P. 1
CITOLOGIA EXFOLIATIVA

CITOLOGIA EXFOLIATIVA

|Views: 46.771|Likes:
Publicado porShakira Hernandez

More info:

Published by: Shakira Hernandez on Jun 23, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PPT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/16/2015

pdf

text

original

CITOLOGIA EXFOLIATIVA

Dra: Yadira Ruiz R1 mfyc

DEFINICION
La citología exfoliativa, exfoliativa, Es una técnica sencilla, no agresiva y bien aceptada por los pacientes, útil en el diagnóstico precoz del cáncer.

La citología exfoliativa es actualmente uno de los procedimientos más importantes con que cuenta el médico para descubrir el cáncer en las etapas iniciales de su desarrollo.

El método es sobre todo aplicable en grandes campañas de detección.  El procedimiento es útil; y debe aplicarse en la detección de los cánceres del cuello uterino, pulmón, vejiga, estómago y cavidad oral. 

En otros tumores malignos como;  carcinoma de, mama, ovario, próstata,

etc.  la citología ofrece muy pocas posibilidades para el diagnóstico temprano.

SE DEBE EFECTUAR EL EXAMEN 
A todas las mujeres después del primer

parto.  Mayores de 20 años que hayan tenido relaciones sexuales.  Que acudan a la consulta médica aquejando cualquier dolencia.  Asintomáticas deben hacerse éste examen una vez al año.

PARA UNA PRUEBA VAGINAL: 
No tome baños de tina dos días antes  No use desodorante vaginal al menos 48

horas antes  No se haga lavados vaginales dos días antes  Evite el contacto sexual al menos 24 horas antes de la prueba.

PARA UNA PRUEBA BRONQUIAL 
No use enjuagues bucales ni gárgaras

al menos 24 horas antes de la prueba.

DESCRIPCIÓN 
Esta prueba consiste en extraer una

muestra de células, normalmente del cérvix uterino, y examinarla en el laboratorio para determinar la presencia y extensión de células anormales. 

El procedimiento también se

llama citología exfoliativa, o prueba de células para el cáncer. 

Aunque esta prueba se conoce sobre

todo como una herramienta en el diagnóstico de cáncer cervical y condiciones precancerosas del cérvix y el útero, también se puede usar para identificar infecciones debidas al herpes y clamidia, y para evaluar el desequilibrio entre estrógenos y progesterona.

METODO 
La prueba suele hacerse como parte del

examen pélvico en la consulta del ginecólogo.  La mujer debe quitarse la ropa de la cintura para abajo.  Luego reclinarse en la camilla con sus piernas levantadas y separadas. 

El médico o enfermera la cubren

con un lienzo.  El médico inserta un espejo vaginal dentro de la vagina y la abre para facilitar el acceso hacia el cérvix. 
En el laboratorio será examinado al

microscopio. 

Luego extrae unas células del cérvix

con un algodón o espátula.  Posteriormente el médico deposita la muestra en un cristal que rocía o sumerge en una sustancia fijadora y la envía al laboratorio.

CLASIFICACION 
Clase

1: Resultado normal, sin células anormales o atípicas Clase 2: Existe presencia de células atípicas, pero no hay evidencia de cáncer; estas células anormales probablemente se deban a un proceso inflamatorio cervical. 

Clase

3: Células anormales que sugieren la presencia de cáncer. Se recomiendan otras pruebas  Clase 4: La cantidad de células anormales encontradas sugiere la presencia de cáncer. Se requieren pruebas posteriores, incluyendo biopsia (extracción de una pequeña porción de tejido para su estudio), para establecer y diagnosticar la enfermedad  Clase 5: Las células anormales demuestran definitivamente la existencia de cáncer.

CLASIFICACION DE LOS EXTENDIDOS
ASPECTO  ATROFICO  HIPOTROFICO  TROFICO  HIPERTROFICO 

TIPO CELULAR PREDOMINANTE PARABASALES  INTERMEDIAS  INTERM + SUP  SUPERFICIALES

CONSIDERACIONES 
Normalmente, no debería realizarse

esta prueba si está menstruando, a menos que el propósito sea evaluar una pérdida anormal de sangre.  Si tales hemorragias ocurren con regularidad no demore en hacerse esta prueba: puede ser un signo de cáncer. 

Los especialistas en cáncer

recomiendan que una mujer adulta se haga una citología cada 3 años, después de haber tenido resultados normales durante 2 años consecutivos. 

A mujeres con antecedente familiares o

personales que den lugar a un alto riesgo de cáncer en los órganos reproductores, se les aconseja hacérsela más a menudo (al menos una vez al año). Por ejemplo, una mujer con verrugas genitales, debería hacérsela cada 6 meses.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->