P. 1
1452 COMENTARIO exegetico tomo 1

1452 COMENTARIO exegetico tomo 1

2.0

|Views: 12.444|Likes:
Publicado porkerigmatico

More info:

Published by: kerigmatico on Jun 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/18/2015

pdf

text

original

Sections

INTRODUCCION

I. LA NATURALEZA Y EL USO DE LOS PROVERBIOS.—El proverbio es una oración vigorosa
que expresa concisamente alguna verdad bien establecida y susceptible de varias ilustraciones y
aplicaciones. La palabra es de derivación latina, y significa literalmente por una palabra, dicho, o
discurso;
eso es, una expresión por muchas. El vocablo hebreo (mashal) quiere decir comparación.
Muchos suponen que éste se empleaba, porque la forma o el contenido del proverbio, o ambas cosas,
envolvían la idea de comparación. Los más de los proverbios son como estrofas de dos o de tres versos,
o modificaciones de éstos, los cuales se corresponden en estructura y extensión como si estuvieran
arreglados para compararse el uno con el otro. Ilustran las variedades del paralelismo, un rasgo
distintivo de la poesía hebrea. Véase Introducción a los Libros Poéticos. Muchos, está claro, también
envuelven la idea de una comparación de los sentimientos expresados (cf. el capítulo 12:1–10; el 25:1–
15; el 26:1–9). Por otra parte, a veces la omisión a propósito de uno de los versos, o miembros,
despierta la curiosidad y ejercita la sagacidad del lector para suplirlo, y así se presenta el proverbio
como un “enigma” o “dicho obscuro” (cf. el capítulo 30:15–31; el 1:6; Salmo 49:4). La forma
sentenciosa de expresión, que así llegó a ser una característica marcada del estilo proverbial, fué
adoptada también para el discurso continuativo, aun cuando no conserve trazos de comparación ni de
forma ni de materia (cf. los capítulos 1 al 9). En Ezequiel 17:2; 24:3, vemos la misma palabra traducida
propiamente parábola, para determinar un discurso ilustrativo. Luego los traductores griegos han usado
una palabra, parábola, que los escritores neotestamentarios (menos Juan) emplean para indicar los
discursos de nuestro Señor, del mismo carácter, la que también parece envolver la idea de comparación,
aunque no sea su significado primario. Parecería, pues, que los estilos proverbial y parabólico de
producción literaria fueran original y esencialmente el mismo. El proverbio es una “parábola
concentrada, y la parábola, la extensión del proverbio mediante una ilustración amplia.” El proverbio
es, de este modo, la moraleja o tema de una parábola, que a veces le precede, como en Mateo 19:30 (cf.

el capítulo 29:1); o que le sigue, como en Mateo 22:1–16; Lucas 15:1–10. Siendo el estilo poético, y
adaptado a la expresión de un orden elevado de sentimiento poético, tal como la profecía, hallamos el
mismo término empleado para designar tales composiciones (cf. Números 23:7; Miqueas 2:4; Habacuc
2:6).

Aunque los hebreos usaban el mismo vocablo para proverbio y parábola, el griego emplea dos, si
bien los escritores sagrados no parecen reconocer siempre ninguna distinción. El términoparoimía lo
usaron los traductores griegos para intitular este libro, evidentemente con referencia especial a la
definición posterior de la parábola, o sea, una forma sentenciosa de dicción común, la que parece ser el
sentido mejor del término. Juan usa el mismo término para designar las instrucciones del Salvador, en
vista de su característica obscuridad (cf. Juan 16:25–29, griego), y hasta para indicar sus discursos
ilustrativos (Juan 10:6), cuyo sentido no todos sus oyentes comprendían en seguida. Esta forma de
ilustración estaba bien adaptada para ayudar al aprendiz. La estructura paralela de las oraciones, la
repetición, el contraste, la comparación de pensamiento, todo estaba calculado para facilitar los
esfuerzos de la memoria; y los preceptos de sabiduría, que desarrollados en discursos lógicos, hubieran
dejado de impresionar por causa de su extensión o carácter complicado, se compendiaban en sentencias
sustanciosas y mayormente bien sencillas. Tal modo de instrucción ha distinguido la literatura ya
escrita o tradicional de todas las naciones, y fué y todavía es peculiar en el oriente.
En este libro, sin embargo, se nos imparte una sabiduría proverbial producida por el sello de la
divina inspiración. Dios ha condescendido en hacerse nuestro enseñador en los asuntos prácticos
pertenecientes a todas las relaciones de la vida. Ha adaptado su instrucción a los sencillos y
analfabetos, presentando por este método notable e impresionante, los grandes principios del deber para
con él y para con nuestros semejantes. Al motivo primordial de toda conducta recta, el temor de Dios,
se le agregan todos los incentivos lícitos subordinados, tales como el honor, el interés, el amor, el
temor, y el afecto natural. Además del terror excitado por el conocimiento de los justos juicios de Dios,
se nos amonesta respecto al mal obrar por la exhibición de los inevitables resultados temporales de la
impiedad, la injusticia, el libertinaje, el ocio, la pereza, la indolencia, la embriaguez, y la disolución.
Como recompensas de la verdadera piedad que sigue en la eternidad, se prometen la paz, la seguridad,
el amor y la aprobación de lo bueno, y los consuelos de la buena conciencia, que hacen que sea esta
vida verdaderamente feliz.

II. LA INSPIRACION Y EL AUTOR—Sin excepciones de importancia, los escritores judaicos y
cristianos han aceptado este libro como producto inspirado de Salomón. Es el primer libro de la Biblia
que lleva en el prefacio el nombre del autor. El Nuevo Testamento abunda en citas de los Proverbios.
Su excelencia intrínseca nos los recomienda como producto de una autoridad superior a la de los
escritos apócrifos, tales como la Sabiduría, o Eclesiástico. Salomón vivió 500 años antes de los “siete
sabios” de Grecia, y 700 años antes de la edad de Sócrates, Platón y Aristóteles. Es bien patente pues,
sea cual fuere la teoría de los origenes de su conocimiento que se adopte, que él nada sacó de ninguno
de los escritos paganos de que nosotros tenemos conocimiento. Es muchísimo más probable que por las
varias migraciones, cautividades, y dispersiones de los judíos, los filósofos gentílicos recibiesen de esta
fuente de inspiración muchas de las corrientes que continúan refrescando a la humanidad en medio de
los, al contrario, áridos y estériles desiertos de la literatura profana.
Pero como los Salmos como un todo se atribuyen a David, por ser él el autor principal, del mismo
modo, el atribuir este libro a Salomón es completamente consecuente con los títulos de los capítulos 30
y 31, los que atribuyen dichos capítulos a Agur y Lemuel respectivamente. De estas personas nada
sabemos. No cabe aquí discutir las varias especulaciones respecto a ellos. Por un sencillo cambio de

lectura algunos proponen traducir el capítulo 30:1: “Palabras de Agur, hijo de la que fué obedecida (a
saber, la reina de) Massa:” y el cap. 31:1: “Palabras de Lemuel, rey de Massa;” pero está en
contradicción con todas las primeras versiones; y nada menos que la más rigurosa necesidad exegética
debiera permitir la justificación del abandono de una lectura y traducción bien establecidas cuando no
se gana nada útil para nuestro conocimiento. Mejor es reconocer la ignorancia que tolerar conjeturas
inútiles.

Es probable que de los “tres mil proverbios” (1 Reyes 4:32) que Salomón pronunció, seleccionara y
editara en vida los caps. 1–24. Los caps. 25–29, son también de su composición, copiados en los días
de Hezequías por sus “hombres,” acaso, los profetas Isaías, Oseas, y Miqueas. Tal obra estuvo
evidentemente en el espíritu de este piadoso monarca, quien puso todo su corazón en el propósito de
reformar el culto de Dios. Hombres eruditos han procurado establecer la teoría de que Salomón mismo
no fué sino un coleccionista, o de que las otras partes del libro, del mismo modo que estos capítulos,
son también selecciones hechas por otras manos; pero las razones aducidas para defender estas
premisas nunca han sido tan satisfactorias como para hacer cambiar las opiniones comunes sobre el
asunto, las que tienen la sanción de las autoridades más antiguas y de más confianza.
III. LAS DIVISIONES DEL LIBRO—Una obra como ésta, por supuesto, no se presta para un
análisis lógico alguno. Sin embargo hay ciertas indicaciones bien definidas para una división, de modo
que el libro por lo general se divide en cinco o seis partes.
1. La primera contiene nueve capítulos, en los que se discuten y se refuerzan ilustrando,
amonestando, y animando, los principios y las bendiciones de la sabiduría, y las estratagemas y
prácticas perniciosas de los pecaminosos. Estos capítulos son preliminares. Representan muy pocos
especímenes del verdadero proverbio, pero se distinguen por la concisión y la elegancia que lo
caracterizan. La dicción sigue estrictamente la forma del paralelismo, y son generalmente de la clase de
los sinónimos, habiendo solamente cuarenta de los sintéticos y tan sólo cuatro (cap. 3:32–35) de los
antitéticos. El estilo es adornado, las figuras más bien audaces y amplias, y las ilustraciones llamativas
y extensas.

2. Los paralelismos antitético y sintético a exclusión del sinónimo distinguen los capítulos 10:1 a
22:16; y los versos corren sin enlace entre sí, cada uno formando en sí mismo un sentido completo.
3. En los capítulos 22:17 a 24:34 se presenta una serie de amonestaciones dirigidas como si fuera a
un estudiante; y generalmente el tema ocupa dos o más versos.
4. Los capítulos 25–29 lógicamente pueden ser considerados como porción distinta, por las razones
arriba dichas respecto a su origen. Su estilo es muy mixto; acerca de sus peculiaridades, véanse la 2a. y
3a. partes.

5. El cap. 30 es peculiar, no sólo con respecto a su autor, sino también como un ejemplo de la clase
de proverbios que se han descrito como “dichos obscuros” o enigmas.
6. Además de unas amonestaciones abundantes y concisas, propias para un rey, el cap. 31 nos da un
retrato inimitable de la mujer. En la división 5a. como en la 6a., la particularidad distintiva del estilo
proverbial original da lugar a las modificaciones que como yanotamos, señalan la composición
posterior; pero tanto aquél como ésta conservan el método conciso y vigoroso de exponer la verdad, de
igual valor ambos para su honda impresión y la permanente retención en la memoria.

CAPITULO 1

Después de poner el título, el escritor define el propósito y la naturaleza de las instrucciones del
libro. Con paterno amor llama la atención a estas instrucciones, y amonesta a sus lectores en contra de
las seducciones de los impíos. Luego se presenta la sabiduría en una hermosa personificación de una

manera asaz solemne e impresionante, e invita a los hombres a recibir sus enseñanzas, amonestando a
los que rechazan y animando a los que aceptan las enseñanzas ofrecidas.
1–4. (Cf. el primer punto de la Introducción.) para entender sabiduría y doctrina—tal es el
propósito de estos escritos.sabiduría—o sea el empleo de los mejores medios para lograr los mejores
fines, es el vocablo usado en este libro generalmente para expresar la verdadera piedad. doctrina
instrucción, o disciplina,para la formación del carácter. razones prudenteslit., palabras de
comprensión
, palabras que facilitan el discernimiento del bien y del mal. recibir, etc.—recibir aquella
disciplina que la discreción imparte. Cf. los rasgos opuestos del necio (cap. 16:22). justicia, etc.—tres
atributos de uno que es recto en todas sus relaciones con Dios y con el hombre. simples—los
fácilmente llevados o al bien o al mal; es el paralelo:jóvenes—los sin experiencia. sagacidad—o
prudencia (caps. 3:21; 5:21). cordura—treta, ardid, cualidades buenas o malas, según el uso de ellas.
Aquí se refiere a las buenas, puesto que envuelve la astucia para evitar el mal y hallar el bien. 5, 6.
Tales escritos los apreciarán los sabios, los que persiguen las finalidades rectas por los medios justos. el
saber
—no el acto de aprender, sino la materia aprendida. consejo—o el arte y los principios de
gobierno. declaraciónlit., figura. palabras de sabios—(Cf. el v. 2). dichos oscuros—(Cf. el Salmo
49:4; Juan 16:25, y el punto primero de la Introducción).7. el temor de Jehová—El principio de la
verdadera piedad (cf. los caps. 2:5; 14:26, 27; Job 28:28; Salmo 34:11; 111:10; Hechos 9:31).El
principio
—la primera parte, el fundamento. insensatos—los insensatos e indiferentes al carácter y
gobierno de Dios; pues, los impíos. 8.hijo mío—La forma paternal denota consideración cariñosa para
con el lector. Los sentimientos filiales ocupan el primer lugar después de la piedad para con Dios, y
aseguran recompensas las más distinguidas (cf. el cap. 6:20; Efesios 6:2, 3). Sobre las figuras del v. 9,
cf. Génesis 41:42; Cantares 1:10; 4:9. 10–19. Solemne advertencia acerca de la tentación. 10. quisieren
engañar
lit., “si te abren el camino,” tientan, seducen. no consientas—Pecado es el consentir, ceder
a la tentación, no el ser tentado. 11–14. El homicidio y el robo son ilustraciones especificas que se dan.
asechanzas … acechemos—expresan esfuerzo y esperanza de éxito en el artificio. tragaremos, etc.—
hagamos desaparecer a la víctima y todo rastro del crimen (Números 16:33; Salmo 55:15). Se prometen
abundantes recompensas de villanía como frutos de este proceder fácil y seguro. 15, 16. La compañía
(camino, senda) de los malos es peligrosa. Evita los comienzos del pecado (cap. 4:14; Salmo 1:1;
119:101). 17–19. Los advertidos deben evitar el pecado, como las aves instintivamente evaden la red
tendida a la vista. Pero los insensatos pecadores se apresuran a su propia ruina (Salmo 9:16), y ávidos
de ganancia, prosperan en las mismas tretas que los destruyen (1 Timoteo 6:10), fracasan en la captura
de otros, y causan su propia destrucción. 20–33. Algunos exégetas consideran que este trozo es
lenguaje del Hijo de Dios bajo el nombre de Sabiduría (cf. Lucas 11:49). Otros opinan que la sabiduría,
como atributo divino especialmente empleado en actos de consejo y amonestación, está aquí
personificada, y representa a Dios. Como quiera que sea, el lenguaje constituye una amonestación
divina de lo más solemne, cuyo contenido y espíritu son eminentemente evangélicos e impresionantes
(cf. Nota sobre el cap. 8). 20. sabiduríalit., las sabidurías, siendo usado el plural, o a causa del
sentido no común, o como indicativo de la gran excelencia de la sabiduría (cf. el cap. 9:1). en las
plazas
—públicamente, no en secreto. 21. La publicidad indicada además por términos que señalan los
lugares más frecuentados. 22. simples—(cf. el v. 4). simpleza—que envuelve la ignorancia.
burladores—escarnecedores (Salmo 1:1), los que menosprecian, así como rechazan, la verdad.
insensatos—vocablo diferente del usado en el v. 7, que con todo expresa el mismo sentido. 23.
reprensión
—sugiere el convencimiento de que se merece (cf. Juan 16:8 marginal). derramaré
impartiré abundantemente. mi espíritu—o sea el de la sabiduría personificada, o el de Cristo, un agente

divino.24. extendí mi mano—figura que expresa el encarecimiento, especialmente en las súplicas (cf.
Job 11:13; Salmo 68:31; 88:9). 25. desechasteis—como de ningún valor. no quisisteis—recibirla, ni
hacer caso de ella. 26, 27. En extremo entristecido, él no sólo les negará el socorro, sino que agrava la
negación con la burla. destrucciónlit., ruido tumultuoso, que denota la completa confusión de ellos;
desolación.calamidad—(v. 26) comparable al torbellino, por su rapidez fatal. tribulación—(Salmo
4:1; 44:11). angustia—un estado de opresión inextricable; la desesperación más profunda. 28. Ya no
son de eficacia ni las oraciones ni la búsqueda más empeñosa (cap. 8:17). 29, 30. El rechazo caprichoso
del pecador le trae la ruina encima. 31. fruto de su camino—el resultado lógico de su conducta (Isaías
3:10; Ezquiel 11:21; Romanos 6:21; Gálatas 6:7, 8). se hartarán—(Salmo 123:4). 32. el reposo etc.—
Lit., la apostasía de los simples(v. 22), desoír el llamamiento del v. 23. prosperidad—la quietud que
envuelve la indiferencia. 33. habitará confiadamente—(Deuteronomio 12:10). reposado—en la
verdadera prosperidad.

CAPITULO 2

Se intima a los hombres a que busquen la sabiduría, porque ella enseña aquellos principios por los
cuales pueden obtener la dirección de Dios y evitar la compañía e influencia de los impíos, cuya
conducta perniciosa se describe.
1–5. Son necesarias la diligencia en el oír y la oración para conseguir el gran principio de la piedad,
el temor de Dios. 1. guardares—como un depósito (cf. el cap. 7:1). 2.Escucha tú con atención y
reflexión seriamente (cf. el cap. 1:24; Salmo 130:2). prudencia—la debida percepción de la verdad. 3.
si clamares
lit., Cuando (y) si clamas;eso es, en tal caso. inteligencia—el poder del discernimiento.
prudencia—como en el v. 2. 4.Debe haber oración intensa y esfuerzo. 5.entenderás—percibirás
inteligentemente.hallarás—Obtendrás. 6. Porque—Dios está presto (Santiago 1:5; 4:8). de su boca
por la revelación que él da. 7. sólida sabiduríalit., la substancia, como opuesta a lo ficticio. Según
el contexto, ésta puede ser el socorro, como que aquí corresponde con escudo, o con la seguridad, o la
sabiduría que la procura (cf. los caps. 3:21; 8:14; 18:1; Job 6:13; 12:13). 8. Dios defiende el camino
recto y a los que por él caminan. santos—objetos de su favor (cf. el Salmo 4:3, etc.) Los guía y los
guarda.9. Entonces—enfático; en tal caso. justicia, etc.—Todo lo que se debe a Dios y al hombre. 10,
11.
Amplían la idea del v. 9; sobre los términos (cf. el v. 4 y el v. 3). 12–15. para librarte—como de
un peligro grande (6:5).mal camino—(Salmo 1:1). perversidades—(caps. 6:14; 23:23), lo opuesto a
la verdad. por andar—conducta habitual; 14. y eso con placer, en ignorancia del bien y en busca del
mal. perversidades—no sólo en las suyas propias, sino que se deleitan en las ajenas. Aman con mayor
fervor las cosas peores.15. torcidas—sin escrúpulo. torcidos—otro vocablo; lit., andan para atrás; no
sólo desviados de lo recto, sino en sentido contrario. 16–19. La liberación de otra suerte de peligro. la
mujer extraña
—este vocablo se usa a menudo en el sentido de ramera, o mujer disoluta (Jueces 11:1,
2), sea casada (cap. 7:5, 19) o no (1 Reyes 11:1), así llamada porque las tales, acaso al principio, eran
mujeres extranjeras aunqueextraño puede también denotar cualquier cosa contraria a lo recto y propio,
comofuego extraño (Números 3:4); incienso extraño (Exodo 30:9). halagalit., allana, o alisa. sus
palabras
—(Salmo 5:9). 17. príncipe de su mocedad—su esposo legal (Jeremías 3:4). pacto de su
Dios
—el matrimonio consumado en el nombre de Dios. 18. está inclinada—va abajo, se hunde (cf.
Números 13:31). hacia los muertos—o sombras de los difuntos (Salmo 88:10). 19. Es decir, los que
no se arrepienten (cf. Ecclesiastés 7:26). veredas de la vida—(Salmo 16:11), en contraposición con las
que van hacia los muertos. 20. Para que andes, etc.—tal es el objeto de estas amonestaciones. 21, 22.
(Cf. el Salmo 37:3, 9, 22, 27).prevaricadores—los impíos rebeldes (cf. Jeremías 9:2).
desarraigados—completamente destruídos, como árboles desarraigados.

CAPITULO 3

Se encomienda el estudio de la verdad. Se debe temer a Dios, honrarle, y confiar en él,
manifestándose la sumisión filial bajo el castigo. Se urge la excelencia de la sabiduría, y se ilustra
adecuadamente en los consejos divinos. La piedad se encarece por el contraste del destino de los justos
y de los impíos.

1. ley, mandamientos—todas las instrucciones divinas (cf. el Salmo 119). corazón guarde
obsérvalos tú con sinceridad (caps. 4:13; 5:2). 2. largura … de vida—prometida muchas veces como
bendición (Salmo 21:4; 91:16). paz—que incluye la prosperidad (Salmo 125:5). 3. misericordia y
verdad
—Las más veces la fidelidad de Dios a sus promesas se expresa con estos términos (Salmo
25:10; 57:3). Como atributos de los hombres, expresan la integridad en sentido amplio (caps. 16:6;
20:28). átalas … escríbelas … corazón—Los motivos deben tener adorno exterior y gobierno interno.
4.gracia—amabilidad (cap. 22:11; Salmo 45:2); unida a ésta, buena opinión—buena comprensión,
discernimiento, que asegura el éxito; o buen nombre, buena fama, en los ojos de Dios y de los
hombres
—aprobada por Dios así como por el hombre. 5. fíate … corazón—Este es el centro y médula
de la verdadera sabiduría (caps. 22:19; 28:25). El deber positivo tiene su negación correspondiente en
la amonestación contra la suficiencia propia. 6.caminos—(Salmo 1:1). Reconócelo—buscando su
sabia ayuda (cap. (16:3; Salmo 37:5; Jeremías 9:23, 24). enderezarálit., aclarará (cf. Hebreos
12:13). 7. (Cf. el cap.27:2; Romanos 12:16.) teme … mal—observando reverentemente su ley. 8.
será
ello será; esta conducta. medicinalit., salud.a tu ombligo—a todos los órganos de la
alimentación. huesos—esqueleto, la armadura del cuerpo; la piedad verdadera promueve la salud
física. 9, 10. (Cf. el cap. 11:25; Exodo 23:19; Deuteronomio 18:4; Isaías 32:8; 2 Corintios 9:13). 11,
12.
El verdadero propósito de las aflicciones; no contradicen la aseveración de la bienaventuranza de
los piadosos (Job 5:17; Hebreos 12:5, 6). A quien quiere—o recibe, lo que envuelve la reconciliación
tocante a la ofensa que motivó el castigo.13. hallalit., alcanza, procura esforzándose. obtienelit.,
saca
, como metales excavados. 14, 15. Completan la figura del v. 13. mercadería—lo adquirido por el
comercio. oro fino—oro extraído sólido como la pepita. 16, 17. La sabiduría personificada como quien
trae las mejores bendiciones (cf. Mateo 6:33; 1 Timoteo 4:8). Sus caminos—aquellos por los cuales
ella nos dirige. 18. La sabiduría alegorizada como un árbol de vida—(Génesis 2:9; 3:22), cuyo fruto
conserva la vida, da todo lo que hace venturosa la vida. 19, 20. El lugar de la sabiduría en la economía
de la creación y la providencia, la recomienda a los hombres, los que, en proporción a sus poderes
finitos, pueden poseer este inapreciable atributo, y son así animados por el ejemplo divino a tratar de
hacer uso de ella también. 21. estas cosas—las instrucciones de los versículos antecedentes. la ley y el
consejo
sólida sabiduría (cap. 2:7, el mismo vocablo) y discreción. 22–24. señalan el valor que
tienen “estas cosas” para la felicidad y el adorno, para la dirección y sostén en los peligros, tanto
cuando uno vela como cuando duerme.25. pavor repentino—lo que lo causa (cap. 1:27), cualquier
mal inesperado (Salmo 46:3; 91:12; 1 Pedro 3:14). ruina—Desolación (cap. 1:27). 26. La razón: los
tales son objetos del favor de Dios.tu confianzalit., en tu confianza, en la fuente de tu fortaleza (cf.
Nahum 3:9; la misma construcción hebrea). 27, 28. El cumplimiento de todas las obligaciones tanto de
justicia como de caridad (cf. Santiago 2:15, 16). 29, 30. No abuses de la confianza, y evita los litigios.
31. injusto—hombre de violencia, malvado. El destino de los malhechores impunes advierte el peligro
de tal suerte (Salmo 37:1, 2, 35, 36). 32–35. Las razones de la advertencia: perverso—(cap. 2:15).
secreto … rectos—en su comunión con Dios (Amós 3:7). 33. maldición … impío—permanece con
ellos, y será manifiesta.34. La retribución de los pecadores, como en el Salmo 18:26. 35. heredarán

como una porción. ignominia—lo opuesto a honra. sostendrán—la llevarán, como diploma,
certificado de su deshonra.

CAPITULO 4

Rogando encarecidamente la atención a sus enseñanzas, el escritor recomienda la sabiduría, citando
y subrayando los consejos de su padre y maestro. A esto agrega una precaución contra las artimañas de
los malos, y una serie de exhortaciones a la docilidad, integridad, y rectitud.
1, 2. (Cf. el cap. 1:8). buena enseñanza—(cap. 1:5) tal como la que él había recibido
(Lamentaciones 3:1). 3.hijo de mi padre—enfático, la estima especial de un hijo, y llamado delicado,
o tierno, como objeto de especial cuidado (1 Crónicas 22:7; 29:1); idea ampliada con el término único
(amado)—(Génesis 22:2), aunque tenía hermanos (1 Crónicas 3:5). 4. me enseñaba—me encaminaba.
mantenga—que reciba, y queretenga. guarda … vivirás—obsérvalos, para que vivas (cap. 7:2).
adquiere—como una posesión que nunca se renuncia. ni te apartes—de obedecer mi palabra. 6. No
sólo acepta la sabiduría, sino ámala, que te guardará del mal, guardará el mal de ti. 7. (Cf. Job 28:28).
posesión—lo que se adquiere. 8. Conforme la estimes, ella te hará honrar. abrazado—con afecto
cariñoso. 9. Adorno—tal como la guirnalda del conquistador. entregará—(Cf. Génesis 14:20). La
alusión al escudo, contenida en el hebreo, sugiere la protección tanto como la honra (cf. el v. 6). 10.
(Cf. los caps. 2:1; 3:2). 11, 12. camino de la sabiduría—el que ella prescribe. hecho andar—(Salmo
107:7). no se estrecharán—tendrán amplio espacio (Salmo 18:36). 13. (Cf. el cap. 3:18). La figura de
echar manosTen el consejo—de la instrucción, sugiere el esfuerzo sincero. 14. (Cf. el Salmo 1:1).
Evita toda tentación de principiar el mal. 16, 17. La razón de ello se halla en el carácter de los
pecadores, cuyo celo en el malhacer se describe con fuerza (cap. 6:4; Salmo 36:5). Ellos viven del
flagrante vicio (cap. 1:13). comen pan—Algunos prefieren traducir: “Su pan es maldad, y su bebida es
violencia” (Cf. Job 15:16; 34:7).18, 19. Como la luz del día aumenta desde el crepúsculo hasta el
esplendor del mediodía, así crece en pureza la vida de los justos; pero la de los impíos es como la densa
oscuridad, en la que uno no sabe en qué tropieza. 20–22. (Cf. los vv. 10, 13; cap. 3:8, etc.). 22. son
vida
—la conservan de los vicios que destruyen la salud. 23. Sobre … guardadadiligentemente: más
que de toda otra custodia (cf. Ezequiel 38:7).de él mana—Porque el corazón es el depósito de toda
sabiduría y la fuente de todo lo que afecta la vida y el carácter (Mateo 12:35; 15:19). 24. perversidad
de la boca
—eso es, una boca, o palabras de mal humor. El vocablo hebreo es distinto del de los caps.
2:15; 3:32. iniquidad de labios—de palabras querellosas. 25. Persigue tú un fin sincero y derecho,
evitando las tentaciones. 26. Examina—Considera bien; el camino prudente resulta de una sabia
previsión. 27. (Cf. el v. 25). Evita todo descarrío hacia el mal (Deuteronomio 2:27; 17:11). Una vida de
integridad requiere la atención con el corazón, el habla, los ojos y la conducta.

CAPITULO 5

Una advertencia en contra de las artes seductoras de mujeres malas, puntualizada por la
consideración de las ventajas de la castidad, y del miserable fin de los inicuos.
Es frecuente el uso de sabiduría e inteligencia, o entendimiento, en la misma relación (caps. 2:2;
3:7); aquélla indica el uso de medios sabios para fines sabios, y ésta el ejercicio de la debida
discriminación en la selección de los mismos. 2. guardes—poniéndolo por obra. 3.(Cf. el cap. 2:16).
Sus halagos son engañosos. 4.su finlit., su futuro, en el sentido de la recompensa, de lo que resulta
(cf. el Salmo 37:37; y el 73:17). Su naturaleza se manifiesta por el uso de figuras opuestas a las del v.
3. Notorio es que los sufrimientos físicos y morales de los alucinados licenciosos son terribles. 5. Sus
pies
, etc.—Su modo de vida culmina en la muerte. 6. sus caminos, etc.—Algunos prefieren traducir:
“Para que consideres el camino de la vida …” Pero acaso el mejor sentido es: “Sus caminos son varios,

de modo que evitan tu conocimiento del verdadera carácter de la vida, y así la verdadera felicidad.” 8,
9.
Que evites la más mínima tentación. tu honor—sea lo que lo constituya, sea la fuerza física (caps.
3:13), o la riqueza.tus años—disminuyéndolos por la disolución. a cruel—Los sensuales fácilmente se
vuelven crueles.10. tus trabajos—los frutos de tus esfuerzos fatigosos (Salmo 127:2). Puede haber
una referencia a la esclavitud, que se conmutaba por la pena de muerte que tocaba al adúltero
(Deuteronomio 22:22). 11. postrimerías—es decir, al fin y al cabo, como recompensa (cf. el v. 4).
gimas—de dolor. carne … cuerpo—toda la persona bajo enfermedad incurable. 12–14. El arruinado
pecador en vano lamenta su descuido de la amonestación y su triste suerte de presentar un espectáculo
ignominioso. mal—por aflicción, como en Génesis 19:20; 49:15. 15–20. Con lenguaje figurado, en que
agua, cisterna, y manantial representan a la esposa, y rios de agua, a los hijos, se exhorta a los
hombres a la constancia y a la satisfacción de los lícitos goces conyugales. por de fuera tus fuentes
denota más bien el producto, o aguas, de una fuente;lit., lo que mana, y corresponde aríos de aguas.
para ti solo—los hijos de la ramera no tienen padre conocido. mujer de tu mocedad—casada en la
juventud.cierva … corza—otras figuras que representan a la esposa, sacadas de la bien conocida
hermosura de estos animales.pechos—(Cf. Cantares 1:13; Ezequiel 23:3, 8.) ciegolit., embriagado,
eso es, plenamente satisfecho. 21. La razon; el ojo de Dios está sobre ti. (vv. 22, 23) y él hará que el
pecado imponga su propio castigo. falta de corrección—por haberla rechazado (cf. Job 13:18;
Hebreos 11:24). errarálit., estará ebrio. La palabra recréate del v. 19 aquí significa plenitud de
castigo.

CAPITULO 6

Después de las advertencias contra los que piden fianza y la holganza (vv. 6–8), presenta el carácter
y destino de los malos en general, y el escritor (20–35) reitera las amonestaciones contra la
incontinencia, señalando los ciertos y terribles resultados.
1, 2. si—prótasis doble (v. 1), como la apódosis (v. 2).tocaste tu mano—hiciste el trato (Job 17:3).
por (con) el extraño—eso es, por un amigo (cf. el cap. 11:15; y el 17:18).3. en la mano—en el poder
de, humíllate, etc.—para suplicarle. asegúrate—ruega al amigo que haga otro arreglo para su deuda,
que consiga otra fianza.4, 5. El peligro requiere prisa. 6–8.El descuidado haragón comúnmente
necesita fianza. A los tales se les intima a la industria con el ejemplo de la hormiga. 9, 10. Descripción
del perezoso; 11. y los frutos de su dísolución e indolencia se señalan. como caminantelit., como
quien va y viene
, eso es, un bandolero. hombre de escudo—preparado para destruir. 12. hombre
malo
lit., un hombre de Belial, u hombre inútil para lo bueno, ya depravado o malvado (cf. 1 Samuel
25:25; 30:22). La indolencia y el vicio son aliados. Aunque es ocioso de hechos, es (anda) activa y
habitualmente de mal hablar (cap. 4:24). 13, 14. Si por temor de ser descubierto, no habla, hace señas
para lograr sus intrigas. Tales señas las hacen aún en el oriente. pensando mallit., construyendo,
como artesano; inventando mal. perversidades—como en el cap. 2:14. La artimaña es el talento de los
débiles y perezosos. 15. La precipitación agrava el mal (cf. el v. 11; el cap. 29:1). calamidadlit., un
peso aplastante
,quebrantado—hecho pedazos cual vaso de alfarero; completamente destruído (Salmo
2:9).16–19. seis … siete—Modo de hablar para captar la atención (cap. 30:15, 18; Job 5:19). ojos
altivos
lit., ojos de altivez (Salmo 131:1), Ojos, lengua, etc. por personas. habla mentiraslit.,
respira mentiras;
habitualmente miente (Salmo 27:12; Hechos 9:1). 20–23. Cf. los caps. 1:8; 3:3., etc.
átalos—a saber, el mandamiento y la enseñanza. Ello evita la entrada del mal, dando buenos
pensamientos, aun en los sueños (cap. 3:21–23; Salmo 19:9; 2 Pedro 1:19). reprensiones—(cap. 1:23)
convencimiento del error producido por la instrucción. 24. Un ejemplo del beneficio de ella.
Apreciando la verdad, los hombres no se afectan por la lisonja.25. Una de las precauciones de esta

instrucción: evitar la hermosura seductora. sus ojos—más bien, párpados: pintándoselos las mujeres,
aumentan su hermosura.26. es reducido el hombre—palabras tácitas. De otro modo se traduciría
acaso, “el precio de la ramera es un pedazo de pan.” la mujerlit., la mujer de hombre; o sea, la
adúltera; idea sostenida por el contexto paralelo. Sobre los resultados similares de este pecado, cf. el
cap. 5:9–12. caza—aludiendo a las trampas de la ramera (cf. el cap. 7:6–8). preciosa alma—la vida, de
más valor que todas las cosas. 27–29. La culpabilidad y el peligro completamente obvios. 30, 31. Tal
ladrón inspira lástima, pero se le castiga severamente. setenas—(cf. Exodo 22:1–4), por muchos;
amplia satisfacción (cf. Génesis 4:24; Mateo 18:21), aunque se le quiten todos sus bienes. 32. falto de
entendimiento
—o de corazón; carece de todo principio moral y de prudencia. 33. vergüenza—además
del dolor físico (cap. 3:35). afrenta, etc.—no habrá restitución que satisfaga; 34, 35. ni condiciones de
reconciliación que se acepten.

CAPITULO 7

Se continúa el mismo tema, trazando las artes de la mujer extraña, como una advertencia a los

incautos.

1–4. Llamadas similares (cap. 3:1–3; 4:10, etc.) niñas (Pupilas) de tus ojos—depósito custodiado
(cap. 4:23) de especial valor. Lígalos a tus dedos—como inscripciones grabadas en anillos. 5. La
finalidad de la enseñanza (cf. los caps. 2:16; 6:24). 6.Porque—lo digo, porque, o puesto que …,
dando un ejemplo para ilustrar la advertencia, la que, sea narración o parábola, es en cada caso
pertinente. mirando—a propósito y con empeño (Jueces 5:28). 7. simples—como en el cap. 1:4.falto,
etc.—(Cf. el cap. 6:32). 8. esquina de ella—donde ella solía encontrarse. iba camino, etc.—lit.,
caminaba pomposamente
, mostrando acaso la confianza que tenía en sí misma. 9. La hora, al
crepúsculo, antes de oscurecerse. tinieblalit., la niña, o pupila de la noche: la medianoche. 10.
atavío
—el de la ramera era a veces peculiar. 11, 12. alborotadora—ruidosa, actos para llamar la
atención. rencillosa—terca, insumisa.sus pies, etc.—(Cf. 1 Timoteo 5:13; Tito 2:5). 13–15. Los
preparativos para una fiesta no necesariamente denotan profesiones religiosos particulares. El que
ofrecía una víctima retenía una parte para una fiesta (Levítico 3:9, etc.). Esta fiesta pretende ella
haberla preparado precisamente para éste, a quien saluda con atrevimiento como el buscado
especialmente para participar de la misma. 16, 17. mi cámara—o canapé, adornada de la manera más
costosa. cámara—lecho para dormir. 18–20. No hay temor de ser descubierto. día señalado—tal vez,
lit., un plenilunio, eso es, una quincena. 21. rindiólo—le persuadió, le hizo ceder, blandura—lisonja
(cf. el cap. 5:3).obligóle—en contra de sus escrúpulos. 22. luego—en seguida, ligero, o como
ignorante del peligro, o incapaz de ofrecer resistencia. 23. hasta que—Ya está preso (cf. el cap. 6:26).
24. La amonestación por inferencia es seguida, 26, 27, por un alegato más general de los males de este
vicio. Aun los más fuertes no pueden resistir la mortal seducción de la ramera.

CAPITULO 8

Contrastadas con los halagos sensuales están las ventajas de la sabiduría divina, que públicamente
invita a los hombres, ofrece los mejores principios de vida, y los beneficios de más valor resultan de
recibir sus consejos. Se presentan sus relaciones con el plan divino, como en el cap. 3:19, 20, si bien
más extensamente, para recomendar a los hombres los beneficios de la sabiduría, terminando con el
convencimiento de que los que la hallan encuentran el favor de Dios, y los que la rechazan causan su
propia ruina. Muchos opinan que este pasaje es una descripción del Hijo de Dios por el título,
Sabiduría, que los judíos más antiguos usaban (y por el cual se le llama en Lucas 11:49), así como Juan
1:1, etc., le llama por el de Logos, la Palabra (Verbo). Pero se puede entender que se usa el término
aquí como la personificación de la sabiduría: porque: 1. Aunque se dice que estaba con Dios, no se

declara que sea Dios. 2. El uso de los atributos personales es igualmente compatible con la
personificación como con la descripción de la persona misma. 3. Los pronombres personales aquí
usados concuerdan con el género (femenino) de sabiduríaconstantemente, y nunca se cambian por el
de alguna persona indicada, como ocurre en el uso análogo de espíritu, que en el griego es neutro, pero
al que se aplica el pronombre masculino (Juan 16:14) cuando se trata de los actos del Espíritu Santo. 4.
Tal personificación está en consonancia con el estilo de este libro (cf. los caps. 1:20; 3:16, 17; 4:8;
6:20–22; 9:1–4), mientras que ningunas alusiones proféticas u otras al Salvador ni a la nueva
dispensación se hallan entre las citas de este libro hechas en el Nuevo Testamento. 5. Esta
interpretación nada quita de la importancia de este pasaje, el que sigue siendo una enseñanza
inspiradora de las más adornadas y también solemnes e impresionantes sobre el valor de la sabiduría.
1–4. Se contrasta la publicidad y universalidad del llamamiento de la sabiduría con la ocultación e
intrigas de los malvados (cap. 7:8, etc.). 5.discreciónlit., la sutileza, en un sentido bueno; la
prudencia.locos—como en el cap. 1:22, insensatos. 6. cosas excelentes—o claras, manifiestas. cosas
rectas
—palabras rectas. 7. boca hablarálit., Mi paladar meditará, o (como hacían los orientales)
murmurará;mis pensamientos expresados a mí sola, son verdad. la impiedad—especialmente, la
mentira, como opuesta a la verdad.8. en justicia—o en lo justo (Salmo 9:8; 11:7). perversa ni
torcida
—más bien, torcida, o contradictoria (a la verdad), ni perversa. 9. rectas—“Son claras al que
entiende,” fácilmente vistas por los que hacen uso de la mente. han hallado—porque buscaron. 10. no
plata
—en preferencia a ella, porque la frase paralela indica comparación. 11. (cf. el cap. 3:14, 15). 12.
discreción
—o prudencia, como en el v. 5. La relación de la sabiduría y la prudencia es la de los
dictados de la sana sabiduría y la aplicación de ella. ciencia de los consejos—“Conocimiento y
prudencia;” la estrategia, maneras discretas (cap. 1:4). 13. Tal es el efecto del temor de Dios: el odio al
pecado protege a uno contra el pecado.boca perversa—el habla perversa (caps. 2:12; 6:14). 14. Da
también los elementos de buen carácter en el consejo. el ser—tradúzcase: “la sana sabiduría” (cap.
2:7).yo soy, etc.—“Cuanto a mí, el entendimiento me es fortaleza;” la fuente de ella (Ecclesiastés
9:16); el buen juicio da más eficiencia a las acciones;15, 16. de las que un gobierno sagazmente
llevado es un ejemplo. 17. madrugando—es decir, con diligencia; puede que incluya la idea de
temprano en la vida, de niño. 18. sólidas riquezas, etc.—duraderas; tales son las riquezas fuentes
permanentes de felicidad en posesiones morales (cf. el cap. 3:16). 19. (Cf. el v. 11; el cap. 3:16). 20,
21.
Los caminos por donde la sabiduría guía, conducen a una verdadera prosperidad presente (cap.
23:5). 22–31. En verdad, los atributos de Dios son una parte de él mismo. Sin embargo, con la
estructura poética de todo este pasaje esta recomendación de la Sabiduría es enteramente consonante.
En orden de tiempo todos sus atributos son tan coincidentes y eternos como él. Pero a fin de exponer la
importancia de la sabiduría como creadora de la benevolencia y del poder, se le asigna aquí una
precedencia. Como tiene tal cosa en los asuntos divinos, debiera tenerla también en los negocios
humanos (cf. el cap. 3:19).22. poseía—o creó; en cualquier sentido, está la idea de la precedencia. en
el principio
—o sencillamente, a mí (que soy) el principio me poseía. 23. tuve el principado—fuí
ordenado, o instalado (Salmo 2:6). Los otros términos amplían la idea de la antigüedad más remota, y
los vv. 24–29 la ilustran con los detalles de la creación. fuí engendrada—(Cf. el Salmo 90:2).
fuentes—que rebosan de aguas. fundados—hundidos hasta quedar cimentados. campiñas—una
referencia acaso a la formación de la corteza de la tierra, como el v. anterior sugiere la orogenia
milenaria. (Traductor). principio—o suma, todas las partículas juntas. señalaba por compás—marcó
un círculo, según la idea popular de que la tierra era circular, rodeada por abismos sobre los que los
visibles cielos concavos descansaban. afirmaba—los afirmó de modo de sostener las aguas de arriba y

represar las que estaban debajo del firmamento (Génesis 1:7–11; Job 26:8). estatuto—mejor: la ribera,
eso es, de la mar. fundamentos—figurativamente denota la estructura sólida (Job 38:4; Salmo 24:2).
30, 31. ordenándolo todo—“Yo estaba con él como perito obrero;” como objeto de especial
consideración agradable. El impartimiento de la sabiduría a los hombres se representa como el hallazgo
de una residencia deleitosa y como agradando a Dios. 32–36. Tal atributo se les insta a los hombres a
buscarlo. velando … guardando—de modo que vele … guarde: prestando la más asidua atención.
peca contra mí—Al contrario de “el que me hallare,” el que deja de encontrarme; pecar significa errar
el blanco
, como el que no da con el camino. 35. (Cf. Lucas 13:23, 24.) aman la muerte—Hacen como
si la amaran (cf. cap. 17:9).

CAPITULO 9

Continúa la recomendación de la sabiduría, bajo la figura de un huésped dadivoso, y sus beneficios
bajo la de una fiesta (Lucas 14:16–20). La descripción de los invitados se sigue por la de los que
rechazan el buen consejo; y con las invitaciones de la sabiduría se contrasta la seducciónde la mujer
mala.

1. casa—(cf. el cap. 8:34). siete columnas—el númerosiete por muchos, o bastantes (cap. 6:31).
templó—para enriquecer el sabor (cap. 23:30; Isaías 5:22). 3. Envió sus criadas—para invitar (cf. el
Salmo 68:11; Isaías 40:9). lo más alto—lugares conspícuos. 4–6. (Cf. los caps. 1:4; 6:32). La sabiduría
no sólo ofrece los principios buenos, sino también prohibe los malos. 7, 8. afrenta—Ignominia (cap.
3:35). mancha—se acarrea sobre el carácter. Ambos términos denotan el mal hecho a uno cuya
fidelidad asegura el amor del sabio. 9.Cuanto más aprende el sabio, tanto más ama la sabiduría. 10.
(Cf. el cap. 1:7). ciencia—“El conocimiento” (objetivo) acerca de los santos, o de lo santo, el cual da la
recta percepción o entendimiento. 11. (Cf. los caps. 3:16–18; 4:10). 12. Te preocupas mayormente por
tu propia conducta.13. mujer loca,—lit., mujer de locura, ejemplos de la cual se describen a
continuación. alborotadora—(Cf. el cap. 7:11). ignorantelit., no sabe qué (es lo recto y propio). 14.
en una silla
lit., en un trono, se coloca en un lugar conspicuo, imprudentemente y con arrogancia. 15,
16.
para seducir a los íntegros y a los que son como los aludidos en el v. 4 como simples—los
fácilmente trastornados (cap. 1:4) pero deseosos de hacer lo recto. 17. Lenguaje proverbial, que
significa que los deleites prohibidos son dulces y agradables, como frutas peligrosas. 18. (Cf. los caps.
2:18, 19; 7:27).

CAPITULO 10

Aquí principia la segunda parte del libro (caps. 10:1–22:16), la que, como la tercera (caps. 22:17–
25:28), contiene series de proverbios cuyo sentido abarca uno o dos versículos y que por no tener
interrelación lógica, no permiten análisis. Los paralelismos de los caps. 10 a 15 son mayormente
antitéticos; los de 16:1–22:16, sintéticos. Las evidencias de arte en la estructura son muy claras, e
indican, probablemente el propósito de facilitar la memorización.
1. sabio … necio—lo son conforme sigan o rechacen los sabios preceptos paternos. 2. de
maldad
—Las ganancias injustamente logradas no dan verdadera felicidad (cap. 4:17; Mateo 6:19).
justicia—rectitud, especialmente la beneficencia(Salmo 112:9). muerte—el mayor de los males.3.
(Cf. el Salmo 37:16–20). lanzará—léase más bien, “Repelerá los ávidos deseos de los impíos.” 4.
enriquece
—(cf. el v. 22). negligentelit., engañosa, que no llena su razón de ser (Oseas 7:16). 5.
duerme
—de haragán, no de cansado.afrentoso—(Cf. los caps. 14:35; 17:2). hombrelit., hijo, como
en el cap. 1:8, 10, etc. 6.bendicioneslit., alabanzas. violencia—Léase, “Violencia la cubrirá la
boca…,” encubre las intrigas para ser efectuadas oportunamente (Salmo 5:9; 10:7; Romanos 3:14), que

por tanto no recibebendiciones sobre la cabeza (cf. el v. 11). 7.benditalit., “Será para bendición”,
o alabanza. se pudrirálit., será comido de gusanos, eso es, inútil y repugnante. 8. El sabio, etc.—(cf.
el cap. 9:8, 9, 16), contrariamente a loco de labios—de lenguaje vil. caerá—de cabeza, súbitamente. 9.
pervierte sus caminos
—obra engañosamente. quebrantadolit., conocido, y así castigado. 10. Dos
vicios contrastados: la hipocresía, o la insinuación de mal en contra de uno (cap. 6:13; Salmo 35:19), y
la temeridad de palabra. En cada caso los resultados caen sobre el malhechor. 11. Vena—fuente de
bien para sí y para otros (Juan 7:37, 38). cubrirá—(Cf. el v. 6). 12. rencillas—litigios. cubrirá
perdonando y tolerando.13. falto de cordura—(Cf. los caps. 6:32; 7:7). 14. guardan—como tesoros
para el buen uso. la boca, etc.—por cuanto se exponen al mal por su habladuría. 15. Los que confían en
las “falaces riquezas” (1 Timoteo 6:17), así como los miserables, no temiendo a Dios, caen en peligros.
16. Sólo la industria del justo tiene verdadero éxito, mientras que las ganancias de los malos tientan y
seducen al pecado.17. guardarobservar (caps. 3:18; 4:22). la reprensión—que le hubiera dirigido
para bien.19. El mucho hablar envuelve el riesgo del pecado; de ahí la prudencia de refrenar la lengua
(Salmo 39:1; Santiago 1:26).20. El lenguaje debido es el fruto del corazón bueno, pero los malos
demuestran que el suyo es inútil. 22. enriquece—es enfático. Las riquezas que son de Dios carecen de
la tristeza de las mal adquiridas (cf. Ecclesiastés 2:21–23; 1 Timoteo 6:9, 10, 17). 23. El pecado es el
placer de los impíos; la sabiduría, el de los buenos. 24. eso—eso mismo. Los malos recogen el mal
temido; los buenos reciben el bien deseado. 25. (Cf. los Salmos 1:4; 37:9, 10, 36). justo, fundadolit.,
el justo es cimiento eterno
(Mateo 7:24, 25). 26. vinagre etc.—Las tres cosas causan vejación. 27. (Cf.
el cap. 9:11; Salmo 55:23). alegría—en la confianza de recibir lo esperado. perecerá—en la
desilusión. 29. el camino, etc.—eso es, la providencia de Dios sustenta a los justos, y derriba a los
impíos (Oseas 14:9). 30. (Cf. el cap. 12:3; Salmo 37:9–11; 102:28).tierra—la de la promesa.31.
producirá
lit., engendrará como una planta. perversa—(Cf. el cap. 2:12, 14). removido—como una
planta improductiva. 32. conocerán—considerarán y proveerán (Salmo 1:6). perversidades—Todas
clases de dolo y de mal humor.

CAPITULO 11
1.
Los hebreos usaban cuerpo por pesas. pesa cabal—medida justa. 2. La soberbia es ingobernable;
los humildes crecen en sabiduría (cf. los caps. 16:18; 18:12). 3. encaminará—guiará, como el pastor a
las ovejas (cap. 6:37; Salmo 78:52). perversidad—naturaleza mala.destruirá—con violencia. 4. Cf. el
cap. 10:2). la ira—de Dios. 5. enderezará—hará claro el camino; los caminos malos no son claros
(cap. 13:17). 6. los librará—del mal, que los malos sufren a causa de su mal obrar (cap. 5:22; Salmo
9:16). 7. esperanza … perecerá—porque la muerte pone fin a todos sus planes (Lucas 16:25).
expectativa de los malos—más bien, de la maldad, sea de la riqueza, o del placer (cf. Isaías 40:29,
hebreo). Aun la misma esperanza de ganancias muere con el hombre. 8.de la tribulación—que acaso
prepararon para él los inicuos, o que le vienen por herencia (v. 6). 9.(Cf. el Salmo 35:16; Daniel
11:32). El justo se salva por su superior discernimiento. 10, 11. ciudad … ciudad—El v. 11 puede ser
la razón del v. 10. Ambos juntos exponen el relativo valor moral de los buenos y los malos. Por la
bendición
—envuelve la benevolencia activa. 12. menosprecia—más bien, injuria, acto que contrasta
con el prudente silencio de los justos. calla—como si no oyera, ni caso hiciera. 13. El chismoso,
traficante, como si fuera, en escándalos, cuya habladuría le lleva a traicionar las confidencias. 14.
industrias
—Léase: “Donde falta sabio consejo”, el arte del buen gobierno (cap. 1:5). consejeroslit.,
aconsejante, el participio singular en sentido colectivo. 15. (Cf. el cap. 6:1). fianza—en el hebreo, los
que tocan manos, los fiadores; los actores dicho por los actos o por la acción, la que se puede
aborrecer.16. tendrá—retiene (en presente), o lit., echa mano de ellacomo un apoyo. La honra es así a

la débil mujer de tanto valor como las riquezas a los hombres. 17. misericordioso—benigno para con
otros: lo opuesto a cruel. Los tales se benefician haciendo beneficios a otros (cap. 24:5), mientras que
los crueles se hacen daño a sí mismos y a otros. su (propia) carne—o sea, su cuerpo, por su tacañería
(Colosenses 2:23).18. obra falsa—o paga falsa, que deja de contentar, o que se le vuela (caps. 10:2;
23:5). galardón firme—o ganancia que se obtiene de comerciar (Oseas 10:12; Gálatas 6:8, 9). 19. La
inferencia del v. 18. (cf. los vv. 5, 6; cap. 10:16). 20. (Cf. el v. 5). perversos—como en el cap. 2:15; lo
opuesto a la simplicidad y pureza de los rectos (perfectos). de camino—o de conducta. 21. El poder
combinado de los malos no puede librarlos del justo castigo, mientras que los hijos de los justos, sin
auxilio, hallan liberación por razón de sus relaciones piadosas (Salmo 37:25, 26). 22. Las joyas a
menudo se llevaban pendientes de la nariz (Génesis 24:47; Isaías 3:21). Un cerdo así adornado repugna
menos que una mujer hermosa e indiscreta. 23. (Cf. el cap. 10:28). La ira es la de Dios. 24–31. Este
pasaje completo es un comentario sobre el v. 23. La dadivosidad (v. 24) así, por la bendición de Dios,
logra un incremento, mientras que la mezquindad, en vez de la ganancia esperada, procura la pobreza.
25. será engordada—prosperará (cap. 28:25; Deuteronomio 32:15; Lucas 6:38). saciare … saciado
más bien,regaré … regado, figura común de la bendición. 26. Otro ejemplo de la verdad del v. 23: el
avaro pierde el buen nombre, aun cuando ahorre el grano. que (la) vende—a buen precio. 27. bien …
mal
—eso es, de otros; implícitamente, con éxito. vendrále—el mal que busca contra otro, le vendrá a
él. 28. (Cf. el cap. 10:15; Salmo 49:6; 1 Timoteo 6:17). justos … ramos—(Salmo 1:3; Jeremías 17:8).
29. turba—como el cap. 15:27 explica, por su avidez de ganancia (cf. el v. 17). heredará viento
aunque tenga éxito, sus ganancias no le son de verdadero valor. De modo que el insensato, que obra así,
o se verá empobrecido, o atesora para el provecho de otros. 30. árbol de vida—De las obras del justo
resultan bendiciones para otros (cap. 3:18). prende almas—hacerles bien, en contraste con lo del cap.
6:25; Ezequiel 13:18 (cf. Lucas 5:10). 31. Ciertamente—o bien, he aquí, llamando así la atención a las
ilustraciones (cf. el v. 23), el sentimiento de lo cual queda confirmado aquí ahora, sin excluir los
futuros castigos y recompensas.

CAPITULO 12
1. ama la sabiduría
—como el fruto de la corrección, o instrucción (cap. 1:2). aborrece la
reprensión
—insensato, sin tomar en cuenta su propio bienestar (Salmo 49:10; 73:22). 3. La iniquidad
no puede dar permanentemente prosperidad. raíz … movida—firme como un arbol vigoroso—(Salmo
1:3; 15:5; Jeremías 17:8). 4. mujer virtuosa—en el sentido amplio de estar bien dispuesta a todos los
deberes morales (cap. 31:10).malalit., la que avergüenza, eso es, por su inconducta. carcoma—un
mal incurable.5. pensamientos—o propósitos. rectitud—decisiones verdaderas. consejos—(Cf. el
cap. 11:14). engaño—lo opuesto a verdad y honor. 6. las palabras—o los designios expresados de los
impíos, los que son propósitos malvados. la boca—las palabras de los rectos, que libertan, y no
enredan a los hombres. 7. Tal conducta, tal resultado correspondiente: la ruina de los impíos, y el
bienestar del justo y de su familia.8. en menosprecio—o menospreciado, de poco o ningún renombre
(1 Samuel 18:23; Isaías 3:5). tiene servidores—denota que tiene medios de vida honesta. que se
precia
—un orgulloso. 10. atiendelit., conoce (Salmo 1:6). extrañas … crueles—como hechos de
misericordia prestados de mala gana al menesteroso. El justo trata mejor a un animal de lo que el
malvado a un hombre. 11. El destíno del haragán es el resultado de la indolencia y la falta de principios
(caps. 6:32; 7:7). 12. Desea, etc.—la presa cogida en la red, o bien, ama las artes sutiles del engaño.
raíz … fruto—sus propios recursos les abastecen; o se puede traducir: “El (Dios) da, o pone (Ezequiel
17:22) la raíz del justo,” y por lo tanto está firme; o bien, impersonalmente: “Cuanto a la raíz … está
firme” (cap. 17:19). 13, 14. Se amplía el sentimiento. Mientras que los malos, mentirosos, aduladores,

etc., caen por sus propias palabras, los justos permanecen ilesos. Su buena conducta les granjea amigos,
yDios les recompensa. 15. el … necio—se cree todo suficiente (cf. el v. 1; los caps., 1:32; 10:17;
Santiago 3:17). 16. cuerdo—el prudente es lento para denunciar a sus injuriadores (Santiago 1:19). 18.
hablan como
, etc.—ligero, o indiscretamente (Salmo 106:33), como el airado que responde con
invectivas y provocaciones. lengua … medicina—con lenguaje blando y calmante. 19. Las palabras
veraces son consecuentes, y soportan toda prueba, mas las mentiras pronto vienen a la luz.20. piensan
mal
—(cap. 3:29). Proyectan un plan engañoso, que con todos sus males y peligros para ellos y para
otros, es contrario a la felicidad de los pacificadores (Cf. Mateo 5:9; Romanos 12:18). 21. Ninguna
adversidad
—(como en el Salmo 91:10), bajo las sabias limitaciones de Dios (Romanos 8:28) mal—el
penal, castigo. 22. obradores de verdad—que obra fielmente, conforme a sus promesas (Cf. Juan
3:21). 23. encubre—por su modestia (caps. 10:14; 11:13). publica—así como sus labios expresan sus
pensamientos (cf. Ecclesiastés 10:3). 24. negligencia—por negligentes, llamados así por no cumplir
sus promesas.tributaria—No en pago de impuestos, sino con el trabajo impuesto como dependiente.
25. buena palabra—una de consuelo. 26. hace ventaja—le es guía, o bien, tiene más éxito, mientras
que el malo fracasa; la capacidad de los justos para socorrer a otros, se contrasta con la ruina a donde el
camino de los malos los lleva.27. (Cf. el v. 24). no chamuscará—No aprovecha sus oportunidades;
caza, mas no come. el haber precioso—o bien, la riqueza de un hombre de honor es el ser diligente, o
la diligencia. preciosolit., honor (Ecclesiastés 10:1). 28. (Cf. el cap. 8:8. 20, etc.). Un sentimiento
reiterado; primero afirmativa, luego negativamente.

CAPITULO 13
1.
(Cf. los caps. 6:1–5; 10:1, 17). 2. comerá—eso es, obtendrá (cap. 12:14). prevaricadores—cf.
el cap. 2:22. 3.el que … alma—Porque el lenguaje malo provoca la violencia y peligra a la vida. 4.
(Cf. el cap. 12:11, 27).5. odioso e infame—(Cf. el cap. 19:26), por la calumnia, aborrecible a los
justos. 6.Un sentimiento que ocurre frecuentemente de que la piedad beneficia, y el pecado daña. 7. De
modos varios los hombres disimulan para granjearse honor o riquezas.8. Las riquezas ahorran a
algunos el castigo, mientras que otros sufren porque no quieren recibir la reprensión de la indolencia,
que los hace y los guarda pobres.9. luz … lámpara—la prosperidad; aquélla, la mayor, y alegrará
eso es, brilla, o continúa, mientras que ésta, a lo mejor pequeña, pronto falta. 10. La obstinación que
acompaña a laarrogancia, produce contiendas, las que los avisados, mostrando así la modestia, evitan.
11. riquezas de vanidad—resultantes de cosas vanas o inútiles para el público (como el juego o vicios
similares). con su mano—laboriosamente, poco a poco. 12. árbol de vida—lo que da la felicidad. 13.
la palabra
—de consejo, o de instrucción (cf. los caps. 10:27; 11:31). 14. (Cf. el cap. 10:11).
manantial—u origen de la vida. para apartarse—(cf. el cap. 1:2–4), lo que así de vida. 15. La debida
percepción y acción aseguran la buena voluntad, mientras que los caminos malos son difíciles y
penosos. Los impíos desamparados de Dios, hallan en el pecar el castigo del pecado. duro—áspero (cf.
el hebreo, Deuteronomio 21:4; Jeremías 5:15). 16. con sabiduría—con previsión. necedad—por falta
de precaución. 17. mal (o infiel) mensajero caerá en mal—o por, equívoco, a causa de su maldad, y
así fracasa su cometido. En contraste está el carácter del fiel, cuya fidelidad beneficia a otros. 18. (Cf.
los caps. 10:17; 12:1.) 19. El sacrificio, que los necios se niegan a soportar, es esencial para el éxito.
20. Se contrastan los beneficios de la buena compañía y los males de la mala. 21. (Cf. el cap. 11:31.)
será retribuído—o bien él, Dios, retribuirá el bien. 22. y el haber, etc.—La fortuna de los justos
permanece en la familia, pero ordena Dios que las ganancias de los pecadores pasen a los justos (cf. el
cap. 28:8; Salmo 37:18, 22, 26, etc.). 23. Los pobres laboriosos prosperan más que los que loca e
impíamente tratan, por fraude o violencia, de eximirse de la labor legal. 24. “El que escatima la vara”

(versión inglesa); el que deja de corregir a su hijo, lo aborrece—u obra como si lo aborreciera (cf. los
caps. 3:12; 8:36). madruga a castigarlo—con diligencia busca para él toda disciplina útil. 25. La
comparativa prosperidad temporal de los justos y de los impíos se nota, más bien que el contentamiento
y el descontento.

CAPITULO 14
1. La mujer sabia
lit., las sabidurías (cf. el cap. 9:1) de las mujeres, una forma de dicción
distributiva. edifica su casa—aumenta la riqueza, la que la necia, con los desarreglos, disminuye. 2.
rectitud
—es el fruto del temor de Dios, así como la mentira y el mal humor (los caps. 2:15; 3:32) son
el resultado de menospreciar su ley. 3. vara de la soberbia—el castigo del orgullo, que evidencian con
sus palabras. Los labios—palabras—de los sabios que le aseguran el bien. 4. limpio—y así vacío; así
“la limpieza de los dientes” denota falta de alimento (Amós 4:6). Los hombres reciben el debido fruto
de sus actos (Gálatas 6:7). 5. testigo verdadero—Uno comprobado como tal. hablará(o respira)
mentiras—eso es, habitualmente (cap. 6:19; cf. Hechos 9:1). O bien, el sentido, es, que la veracidad
habitual, o la falsedad será manifestada en el testimonio. 6.El espíritu humilde y dócil tendrá éxito en
su búsqueda (cap. 8:9; Juan 7:17; Santiago 1:5, 6).7. Rehuye la compañía de los que no te pueden
enseñar. 8. Las apariencias engañan al descuidado, pero el prudente discierne. 9. se mofan—El pecado
engaña a los necios. hay favor—el de Dios, en lugar del castigo del pecado. 10. Cada cual conoce
mejor que otro sus propias tristezas y goces. 11. (Cf. el cap. 12:7.) El contraste del todo es agrandado
por el decasa ytienda, morada permanente y temporal. 12. su fin—o recompensa, lo que resulta (cap.
5:4).caminos que conducen a la muerte, 13. El sentimiento anterior se ilustra por las desilusiones del
gozo maléfico y abortivo. 14. será harto—recibirá retribución (cap. 1:31). hombre de bien—estará
satisfecho con lo suyo, o apartado de símismo; o mejor, apartado de tal hombre; no quiere tener tratos
con “el apartado de razón”. 15. El simple—Es crédulo, no de amor, sino de descuido (cap. 13:16). 16.
(Cf. los caps. 3:7; 28:14.) se arrebata—se porta orgullosamente y con afectación. 17. presto se
enoja
—Cf. lo opuesto, en el v. 29. malicioso—eso es, el malhechor deliberado es más aborrecible que
el temerario. 18. heredarán—como su porción (cf. el cap. 3:35). se coronaránlit., son rodeados de
ella
, rebosarán de sabiduría. 19. Describe la humillación de los impíos por el castigo motivado por sus
pecados. 20. Este cuadro de la naturaleza humana, triste pero verídico, se da no como una aprobación,
sino sólo como un hecho. 21. Tal menosprecio pecaminoso del pobre es contrastado con la virtuosa
compasión del bueno. 22. Como de costumbre, la interrogación negativa fortalece la afirmación.
Misericordia, verdad—las de Dios (Salmo 57:3; 61:7). 23. labor—penosa diligencia. palabra de los
labios
—promesas y planes ociosos y vanos. 24. (Cf. el cap. 3:16.) infatuación, etc.—sigue siendo
insensatez, o bien la produce; no tiene beneficio. 25. almas—la vida a menudo depende de la
veracidad. engañoso—el que respira mentiras es doloso, no ha de ser de confianza (v. 5). 26. Las
bendiciones de la piedad alcanzan hastaa los hijos (caps. 13:22; 20:7; Exodo 20:6). 27. (Cf. el cap.
13:14). temor de Jehovála ley de los sabios, es sabiduría (Salmo 111:10). 28. La doctrina de la
verdadera economía política. 29. tarde se aira—(Cf. el v. 17). corto (más bien, apresurado) de
espíritu
—(Cf. el v. 17). engrandece el desatino—lo hace conspícuo, como si se deleitara en honrarlo.
30. apacible—sano literal y figurativamente, contrariamente a los efectos conocidos de las pasiones
malas sobre la salud. 31. afrenta a su Hacedor—que es Dios del pobre, así como del rico (cap. 22:2;
Job 31:15; y especialmente 1 Samuel 2:8; Salmo 113:7). 32. lanzado—con violencia (cf. Salmo 35:5,
6). tiene esperanza—o confía (caps. 10:2; 11:4; Salmo 2:12), lo que da la certeza del socorro. 33.
reposa
—guardado en sosiego para el servicio, mientras que los necios publican su insensatez (caps.
12:23; 13:16). 34. justicia—principios y acciones justos. engrandece—ensalza con honor. afrenta

les hace sobrevenir la antipatía de otros (cf. el cap. 13:6). 35. entendido—discreto, o prudente.
avergüenza—(caps. 10:5; 12:4) obra vergonzosamente.

CAPITULO 15
1. quita la ira
—de quienquiera.hace subir—agita, como se atiza el fuego. 2. adornará la
sabiduría
—o conocimiento, o “habla sabiduría debidamente”; encomienda la sabiduría, o
conocimiento, mediante el uso debido de ella. hablará—derrama copiosamente (cap. 12:23), y así
disgusta a otros. 3. mirando—(cf. el cap. 5:21; Salmo 66:7.) 4.sana lenguaHebreo: “sanidad de
lengua”;
lenguaje blando, pacificador. árbol de vida—(Cf. los caps. 3:18; 11:30). perversidad en
ella
—Lenguaje áspero, malicioso. quebrantamiento de espíritu—(Cf. Isaías 65:14, hebreo),
contrista, en vez de suavizar.5. (Cf. los caps. 4:1; 10:17; 13:1–18). cuerdo—obra discretamente. 7.
(Cf. el cap. 10:20, 21.)8, 9. el sacrificio … oración—son actos de adoración. Cómo Dios contempla
respectivamente el culto y hechos de justicia de los justos y de los impíos, lo declaran el Salmo 50:17;
Isaías 1:11. 10. (Cf. el cap. 10:17.) el camino—por el cual Dios quisiera que fuera (cap. 2:13; Salmo
119:1). 11. El infierno—(Salmo 16:10). perdición—el Abaddón, lugar del destructor. Todo el mundo
invisible está a la vista de Dios, cuánto más los corazones de los hombres. 12. (Cf. el cap. 9:8). a los
sabios
—para ser instruido. 13. hermosea—beneficia. espíritu se abate—con el efecto consiguiente al
rostro, o semblante. 14. (Cf. el cap. 10:21, 22.) El sabio aumenta en sabiduría, el necio, en la insensatez
(cap. 9:9). 15. La condición del corazón determina la de lo exterior. trabajosos—lo opuesto a la alegría
de la fiesta. 16. turbación—envuelve las congojas y perplejidades que causan las riquezas de los
mundanos (cap. 16:18; 1 Timoteo 6:6). 17. la comida—o ración (2 Reyes 25:30). de legumbres, y ella
la más sencilla.donde hay odio—(Cf. el Cap. 10:12, 18). 18. (Cf. los caps. 14:29; 16:32).19. Las
dificultades de los perezosos resultan de su falta de energía; los justos encuentran por caminouna
calzada
, por su diligencia (1 Samuel 10:7; Salmo 1:3). 20. (Cf. el cap. 10:1.) 21. enderezará, etc.—y
en ello halla su gozo (caps. 3:6; 10:23). consejo—o deliberación, lo que denota prudente deferencia
para las opiniones de los sabios y buenos, en contraste con la temeridad. 23. el buen consejo da
bendición al que lo da, así como al que lo recibe. 24. (Cf. Colosenses 3:2). Los sanos propósitos evitan
el pecado y sus consecuencias.25. Los más desventurados que gozan la ayuda de Dios tienen bienes
más permanentes que los pecadores temerarios (caps. 2:22; 12:7). el término—su propiedad dentro de
él (Salmo 78:54). 27. (Cf. el cap. 11:17). Su avaricia le trae males a él y a los suyos. dádivas—el
soborno (Exodo 23:8; Salmo 15:5); no es codicioso. 28. (Cf. el v. 14; cap. 10:11.) La precaución es el
fruto de la sabiduría; la temeridad, el de la insensatez. 29. Lejos está Dios—con su amor y sus favores
(Salmo 22:11; 119:155). 30. luz de los ojos—(cap. 13:9). Lo que da luz alegra el corazón, quitando la
incertidumbre en cuanto a nuestro proceder, y así la buena fama o doctrina (Isaías 28:9; 53:1).
engorda—o da prosperidad (caps. 3:13–17; 9:11). La segunda frase ilustra a la primera. 31, 32. (Cf. el
cap. 10:17). corrección de vida—la que lleva a la vida. entre los sabios—tenido por uno de ellos.
tiene en poco, etc.—obra como si menospreciara su alma, o vida (caps. 1:25; 4:15). 33. La sabiduría
instruye en la verdadera piedad.delante … humildad—(Cf. Lucas 24:26; 1 Pedro 1:11); lo opuesto
(cf. el cap. 16:18).

CAPITULO 16
1. Del hombre
—su pertenencia. la respuesta—la eficiente ordenación es de Dios; “El hombre
propone; mas Dios dispone”. 2. limpios—sin reprensión. pesa—prueba, juzga, expresa que son faltos
(caps. 21:2; 24:12).3. Confía en Dios para el éxito de tus proyectos lícitos. 4.por sí mismo—Dios
hizo cada cosa para que cumpliera la finalidad de ella, o bienel propósito de Dios, según el plan de
Dios; los malos son para el día malo (Salmo 49:5; Jeremías 17:18); el pecado y el padecimiento se

corresponden mutuamente; indisolublemente unidos. 5. (Cf. el cap. 3:32.) 6. Con misericordia y
verdad
—las de Dios (Salmo 85:10), quien corrige—más bien expía, efectúa la propiciación por el
pecado, o sea, lo “cubre”; y los principios de la verdadera piedad inclinan a los hombres a apartarse de
lo malo; o bien, la misericordia y verdad pueden ser del hombre, indicativo ello de las disposiciones
benévolas que obran instrumentalmente para procurar el perdón (Levítico 16:33; Isaías 27:9). 7. Con la
excepción de las persecuciones, por supuesto.8. (Cf. el cap. 15:6, 16, 17). 9. (Cf. el v. 3). endereza
establece.10. La segunda oración depende de la primera, expresando la importancia de la equidad en
las decisiones, así autoritativas.11. son de Jehová: … obra suya—eso es, lo que él ha ordenado y por
tanto debe ser cumplido por los hombres. 12. Se espera con razón de parte de los gobernantes, por su
posición, que aborrecerán el mal; pues ellos conservan su poder mediante su rectitud. Una
especificación del sentimiento general del v. anterior. 14, 15. Esta ira, tan terrible y cierta, como
mensajero de muerte (1 Reyes 2:25), puede ser aplacada por el … sabio (luz) del rostro—el favor del
rey (Salmo 4:6). está la vida—conserva la vida, o da bendiciones que la hacen de valor. lluvia
tardía
—que caía un poco antes de la siega, y la maduraba; por tanto era de grande valor
(Deuteronomio 11:14).16. (Cf. los caps. 3:16; 4:5.) 17. El camino—camino común, claro, representa
el proceder habitual de los justos que se apartan del mal. guarda su camino—persiste en la rectitud.
18, 19. (Cf. el cap. 15:33). soberbia … altivez—denota la suficiencia propia, que produce el descuido,
y por ende la caída, lit., el resbalón. partir despojos—vale decir, conquistar. Evítese la compañía de
los soberbios (Santiago 4:6). 20. entendido en la palabra—de Dios (cf. el cap. 13:13). confía—(Cf.
los Salmos 2:12; 118:8, 9). 21. sabio de corazón—que considera debidamente el deber. dulzura de
labios
—discurso elocuente, que persuade e instruye a otros. 22. entendimiento—la discreción, una
fuente constante de bendición (cap. 13:14), que beneficia a otros; pero los mejores esfuerzos de los
necios son insensatez.23. El corazón es el manantial de la sabiduría que fluye de la boca. 24. (Cf. el
cap. 15:26.) Las palabras afables, apacibles, calmando la mente, dan salud al cuerpo. 25. (Cf. el cap.
14:2.) 26. La diligencia es lo que uno se debe a sí mismo, porque sus necesidades requieren trabajo. 27.
el … perverso
—(Cf. el cap. 6:12.) cava el mal—se fatiga a causa de él. labios … fuego—sus palabras
son calumnias (Santiago 3:6).28. (Cf. los caps. 6:14; 10:31). chismoso—(los caps. 18:8; 26:20.) 29.
hombre malo
—de violencia (cap. 3:31). lisonjea—(cap. 1:10.) 30. Cierra sus ojos—lo que denota
pensamiento profundo (Salmo 64:6). mueve (o muerde)sus labios—en terca resolución (cap. 6:13).
31. (Cf. el cap. 20:29.) La larga vida es la bendición, o galardón de la piedad (caps. 3:16; 4:10). 32. (Cf.
el cap. 14:29.)toma una ciudad—eso es, peleando. 33. Al parecer, hasta los eventos más fortuitos son
ordenados por Dios.

CAPITULO 17
1. casa … víctimas
Lit.,casa llena de víctimas (o fiestas donde se come de ellas) de contienda”
(resultantes del banqueteo) (cap. 7:14; Levítico 2:3; 7:31). 2.(Cf. el cap. 14:35.) deshonra—obra
vergonzosamente (cap. 10:5). herencia—la porción que toca a un hermano (Cf. Números 27:4, 7). 3.
Dios solo sabe, pues es él quien prueba (Salmos 12:6; 66:10) el corazón. 4. Los malhechores así como
los malhablados se deleitan en la calumnia. 5.(Cf. el cap. 14:31.) se alegra de la calamidad—ajena,
de los males de otros. Los tales son castigados por Dios, pues él conoce sus corazones.6. La
prosperidad prolongada es una bendición; su suspensión es una maldición (cap. 13:22; Salmo 109:13–
15), por tanto los hijos pueden gloriarse de sus antepasados virtuosos. 7. Hablar con arrogancia es
reprensible en un necio; tanto más lo es a un príncipe mentir (cap. 16:12, 13). 8. El que es tan
corrompido como para aceptar el cohecho, demuestra su estimación del mismo sujetándose a su
influencia (caps. 18:16; 19:6). 9. busca amistad—El contraste entre el pacificador y el chismoso. 10.

Más aprovecha al sabio la reprensión que los azotes al necio. 11. Los tales reciben la justa retribución
(1 Reyes 2:25). mensajero cruel—que inflige el castigo.12. Airados, son menos racionales que las
fieras.13. (Cf. los Salmos 7:4; 35:12.) mal—el daño hecho a otro (cap. 13:21). 14. suelta las aguas
abriendo brecha en la represa. antes que se enmarañe—antes de anegarse las aguas, antes de
enredarse en la querella. 15. Que obran de la manera opuesta al método de Dios (caps. 3:32; 12:2). 16.
Aunque las riquezas no pueden comprar la sabiduría para los que no la aman, sin embargo, la sabiduría
procura las riquezas (caps. 3:16; 14:24). 17. A la segunda parte de este paralelismo se le aumenta el
sentido: que el amor del hermano se deja ver en manera especial en la adversidad. 18. (Cf. los caps.
6:1–5; 11:15.) delante de su amigo—o deja de pedir consejo al amigo, o deja de seguirlo. 19.
prevaricación
—o transgresión. pleito—o contención, la que es pecado y lleva al pecado. que alza su
portada
—que satisface su vanagloria de poseer un edificio costoso. busca—o la encuentra así como si
la buscara (cf. “ama la muerte,” cap. 8:36). 20. La segunda oración adelanta a la primera: los
maliciosos carecen del bien, y los litigiosos causan el mal. 21. (Cf. el cap. 23:24.) necio … fatuo
ambos vocablos denotan la insensatez y la impiedad. 22. (Cf. los caps. 14:30; 15:13.) El efecto de la
mente sobre el cuerpo es bien conocido. seca—como si la médula estuviese gastada. disposición—“Es
buena medicina,” o cuerpo, que mejor corresponde con huesos. 23. seno—El dinero y otros artículos
de valor se llevaban en el pliegue de la ropa, llamado el seno.pervertir—con el cohecho. 24. la
sabiduría
—de una estimación permanente, mientras que los afectos del necio siempre fluctúan 25.
enojo
—o disgusto (cf. el v. 21; el cap. 10:1). 26. ciertamenteigualmente, hay que evitar otros
pecados, tales como castigar a los súbditos buenos, o resistir a los gobernantes buenos.27, 28. Se
recomienda el lenguaje prudente, el espíritu excelente, o apacible, no excitado a la vana conversación.

CAPITULO 18
1. busca
—trata de lograr su propia satisfacción. se entremete—precipitadamente (cap. 17:14),
contrariamente a toda sabiduría, o a lo que es de valor (cap. 2:7). 2. lo que su corazón, etc.—se deleita
en revelar sus locuras (caps. 12:23; 15:2). 3. Tan cierto es que el pecado y el castigo se relacionan
mutuamente (cap. 16:4). El impío, por la impiedad, corresponde a la deshonra (así está el hebreo); y
menosprecio, sentimiento que el impío inspira en su contra, con afrenta, o reprensión, una
manifestación del desprecio. 4. El lenguaje sabio es como un río inagotable de beneficio. 5.para hacer
caer
—o bien, “Tener respeto … no es bueno; ni es bueno hacer caer …” (Cf. el Salmo 82:2).6, 7. Los
querellosos se dañan a sí mismos. Su lenguaje temerario los enreda (cap. 6:2). 8. (Cf. el cap. 16:28.)
parecen blandas—mejor, “son como manjares dulces,” que los hombres tragan con gozo. del
vientre
—o de la mente, o del corazón (cf. el cap. 20:27–30; el Salmo 22:14). 9.Se empobrece el uno
por no alcanzar, el otro por disipar. disipadorlit., maestro disipador, pródigo. 10. nombre de
Jehová
—las perfecciones manifiestas (Salmos 8:1; 20:2), como la fidelidad, poder, misericordia, etc.,
en las que los hombres confían. levantado—fuera del alcance del peligro (Salmos 18:2; 91:4). 11. Se
contrasta con el v. anterior (cf. el cap. 10:15). La tal es una confianza vana (Salmo 73:6). 12. (Cf. los
caps. 15:33; 16:18.)13. El habla ligera revela la arrogancia, y causa la humillación (cap. 26:12). 14.
enfermedad
—la física, no el mal externo. ánimo angustiado—el espíritu vencido. Herido el espíritu
sustentador, no hay otro sostén, sino como se insinúa en Dios. 15. (Cf. el cap. 1:5, 15:31.) 16. (Cf. el
cap. 17:8, 23.) Se envuelve la desaprobación del hecho declarado. 17. Las declaraciones unilaterales no
son de confianza. sondea—(cap. 17:9, 19). 18. La suerte—que Dios dispone (cap. 16:13), si se usa
debidamente, puede ser un modo justo de arreglar las disputas. 19. No hay contiendas tan difíciles de
solución como las que se suscitan entre parientes; por tanto debemos esforzarnos por evitarlas. 20. (Cf.
los caps. 12:14; 13:2.) Las palabras de los hombres son el fruto o producto (aumento) de labios, y si

son buenas, los benefician. hartaráse—se contentará (cf. los caps. 1:31; 14:14). 21. muerte y la
vida
—o sea, el mayor mal y bien.la ama—eso es, a la lengua, o el uso de ella para bien o mal.
comerá de sus frutos—(cf. el v. 19; Santiago 1:19.) 22. Las versiones antiguas insertan “buena” ante
esposa”, idea envuelta en la segunda frase, y por el cap. 19:14 (cf. el cap. 31:10). 23. el rico responde
durezas
—se le tolera porque es rico lo que enseña que es malo estimar a un hombre por sus riquezas.
24. El hombre … amigo—Mejor, “El hombre puede celebrar (Salmo 108:9), o gritar de gozo (Salmo
5:11), eso es, congratularse.” La Versión Americana Standard: “El que hace muchos amigos los hace
para su propia ruina; pero amigo hay …” Por cierto, hay un amigo mejor que hermano: aquél es el
“Amigo de pecadores,” el que puede ser estuviese en la mente del escritor.

CAPITULO 19
1.
(Cf. el cap. 28:6.) “Rico” por “fatuo” aquí. La integridad es mejor que las riquezas (caps. 15:16,
17; 16:8). 2. La segunda oración ilustra a la primera. La precipitación, que resulta de la ignorancia, trae
consecuencias funestas.3. tuerce—lo desvía de lo justo (cap. 13:6; Santiago 1:13); y culpa a Dios por
su fracaso.4. (Cf. el cap. 14:20). Tales actos a menudo se presentan con la insinuada desaprobación. 5.
Cf. el v. 9, dondeperecerá explica el no escapará aquí (Cf. el Salmo 88:9, 10). 8.(Cf. Marginal;
15:32.) ama su alma—o se ama a sí mismo, lo que evidencia guardando sus mejores intereses. guarda
la inteligencia
—la aprovecha. 10. (Cf. el cap. 17:7.) El insensato es incapaz de disfrutar debidamente
el placer ni el conocimiento; con todo, es menos incongruente que lo tenga, que la indebida elevación
de los sirvientes. Cada cual permanezca en la condición en que fué llamado (1 Corintios 7:20). 11. (Cf.
los caps. 14:29; 16:32.) Esta inculcación del espíritu perdonador demuestra que la verdadera religión es
siempre la misma (Mateo 5:22–24). (Cf. los caps. 16:14, 15; 20:2.) Un motivo por qué someterse a la
autoridad legal. 13. dolorlit., calamidades, variadas y múltiples.gotera continua—un disgusto
contínuo que agota la paciencia. 14. Un contraste entre los dones de los hombres y los de Dios, el que,
siendo autor de ambas bendiciones, confiere la segunda por una providencia más especial. mas de
Jehová
—Denota que los males del v. 13 se evitan sólo por el cuidado de él.15. en sueño—profundo:
un estado de completa indiferencia. alma—eso es, persona (Cf. los caps. 10:4; 12:24). 16. (Cf los caps.
10:17; 13:13.) menospreciare sus caminos—se niega a guardar u observar, descuida (cap. 16:17)
(como indigna de su atención su conducta moral. 17. (Cf. el cap. 14:21; Salmo 37:26.) da al pobre—en
evidencia de su piedad.18. (Cf. los caps. 13:24; 23:13.) no se excite tu almalit., no se levante tu
alma
(Salmo 24:4; 25:1), eso es, no desees su muerte: una advertencia a los padres apasionados en
contra del castigo airado. 19. Los repetidos esfuerzos de benignidad para con los malévolos son vanos.
y si usa, etc.—Versión Inglesa: “Si lo libras (una vez), tendrás que hacerlo aun otra vez.” 20. (Cf. el
cap. 13:18–20). en tu vejez—(Cf. el cap. 5:11). En la juventud prepárate para la vejez. 21. (Cf. el cap.
16:1, 9; Salmo 33:10, 11). Se comprende el fracaso de los propósitos del hombre. 22.
contentamiento
—“Lo que hace deseable al hombre, es su benignidad” (Versión Inglesa Rev.). El hacer
el bien indica la buena disposición del hombre (cap. 11:23); y los pobres así afectados son mejores que
los mentirosos, los que dicen mas no hacen. 23. el temor … vida—(Cf. el cap. 3:2). y con él, etc.—El
que lo tiene vivirá contento (1 Timoteo 4:8). no será visitado—(10:3; Salmo 37:25), con los castigos:
en este sentido a menudo se usa el vocablo visitar (Salmo 89:32; Jeremías 6:15). 24. senolit., un
plato ancho
en que se metía la mano al comer (Mateo 26:23). Cf. el cap. 26:15, el mismo sentimiento
expresado con igual ironía y menos exageración. 25. Tal es el beneficio de la reprensión; a los simples
aprovecha, cuanto más a los sabios, 26. La conducta indigna del hijo a menudo condenada (cap. 17:21–
25; 20:20; Deuteronomio 21:18, 21). 27. Evítese todo lo que desvía de la verdad. 28. testigo
perverso
—falso por sus principios malos (cf. el cap. 6:12). burlará—inutiliza los dictados de la

justicia. encubrirálit., traga, como manjar agradable. 29. Su castigo es seguro, fijo y aparejado (cf.
los caps. 3:34; 10:13).

CAPITULO 20
1. escarnecedor
—El vino hace escarnecedores a los hombres. cerveza—“bebida fuerte” (Versión
Inglesa)
, vino mezclado con especias (Isaías 5:11, 22). errare—o acaso, tambalearé. 2. (Cf. el cap.
19:12.) Los que resisten a la autoridad se hacen daño a sí mismos (Romanos 13:2). 3. dejarse de
contiendas
—o mejor, “vivir alejado de contiendas,” como hábito de vida. se envolverá—(cap. 17:14).
4.pedirá—(Cf. el Salmo 109:10.) 5. aguas profundas—eso es, profundamente encubierto (cap. 18:4;
Salmo13:2). El sabio sabe discernir bien. 6. Los jactanciosos no son de confianza. liberalidad
disposición bondadosa. 7.La conducta de los buenos publica los sanos principios de ellos. El pacto de
Dios y el buen ejemplo de ello aseguran la bendición para sus hijos (cap. 4:26; Salmo 112:1, 2). 8.
Como en los caps. 14:35; 16:10, 15, éste es el carácter de un rey bueno, no de todos los reyes.9. La
interrogación en sentido afirmativo fortalece la negación implícita (cf. Job 15:14; Ecclesiastés 7:20).
10. Medidas diversas, lo que expresa que algunas son falsas (cf. los caps. 11:1; 16:11). 11. La conducta
de los hijos todavía es la mejor prueba de los principios (Mateo 7:16). 12. Por tanto, es cierto que Dios
sabrá todo cuanto tú haces (Salmo 94:9). 13. La actividad y la diligencia contrastadas con lo del
haragán (caps. 6:9; 10:11).empobrezcaslit., seas privado de la herencia.14. se alaba—de su
astucia para las ganancias. 15. El contraste denota el valor superior del conocimiento (Cf. el cap. 3:14–
16). 16. Quitar la ropa significa exigencia estricta, justificada por la temeridad del fiador. la extraña
expresión preferible a la de extraños (cap. 27:13), y fortalece el sentido. El libertino es de menos
confianza que el meramente descuidado. 17. Sabroso—o dulce, por conseguirlo o ilícitamente (cap.
9:17), o bien, fácilmente. cascajo—bien expresa el dolor y pena que al fin motiva.18. (Cf. el cap.
15:22.) Sé cuidadoso y discreto en los planes de importancia. 19. Los que gustan de contar novedades
apenas guardarán los secretos. lisonjea—(Cf. el cap. 1:10.) 20. su lámpara—(Cf. los caps. 13:9;
24:20.) 21. adquirida de priesa—contrariamente a la providencia de Dios (cap. 28:20), denota la
obtención injusta y fácil; por tanto, el hombre es castigado, o bien, gasta ligeramente lo que se gana
fácilmente (cf. el v. 17). 22. (Cf. el Salmo 27:14; Romanos 12:17–19.) 23. (Cf. el v. 10; el cap. 11:1.)
24. pasos del hombrelit., pasos pomposos del hombre fuerte. entenderá—o percibirá. 25. Lazo …
santo
—“Lazo es al hombre declarar ligeramente: Es santo,” o decir de pronto palabras santas, hacer
promesas, o hacer voto de lo santo. 26. (Cf. el v. 8.) la rueda—usada para trillar, figura que expresa la
severidad (Amós 1:3). 27. alma del hombre—la mente de los hombres es don de Dios, la que les
permite escudriñar del vientre—corazón, o pensamientos íntimos los unos de los otros (cf. el v. 5; el
cap. 18:8, 17; 1 Corintios 2:11). 28. (Cf. los caps. 3:3; 16:6, 12.) 29. Cada edad tiene su propia
excelencia particular (cap. 16:31). 30. señales de las heridaslit., unificación, el proceso de unirse los
bordes de una herida, que arroja la materia purulenta. las llagas—azotes: Así el castigo provee la cura
del alma (cap. 18:8), impidiendo los procederes maléficos.

CAPITULO 21
1. repartimientos
—acequias, canales de irrigación (Salmo 1:3), cuya dirección fácilmente se
cambia (Deuteronomio 11:10). Dios dispone hasta la voluntad de los reyes como quiere (cap. 16:9;
Salmo 33:15). 2.(Cf. los caps. 14:2; 16:2–25.) 3. (Cf. el Salmo 50:7–15; Isaías 1:11, 17.) 4. Altivez de
ojos
—(Cf. el Salmo 131:1). orgullo de corazón—o corazón de holgura, hinchado (cf. el Salmo 101:5).
brillo—figura frecuente de la prosperidad (cap. 20:20), y así de gozo o deleite. 5. El contraste será
entre la industria constante y la precipitación (cf. el cap. 19:2). 6.Allegar tesoros, etc.—o los bienes
así obtenidos (cf. Job 7:2; Jeremías 22:13, el hebreo). vanidad desatentada—como un vapor llevado

de acá para allá; como el tamo que se lleva el viento (cap. 20:17–21; Salmo 62:10). Tal obtención no
satisface. que buscan la muerte—que obran como si la buscaran (caps. 8:36; 17:19). 7.la rapiña—o
destrucción, especialmente la opresión, de la que son autores. destruirálit., aserrará (1 Reyes 7:9),
los arruinará completamente. Sus pecados serán visitados sobre ellos del mismo modo. hacer juicio
hacer lo que es justo y recto. 8. hombre perverso—su conducta opuesta a la verdad, y apartada de la
verdad. El probo comprueba su integridad por su conducta correcta. 9. zaquizamí—torrecilla o
pabellón sobre el techo. espaciosa casalit., casa de compañerismo, o lo bastante grande para varias
familias. 10. Con tanto ardor desea hacer el mal (Salmo 10:3; Ecclesiastés 8:11), que ni tendrá
misericordia de su amigo, si éste le estorba. 11. (Cf. el cap. 19:25.) Lo que el simple aprende a fuerza
de golpes, el sabio lo aprende por la enseñanza. 12. (Cf. los Salmos 37:35–38; 73:17, 20.)casa—la
familia o los intereses. trastornados—por Dios, (cf. ch. 10:24) se infiere; a causa del mal. 13. Los
principios de la retribución, tantas veces enseñados (cf. el Salmo 18:26; Mateo 7:1–12). 14. El efecto
del cohecho (cap. 17:23) es aumentado por estar en secreto, pues el sobornado no quiere que sus
motivos sean descubiertos. 15. Pero el justo ama la rectitud, y no necesita del cohecho. Los malos al fin
hallan la destrucción, aunque por un tiempo se contentan con encubrir la corrupción. 16. camino de la
sabiduría
—o del entendimiento (cf. los caps. 12:26; 14:22).vendrá a parar—eso es, a descansar al
fin del viaje; la muerte será sumorada inalterable. 17. El lujo empobrece. 18. (Cf. el cap. 11:8.) Con
sufrir lo que ellos maquinaron para los justos, los malignos fueron el rescate de éstos, en el sentido
común desustitutos (cf. Josué 7:26; Esther 7:9). por los rectos—en lugar de ellos. 19. (Cf. el v. 9).
desierto—terrenos de pastoreo, pero despoblados (Salmo 65:12). 20. Los sabios, con diligencia y
cuidado, se hacen y aumentan riquezas, mientras que los insensatos lasdisipan, lit., se las tragan
ávidamente.21. El que trata de obrar justa y benignamente (Salmo 34:14) prosperará y obtendrá
justicia y honra.22. “La sabiduría es mejor que la fortaleza” (Ecclesiastés 7:19; 9:15). 23. (Cf. el cap.
13:2, 3; Santiago 3:6–10.) 24. Nombre reprobable merecen los que tratan a otros con ira y escarnio. 25.
El deseo
—eso es, del ocio y blandura, que le hacen morir de hambre. 26. El pecado da la avaricia
señala al haragán, así como la virtud de la benevolencia al justo.27. Dios considera el corazón, y la
hipocresía le es más aborrecible que la inconsecuencia. con maldad—con maquinación, malicia (cap.
1:4).28. (Cf. el cap. 19:5.) que oye—o hace caso de la instrucción, y así crece en sabiduría.
permanecerá en su dicho—o habitará de manera que permanezca; habla con sinceridad (Habacuc
1:5), y por tanto se le cree (cap. 12:19; Santiago 1:19). 29. afirma su rostro—es obstinado. ordena sus
caminos
—reflexiona, y obra conformemente. 30, 31. Los mejores designios y confianza de los
hombres son vanos, en comparación con los de Dios, o sin la ayuda de él (cap. 19:21; Salmo 20:7;
33:17).

CAPITULO 22
1. buena fama
—o buen nombre (Job 30:8, el hebreo). Buena se inserta aquí desde Ecclesiastés 7:1.
la buena gracia—benigna consideración, es decir, de los sabios y buenos. 2.Delante de Dios todos
están en un mismo nivel (caps. 14:31; 17:5). 3.el daño—o castigo, eso es, por su temeridad; porque el
mal no es necesariamente punitivo, pues de otro modo los prudentes podrían haberlo recibido. 4.
humildad y temor de Jehová
—La una produce el otro. Sobre los resultados, cf. los caps. 3:16; 8:18.
5.el que guarda su alma—los que debidamente vigilan sus almas son así guardados de los peligros
que hay en el camino de los perversos (cap. 16:17). 6. instruye al niño—encaminándole desde
temprano. en su carrera—según el curso y método determinados para él; porque la disciplina
temprana asegura la continuación habitual en ella.7. Que la influencia de las riquezas hace a un lado
las distinciones morales, se entiende y, por supuesto, se desaprueba (cf. los caps. 19:6; 21:14, etc.) 8.

(Cf. el cap. 11:18; Salmo 109:16–20; Gálatas 6:7, 8). consumiráse, etc.—su poder de hacer mal será
destruído. 9. ojo misericordioso—una disposición bienhechora. porque dió—sus hechos lo
comprueban. 10. Los escarnecedores fomentan la contienda por sus invectivas e injurias. 11. limpieza
de corazón
—las palabras afables y benignas ganan el favor, hasta de los reyes. 12. miran por la
ciencia
—guardan el conocimiento, o sea, los principios y a los poseedores del mismo. 13. Las excusas
frívolas satisfacen la conciencia del indolente. 14. la boca—Los discursos aduladores (caps. 5:3; 7:5)
enlazan a los hombres, como la sima, fosa, donde se entrampa el animal. Dios hace que los pecados de
ellos les sean por castigo. 15. la vara—El castigo impide el crimen, y así lleva a la reforma de
principios. 16. Estos dos vicios pertenecen al mismo sentimiento egoísta, y ambos son con razón
aborrecibles a Dios y merecen el castigo. 17. Aquí empieza otra división del libro, señalada por
aquellas palabras de recomendación de que se siga a la sabiduría, que se hallan en capítulos anteriores.
Se notará que desde el v. 22 hasta el cap. 24:12, los proverbios se expresan en dos versos en vez de uno
solo (cf. la Introducción).18. Estas lecciones deben guardarse en la mente y fijarse en los labios, para
tenerlas siempre listas para el uso. 19. Para que, etc.—Este es el propósito de la instrucción. 20. tres
veces
—vocablo de sentido dudoso: acaso, anteriormente.ciencia—tanto el consejo como la
instrucción, conocimiento. 21. Desea en particular que aprendan con exactitud y primor para poder
enseñar a otros.22, 23. Aquí siguen diez preceptos de dos versos cada uno. Aun cuando los hombres
dejen de defender a los pobres, Dios lo hará (cap. 17:5); Salmo 12:5). en la puerta—lugar de reuniones
públicas (Job 5:4; Salmo 69:12). 24, 25. (Cf. los caps. 2:12–15; 4:14.) lazo para tu alma—los no
suspicaces son desviados muchas veces por la mala compañía. 26, 27. (Cf. los caps. 6:1; 17:18.) que
tocan la mano
—los fiadores. han de quitar—eso es, los acreedores. 28. (Cf. el cap. 23:10.) no
traspases
—no mudes el poste antiguo; no invadas la propiedad del vecino. (Deuteronomio 19:14;
27:17.) 29. La diligencia asegura el éxito (caps. 10:4; 21:5).
CAPITULO 23
1–3.
Evita tú los peligros de la glotonería. cuchillo a lagarganta—una figura oriental, para
refrenar el apetito.pan engañoso—comida de buen sabor, pero dañosa a la salud. 4, 5. (Cf. 1 Timoteo
6:9, 10.) coto a tu prudencia—lo que considera las riquezas intrínsecamente como bendición: o bien,
“limita tu afán según tu prudencia.” poner tus ojos—Como vuela la vista por las riquezas, así se
vuelan ellas mismas: o son pasajeras, o bíen dejan de satisfacer. Sonvolátiles. 6–8. Cuidado con los
engañosos, cuyas atenciones te arrepentirás de haber aceptado. mal ojo—propósitos maliciosos (cap.
(22:9; Deuteronomio 15:9; Mateo 6:23). vomitarás, etc.—Es decir: Disgustado por el verdadero
carácter del tal, se anula todo el gozo de su compañerismo.9. (Cf. el cap. 9:8). “No echéis vuestras
perlas …” (Mateo 7:6).10, 11. (Cf. elcap. 22:22, 23.) el defensor—o vengador (Levítico 25:25, 26;
Números 35:12), abogado (Job 19:25). juzgará … contra ti—(cf. Job 31:21; Salmos 35:1; 68:5). 12.
Aquí empieza otra serie de preceptos. 13, 14. Mientras que hay poco peligro de que “el divino
mandamiento de la vara” produzca daño físico, la esperanza de beneficio espiritual es grande. 15, 16.
El motivo de la diligencia es el gozo que causa al maestro el progreso del discípulo. mis entrañas
(Cf. el Salmo 7:9; riñones.) 17, 18. Es breve la prosperidad de los malos. hay fin—un más allá, u otro
tiempo, cuando las desigualdades aparentes serán ajustadas (cf. el Salmo 37:28–38). 19–21. endereza,
etc.—dirige tus pensamientos por el debido curso de la conducta (cf. los caps. 4:4; 9:6). comedores
los glotones; de carne, comida de placer. el sueño—profundo de los perezosos. 22. Oye—quiere decir,
obedece (cap. 1:8; Efesios 6:1). madre envejeciere—los adultos reverencian a los padres, a los que
una vez como chicos, obedecieron. 23. Compralit., procura (cap. 4:5).la verdad—general y
específicamente como opuesta a toda suerte de error. 24, 25. (Cf. los caps. 10:1; 17:21, 25.) 26–35. Una

advertencia solemne contra la fornicación y la borrachera (Oseas 4:11). dame … tu corazón—la
invitación de aquella sabiduría divina, tan reiterada (caps. 8:1; 9:3, etc.). corazón—confianza. miren
observen, guarden. mis caminos—los que te enseño (caps. 3:17; 9:6). 27, 28. profundo a …
angosto
—de donde es difícil trepar.acecha—para hacer caer a los hombres, como los cazadores
entrampan la presa (cf. el cap. 22:14). multiplica, etc.—(cap. 5:8–10.) El vicio aludido en manera
peculiar endurece el corazón. 29, 30. El cuadro, por desgracia, se reproduce hoy en día. la mistura
(Cf. el cap. 9:2; Isaías 5:11.)31. su color—denota mayor fuerza (cf. Génesis 49:11; Deuteronomio
32:14). resplandecelit., da su ojo, eso es, centellea. éntraselit., se mueve bien; significa acaso la
espuma. 32. Las miserias agudas resultantes de la borrachera contrastada con las tentaciones. 33, 34.
Los efectos morales; inflama las pasiones (Génesis 19:31, 35), expone el corazón, produce la
insensibilidad a mayores peligros, e impide la reformación, bajo padecimientos de los más duros. 35.
cuando despertare
—de la borrachera (Génesis 9:24). Es el lenguaje de los hechos más bien que de la
lengua.

CAPITULO 24
1, 2.
(Cf. el cap. 23:3, 17; el Salmo 37:1.)hablan—su expresa intención es de hacer mal. 3, 4. (Cf.
el cap. 14:1; Isaías 54:14.) la casa—inclusive la familia. con ciencia—o conocimiento (8:18; 21:20). 5,
6.
La aseveración general (Ecclesiastés 9:16, 18) está especialmente ilustrada (cf. el cap. 21:22; el
Salmo 144:1). 7.(Cf. el cap. 14:16.) en la puerta—(Cf. el cap. 22:22.) 8. Así lo llamarán aun cuando
no llegue a hacer el mal. 9.Variación del mismo pensamiento. 10. Lit., “Si fracasas en el día de la
estrechez
(adversidad), estrecha (o poca) es tu fuerza,” entonces puesta a prueba. 11, 12. Como los
buenos manjares estimulan el apetito, así deben las recompensas de la sabiduría excitarnos a buscarla.
14. recompensalit., lo posterior, los resultados propios (cf. el cap. 23:18; Salmo 37:37, 38). 15, 16.
Las acechanzas de los impíos contra los justos, aun cuando tengan éxito parcial, nunca es completo
(Salmo 37:24); mientras que los malos, cayendo bajo la pena merecida, no hallan socorro. siete
veces
—repetidas, o muchas veces (cap. 1:16, 31; 9:1). 17, 18. Que nadie se regocije de la desgracia de
los impíos, no sea que Dios castigue tal espíritu malo aliviando el dolor de aquellos (cf. el cap. 17:5;
Job 31:29). 19, 20. (Salmos 37:1, 38; 18:28.) candela—la prosperidad: llegará a su fin (caps. 13:9;
20:20). 21, 22. Una advertencia en contra de la impiedad y la anarquía (Romanos 13:1–7; 1 Pedro
2:17). no te entrometas—evita la compañía de los inconstantes, cambiadizos. su quebrantamiento
su calamidad, la pena, ya sea infligida por Dios, ya por el rey, o bien, lo que los tales inconstantes y sus
compañeros sufren; mejor lo primero.23. pertenecen—o son de los sabios, como autores (cf. “los
Salmos de David”,hebreo). “Estas cosas” son los versículos siguientes (23 al 34). Tener respetolit.,
discernir rostros
, manifestar parcialidad, 24, 25. de lo que es ejemplo justificar al malo: lo opuesto a lo
cual es reprenderle un acto beneficioso.26. besados, etc.—Ama y obedece, da homenaje (Salmo 2:12;
Cantares 8:1). palabras rectas—opuestas a las obscuras, engañosas.27. apresta … de afuera—es
decir, en el campo. Procura con diligencia el debido sostén, y edifica la casa luego; provee primero lo
necesario; después las comodidades; eso es, en clima benigno que permite el uso de tiendas, o carpas.
28. No hables siquiera la verdad contra nadie, cuando no sea necesario, y nunca jamás lo falso. 29.
Evita especialmente la venganza (Mateo 5:43–45; Romanos 12:17). 30, 31. Figura viva de los efectos
de la pereza. 32–34. Apréndase la sabiduría mediante la desgracia del perezoso (cap. 6:10, 11).
CAPITULO 25
El carácter de este grupo de proverbios concuerda con el título (cf. la introducción).también—se
refiere a la parte anterior del libro. copiaronlit. trasladaron, de otro libro a éste; no datos de
memoria. 2. La inescrutabilidad de Dios nos produce terror (cf. Isaías 45:15; Romanos 11:33). Pero los

reyes, como son finitos, deben consultar a consejeros sabios; 3. los cuales reyes guardan los secretos de
estado, que a la gente común son tan inaccesibles como las alturas y las profundidades. 4, 5. Como la
separación de las impurezas de la escoria deja pura la plata, así quitar los malos consejeros del rey deja
un gobierno sabio y beneficente. 6, 7. No entres de intruso delante del rey, porque la elevación del
humilde es honrosa, más vergonzosa es la humillación del orgulloso (Lucas 14:8–10). 8. (Cf. el cap.
3:30.) no sea que, etc.—o bien, “no sea que se diga al fin (del pleito),” ¿qué vas a hacer? confuso—o
avergonzado. 9, 10. (Cf. Mateo 5:25 margen.) el secreto—eso es, de tu contrario, que le es
desventajoso, para que así no seas avergonzado por no haber discutido con él tus dificultades. 11.
palabra dicha como conviene
lit., oportunamente como da vuelta la rueda, precisamente a tiempo.
Del mismo sentido son las figuras “manzana de oro,” etc. Manzana(s)—o las verdaderas de color
dorado, en una canasta tejida de plata, o imitación de ambas cosas bordadas en oro y plata. 12. que
reprende al sabio
, etc.—Léase: “… es el sabio reprensor al oído obediente.” Los que desean saber y
hacer lo recto aprecian en alto grado el buen consejo (caps. 9:9; 15:31). El oído que percibe es mejor
que la oreja con zarcillo de oro. 13. La nieve de las montañas se usaba para enfriar las bebidas:
igualmente refrescante es el mensajero fiel (cap. 13:17). 14. nubeslit., vapores (Jeremías 10:13),
nubes sólo en apariencia. vana liberalidadlit., don de falsedad; prometido, pero nunca entregado.
15. La blandura y la bondad hacen ceder aun a los más poderosos y obstinados. larga paciencia
“lento para la ira” (caps. 14:29; 15:18).16, 17. Una comparación: como el exceso de miel produce un
malestar físico, así tu presencia, por agradable que sea con moderación, puede, si se excede hacerte
aborrecible al amigo.18. Un testimonio falso es tan perjudicial al buen nombre como dichas armas al
cuerpo (cap. 24:28). habla … testimoniolit., responde a preguntas, como delante del juez, en contra
del vecino. 19. La prevaricación fastidia tanto como engaña.20. No sólo se significa la incongruencia
de las canciones (alegres) y la tristeza, sino también se expresa el aumento de tristeza por la falta de
simpatía. 21, 22. (Cf. Mateo 5:44; Romanos 12:20.) Como se funden los metales con allegarles las
ascuas, así el corazón se ablanda con la bondad. 23. Mejor: “Como el viento del norte trae (Salmo 90:2)
o produce la lluvia, así la lengua dolosa produce la ira.” 24. (Cf. el cap. 21:9, 19.) 25. (cf. el v. 13).
buenas nuevas—eso es, acerca de un asunto de interés especial o de un amigo ausente, más gratas
todavía por ser de la lejanía. 26. De fuentes turbias y de manantiales corrompidos no ha de sacarse agua
saludable; así el poder de los buenos para hacer el bien queda cortado o destruído cuando son
oprimidos por los malos. 27. La hartura fastidia (v. 16); así los vanagloriosos sufren la humillación. 28.
Tales personas están expuestas a la invasión de pensamientos malos y tentaciones irresistibles.

CAPITULO 26
1.
Las incongruencias de la naturaleza ilustran también las del mundo moral. Se envuelve también
la indignidad del necio. (caps. 17:7; 19:10). 2. Los movimientos del gorrión—y de lagolondrina—no
claramente para nosotros, tienen su razón de ser; del mismo modo la penalidad nunca sobreviene a uno
sin justa causa. 3. La vara es tan necesaria para los necios, y tanto les conviene, como lo son el látigo y
cabestro para el caballo y el asno. 4, 5. Nunca respondas—eso es, con aprobación y con igual
necedad. responde—con reprensión. 6.Tan seguro es el fracaso del necio como si fuese cojo. bebe su
daño
—eso es, lo recibe en abundancia (Job 15:16; 34:7). 7.Alzar las piernas—“Están flojas:” “no son
iguales;” “quítense” (versiones varias). En todo caso, está la idea de que son ocasión de torpezá, tal
como la que muestra el necio tratando de usar una parábola o proverbio (cf. la Introducción; cap. 17:7).
Una piedra, atada a la honda, es inútil; así la honra conferida al necio es honra tirada. 9.El ebrio se
lastima más tratando de sacar la espina; así el necio es incapaz de usar la parábola mal o bien. 10. El
texto del hebreo aquí es obscuro. Mejor acaso: “Mucho daño (lit., heridas) hace él a todos los que

recompensan …” Es decir, la sociedad es dañada cuando se complace a los malévolos.
transgresores—debe traducirse por vagabundos; 11. Aunque repugna a otros, el necio se deleita en su
necedad. 12. Es más difícil enseñar a los vanidosos que a los insensatos. 13. (Cf. el cap. 22:13.) 14. (Cf.
los caps. 6:10; 24:33.) Se mueve, pero no desocupa su lugar.15. (Cf. el cap. 19:24.) 16. Los
irreflexivos, ajenos a su ignorancia, se infatúan.17. se deja llevar—(Cf. entrometerse, caps. 20:19;
24:21.) Como tomar el perro por las orejas, o soltarle, envuelve peligro de ser mordido, así el éxito o
fracaso del pelito ajeno envuelveel riesgo inútil del buen nombre, no hace ningún bien, y puede que
haga mal. 18, 19. dañaengaña; el posible daño de una persona irresponsable. 20, 21. El chismoso
esparce la contienda (cap. 16:28); el rencilloso la enciende. 22. (Cf. el cap. 18:8.) 23. Como el
enchapado de plata no da valor a la burda vasija de barro, tampoco las profesiones calurosas lo dan a la
insinceridad.23. otro parece—eso es, disimula. El odio hace hipócritas. 25. El desarrollo del
sentimiento del v. 24.siete—vale decir “muchos” (cap. 24:16). 26, 27. El engaño se manifesta al fin, y
los impíos muchas veces por su propio arte obran su retribución (cf. el cap. 12:13; Salmo 7:16; 9:17,
etc.) 28. Los hombres odian a los que injurian.falsa lengua—cf. los labios por la persona (cap. 4:24;
Salmo 12:3).

CAPITULO 27
1.
No confíes ciegamente en tus planes (caps. 16:9; 19:21; Santiago 4:13–15). 2. Evita el alabarte a
ti mismo. 3.En sentido literal de pesado, aplicado a objetos materiales, ilustra el figurativo, gravoso,
aplicado a lo moral.la ira del necio—es irracional y excesiva. 4. la envidia—o los celos (cap. 6:34),
es más inaplicable que las pasiones malas, más simples.5, 6. amor—no manifestado en hechos es
inútil y aunque manifestado en reprensiones nos hiera, es preferible a los frecuentes, por tanto,
engañosos besos del enemigo. 7. El lujo proporciona menos felicidad que el sano apetito del trabajador.
8.Los tales no sólo están fuera de lugar, sino también fuera del deber y en el peligro. 9. alegran el
corazón
—el órgano que percibe lo que agrada a los sentidos.y el amigo—“Así la dulzura del amigo
alegra al hombre …” O bien, el consejo bueno del amigo es también agradable. 10. Allégate al amigo
probado. Los lazos de la sangre puede ser que sean de menos confianza que los de genuina amistad. 11.
La sabiduría de los hijos acredita la reputación de los padres, así como también facilita alivio para los
mismos en ocasión de dificultades. 12, 13. (Cf. los caps. 20:16; 22:3) 14. El celo excesivo en alabar al
amigo huele a egoísmos. 15. (Cf. el cap. 19:13.) 16. Es tan fútil pretender lo uno como lo otro. mano
derecha
—el órgano de poder. Ni con la mano puede contener el aceite, o ungüento perfumado (Salmos
17:7; 18:35). Tal mujer no puede ser domada. 17. aguza … aguza—quiere decir, que la conversación
promueve la inteligencia, que el rostro exhibe. 18. La diligencia alcanza alguna recompensa, aun para
el siervo humilde.19. Podemos observar nuestro propio carácter en el temperamento formado de otros.
20. La avidez de los hombres es tan insaciable como el sepulcro.21. La alabanza prueba al carácter,
según la manera de recibirla: los vanidosos la buscan; los débiles se inflan a causa de ella; los sabios no
hacen caso de ella. 22. La maldad obstinada de los tales no se cura ni por el castigo más severo. 23, 24.
tus rebaños
—que constituían la riqueza principal. Es sólo por la diligencia y el cuidado como se
pueden perpetuar las posesiones más sólidas cap. (23:5). 25–27. El hecho de que la providencia ofrece
los medios de competencia a los que usan deellos debidamente, es otro motivo de la diligencia (cf. el
Salmo 65:9–13). casa—la familia (Hechos 16:15; 1 Corintios 1:16). la grama—la hierba, pastura (Job
40:15; Salmo 104:14).

CAPITULO 28

La mala conciencia hace tímidos a los hombres; sólo los justos tienen valor en verdad (cap. 14:26;
Salmo 27:1). 2. La anarquía, que produce gobernantes rivales, acorta el reinado de ambos.

permanecerá—el gobierno; o será prolongado. Los gobernantes buenos son bendición para el pueblo.
El gobierno malo como castigo del mal, se contrasta con el bueno que es bendición para los buenos. 3.
El hombre pobre
—Tal hombre, en el poder, exige con más dureza, y deja desnudos a sus súbditos. 4.
dejan la ley, alaban a los impíos
—Los malhechores se animan unos a otros. 5. (Cf. Juan 7:17.) La
ignorancia de la verdad moral se debe a la falta de voluntad de conocerla. 6.(Cf. el cap. 10:6:) Las
riquezas no pueden compensar los efectos del pecado, ni afecta la falta de las mismas a la integridad. 7.
(Cf. el cap. 17:25.) glotones—(cap. 23:20, 21.) 8. usura y crecido interés—términos de casi el mismo
sentido: deben denotar el interés excesivo.para que se dé—mejor: “las allegará para el que se apiada
de los pobres.” La providencia de Dios indica el debido uso de las riquezas. 9. (Cf. los caps. 15:8;
21:27). oír la ley—obedecerla. Dios exige la sinceridad de parte de los que le adoran (Salmo 66:18;
Juan 4:24).10. (Cf. el cap. 26:27.) 11. Un hombre pobre pero sagaz puede describir (y exponer) al
opulento y vanidoso. 12. “Hay gloria grande,” hay razón de ella de parte del pueblo, porque los justos
se regocijan de lo bueno, y la justicia engrandece a la nación (cap. 14:34). es buscado el hombre
Vale decir que la gente se esconde; los buenos se retiran, o todas las clases tratan de evadirse de un
gobierno malo. 13. (Cf. el Salmo 32:3–5.) El encubrimiento del pecado no libra a nadie de la ira de
Dios, pero él usa de misericordia hacia los arrepentidos (Salmo 51:4). 14. temeroso—de Dios, y así
arrepentido. endurece—se hace insensible al pecado, de modo que no se arrepentirá (caps. 14:16;
29:1). 15. La rapacidad y la crueldad de tales bestias representará a algunos hombres malvados (Cf. los
Salmos 7:2; 17:12).16. falto de entendimiento—No se da cuenta que la opresión pone en riesgo el
éxito de su gobierno. La codicia muchas veces produce la opresión, de ahí el contraste. 17. hace
violencia con sangre
—o que está oprimido por la sangre de vida (Génesis 9:6), que él vertió.
sepulcro—fosa, o destrucción (cap. 1:12; Job 33:18–24; Salmo 143:7). detenderá—mejor: sostendrá,
o librará. 18. (Cf. los Salmos 10:9; 17:20.) El doblez tarde o temprano es fatal. 19. los (Cf. 10:4; 20:4.)
los ociosos—se infiere que también son malvados (caps. 12:11; 26:14). 20. se apresura, etc.—
envuelve el engaño o fraude (cap. 20:21), y así lo opuesto ade verdad (fiel) o de confianza. 21.
acepción de personas
—(cap. 24:23.) Los tales son llevados al mal por motivos ínfimos. 22. (Cf. el v.
20.) mal ojo—en el sentido general del cap. 23:6; aquí más específicamente en el de codicia (cf. el cap.
22:9; Mateo 20:15). le ha de venir pobreza—por la providencia de Dios.23. (Cf. los caps. 9:8, 9;
27:5.) Los que se aprovechan de la reprensión han de amar a sus monitores. 24. (Cf. Mateo 15:4–6.)
Los tales, siendo herederos, son virtualmente ladrones, de la misma clase de los salteadores. 25. altivo
de ánimo
inflado, o sea, arrogante. y por tanto imperioso y litigioso. medrará—eso es, prosperará
(caps. 11:25; 16:20). 26. (Cf. el cap. 3:6–8.) camina en sabiduría—eso es, confiando en Dios (cap.
22:17–19). 27. (Cf. el cap. 11:24–26.) aparta, etc.—esconde sus ojos—(Salmos 27:9; 69:17), denota
desatención. 28. La elevación de los malos al poder impele a los hombres a buscar refugio de la tiranía
(cf. el v. 12: el cap. 11:10; Salmo 12:8).

CAPITULO 29
1. endurece la cerviz
—rehusar obstinadamente el consejo (2 Reyes 17:14; Nehemías 9:16).
quebrantado—desmenuzado, irreparablemente. 2. (Cf. los caps. 11:10; 28:28.) dominanlit., son
aumentados
en poder. 3. (Cf. los caps. 4:6, 7; 10:1, etc.) 4. con el juicio—fallos justos, lo opuesto a las
decisiones por el cohecho (cf. el cap. 28:21), lo que pervierte al buen gobierno. tierra—por nación. 5.
(Cf. el cap. 26:28.) red tiende, etc.—le hace errar cuanto a su verdadero carácter; el adulador le lleva al
mal, preparado por él mismo o por otros. 6.en (o por) la prevaricación—mejor, la transgresión lo
mete en dificultades; pero el justo sigue prosperando, y por tanto, cantando, alegrándose. 7.conoce
(Cf. el Salmo 1:6.) la causa—eso es, en las cortes de justicia (cf. el v. 14). El descuido voluntario de

ella por los impíos ocasiona la opresión. 8. escarnecedores—los que malignamente desprecian la ley
de Dios.enlazan—Mejor versión: Encienden una ciudad, u originan contiendas; por otra parte, los
sabios apartan—o aminoran la ira. 9. contendiere—defendiere una causa ante la ley. se enoje … se
ría
—El necio, airado o de buen humor, queda indeciso: o si se refiere al sabio, el sentido es, que todos
sus esfuerzos, severos o blandos, son ineficaces para apaciguar al necio. 10. sanguinarios—homicidas
(Salmos 5:6; 26:9).aborrecen—(Cf. el cap. 1:11; Génesis 3:4.) buscan, etc.—Mejor: Buscan su vida
(de él), eso es, tratan de protegerla.11. (Cf. los caps. 12:16; 16:32.) espíritu—airado; da toda
expresión a su ira u otra pasión mala que el sabio sabe refrenar. 12. Sus siervos lo imitan. 13. (Cf. el
cap. 22:2.) usurerolit., el hombre de vejaciones, el exactor. Jehová alumbra los ojos—conserva sus
vidas (1 Samuel 14:27; Salmo 13:3), es decir, ambos confían en él, y él hará, justicia. 14. (Cf. los caps.
20:28; 25:5.) Tal es el carácter del Rey de los reyes (Salmo 72:4, 12). 15. (Cf. los caps. 13:24; 23:13.)
16. (Cf. los vv. 2, 12; el Salmo 12:1–8). verán la ruina—y triunfarán en la caída de ellos (Salmos
37:34–38; 58:10, 11). 17. (Cf. los vv. 3, 15; el cap. 19:18.) descanso —(Cf. el v. 9.) 18. Sin profecía
o visión profética, instrucción en la verdad de Dios la que venía por los profetas mediante visiones (1
Samuel 3:1). será disipado—(Cf. margen;) privado de refrenamientos morales. guarda la ley
cumple las instrucciones (cap. 14:11, 34; Salmo 19:11). 19. siervo—que carece de principios buenos.
no corresponde—no obedece. 20. (Cf. el cap. 21:5.) ligero en sus palabras—por ser jactancioso (cap.
26:12). 21. será su hijo—asumirá el lugar y los privilegios de un hijo. 22. (Cf. el cap. 15:18.) Los tales
se deleitan en la discordia y la violencia. 23. (Cf. los caps. 16:18; 18:12.) al humilde—o bien, el
humilde … alcanzará honra (cap. 11:16). 24. aborrece su vida—(Cf. el cap. 8:36.) oirá maldiciones
(Levítico 5:1). corre peligro del castigo antes de revelar la verdad. 25. el temor … lazo—envuelve a
los hombres en dificultades (cf. el v. 6). será levantado—o estará seguro (cf. margen; o el cap. 18:10).
26. (Cf. el margen; Salmo 27:8.) Dios solo puede hacer justicia, y la hará. 27. (Cf. el cap. 3:32.)
Abominación, etc.—(Cf. el v. 16; el Salmo 37:12).

CAPITULO 30
1.
Este es el título del capítulo (cf. la Introducción).la profecíalit., la carga (cf. Isaías 13:1;
Zacarías 9:1), que expresa cualquier instrucción divina; no necesariamente una predicción, que es sólo
una clase de profecía (1 Crónicas 15:27,una canción). Los profetas eran hombres inspirados que
hablaban por Dios al hombre, o por el hombre a Dios (Génesis 20:7; Exodo 7:14, 15, 16). Tales,
también, eran los profetas del Nuevo Testamento. En sentido general, Gad, Natán y otros lo eran,
aunque nunca predijeron, que sepamos. que dijo el varónlit., el dicho del hombre; expresión para
indicar cualquier anuncio solemne e importante (cf. 2 Samuel 23:1; Salmos 36:1; 110:1; Isaías 1:24,
etc.) Itiel y Ucal acaso eran estudiantes. 2–4.rudo—estúpido, término fuerte para denotar la humilde
estimación de uno mismo; o puede ser que hable así de su condición natural, en contraste con la
omnisciencia y omnipotencia de Dios, que todo lo ve. Las interrogaciones niegan enfáticamente que los
atributos mencionados sean los de criatura alguna, y puntualizan la inferencia de que la ciencia, o
conocimiento, es de Dios (cf. Deuteronomio 30:12–14; Isaías 40:12; Efesios 4:8).5. (Cf. los Salmos
12:6; 119:140). 6.No añadas—Quiere decir que su confianza entera estaba en la todo suficiente
enseñanza de Dios.te reprenda—descubriendo la verdad. 7–9. Una petición de ser eximido de la
iniquidad, y de los extremos de la pobreza y de las riquezas, las dos cosas mencionadas. Se entiende el
deseo del contentamiento. Lavanidad—toda suerte de hechos pecaminosos niegue—que no me infle
de orgullo por la prosperidad. blasfeme—no significa tomar el nombre de Dios en vano, sino arrebatar
violentamente una cosa, eso es, atacar el nombre, o sea, los atributos de Dios, su justicia, misericordia,
etc., lo que los pobres a veces se ven tentados a hacer. 10. No asuses—no calumnies (Salmo 10:7).

peques—más bien, seas hallado culpable. No sea que el humilde siervo, exasperado, se vuelva en tu
contra y aclare tu culpa.11–14. Cuatro clases de personas aborrecibles: (1) los hijos irrespetuosos, (2)
los hipócritas, (3) los vanidosos, (4) los opresores crueles (cf. el v. 14. Salmos 14:4; 52:2), que son
ilustradas en los versículos que corresponden como sigue: (1) vv. 15, 16, la insaciabilidad de los hijos
pródigos y su destino; (2) v. 17, la hipocresía, o el disimulo del verdadero carácter; (3 y 4) vv. 18–20
varios ejemplos del orgullo y la opresión. 15, 16. sanguijuela—algunos suponen que es el vampiro
(animal fabuloso) que era literalmente insaciable; pero las otras cosas mencionadas son reales, y
comparativamente, insaciables. El uso de una criatura fabulosa consecuente con las nociones populares,
no es inconsecuente con la inspiración (cf. Isaías 14:31). tres cosas … cuarta—(cf. el cap. 6:16). 17.
El ojo
—por la persona, con referencia al órgano que se usa para expresar el escarnio y el odio, y
también por el cual el castigo es recibido. cuervos … águila—o que mueren no naturalmente, o que
quedan insepultos, o las dos cosas.18–20. Se ilustra la hipocresía con cuatro ejemplos del
encubrimiento de todos los métodos o rastros de acción, agregándose un ejemplo de doblez en el vicio
mismo, a saber, de la adúltera. come, y limpia—es decir, encubre las evidencias de su vergüenza, y
pretende la inocencia. 21–23. El orgullo y la crueldad, la exaltación indebida de los que son incapaces
para tener el poder, producen los vicios que inquietan a la sociedad (cf. los caps. 19:10; 28:3).
aborrecida—o aborrecible. heredare a su señora—es decir, ocupe el lugar de una esposa (Génesis
16:4). 24–31. Estos versículos presentan dos clases de ilustraciones adecuadas, de varios aspectos del
mundo moral, cuya aplicación se deja alcriterio del lector. Por la primera se recomienda la diligencia y
la providencia; el bienestar de estos insignificantes animales se debe a su instintiva sagacidad y
actividad, antes que a la fuerza.la araña—tolerada aun en los palacios, para matar moscas. ase con las
manos
—usa activamente los miembros que tiene para cazar la presa. Las otras especies son símiles de
todo lo que es majestuoso o modesto, uniéndose la eficiencia con la gracia. 32. Como nadie puede
esperar resistir con éxito, a tal rey, que se suprima el mismo pensamiento de tal tentativa. pon—tácita;
acaso no necesitada; “¡Mano sobre la boca!” (Jueces 18:19; Job 29:9; 40:4). 33. La contienda, u otros
males, resultan de malas maquinaciones así como los efectos naturales, de causas naturales.

CAPITULO 31
1.
Sobre el título de ésta, la 6a. parte del libro. cf. la Introducción. profecía—como en el cap. 30:1.
2.¿qué, hijo mío?—“Qué tengo de decir?” La repetición denota encarecimiento. hijo de mi vientre
“Hijo de mis entrañas”, término de cariño especial. de mis deseos—Mejor de mis votos, como de uno
dedicado a Dios; tal puede ser el significado de la palabra Lemuel. 3–9. Advertencias suscintas pero
solemnes contra los vicios que en manera especial tientan a los reyes, por cuanto los placeres carnales y
el gobierno opresivo e injusto se aprovechan para mantener la indulgencia sensual. 3. tu fuerza—los
recursos mentales y corporales que son para salud y bienestar.tus caminos—el curso da la vida.
destruir—Evita los placeres destructivos (cf. los caps. 5:9; 7:22, 27; Oseas 4:11). 4, 5. Los
estimulantes debilitan la razón, y pervierten el corazón, y no convienen a los gobernantes, los cuales
necesitan mentes claras y firmes y afectos bien dominados (cf. los caps. 20:1; 22:29). pervierten,
etc.—hagan decisiones injustas en perjuicio de los pobres. 6, 7. El debido uso de tales bebidas es para
tonifiear a los cuerpos débiles y a las mentes deprimidas (cf. el Salmo 104:15). 8, 9. Abre tu boca,
etc
.—Defiende a los que no pueden defenderse por sí solos, como el huérfano, el extranjero, etc. (cf. el
Salmo 72:12; Isaías 1:17). hijos de muerte—los que de otra manera quedan arruinados por sus
opresores (cf. el cap. 29:14, 16).10–31. Este exquisito cuadro de una esposa verdaderamente hermosa
está concebido y trazado de conformidad con las costumbres de naciones orientales, pero sus
enseñanzas morales vienen bien a todos los climas. En el hebreo los versos principian con las letras del

alfabeto hebreo en orden (cf. laIntroducción a los Libros Poéticos). ¿quién la hallará?—La pregunta
denota que las tales son raras, pero no del todo inexistentes (cf. los caps. 18:22; 19:14). fuerte—eso es,
de carácter moral (cf. el cap. 12:4; Rut 3:11). estima—(cf. el cap. 3:15). 11. El corazón … confiado
tiene confianza en la prudencia y arte de ella. necesided de despojo—no carece de ganancias, con
especialidad de las obtenidas por los riesgos de la guerra. 13, 14. La mujer de rango, de antaño, así
trabajaba con las manos, y tales eran las costumbres, en efecto, de las mujeres occidentales hasta hace
pocos siglos. En el oriente también los tejidos eran artículos de mercancía. 15. Diligentemente atiende
los gastos así como la acumulación de bienes; 16. y por tanto tiene los medios para comprar
propiedades. 17, 18. A la energía añade astucia en el trato y una industria incansable y hasta penosa. no
se apagó
—denota acaso figurativamente que su prosperidad (cap. 24:20) no es de poca duración. 19.
Ella no desprecia trabajo honrado ninguno, por humilde que sea. 20. Su industria permite que sea
caritativa. 21. ropas dobles—La versión inglesa dice “vestida de escarlata”, o, púrpura, en razón de las
tintas usadas en las mejores telas, como asunto de gustos; el color de los trajes de invierno 22.
tapices
—cubiertas, o almohadas tapizadas, para camas. lino fino—(Cf. Exodo 26:1; 27:9). púrpara
es decir, los artículos más costosos. 23. en las puertas—(cf. el cap. 22:22). Sus comodidades
domésticas facilitan su adelanto en la dignidad pública. 24. telas—lino fino, o camisas de lino, o el
material para las mismas. cintas—para vender, o como presentes. al mercader—en el hebreo, al
cananeo. 25. Fortaleza y honor—fuerte y hermosa es su ropa; o figurativamente, de su carácter
vigoroso y honorable. reirá—o se reirá del futuro (la incertidumbre no le causa temor), o se regocijará
el día futuro en la confianza de la segura manutención. 26. Su conversación es prudente y apacible.27.
(Cf. 1 Timoteo 5:14; Tito 2:5). Ella añade a sus prendas la de la dirección sabia de sus familiares. 28.
La honran los que mejor la conocen. 29. Estas son palabras de su marido, que la alaba. Muchas
mujeras
—textualmente, muchas hijas.hicieron el bien—u obraron virtuosamente (cf. el v. 10). 30. la
gracia
—el aire personal, conducta graciosa. hermosura—de rostro, o de forma (cf. el cap. 11:22).
Sólo la verdadera piedad demanda el respeto y afecto permanentes (1 Pedro 3:3). 31. El resultado de
sus labores es su mejor elogio.
Nada se puede añadir a la hermosura sencilla de este admirable retrato. Sobre la medida de su
realización en las hijas de nuestro propio día, descansa el bienestar doméstico del pueblo, y por tanto
también, el civil y religioso.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->