P. 1
Técnicas de Colecta y Censo de Fauna

Técnicas de Colecta y Censo de Fauna

|Views: 18.847|Likes:

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: Eduardo Antonio Molinari Novoa on Jul 02, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/05/2014

pdf

text

original

Última revisión, diciembre 2005

Técnicas de Colecta y Censo de Fauna
Síntesis José A. Balderrama, Luis F. Aguirre, Rodrigo Aguayo, Fernando Alfaro, Danny Rejas y Lilian Zuñiga

Se autoriza a la institución usuaria a reproducir este material con fines educativos y otros usos no comerciales, así como a distribuirlo a estudiantes realizando cursos en la institución. El material puede ser distribuido a través de fotocopias o páginas de internet. El usuario de este material se compromete a no utilizar el mismo con fines comerciales, como por ejemplo en publicaciones distribuidas por una editora comercial, sin autorización previa escrita del AMNH (Museo Americano de Historia Natural). Cualquier reproducción o distribución debe proveer la cita completa del trabajo original y la declaración de derechos de autor, que es la siguiente: “Los derechos de autor 2005, se reservan para a los autores del material y el Centro para la Biodiversidad y Conservación del Museo Americano de Historia Natural.” La producción de este material fue posible gracias al apoyo de la Fundación Nacional para la Ciencia de los Estados Unidos, a través del programa para el Desarrollo de Cursos, Curricula y Laboratorios (NSF 0127506), y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (Grant Agreement No. 98210-1G017). Las opiniones, hallazgos, conclusiones o recomendaciones expresadas en este documento son las de los autores y no reflejan necesariamente la posición del Museo Americano de Historia Natural, la Fundación Nacional para la Ciencia o el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos.

1

ÍNDICE
ÍNDICE ....................................................................................................................... 2 INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS ....................................................................................... 4 DEFINICIONES PRÁCTICAS........................................................................................ 4 CONSIDERACIONES GENERALES ............................................................................... 5 FUENTES MÁS COMUNES DE SESGO .......................................................................... 5 GRUPOS TAXONÓMICOS ESPECÍFICOS……………………………………………………...6 MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA Y CENSO DE AVES ...................................... 6 PROPÓSITO Y DISEÑO DEL CENSO DE AVES ............................................................ 6 MÉTODOS DE CENSO DE AVES ............................................................................... 7 OTROS TIPOS DE CENSO ....................................................................................... 8 MÉTODOS DE CAPTURA ........................................................................................ 9 OTROS DATOS ..................................................................................................... 9 MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA Y CENSO DE MAMÍFEROS ............................ 9 MÉTODOS DIRECTOS (INVASIVOS) ......................................................................... 9 A) MICROMAMÍFEROS ......................................................................................... 9 B) MAMÍFEROS MEDIANOS Y GRANDES ............................................................... 11 MÉTODOS INDIRECTOS (NO INVASIVOS)............................................................... 13 MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA Y CENSO DE MURCIÉLAGOS ...................... 14 MÉTODOS DIRECTOS .......................................................................................... 14 MÉTODOS INDIRECTOS ....................................................................................... 17 MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA Y CENSO DE ANFIBIOS Y REPTILES ............. 17 METODOS DE CAPTURA………………………………………………………………..17 A) CAPTURA MANUAL ....................................................................................... 17 B) CAPTURA CON LAZO Y OTROS ....................................................................... 17 C) MÉTODOS DE TRAMPEO ............................................................................... 18 MÉTODOS DE CENSO DE ANFIBIOS Y REPTILES ....................................................... 19 CENSO DE GRANDES REPTILES ......................................................................... 20 MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA DE PECES ............................................... 20 MÉTODOS ACTIVOS ............................................................................................. 21 A) REDES DE ARRASTRE ................................................................................... 21 B) REDES DE CERCO ........................................................................................ 21 C) REDES DE CAÍDA .......................................................................................... 21 D) PESCA CON RASTRAS ................................................................................... 21 E) PESCA ELÉCTRICA ....................................................................................... 22 F) LUZ ............................................................................................................ 22 G) ANZUELO Y LÍNEAS ...................................................................................... 23 MÉTODOS PASIVOS ............................................................................................. 23 A) REDES AGALLERAS ...................................................................................... 23 B) TRASMALLO ................................................................................................ 24 C) TRAMPAS .................................................................................................... 24 D) PRODUCTOS TÓXICOS .................................................................................. 24 CARACTERISTICAS GENERALES DE LOS ARTROPODOS ............................................... 25 MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA DE ARTRÓPODOS ..................................... 25 METODOS DE CAPTURA DIRECTA .......................................................................... 25

2

A) TÉCNICAS DE BÚSQUEDA MANUAL ................................................................. 26 B) MANGA ENTOMOLÓGICA O CAZA MARIPOSAS .................................................. 26 C) ASPIRADOR BUCAL O “POOTER”..................................................................... 26 D) EMBUDO DE BERLESSE ................................................................................. 27 METODOS CON USO DE TRAMPAS ......................................................................... 27 A) TRAMPAS ACTIVAS ....................................................................................... 27 B) TRAMPAS PASIVAS ....................................................................................... 29 MÉTODOS PARA ARTRÓPODOS ACUÁTICOS ........................................................... 29 DULCEACUÍCOLAS ........................................................................................... 29 LITERATURA CITADA ................................................................................................. 31 GLOSARIO ............................................................................................................... 34

3

Técnicas de Colecta y Censo de Fauna
Síntesis

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS
Estimaciones recientes relacionadas a cuánto se conoce en realidad de la biodiversidad1, dan cuenta de que se conocen hasta la fecha aproximadamente 2 millones de especies entre plantas y animales (Rosenzweig, 1995). Sin embargo este valor de las especies que se conocen hasta la fecha es muy pequeño frente a las estimaciones de lo que en realidad podría existir en el planeta. En un trabajo clásico, el investigador Terry Erwin analizó la comunidad2 de escarabajos que viven en una sola especie de árbol (Luehea seemannii). El encontró que en 19 árboles de Luehea habitaban 1200 especies de escarabajos (Erwin, 1982). A partir de este dato, el estimó que podría existir hasta 10.8 millones de especies de coleópteros3 de dosel4, que en los trópicos podrían existir 27 millones de especies de artrópodos5 y que en todo el mundo podría llegar a los 30 millones. Estos datos, tomados con cautela, muestran la gran complejidad de solo un grupo de animales (artrópodos) y revelan a su vez que para poder conocerlos a todos hay que ver maneras ingeniosas de capturar y registrar especies e individuos (Ver Módulo: ¿Qué es la Biodiversidad?). El proceso de inventariado de la biodiversidad es una actividad fundamental para el conocimiento de la misma y es un proceso muy lento por la gran diversidad de organismos que habitan en el planeta, pero también porque las técnicas para poder colectarlos e identificarlos son muy complejas y específicas para distintos grupos. En este módulo tratamos de mostrar de una manera muy general algunas de las técnicas de colecta y censo más importantes para algunos grupos de animales recordando desde un principio que la combinación de técnicas es la mejor manera de representar a la mayor cantidad de especies en una muestra.
DEFINICIONES PRÁCTICAS

Un instrumento básico para poder permitir la conservación de los recursos naturales es el inventariado de los mismos. Como parte del proceso mismo de gestión, el inventario de las especies y ecosistemas permite el desarrollo de prácticas de monitoreo. Por ello es importante reconocer cuales son las diferencias entre censos, vigilancia y monitoreo como tal para que las mismas políticas de gestión para la conservación estén claras y sin contradicciones.

4

Hellawell (1978) considera tres tipos de términos que deben diferenciarse: Censo (o Survey en inglés), que correspondería más a un tipo de ejercicio en el cual se desarrollan una serie de observaciones cualitativas y cuantitativas por medio de un método estandarizado y en un período restringido de tiempo, pero sin ningún tipo de preconceptos de lo que los resultados darán. Vigilancia (Surveillance), correspondiente a un programa extendido de censos llevados a cabo con el fin de proveer una serie temporal de resultados para hacer observar variaciones y/o un rango de estados o valores que podrían encontrarse en el tiempo, pero que al igual que en el caso anterior sin ningún preconcepto de lo que se pueda encontrar. Monitoreo (Monitoring), que se entiende como una vigilancia intermitente (regular o irregular) llevada a cabo para poder medir el grado de cumplimiento de estándares determinados o el grado de desviación de una norma establecida.
CONSIDERACIONES GENERALES

El número de animales en un lugar particular, el promedio de la densidad6 de estos en un tipo de hábitat7 para una época dada, o cualquier otra característica a ser estimada, tiene un valor preciso, "el valor real", el cual es desconocido. Excepto en casos excepcionales la estimación de este valor será de alguna forma diferente del valor real; esta diferencia es llamada error. Existen dos fuentes de error: La variación normal y el sesgo8 en la toma de los datos. Los resultados obtenidos con la menor cantidad de cada error serán precisos y exactos. Para obtener una mayor precisión se debe aumentar el tamaño de la muestra, porque la precisión se incrementa proporcionalmente con número de muestras. Las muestras a ser tomadas, por ejemplo utilizando cuadrantes de estudio, deben situarse aleatoriamente9, para poder obtener datos en todos los posibles hábitats (Bibby et al., 1992).
FUENTES MÁS COMUNES DE SESGO

Las fuentes más comunes de sesgo en los datos se dan debido a: El observador. Personas diferentes varían enormemente en sus aptitudes de observación de animales y en su motivación. Método de censo. Diferentes métodos de censos indudablemente varían en sus suceptibilidades a los sesgos. Lo más importante es utilizar el método más adecuado a los objetivos que uno se plantea. Esfuerzo y velocidad. Es muy normal que mientras uno ponga más esfuerzo en la observación podrá ver más animales, lo mismo ocurre si uno va más lentamente. Durante un estudio el esfuerzo debe estandarizarse con el tiempo, y las parcelas o cuadrantes de estudio deben considerarse como parte del esfuerzo, es así que parcelas de diferentes tamaños deben presentar el mismo esfuerzo por unidad de área. Hábitat. Los animales son más fáciles de observar en algunos lugares que

5

en otros. Es así que es más fácil detectar a los animales en hábitats más abiertos que en otros muy cerrados, con sotobosque10 denso. La especie de animal. Diferentes especies de animales también difieren en la facilidad de ser censados. Algunos son más notorios que otros, algunos son capturados con más facilidad que otros y así sucesivamente. La densidad de individuos. Cuando el investigador encuentra grandes densidades de animales, el observador tendrá el problema de reconocer a las diferentes especies o individuos, especialmente sabiendo que cada especie e individuo varían en la facilidad de ser detectado. Actividad de los animales. Los individuos y las especies varían en su detectabilidad de acuerdo a la actividad que realizan, es más fácil observar a las especies que se encuentran descansando en sus colonias o grupos familiares que otras que forman parte de grupos nómadas11 que van buscando alimento o migrantes que se mueven entre diferentes localidades. Época. Muchas especies son más detectables en ciertas épocas del año, por ejemplo es más fácil escuchar los cantos de las aves cuando estas se encuentran en la época de apareamiento. Hora del día. La hora del día también es un factor importante, porque la actividad de las animales puede variar, es así que a veces es más frecuente detectar a ciertas especies al amanecer que durante el resto de día. Debido a esto la hora de los censos también debe ser estandarizada. Tiempo o clima. Los climas extremos afectan la actividad de los animales y también la detectabilidad por parte del observador. Los vientos y lluvias afectan en gran medida la actividad de los animales, por ejemplo, siendo muy difícil de observarlas.

GRUPOS TAXONÓMICOS ESPECÍFICOS
MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA Y CENSO DE AVES
Las aves son probablemente los animales más fáciles de censar. Son generalmente muy vistosas, relativamente fáciles de observar y sus cantos son muy audibles. Por estas razones los estudios sobre aves son muy populares, debido a esta popularidad se encuentran varias guías de identificación de aves de muy buena calidad, disponibles para personas profesionales o personas que gustan de observarlas. Propósito y diseño del censo de aves Uno de los objetivos más simples para realizar los censos, es el de responder que aves existen en un lugar dado (listas de especies). Estos estudios son diseñados para evaluar sitios poco conocidos o para delimitar una línea de base primaria para un estudio o experimento más complejo. Otro uso interesante que puede darse a estas listas es el de conocer la presencia o ausencia de especies raras o importantes para conservar. Algunos objetivos también pueden ser el de conocer el tamaño de una población, donde solamente se cuentan los individuos de una especie. Estos estudios son muy utilizados para conocer, si se da el caso, las épocas para la caza o aprovechamiento de alguna especie. También es muy útil para la conservación de especies raras o endémicas12 debido a que nos permite

6

predecir si el tamaño de las poblaciones es aún suficiente para la persistencia de la especie. Otro tipo de estudios son los de distribución, en los cuales no es importante conocer el número de individuos, sino simplemente especificar donde el ave existe o no existe. Estos datos pueden presentarse en forma de mapas de distribución que son muy útiles para diferentes propósitos (p.e. determinar la diversidad y endemismo de una localidad). Los hábitats de las aves son de mucho interés por varias razones. Una de las razones más importantes es la de predecir los efectos en las aves, de los cambios en el paisaje13. Los resultados también pueden tener importancia en los planes de uso de tierras, o en el manejo de áreas como reservas naturales (Bibby et al., 1992). Métodos de censo de aves Uno de los métodos de censo más utilizados son las Líneas de transectas. Estas son realizadas por los observadores moviéndose a lo largo de una ruta fija y registrando a las aves observadas a ambos lados de la ruta. Debido a que el observador necesita moverse libremente a través del terreno, los transectos son más recomendables en áreas extensas de hábitats abiertos continuos. Se debe elegir la ruta del transecto asegurándose que la localización sea lo más aleatoriamente posible. Estos transectos pueden realizarse en cualquier fecha del año, sobre tierra firme, el mar (con botes) o inclusive en el aire (avionetas). Una de las mayores desventajas es que muchas veces los transectos pueden atravesar lugares de difícil acceso, también la identificación de las aves se dificulta debido a que el observador está en continuo movimiento (especialmente si se realiza en bote o por aire). Las densidades solo pueden ser estimadas asumiendo que todas las aves de la línea de transecto han sido observadas, que las aves no han sido espantadas antes de ser observadas, que no han sido censadas dos veces, que la distancia fue estimada sin errores y que todas las observaciones son eventos independientes. Puntos de censo. Estos se realizan desde un lugar fijo en un periodo de tiempo estandarizado. Puede ser realizado en cualquier época del año. Los puntos de censo pueden ser utilizados para estimar la abundancia relativa de cada especie. Este método también es muy útil para monitorear las poblaciones de aves a lo largo del tiempo. Las estaciones de puntos de censo deben ser situadas aleatoriamente en un territorio dado, teniendo el cuidado de que estas no estén muy cercanas unas de otras, una distancia recomendable es de 200 m. Esta distancia no debe ser tampoco muy grande, debido a que se invertiría demasiado tiempo en trasladarse de un punto al otro. Estos puntos de censos son más utilizados para contar aves canoras que para aves poco detectables. Debido a que la mayoría de las especies son detectadas por sus cantos, es muy recomendable que el observador cuente con una amplia experiencia. Algunos de los sesgos más comunes son: censar los mismos individuos o no identificar de manera correcta algunas aves, también mientras más grande sea el radio del punto de observación las especies son más difícilmente observadas a mayor distancia. 7

Otros tipos de censo Varias especies de aves anidan en colonias y otras se reúnen en algunos sitios para descansar o refugiarse; a consecuencia de ello son fácilmente censables. El método de conteo de refugios y nidos consiste simplemente en contar las aves desde una posición preferentemente más alta y opuesta a la colonia. La gran ventaja de este método es que se puede censar fácil y relativamente rápido una gran parte de la población de la especie a ser estudiada. Las mayores dificultades se presentan cuando la colonia es muy grande, para lo cual se puede subdividir el terreno. También se debe tener mucho cuidado de no asustar a las aves (Sutherland et al., 1998). Existen varias especies de aves que forman "leks", que son áreas donde los machos se reúnen para desplegar sus plumajes y cantos para conseguir pareja. Estos sitios son ideales para censar este tipo de especies. Las desventajas en el conteo de leks son que las hembras son difíciles de ver y pocas son observadas y los juveniles normalmente no participan en los "leks". Muchas especies forman bandadas grandes para realizar migraciones principalmente en el invierno a lugares más cálidos. Estas formaciones pueden ser fácilmente censadas preferentemente en los sitios de su recorrido normal de migración. El método de conteo de bandadas y especies migrantes es muy útil ya que muchas de especies son fácilmente detectables en esta época, mientras que durante el resto del año se dispersan. Los principales sesgos se dan cuando las cantidades de individuos son muy altas y a veces es fácil de sobrestimar su número real. Una manera exitosa de realizar censos, y muy empleado por observadores de aves, son las caminatas al azar. Los censos se realizan mediante caminatas lentas y silenciosas en un área aproximada de estudio de 1.5 km2 de manera tal que se anoten todas las identificaciones de las aves desde el amanecer hasta el anochecer con breves notas o grabaciones de cantos de aves desconocidas para su posterior ajuste. Es bastante útil para conocer la riqueza de especies de una localidad, ya que pueden registrarse las aves en todo momento del día y aprovechando los senderos ya existentes (Fjeldså 1999; Herzog et al., 2002). Algunas especies son difíciles de observar, pero muchas de estas responden a grabaciones de sus cantos y entonces son más fáciles de censar. El método de respuestas a grabaciones también es muy útil para especies nocturnas como búhos y atajacaminos14. Las desventajas consisten en que algunas especies no responden a las grabaciones y otras especies se acostumbran a ellas (Sutherland, et al., 1998).

8

Métodos de captura El más comúnmente empleado es el uso de redes de niebla. Las redes de neblina deben colocarse en diferentes lugares del área de estudio, de tal manera que se abarquen todos los hábitats posibles en las zonas del lugar de estudio, de esta manera se maximiza el éxito de captura de las especies que habitan este lugar (Ralph et al., 1996). Con éste método las aves pueden ser luego individualizadas mediante el uso de anillos o marcas para luego conocer su época reproductiva y otros datos relacionados a su biología. Los anillos pueden ser metálicos y otros plásticos de diferentes colores, con los que se pueden hacer combinaciones para identificar a cada individuo (Bibby et al., 1992; Ralph et al., 1996; Sutherland, 1998). Otros datos Una vez capturadas, se puede luego tomar datos tales como sexo, etapa reproductiva, edad y medidas morfométricas de cada individuo capturado (Ralph et al., 1995). El sexo y le edad son muchas veces difíciles de distinguir, es por esto que tener las aves capturadas nos ayuda a la determinación del sexo por indicios como el estado de desarrollo de la cloaca, el estado reproductivo mediante el desarrollo del parche incubatorio15 y la edad a través del estado de osificación del cráneo (ver diapositiva 7). El uso de armas de fuego es una de las técnicas más antiguas para atrapar aves, se utilizan principalmente con propósitos de colecta y pueden utilizarse desde rifles hasta escopetas, lo importante debe ser considerar el calibre de las armas y el tipo de munición, que debe ser proporcional a la especie de ave que se desea colectar. Las jaulas y otros artefactos para atrapar aves también son muy antiguos y existen muchos tipos y variaciones, es así que la persona debe considerar que especies de ave quiere atrapar. Las jaulas son apropiadas para aves relativamente pequeñas y pueden atraerse con diferentes sebos (semillas, frutos, etc.). Aves más grandes pueden atraparse con sebos y lazos, dependiendo de la especie que se necesite atrapar.

MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA Y CENSO DE MAMÍFEROS
Existen dos grupos principales de métodos para la captura y censo de mamíferos, los directos y los indirectos. Métodos directos (invasivos) a) Micromamíferos16 Los micromamíferos (roedores y marsupiales) son el grupo elegido para trabajos cortos de evaluaciones de diversidad de mamíferos, debido a que con relativamente poco esfuerzo se puede tener una serie de datos lo suficientemente

9

consistente para tener una buena evaluación. Muchos autores indican que el trabajo con roedores es muy complejo, por la escasa información a nivel taxonómico, lo complejo que resulta la identificación de las especies y por lo difícil del transporte de las trampas a lugares poco accesibles. El trabajo con micromamíferos se lo realiza casi exclusivamente con métodos invasivos (Sargent y Morris, 1997). El uso de trampas de captura viva es el más adecuado para trabajos a nivel poblacional, son muy efectivas para técnicas de marcado y recaptura principalmente. Sin embargo es necesario tomar en cuenta algunas consideraciones: Disposición de las trampas: la disposición de las trampas dependerá mucho del tipo de estudio, aunque de forma general lo ideal es distribuir las trampas de forma equitativa entre todos los hábitats presentes en la zona de estudio. Es adecuado el instalar trampas a nivel del piso y también en el estrato arbóreo, de esta manera se garantiza la captura de algunos micromamíferos arbóreos. Las trampas se instalarán en transectas lineales o en grillas17, dependiendo de las condiciones del terreno. Número de trampas: para un muestreo eficiente es necesario un buen número de trampas o un buen número de días de trampeo. En el caso de que se realice un trabajo de evaluación de la diversidad lo adecuado es un esfuerzo de 500/trampas Sherman noche, es decir 100 trampas durante 5 noches o 50 trampas por 10 noches (Voss y Emmons, 1996). Cebo y material adicional: Este tipo de trampas necesitan de atrayentes artificiales o naturales, de manera general el uso y combinación determinados alimentos da origen a la estandarización de cebos. En general se recomienda: Para 100 trampas tipo Sherman: 1 Kg. de Avena, ½ kilo de uvas pasa, ¼ kilo de mantequilla de maní, 1 lata de atún, 1 frasco de esencia de vainilla de 50 cc. Para trampas tipo Tomahawk un atrayente adecuado son las sardinas. Análisis de la información: Los datos obtenidos mediante esta técnica permiten la estimación de la abundancia relativa para las especies capturadas, la riqueza, la diversidad; en caso de realizar trabajos de marcado y recaptura se puede estimar movimientos, rango de hogar18, tamaños poblacionales. La principal ventaja de este tipo de trampeo es que no necesariamente los individuos serán colectados. La principal desventaja de este tipo de trampas es la selectividad en el tipo de captura, que no permite tener una buena representación de especies registradas, otra desventaja es el transporte ya que estas trampas son relativamente grandes y pesadas y el alto costo de la mismas. El uso de trampas letales se da en condiciones de evaluaciones de diversidad a gran escala donde el esfuerzo de trampeo es muy grande, por lo general el uso de estas trampas es más frecuente en evaluaciones rápidas de diversidad donde el esfuerzo de captura es alto en el número de trampas y bajo en el número de días de muestreo (Emmons y Fear, 1999). La disposición y número de estas trampas es similar a las de captura viva, ya que por su fácil manejo pueden instalarse en casi cualquier lugar. El trabajo con este tipo de trampas resulta muy eficiente para un muestreo intenso, ya que no son trampas selectivas y por lo general su tasa de captura esta por encima que el de las trampas de captura viva, especialmente las

10

trampas de golpe que capturan un gran número de especies que no son colectadas con otro tipo de trampas. Otra ventaja es el bajo costo de este tipo de trampas y el fácil transporte de las mismas. La principal desventaja es que al momento de capturar a los individuos las trampas de golpe y las trampas Victor pueden dañar o destruir el cráneo de los mismos, esto es muy importante ya que la mayoría de las especies de roedores y marsupiales se los puede identificar mediante características del cráneo. b) Mamíferos medianos y grandes La evaluación de mamíferos medianos y grandes se dificulta considerablemente por las características de estas especies, que por lo general son difíciles de observar, tienen grandes territorios, son arborícolas, de hábitos y actividad crepuscular19. Por esta razón el trabajo con estos grupos básicamente se lo realiza mediante censos y apoyo de técnicas con tecnología avanzada como trampas cámara, telemetría20 y otros (Ver Diapositiva 9). Algunas trampas empleadas para mamíferos grandes son las “trampas caja”. Este tipo de trampas se utiliza para la captura de mamíferos de gran tamaño, principalmente carnívoros, pueden ser de madera o metal y por lo general son de 1.5 a 2 m2. Los individuos capturados por lo general son para estudios con técnicas de telemetría y estudios poblacionales. El número y disposición depende del tipo de estudio, por lo general para estudios con grandes mamíferos como los carnívoros es necesario tener un buen número de estas trampas e instalarlas en una extensión amplia que pueda cubrir el territorio de la especies estudiada. El cebo o atrayente usado para este tipo de trampas por lo general son alimentos que son parte de la dieta de las especies en estudio. Las ventajas que ofrecen este tipo de trampas son que los individuos capturados no sufren daños, son herramientas muy útiles al momento de trabajar con grandes carnívoros, ya que ofrecen un alto índice de captura. La principal desventaja radica en el tiempo de se toman las especies para acostumbrase a una trampa de gran tamaño y perder el miedo y poder ingresar en su interior, otra desventaja es la dificultad en el transporte, debido a su gran tamaño. Otras trampas son la denominadas “trampa cepo” o de golpe. El uso de estas trampas históricamente fue muy grande, en la actualidad su uso esta restringido o prohibido por legislaciones en varios países. Al momento de realizar trabajos de evaluaciones de diversidad son muy útiles y también para la confirmación de la presencia de especies en determinados hábitats. Este tipo de trampas se utiliza fundamentalmente para la captura de carnívoros como zorros, felinos pequeños, mustélidos21 y otros. El número de estas trampas en estudios con carnívoros por lo general no es muy grande, ya que son instaladas en sendas, caminos y zonas potenciales de uso de las especies estudiadas. La ventaja es que con este tipo de trampas se puede capturar fácilmente especies esquivas a otros tipos de trampas como canidos y felinos. La principal desventaja de esta técnica es que las trampas pueden dañar permanentemente las extremidades de los individuos capturados, también en muchos casos se observó que individuos capturados dejan parte de 11

sus extremidades en la trampa con el fin de huir, por lo que es necesario revisar constantemente este tipo de trampas. Una forma muy común y con mucho éxito es el empleo de telemetría mediante el uso de receptores y antenas. La telemetría es relativamente nueva, consiste en la instalación de collar transmisor que emite una señal en los individuos estudiados, paralelamente se realiza un seguimiento con antenas de recepción que captan la señal del collar y ofrecen datos de actividad, dirección y posicionamiento del individuo. Este tipo de técnica se usa con una gran variedad de especies desde primates hasta grandes carnívoros. Una vez instalado el collar en el individuo se realiza el seguimiento por el tiempo que dure la batería del collar transmisor, mediante la antena receptora se capta la señal y se toman datos de ubicación, actividad horaria, uso de hábitat, desplazamiento y otros. La ventaja con este tipo de técnicas es que se puede realizar un seguimiento de largo alcance y con datos muy sólidos sobre la actividad y uso de hábitats. Las desventajas radican en el costo del equipo que es muy alto, el uso de trampas para la captura de los individuos a ser estudiados y las limitantes propias de la técnica, como la instalación de collares exclusivamente en adultos. Las trampas cámara (Camtrack) es una técnica nueva y con un gran potencial para la evaluación de diversidad y para la confirmación de la presencia de especies en determinados hábitats. Mediante esta técnica se han realizado un gran número de nuevos registros, en la actualidad su uso es más frecuente. Esta técnica depende en gran medida del número de trampas cámara que se disponga y la instalación de éstas se da en lugares con alto potencial de ocurrencia de las especies en estudio, como salitrales, caminos, sendas, arroyos. La principal ventaja de esta técnica es que no es selectiva con las especies y permite realizar estudios con un amplio número de especies, otra gran ventaja es que no requiere de mucho esfuerzo para el registro de las especies. Las desventajas radican principalmente en el costo del equipo y el de operación de las mismas cámaras, otro problema adicional es la posibilidad de pérdida o robo del equipo que por su elevado costo representa un serio inconveniente. Las técnicas más frecuentemente usadas por los investigadores son los censos por observación directa, principalmente por su simplicidad y por ser eficiente al momento de evaluar la diversidad en condiciones de corto tiempo. Por lo general los censos de observación directa se los realiza en los periodos de actividad de las especies en estudio, casi la mayoría de los mamíferos medianos y grandes son actividad crepuscular por lo que los censos de observación directa son principalmente en la madrugada y al atardecer. Los censos de observación directa se los realiza tomando como unidad de esfuerzo la distancia y tiempo recorrido, como km/h por ejemplo. Por lo general el tipo de censo depende mucho de la especie estudiada, varia de acuerdo al modo de vida de la especie ya sea este arborícola, terrestre, acuático, etc (Sargent y Morris, 1997).

12

Métodos indirectos (no invasivos) Mamíferos medianos y grandes Los métodos indirectos en muchas ocasiones resultan ser las herramientas más accesibles para la evaluación de la diversidad, y otros aspectos ecológicos de las especies. Por lo general no implica un gran esfuerzo, ni una gran inversión económica y los resultados son muy similares a los obtenidos con otras técnicas más complejas. Una característica de este tipo de técnicas es que se pueden obtener series buenas de datos sin afectar el normal desarrollo de la actividad de las especies estudiadas. Es muy importante resaltar que este tipo de técnicas se pueden usar para el estudio de micromamíferos, mamíferos medianos y mamíferos grandes. Las Estaciones de registro son sitios de observación, registros y colecta de datos indirectos como pelo, heces, huellas y otros. Particularmente las trampas para pelo son muy adecuadas al trabajo con grandes mamíferos como carnívoros y grandes herbívoros, por lo general constan de un alambre de púas u otros instrumentos que puedan quitar el pelo de los individuos de las especies en estudio. Por otro lado, las estaciones de huella o comúnmente llamados “huelleros”, son estaciones de registro de huellas, generalmente preparados con arena fina y las dimensiones pueden variar desde unos metros hasta sendas de varios kilómetros. Esta técnica es muy económica y muy efectiva para evaluaciones de diversidad. El uso de atrayentes artificiales en este tipo de estaciones es muy común, principalmente en el trabajo con carnívoros. Los censos de indicios, como parte de los métodos indirectos, son principalmente diurnos y con la finalidad de registrar huellas, heces, rasguños, restos de comida, pelo y otros. Es una forma rápida, eficiente y económica de registrar las especies de un lugar. Es adecuado complementar esta técnica con el uso de guías de campo de huellas, heces y otros. Las Entrevistas y registro comunal son muy útiles y generan información adicional que resulta muy valiosa. Esta dirigido a residentes y comunarios de las localidades evaluadas. Se realizan para este objetivo, encuestas semi – estructuradas, que son entrevistas que siguen un formato más amplio y no restrictivo, están dirigidos a una amplia gama de personas desde niños hasta personas adultas independientemente del sexo. Este tipo de técnicas tiene que estar acompañas de material didáctico como fotografías, dibujos, grabaciones y otros, que identifiquen a las diferentes especies de mamíferos posibles en la zona de estudio. La ventaja principal es que permite obtener gran cantidad de información adicional y permite realizar monitoreo a largo plazo, la desventaja es que la información obtenida en algunos casos no es totalmente fidedigna y representa un sesgo muy grande. Por otro lado las planillas de control de caza son muy útiles para el monitoreo y seguimiento a largo plazo de la caza en

13

determinados lugares, representa una herramienta muy confiable para estimar los volúmenes de caza comercial, caza de subsistencia, etc.

MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA Y CENSO DE MURCIÉLAGOS
Debido a la naturaleza especial de los murciélagos (únicos mamíferos voladores), en el presente módulo, los métodos de captura y censo de murciélagos se presentaran en un capítulo separado, por diferir consistentemente con los métodos empleados para el resto de mamíferos. La captura de los murciélagos generalmente se la realiza cuando estos se encuentran volando de sus guaridas22, a los sitios de alimentación, donde beben agua, cuando retornan a sus guaridas o cuando vuelan entre sitios de alimentación. También es posible capturar murciélagos directamente de los lugares donde habitan, como son las cuevas, troncos huecos, techos de las casas, alcantarillas y otros. Los métodos de captura varían según el tamaño de los animales, las características de vuelo y el tipo de dieta que ellos presenten (Kunz y Kurta, 1988). Para decidir qué método se empleará (ya sea directo o indirecto) es importante conocer la zona de estudio, la topografía local y la estructura del hábitat (p.e. densidad de vegetación). Es importante tener en mente que no todos los métodos son apropiados para todas las especies de murciélagos, algunas técnicas son más utilizadas que otras, como ser redes de neblina y trampas de arpa, pero hay algunos otros métodos que dependerán de las situaciones especiales del entorno y de las especies a capturar (Tuttle, 1976; Kunz y Kurta, 1988; Helman y Churchill, 1986; Cotterill y Ferguson, 1993). El investigador debe tener en cuenta las condiciones del clima, el hábitat y muy particularmente la fase de la luna, ya que se sabe que esta última afecta considerablemente a numerosas especies de murciélagos (Morrison, 1978). Es fundamental tener en mente que no todas las especies se comportan de la misma manera y que la tasa de captura de algunas de ellas es baja, por ello se deben emplear varios días por localidad para tener una muestra representativa de especies. Esto generalmente se logra cuando se evalúan las curvas de acumulación de especies por esfuerzo de captura, donde al tener una curva estabilizada en una asíntota (la curva forma ya un techo estable), se puede considerar que la colecta ha sido significativa (Moreno y Halffter, 2001). Para esto, es fundamental que el trabajo de campo sea estandarizado y homogenizado para hacer los resultados comparables (Aguirre et al., 2003). Métodos directos Existen diferentes formas para capturar murciélagos de manera directa y su efectividad dependerá de la técnica escogida, las características de las especies y las características del hábitat a muestrearse. Las más ampliamente difundidas son las técnicas en las que se emplean redes de neblina, trampas de arpa y diversas formas de captura manual.

14

El empleo de las redes de neblina data de hace mucho tiempo atrás y revolucionó el inventario de murciélagos en general, ya que antes se lo hacía mediante captura manual u otros medios con menos éxito en la representación de especies (Nelson, 1965). El uso de redes es una de las formas más eficientes para capturar murciélagos, especialmente aquellos que vuelan dentro del bosque o los que se encuentran siguiendo quebradas, caminos en los bosques y ríos. Son fáciles de colocar y relativamente baratas. La desventaja es que deben ser inspeccionadas con frecuencia y cuando los murciélagos se enredan demasiado es posible que la red se rompa con facilidad. No se debería usar la red en entradas a cuevas o guaridas (Kunz et al., 1996). Estas redes fabricadas con monofilamentos generalmente de nylon, son colocadas de manera rectangular y horizontal al piso y pueden venir de diferentes tamaños. Muchas de estas redes pueden ser combinadas para crear una sola más grande, alta o larga, o para disponer las mismas en formas de “H”, “T” o paralelas que contribuyen a aumentar la superficie de captura en un lugar dado o capturar murciélagos que esquivan la primera red pero caen en la siguiente. Con el uso de poleas es posible elevar redes en la parte alta del dosel del bosque y capturar murciélagos que estén volando en alturas (Humphey et al., 1968; Kunz et al., 1996; Kalko y Handley, 2001) . Las redes generalmente se sostienen en dos parantes clavados al piso o sujetados mediante cuerdas. Es importante tener cuidado con no enredarlas al guardarlas, ya que el momento de volver a usarlas el trabajo de desenredar puede ser moroso. Para sacar murciélagos que hayan caído en las redes es fundamental observar por cual lado dichos animales entraron a la red. Esto se consigue levantando la red por encima del murciélago y observando si se ve al murciélago libre de red. Una vez definido el lugar de entrada se procede a desenredar al murciélago de la red. La manera más práctica es sostener con una mano las patas del animal y suavemente ir jalando al individuo mientras se desenredan las partes de la red, primero de la sección de la cola, pasando por los antebrazos y finalmente la cabeza (Finnemore y Richardson, 1987). Si los murciélagos están fuertemente enredados esta tarea es más dificultosa y a veces se puede romper la red en el intento, por ello es que la revisión periódica (cada 20-60 minutos) es muy recomendable. Como el animal se encuentra en una situación de estrés tratará de morder como medida de autodefensa. Por ello es que es muy importante que el investigador emplee guantes de cuero para evitar ser mordido. Otro método que resulta muy práctico para capturar murciélagos es el empleo de trampas de arpa. Como su nombre lo indica, la trampa de arpa consiste en un marco rectangular de metal que es cruzado por una serie de cables verticales delgados separados por un espacio aproximado de 2,5 cm. Este método, originalmente modificado posteriormente (Tidemann y Loughland, 1993), funciona bajo el principio de que los murciélagos golpean el juego de cables y caen a una bolsa debajo la trampa, de donde se los puede recoger con facilidad. Esta trampa tiene la gran ventaja de que los animales no sufren mucho estrés por no estar enredados, no se necesita visitar la trampa tan a menudo y puede ser colgada y 15

colocada en diferentes situaciones. Una desventaja de la trampa es que dependiendo de su tamaño y al ser hecha generalmente con piezas de aluminio, su transporte no es tan bueno como las redes. Las cuerdas, generalmente nylon de pesca, pueden ser fácilmente reemplazadas cuando estas se quiebran. Las trampas pueden medir desde un metro cuadrado hasta las más empleadas de 2X1.8 m. Estas últimas son más difíciles de transportar. La bolsa que permite la captura de los murciélagos consiste en un sistema de doble bolsa, la externa de tela resistente y una encima de esta e interna que es generalmente de plástico. Esto permite que los murciélagos que caen en este sistema suban trepando y queden atrapados entre ambas bolsas. Las trampas que mejor resultado han dado son aquellas que tienen dos juegos de cuerdas dispuestas paralelamente, donde el murciélago pueda pasar el primer juego de cuerdas y chocar contra el segundo. Los mejores lugares para colocar las trampas de arpa son aquellos en los que generalmente no se puede poner redes de neblina, ya sea por que el hábitat para ser muestreado presenta dificultades o por que se quiere colectar a la entrada de algunas guaridas. Estas trampas son buenas para ponerlas en cuevas o colgarlas incluso en edificios que presenten entradas a los murciélagos. Tidemann y Loughland (1993) modificaron el método de trampa de arpa y crearon una muy grande para murciélagos de gran tamaño. La combinación de métodos, redes de neblina y trampas de arpa, puede ayudar a incrementar la captura de especies de una zona dada y mejorar el inventario de murciélagos. Antes de la aparición de las redes de neblina, la captura manual era la única que se conocía. El uso de las manos, con guantes, para atrapar murciélagos puede ser práctico cuando se encuentran individuos en hojas de plantas enrolladas o en guaridas. Una forma muy general de agarrar murciélagos es mediante el empleo de redes del tipo entomológicas directamente de las cuevas o de sus guaridas (cuevas, troncos huecos, edificios, troncos caídos). Este método aún es útil para capturar murciélagos en esos lugares y se aconseja que la red sea relativamente gruesa para evitar que se rompa (Kunz et al., 1996). Otra forma de capturar murciélagos es mediante el uso de papeleras o basureros a los cuales se les puede sacar el fondo y colocar en su lugar una red de tela. Este tipo de trampa es práctica para capturar murciélagos que se encuentran colgados y agregados en un grupo. Generalmente esto permite la captura de todo el grupo familiar o del harem23 y sirve para estudios de poblaciones (Kunz et al., 1996). El uso de trampas de bolsa o de túnel también es una forma de captura de murciélagos. Consiste en colocar la bolsa formando un túnel que termina en un saco donde pueden removerse a los murciélagos. Estas trampas generalmente son colocadas en salidas de guaridas y para murciélagos que se arrastran brevemente antes de salir volando. El uso de estas trampas es muy recomendable para guaridas en troncos que presenten aberturas pequeñas y para agujeros en

16

construcciones humanas que sirven de entrada a los murciélagos (Kunz et al., 1996). Métodos indirectos El sistema de sonar de los murciélagos puede ser aprovechado para identificar especies y tener información referente al comportamiento de los mismos (p.e intensidad de alimentación). La detección acústica de los murciélagos se logra mediante el empleo de detectores de murciélagos que amplifican el ultrasonido emitido por estos, a sonido audible y pueden captar además la intensidad y frecuencia de los sonidos de los murciélagos (Schnitzler y Kalko, 2001). Este método permite identificar principalmente especies de murciélagos insectívoros y no tanto especies que se alimenten de otras cosas (p.e. frutas, néctar, sangre), ya que el sistema de radar no esta tan desarrollado en estos animales. Pese a que este método ha demostrado ser de gran utilidad para complementar inventarios de murciélagos, presenta varias limitaciones. Una de ellas se refiere a la adquisición de los detectores como tal que algunas veces pueden ser muy caros. Otra gran limitación es que el investigador debe tener un buen conocimiento de bioacústica24, ecolocalización25 y métodos de análisis acústicos (e incluso conocimientos electrónicos). Finalmente, al ser la detección acústica un método muy nuevo, se cuentan con muy pocos registros de especies (catálogos de sonidos) para la mayoría de los lugares donde los murciélagos están presentes. Esto, por supuesto abre una gran posibilidad de trabajo.

MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA Y CENSO DE ANFIBIOS Y REPTILES
Métodos de captura a) Captura manual La forma más común para atrapar anfibios y reptiles es la manual, para los anfibios es preferible buscar a los mismos en las noches, sobre ramas, hojas, rocas, próximos a cuerpos de agua (en el día también se puede buscar algunas especies de anfibios fosoriales26, en la hojarasca y debajo de troncos). A los reptiles se los encuentra principalmente en el día, y para capturarlos con mayor seguridad hay que buscarlos a primeras horas de la mañana donde todavía están aletargados y menos rápidos (Bennett, 1999). b) Captura con lazo y otros Otras técnicas usadas para capturar reptiles son el lazo corredizo (para lagartijas arborícolas), las catapultas (para lagartijas terrestres veloces) y algunas más sofisticadas son los ganchos para atrapar a especies arborícolas que están muy altas en el dosel. (Bennett, 1999). También se usan resorteras y escopetas de aire comprimido, pero estas pueden lastimar e incluso matar a los individuos

17

c) Métodos de trampeo El empleo de trampas embudo y cajas tienen el mismo mecanismo que las trampas Sherman, utilizadas para mamíferos, con una puerta sensible al peso del animal y que cierra automáticamente. Sirven para atrapar una gran variedad de lagartijas y muy ocasionalmente a serpientes. Las trampas embudo son la manera clásica de colectar reptiles y una de las mejores para colectar serpientes (Bennett, 1999). Estos métodos permiten capturar a los individuos vivos y así obtener información sobre su coloración, dieta, etc., y también permite, si la especie es conocida, liberarla. Son ventajosos en estudios muy específicos y prolongados, y no son recomendables para estudios de corta duración y en zonas tropicales porque requieren de una fuerte inversión de tiempo y personal. Otro tipo de trampas son las trampas pegajosas, que consiste en poner papeles o pedazos de cartones con superficies pegajosas en lugares específicos, por los cuales pasan anfibios y reptiles, estos son sujetados a estos papeles bastante bien. El investigador que trabaje con este método tiene que revisar constantemente sus puntos de captura para evitar muertes y estrés innecesarios (Bennett, 1999). Además de las desventajas mencionadas estas trampas son costosas y requieren del empleo de mucho personal. Las cercas son barreras cortas (5-15m) que dirigen a los animales que se desplazan por el sustrato hacia trampas ubicadas en sus extremos o a sus lados. Las trampas pueden ser de pozo (tarros de diferente tamaño enterrados en el suelo) o embudo (Heyer et al., 2001). Las ventajas de estas tienen que ver con la captura de individuos vivos, la eficacia para atrapar organismos terrestres y fosoriales, por el contrario las desventajas son la selectividad, el alto costo, mayor tiempo y personal que requiere. Un tipo de trampa ampliamente utilizada es la trampa lazo, la cual se instala en lugares de transito de los organismos y con un señuelo y sebo adecuados debería atraer al organismo que se quiere atrapar, no obstante muchas veces se atrapan a organismos distintos de los que uno busca y solo se utiliza para lagartijas y algunos otros reptiles más grandes (Bennett, 1999). La mayor desventaja es que representa mucho esfuerzo para obtener pocos datos. Al igual que en mamíferos, es posible emplear trampas cámara para detectar algunos reptiles. Las cámaras se instalan en lugares de transito de los reptiles y estas disparan cuando el animal interfiere la luz infrarroja instalada en el sitio de trampeo (Bennett, 1999). La principal ventaja de estas trampas es que no requieren de mucho esfuerzo para el registro de las especies. Las desventajas radican principalmente el los altos costos de los equipos y su operación y de su alta especificidad (capta solo ciertas especies de reptiles).

18

Métodos de censo de anfibios y reptiles Relevamientos por Encuentros Visuales. En la aplicación de esta técnica una persona camina a través de un área o hábitat por un periodo de tiempo predeterminado, buscando animales de manera sistemática. La unidad de esfuerzo se expresa como el número de horas/hombre de búsqueda en cada una de las áreas o hábitats a comparar. Este método es uno de los más empleados pues permite determinar la riqueza y la abundancia relativa de especies de una zona. Otras ventajas son que no requiere de mucho tiempo, sirve para estudios cortos y prolongados, es bastante barato y requiere poco personal (Rabinobich, 1978; Heyer et al., 2001). Transectos auditivos e inspecciones en sitios de apareamiento. En la gran mayoría de especies de anuros, los machos en condición reproductiva emplean vocalizaciones que son especies específicas. La técnica de transectos auditivos aprovecha este comportamiento. Se cuentan todos los anuros cantando a lo largo de un transecto de una longitud determinada y cuyo ancho varia de acuerdo a la detección del canto de cada especie. Muchos anfibios son más conspicuos en sus lugares de reproducción, por lo que los censos en estas zonas son particularmente efectivos. Los datos conseguidos pueden usarse par determinar la abundancia relativa de especies de machos, riqueza, hábitats de reproducción y uso de microhábitats (Heyer et al., 2001). Las desventajas de estos métodos son que se restringen al estudio de los individuos machos que están época reproductiva, además se restringe a determinados sitios donde se congregan los machos. Sin embargo pueden servir de un eficiente complemento de otros métodos. Parcelas de hojarasca o muestreo por cuadrantes. Consiste en disponer un conjunto de pequeños cuadrantes o parcelas en lugares seleccionados aleatoriamente dentro de un hábitat, y analizar exhaustivamente dichos cuadrantes en busca de anfibios y reptiles. Este método puede ser empleado para determinar la riqueza de especies del área, sus abundancias relativas y sus densidades. Una de las desventajas radica en su especificidad hacia anfibios y reptiles de hojarasca y fosoriales, mientras que otros grupos de anfibios y reptiles no pueden ser estudiados por este método. Además requiere de una importante inversión de tiempo y personal (Heyer et al., 2001). Inventarios de larvas. Se han diseñado varios métodos, con el fin de extraer del agua larvas de anfibios, contarlas e identificarlas. Estos métodos incluyen rodeos en superficie, en profundidad, captura con trampas y muestreo por clausuras, en las cuales las larvas son capturadas en cantidades conocidas de agua en cajas, tubos o redes colapsables27. Los objetivos de estos métodos son establecer la riqueza de especies de las larvas en un cuerpo de agua, y determinar el tamaño de la población larval. Representan un buen complemento en estudios de riqueza y monitoreo de anfibios, pero por sí solo, su empleo es muy restrictivo (Heyer et al., 2001).

19

Cercas de desvío y trampas de pozo. Ya se describieron estas anteriormente, pero también pueden emplearse para determinar la riqueza de especies de un área y principalmente para detectar la presencia de especies raras. También puede brindar información sobre la abundancia relativa y el uso de hábitat de determinadas especies (Gibbons y Semlitsch, 1981; Heyer et al., 2001). Las desventajas radican en sus elevados costos materiales, de tiempo y de personal. Censo de grandes reptiles Tortugas acuáticas, y tortugas terrestres. Las tortugas terrestres son animales relativamente fáciles de atrapar pero difíciles de encontrar, sus huecos son más fáciles de encontrar que los animales mismos por lo que se puede utilizar estos refugios para inferir abundancias, por otro lado se los puede seguir mediante sus huellas, y se puede emplear trampas cámara para su censo. Las tortugas acuáticas son más difíciles de capturar pero normalmente se las puede observar tomando el sol el los bordes de playas y troncos de los ríos, por lo que se pueden hacer censos de los mismos en tramos determinados de ríos o por perímetro de laguna. Para capturarlas existen trampas tipo caja que se instalan sumergidos, debajo de los lugares de descaso y donde toman calor (Bennett, 1999; Richter, 1995). Caimanes y cocodrilos. Los caimanes son usualmente visibles en las orillas de los ríos y lagunas tanto durante el día como la noche, por lo que se pueden hacer censos de los mismos a través de recorridos nocturnos y/o diurnos para determinar abundancias y estructura de las edades. En las noches se hace (con un buen entrenamiento) el censo por encandilación de los ojos con linternas o reflectores. Este tipo de censos tanto en tortugas acuáticas como caimanes y cocodrilos resulta caro y requiere generalmente que se trabaje únicamente en estos grupos (Bennett, 1999).

MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA DE PECES
Debido a la gran variedad de tipos de ambientes acuáticos, no existe un método de captura que se pueda aplicar en todos los casos. Más aún, dentro de un mismo ambiente el método de captura adecuado dependerá de las características de las especies presentes. La elección del método de captura dependerá entonces, de factores tales como mano de obra disponible, topografía, naturaleza del cuerpo de agua, velocidad de la corriente, presencia de obstáculos y la identidad y tamaño de las especies. Por estas razones, se han desarrollado innumerables métodos de captura de peces, de los cuales presentamos un breve resumen.

20

Métodos activos a) Redes de arrastre Estas redes se emplean para cercar un área determinada de la zona litoral y se pueden maniobrar desde la playa o desde una embarcación. Las características de las redes de arrastre varían mucho dependiendo de la aplicación y de las especies que se pretende capturar. Redes de arrastre de entre 10 y 30 m de longitud y 1.8 - 2.4 m de alto son empleadas para capturar peces pequeños, pero estas redes pueden tener hasta 100 m de longitud. Una red de arrastre típica es de forma cónica, cerrada en un copo o bolsa, que está hecho de una malla pequeña (0.3 – 0.6 cm). El copo se ensancha en la boca mediante las alas, que sirven para interceptar a los peces y dirigirlos hacia el copo, donde los peces quedan atrapados. La eficiencia de las redes de arrastre se reduce en áreas con abundante detritus28, troncos hundidos, fondo irregular o mucha pendiente. Estas características causarán que la parte inferior de la red quede atrapada o se aleje del fondo, permitiendo que los peces escapen. En lagos, el arrastre es por lo general más efectivo durante la noche, debido a que los peces tienden a acercarse a las orillas al final del día (Tresierra y Culquichicón, 1993; Granado, 1996). b) Redes de cerco Son artes de grandes dimensiones que capturan a los peces rodeándolos por los lados y por debajo (Tresierra y Culquichicón, 1993). Se emplean para colectar en la superficie de hábitats de aguas abiertas. Las redes diseñadas para capturar peces pequeños y juveniles pueden tener entre 30 y 100 m de largo y 3 a 5 m de alto, con una abertura de malla de 0.5 cm. Redes para peces de mayor tamaño pueden tener hasta 200 m de largo con aberturas de malla mayores. Estas redes se disponen en círculo, formando un cilindro en la columna de agua, cuando la red está totalmente extendida, se jalan las líneas que cierran la base del cilindro, atrapando a los peces (Backiel y Welcomme, 1980). c) Redes de caída A esta categoría pertenecen las atarrayas29, se operan arrojándolas desde la ribera o desde una embarcación, atrapan a los peces al caer, encerrándolos. Su empleo está restringido a aguas poco profundas (Tresierra y Culquichicón, 1993). d) Pesca con rastras Las rastras se asemejan a bolsas largas de malla. Son arrastradas en el agua para capturar peces. Muchos sistemas de rastras han sido diseñados para llevar a cabo inventarios de comunidades de peces. Estos sistemas varían en tamaño, profundidad de captura y abertura de malla. Los sistemas de gran tamaño requieren botes de gran potencia, mientras que las rastras de tamaño mediano que tienen la ventaja de ser más fáciles de transportar pero son en general menos 21

eficientes. Existen también pequeñas y ligeras rastras de mano, que se emplean en aguas poco profundas. e) Pesca eléctrica La pesca eléctrica es una técnica que consiste en aplicar una corriente eléctrica al agua, para atraer e inmovilizar a los peces. Se basa en la atracción que ejerce el ánodo30 sobre los peces y los efectos de bloqueo, parálisis y muerte que produce la corriente eléctrica. El equipo básico consiste de un generador de electricidad portátil, un regulador del voltaje, un cátodo31 y un ánodo. En la mayor parte de los casos el equipo se carga sobre los hombros en una mochila, aunque en algunos casos se puede montar sobre un bote especialmente adaptado. El cátodo es un cable trenzado de unos 3 m que cuelga dentro del agua por detrás del operador. El ánodo es una vara de fibra de vidrio que termina en un anillo metálico, es llevado por el operador en la mano y lleva un interruptor que controla el flujo de electricidad. Por seguridad, este interruptor corta el flujo eléctrico cuando el operador no lo presiona, lo que protege al operador en caso de accidentes (Hellawell, 1978; Granado, 1996; B.C. Ministry of Environment, Lands and Parks, 1997). Los peces expuestos a una corriente eléctrica pueden reaccionar de tres maneras: galvanotaxis (el pez es forzado a nadar hacia el ánodo), tetanus (contracción de los músculos) o narcosis (relajación de los músculos). Normalmente se utiliza corriente contínua (DC) y corriente continua por pulsos por que causan galvanotaxis, cuando los peces se acercan más al ánodo estos caen en narcosis y son fácilmente capturados con redes de mano. La corriente alterna (AC) es poco utilizada por que daña mucho a los peces y causa alta mortalidad (B.C. Ministry of Environment, Lands and Parks, 1997). La pesca eléctrica es muy útil y eficiente en pequeños ríos y arroyos, donde es difícil el empleo de redes o trampas. En ríos y arroyos con conductividad relativamente baja (alrededor de 300 µS) los equipos de pesca eléctrica alcanzan su máxima eficiencia. Cuando la conductividad es demasiado alta o baja (menor a 30 µS) se necesita considerablemente más energía para mantener un voltaje adecuado en los electrodos (Hellawell, 1978). Este arte de pesca también puede emplearse para colectar muestras en áreas litorales y poco profundas de lagos, es poco eficiente en aguas profundas y no debe utilizarse para tomar muestras en estas condiciones. Finalmente, es necesario señalar que la pesca eléctrica es riesgosa y siempre debe ser realizada por personal bien entrenado. f) Luz Esta técnica se fundamenta en la orientación de ciertas especies de peces hacia la luz. En países como Alemania y Japón, tradicionalmente se acostumbraba iluminar el agua con fogatas o antorchas para aumentar las capturas. A mediados del siglo 20 se inició el uso de focos en la superficie del agua o sumergidos, que atraen a los peces hacia las redes (Tresierra y Culquichicón, 1993). En aguas 22

poco profundas y transparentes, es posible detectar con linternas a los peces que descansan cerca de las orillas, y capturarlos con arpón. Es un método altamente selectivo y no es adecuado para el estudio de comunidades. g) Anzuelo y líneas Los peces son atraídos con un cebo natural o artificial colocado en un anzuelo que va fijo a un sedal. Los anzuelos pueden ser utilizados con una caña, en palangres, espineles o curricanes. Los palangres están conformados de un cordel principal muy largo y cordeles cortos que penden del cordel principal, en cuyo extremo se cuelgan los anzuelos. Los palangres pueden ser fijados al fondo o mantenerse a la deriva. Los espineles son similares a los palangres aunque más pequeños, un extremo se fija en la playa y el cordel se ubica paralelo a la costa. Los curricanes son cordeles con anzuelos con un cebo o un señuelo, y que son arrastrados por una embarcación a gran velocidad (Tresierra y Culquichicón, 1993; Granado, 1996). La pesca con anzuelo proporciona datos de muy limitada utilidad puesto que es una técnica muy selectiva, se debe utilizar para colecta de muestras solamente cuando no es posible aplicar otro método Métodos pasivos a) Redes agalleras En sus aspectos más característicos, una red agallera está constituida por un paño montado sobre una relinga superior con flotadores y otra inferior con lastres. La acción combinada de ambas relingas mantiene la red en posición vertical. Los peces son capturados mediante tres mecanismos: agallamiento, se produce cuando el pez introduce y pasa su cabeza más allá de la altura de los opérculos32, con lo cual se ve impedido de retroceder; acuñamiento, cuando el pez pasa su cabeza y continúa su avance hasta el punto en que la malla ajusta alrededor de su cuerpo, en el sector de mayor perímetro; y enredamiento, cuando el pez es capturado sin necesidad de introducirse en la malla, por enganche de dientes, espinas o cualquier otra proyección del cuerpo. De acuerdo al método de operación las redes pueden ser fijas o de deriva. Las redes fijas son ancladas al fondo por ambos extremos, y constituyen el método más usual en aguas continentales. Las redes de deriva flotan libremente impulsadas por el viento, corriente, etc. Por otra parte, según la profundidad del calado se diferencian en redes superficiales, de media agua y de fondo. Solo tienen real aplicación en ambientes lénticos33 y ríos de grandes dimensiones (Baigún, 1989). Las redes agalleras constituyen un arte de pesca pasivo especialmente útil para trabajar lugares en los cuales la presencia de vegetación flotante, troncos de árboles caídos y escasa profundidad no permiten emplear artes activas. El empleo de estas redes tiene además muchas ventajas como su fácil manejo, bajo costo, fácil construcción y mantenimiento (Baigún, 1989). Sin embargo, las redes agalleras son selectivas, siendo las tallas de los peces capturados altamente dependientes del tamaño de la malla (Pet et al., 1995; Granado, 1996). Para 23

conformar un arte de pesca lo menos selectivo posible, es conveniente utilizar baterías de redes de diferente abertura de malla simultáneamente, de tal manera que consideren la distribución total de frecuencias de tallas de la comunidad estudiada (Rejas y Maldonado, 2000). Alternativamente se han empleado modelos matemáticos que permiten corregir la selectividad, sin embargo estos modelos han sido desarrollados para peces de forma “típica” (i.e. fusiformes, sin espinas; Pet et al., 1995) y no se pueden aplicar a peces con formas distintas: aplanados dorsoventral o lateralmente, con espinas, dientes u otras estructuras que se enredan en las redes. El uso de redes agalleras no es recomendable en ambientes con corriente rápida, incluso ríos pequeños pueden ejercer mucha fuerza sobre las redes cuando estas acumulan detritus o restos vegetales (Hellawell, 1978). b) Trasmallo También llamado tres telas, esta compuesto por tres paños adyacentes de diferente tamaño de malla, donde la malla de tamaño más pequeño ocupa la posición media. Los paños externos se encuentran más tensos, de tal modo que los peces penetran a través de los paños de malla grande, enfrentando inmediatamente el paño interno, mucho más flojo. Ello produce que los peces al intentar avanzar resulten encerrados en forma de “bolsillos” (Baigún, 1989). Los trasmallos son menos selectivos que las redes agalleras y su uso es recomendado en el mismo tipo de ambientes. c) Trampas Existe una gran variedad de trampas para peces, de las cuales solo mencionaremos las más comunes. Las almadrabas, son redes sujetas al fondo, abiertas hacia la superficie del agua y provistas de un sistema de paños para dirigir y retener a los peces. Suelen estar divididos en compartimentos y el fondo de ellos está cubierto de red. Los garlitos son trampas de forma cilíndrica, con una entrada que se va haciendo estrecha hasta desembocar en un bolsón donde los peces quedan atrapados. Se fijan al fondo con anclas, lastres o estacas. Los biturones son similares a los garlitos, pero de mayor tamaño y de forma cónica o piramidal. Tanto los biturones como los garlitos se pueden utilizar en lugares con mucha corriente. Otro tipo de trampa son los corrales, que se construyen en la zona intermareal, al bajar la marea los peces quedan atrapados en el corral. Las trampas aéreas son diseñadas para atrapar a los peces que saltan, se coloca una barrera en la columna de agua para forzar a los peces a saltar y una red paralela a la superficie los atrapa antes de que caigan al agua (Tresierra y Culquichicón, 1993). d) Productos tóxicos El uso de productos tóxicos para obtener peces como alimento, es común en algunas partes del mundo. Dos sustancias altamente tóxicas para los peces, la antimicina34 y la rotenona35 han sido usadas por los científicos para obtener muestras (Hellawell, 1978). Este tipo de pesca se efectúa en cuerpos de agua 24

continentales poco profundos y en arroyos. Debe utilizarse con cautela, ya que existe el peligro de que sean afectados los peces presentes aguas abajo del sitio de colecta (Hellawell, 1978; Tresierra y Culquichicón, 1993). Los efectos de la rotenona son a menudo reversibles incluso después de una exposición prolongada. Por el contrario, los efectos de la antimicina son normalmente irreversibles (Hellawell, 1978). Este método está prohibido en algunos países salvo para fines estrictamente científicos (Granado, 1996).

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS ARTROPODOS
Los insectos han existido por más de 400 millones de años, son los organismos más exitosos en este planeta. Son abundantes y se encuentran presentes en todos los ecosistemas36 terrestres. Son tan diversos que comprenden cerca de la mitad del uno y medio millón de especies conocidas en el planeta, sin ellos los ecosistemas en general podrían desintegrarse, debido a que son muy importantes en las cadenas tróficas en los ecosistemas terrestres y acuáticos. Los insectos polinizan más de un cuarto de 1 millón de especies de plantas con flor, reciclan los nutrientes, enriquecen los suelos y se encargan de desintegrar varios tipos de residuos. Desde un punto de vista antropogénico nos proveen de varios productos como seda, miel, medicina y tintes. Desde otro punto de vista también son importantes por los daños que pueden causar, es así que una quinta parte de los cultivos alrededor del mundo son consumidos por insectos. También ocasionan un gran número de enfermedades en plantas, animales y humanos. Actualmente los estudios acerca del papel que realizan los insectos como bioindicadores37 señalan que la presencia de muchos grupos de insectos, pueden ser útiles en determinar la riqueza y calidad de un bosque, por ejemplo, la presencia de un mayor número de especies de coprófagos38 indican que existen una elevada cantidad de especies de mamíferos, ya que los coprófagos son seguidores de sus excrementos, además de cumplir un papel importante como dispersores de semillas.

MÉTODOS MÁS UTILIZADOS PARA CAPTURA DE ARTRÓPODOS
Métodos de captura directa La gran diversidad de medios colonizados por los artrópodos así como sus distintos modos de vida, determinan una enorme variabilidad en cuanto a la metodología a seguir para su captura, hasta el punto de que en muchos casos se hace específica para cada grupo. Los métodos de captura frecuentemente utilizados en la caza de los distintos grupos de artrópodos, han sido agrupados atendiendo a los hábitos y medios donde viven, ya que la metodología a utilizar varía de acuerdo con la biología particular de cada grupo (Barrientos, 1988). Estos métodos se pueden dividir en dos tipos: Relativos y absolutos:

25

Los métodos de colecta relativos solamente proveen datos de presencia/ausencia, por lo tanto nos dan indicios sobre abundancia de una especie en relación a otra, no se puede conocer el área o unidad del hábitat que ha sido muestreado. Los métodos de colecta absolutos nos proporcionan datos para conocer la densidad del taxón39 colectado, y éstos son: Técnicas de captura manual (con un área determinada), de caída con insecticida, muestreos por succión, y extracción (con una cantidad conocida de hojas) (McGavin, 1997). a) Técnicas de búsqueda manual Esta técnica es utilizada en localidades que presentan una vegetación muy densa y consiste en la búsqueda manual y posterior captura de los insectos, que pueden ser manualmente o con la ayuda de la aspiradora, que es muy útil para la captura de insectos pequeños o frágiles sin causar daños a los especimenes. Este tipo de técnica puede brindarnos información sobre la riqueza de especies de una localidad y también densidades relativas de la localidad estudiada. Una de las principales desventajas radica en que algunos de los insectos pueden ser ahuyentados por el investigador o colector (McGavin, 1997). b) Manga entomológica o caza mariposas Utilizada para la captura de insectos voladores, que pueden ser capturados al vuelo o durante breves periodos de descanso sobre la vegetación como es el caso de los dípteros40, lepidópteros41, himenópteros42, neurópteros43, mecópteros44, plecópteros45 y odonatos46 (Barrientos, 1988). Las mangas entomológicas deben tener una armazón metálica ligera y resistente. Del mismo modo, la malla también debe ser ligera y lo suficientemente resistente como para no deteriorarse en su roce con la vegetación. El tamaño del mango no debería exceder de 1,5 m de longitud, el diámetro del aro no debe ser inferior a los 30 cm. de abertura aunque tanto el tamaño del mango como el diámetro del aro deben adecuarse a las necesidades particulares de cada grupo. Una vez capturado el insecto, se le conduce al extremo distal de la manga en dirección hacia el sol. De este modo se facilita la introducción de los mismos en los tubos o frascos de transporte (Barrientos, 1988). c) Aspirador bucal o “pooter” Es uno de los aparatos más utilizados para la captura de los insectos pequeños o frágiles y puede ser diseñado de diferentes maneras. Los aspiradores normalmente funcionan con un operador que succiona. Existen también modelos especiales para el muestreo de insectos en cadáveres y estiércol, los cuales están relacionados con el principio de Bernoulli (el operador sopla en lugar de succionar).Uno de los mejores diseños para este tipo de captura es el tubo para 26

colectar SterilinTM. Este tubo esta hecho de polystireno, es decir que no necesita solventes, como el etil acetato. Este consiste en un tubo de dos orificios en la tapa que permiten el ingreso de dos tubos plásticos. El diámetro del tubo esta relacionado con el tipo de especies que uno desea atrapar, debiendo considerarse también que mientras más grande sea también se deberá ejercer mayor succión. El aspecto más interesante de ese método es que se puede observar la actividad de los insectos. Una de las desventajas es que cuando uno esta colectando a los individuos con el aspirador se puede ingerir partículas diminutas, microorganismos, esporas y hongos, que pueden causar alergias e infecciones pulmonares (McGavin, 1997). d) Embudo de Berlesse Útil para la captura de organismos del suelo, como ácaros47, isópodos48, miriápodos49, apterigotos50, pterigotos51, por su diminuto tamaño. El embudo actúa haciendo huir a los organismos de la luz y el calor. En su forma más simple, es un embudo que lleva en su parte superior una plataforma de rejilla con una luz de malla adecuada al tamaño de los ejemplares que se pretende estudiar. Sobre la rejilla se colocan muestras de hojarasca, musgo, tierra o materia orgánica de las que se va a extraer su fauna. Sobre ella, se hace incidir directamente una fuente de luz durante algunas horas o días. A medida que la muestra se va secando la fauna desciende buscando zonas más oscuras y húmedas. Atraviesan el tamiz y acaban cayendo en la parte inferior del embudo que se comunica directamente con un frasco con alcohol al 70% o formol al 4% donde desembocara la posible fauna existente (McGavin, 1997). Métodos con uso de trampas a) Trampas activas Son aquellas que atraen la fauna mediante distintos procedimientos: luz, colores, cebos naturales o químicos. Las más utilizadas son las siguientes: Dentro de estas trampas se encuentran las trampas de luz, que son utilizadas para la captura de insectos nocturnos como: lepidópteros, tricópteros52 y coleópteros. Estas trampas atraen los insectos por la alta iluminación de la misma, con respecto al ambiente circundante. La luz altera los mecanismos fotorreceptores, haciendo que los insectos se dirijan hacia ella, los ejemplares atraídos serán retenidos en un recipiente colector que contenga un agente mortífero. Las fuentes de luz más usuales, son lámparas de vapores de mercurio, tubos fluorescentes de luz actínica53 o ultravioleta y las de luz negra. Cualquier efecto que reduzca este contraste, como la iluminación de edificios circundantes a la natural claridad de una noche de luna llena, influye reduciendo considerablemente el número de capturas (Barrientos, 1988).

27

El método de la tela blanca, consiste en una extensa tela o sábana blanca colocada horizontalmente sobre el suelo o suspendida en posición vertical mediante soportes. Sobre la superficie blanca se hace incidir una fuente de luz que atraerá a los insectos, los mismos que caen sobre la tela o revolotean en sus inmediaciones. Presenta el inconveniente de que es preciso capturar los insectos a medida que son atraídos, pero tiene la ventaja que los insectos no tienen oportunidad de huir tras su atracción y además, al ser capturados inmediatamente, estos no sufren deterioro alguno (Barrientos, 1988). Otra manera de capturar insectos es mediante el uso de trampas manitoba, diseñadas principalmente para la captura de tábanos54 que son atraídos por una esfera negra o roja suspendida por una cuerda en el centro de un trípode. El cono superior del trípode se rodea con un plástico y en su vértice se coloca el frasco receptor (Barrientos, 1988). Las trampas de cebo constituyen un método eficaz para colectar grupos específicos de artrópodos. Se han diseñado varios modelos que van desde los más sencillos, aplicados a la captura de artrópodos terrestres, a los más sofisticados destinados a la caza de insectos voladores. Las trampas de cebo más sencillas, consisten en un simple recipiente hundido a ras del suelo y en cuyo interior se coloca la sustancia atrayente. Estas trampas deben protegerse de la lluvia y de otros animales mayores como ranas, ratones, entre otros. Para ello, se suelen cubrir con una piedra grande sostenida por otras de menor tamaño, de modo que se permita el acceso a los artrópodos, o cubriéndolas con ramas espinosas u otras estructuras. El cebo utilizado depende del particular requerimiento trófico del grupo de artrópodos que se pretende capturar, así como su biología. Para la captura de coprófagos o necrófagos55 los más usuales son excrementos o carne en putrefacción y frutos en avanzado estado de fermentación para atracción de ciertas familias de moscas, coleópteros, etc. Las trampas de cebo para insectos voladores, particularmente lepidópteros, dípteros e himenópteros, están diseñadas en función del tipo de estudio a realizar, el hábitat en el que se hacen las capturas y el grupo de insectos que se pretende colectar. Son útiles en dichas trampas la mayoría de los cebos naturales tales como frutas u hongos en fermentación, excrementos, huevos podridos, así como diversos atrayentes químicos. En climas secos, es importante asegurarse de que los cebos estén protegidos de la sequedad, ya que ésta podría disminuir sustancialmente su acción atractiva (Barrientos, 1988). Para la atracción de homópteros, principalmente pulgones56, pequeños dípteros, himenópteros y coleópteros se pueden emplear las bandejas coloreadas. El color que mejor resultado proporciona es el amarillo. Dichas bandejas, colocadas horizontalmente sobre un soporte a una distancia aproximada de 1m sobre el nivel del suelo, se llenan de agua con un poco de detergente para reducir la tensión

28

superficial. Los insectos atraídos por dicha superficie coloreada, caen al agua de la cual pueden extraerse cómodamente (Barrientos, 1988). b) Trampas pasivas Actúan atrapando fortuitamente los artrópodos en su medio, sin que ellos hayan advertido previamente su presencia. Este tipo de trampas son más apropiadas que las anteriores para evaluaciones cuantitativas de las poblaciones, ya que se descarta la variación debida a la atracción. Dentro de las trampas pasivas existen las trampas de caída. Este tipo de trampas han sido especialmente utilizadas en estudios de fauna edáfica57 como arañas, colémbolos58, miriápodos, hormigas, carábidos59, entre otros (Barrientos, 1988). Las trampas sin sebo, pueden dar buenos resultados si su colocación es estratégica. Un modelo clásico sería el formado por un conjunto alineado de recipientes enterrados a ras del suelo y cubiertos, de modo que el recipiente queda protegido de la lluvia o posibles ráfagas de viento. El uso de alcohol o formol como líquidos conservantes para este tipo de trampas de caída no es aconsejable ya que pueden simultáneamente actuar atrayendo de manera selectiva a algunas especies, sin embargo soluciones acuosas de trisodio fosfato, ácido pícrico o etilenglicol, permiten mejores resultados ya que se ha demostrado que no ejercen ningún poder de atracción sobre los distintos grupos artropodianos. La trampa más elaborada para captura de insectos voladores es la trampa Malaise (trampa aérea). Su diseño consiste en una tienda de campaña rectangular con paredes de malla negra o verdosa. Los dos lados de mayor tamaño se encuentran abiertos y el "tejado" presenta uno de sus extremos a mayor altura que el extremo opuesto, siendo en aquel donde se coloca el recipiente colector. Las dimensiones de la trampa dependen de los requerimientos que se busquen, pero cuanto mayor es su tamaño, mayor es el número de insectos capturados. Para obtener óptimos resultados la trampa debe colocarse en zonas de paso de insectos voladores, y no en lugares de fuerte viento. Es eficaz para la captura de himenópteros y dípteros (Barrientos, 1988). Métodos para artrópodos acuáticos Dulceacuícolas Para la captura de artrópodos acuáticos se emplea una manga de características similares a la que se emplea para atrapar grupos voladores. Sin embargo se debe tomar en cuenta que se precisa un bastidor más fuerte y una embocadura triangular pequeña para compensar la mayor resistencia en el desplazamiento en este medio.

29

Otros elementos útiles, tanto en agua dulce como salada, son unos garfios sujetos a una cuerda resistente que servirán para arrastrar hasta la orilla plantas acuáticas y fondos de río entre los cuales se pueden encontrar fauna de artrópodos (Barrientos, 1988). Para tener muestras cuantitativas, se pueden utilizar redes Surber, que presentan un bastidor cuadrado que sirve para tener un área de muestreo determinada (0,1 m2), posteriormente todos los insectos que se encuentran dentro del área del bastidor son colectados (McGavin, 1997).

30

LITERATURA CITADA
Aguirre, L. F., L. Lens, R. Van Damme y E. Matthysen. 2003. Consistency and variation in the bat assembleges inhabiting two forest islands within a neotropical savanna in bolivia. Journal of Tropical Ecology 19:367-374. Backiel, T. & Welcome, R.L. 1980. Guidelines for sampling fish in inland waters, EIFAC Technical paper No: 33, 53 pp. Baigún, C. 1989. Redes enmalladoras: características y aplicaciones dirigidas a la evaluación de los recursos pesqueros de agua dulce. Colección climax n° 7. Asociación Ciencias Naturales del Litoral. Argentina, pp. 12-14 Barrientos, J.A. 1988. Bases para un curso practico de Entomología. Edit. Asociación Española de Entomología. Barcelona. Bennett D. 1999. Expedition Field Techniques. Reptiles and Amphibians. Royal Geographic Society. UK. 93 p. Bibby, J. C., N. D. Burgess y D. Hill. 1992. Bird Census Technics. Ed. Academic Press Limited 3ª ed., San Diego, U.S.A. 257 p. Cotterill, F. P. D. y R. A. Ferguson. 1993. Capturing free-tailed bats (Chiroptera: Molossidae): the description of a new trapping device. Journal of Zoology (London) 231:657. Emmons, H. L. y F. Feer 1999. Mamíferos de los Bosques Húmedos de América Tropical. Guía de Campo. Editorial F. A. N. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. 298 p. Erwin, T. L. 1982. Tropical forests: their richness in Coleoptera and other arthropod species. Coleopterists’ Bulletin 36:74-75. Finnemore, M. y P. W. Richardson. 1987. Catching bats. Pp. 18-24. In: The bat’s worker Manual (A. J. Mitchell-Jones, ed.). Nature Conservancy Council, Peterborough, United Kindom. Fjeldså, J. 1999. The impact of human forest disturbance on the endemic avifauna of the Udzungwa Mountans, Tanzania. Bird Conservation International 9: 47-62. Gibbons, J. W. y R. D. Semlitsch. 1981. Terrestrial drift fences with pitfall traps: an effective technique for quantitative sampling of animal populations. Brimleyana. 7: 1-16. Granado, C. 1996. Ecología de peces. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 423 pp. Hellawell, J.M. 1978. Biological surveillance of rivers, a biological monitoring handbook. Water research Centre, U.K. 332 pp. Helman, P. y S. Churchill. 1986. Bat capture techniques and their use in surveys. Macroderma 2:32-53. Herzog, S. K., M. Kessler y T. M. Cahill. 2002. Estimating species richness of tropical bird communities from rapid assessment data. The Auk 119(3) :749-769. Heyer, R., M. Donnelly, R. Mc.Diarmid, L.A. Hayek y M. Foster. 1994. Measuring and Monitoring Biological Diversity. Standard Methods for Amphibians. Smithsonian Institution Press. Wasington D.C. 364 p.

31

Heyer, R., M. Donnelly, R. Mc.Diarmid, L.A. Hayek y M. Foster. 2001. Medición y Monitoreo de la Diversidad Biológica: Métodos Estandarizados para Anfibios. Smithsonian Institution Press y Editorial Universitaria de la Patagonia. Argentina. 364 p. Humprhey, P. S. D. Bridge, y T. E. Lovejoy. 1968. A technique for mistnetting in the forest canopy. Bird-banding 39:43-50. Kalko, E. y C. Handley, Jr. 2001. Neotropical bats in the canopy: diversity, community structure, and implications for conservation. Plant Ecology 153:319-333. Kunz, T. H. y A. Kurta. 1988. Capture methods and holding devices. Pp. 1-28. In: Ecological and Behavioral Methods for the Study of Bats (T. H. Kunz, ed). Smithsonian Institution Press, Washington. Kunz, T. H., C. R. Tidemann, y G. C. Richards. 1996. Small Volant mammals. Pp. 122-146. In: Measuring and Monitoring Biological Diversity, Standard Methods for Mammals (D. E. Wilson, F. R Cole, J. D. Nichols, R. Rudran y M. Foster, eds). Smithsonian Institution Press, Washington D. C. McGavin, G. 1997. Insects and other terrestrial arthropods Published by the Expeditiojn Advisory Centre London. Moreno, C. y G. Halffter. 2001. On the measure of sampling effort used in species accumulation curves. Journal of Applied Ecology 38:487-490. Morrison, D. 1978. Lunar phobia in a Neotropical fruit bat, Artibeus jamaicensis (Chiroptera: Phyllostomidae). Animal Behaviour 26:852-855. Nelson, J. E. 1965. Techniques and equipment. Hanging of mist nets. Australian Bat Research News 4:1-2. Pet, J.S., Pet-Soede, C. & Van Densen, W.L.T. 1995. Comparison of methods for the estimation of gillnet selectivity to tilapia, cyprinids and other fish species in a Sri Lankan reservoir. Fisheries Research 24: 141-164 Rabinovich, J. E. 1978. Ecología de Poblaciones Animales. Serie de Biología, Monografía Nro. 21. Ralph, J. C., G. R. Geupel, P. Pyle, T. E. Martin, D. F. Desante y B. Mila. 1996. Manual de métodos de campo para el monitoreo de las aves terrestres. General technical report. Albany. 47p. Rejas, D. & Maldonado M. 2000. Variaciones espacio-temporales de la composición de la comunidad de peces de una laguna de la várzea del río Ichilo (Cochabamba-Bolivia). Revista Boliviana de Ecología, 7: 37-46 Richter, K. A. 1995. A simple aquatic funnel trap and its application to wetland amphibian monitoring. Herpetological Review 26: 90-91. Rosenzweig M. L. 1995. Species diversity in space and time. Cambridge University Press, London. 436 p. Sargent, G. y P. Morris. 1997. How to Find and Identify Mammals. The Mammal Society. Look Out for Mammals. English Nature. WWF. People Trust. Schnitzler, H. U. y E. Kalko. 2001. Echolocation by Insect-eating bats. BioScience 51:557-569. Sutherland,. W. J. 1998. Ecological census technique. 2ª Ed. Cambridge University press. United Kingdon. 336 p.

32

The British Columbia Ministry of Environment, Lands and Parks. 1997. Fish Collection Methods and Standards. Resources Inventory Committee. 64 pp. Tidemann, C. R. y A. Loughland. 1993 A harp trap for large megachiropterans. Wildlife Research 20:607-611. Tresierra, A. & Culquichicón Z. 1993. Biología Pesquera. Edit. Libertad. Trujillo, Perú. 432 pp. Tuttle, M. D. 1976. collecting techniques. Pp. 71-88. In: Biology of Btas of the New World Familiy Phyllostomatidae. Part 1 (R. J. Baker, J. K. Jones, Jr., y D. C. Carter, eds). Special Publications, The Museum, Texas Tech University. Texas Tech Press, Lubbock, Texas Urban, D.L., R.V. O’Neill y H.H. Shugart. 1987. Landscape ecology. BioScience 37:119-127. Voss, R. y L. Emmons. 1996. Mammalian diversity in neotropical lowland rainforests: a preliminary assessment. Bull. Am. Mus. Nat. Hist. No 230.

33

GLOSARIO
Biodiversidad: la variedad de la vida sobre la Tierra a todos los niveles, desde el de genes al de ecosistemas, y los procesos ecológicos y evolutivos que la sostienen.
2 1

Comunidad: las poblaciones de especies diferentes que de manera natural ocurren e interactúan entre sí en un determinado ambiente. Coleópteros: orden de insectos más numeroso, con más de 300.000 especies, repartidas en más de 200 familias por todo el mundo. Dosel: es la parte más alta de un bosque.

3

4

5

Artrópodos: invertebrados, con más de 800.000 especies, cuyo cuerpo, cubierto por una coraza de quitina, esta dividido por fuera en segmentos, los cuales están unidos articuladamente. Tienen muchos apéndices, que también están articulados. Densidad: número de individuos de una especie expresados en una unidad de medida (p.e.: 200 patos/km2). Hábitat: el hábitat es el lugar físico de un ecosistema que reúne las condiciones naturales donde vive una especie y al cual se halla adaptada.

6

7

Sesgo: se considera a un error que ocurre en forma sistemática (p.e. cuando se mide los pesos de varios individuos con una balanza mal calibrada).
9

8

Aleatoriamente: una muestra se dice que es extraída aleatoriamente cuando la manera de selección es tal, que cada elemento de la población tiene igual oportunidad de ser seleccionado. Una muestra aleatoria es también llamada una muestra probabilística son generalmente preferidas por los estadísticos porque la selección de las muestras es objetiva y el error muestral puede ser medido en términos de probabilidad bajo la curva normal. Los tipos comunes de muestreo aleatorio son el muestreo aleatorio simple, muestreo sistemático, muestreo estratificado y muestreo de conglomerados (http://www.monografias.com/trabajos11/tebas/tebas.shtml). Sotobosque: estrato inferior del bosque.

10

11

Nómadas: es cualquier organismo o grupo de organismos que van de un lugar a otro. No tienen una residencia fija, sino que está desplazándose constantemente Endémicas: aquellas especies cuyas distribuciones naturalmente están restringidas a un área limitada.

12

34

Paisaje: un mosaico de formaciones rocosas, tipos de vegetación y usos de suelo heterogéneos (Urban et al., 1987).
14

13

Atajacaminos: nombre común que se les da a las aves de la familia Caprimulgidae; son de hábitos crepusculares o nocturnas y están extendidas por todo el mundo. Cazan insectos al vuelo.
15

Parche incubatorio: es el parche que las aves forman en la zona ventral cuando están empollando los huevos o las crías. Este parche se forma con la perdida de las plumas del vientre y la vascularización profusa de esta zona.

16

Micromamíferos: es nombre que se les da a todos los mamíferos cuyo peso es menor a 1000 gr. Grillas: disposición de las trampas en cuadrantes equidistantes.

17

18

Rango de hogar: el área en un individuo satisface sus requerimientos energéticos y desarrolla sus actividades cotidianas, y que es defendida por el mismo, principalmente en contra de miembros de la misma especie.
19

Actividad crepuscular: actividad que realizan muchas especies de animales durante el amanecer o al atardecer, que están bien adaptadas a conseguir sus suplementos alimenticios y desarrollar sus actividades en estos periodos de tiempo.

20

Telemetría: consiste en la instalación de collar transmisor que emite una señal en los individuos estudiados, paralelamente se realiza un seguimiento con antenas de recepción que captan la señal del collar y ofrecen datos de actividad y dirección y posicionamiento del individuo. Mustélidos: familia de mamíferos carnívoros pequeños o medianos con el cuerpo muy largo y flexible, cabeza pequeña, orejas redondeadas y poco visibles, patas cortas con cinco dedos fuertes y con uñas retraibles. Son animales crepusculares y nocturnos. Guarida: lugar donde los animales duermen o se protegen de las condiciones adversas del tiempo.
23 22 21

Harem: es un sistema social, donde se encuentra un verdadero patriarcado en el que un macho domina a un grupo de hembras de su "uso" particular y machos jóvenes. El macho alfa (categoría máxima) no permite ningún apareamiento con sus hembras y si los machos hijos o ajenos al clan pretenden robarle sus privilegios deberán someterse a combate por poder. Bioacústica: es el estudio del comportamiento de comunicación de los animales a través de señales sonoras.

24

35

25

Ecolocalización: también denominado sonar animal. En 1938 se descubrió que los murciélagos emitían unos sonidos inaudibles muy agudos, denominados ultrasonidos (entre 40.000 y 80.000 Hz), y recibían ecos que les daban abundante información con respecto al entorno. Este sistema de orientación les es imprescindible para desarrollar sus actividades nocturnas.
26

Anfibios fosoriales: son anfibios que habitan normalmente en huecos u orificios en suelo o troncos, y que son muy difíciles de encontrar.
27

Redes colapsables: son redes utilizadas para la captura de animales, tienen un mecanismo que hace que la red caiga cuando un animal pase por debajo y accione el dispositivo de caída.

Detritus: residuos, generalmente sólidos, provenientes de fuentes humanas y depositados posteriormente en el suelo y en el agua. Estos residuos también pueden ser resultantes de la desintegración de los organismos y de sus partes como excreciones, pelos, etc. Suelen formar una capa en la superficie del suelo o en el fondo de cuerpos de agua.
29

28

Atarrayas: también llamado rayo en otras latitudes, es un arte de pesca en forma circular, operada por una sola persona desde una embarcación o desde tierra. Posee diámetros de abertura que fluctúan entre dos y cuatro metros, con una altura de dos a tres metros. El peso varia con el tamaño y este a su vez depende de la capacidad y habilidad del pescador. La selectividad de este aparejo esta dada por el tamaño de malla estirada que varía desde 1" a 5". Es de uso común en América del Sur. Ánodo: se denomina ánodo al electrodo positivo de una célula electrolítica hacia el que se dirigen los iones negativos dentro del electrolito, que por esto reciben el nombre de aniones. Cátodo: se denomina cátodo al electrodo negativo de una célula electrolítica hacia el que se dirigen los iones positivos, que por esto reciben el nombre de cationes. Opérculo: parte de la cabeza del pez que cubre y protege las aberturas branquiales. Se encuentra detrás de las mejillas de los peces óseos. Ambientes lénticos: se aplica a aquellos ambientes acuáticos donde no existe corriente de agua, tales como: Lagos, lagunas. Antimicina: sustancia química (antibiótico) que inhibe el transporte de electrones entre los citocromos b y c; evitando la respiración.

30

31

32

33

34

Rotenona: los aborígenes de la Amazonía utilizan las raíces de las plantas de cube o barbasco para pescar en un macerado que echan a los ríos; luego de un rato aparecen los pescados ahogados o semiahogados flotando los que son 36

35

comestibles por el hombre. En 1902 el químico hindú Nagal aisló el principio activo al que puso el nombre de Rotenona, porque a esta planta se le conoce en el lugar como "roten".
36

Ecosistema: una comunidad más el ambiente físico del lugar que ocupa en un determinado momento. Bioindicadores: el concepto de organismo bioindicador obedece a la condición de susceptibilidad (esteno), que experimente dicho ser biológico, frente a ciertas condiciones del medio, por lo tanto, los organismos empleados o considerados bajo esta categoría serán aquellas especies que, por su ausencia o presencia, indiquen la abundancia o la existencia de un factor crítico determinado o señalen el impacto de un contaminante presente en ese medio. Coprófagos: cualquier tipo de organismo que se alimente de excrementos.

37

38

39

Taxón: es una unidad taxonómica de cualquier categoría (especie, género,... hasta reino, que es la categoría taxonómica más alta). O sea, un taxón es un grupo de organismos. Dípteros: orden de insectos pequeños o de mediano tamaño con las piezas bucales picadoras o picadoras chupadoras, un par de alas membranosas y las alas posteriores transformadas en unos balancines (halterios) para estabilizar el vuelo. Como ejemplos se encuentran las moscas, tábanos, mosquitos.

40

Lepidópteros: orden de insectos con unas 100.000 especies (Mariposas). Tienen cuatro alas y una espiritrompa chupadora formada por las maxilas, con las que succionan néctar de las flores. Las demás piezas de la boca están atróficas. De los tres segmentos toráxicos, los dos últimos tienen alas, que están cubiertas con escamas imbricadas.
42

41

Himenópteros: orden de insectos con cuatro alas membranosas, boca lamedora o masticadora y metamorfosis complicada. Tiene más de 70.000 especies conocidas; algunas de insectos sociales, como las abejas, hormigas, abejorros y avispas.

43

Neurópteros: orden de insectos (unas 4.500 especies) que tienen dos pares de alas reticuladas (en general, del mismo tamaño), piezas masticadoras en la boca y metamorfosis completa. Son ejemplos de este Orden: la hormiga león, crisopas. Mecópteros: orden de insectos con aproximadamente 300 especies, que tienen una metamorfosis complicada; la cabeza está prolongada hacia abajo en un pico. Plecópteros: orden de insectos con unas 1.600 especies. La mayoría son oscuros y poco hábiles en el vuelo; tienen dos largos cercos caudales. Muchas veces están posados sobre piedras cerca de la orilla del agua. Sus larvas, que viven en el agua, tienen una metamorfosis incompleta. 37

44

45

46

Odonatos: orden de insectos con unas 4.500 especies (Libélulas). Su abdomen es delgado y largo, de color brillante y metálico. Tienen cuatro alas transparentes y reticuladas; pueden mover independientemente el par anterior y el posterior, lo cual les permite cernerse en el aire. Las larvas son acuáticas y tienen una mascara especial para capturar sus presas. Ácaros: orden de arácnidos con 180 familias y unas 20.000 especies; muchas de ellas son acuáticas; según las especies, tienen aparato bucal picador, masticador o chupador. Muchos son parásitos de plantas o de animales, como: garrapatas y los aradores de la sarna.
48 47

Isópodos: orden de crustáceos superiores, con siete segmentos torácicos libres (móviles) y largas antenas; generalmente, herbívoros. Como ejemplo se encuentran las cochinillas.

Miriápodos: clase de Artropodos traqueados con muchos segmentos iguales y uno o dos pares de patas en cada uno; las antenas tienen muchos artejos; los ojos son sencillos, y las piezas bucales, masticadoras. Respiran mediante tráqueas y estigmas. Viven en y sobre el suelo, bajo piedras, entre hojarasca, etc. Ejemplos de esta clase son los ciempiés y milpiés.
50

49

Apterigotos: son insectos sin alas, muy sencillos, esbeltos, cubiertos de pelo o escamas y con aparato bucal masticador. En su abdomen, de 6 a 12 segmentos, tienen restos de apéndices y suelen terminar en unos cercos como pelos finos, o poseen en el vientre una furca para saltar. Viven en sitios oscuros y húmedos; algunos, con las hormigas, termitas o en sus nidos; otros, en las superficies de las charcas. Se alimentan de detritos orgánicos. Son ejemplos los colémbolos, los proturos y tisanuros.

51

Pterigotos: los pterigotos son la subclase de los insectos que reúnen a los hexápodos que presentan alas o esbozos alares en alguna fase del ciclo biológico; si bien, de forma secundaria estas pueden haber desaparecido a lo largo de su evolución. Al contrario de los apterigotos, los pterigotos siempre presentan metamorfosis previa al estado adulto.
52

Tricópteros: orden de insectos extendidos por toda la Tierra, de tamaño pequeño o medio, esbeltos, pardos, semejantes a polillas, con antenas finas, alas membranosas y piezas de la boca masticadora. Este orden se compone de 3.000 especies. Sus larvas son acuáticas y se meten en tubos fabricados por ellas mismas con arena, conchitas de caracoles, palitos u otros materiales pegados con seda. Después se transforman en crisálidas dentro de ellos; otras construyen redes en forma de embudo. Luz actínica: luz de la zona azul a ultravioleta (onda corta). Muy activa con el material fotosensible.

53

38

54

Tábanos: insectos dípteros cosmopolitas con casi 2.500 especies. Son moscas generalmente grises o pardas, rechonchas. Las hembras tienen una trompa picadora, ya que viven de sangre de vertebrados homeotermos; los machos, de polen. Las larvas se alimentan de pequeños animales. Necrófagos: organismos que se alimentan de organismos muertos o tejidos de organismos muertos.

55

56

Pulgones: familia de insectos del orden de los Homópteros, con varias subfamilias; muchas de las cuales son dañinas de los cultivos. Son pequeños, tienen alternancia de generaciones y en sus huéspedes; los machos son alados generalmente; las hembras, frecuentemente también. Suelen segregar un liquido pegajoso y dulce llamado “Rocío de miel”, que es muy buscado por las hormigas y las abejas.
57

Fauna edáfica: es la fauna exclusiva de la capa subterránea del suelo. Ejemplos de este tipo de organismos son las lombrices y varias larvas de insectos. Colémbolos: subclase de protoinsectos de 0,3 a 9 mm con una furca en la cara inferior y posterior del vientre que utilizan para saltar. Carábidos: familia de insectos del orden de los Coleópteros, con 70 géneros. Son insectos rápidos; en su mayoría, depredadores; a veces, con las alas atrofiadas; muchos tienen colores metálicos y brillantes. Durante el día suelen estar bajo las piedras, entre la hojarasca húmeda y bajo cortezas. Hay unas 24.000 especies en todo el mundo.

58

59

39

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->