P. 1
Los Mejores Poemas Motivacionales

Los Mejores Poemas Motivacionales

|Views: 12.722|Likes:
Los Mejores Poemas Motivacionales
Los Mejores Poemas Motivacionales

More info:

Published by: Conferencista Motivacional on Jun 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/07/2013

pdf

text

original

MIS MEJORES POEMAS MOTIVACIONALES

Aprendí y decidí Walt Disney

Después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar. Decidí no esperar a las oportunidades sino buscarlas yo mismo, decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución. Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz. Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos, aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar, descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui, me dejó de importar quién ganara o perdiera, ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer. Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir. Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien "Amigo". Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, "el amor es una filosofía de vida". Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás. Aquel día decidí cambiar tantas cosas... aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad, desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar.

Ahora que estoy Vivo Autor: ¿? Prefiero que compartas conmigo unos pocos minutos ahora que estoy vivo y no una noche entera cuando yo muera. Prefiero que estreches suavemente mi mano ahora que estoy vivo, y no apoyes tu cuerpo sobre mí cuando yo muera. Prefiero que hagas una sola llamada ahora que estoy vivo y no emprendas un inesperado viaje cuando yo muera. Prefiero que me regales una sola flor ahora que estoy vivo y no me envíes un hermoso ramo cuando yo muera.

Prefiero que elevemos una corta oración ahora que estoy vivo y no una misa cantada e interminable cuando yo muera. Prefiero que me digas unas palabras de aliento ahora que estoy vivo y no un desgarrador poema cuando yo muera. Prefiero escuchar un solo acorde de guitarra ahora que estoy vivo, y no una conmovedora serenata cuando yo muera. Prefiero que me dediques una leve plegaria ahora que estoy vivo y no un poético epitafio sobre mi tumba cuando yo muera. Prefiero que poses tu mano sobre mi hombro ahora que estoy vivo y no que solo esperes cargas mi ataúd sobre tu hombro cuando yo muera... Prefiero apreciar contigo una flor que está naciendo ahora que estoy vivo y no grandes coronas de flores que adornarán la tristeza cuando yo muera... Prefiero disfrutar de los más mínimos detalles ahora que estoy vivo y no de grandes manifestaciones cuando yo muera...

CARPE DIEM Walt Withman

Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras y la poesía, sí pueden cambiar al mundo; porque, pase lo que pase, nuestra esencia está intacta. Somos seres humanos llenos de pasión, la vida es desierto y es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa. Y túpuedes aportar una estrofa... No dejes nunca de soñar, porque sólo en sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor de los errores: el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso. No te resignes, huye... "Yo emito mi alarido por los tejados de este mundo", dice el poeta; valora la belleza de las cosas simples, se puede hacer poesía sobre las pequeñas cosas. No traiciones tus creencias, todos merecemos ser aceptados. No podemos remar en contra de nosotros mismos, eso transforma la

vida en un infierno. Disfruta del pánico que provoca tener la vida por delante. Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro, y asume la tarea con orgullo y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte. Las experiencias de quienes se alimentaron de nuestros "Poetas Muertos", te ayudarán a caminar por la vida. La sociedad de hoy somos nosotros, los "Poetas Vivos". No permitas que la vida te pase a ti, sin que tú la vivas... Walt Whitman

EL POEMA DE LAS CARTAS Por: Carlos de la Rosa Vidal (1980-) Peruano

Cartas hay muchas. Como la de los quinceañeros en las escuelas secundarias. Cartas de los tímidos o de los osados. Cartas en donde se revelan las ilusiones primeras de la vida. Los niños escriben por primera vez para conquistar, se atreven y escudan en el bondadoso arte de escribir. Las niñas reciben su primera carta de amor, sonríen y de un salto corren a mostrarla a sus amiguitas. Hay niñas más modernas y por eso más femeninas, cogen sus mejores papeles de entre sus cuadernos perfumados y les cuentan a los niños traviesos de una fantasía llamada amor. Hay cartas anónimas, con las que todas las edades alegran los labios e inquietan las curiosidades. Hay cartas para conquistar. Cartas escritas entre enamorados. Cartas de despedida y por eso tan tristes. Hay cartas en donde se escribe de otras cartas. Las hay entre amores prohibidos y por eso tan auténticas. Las hay entre amigos, entre esposos. Entre desconocidos o entre amantes. También de admiradores. Hay cartas no correspondidas. Cartas sin respuesta. Las hay de dueños esperanzados en recibir aunque sea una. De dueños que de tanto escribir…. ¡Se han enamorado de verdad! Hay cartas que han hechizado de tanto ser leídas. Hay cartas que enamoran. Hay magia en el hecho de escribir cartas.

Por eso hay escritos, cual testamentos, cuando al ser leídos, parecen escucharse las palabras de quien las escribió. Hay cartas que tienen la voz de sus autores. Hay cartas escritas y jamás enviadas. Pero de entre todas las cartas a mí me gusta la de los tímidos, porque las de ellos… ¡Son las verdaderas! Hay cartas como ésta, escritas sólo por tímidos verdaderos. Hay quienes lloran cuando releen cartas, por la nostalgia de algún amor anclado en un tiempo pasado. Hay cartas como ésta a veces conservada en algún rincón amarillento como su historia. Hay cartas como ésta de quienes están solos y buscan un amor. Hay cartas con historias parecidas a las contadas en estas líneas. Hay cartas que emocionan. Hay sueños como las narradas en esta carta. Hay sueños solo imaginados entre amores tímidos porque son auténticos. Hay cartas que cuentan las cosas como si fuesen posibles todos los milagros. Hay cartas como ésta sobre las que se ha llorado. Hay cartas sobre las que se ha preguntado cuál es el final de todo. Hay cartas como ésta que no quieren tener final. Hay cartas que solo pueden terminarse cuando la historia continua. Hay cartas como ésta que sólo pueden leerla quienes están enamorados, o quieren enamorarse. Hay cartas cuyos dueños se han enamorado como los que leen estas líneas. Y han dejado de leer para escribir sus propias cartas. Porque hay alguien que espera recibir una. Ella eres tú, él soy yo.

POEMA DE LA DESPEDIDA JOSÉ ÁNGEL BUESA (1910-1982) CUBANO Te digo adiós, y acaso te quiero todavía. Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós. No sé si me quisiste... No sé si te quería... O tal vez nos quisimos demasiado los dos. Este cariño triste, y apasionado, y loco, me lo sembré en el alma para quererte a ti. No sé si te amé mucho... no sé si te amé poco; pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo, y el corazón me dice que no te olvidaré; pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo, tal vez empiezo a amarte como jamás te amé. Te digo adiós, y acaso, con esta despedida, mi más hermoso sueño muere dentro de mí... Pero te digo adiós, para toda la vida, aunque toda la vida siga pensando en ti.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->