Está en la página 1de 1

Si huyen de mi, yo soy las alas *

La inspiración es la más irónica de las invasiones


No respeta horarios de oficina
Ni sueño
Llega alegórica
Para irse de repente sin despedirse
Y en silencio.

Rompe hojas
Quiebra puntas
Insulta y acaricia
al mismo tiempo.

Arroja versos desechables


Profesa mentiras como juramentos
Grita silencios
Seca llantos
Inunda desiertos
Une cielos e infiernos
Enaltece las derrotas
Se ríe burlona de los altares
Arroja la primera piedra y no pone la otra mejilla
Multiplica los panes y los peces para especular con los precios
Es la semilla, la tierra, la luz, el otoño y el hacha.

No vacila
Solo espera ansiosa que la veamos
Una sola vez basta para tenerla al lado
Reprochando como mamá preocupada
Gritando como papá autoritario
Burlándose como hermana menor
Dando abrazos y bofetadas como amigo ebrio.

Y al final
Cuando ya los ojos no ven
La letra no se entiende
El lápiz enmudece
El borrador se hace boronas
y el café recalentado sabe a veneno
Se rinde un informe por escrito
de la batalla librada:
No hubo bajas
Todos ilesos
Sin desaparecidos o rehenes
Sin botines ni saqueos
No hay mártir ni judas
Solamente
Una carta de rendición y de victoria
Con una sola firma.

JohnAB
© Todos los derechos reservados

* El título es de un capitulo de un libro de William Ospina que a su vez es de un tal Emerson.


Terrible definición del miedo.