P. 1
LA ETICA Y SU VALOR LA COLABORACIÓN

LA ETICA Y SU VALOR LA COLABORACIÓN

|Views: 5.086|Likes:
Publicado porlorenaingrid

More info:

Published by: lorenaingrid on Jun 21, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/24/2013

pdf

text

original

LA ETICA Y SU VALOR LA COLABORACIÓN

INGRIDLORENA VALLEJO MIRAMA

PASTO I.E.M. MARIA GORETTI 2010 – 06 - 21

LA ETICA Y SU VALOR LA COLABORACIÓN

INGRIDLORENA VALLEJO MIRAMA CURSO : 11-2

PRESENTADO A : ROCIO PAREDES

PASTO I.E.M. MARIA GORETTI 2010 – 06 - 21

LA COLABORACION

se refiere abstractamente a todo proceso donde se involucre el trabajo de varias personas en conjunto Como un aspecto intrínseco de la sociedad humana, se aplica en diversos contextos, como la ciencia, el arte, la educación y negocios. Está muy relacionado con la cooperación y la coordinación. En música o cine, una colaboración es una obra que tiene más de un autor. Por la primacía de la industria norteamericana en ambos ámbitos es común encontrar el término featuring en este sentido, que proviene del verbo feature, y puede abreviarse como feat. o ft..En Tecnolgía se refiere a incrementar la productividad y el trabajo en equipo utilizando tecnologias de información. En la industria editorial, una colaboración es la escritura de un artículo o de una historieta, etc., firmado o no, que se publica en una revista. La colaboración se debe dar como una actitud permanente de servicio hacia el trabajo y la familia, pero también se puede ayudar a cualquier persona que lo necesite, pensando en todo aquello que deseamos que hagan por nosotros, y viendo en los demás a su otro yo. La realización de las personas está basada en la colaboración y el esfuerzo de otras personas. La colaboración es posible cuando hay facilidad de desprendimiento; esto significa ser de espíritu generoso y este sentimiento produce un ambiente de enriquecimiento, respeto, apoyo y solidaridad. Colaborar es responsabilidad de todos, aunque facilitar el proceso requiere trabajar la fortaleza interna. Mirar a otro con una actitud de amor y colaboración. Si cada uno aportara algo, se podrían hacer grandes actos a favor de quienes más nos necesitan y esto hablaría de nuestro alto sentido altruista, haciendo la vida más ligera a los demás. Las personas serviciales viven atentas, observando y buscando el momento oportuno para ayudar a alguien, aparecen de repente con una sonrisa, dispuestos a hacernos la tarea más sencilla. Las personas con espíritu de servicio tienen rectitud en sus intenciones y saben distinguir cuando existe una necesidad real. Algunas veces el colaborar tiene que ver con nuestros deberes y obligaciones, pero necesitamos hacerlo, conscientes del deber de hacerlo, por ejemplo cuando ayudamos a nuestros padres sin que nos lo pidan. Darnos tiempo para hacerlo, nos permite como familia, vivir en armonía. Los hijos

debemos estar al pendiente de las necesidades de la casa, al igual que nuestros padres lo están.

Los estudios sobre colaboración científica, en sus distintos niveles (local, nacional o internacional), tienen una alta presencia en las investigaciones de tipo cienciométrico. La medida de la colaboración científica viene dada por la estadística del número de documentos publicados, conjuntamente, por dos o más autores, instituciones, países, etc. Existen múltiples factores que pueden ser motivo de la alta colaboración científica, que se viene experimentando en las últimas décadas. Entre los principales destacan los de índole económica, debido a los altos costes de la instrumentalización científica o al de las sucesivas generaciones de tecnología, y los factores de índole política, como, por ejemplo, el apoyo a la investigación de la Comisión Europea o los cambios políticos en la Europa del Este, que han hecho que se incremente la colaboración en general. También suelen influir otros factores de tipo científico, preferentemente en el primer nivel (local o individual), ya que la ciencia es una institución social donde su avance depende, sobre todo, de las interacciones entre científicos. Una aproximación a las razones o motivos que llevan a los científicos a trabajar y publicar en colaboración han sido descritas por diversos autores (Weinstock 1971; Beaver & Rosen 1978, 1979; Luukkonen et al. 1992; Luukkonen, et al. 1993; Beaver 2001). La colaboración científica es una característica de la Gran Ciencia, de la ciencia actual (Big Science) y un signo de la madurez y del grado de profesionalidad alcanzado en los diferentes campos científicos (Beaver & Rosen 1978, 1979b; Pao 1992; Arora & Pawan 1995). En todas las disciplinas y a todos los niveles, el número de trabajos en colaboración se viene incrementando desde el siglo XVIII, de tal forma que se asume como un fenómeno notable. Price (1963) predijo que para 1980 los trabajos con un solo autor se extinguirían. Pero la pregunta que se viene haciendo actualmente es, si este incremento de la colaboración científica influye o va pareja a otros procesos cienciométricos, como la producción científica (Price & Beaver 1966; Zuckerman 1967;Beaver & Rosen 1979a; Pao 1980, 1982; Pravdic & Oluic-Vukovic 1986; Qin 1995), la

visibilidad (Beaver & Rosen 1979a) o el número de citas recibidas (Arora & Pawan 1995), por ejemplo. Los hallazgos de Lotka (1926) han conducido a que algunos investigadores se hayan preguntado si los autores con mayor producción científica son, a su vez, mayores colaboradores que los menos prolíficos. Investigaciones al respecto parecen indicar que una alta productividad está correlacionada con altos niveles de colaboración. Price & Beaver (1966) encuentran una fuerte correlación ente productividad y colaboración para los químicos: Los que trabajaron solo o con un coautor no produjeron más de cuatro trabajos en un período de tiempo de 5 años, mientras que en los casos que colaboraron más de 12 autores produjeron al menos 14 trabajos en el mismo período. Pao (1982) ha investigado la relación entre la colaboración y la productividad en musicología computacional, encontrando un alto grado de correlación entre ellos. Y Pradvic & Oluic-Vukovic (1986), analizando modelos de colaboración en las publicaciones de químicos croatas, observaron que la producción científica era muy dependiente de la frecuencia de colaboración entre los autores. También hay ejemplos de lo contrario, esto es, una disminución con el crecimiento de la coautoría. Braun, Glänzel & Schubert (2001) han mostrado un efecto similar en el campo de la neurociencia.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->