Está en la página 1de 1

A Gabriela le gustaba ver el amanecer desde su casita .

Le recordaba mucho de
su infancia y de los momentos felices de su vida que eran pocos.su padre habia m
uerto estando ella muy pequeña y se quedo sola con su madre.paso por su mente to
dos los momentos felices de su vida por desgracia su madre estaba muy enferma y
ella tenia que cuidar de las dos.estaba trabajando en una taberna para poder cui
dar de las dos.dejo al lado los pensamientos se fue a vestirse para ir a tabajar
.No le gustaba aquel trabajo pero no habia encontrado ningun otro para poder est
ar cerca de su madre.sabia que un dia iba a quedarse sola pero nunca queria pens
ar en eso.se vistio y se fue.
dios como olia a cerveza! penso ella. tenia que sacar aquel olor q se pon
ia mala.aborecia el trabajo y las personas q entraba en la taberna a emborachars
e y pensando q tenian todo el derecho del mundo a tocarla o ponerla nerviosa .pe
nsaban como si ella fuera una de esas mujeres de los burdeles.se proponia a pon
er otra ronda de cerveza cuando entraron tres hombres bien vestidos dentro.todo
el mundo volvio mirandolos como si fueran la especie mas rara q existia sobre la
tierra.llevan 4 dias cabalgando y ya estaban cansados ,tenian hambre y lo unico
q encontraron en todo el dia mas decente fue aquella maldita taberna lleena de
borachos y aquella niña de ojos verdes mirandolos como si hubieran bajado del ci
elo.dios q ojos tenia aquella mujer si el resto era igual de bonito pues no habr
ian echo ese viaje en balde.
lord leon le dio una sacudida preguntando:
-estas bien george? te pasa algo? y le siguio la mirada ..bueno ya veo en q es
tas pensando sera una noche muy larga.pidieron unas cervesas y pregunto si ofrec
ian alojamiento la tabernera les dijo q si mirandolos como si fueran unos intrus
os. salio con ellos y les llevo a sus habitaciones q estaban bastante mal pero
muy limpias.
george