmacén, el informe total y la teoría de Piaget del desarrollo cognoscitivo.
Se estableció una muestra de 50 niños, cuyas edades oscilan entre 10 y 11 años (5to básico). Para las niñas se asignó el establecimiento educacional Saint John´s Villa Academy y para los niños el colegio San Ignacio Alonso de Ovalle.

El estudio se llevó a cabo a través de un diseño experimental con la presencia de dos grupos de comparación a los cuales se les midió su MCP en relación a un estímulo presentado (visual o auditivo).

Los sujetos presentaron una tendencia a un mayor de aciertos en el EV que en el EA, contraria a nuestra hipótesis de trabajo.

More info:

Published by: sin_requisitos on Jul 28, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2013

pdf

text

original

Facultad de Ciencias Humanas y Educación Escuela de Psicología

“Diferencias en la memoria a corto plazo según los estímulos visual y auditivo”

Autores: Salvador Angulo Florencia Gacitúa José Pablo Peirano Profesor: Ana María Fernández

Santiago, 19 de noviembre de 2008 Índice 1

1. Resumen.....................................................................................................pág. 3 2. Introducción...............................................................................................pág. 4 3. Hipótesis y Objetivos.................................................................................pág. 5 4. Marco Teórico............................................................................................pág. 6 5. Marco Metodológico……………………………………………...……...pág. 13 6. Resultados………………………………………………………………..pág. 18 7. Discusión y Conclusión..............................................................................pág. 24 8. Referencias…………………………………………………………...…..pág. 26

Resumen 2

La presente investigación explora la relación entre los estímulos visual y auditivo (EV y EA respectivamente), y la retención de información en la memoria a corto plazo (MCP). Ésta busca verificar si los estímulos auditivos logran mayor presencia en el almacén de corto plazo (MCP), en comparación a los estímulos visuales. Como antecedentes teóricos se revisó la propuesta del modelo del multialmacén, el informe total y la teoría de Piaget del desarrollo cognoscitivo. Se estableció una muestra de 50 niños, cuyas edades oscilan entre 10 y 11 años (5to básico). Para las niñas se asignó el establecimiento educacional Saint John´s Villa Academy y para los niños el colegio San Ignacio Alonso de Ovalle. El estudio se llevó a cabo a través de un diseño experimental con la presencia de dos grupos de comparación a los cuales se les midió su MCP en relación a un estímulo presentado (visual o auditivo). Los sujetos presentaron una tendencia a un mayor de aciertos en el EV que en el EA, contraria a nuestra hipótesis de trabajo.

Introducción 3

Resulta sorprendente lo poco que pensamos en la memoria o, más exactamente, lo poco que relacionamos la memoria con nuestras actividades habituales. Porque, en realidad, la gente sí suele pensar en su memoria; sobre todo cuando se da cuenta que ha olvidado hacer algo, cuando es incapaz de recordar el número de teléfono de tal o cual señor tan importante. En estos casos, y en otros muchos similares, la gente piensa en su memoria y, por lo general, no tiene reparo alguno en decir públicamente ¡qué mala memoria tengo! (Ruiz-Vargas, 1991, p.27).

Durante la historia la memoria ha sido varias veces definida y redefinida. La novedad viene al integrar distintos estímulos a ésta, siendo el objetivo del presente trabajo saber si los estímulos auditivos logran mayor presencia en la MCP que los estímulos visuales. Estos dos estímulos son según Ruiz-Vargas (1991) los más importantes ya que están presentes en cada memoria (MCP y MLP). La definición del concepto estímulo adopta muchas variantes, pero se puede determinar que es una especie de “fuerza estimulante” (Yela, 1996). En esta investigación serán estimulados (visual y auditivamente) niños de 5to básico de dos cursos (uno de hombres y otro de mujeres), de entre 10 y 11 años. Con esto se busca responder a la pregunta ¿qué estimulo (visual o auditivo) prevalece más tiempo en la MCP? Esta interrogante toma importancia cuando se aplica al ámbito educativo. Se cree que para cualquier ser humano es muy importante su capacidad para almacenar experiencias y conocimientos porque se beneficiará de ellos en el futuro. Sintetizando se quiere decir que el aprendizaje tiene como base la memoria, esto no quiere decir que se este apoyando una educación de memorización bruta de contenidos. Así, se quiere conocer cuál de los 2 estímulos es más óptimo, para aprovechar mejor las nuevas tecnologías que se están introduciendo en las aulas de clases (ej: Power Point o videos). Y que cada vez más sirven de apoyo a los docentes en su labor educativa. Es por eso que la presentación de estímulos se hace a través de una presentación en Power Point y una grabación auditiva, contextualizando lo anterior. La finalidad del estudio es entonces, aportar datos que sirvan para fomentar y/o crear nuevas metodologías educativas, con el fin de crear un aporte real a la educación. Se trabaja con niños de esta edad ya que se considera que pasan por el periodo de las 4

operaciones concretas, en otras palabras tienen la capacidad para concentrar su atención en un solo elemento o separar las partes de un todo (Flavell, 2000). Como antecedentes, existe Conrad (1964) citado por Best (1995) quien concluye que las letras, a pesar de ser leídas (estimulo visual) son almacenadas en la MCP de forma acústica. Por otro lado, Ballesteros (1999) nos dice que el almacén de memoria visual (memoria icónica) tiene gran capacidad pero muy corta duración. Además como antecedente relevante para la investigación se ha encontrado que los ítems iníciales de una lista se recuerdan mejor si se presentan en la modalidad visual que si se presentan en la modalidad auditiva (Fernández, 1991). Pero ¿Se darán en niños estos mismos fenómenos? Hipótesis La teoría afirma que la memoria visual y auditiva ha estado en el tapete a modo de comparación de cuál es la que permanece más tiempo en la MCP, pero no hay un consenso. Mientras que Fernández (1991) afirma que esta disputa la gana el visual, Conrad (1964) citado por Best (1995), Baddeley (1999) y Morris y Maisto (2001) se inclinan por la opción auditiva. Hipótesis: Es mayor la retención de la información en la memoria a corto plazo cuando se presenta un estímulo auditivo. Esto constituiría una contradicción con lo que dice Fernández sobre el recuerdo visual. Objetivo General: Determinar si la retención de la información en la memoria a corto plazo es mayor con estímulo auditivo o con estímulo visual. Objetivo Específicos: -Evaluar la retención de la información en la MCP cuando el estímulo es visual. -Evaluar la retención de la información en la MCP cuando el estímulo es auditivo. -Comparar la retención de la información en la MCP cuando el estímulo es visual y auditivo. 5

Marco Teórico En palabras del sentido común la memoria se define como la capacidad de retener información durante el tiempo. Por lo que diversas teorías han surgido a través de los años para definir la memoria. Desde Cicerón (siglo I-AC.) que decía, “la memoria es el tesoro y guardián de todas las cosas” (Ruiz-Vargas, 1991, p. 29). Hasta definirse por este mismo autor no sólo como un lugar de almacenamiento y recuperación de la información, sino que en ella también están imbricados procesos que construyen y reconstruyen parte de esa información. Y que pese a su poder para almacenar prácticamente todo, la memoria humana es muy vulnerable a variables internas y externas, responsables de que se alteren o distorsionen nuestros recuerdos en ciertas ocasiones (Ruiz-Vargas, 1991). Históricamente, Ruiz-Vargas (1991) dice que han existido tres grandes corrientes teóricas que proporcionan distintos puntos de vista para enfrentar a la memoria. El asociacionismo, la Psicología cognitiva y el procesamiento de la información. En esta investigación, será este último el que primara como forma de estudio. Además existen distintos tipos de memoria según Donald Hebb en su texto La organización de la conducta (1949), citado en el texto de Ruiz-Vargas (1991). La memoria de corto plazo (MCP) y memoria de largo plazo (MLP). La primera es aplicada en este estudio ya que esta permite ver resultados, valga la redundancia, a corto plazo. De esta manera el trabajo no se cierra en la memoria solamente, dando paso a las otras variables.

Actualmente, muchos psicólogos concuerdan en que la memoria es una serie de pasos a través de los cuales procesamos información, así como “un ordenador almacena y recupera datos” (Massaro y Cowan, 1993, citado por Morris y Maisto, 2001, p.226). El procesamiento de la información es el enfoque de memoria que han usado teóricos cognitivos de la memoria, y que han adoptado este procedimiento para describir la arquitectura y el funcionamiento de la memoria humana (Ruiz-Vargas, 1991). Dentro de éste contexto, la memoria humana es definida como un sistema dispuesto para el almacenamiento y la recuperación de información, la cual es obtenida mediante los sentidos (Baddeley, 1999).Así pues, el primer paso del procesamiento de la información consiste en 6

seleccionar parte de este material para reflexionar sobre él y recordarlo (Morris y Maisto, 2001). En conjunto, esos pasos conforman lo que se conoce como el modelo modal, o modelo multi-almacén (ver Figura 1). La memoria humana se divide en tres grandes tipos (Atkinson y Shriffin, 1968, citado por Baddeley, 1999, Morris y Maisto, 2001): Registro Sensorial: “Punto de entrada de la información proveniente de los sentidos”. Entre los registros sensoriales destacan el visual y auditivo, ya que han sido los más estudiados a lo largo de la historia (Morris y Maisto, 2001, p.226) Si bien, los registros visuales tienen una capacidad virtualmente vasta, la información desaparece muy rápidamente. En cuanto a la concepción del estímulo de estos registros, la definición de éste adopta muchas variantes, pero se puede determinar que es una energía física estimulante que influye en el sujeto y su conducta (Yela, 1996). Además, existen estímulos visuales y auditivos. El principal estímulo visual es la luz, la que se clasifica dentro de las radiaciones electromagnéticas, en cambio “los estímulos auditivos son causados por el desplazamiento de un medio elástico” (Matlin y Foley, 1996). En el año 1885, se llevó a cabo una gama de experimentos con un aparato llamado taquistoscopio, en el cual, tras presentar a los individuos una serie de letras o conjuntos de palabras, pedía que posteriormente esas personas informaran de todos los ítems que pudieran recordar (James Mckeen Cattell, 1885 citado por Ruiz-Vargas, 1991). A este experimento se le llamo informe global, y constituye una de las primeras bases referentes en relación al tema de la memoria a corto plazo. Sperling (1960) citado en (Morris y Maisto, 2001), muestra en su experimento paralelo al informe total la rapidez con que la información desaparece del registro sensorial. Sperling proyectaba sobre un proyector de película (Taquistoscopio) grupos de letras, dispuestos en reglones (esto lo realizaba en una fracción de segundo). Luego las letras desaparecían, y justo en ese momento se presentaba un tono para indicar cuál de los reglones debían recordar los participantes. Aplicando esta técnica (llamada informe parcial), Sperling descubrió que si presentaba el tono inmediatamente después de proyectar las letras, los participantes podían recordar 3 o 4 de ellas en cualquiera de los reglones, o sea, parecían retener en su registro visual un mínimo de 9 a 12 letras. Pero si se esperaba 1 segundo para presentar el tono, los participantes 7

recordaban sólo 1 o 2 letras en cualquiera de los reglones, es decir bastaba 1 segundo para que se esfumara de su registro visual la serie original de 12 letras. Con este modelo presento una alternativa al informe global. Conrad (1964) citado por Best (1995) estudió y corroboró experimentalmente el avance de Sperling. Conrad presentó visualmente a los sujetos conjuntos de letras que tenían sonidos parecidos (ej. B P D T o F S L M N), registró sus errores en una prueba de recuerdo inmediato y comprobó que, efectivamente, cuando los sujetos cometían errores se trataba de confusiones entre letras que sonaban de un modo parecido. Por el contrario, las confusiones visuales fueron muy escasas. Conrad interpretó este hallazgo como una prueba de favor de que la MCP utiliza un código acústico: las letras, a pesar de que se presentaban visualmente, eran almacenadas en la MCP de una forma acústica. El mismo año, Conrad y Hull (1964) citados en Campoy & Baddeley (2008) demostraron que la amplitud de memoria se veía afectada por la similitud fonológica de las letras. Secuencias como B P D T C eran peor recordadas que otras secuencias sin parecido fonológico (L V R Y G). Por otro lado, la información auditiva se desvanece más lentamente que la visual. Dicho en otras palabras, el eco (el equivalente del ícono con respecto a lo visual) tiende a durar más segundos que el ícono (Morris y Maisto, 2001). Respecto a esto, Ballesteros (1999) afirma que la memoria icónica se trata de un almacén de memoria visual que tiene gran capacidad pero muy corta duración, en el que se registra información sensorial. Fernández y Glenberg (1991) afirman a través del siguiente experimento que con cierta frecuencia se ha encontrado que los ítems iníciales de una lista se recuerdan mejor si se presentan en la modalidad visual que si se presentan en la modalidad auditiva. En un intento de explicar el fenómeno se llevaron a cabo dos experimentos. En el primer experimento se manipulo el orden del recuerdo y la dificultad del repaso con el fin de comprobar explicaciones basadas en el orden de salida y la cantidad de repaso. Se encontró superioridad visual, pero solo en recuerdo libre y con independencia de los factores de repaso. En el segundo experimento se manipulo la localización1 de conjuntos de búsqueda en la recuperación, instruyendo a los sujetos a que se centrasen, durante el recuerdo, en 8

diferentes partes de la lista. Se utilizo esta manipulación para comprobar una explicación del efecto basada en mecanismos de distintividad temporal. Se hallo superioridad visual, y esta vez en las condiciones predichas por la hipótesis de las distintividad temporal. Baddeley (1999, p.34) además afirma que “es probable que la presentación auditiva produzca un recuerdo superior a la visual” Dentro de las tres grandes divisiones de memorias quedan por definir la memoria a corto plazo (MCP) y la memoria a largo plazo (MLP). Según Morris y Maisto (2001), la memoria a corto plazo es la que contiene la información en la que pensamos o la que estamos conscientes en un determinado momento. Además, la memoria a corto plazo posee dos funciones: la primera es guardar nueva información durante un lapso breve de tiempo y la segunda es procesarla junto a otra información. También, dentro de la memoria a corto plazo, encontramos la memoria visual a corto plazo y la memoria auditiva a corto plazo (Baddeley, 1999). La memoria a largo plazo es “Parte de la memoria que es más o menos permanente, la cual corresponde a todo lo que sabemos” (Morris y Maisto, 2001, p. 239). Además, cualquier cosa que se recopile durante minutos, horas, días, años, etc., se considera que es manejada por la Memoria a largo plazo (Davidoff, 1989). En síntesis, la información es procesada en paralelo por una serie de almacenes sensoriales muy breves (o registros sensoriales, como ya se enunció anteriormente). Luego, éstos transmiten la información a la MCP (o mejor dicho al almacén a corto plazo) que contiene una capacidad limitada. Este almacén a corto plazo a su vez se comunica con un almacén a largo plazo. El almacén a corto plazo desempeña un papel decisivo en el modelo del multialmacén, debido a que Attkinson y Shiffrin postularon que cuanto más tiempo se mantiene un ítem en el almacén a corto plazo, mayor probabilidad tiene de ser transferido o copiado en el almacén de a largo plazo (Atkinson y Shiffrin,1968, citado por Baddeley, 1999).

9

Figura 1. Modelo multialmacén. Fuente: Koehler et al., (2004). La información pasa por el registro sensorial, para ser codificada por el almacén a corto plazo (MCP) y posteriormente si alcanza la magnitud suficiente, se asimila en el almacén a largo plazo (MLP)

Un fenómeno que puede complicar la experimentación es la segmentación. Al agrupar una cantidad de palabras en oraciones o en pedazos de estos, se puede procesar una cantidad aún mayor de información en la MCP (Baddeley, 1999) Llegando a la década de los 60, los hermanos Peterson y John Brown idearon experimentos que dieron como resultado un olvido veloz de pequeñas cantidades de información, en relación a la distracción recibida por un corto espacio de tiempo. El experimento consistió en mostrar al participante un grupo de 3 consonantes (Ej: HLM), seguido de un número (492). Se le pedía al sujeto contar este número hacia atrás hasta que llegara la señal de recordar las consonantes. En este contexto los sujetos olvidaban con rapidez las consonantes (Brown, 1958; Peterson y Peterson, 1959, citados en Baddeley, 1999). Este fenómeno fue llamado El paradigma de Brown-Peterson. Esta investigación constituye una evidencia importante acerca del olvido a corto plazo, el cual tendría como posible factor la distracción.

10

Después de este experimento, nació lo que se llamo Interferencia retroactiva e Interferencia proactiva (Baddeley, 1999). Respectivamente significa por un lado que la nueva información que entra a nuestra realidad interfiere con los datos que ya existían en la memoria. Por el otro, significa que el material ya existente interfiere con el que se quiere aprehender. Por el lado de la MCP, Miller (1980) y Ruiz-Vargas (1991) establecieron los límites de nuestra capacidad para procesar información dentro de los rangos de la MCP. Según Miller, la memoria a corto plazo tiene una capacidad de almacenamiento limitada, que está entre 5 y 9, es decir, 7 más o menos dos (el llamado Número Mágico). Ruiz-Vargas (1991) establece que el tiempo de retención de la MCP es desde los 15 a 30 segundos, sin la intervención de la MLP. Siguiendo la línea teórica para el marco metodológico, en este caso a la selectividad de individuos adecuados para el experimento, Piaget responde adecuadamente para la elección. En la mitad del siglo XIX, el psicólogo Jean Piaget creó un modelo que explica cómo los seres humanos le dan un sentido a su mundo al obtener y ordenar la información En este modelo plantea que existen 4 etapas de desarrollo que explican este fenómeno (Piaget, 1989 citado en Woolfolk, 1990): Periodo Sensoriomotor: El pensamiento del niño implica escuchar, observar, mover, tocar. El individuo concibe en esta etapa la permanencia de los objetos en el mundo como evento fundamental. (0-2 años). Periodo Preoperacional: En esta etapa aún no domina operaciones mentales de mayor complejidad, pero se encamina a ello. La función semiótica (Capacidad de trabajar con símbolos) es la que se destaca (2-7 años). Periodo de las Operaciones Concretas: En esta el pensamiento se hace activo. Los procesos mentales alcanzan mayor complejidad, dando como resultado el reconocimiento de la estabilidad lógica del mundo. Según este período, una de las operaciones importantes 11

es la clasificación, la cual consiste en la capacidad del individuo de concentrar la atención en un solo elemento de los objetos de un conjunto. (7-11 años). Periodo de las Operaciones Formales: Aquí el pensamiento pasa a salir de la directa relación con la realidad y nace el razonamiento deductivo-hipotético y pensamientos abstractos como fundamentos de esta etapa. (11-adultez). Esta facultad de diferenciación atencional que posee la clasificación en el periodo de las operaciones concretas es vital para el desarrollo del experimento, dado que es esta la que permitirá a los participantes concentrarse en cada elemento por separado. Por lo tanto individuos de este periodo serán los indicados para este tipo de experimento

Marco Metodológico Tipo de investigación 12

Esta investigación es del tipo correlacional, debido a que indaga la relación existente entre un estímulo (ya sea visual o auditivo) y la retención de la información en la MCP. En otras palabras, la relación entre la variable independiente y la variable dependiente. Diseño de la investigación El diseño de investigación que se aplicó fue de tipo experimental verdadero o puro, debido a que se manipuló intencionalmente el estímulo (visual y auditivo, sus dos posibles formas) y se analizó el efecto que produce en la MCP. El diseño además se define como intrasujeto, porque se comparan dos variables en el mismo participante (los resultados de cada individuo en los experimentos se compararon entre sí). En este caso contamos con dos grupos experimentales o grupos de comparación, en donde no se utilizó un grupo de control, debido a que uno de los objetivos es comparar el efecto que produce el estímulo auditivo versus el efecto que produce el estímulo visual en la retención de información en la MCP, por lo que el grupo de control no fue necesario. Muestra La muestra se estableció con 50 sujetos en total, compuesta por 25 niños y 25 niñas. Esta se define como una muestra no probabilística, ya que no todos los niños de entre 7 y 11 años tienen la misma probabilidad de ser escogidos. Además, se define como una muestra por conveniencia, ya que los establecimientos fueron escogidos de acuerdo a su accesibilidad. Se trabajó con niños de entre 10 y 11 años, los que corresponden a la etapa de las operaciones concretas definidas por Piaget. Según este período, una de las operaciones importantes es la clasificación.

Variables

13

Operacionalmente, las variables independientes (EV y EA) serán un video y una grabación respectivamente. El video tendrá 12 figuras (blanco y negro) y la grabación 12 palabras. Por el lado de la MCP (variable independiente), esta corresponderá a las respuestas correctas en el recuerdo de los elementos. Instrumentos Se ocupará como instrumentos: las técnicas de modelo multi-almacén (Atkinson y Shriffin, 1968, citado por Baddeley, 1999, Morris y Maisto, 2001), “El número mágico” (Miller, 1980). Como prueba será el informe global -adaptado a nuestras necesidades- (James Mckeen Cattell, 1885 citado por Ruiz-Vargas, 1991). Para este estudio se escogieron dos establecimientos con educación básica y media. El correspondiente a las niñas fue el Saint John’s Villa Academy y el de los niños el colegio San Ignacio Alonso de Ovalle. Para realizar el experimento, se realizaron los siguientes pasos (Figura 2): En primera instancia, a los participantes se les entregó el consentimiento informado y además se resolvió las dudas pertinentes. Después se presentó el estímulo visual, el cual consistió en 12 figuras distintas en blanco y negro. Entre cada imagen hay una separación de tiempo de 1,3 segundos, lo que en total conforman un video de 24 segundos. Posteriormente, se les presentó un estímulo auditivo el que se conformó de un conjunto de 12 palabras habladas distintas entre sí, con una duración total de 26 segundos (separación entre cada grabación de 1,3 seg.). Después de los 2 experimentos se evaluó el desempeño del individuo en el recuerdo de los conceptos (cantidad de aciertos). Las figuras y palabras fueron diferentes en el caso del EA y el EV, ya que a cada participante se le presentó cada uno de los estímulos, por lo que sería un “volver a recordar” si fueran iguales. Al final de cada presentación (video y grabación), los participantes tuvieron 30 segundos para enunciar las que recordaban. De esta manera se respeta el rango de duración de la MCP que es de 15 a 30 segundos (Rango para recordar el primer y último elemento de cada experimento), según Ruiz-Vargas (1991). 14

Figura 2. Mapa del procedimiento experimental.

Para evitar las variables extrañas (Segmentación, Interferencia, Experimentador, desequilibrio en los grupos), las pruebas se realizaron de manera personalizada ocupando tecnología (Notebook, Data Show, Power Point, etc.) con el fin de ejercer la menor influencia como experimentador y además impedir la interferencia del grupo en el individuo. Análisis del pilotaje Anterior al experimento, se realizó un pilotaje con el fin de probar la validez del procedimiento y de los instrumentos. En primera instancia, se eliminaron las variables extrañas que interfieren con la validez interna del experimento (ruido externo, luminosidad, interferencia del experimentador y de otros sujetos). Por otra parte, del EV se modificaron los dibujos que tenían diferencias de tamaño, para que así todos estuvieran a la misma escala. Con lo que respecta al estímulo auditivo (grabación), se modificaron las palabras que eran verbos y se eliminaron todas las palabras que no fueran sustantivos. Además, se excluyeron las que no tenían un tono de voz parejo en toda la pronunciación, con el fin de que se entienda mejor para el participante. 15

En cuanto a la planilla de respuestas, se cambió el orden alfabético de éstas para una mejor detección y tabulación de las respuestas que enuncien los participantes. Como última modificación, se detectó que la postura de los experimentadores no era neutra (Hacían ademán cuando el participante acertaba con un elemento). Por lo tanto, los experimentadores no hicieron ninguna postura que indicara acierto o error en las respuestas. Análisis de datos Para el análisis de datos, se utilizará SPSS y Excel para tabulación de datos y creación de gráficos. Posteriormente se crearon dos tablas, una para cada estimulo. Las cuales se configuraron de la siguiente manera: En las filas se entabló cada estímulo en orden alfabético (solamente para detección de ellas al registrarlas por el experimentador). Y en las columnas se ordenaron los participantes por números (solamente para identificación y orden de cada estímulo acertado referente a su efector). Se marcó con una cruz los estímulos recordados correctamente por el participante. Para la codificación de estos, se utilizó el programa Excel con la siguiente tabla:
Caso (ID) Sexo N° de palabras recordadas (EV) N° de palabras recordadas (EA)

1 2

F* M*

6 9

4 6

Tabla 1. Ejemplo de codificación respecto a los resultados de cada participante en cada experimento.

* F: Femenino, M: Masculino

También se observó la cantidad de veces que fue recordado cada estímulo en todos los participantes. Para ello se procedió a la siguiente codificación:

Estímulo

N° de veces recordadas

Sombrero 16

11

Bebé

23

Tabla 2. Ejemplo de codificación respecto a la cantidad de veces que fue “acertado” cada estímulo

El objetivo de estas tablas es obtener todas las comparaciones posibles en la investigación respecto a la MCP (EV v/s EA, la efectividad de cada estímulo -figuras y/o grabaciones-, etc.) Posterior a esto, se utilizarán medidas de tendencia central (Moda, mediana, media), medidas de dispersión (desviación estándar, error estándar, valor máximo, valor mínimo). Para la figuración de estas medidas se utilizará gráficos, tablas e historiogramas. La prueba que utilizaremos es la prueba t de student muestras relacionadas, dado que poseemos 2 grupos de comparación en un diseño intrasujero, en otras palabras, se compararán las medias del EV y EA.

Resultados A continuación se presentarán descriptivamente los resultados de la presente investigación. Como ya se enunció anteriormente, el objetivo principal que se ha planteado es determinar con que estímulo (visual o auditivo) se retiene mayor información en la MCP. Por esto, se presenta en la siguiente tabla la media aritmética del EV, en comparación con el EA.

17

EV EA

Media 6.82 4.34

Des. Estándar 1.39 1.49

Valor Min Valor Max 3 10 2 8

Tabla 3. Comparación EV y EA en relación a figuras y palabras recordadas respectivamente.

Con lo que respecta a la desviación estándar, se muestra que en el caso del EA hay una dispersión levemente mayor, lo que nos da a entender que los datos están menos agrupados que en el EV. Por otra parte, se demuestra en la tabla enunciada anteriormente, que el valor máximo de figuras recordadas es mayor (10) que el valor máximo de palabras recordadas (8). En el caso del valor mínimo la diferencia entre el EV y el EA sólo es de 1 punto, siendo en el EV 3 figuras recordadas y en el EA 2 palabras recordadas.

Enseguida, se presentará específicamente los porcentajes de cada estímulo de palabras o figuras recordadas en las figuras (gráficos) 4 y 5.

18

Figura 4. Gráfico de porcentaje de aciertos de cada estímulo visual sobre todos los participantes, que constituye el mismo orden de presentación del experimento visual.

Figura 5. Gráfico de porcentaje de aciertos de cada estímulo auditivo sobre todos los participantes, que constituye el mismo orden de presentación del experimento auditivo.

19

Además se presentarán dos figuras (6 y 7) en las que se muestra el porcentaje de palabras y figuras recordadas divididas por sexo. Si bien el objetivo de la investigación no es comparar por sexo la retención de la información en la MCP, podrá ser útil para futuras discusiones. Además, como se mencionó en la introducción, se tiene interés en saber si el orden de presentación de las figuras y palabras en cada una de las series influye al momento de recordar éstas (Fernández, 1991). Por ejemplo, en el EA se noto que las primeras y últimas palabras son significativamente más recordadas que las palabras que se encontraban en medio de la serie.

Figura 6. Gráfico de porcentaje de aciertos de los 12 estímulos auditivos sobre cada sexo, que constituye el mismo orden de presentación del experimento auditivo.

20

Figura 7. Gráfico de porcentaje de aciertos de los 12 estímulos visuales sobre cada sexo, que constituye el mismo orden de presentación del experimento visual.

El número de estímulos recordados (EV y EA) se analizaron mediante una prueba t de muestras relacionadas, la cual proporcionó los siguientes resultados: En primera instancia, definimos (Δ) como la diferencia entre la media de estímulos visuales recordados y la media de estímulos auditivos recordados (M =2.48, α<.05). Por otro lado, el valor de la prueba fue significativo (t (40)=9.14, p<.001, bilateral). A partir de estos datos, se procedió a realizar la prueba de hipótesis. Hipótesis Nula (H°): Δ > 0 Hipótesis Alternativa (H¹): Δ < 0

Al poner a prueba la hipótesis nula, resulta que se acepta, y esto debido a que el t obtenido de la prueba se encuentra dentro de la zona de aceptación de esta hipótesis (Zona de aceptación: Área desde t=1.68 hacia los valores positivos) Conclusión y Discusiones 21

Los resultados manifiestan que la hipótesis de trabajo es rechazada, (t (40)=9.14, p<.001, bilateral). Por lo tanto los estímulos visuales se recuerdan en mayor cantidad que los auditivos. Esto se encuentra en contradicción con lo que plantean los autores a favor del estímulo auditivo, dándole la razón a Fernández (1991). Además, los resultados en el plano visual encajaron en su media con lo expuesto por Miller (1980) sobre el Número Mágico, esto en comparación a los resultados auditivos (estaban fuera del marco de 7 más o menos 2). Si se analiza el plano metodológico, hay varios puntos que hacen dudar de la validez de este, a pesar de la validez interna ya expuesta. La voz elegida en el estímulo auditivo era masculina, ¿Hubiera pasado algo si fuera femenina? ¿Cómo determinaría esta diferencia el recuerdo auditivo? Además, existen resultados interesantes sobre los resultados comparados por sexo, los que denotan un mayor recuerdo femenino por sobre el masculino en promedio. (Ver figura 6 y 7) Por otro lado, aunque se trate de evitar la segmentación de manera morfológica en la presentación de los estímulos, esta ocurre de una u otra forma en los individuos, dado que ellos crean estrategias cognitivas para recordar la mayor cantidad de elementos del estímulo de manera personal. (Ej: Podrían haber relacionado Auto, Casa, Bebé con cosas comunes a la vida hogareña). Otro punto interesante es la representación cognitiva del estímulo en los individuos. No es lo mismo presentarle figuras que pueden poseer significados particulares en los individuos, a diferencia de las palabras, que las debían recordar igualmente a como fueron dichas. Por lo tanto la evaluación del experimento y el proceso de almacenamiento a nivel personal (debido a la experiencia diferente que tienen los individuos) son diferenciados en este nivel. Muchas veces pasó en el experimento que, cuando los participantes debían recordar el estímulo visual, enunciaban su propia percepción del mismo (Ej: el elemento “boca”, fue reconocido también como “beso” y “labios”). Por último, el trabajo con niños fue una experiencia nueva, lo que produjo una difícil relación participante-experimentador. Había participantes que no estaban en las mejores condiciones para el experimento (participantes desordenados, desconcentrados, etc.), lo que pudo haber condicionado algunas respuestas.

22

Con respecto al orden de presentación de los estímulos, se puede afirmar que en la presentación auditiva, las primeras y las últimas palabras son las más recordadas, en comparación al visual, que los resultados son más dispersos. Otro punto en relación al orden, En relación a la investigación de Fernández (1991), los resultados concuerdan con su postulado. Esto porque los estímulos visuales iniciales se recuerdan en mayor cantidad que los estímulos auditivos iniciales. (76% y 88% de recuerdo visual en Auto y Bebé respectivamente, en comparación al 56% y 52% de recuerdo auditivo en bicicleta y edificio respectivamente). En conclusión, la investigación apoya a la retención mayor con una presentación visual, en comparación a la auditiva, dando un antecedente que sirve para avances educativos en niños por sobre los 7 años (Woolfolk, 1990). Además, constituye un progreso en este tipo de comparación, dado que siempre ha estado en el tapete de la discusión, pero existen pocos estudios sobre el tema. Para futuras investigaciones, los datos referentes a la diferencia de sexo en el recuerdo y la voz utilizada constituyen bases interesantes para ese cometido, apuntando a específicas diferencias de sexo en la eficiencia de la retención de la memoria.

23

Referencias Baddeley, A., Evangelista Navarro. G., (1999) Memoria Humana. Madrid: Mc GrawHill. Ballesteros, S. (1999) Memoria humana: investigación y teoría. Psicothema, 11(4), 705-723. Best, J. B., (2002). Psicología Cognitiva. 5ª Edición, México, D. F.: Ed. Thomson. Campoy, G. & Baddeley, A., (2008) Phonological and semantic strategies in immediate serial recall, Memory, 16(4), 329-340. Davidoff, L., (1989) Introducción a la Psicología. México: McGraw Hill. Fernández, A. & Glenberg, A.M., (1991) Recuerdo superior de ítems iniciales en la modalidad visual: una explicación basada en la recuperación. Revista cognitiva, 3, 123-141. Flavell, J., (2000) El desarrollo cognitivo Madrid: Visor. Koehler et al., (2004) The Human Memory: An Introduction, Technical Report, Universidad Politécnica de Madrid, Madrid. Matlin, M. & Foley, H., (1996) Sensación y Percepción. México: Prentice Hall Hispanoamericana. Miller, G. A., (1980) Psicología de la comunicación. Barcelona: Ed. Paidós Ibérica. Morris, C. G., Maisto, A. A., (2001) Introducción a la psicología. México: Pearson educación. Ruiz-Vargas, J., (1991). Psicología de la Memoria. Barcelona: Ed. Alianza Psicología. 24

Woolfolk, A., (1990) Psicología educativa. 7 ª Edición, México: Prentice Hall Hispanoamericana. Yela, M., (1996) La estructura de la conducta. Estímulo, situación y conciencia. Psicothema, 8, 89-147.

25

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->