Está en la página 1de 3

1

Clifford, James (1988). “Sobre la autoridad etnográfica”. Dilemas de la


cultura: antropología, literatura y arte en la perspectiva posmoderna; tr.
Carlos Reynoso. Barcelona: Editorial Gedisa, 1995. ISBN: 84-7432-554-4. pp.
39-77.1

Según expresa Clifford en sus “Agradecimientos”, Dilemas de la cultura es un “…

libro que surge de un período de inusual cuestionamiento teórico y político en


1
Edición original en inglés: The Predicament of Culture. Cambridge: Harvard University Press,
1988.
2

diversas disciplinas y tradiciones de escritura” (13). Esos cuestionamientos,

vinculados con la emergencia del paradigma postmoderno y la desconfianza hacia

los relatos fundadores de la modernidad, recorren también el capítulo que

reseñamos, en el que el autor se ocupa especialmente de los avatares de lo que

denomina la “autoridad etnográfica” en la antropología social del siglo XX (40).

Esta deconstrucción disciplinar se remite a la puesta en evidencia de que las

representaciones producidas en este campo, se encuentran en relación con el

estatuto colonial de las culturas (41).

El propósito será comprender el desarrollo de la “ciencia etnográfica” a partir del

análisis de los ámbitos políticos y epistemológicos sobre los que gira la escritura y

la representación del Otro. Realiza entonces un recorrido que parte –entre otros-

del principio de que la etnografía es una escritura que escenifica una autoridad

determinada (42), lo que conduce más adelante a afirmar que: “Es tentador

comparar al etnógrafo con el intérprete literario (y esta comparación se está

volviendo cada vez más un lugar común), y aun más específicamente con el crítico

tradicional, quien concibe su trabajo como la ubicación de los significados

ingobernables de un texto en el marco de la intención coherente particular” (60). El

descentramiento de la antropología emprendido por Clifford, sin desembocar en

una nueva teoría ni ser conclusivo –como él mismo reconoce- conduce a una

desestabilización de los modelos representacionales de la antropología clásica, al

ponerla en diálogo con propuestas de la teoría y la crítica literaria reciente, que le

permiten identificar la “corporización textual de la autoridad” (73) como uno de los

grandes problemas de la etnografía contemporánea, para proponer, casi al


3

finalizar el texto que: “Ahora que las reivindicaciones ingenuas de la autoridad de

la experiencia han sido puestas bajo sospecha hermenéutica, podemos anticipar

una atención renovada a la acción recíproca de los componentes personales y

disciplinares en la investigación etnográfica” (74).

Kevin Sedeño Guillén


Universidad Nacional de Colombia