P. 1
Resumen Reiki a Dist, Caja Reiki, Pag Web

Resumen Reiki a Dist, Caja Reiki, Pag Web

|Views: 6.271|Likes:
Publicado porluiskarlen

More info:

Published by: luiskarlen on Jun 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/21/2013

pdf

text

original

Reiki a Distancia

El Reiki a distancia se aprende en el segundo nivel de Reiki. Este método consiste en enviar la energía a una persona que no tenemos físicamente delante. La posibilidad de transmisión de energía a distancia no es algo nuevo. Se viene utilizando desde la antigüedad. En oriente, donde han sido más conocedores de las energías y de sus posibilidades han trabajado mucho el envío de energía a distancia. Pero aquí en occidente también tenemos numerosos ejemplos. Por ejemplo, en la oración, cuando pedimos a la divinidad que cuide o mejore a una persona próxima a nosotros. O simplemente, cuando pensamos en alguien y le enviamos nuestro amor, o nuestro odio, porque todo está interconectado y todo llega. No es raro que si una persona tiene mucho odio hacia otra y está constantemente teniendo pensamientos negativos hacia esa persona, esta otra persona terminará por tener molestias de algún tipo o incluso un accidente. En el caso contrario, si enviamos amor a una persona, ésta se sentirá mejor aunque no sepa porqué. En Reiki, sólo contemplaremos la versión positiva, ya que Reiki no se puede utilizar para hacer el mal. Los guías no lo permitirían. Por medio del símbolo de la distancia, es decir, el Hon-Sha-ZeSho-Nen, podemos enviar energía a la persona que queramos. La clave está en enfocar nuestra atención y pensamientos en la persona a la cual hacemos la sesión. A continuación explicaré una versión genérica de realizar este tipo de sesiones. Pero te corresponde a ti crear tu propio sistema, probando diferentes formas y averiguando cuál te va mejor. Es posible que tengas algunas dudas al principio, pero con la práctica verás que una sesión a distancia es muy sencilla y efectiva. Pasos a seguir para realizar una sesión a distancia:

Preparativo. En primer lugar, y como es lógico, tenemos que escoger a la persona, grupo o situación a la que queremos hacer Reiki. Entonces proseguiremos preparándonos a nosotros mismos para empezar la sesión en un estado óptimo. Sería bueno hacer unos instantes de meditación antes de realizar la sesión, sobretodo si escogemos la técnica de la visualización. Por ejemplo, podemos realizar la meditación del Cuerpo Interior y llenarnos de luz, o podemos hace la conexión Cielo-Tierra. No olvides de pedir ayuda a tus guías. El permiso. Es necesario que contemos con el permiso de la persona a la cual vamos a hacer el tratamiento. De no ser así, tendríamos consecuencias Kármicas para nosotros por meternos donde no nos llaman. Existen diferentes formas de pedir permiso. La primera, es obvia, pedir el permiso directamente a la persona en cuestión. La segunda es pedir el permiso a su Ser Interior por medio de una visualización. Para hacerlo, cerraremos los ojos y pensaremos en la otra persona, intentando imaginárnosla y sentirla como si estuviera con nosotros. Cuando lo sintamos así, le preguntaremos si quiere que le hagamos Reiki. La respuesta no tiene porqué venir con palabras, puede que diga Si o No, o podemos notar algo que nos diga Si o No, o puede darse el caso que la persona se vaya, etc. Si no estamos seguros de la respuesta, podemos ofrecer la energía a su Ser Interior, ya que éste tiene la capacidad de aceptarla o no. Muchas veces yo digo lo siguiente: “Ofrezco esta energía al Ser Interior de (nombre de la persona) si éste no la acepta que la energía se dirija a la Madre Tierra ”. También, si al empezar a enviar energía, notamos que esta no va fluida o que la otra persona pone algún tipo de resistencia a recibir la energía, interrumpiremos la sesión. Tenemos que tener claro que si alguien no quiere recibir Reiki está en su derecho y nosotros no podemos violar este derecho.

La técnica. Existen diferentes técnicas para realizar Reiki a distancia. A continuación explicaré unas cuantas, pero puedes inventarte alguna, ir probando y experimentando tanto como quieras. o Técnica del sustituto. Esta técnica consiste en utilizar un muñeco o una muñeca, un cojín o cualquier cosa que se te ocurra, incluso a nosotros mismos, y hacerle Reiki normalmente proyectando Reiki a la persona receptora por medio del cojín o del objeto escogido. Es decir, siempre siendo conscientes de a quien le estamos enviando la energía. o Técnica de los muslos. Otra técnica es la de utilizar nuestros muslos. Nos podemos imaginar que nuestro muslo derecho es la parte frontal de la otra persona y el izquierdo es la parte trasera, y hacerle Reiki normalmente. o Técnica de la fotografía. Esta técnica consiste en hacerle Reiki a la otra persona por medio de una foto suya. Podemos tener la foto entre las manos y insertarle los símbolos, o dibujarlos detrás de la foto junto con el nombre de la persona. Después le hacemos Reiki a la foto. o Técnica de la reducción. Otra técnica es la de imaginarnos que la otra persona se hace pequeña, tan pequeña que la podemos meter entre nuestras manos. Nos imaginamos que la metemos dentro de una bola de luz y le proyectamos Reiki. o Técnica de visualizar en la realidad. Esta técnica consiste en imaginarnos que la persona se encuentra en nuestra presencia y le hacemos Reiki normalmente. o Técnica de la visualización. Por último, a través de una meditación, podemos realizar una visualización para mandar Reiki. Esta técnica está más abierta a nuestra imaginación, creatividad e intuición. Yo te aconsejo que no intentes controlar totalmente la visualización, que dejes que cobre vida propia, ya que te puedes sorprender mucho de las cosas que te pueden llegar a salir. La idea es imaginarnos a nosotros mismos y a la otra persona y hacer Reiki normalmente. También nos podemos imaginar que nos encontramos delante de la persona, a cierta distancia, y que le proyectamos la energía, ésta empieza a entrar por las primeras capas del aura, y se va distribuyendo por su sistema energético allí donde más lo necesita. También podemos establecer una conexión de Corazón a Corazón, visualizando un tubo de luz que nos conecta con la otra persona y mandarle el Reiki directamente por ese canal. Como he dicho antes, esta última técnica ofrece innumerables posibilidades. Y cuanto más practiques más fácil te será y más cómodo te sentirás. Los símbolos. Una vez hemos hecho los preparativos, hemos escogido la técnica y hemos pedido el permiso, empezaremos la sesión de Reiki. Para hacerlo, trazaremos primero un Hon-Sha-Ze-Sho-Nen, lo podemos visualizar o dibujarlo en el aire repitiendo tres veces su mantra para activarlo. A partir de este momento empieza la sesión y empezamos el envío de energía. Si queremos que la energía se manifieste en un momento determinado, después de trazar el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen podemos añadir una afirmación indicando el momento y el lugar. O también al terminar la sesión podemos volver a trazar el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen y añadirle la afirmación. Como te puedes imaginar, también podemos utilizar los otros símbolos que tenemos a nuestro alcance para potenciar la sesión. Utiliza tu criterio e intuición a la hora de usarlos. Finalización. Para terminar la sesión, podemos enviar un Cho-Ku-Rei a la persona y añadir una afirmación del estilo: “Con este Cho-Ku-Rei finalizo la sesión de Reiki a distancia con (nombre de la persona)”. Finalmente nos podemos despedir de la persona mandándole una sonrisa y deseándole lo mejor en su camino.

Consideraciones

Es frecuente que en las sesiones de Reiki a distancia veamos a nuestros guías como nos ayudan. Podemos aprovechar para preguntarles algo, también podemos obtener información de la otra persona. Como, por ejemplo, donde le hace más falta recibir la energía, preguntándoselo directamente a la persona en la visualización. También podemos notar cosas sobre la persona, su estado de ánimo, como se encuentra, si le preocupa alguna cosa o puede que su Ser Interior nos dé algún mensaje para ella o alguna cosa de la que quiere que sea consciente. También, y aprovechando este estado, es posible hacerle llegar algún mensaje nuestro a la otra persona. Dependerá de su nivel de consciencia que se dé cuenta o no. Es posible que en el futuro esto sea la ruina de las compañías de telefonía móvil. Si utilizamos frecuentemente la técnica de la visualización para hacer Reiki a distancia podemos aprovechar para crearnos nuestro propio espacio. Nos podemos imaginar una habitación y decorarla a nuestro gusto, o un rincón de la naturaleza que nos guste y nos inspire paz, etc. El segundo nivel de Reiki nos pide que hagamos aflorar nuestras cualidades creativas. También es importante que empecemos a hacer caso a nuestras intuiciones. No tenemos que dejar que nuestra parte racional se lleve todo el protagonismo. Con la práctica, te darás cuenta que la intuición es un poderoso aliado y no sólo cuando hacemos Reiki, sino también en el día a día. Sería interesante que incorporaras el Reiki a distancia en tu vida. Que busques un espacio en tu día a día y lo dediques a realizar sesiones de Reiki a distancia. Lo puedes hacer todos los días, una vez a la semana, etc. pero intenta que sea regularmente. La práctica hace al Maestro. Si no sabes a quien hacer Reiki a distancia, se lo puedes hacer a tus guías, te lo agradecerán. También puedes enviar energía a distancia a la Madre Tierra , pues le hace mucha falta, a un país que tenga muchos conflictos, etc. Escucha a tu corazón y él te indicará donde hace falta energía o a quien. El mundo está cambiando, nos estamos abriendo a una época más espiritual y menos material. Y las épocas de transición son siempre difíciles. Hará falta toda la energía que podamos mandar. Es muy importante que hagamos este cambio, ya que la otra alternativa es la autodestrucción. Y el hecho que tu ya estés cambiando, ya es un pequeño paso, pero muy importante. Como dice un refrán oriental, para hacer un viaje de 10.000 kilómetros tenemos que empezar haciendo un paso.

La cajita de Reiki
La técnica de la cajita Reiki o el cuaderno de Reiki es una de las prácticas más simples y más eficaces que nos podemos encontrar. Es una práctica orientada hacia nosotros mismos, una herramienta que nos ayudará a crecer como personas, pero que también conlleva una gran responsabilidad. Esta técnica consiste en pedir al Universo todo aquello que deseamos por medio de la energía Reiki. Es habitual en muchas culturas pedir cosas o favores a la divinidad, ya sea mediante plegarias, rituales u ofrendas. Aquí haremos lo mismo pero utilizando un cuaderno o una cajita, los símbolos de Reiki y la imposición de manos. Esta técnica funciona más allá de nuestras creencias. Da lo mismo si somos cristianos o musulmanes, o no creemos en nada. Sin embargo, lo único necesario es tener la certeza que aquello que pedimos ya se nos ha concedido. La mejor manera de pedir es utilizando la acción de gracias, es decir dando las gracias por adelantado. Para hacer la técnica de la cajita Reiki utilizaremos esta forma de petición. Consiste en escribir en un cuaderno o en una hoja de papel todo aquello que queramos pedir. Ya sea curación, algo material, comprensión, sabiduría, libertad, trabajo, etc. Cuanto más concreta sea nuestra petición más efectiva será. Pero hay que tener en cuenta que no le podemos quitar nada a nadie. No podemos pedir una cosa que ya es de otra persona. El hacerlo nos traería graves consecuencias a nivel kármico para nosotros, que se pueden manifestar incluso ya en

esta vida. Sé cuidadoso y piensa bien aquello que pidas. Intenta que tus peticiones sean para el bien de todos los implicados y no sólo para el tuyo.

La Cajita Reiki
Esta técnica consiste en introducir en una cajita nuestras peticiones junto con los símbolos. Necesitaremos una cajita de unos 10x10 cm aprox. Tres papelitos cortados o doblados para que quepan dentro de la caja y la hoja de peticiones. A cada uno de los papelitos que hemos recortado, le dibujaremos un símbolo junto con su nombre. De este modo al final tendremos tres papelitos que contendrán dibujados el Cho-Ku-Rei, el Sei-He-Ki y el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen. Seguidamente los colocaremos boca abajo y los pondremos en la cajita, poniendo primero el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen, después el Sei-He-Ki y finalmente el Cho-Ku-Rei. Encima de los símbolos le colocaremos la hoja con las peticiones, doblándola si es preciso hasta que quepa en la cajita. Cerraremos la cajita y le introduciremos los símbolos energéticamente, es decir visualizándolos e introduciéndolos, y le haremos 5 minutos de Reiki. A partir de este momento la cajita ya está activada, ahora tan solo nos falta hacerle Reiki con regularidad para que nuestras peticiones se cumplan.

El cuaderno Reiki
La mecánica es muy parecida a la de la cajita, pero aquí lo haremos utilizando un cuaderno. Necesitaremos un cuaderno que sea más o menos manejable, es decir, pequeño, de tapas duras preferiblemente y que tenga al menos unas 50 hojas. A la primera hoja le dibujaremos el Hon-ShaZe-Sho-Nen junto con su nombre, a la siguiente hoja el Sei-He-Ki y a la siguiente el Cho-Ku-Rei, siempre acompañando el símbolo con el nombre. Dentro escribiremos nuestras peticiones. Como tenemos varias hojas, podemos aprovechar y a cada hoja ponerle una temática, como por ejemplo: peticiones espirituales, materiales, de familia, trabajo, etc. En la última pagina del cuaderno dibujamos el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen junto con su nombre, en la penúltima hoja el Sei-He-Ki y en la anterior a ésta el Cho-Ku-Rei, siempre poniendo el nombre junto al símbolo. A continuación dibujaremos con la mano los tres símbolos y los activaremos para finalmente insertarlos en el cuadernos. Haremos 5 minutos de Reiki al cuaderno y ¡ya está! Ya tenemos el cuaderno activado y operativo, ahora sólo es cuestión de hacerle Reiki de forma regular.

Afirmaciones Positivas
Las afirmaciones son frases positivas que tienen como propósito cambiar nuestras creencias, patrones de pensamiento, etc. La manera que tenemos de considerarnos a nosotros mismos, o el tipo de pensamientos que tenemos hacia otras personas, situaciones, etc. determinan la forma en que vivimos. Por medio de las afirmaciones podemos cambiar estos aspectos de nuestra vida de una manera fácil y eficaz. Utilizando Reiki y las afirmaciones positivas podemos borrar un patrón mental destructivo e introducir otro constructivo. Las posibilidades de las afirmaciones son muchas. Siempre que trabajamos con afirmaciones, tenemos que procurar que éstas sean positivas y que estén en tiempo presente. Para el inconsciente no existe el “No”. Todo lo entiende de forma positiva, por tanto tenemos que intentar evitar las afirmaciones del tipo: “yo no fumo”. En este caso podríamos utilizar la afirmación: “yo soy libre del tabaco”. Como hemos hablado en otros apartados de la web, el pasado y el futuro son una ilusión de la mente, sólo existe el presente. Por tanto, es importante que nuestras afirmaciones estén en tiempo presente para que tengan una mayor eficacia. Las afirmaciones se tienen que repetir un mínimo de tres veces para que funcionen. Pero cuantas más veces las repitamos, mejor. Y si además, las

acompañamos con una visualización creativa, su resultado será mucho más efectivo. Nosotros que practicamos Reiki todavía podemos potenciarlas más con el uso de la energía y los símbolos. La forma de trabajar con las afirmaciones es la siguiente:

Identificar el problema. Antes que nada, tenemos que saber el aspecto que deseamos cambiar de nosotros mismos. La autobservación es muy importante en el camino de crecimiento personal, pero tenemos que procurar que sea una observación constructiva, alegre y comprensiva. En cada momento actuamos según nuestro nivel evolutivo. Escoger la afirmación. Una vez hayamos identificado el problema o aspecto que queremos cambiar, procederemos a escoger una afirmación apropiada para el tipo de problema que sea. Esta es una parte muy importante, ya que tenemos que ser muy precisos. Si yo soy una persona iracunda y hago una afirmación del tipo “quiero ser una persona más amable”. Lo que estoy introduciendo es eso literalmente, es decir, que estamos pidiendo “querer ser” y el resultado que obtendremos es el de desear ser más amables, pero no el de ser más amables. En este caso podríamos utilizar una afirmación del tipo: “Yo soy una persona amable”. Las afirmaciones que contienen las palabras “Yo soy…” son muy poderosas, ya que hacen una llamada a nuestra parte más espiritual para que se manifieste. Repetir la afirmación. La afirmación se puede repetir en voz alta, interiormente o la podemos escribir. Cuantas más veces lo hagamos, mejor. La forma más efectiva es aquella que es más regular, es decir, es mejor repetir la afirmación 5 minutos al día, pero hacerlo cada día, que no repetir la afirmación una vez a la semana y hacerlo durante dos horas. A nivel de práctica con Reiki, seguiremos el sistema que se explica en la sección Usos Terapéuticos de los Símbolos, malos hábitos y adicciones, utilizando el Sei-He-Ki y el ChoKu-Rei.

Ejemplos de Afirmaciones
Soy libre del tabaco. Estoy seguro y protegido cuando expreso mis sentimientos. Como lo que mi cuerpo necesita y me pide. Me gustar ser quien soy y hago valer mi poder con prudencia. Escucho mi interior. Ahora me doy permiso para ser feliz. Ahora es lo único que existe. Ahora trasciendo mis miedos y mis limitaciones. Estoy tranquilo y relajado. Estoy dispuesto a avanzar con soltura. Estoy lleno de amor y de paz.

Estoy lleno de energía y entusiasmo. Vivo la vida con alegría. Dejo que la Vida fluya a través de mí.

¿Qué son los Símbolos?
Desde sus comienzos el trabajo con Reiki ha estado ligado con el uso de símbolos. Los símbolos son unas herramientas que nos ayudan a dirigir y aumentar la Energía Universal que canalizamos. No es necesario utilizar símbolos al hacer Reiki, pero su uso puede ayudarnos a potenciar la energía y a encaminarla al tipo de curación que más necesite nuestro paciente. Un símbolo es en si mismo una entidad que posee una vibración propia y unas características concretas. Al recibir una iniciación de Reiki el maestro introduce los símbolos en nuestra aura conectándonos así con la esencia del símbolo. Desde ese momento, cada vez que utilicemos un símbolo éste enviará sus propiedades y virtudes a través de nosotros utilizando la energía. Si una persona que no ha sido iniciada en un símbolo lo utiliza, de este uso puede que saque un 1 por ciento de la capacidad el propio símbolo. Si lo utiliza una persona que ha sido iniciada la proporción puede subir hasta el 70 por ciento. Y si utiliza el símbolo una persona que ha sido iniciada y que además ha trabajado con el símbolo con meditaciones, etc. alcanzará un rendimiento máximo. Existen distintas maneras de invocar los símbolos, pero en todas ellas la mecánica es parecida. Primero hay que dibujar el símbolo o yantra y después repetir tres veces su nombre o mantra para activarlo. Una manera, es trazar el símbolo al aire con la mano. Con la mano abierta, teniendo en cuenta que el punto energético o Lao-gong se encuentra situado más o menos en el centro de la mano. También podemos utilizar el dedo índice o varios dedos. Una vez dibujado, repetimos tres veces su nombre o mantra y después le damos un pequeño golpe, como empujándolo hacia el paciente (en este punto nos podemos imaginar cómo el símbolo entra dentro de la persona). Otra manera de hacerlo es cerrar los ojos y dibujar el símbolo mentalmente, es decir, visualizarlo. Seguidamente repite tres veces su mantra. Otro sistema es dibujarlos con la lengua en el paladar y repetir tres veces su nombre o mantra. Es importante que a la hora de trazarlos, lo hagamos en el correcto orden en que se explica, sin dejarnos ninguno de sus trazos. Y si nos equivocamos o nos dejamos un trazo, volvemos a empezar hasta que nos salga bien. Es importante que notemos qué es lo que cambia cuando dibujamos un símbolo. En Reiki siempre es necesario que estemos muy alerta a las sensaciones, ya que éstas, muchas veces, nos darán la llave que nos indicará qué símbolo debemos usar. Se puede dar el caso de que al principio no notes la diferencia entre usar un símbolo o no usarlo. Recuerda que no son un juguete, y aunque tú no lo notes, la persona que recibe el tratamiento sí notará sus efectos. Así que es mejor tener cuidado y no poner los símbolos porque sí. Si te cuesta sentir los símbolos, puedes realizar todo tipo de pruebas contigo mismo, hacer meditaciones centradas en un símbolo, etc. Pero ten cuidado porque ¡funcionan! Aunque los símbolos son unas herramientas muy útiles, se puede dar el caso que en un tratamiento de Reiki no sintamos la necesidad de usar ningún símbolo. Que hayamos sido iniciados en algún símbolo no significa que estemos obligados a utilizarlo. Tenemos dos formas de decidir que símbolo tenemos que usar en cada caso: de forma racional o de forma intuitiva. Hay casos para poder hacerlo de las dos maneras. En el primer caso, la forma racional, tendremos en consideración todo aquello que hayamos aprendido sobre cada símbolo. Es decir, para qué sirve, en qué casos podemos utilizarlo y en cuáles no, etc. En el segundo caso, la forma intuitiva, nos dejaremos guiar por nuestra

intuición o por nuestros guías, para saber cuándo y qué símbolos tenemos que utilizar. No se trata de que una forma esté mejor que la otra, pero es bueno conocer bien la teoría para después poder dejarnos llevar.

Cho-Ku-Rei
El Cho-Ku-Rei es el símbolo de la energía, es conocido como “el interruptor” porque abre el paso al flujo de la energía. Su misión es la de multiplicar el caudal de energía que canalizamos. De tal forma que cuando dibujamos un Cho-Ku-Rei, pasamos a trasmitir muchísima más energía que antes. También es el símbolo de la protección, el símbolo de la potenciación y el símbolo antifugas energéticas . Su nombre significa: “el poder está aquí”, “llamo a la energía divina aquí y ahora”, “ la Energía está aquí”, “ven Energía” y “deposita la energía aquí”. Cuando trazamos ChoKu-Rei, lo que hacemos es enviar la energía al plano físico, es decir, al cuerpo físico del paciente.

Este símbolo actúa especialmente sobre los tres primeros Chakras, activándolos y potenciando su armonización. Cuando tratamos con Chakras, nos podemos imaginar el Cho-Ku-Rei con el color de cada Chakra. Su color es el dorado preferentemente, ya que éste es el color de la proteción. Si realizamos curaciones emocionales, podemos dibujar el Cho-Ku-Rei en el Chakra del Corazón de color rosa. Para meditaciones o procesos espirituales lo visualizaremos de color blanco o violeta. Es un símbolo que deberíamos de utilizar al principio y al final de cada sesión. Al principio, nos podemos hacer un Cho-Ku-Rei a cada mano, para potenciar la energía que canalizamos. También podemos hacer un Cho-Ku-Rei gigante sobre el paciente. O trazar un Cho-Ku-Rei en el Chakra Corona del paciente e imaginarnos como éste entra por el Canal Central, potenciando así la sesión. Una vez hemos terminado la sesión, dibujaremos un Cho-Ku-Rei muy grande sobre el paciente. De esta forma, estaremos concentrando la energía que hemos canalizado sobre el paciente e impidiendo que ésta se disipe o que se produzca algún tipo de fuga energética.

Para protegernos de las energías negativas que se pueden desprender de un tratamiento a otras personas, nos podemos dibujar un Cho-Ku-Rei grande en nosotros mismos, o dibujarnos un ChoKu-Rei en cada uno de nuestros Chakras. De esta manera el Cho-Ku-Rei hará de escudo delante de estas energías. Otro uso del Cho-Ku-Rei es el de potenciar a los otros símbolos. Trazado después de

un símbolo actúa potenciando el símbolo y protegiéndolo, de esta manera el otro símbolo aumenta su eficacia. El Cho-Ku-Rei se puede dibujar en los dos sentidos. Haciendo la espiral en sentido horario o antihorario.

El Cho-Ku-Rei dibujado en sentido antihorario dispersa y disipa la energía. Es ideal para aplicar en lugares o zonas donde hay un exceso de energía.

El Cho-Ku-Rei dibujado en el sentido horario concentra la energía allí donde lo trazamos. Es ideal para aplicar en zonas donde notemos un déficit de energía. También para trabajarlo durante una sesión en una persona que se encuentra con falta de energía.

Sei-He-Ki
El Sei-He-Ki es el símbolo mental-emocional. Su misión es la de enviar o dirigir la energía a las capas emocionales y mentales del aura, así como a los Chakras que regulan las funciones mentales-emocionales y también a la mente. Más concretamente, actúa sobre el cuerpo emocional y la mente inconsciente. Su nombre significa: “Todo lo que está arriba está abajo”, “El hombre y Dios se hacen Uno” y “La tierra y el cielo se reúnen”. También es el símbolo de la purificación, el símbolo del equilibrio entre fuerzas contrarias y el símbolo de la armonía .

Este símbolo actúa especialmente sobre los cuatro Chakras superiores, alineándolos con la energía de altísima vibración del amor y potenciando su armonización. Actúa armonizando los dos hemisferios cerebrales. Nuestro cerebro esta dividido en dos hemisferios. El derecho es el que regula la intuición, la imaginación, los sueños, los sentimientos, etc. El hemisferio izquierdo es el que regula la racionalidad, el razonamiento deductivo y lógico. El Sei-He-Ki nos equilibrará estos dos hemisferios, porque ni es bueno vivir en un mundo imaginario ni en un mundo puramente racional. Toda existencia se basa en el juego o danza de los contrarios, el equilibrio y la armonía en la vida dependen de que estas fuerzas estén igualadas. Las personas, a causa de la inconsciencia del mundo, no procesamos normalmente nuestras emociones. Cuando negamos la vida, lo que pasa o nuestras propias emociones, estamos potenciando que éstas se queden atrapadas en nuestro sistema energético. ¿Tienes pensamientos hacia una persona o situación que se te repiten con asiduidad en la mente? ¿Te pones nervioso cuando tienes que coger un tren o al enfrentarte a una determinada situación? Todo esto son esquemas mentales-emocionales que se han instalado en tu campo energético. Cuando aplicamos Sei-He-Ki a una persona, estamos ayudando a esa persona a hacerse consciente de emociones reprimidas y patrones mentales-emocionales que pueden estar con ella desde hace mucho. Y cuando nos hacemos conscientes de porqué nos ponemos nerviosos cuando tenemos que coger un tren, desaparece este nerviosismo. La consciencia es el arma más poderosa de todas. Es la luz que hace desaparecer la oscuridad. Como comentaba en la sección Reiki y la Enfermedad, los dolores físicos son la última manifestación de un problema mental-emocional o también espiritual. Eso nos ha de poner en alerta cuando tengamos a un paciente con cualquier problema físico. Porque al aplicar Sei-He-Ki podemos liberar emociones o patrones mentales que le han causado ese problema. Así pues, no nos tenemos que extrañar si se nos pone a llorar una persona que nos ha venido por un dolor de cuello y ha terminado por decirnos que odia sus circunstancias pero que no se atreve a expresarlo. También se utiliza para tratar adicciones, fobias, patrones de comportamiento, etc. Este símbolo lo podemos dibujar acompañado por un Cho-Ku-Rei. De esta manera lo protegeremos y aumentaremos su vibración y su eficacia.

Hon-Sha-Ze-Sho-Nen
El Hon-Sha-Ze-Sho-Nen es el símbolo del tiempo y del espacio. Su misión es la de unir a paciente y terapeuta en el aquí y ahora. Es decir, utilizando este símbolo podemos hacer Reiki a una persona que se encuentra en la otra punta del planeta. Pero también nos permite hacer Reiki al pasado y al futuro. Su nombre significa: “Ni pasado, ni presente, ni futuro”, “El Dios que hay en mi saluda y reconoce al Dios que hay en ti”. También es un símbolo que potencia la cantidad de energía que canalizamos, descubrirás que las sesiones a distancia son bastante rápidas. Aunque seguiremos utilizando el Cho-Ku-Rei para potenciar nuestras sesiones y este símbolo lo reservaremos para el Reiki a distancia. En últimas el tiempo y el espacio son una ilusión de la mente. Existe el vacío y el ahora. “El vacío es forma y la forma es vacío” como se dice en el Libro del Tao. Cuando dibujamos este símbolo, le estamos diciendo a nuestro Ser Interior que somos conscientes de esta realidad. Y por tanto, que somos capaces de enviar energía donde sea y cuando sea. Es decir, este símbolo actúa traspasando los esquemas de nuestra mente que nos dice que hacer esto es imposible. Y establece un puente entre nuestro Ser Interior y la Energía Universal. Normalmente, tenemos tendencia a pensar que el tiempo es lineal. Es decir, que existió un pasado, que existe un presente y que existirá un futuro. Pero eso no es exactamente así. En el fondo sólo existe el presente, y tanto el pasado como el futuro son en realidad el presente. Esto significa que todo está pasando ahora. La realidad temporal es

vertical. Imagínate una película. Coge todas las escenas de la película y proyéctalas juntas verticalmente. Estarás viendo en el mismo instante el pasado, el presente y el futuro. Pero todo estará proyectándose ahora. Este ejemplo se aproxima un poco a como es la realidad, aunque su complejiad es inconcebible para nuestra mente. El Hon-Sha-Ze-Sho-Nen actúa sobre el cuerpo mental y la mente consciente. Si lo combinamos con el Sei-He-Ki, que actúa sobre las emociones y la mente inconsciente, y con el Cho-Ku-Rei, que actúa sobre el cuerpo físico, estaremos haciendo un ataque a tres bandas muy eficiente. Cuando hacemos Reiki al pasado con el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen, podemos reinterpretar los sucesos para darles un nuevo sentido basado en la sabiduría que hemos adquirido con el tiempo que ha pasado. También podemos utilizar este símbolo para enviar energía al futuro e influenciar así las futuras situaciones. Por ejemplo, si tengo una reunión importante, puedo hacerme Reiki a mí mismo en el futuro para estar más tranquilo y calmado durante la reunión, de este modo me saldrán las cosas mejor.

Este símbolo actúa especialmente en los Chakras 5º y 6º, potenciando su equilibro. También, podemos utilizar el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen para eliminarnos Karma. Y también se utiliza para acceder a los Registros Akáshicos. Los Registros Akáshicos son como una especie de disco duro espiritual donde se almacena toda la sabiduría adquirida a través de las distintas encarnaciones. Visualizaremos el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen con los colores blanco y violeta preferentemente.

Afinidad y símbolos
Una vez que llegas a cierto nivel en el camino del Reiki, donde te encuentras con un montón de símbolos, diferentes versiones, diferentes utilidades y aplicaciones, se hace necesario dar algún tipo de guía para poder utilizar correctamente esta información, al mismo tiempo que clarificarla. Intentaré a través de mi vivencia personal dar un poco de luz a todos estos aspectos.

A medida que fui cursando los diferentes niveles de Reiki y practicando con los diferentes símbolos, me di cuenta de que algunos me funcionaban mejor que otros. Que había símbolos que no me decían nada en absoluto y que otros, en cambio, me salían solos si dejaba la mano muerta. Al principio pensaba que algunos símbolos no me funcionaban, al activarlos no notaba ningún cambio ni nada que me indicara que ese símbolo había funcionado. Sin embargo al ir avanzando por los diferentes niveles mi sensibilidad fue aumentando y empecé a notar más sensaciones. Aun así, algunos símbolos eran muy intensos y otros parecían no funcionar. Yo, lleno de fe, los utilizaba igualmente si creía necesario hacerlo, siguiendo las indicaciones que me habían dado mis maestros. Al cabo de unos años de experimentación con los diferentes símbolos, llegué a la conclusión de que era una cuestión de afinidad. Afinidad en un sentido vibratorio, que tiene que ver con el momento evolutivo en el que uno se encuentra, y también afinidad relacionada con vidas pasadas u orígenes remotos. Poco a poco empecé a notar una diferencia abismal entre algunos símbolos. No es que los símbolos no funcionasen, al activarlos percibía un cambio en la energía que canalizaba. Pero en algunos símbolos en especial el cambio era muy significativo. Y no sólo yo, sino que las personas que recibían el tratamiento también lo notaban. Finalmente encontré mi símbolo Maestro. Un símbolo especialmente afín con el cual poder meditar, trabajar el autoreiki e incorporarlo a mi vibración. En mi caso este símbolo fue el Dai-Ko-Myo Tibetano. Después de pasar dos años trabajando con él intensamente, llegó un punto en el que ya no lo notaba como antes. Al principio me preocupé porque pensé que algo iba mal o que yo hacía alguna cosa mal. Un buen día mis guías me enseñaron otro símbolo, lo noté con mucha intensidad desde el principio y parecía mucho más potente que el Dai-Ko-Myo. A partir de ese momento empecé a utilizar el nuevo símbolo maestro y el antiguo dejó de atraerme. Es importante hacer un trabajo interno para descubrir nuestros símbolos más afines. El trabajo con símbolos no es sólo una cuestión terapéutica, es decir, una herramienta que nos ayuda en las terapias. Para mí, los símbolos son sobretodo herramientas de crecimiento. A través del autotratamiento y sobre todo de la meditación con símbolos, podemos llegar a impregnarnos verdaderamente de la vibración de cada símbolo y llevar a nuestras vidas la sanación de los diferentes aspectos que trabaja cada símbolo. A la hora de encontrar nuestro símbolo más afín, hay que desprenderse de la parte mental y las ideas preconcebidas. No te dejes engañar por trampas de la mente como: “Este es el símbolo original de Usui, seguro que es mejor que los otros” o “Me gusta más esta versión porque me la transmitió aquel maestro de Reiki que me cae muy bien y con el que confío plenamente”, etc. Prueba, medita y respira con cada símbolo con total sinceridad. La afinidad se manifestará por sí sola y de forma muy evidente. Hay que hacer un especial énfasis en el símbolo Maestro. Según lo que he ido experimentando, siempre ha habido un símbolo con el cual he hecho un trabajo más intenso, sobretodo en mí. Seguramente en alguna de las versiones del Dai-Koo-Myo encontrarás un símbolo afín que te ayudará a ir mucho más allá. Y por último, ten en cuenta que la afinidad a este símbolo puede cambiar. Una vez que hemos hecho todo el trabajo que teníamos que hacer con un símbolo, este puede dejar de tener la misma fuerza para nosotros, ya no lo sentiremos con la misma intensidad de antes. Después de esto aparecerá otro símbolo con el que tendremos afinidad y el cual nos llevará un poco más allá que el anterior. Te corresponde a ti probar, meditar y trabajar con la totalidad de símbolos que hayas

recibido. Averiguar cuáles te son más afines y te funcionan mejor. Todo esto te ayudará a conseguir una auténtica maestría en Reiki.

Usos terapéuticos de los símbolos
Al introducirnos en el terreno de la mente y las emociones, por medio de los símbolos, tenemos que tener en consideración algunas cosas. En primer lugar, nosotros no somos psicólogos ni psiquiatras. Por tanto, no curaremos nunca a nadie. Lo que haremos es ayudar a la persona a autocurarse por medio de la Energía Reiki. Dándole simplemente algunas indicaciones básicas y escuchando con cariño y comprensión todo lo que nos diga. El cuerpo y la mente ya tienen sus propios mecanismos de autocuración. Con el Reiki, lo que haremos es ayudar al paciente a activar estos mecanismos de autocuración, y también los potenciaremos a través de la energía y los símbolos. No hace falta decir que seremos muy discretos con cualquier información que nos pueda dar el paciente. También tenemos que tener en cuenta que, no nos enfrentaremos nunca con una curación mental-emocional hasta que no estemos preparados para llevarla a cabo. Nuestros guías no permitirán que se produzca una situación que no seamos capaces de afrontar. Por lo tanto, el día que se te presente una curación de este tipo, tienes que saber que ya estás preparado para ello y ser valiente para seguir adelante. Tus guías te ayudarán con lo que haga falta.

Una sesión de Reiki con símbolos
Tanto en el tratamiento como en el autotratamiento utilizaremos los símbolos de la siguiente manera: Utilizando las posiciones de las manos que aprendemos en el primer nivel de Reiki, haremos un tratamiento utilizando los símbolos del segundo nivel. Empezaremos alisando el aura tal y como lo hacíamos hasta ahora. Después trazaremos un Cho-Ku-Rei gigante que cubra todo el cuerpo del paciente. A continuación empezaremos con las posiciones de las manos. En cada posición introduciremos un Cho-Ku-Rei, seguido de un Sei-He-Ki y seguido de otro Cho-Ku-Rei. Utilizaremos esta mecánica hasta haber acabado con todas las posiciones de las manos. Si durante la sesión nos apetece estar más rato en un lugar o introducir algun símbolo en alguna parte del cuerpo, etc. procederemos según nuestro criterio. Para terminar, alisaremos el aura y trazaremos otro ChoKu-Rei gigante sobre el paciente para que la energía se quede allí concentrada y no se disperse o se produzca algún tipo de fuga energética.

Curación del pasado
A menudo, muchas de las cosas que nos han pasado al largo de la vida, han dejado una señal en nosotros que nos ha marcado y que nos impide ser felices en el presente. También es posible que acontecimientos sucedidos en encarnaciones anteriores nos condicionen en la encarnación actual. Con los símbolos del segundo nivel de Reiki, podemos superar todas estas trabas y desligarnos de las cadenas de infelicidad. A continuación explicaré un ejemplo de cómo hacerlo, lo explicaré para hacerlo a otras personas, pero nos lo podemos aplicar también a nosotros mismos, aunque dentro de ciertos límites. Ya que en algunos aspectos no podemos ser imparciales con nosotros mismos y necesitamos la ayuda de una persona con experiencia en estos casos. Sobretodo al entrar en

regresiones a vidas pasadas. Nuestros guías nos serán de gran ayuda en estos casos. Es posible que durante el curso de un tratamiento de Reiki, el paciente, en un momento dado, reviva alguna parte de su vida. Normalmente algún trauma o situación que se le ha quedado marcada. Si nos encontramos en esta caso, dejaremos que la persona se desahogue y entretanto le enviaremos Hon-Sha-Ze-Sho-Nen, Sei-He-Ki y Cho-Ku-Rei, dejando que la energía haga su trabajo. En ningún caso interrumpiremos el tratamiento para abrazar o consolar a la persona, ya habrá tiempo para eso al terminar la sesión. Nos tenemos que mantener tranquilos y relajados, y no implicarnos emocionalmente con la persona. Por mucho que sufra, no es nuestro dolor, nosotros sólo somos canales por donde pasa la Energía Universal que es la que realmente cura. Una buena manera de no implicarnos, es mantenernos atentos a nuestra respiración, dejando que ésta se vuelva tranquila y calmada.

Configuración del futuro
Podemos influenciar el futuro mediante una visualización creativa. A continuación explicaré como realizarla y como combinarla con Reiki. La idea, es un poco la de hacernos el camino más llano. Por ejemplo, si mañana tengo un examen, puedo hacerme Reiki a distancia a mí mismo para estar más tranquilo. O si me tengo que reunir con varias personas, en un lugar donde habrá un ambiente hostil, puedo hacer Reiki a la situación o a las personas que habrá para que el ambiente sea más agradable cuando llegue. Nos relajamos y hacemos unas cuantas respiraciones conscientes. A continuación dibujamos un Hon-Sha-Ze-Sho-Nen y repetimos tres veces su mantra. Establecemos contacto con la persona, personas o situación a la que queremos hacer Reiki. Entonces nos imaginamos o visualizamos la situación de la manera que nos gustaría que fuera. Mientras lo hacemos enviamos Cho-Ku-Rei y Sei-He-Ki según nos parezca. Cuanto más larga y detallada sea nuestra visualización mejor. Así pues nos imaginaremos la situación con tanto detalle como podamos. Tenemos que tener en consideración, que lo que pidamos o programemos para que pase, sea en beneficio de todos los implicados y que no salga nadie perjudicado. De lo contrario, el resultado podría tener graves consecuencias para nosotros a nivel Kármico. No es correcto hacer una visualización creativa para conseguir que la novia de tu amigo le deje y se venga contigo. Hay que ser muy cuidadoso y hacerlo todo siempre con mucho amor y con la mejor intención posible. También puedes añadir que la energía se manifieste en una hora, día y lugar en concreto. Puedes hacerlo diciéndolo mentalmente después de trazar el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen a modo de afirmación o visualizando el lugar, hora y fecha.

Adicciones y malos hábitos
Para tratar este tipo de conductas utilizaremos el Sei-He-Ki. Sitúa una mano en la frente y lo otra en la zona occipital. Introduce el Sei-He-Ki seguido de un Cho-Ku-Rei, dibújalos y actívalos correctamente. Empieza a repetir la afirmación positiva que hayas escogido, el mensaje puede ser para mejorar la personalidad, corregir malos hábitos, etc. Mantén esta posición durante 5 minutos repitiendo contínuamente la afirmación. Cuando termines, quita la mano de la frente pero mantén la otra en la zona occipital. Haz Reiki durante 5 minutos o más, esta vez sin repetir la afirmación. Es aconsejable hablar antes con el paciente y buscar entre los dos una afirmación positiva y mientras tu

estás repitiendo la afirmación el paciente hará lo mismo. Esta técnica puede ser acompañada por una visualización para potenciar sus efectos. Por ejemplo, si el paciente tiene problemas de obesidad, porque come demasiado, mientras estoy repitiendo la afirmación visualizo como consigue regular su alimentación y consigue así el equilibrio y la salud. El paciente también puede hacer la visualización. Esta técnica la podemos aplicar tanto para nosotros mismos como para otras personas. Resulta más eficaz si la utilizamos muchas veces en períodos cortos y en días consecutivos que no usada largo rato pero en días muy separados.

Chakras y símbolos
Existen diferentes maneras de trabajar los chakras utilizando símbolos. En general, un símbolo lo podemos utilizar encima de cualquier chakra si así lo sentimos. A nivel teórico podemos encontrar diferentes ideas o métodos de trabajo. La primera es la afinidad vibracional de cada símbolo:

El Cho-Ku-Rei es un símbolo que trabaja principalmente temas que tienen que ver con el mundo de la materia. Está especialmente indicado para el trabajo con los tres chakras inferiores: Muladara, Svadhisthana y Manipura (primero, segundo y tercero).

El Sei-He-Ki es un símbolo que trabaja principalmente los aspectos emocionales. Está especialmente indicado para trabajar con los chakras Manipura y Anahata (tercero y cuarto).

Con el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen podemos trabajar especialmente los chakras Vishuddha y Ajna (quinto y sexto), para trabajar procesos comunicativos y mentales.

Con el Dai-Koo-Myo trabajaremos especialmente el chakra Sahasrara (séptimo), para curaciones espirituales.

Equilibrado de Charkas con Símbolos
También podemos utilizar los símbolos para hacer un equilibrado de Chakras. Este es un ejemplo de equilibrado de chakras utilizando los símbolos de Reiki II.
• •

Empezaremos situando las manos encima de un Chakra y haciéndole Reiki unos instantes. Después, con la mano derecha haremos un giro en el sentido contrario de las agujas del reloj encima del Chakra. Repetiremos este movimiento unas cuantas veces, las que sintamos, y seguidamente le introduciremos el Cho-Ku-Rei. También, para potenciar la curación emocional le introduciremos el Sei-He-Ki. Y finalmente, introduciremos el Hon-Sha-ZeSho-Nen, para potenciar el desbloqueo de estructuras mentales en la mente consciente, que afectan o están en relación con ese Chakra. Al dibujar el símbolo encima del Chakra, lo podemos acompañar con un gesto, de modo que parezca que estamos metiendo el símbolo dentro del Chakra. Y a la vez podemos visualizar como ocurre esta operación. También podemos dibujar los símbolos utilizando el color de cada Chakra. Una vez hayamos introducido los tres símbolos, pondremos las dos manos encima del Chakra y le daremos Reiki el tiempo que creamos oportuno (mínimo 5 minutos). Una vez hecho esto, al igual que hicimos al principio, con la mano derecha haremos un movimiento de giro, pero esta vez en el sentido de las agujas del reloj. Pondremos las manos encima del Chakra unos instantes y pasaremos a hacer otro Chakra. Cuando hayamos terminado haremos un Cho-Ku-Rei gigante encima de la persona y un alisado de aura.

Estos son algunos modelos de equilibrados, aplicaremos la metodología anterior junto con alguna de estas disposiciones:

Equilibrado según las relaciones. Haremos Reiki siguiendo el procedimiento que hemos visto empezando por el 1er Chakra, después el 7º, 2º,5º,3º,6º y finalmente terminaremos en el 4º. Equilibrado de centrar la energía. Igual que el anterior pero cambia un poco el orden. Empezaremos por el 1º, después el 7º, 2º, 6º, 3º, 5º, y finalmente acabaremos en el 4º. Subir la energía. Empezaremos por el 1er Chakra e iremos subiendo hasta llegar al 7º. Bajar la energía. Empezaremos por el 7º Chakra e iremos bajando hasta llegar al 1º.

• •

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->