Está en la página 1de 1

SOLEDAD (1944) (88 pp) RUBÉN SALAZAR MALLÉN

SOBRE EL AUTOR
Rubén Salazar Mallén (1905 – 1986). Abogado y escritor, se le considera parte del grupo
Contemporáneos. Hombre de izquierda como de derecha, comunista y fascista a tiempo y
destiempo, amigo de políticos como Miguel Alemán y de radicales como José Revueltas, fue un
periodista devastador a la vez que atento maestro para los jóvenes.

OBRA
Las novelas de Salazar Mallén pertenecen a un realismo melodramático. Entre sus obras
más reconocidas están: Cariátide (1932), Páramo (1944), Soledad (1944) y ¡Viva México!
(1968). Cariátide o Camaradas destaca por haber introducido el uso del habla coloquial en
nuestra literatura y por haber sido la primera novela anticomunista escrita por un ex
comunista. Soledad es reconocida como su obra maestra.

RESUMEN
Soledad es un texto hermoso y patético. Una novela estremecedora en la que la angustia se
vuelve constante. Muestra la relación del joven con el viejo, englobando de éste sus
pensamientos, sus emociones y su manera de percibir la década de 1940. Al ser una novela tan
llena de diversos sentimientos, se presta a que con un buen guión tenga un resultado muy
interesante. Lo único que necesitarán será que tú, o alguien de tu equipo, le guste realmente la
actuación, pues el personaje principal aparece durante toda la obra y tendrá que recurrir al
monólogo y a una gran interpretación actoral. Soledad es una obra prodigiosa, pero al mismo
tiempo triste y desgarradora, ya que habla sobre el abandono y la soledad en la que vive el
señor Aquiles Alcázar.

Este hombre lleva varios años laborando en las oficinas de la SEP y un buen día se entera que
sus compañeros de trabajo, todos jóvenes, van a ir a pasar el día a Cuernavaca y él no fue
requerido. Esto lo hace sentir desamparado, pues es el único que no fue invitado. Después de
mucho pensar y dialogar consigo mismo, resuelve ir a buscar a sus compañeros al lugar donde
oyó que se reunirían, pues decide no permitir que lo releguen por viejo. Tiene 50 años (recuerda
que esta novela fue escrita en 1944, probablemente un hombre de esa edad ya se consideraba
viejo en aquellos años). Llega frente a la Catedral Metropolitana, donde era el lugar de reunión, y
ahí se encuentra con Vázquez, su jefe, Pastrana, Torres y Esperanza, compañeros de trabajo.

Ellos lo invitan a unirse al paseo, el señor Alcázar se siente por un lado dichoso de ser
convidado, pero por otro tiene miedo que lo que quieran sea burlarse de él. Esperan durante un
rato a que lleguen Elena y Ochoa. Al pensar que no llegarán, deciden subirse al coche e irse sin
ellos. Sin embargo, en el último minuto aparecen los dos que faltaban y como habían propuesto
ir todos juntos en un solo auto se dan cuenta de que ya no caben. Así pues, disponen que el
señor Alcázar no vaya con ellos y con algunas disculpas absurdas no le permiten subir al auto.

En cuanto se ve solo y durante todo el transcurso del día, vive un infierno debatiéndose entre la
cordura y la enajenación, lo mismo piensa en algo alegre como en un pensamiento siniestro. La
sensación constante de que todos se burlan de él, que lo ridiculizan y lo desprecian por ser viejo
y tener diferencias ideológicas, se vuelve un sentimiento dominante hasta casi rayar en la locura.

PERSONAJES:
Principal: Aquiles Alcázar (hombre de 50 años)
Secundarios: Esperanza (secretaria de la oficina de quien cree estar enamorado el Sr. Alcázar)
Pastrana, Torres, Ochoa y Elena (compañeros de oficina)
El mendigo o demonio (aparece dentro de sus alucinaciones)
Incidental: La patrona (dueña de la casa de huéspedes donde vive Aquiles Alcázar)

Intereses relacionados