P. 1
Variabilidad y Adaptación de los Seres Vivos

Variabilidad y Adaptación de los Seres Vivos

2.0

|Views: 22.294|Likes:
Publicado pornellygc

More info:

Published by: nellygc on Jun 15, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2015

pdf

text

original

¿En qué momento aparece verdaderamente el
verdadero cerebro?
Desde los peces, y después con los
vertebrados, los pájaros, los reptiles, los
anfibios y el hombre, el cerebro no ha cesado
de perfeccionarse por estratos sucesivos.
Primero, el más primitivo: el de los reptiles,
que coordina los instintos primarios de
supervivencia, hambre, sed, el instinto sexual,
el miedo, el placer que impulsa a la unión y el
dolor que no se le puede disociar. Ante un
intruso, el cerebro primitivo reacciona y
conduce al organismo a producir un veneno o
a saltar sobre el agresor... segundo estrato,
en los pájaros: el mesoencéfalo, que conduce
a mecanismos colectivos como el cuidado de
los pequeños, la construcción del nido, la
búsqueda de alimento, el reparto, el canto, las
exhibiciones amorosas... el tercer estrato
aparece enseguida en los primates y sobre
todo en el hombre; la corteza cerebral que
proporciona datos abstractos, la conciencia, la
inteligencia.
Lo más asombroso es este principio de
selección, que se encuentra por todas partes,
en el universo, en la primera química de las
moléculas, en los seres vivos y, si debemos
creer al neurobiólogo Jean Pierce Changeux,
en el interior mismo del cerebro cuando se
desarrolla en un recién nacido.
El desarrollo del sistema nervioso también
obedece, en efecto, al principio darwiniano de
la selección. Cuando crece un pequeño
animal, sus neuronas se relacionan mediante
un sistema que obedece a un plan de orden
genético. Pero el empalme entre neuronas
solo subsiste si estas funcionan en un circuito,
si el entorno las solicita.
Las neuronas visuales de un recién nacido no
se conectan si a éste se le mantiene
continuamente en la oscuridad. Hay, pues, de
algún modo, una selección que solo mantiene
los circuitos pertinentes. Aprender es eliminar.
Según el antropólogo Stephen J. Gould, cada
suceso, por insignificante que sea, influye el
curso de la historia. Como en La vie est belle,
la película de Frank Capra, basta modificar
una nadería para que todo cambie con toda
una catarata de consecuencias. Si no hubiera

aparecido el pikaka, un gusano que esta en el
origen mismo de nuestro linaje, o si hubieran
sobrevivido los dinosaurios, no estaríamos
aquí. No habría ningún sentido, según él, en
la evolución. Esta no retendría a los mejor
adaptados, sino a los más afortunados. La
vida quizás fuera aconteciendo probable, pero
el hombre un verdadero afortunado.
Si los lémures no hubieran sobrevivido ni
podido alimentarse de bayas en sus agujeros
mientras desaparecían los dinosaurios, no
estrían aquí. No hay una intención oculta en
esta historia. Pero el resultado es que
aumentara la complejidad. Si existen planetas
que hayan desarrollado en las mismas
condiciones que la Tierra, no es improbable
que esos seres existan y que no se diferencien
de nosotros más que un avestruz de un
cocodrilo: cuatro miembros, dos ojos, un
cerebro, sistemas locomotrices. Y hay una
fuerte posibilidad de que estén en el mismo
punto evolutivo que nosotros... no se puede
afirmar que exista una ley que impulse a la
complejidad. Pero comprobamos que alguna
cosa se organiza y conduce a una inteligencia
cada vez mayor y más desmaterializada.
Quizás la historia de la evolución es el
artefacto de una conciencia que adquiere
conciencia de sí misma.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->