Está en la página 1de 1

NINGUNA ETERNIDAD COMO LA MÍA (1999) (58 pp) ÁNGELES MASTRETTA

SOBRE LA AUTORA
Ángeles Mastretta (1949). Estudió periodismo en la facultad de Ciencias Políticas y Sociales
de la UNAM, donde recibió su título en Comunicaciones. Ha colaborado en periódicos y
revistas como Excélsior, Unomásuno, La Jornada y Proceso. El periódico vespertino
Ovaciones, donde tenía una columna llamada "Del absurdo Cotidiano", fue uno de los diarios
donde inició su carrera periodística. Es miembro del Consejo Editorial de la revista NEXOS.

OBRA
La obra literaria de Ángeles Mastretta destaca primordialmente por una sucesiva
contextualización del pensamiento feminista mexicano de los años setenta y ochenta. Entre
sus obras más reconocidas están: La pájara pinta (1975), Arráncame la vida (1985), Mujeres
de ojos grandes (1990) y Ninguna eternidad como la mía (1999). Ángeles Mastretta ha recibido
el Premio Mazatlán (1985) y el Rómulo Gallegos (1997).

RESUMEN
Ante Ninguna eternidad como la mía estarás frente a una arrebatadora novela de amor en la
que los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl, eternos vigilantes de la Ciudad de México, serán
silenciosos testigos de los sentimientos apasionados por la vida, el amor, la pérdida, la ilusión,
las expectativas y todo lo que ello implica en la vida de Isabel Arango, joven bailarina nacida en
la costa mexicana en el año de 1904.

A los diecisiete años, Isabel toma la decisión de dejar su casa, su mar, a sus padres y
hermanos e irse a la capital a probar suerte como bailarina. Llega a vivir a casa de Prudencia
Migoya, simpática viuda quien la recibe como si se tratara de su propia hija. Ingresa a la
academia de baile de Madame Girón y se esmera por conseguir su sueño. La vida le premia, le
concede el ser una triunfadora en lo que eligió ser y también a conocer, disfrutar y sufrir por
amor. Isabel conoce a Javier Corzas, joven poeta y telegrafista con quien aprende a gozar, ser
feliz, intuir el cielo y sufrir la terrible caída de volver a la tierra. Sin embargo, lo que vivió y
aprendió le hace valorar la vida y “bendecir sus arrebatos y perdonar los abandonos…” como
bien decía su bisabuela.

Será fascinante montar esta novela como obra de teatro, el texto es corto, pero los
sentimientos son múltiples y sobre todo intensos. A manera de diálogo, se puede crear un
guión en el que destaque la vehemencia, el ardor y la fuerza por vivir la vida intensamente.

PERSONAJES:
Principales: Isabel Arango.
Javier Corzas.
Secundarios: Prudencia Migoya (dueña de la casa a donde llega a vivir Isabel)
Pablo (amigo de Isabel)
Incidentales: Alice Girón (maestra de baile)
Padres de Isabel.
Compañeros de clases.