P. 1
De sexo tantrico

De sexo tantrico

|Views: 63|Likes:
Podríamos decir que el sexo tántrico busca generar un orgasmo prolongado durante todo el encuentro, basado no solo en el contacto genital, sino en todo el cuerpo. Es una búsqueda de mayor contacto, de caricias mas intensas, de besos mas apasionados, de roces más delicados que ericen la piel, es una entrega de placer al punto que se duermen tus extremidades, se desconectan tus sentidos, pierdes la noción del tiempo y el espacio.
Podríamos decir que el sexo tántrico busca generar un orgasmo prolongado durante todo el encuentro, basado no solo en el contacto genital, sino en todo el cuerpo. Es una búsqueda de mayor contacto, de caricias mas intensas, de besos mas apasionados, de roces más delicados que ericen la piel, es una entrega de placer al punto que se duermen tus extremidades, se desconectan tus sentidos, pierdes la noción del tiempo y el espacio.

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: Joe Panza D'Matteo de Bustamante on Jul 18, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/25/2012

pdf

text

original

De sexo tántrico

Joel Panza. jjpanza@gmail.com

Para poder hablar del sexo tántrico, debemos comenzar por conocer un poco lo que es el Tantra, ya que es donde se origina este termino. El Tantra nació hace siglos, alrededor del 600 a.C., entre la India y el Tíbet, como una forma de buscar la reconexión espiritual de la humanidad con aquello a su alrededor, de liberar energías y ser uno con el universo, ser uno con toda la creación, elevar el espíritu y la conciencia para ver la vida de forma diferente, renovar energías y descubrir lo positivo escondido en todo. Existen diversos métodos para encontrar dicha conexión, y surgen las variantes del yoga, la meditación, el celibato y el sexo, como las vías principales mediante las cuales cualquier hombre o mujer pueden encontrar esa conexión y elevarse. En el Tíbet, los monjes toman el camino de los cantos, la meditación, el celibato, el ayuno y los rezos para trascender los deseos corporales y alcanzar un estado superior de conciencia. Es una forma de elevar lo que llevas por dentro desconectándolo de lo que tu cuerpo pueda sentir o pedir. Esto se conoce como el Budismo Tántrico. En algunas regiones de la India, se agrega además el yoga y la meditación en grupo para balancear la energía masculina y femenina. Esto se conoce como Tantra Blanco. Y en otras regiones, así como en Occidente, se utiliza la energía de los sentidos, las sensaciones, las emociones para alcanzar estados de éxtasis, concentración y renovación, además existen variables que buscan alcanzar dichos estados mediante técnicas sexuales. Todo esto se conoce como el Tantra Rojo. Pero es hora de que respondamos la pregunta de muchos: ¿Qué es realmente el sexo tántrico? Bueno, si analizamos el sexo desde el punto de vista funcional o practico, es muy fácil notar la diferencia. En el sexo común, el que todos estamos acostumbrados a tener, la meta es el orgasmo. Nos esforzamos por llegar al orgasmo como quien se esfuerza por llegar a la cima de una montaña, ponemos fuerza, sudor y lágrimas para ello, cada segundo esta concentrado en una sola cosa, y es el orgasmo. Muchas veces no nos preocupa realmente si estimulamos nuestro cuerpo, si encontramos alguna conexión, si lo sentimos bien o mal, lo único que buscamos es ese instante de “pequeña muerte”, como la llaman los franceses. ¿Pero cual es el resultado de esa búsqueda insaciable del orgasmo? Como dice un amigo “de la prisa solo queda el cansancio”. Y tal cual, aquí se aplica lo mismo, luego de esa búsqueda del orgasmo, cuando por fin llegamos a la cima y todo nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestros sentidos encuentran el orgasmo, esa descarga final, todo acaba, nos sentimos como si cayéramos en un vacio, en la nada, en el silencio, en la oscuridad. Podemos relajarnos, ducharnos y acostarnos a dormir, nos sentimos ligeros, pero cansados,

rendidos. Es aquí donde muchos nos sentimos vacios y simples después del sexo, como animales que satisfacen una necesidad básica y ya. El sexo tántrico en cambio, no ve el orgasmo como la meta final; el sexo tántrico se concentra en el placer del momento. Si bien definimos el sexo normal como escalar una montaña, el sexo tántrico es algo mas parecido a una llanura, es como estacionarse en el placer y apagar el motor para entregarse a las sensaciones del momento. Desaparece el frenesí, la locura insaciable de la búsqueda del orgasmo; desaparece la prisa y se genera una mayor conexión, es aquí donde esta el secreto. Podríamos decir que el sexo tántrico busca generar un orgasmo prolongado durante todo el encuentro, basado no solo en el contacto genital, sino en todo el cuerpo. Es una búsqueda de mayor contacto, de caricias mas intensas, de besos mas apasionados, de roces más delicados que ericen la piel, es una entrega de placer al punto que se duermen tus extremidades, se desconectan tus sentidos, pierdes la noción del tiempo y el espacio. No estamos hablando de conexiones amorosas, de situaciones del corazón. No negamos tampoco que las relaciones conectadas con alguna forma de expresión romántica puedan ser mas intensas que el sexo ocasional. Pero el sexo tántrico no se limita a relaciones de pareja, es algo que un individuo puede buscar por su propia cuenta, conociendo su cuerpo, explorando cada sensación en la intimidad de su habitación, tanto como dos personas que acaban de conocerse y se entregan a una relación de una noche. La meta del sexo tántrico es la intensidad, la duración y la continuidad de las sensaciones. Los métodos pueden variar.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->