P. 1
Autocuidado

Autocuidado

4.0

|Views: 1.167|Likes:
Publicado porMarite Cortez

More info:

Published by: Marite Cortez on Jul 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/04/2013

pdf

text

original

1

AUTOCUIDADO Y EQUIPOS DE SALUD

Viviana Barria S. Nimia Rosemberg M. Pilar Uribe C.

INTRODUCCION Tradicionalmente la medicina ha centrado su interés en el cuerpo y en la enfermedad, eludiendo otros aspectos de la persona como sus condiciones de vida, o características personales. Pero hoy día sabemos que la atención a la salud no puede estar ajena a las condiciones de vida y de trabajo como tampoco a sus creencias, valores o actitudes. La salud tiene que ver con múltiples aspectos, la forma en que v ivimos, trabajamos, nos relacionamos pero también con lo que pensamos y sentimos y el valor que nos otorgamos. Nuestro bienestar esta relacionado con nuestra forma de enfrentar los acontecimientos de la vida, de afrontar las dificultades, de utilizar nuestros recursos y capacidades. Sentirse una persona valiosa es una condición indispensable para estimarse, cuidarse, es decir, todo esto es necesario para poder lograr y mantener una salud integral. El mundo que se percibe es el mundo que nos muestran quienes nos rodean y la imagen que poco a poco construimos de uno mismo, dependerá de la visión y los mensajes que nos trasmiten las personas más cercanas. En las primeras etapas de la vida, los mensajes que recibimos nos llegan a través del cuerpo, según como somos alimentados, cogidos, acariciados y cuidados. En la vida adulta el valor que nos otorgamos, no depende tanto de la apreciación externa, como de la propia valoración subjetiva, no obstante también podemos pasar por períodos de inestabilidad ante las nuevas exigencias laborales, familiares, conflictos relacionales, así como tantos otros. Existen muchas formas de definir el autocuidado, una de ellas se refiere a la actividad que realiza una persona por sí misma y que contribuye a su salud, se pueden incluir todos los actos que las personas realizan para mantenerse sanas, tanto como alimentarse bien, ejercitarse, no fumar, no beber alcohol, manejar el stress, verificar la seguridad en el hogar y trabajo, mantener un peso corporal dentro de un rango sano, manejar sus finanzas, usar buenas prácticas de comunicación y la práctica del sexo seguro, entre otros. Se define además el autocuidado, como el conjunto de estrategias
Diplomado en Salud Pública y Salud Familiar Módulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción

2 de afrontamiento que pueden implementar los sujetos para prevenir déficit, propiciar y fortalecer su bienestar integral, todo lo cual, para evitar caer en un estado de desaliento profesional o burnout. Para un buen entendimiento y autocuidado debemos expresar claramente nuestros sentimientos, necesidades o deseos, buscar un momento apropiado para hablar de aspectos conflictivos y poder escuchar. A menudo ocurre que debemos cuidar y atender a otras personas y en ocasiones nos olvidamos de nosotros mismos, vivimos pendientes de solucionar los problemas de quienes nos consultan y muchas veces no identificamos, ni resolvemos los nuestros. Dar a las demás personas es el arte esencial de relaciones saludables, pero, también es saludable, saber cuando no debemos ceder, o hacer las cosas por los demás, ya que somos expertos en cuidar de todo el mundo y dudamos de nuestra capacidad para cuidarnos. Nuestra postura frente al autocuidado es que es un hecho positivo en la vida de las personas y en este caso en el equipo de salud. Es positivo porque nos ayuda a desarrollarnos y crecer como persona, aprendiendo a enfrentar dificultades de todo tipo. Consideramos que tiene tanto valor porque cuidarse, cuidar y ser cuidado son funciones naturales indispensables para la vida de las personas y la sociedad, en tanto son inherentes a la supervivencia de todo ser. Creemos que es importante preocuparse del autocuidado en funcionarios de salud y en general, porque si entramos al campo de la medicina en todas sus áreas, encontramos diferentes razones que influyen en el concepto y prácticas de cuidado y de autocuidado, se puede mencionar el hecho de que la medicina diseñó un sistema de salud para cuidar la enfermedad y no para promover la salud y la parcelación que hace el modelo biomédico del cuerpo y sus funciones, y la separación entre cuerpo y espíritu se comenzó a confundir, entre lo que pertenecía a la categoría de los cuidados y lo que pertenecía a la categoría de los tratamientos. Ubicados dentro del concepto de salud, entendida como un estado de bienestar que integra procesos orgánicos, psicológicos, relaciones sociales y personajes necesarios para el funcionamiento adecuado y disfrutar de una sobrevivencia digna. Es necesario, promover un autocuidado dentro del marco del desarrollo humano, en el cual toda persona para ser, tener, hacer y estar, necesita la satisfacción y potencialidad de condiciones de equidad que le permitan la subsistencia, afecto, protección, justicia, entendimiento, ocio, creación, libertad e identidad.

3

Se ha hecho suficiente énfasis en que los individuos sólo se cuidarán adecuadamente si poseen conocimientos, capacidades, confianza y motivos para ello y que la información en materia de salud, por excelente que sea no es suficiente para su fomento. El autocuidado es la contribución personal y continua del hombre a su propia salud y bienestar, no excluye la participación de la familia o grupo al cual el individuo pertenece, se relaciona con el hombre, su medio ambiente, cultura, valores y creencias. En el autocuidado las acciones son ejecutadas en beneficio propio y de quienes nos rodean, parte del proceso de autocuidado es conocer las propias limitantes y cuando solicitar ayuda.

DISCUSION Como trabajadores de la salud, insertos en este medio, hemos percibido que es un tema del que no se habla o es subvalorado, del cual no existe una continuidad en su promoción, siendo una problemática que se percibe, que no ha sido medida ni cuantificada en nuestro ambiente de trabajo. Considerando que los equipos de salud están conformados por personas de diferente sexo, edades, ideologías, surgen una serie de factores que atenta e interfieren en el autocuidado: ? ?Los motivos ideológicos que impulsan a elegir la profesión como el sentido de ayuda a los demás. ? ?El trato diverso emocionales. con pacientes y familiares, que plantea grandes demandas

? ?El contacto con la enfermedad y con la muerte, el fracaso terapéutico y las dificultades diagnósticas y de pronóstico. ? volumen de trabajo y las presiones para realizarlo. ?El ? ?La escasa información sobre los objetivos últimos y la forma de alcanzarlos, tan frecuente en el modelo biomédico. ? insuficiente apoyo de los compañeros que cargan con sus propias frustraciones. ?El

Diplomado en Salud Pública y Salud Familiar

Módulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción

4 ? ?La vulnerabilidad es mayor para los profesionales que se responsables de la recuperación de sus pacientes. sienten más

? ?Multiplicidad de roles que se deben cumplir a diario en las labores asistenciales. ? ?El trabajo comunitario, que exige satisfacer múltiples ocasiones nosotros como agentes de salud no podemos resolver. necesidades que en

? ?Una inadecuada formación profesional que fomenta falsas expectativas y la desconexión existente entre los conocimientos teóricos y la práctica. ? ?La desinformación sobre el funcionamiento de las organizaciones. Para que las personas asuman el autocuidado como una práctica cotidiana de vida y salud es necesario incluir distintas estrategias: Desarrollar autoestima y generar niveles de fortalecimiento o empoderamiento como estrategias que reviertan la internalizacion de la impotencia, favorezcan el sentido del control personal y desarrollo de habilidades de movilización interna y colectivas para cambiar las condiciones personales y sociales en pro de la salud. La autoestima es el conjunto de percepciones, imágenes, pensamientos, juicios y afectos sobre nosotros mismos; es lo que pienso y siento sobre mi. Si tenemos una buena autoestima nos sentimos capaces, valiosos y confiados. La autoestima incide en nuestra manera de ser, estar, de actuar en el mundo y de relacionarnos, cuando no nos valoramos podemos mostrarnos inseguros y no tener confianza en nosotros mismos; de esta forma nos resultara más difícil afrontar y resolver los problemas de nuestra vida cotidiana y así emprender proyectos. Involucrar el diálogo de saberes, el cual permite identificar, interpretar y comprender la lógica y la dinámica del mundo y las personas mediante el descubrimiento y entendimiento de su racionalidad, sentido y significado para poder articularlo con la lógica científica y recomponer una visión clara de la enfermedad y la salud que se traducen en comportamientos saludables. Por lo tanto, las personas o sujetos debemos estar abiertos a un amplio abanico de posibilidades, es decir, ser flexibles favoreciendo el autoempoderamiento del paciente o usuario y a la vez ser capaces de modificar y diseñar nuevos instrumentos de trabajo.

5

Para hacer un abordaje integral de esta problemática es necesario una buena comunicación que incluye, entre otras, los siguientes elementos: actitud de escucha, expresión de sentimientos, intercambios sucesivos verbales y no verbales, respuestas adecuadas ante los sentimientos o informaciones, peticiones de aclaración, esfuerzo por situarse en el punto de vista de la otra persona. Pasar muchas horas escuchando las dolencias de otros tiene un costo personal, que a menudo se percibe como fatiga crónica, dolencias físicas, tales como lumbagos, cefaleas, malestares estomacales de diferente magnitud, el personal de salud se autoexige "estar bien" y cuando se reconoce algún proceso de enfermedad ligada a su actividad laboral, también de alguna manera se trata de ocultar. Esta autoexigencia, que también la puede ejercer el medio, atenta contra el autocuidado. Dentro de la sociedad hay quienes evitan estar en contacto con personas que pasan a ser los acompañantes principales, de quienes laboran en los establecimientos de salud, es decir, el usuario externo, o paciente, que pide ser escuchado, pero el prestador de salud "sólo escucha", no cuenta lo que le sucede, no le está permitido expresarse, para no sobrepasar lo netamente profesional. De otra manera dejaría de ser una relación técnica y se transformaría en igualitaria o de amistad, y no es lo que realmente se espera, por lo general, en este tipo de atención, a pesar si que se hace necesario tener empatía hacia quien se atiende. Por lo que una manera de hacer un aporte al autocuidado, en esta situación, implica involucrarse pero no afectarse. Los agentes de salud deben asumir el autocuidado como una vivencia cotidiana, pues al vivir saludablemente la promoción del autocuidado sería el compartir de sus propias vivencias. En la medida que el personal de salud viva con bienestar se estará en condiciones de promocionar la salud de los demás. Debemos tener la capacidad de reconocer las etapas personales, las vivencias, las enfermedades y el cómo las enfrentamos y resolvemos. Contextualizar el autocuidado, es decir, una direccionalidad de acuerdo con las características de género, etnia y ciclo vital, es importante entender que cada persona tiene una historia de vida con valores, creencias, aprendizajes y motivaciones distintas. Aceptar esto favorece y ayuda valorar las relaciones interpersonales. Pues ningún hombre vive en una isla. Gran parte del significado de la vida nos llega a través de nuestras relaciones con los demás. El trabajo representa una fuente adicional de nuevas relaciones. Por lo tanto, las actividades principales de la vida proporcionan oportunidades naturales que favorecen el autocuidado.

Diplomado en Salud Pública y Salud Familiar

Módulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción

6

Generar procesos participativos, es decir, la promoción del autocuidado debe incluir participación más activas e informadas de las personas en cuidado de su propia salud, entendida la participación, como el proceso mediante el cual la comunidad asume como propio el cuidado de si mismo y del ambiente que lo rodea, dirigiendo la sensibilización a aumentar el grado de control y compromiso mutuo, sobre su propia salud. El autocuidado significa aprender a participar de la sociedad, de su dinámica, de sus características y condiciones específicas en un momento determinado, y a tomar posiciones frente a las demandas sociales. Los conocimientos aprendidos a través de la socialización sustentan el pensamiento cotidiano, la construcción de alternativas, las motivaciones, las acciones y decisiones del diario vivir. El agente de salud debe buscar espacios de reflexión y discusión acerca de lo que personas saben, viven y sienten de las diferentes situaciones de la vida y la salud, con lo cual identificar prácticas de autocuidado favorables, desfavorables, inocuas y promover mediante un proceso educativo de reflexión. El autocuidado es un acto de vida que permite a las personas convertirse en sujeto de sus propias acciones, es un proceso voluntario de la persona para consigo misma. Debe ser una filosofía de vida y una responsabilidad individual íntimamente ligada a la cotidianeidad y a las experiencias vividas, pero a su vez debe estar fundamentada con un sistema de apoyo formal e informal como es el sistema social y de salud Creemos que el autocuidado representa no sólo un derecho humano, sino también un requisito fundamental para alcanzar el éxito y bienestar en la vida de las personas, tiene que ver con el diagnóstico, la intervención y la prevención de patrones disfuncionales, puesto que el análisis de las variables que las afectan permite llevar a cabo modificaciones para implementar y reforzar conductas funcionales. Reconocemos varios aspectos básicos a trabajar cuando se trata de fortalecer el propio cuidado y evitar las consecuencias negativas del trabajo terapéutico. Se deben explorar practicas descentradas, que disminuyen la posibilidad de que el contexto terapéutico se convierta en un micro mundo aislado de los contextos de la vida cotidiana, esto nos brinda oportunidades a los terapeutas para:

7

? ?Ejercitar el compromiso de identificar y hacerse responsable de los efectos reales de su trabajo sobre las vidas y las relaciones de las personas que los consultan. ? ?Contribuir a generar un reconocimiento de las relaciones de poder de la vida cotidiana que constituyen el contexto para los problemas que las personas llevan a la terapia. ? ?Contribuir a un reconocimiento de las relaciones de poder de la terapia misma, y a dar los primeros pasos de una acción que brindará oportunidades para controlar esa relación de poder. ? ?Establecer la terapia como un contexto en el que lo central sea la conciencia y los conocimientos de las personas que consultan. Qué practicas podemos llevar a cabo para el descentramiento de los trabajadores: Las conversaciones de reintegración, que colocan en el centro de este trabajo los saberes y las habilidades que fueron generadas en las pertenencias significativas de la vida de las personas a lo largo de sus historias , y que identifican opciones para nuevas pertenencias , potencialmente generadoras de otros saberes y habilidades para la vida. La narración y re-narración de las historias de la vida de las personas, lo que contribuye a la contextualización múltiple de las acciones y eventos de la vida, que vincula la historias de las vidas de las personas con objetivos, valores y temas compartidos. La estructuración de foros de reconocimiento que incorporen grupos de testigos externos a esta práctica de contar y volver a contar, y a la autenticación de las afirmaciones preferidas de las vidas de las personas. Las practicas de recepción y devolución, en las que los terapeutas asumen una responsabilidad ética por la identificación de las maneras en que estas conversaciones terapéuticas moldean su trabajo y sus vidas, y en que ellos reconocen las contribuciones de las personas que consultan. Las prácticas de reconocimiento, que no centran al terapeuta a través de actos de juzgamiento en cuestiones que se relacionan con las vidas de las personas.

Diplomado en Salud Pública y Salud Familiar

Módulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción

8 Las practicas de “transparencia”, que comprometen a los terapeutas a situar sus expresiones haciendo visibles, para las personas que los consultan, los diferentes contextos de estas expresiones, incluyendo los de cultura, raza, género, clase, y que alientan a los terapeutas a encarnar sus actos de habla reconociendo los objetivos y la experiencia vivida que moldean esos actos. La formación de grupos Balint con trabajadores de salud donde se solicita a los cursantes el relato de situaciones de su práctica profesional que le haya presentado una dificultad o le represente un conflicto, y se aplica la técnica de análisis de método de casos.. A partir de las narraciones se favorece la discusión grupal para la comprensión del caso, los cursantes reciben aporte teórico y técnico del coordinador y de sus colegas. Para conceptualizar el autocuidado es pertinente retomar el concepto de cuidado de Colliere F. “ Acto de mantener la vida asegurando la satisfacción de un conjunto de necesidades indispensable para la vida, pero que son diversas en sus manifestaciones. Las diferentes posibilidades de responder a estas necesidades vitales crean e instauran hábitos de vida propios de cada grupo o personas.” “Cuidar es un acto individual que cada persona se da a sí mismo cuando adquiere autonomía, pero a su vez es un acto de reciprocidad que tiende a darse a cualquier persona que temporal o definitivamente no está en capacidad de satisfacer sus necesidades.” El descuidar el autocuidado en el personal del equipo de salud lleva a un deterioro en la calidad de vida laboral, que afecta negativamente a niveles individual y organizacional. Al nivel individual, puede atentar contra el bienestar físico, psicológico y a la salud integral de las personas. Al nivel colectivo puede deteriorar la salud organizacional. El deterioro de la calidad de vida laboral en una determinada organización y los niveles elevados de stress pueden influir negativamente sobre las contribuciones que sus recursos humanos han de realizar para preservar el estado saludable.

9

CONCLUSIONES 1. Según los antecedentes bibliográficos recopilados y basado en nuestra propia experiencia en la vida laboral donde permanecemos gran parte de nuestro tiempo, existe poco conocimiento y desvalorización en lo que a autocuidado del personal de salud se refiere. 2. La promoción del autocuidado e una estrategia necesaria para la búsqueda del s bienestar integral en la vida cotidiana y lograr así un desarrollo humano armonioso y equilibrado. 3. Los integrantes de los equipos de salud no hemos sido formados con el concepto de autocuidado como medida de protección para no producir, desgaste, desmotivaciones o stress laboral. 4. Al interior de los equipos, al percibir estas carencias, se nos plantea el desafío de aumentar el conocimiento y divulgación de información relacionada con el autocuidado. 5. El autocuidado no sólo representa un derecho humano sino también un requisito para alcanzar bienestar, satisfacción y éxito en nuestra vida laboral. 6. El déficit en el autocuidado puede desencadenar patrones de conductas disfuncionales, estados de tensión o stress, desaliento profesional conocido como Síndrome de Burnout.

Diplomado en Salud Pública y Salud Familiar

Módulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción

10 RECOMENDACIONES Teniendo en cuenta que el autocuidado es una decisión y opción personal y voluntaria y sin por esto restar y destacar los beneficios que en los ambientes laborales se pueden obtener se puede sugerir, tener en cuenta aspectos básicos a trabajar en nuestra vida diaria y ambientes laborales En las estrategias para la intervención en el nivel grupal podemos considerar actividades como: ? ?Considerar los procesos cognitivos de auto evaluación del equipo de trabajo, y el desarrollo de estrategias cognitivos conductuales que permitan eliminar o mitigar las fuentes de stress. ? ?Potenciar la formación de habilidades sociales y de apoyo social de los equipos de salud. ? ?Eliminar o disminuir los stressores del entorno organizacional que dan lugar al desaliento, desgaste y desmotivación laboral ? ?Fomentar el apoyo social de parte de los integrantes del equipo y jefaturas o superiores Este apoyo social debe ofrecer apoyo emocional, incluyendo también evaluaciones periódicas de los usuarios internos y retroalimentación sobre el desarrollo de los roles. En nivel organizacional se deben desarrollar programas de prevención, dirigidos a mejorar el ambiente y el clima de la organización. Como parte de estos programas se recomienda desarrollar programas de socialización anticipatoria, con el objetivo de alcanzar a los nuevos integrantes que llegan a los equipos, a la realidad laboral y evitar el choque con sus expectativas y realidades. En el nivel individual el empleo de estrategias de afrontamiento y de control en el problema previene acumulación de tensiones, por el contrario, el empleo de estrategias de evitación o de escape facilitan enfrentar y asumir los problemas laborales y stress.

11

Otras estrategias apuntan a crear espacios, tales como olvidar los problemas laborales al finalizar la jornada de trabajo, tomar pequeños momentos de descanso durante el día y proponerse objetivos reales y factibles de cumplir. Anotar durante un tiempo al final de cada jornada aquellas actividades o momentos de ese día que nos han agradado de nosotros mismos. (sentimientos, emociones, pensamientos, comportamientos, etc.) Preguntar a quienes nos conocen aspectos positivos nos encuentran. que es lo que les agrada de nosotros y que

Afrontar los aspectos mejorables y los limites de la propia forma de pensar, sentir y actuar, con una actitud constructiva y no a través del castigo que supone la auto descalificación. Para conseguir esto podemos describir y concretar lo que se ha hecho, intentar buscar una explicación que permita entender lo que ha pasado, ser sincero con uno mismo y recordar. Fomentar la autoestima con actividades o ejercicios tales como: estar dispuesto a defender las ideas y valores y poder modificarlos si nuevas experiencias indicaban que se estaba equivocado, confiar en su propio criterio sin sentirse culpable, incluso cuando se es cuestionado por otras personas, tener confianza en su capacidad para resolver los problemas y estar dispuesto a pedir ayuda cuando se necesite, no considerarse ni superior, ni inferior, ni dejarse manipular por otras aunque este dispuesto a colaborar, reconocer y aceptar de si mismo diferentes emociones y sentimientos positivos y negativos, saber expresarlos, ser capaz de disfrutar con las más diversas actividades, como trabajar, leer, jugar, charlar, caminar y respetar las opiniones de las otras personas aunque no comparta sus ideas y valores.

Diplomado en Salud Pública y Salud Familiar

Módulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción

12 BIBLIOGRAFIA 1. Binbella Pedrola J. “Cuidando al cuidador” 3 Ed. Granada, Escuela Andaluza de Salud Publica, Granada España 1996. Pontificia Universidad Católica de Chile, “Educación para el autocuidado en Salud”. Oficina PROSA. Escuela de Enfermería, Santiago, Chile 1996. Hay L. “El poder esta dentro de ti”. Ediciones Urbano S.A. Barcelona. 1995. Cano V. “Normas básicas para la prevención de problemas de ansiedad y stress”. Sociedad Española para el estudio de la ansiedad y el stress. 2003. Migallon P. Gálvez B. “Los grupos de mujeres”. Edición Instituto de la mujer. Ministerio del Trabajo. Madrid. 1999. Martínez M. Guerra P. “Síndrome de Burnout: El riesgo de ser un profesional de ayuda”. Revista Salud y Cambio. Año 6 N° 23. Snyrer D. “Stress y burnout”. www.cema.educ.ar/u/aes. Normas básicas para la prevención de problemas de ansiedad y stress www.ucm.es El autocuidado de los psicólogos clínicos de Costa Rica www.psicologos.or.cr Los beneficios del autocuidado: cuando www.clinicamayo-ras.com/recursos.asp y rotación el empleado es un socio

2.

3. 4.

5.

6.

7. 8.

9. 10.

11.

Autocuidado, trastorno psicológico www.csociales.uchile.cl

en

equipos

de

salud

mental

12.

White Michael, “El enfoque narrativo en la experiencia de los terapeutas”, Editorial Gedisa. Balint Michael, “El médico, el paciente y la enfermedad”, Biblioteca de Psiquiatría dinámica.

13.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->