P. 1
Variabilidad y Adaptación de los Seres Vivos

Variabilidad y Adaptación de los Seres Vivos

2.0

|Views: 22.267|Likes:
Publicado pornellygc

More info:

Published by: nellygc on Jun 15, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2015

pdf

text

original

A través de las anteriores consideraciones
sobre el origen paulatino de la vida mediante
organizaciones cada vez más complejas de la
materia no viviente durante millones y
millones de años, se supone que los primeros
organismos vivos así formados fueron muy
simples. Sobre su naturaleza nutricional
existen dos teorías: la heterótrofa y la
autótrofa.
HETERÓTROFA: Esta hipótesis supone que
habiendo tal abundancia de materiales en el
caldo primigenio, es más razonable que un
organismo sencillo pueda con más facilidad
tomar sus partículas nutricias ya integradas
que sintetizarlas él mismo. La diferente
manera de tomar estos alimentos originó tres
subtipos de nutrición heterótrofa, de las que
se trato anteriormente: el saprofitismo,
parasitismo y holotrofismo.
AUTÓTROFA: Supone que los primeros
organismos eran capaces de sintetizar sus
propios alimentos utilizando para ello distintas
fuentes de energía, tales como la luz solar, la
cual existe en abundancia; o bien, energía
química a partir de sustancias inorgánicas,
como el S o el Fe. Así se originaron dos
subtipos de nutrición autótrofa: la fotosíntesis
y la quimiosíntesis. La oposición a esta teoría
señala el hecho de que las reacciones que se
lleven a cabo en el autotrofismo, son
demasiado complejas para ser llevadas a cabo
por organismos tan simples como se supone
que fueron los primeros vivientes.

Figura: Hipótesis sobre la integración de las
primeras manifestaciones de vida: protocélula
y evolución radiada.
CENOZOICA: Calculada en 75 millones de
años y dividida en periodos Terciarios y
Cuaternario con sus correspondientes
subdivisiones.

Predominio

de

los
angiospermas, aunque se desconoce su
filogenia exacta. A la extinción, por
superespecialización, de los grandes reptiles,
se sucede el predominio de sus descendientes
mamíferos con la consecuente evolución
radiada de la cual se conservan tres ramas
principales, las dos primeras con escasos
representantes: prototeria, metateria y
euteria o verdaderos placentados, con doce
grandes grupos, uno de los cuales
(insectívoros) origino un tronco que se adaptó
a la vida arbórea (primates) y del cual
evolucionaron los prosimios, los monos del
Nuevo y Viejo Continentes, los antropoides o
grandes monos y finalmente los hominidos
con su serie de los llamados erróneamente
eslabones perdidos que en realidad son
muestras de poblaciones de una especie
politípica (con subespecies), tal y como es la
humana.

47

Figura: Presencia de fósiles para identificación
de capas terrestres.

FÓSILES

Los datos proporcionados en los temas
anteriores se basan principalmente en las
mediciones hechas a través de la
desintegración natural de los materiales
radiactivos que se encuentran en los
diferentes estratos terrestres, y en la
observación de los fósiles en ellos embebidos
que forman una documentación monumental
sobre la evolución de la vida en las diferentes
eras geológicas.
Un fósil es la traza visible de un organismo
que vivió en el pasado geológico. Un hecho
incontrovertible que podemos palpar con
nuestras manos y observar con nuestros
propios ojos. Rinde una información valiosa
sobre el lugar geográfico donde se encontró,
el tipo de rocas que lo albergaron, así como su
edad geológica y el conjunto de otras
poblaciones de fósiles con las cuales convivió
en su época.
Su formación sigue varias normas entre las
cuales cuentan una serie de accidentes
oportunos, como el de que el organismo
quedo enterrado antes de que se
descompusiera, aunque usualmente se
conservan mejor las partes duras formadas
por materiales inorgánicos, residentes, tales
como los exo y endo-esqueletos y restos
celulosicos. Hay veces que los huecos dejados
por las partes blandas son rellenados por
materiales cristalizables provenientes del
suelo (sílice, carbonatos), los cuales forman
una especie de molde del organismo original.
En otros casos, no se conserva el organismo
en si, pero si su huella o impresión dejada en
alguna parte blanda del terreno que se
endurece y conserva después. Las filtraciones
de agua y cristalizaciones desempeñan un
papel importante en la fosilización.
Con el transcurso del tiempo, nuevas capas se
depositan sobre los fósiles que así
desaparecen hasta que las fuerzas erosivas
(paso de ríos a través de terrenos de
sedimentación blanda, como el Gran Cañón;
fuertes temblores de tierra como en los Andes
Chilenos, o bien, el viento y aun accidentes
provocados por la mano del hombre, como la
construcción de carreteras o puentes) los
ponen de manifiesto. Su recolección debe ser
hecha por expertos para conservar lo mejor
posible su testimonio y evitar confusiones
constructoras inorgánicas que por su aspecto
han recibido el nombre de “pseudofosiles”.
Estas rocas también deben diferenciarse e los
“gastrolitos” (inclusiones pétreas del tubo

digestivo de los dinosaurios) y de los
“coprolitos”, excrementos fósiles de animales
extintos.
Hay que mencionar casos muy raros de
preservación total, como el de los fósiles de
los mamuts congelados hallados en Siberia y
Alaska con antigüedad de 25,000 años, y un
rinoceronte completo incluido en asfalto
(Polonia).

En

las

regiones

secas
sudamericanas se han encontrado restos
momificados (desecación) en algunas cuevas.
Algunas resinas vegetales también se han
fosilizado y forman el llamado “ámbar”.
Los hombres primitivos dejaron también su
testimonio bajo el aspecto de sus restos
fósiles o de sus utensilios, herramientas y
pinturas.

Figuras: Resina fósil (ámbar) con un insecto
atrapado en ella.

48

Figura: Evolución de los mamíferos a partir e
un ancestro reptiliano Tecodonto (1)
Paleoceno:

Phenacodus

(2)

Eoceno:
Coryphodon (3) Uintaherium (4) Pleistoceno:
Megatherium

(5)

Nothrotherium

(6)

Megaceros (7).

49

Figura: Restos de un Mamut parcialmente
conservado en los hielos siberianos.

Figura: Identificación y reconstrucción de
fósiles de animales y vegetales.

50

EVOLUCIÓN

La idea filosófica de la evolución no es una
novedad. Ya en la época griega se hablaba de
ella, aunque oscurecida por las metamorfosis
maravillosas tan en boga en las creencias de
ese tiempo. Sin embargo, se expreso que los
animales existentes provenían de otras formas
anteriores a ellos y que había variedad de
individuos

dentro

de

una

especie,
principalmente en los sometidos a la
domesticidad.
Estas ideas sufrieron un franco estancamiento
debido a la opinión expresada por Platón
referente a lo que el llamaba el Eidos: forma
tangible y concreta de la idea que no admite
variación ni alteración alguna, lo que
consideraban como una imperfección que
debía desecharse de inmediato.
Aristóteles siguió este criterio al hacer la
primera clasificación tipológica de los animales
por él conocidos y sus ideas influenciaron
durante mucho tiempo a los filósofos de los
siglos XVII, XVIII y XIX.
A medida que avanzaron los conocimientos
biológicos, se hizo aparente el cambio de los
seres vivientes a través del tiempo,
especialmente en las series paleontológicas
que hicieron emitir a Cuvier una débil teoría
sobre cataclismos sucesivos a los que
seguirían otras tantas creaciones que
explicarían la variación observada.
La primera hipótesis evolutiva corresponde a
Jean Baptiste Lamarck que apoyo a su teoría
en varios hechos, unos inadecuados y
confusos y otros con algún acierto:
1-. Principio del automejoramiento de las
especies.
2-. Uso y desuso de los órganos que
provocaban la hipertrofia o atrofia de los
mismos.
3-. Herencia de los caracteres adquiridos.
4-. Negación total de la teoría de las
creaciones sucesivas.

Consideró a la especie no como una serie,
sino como una ramificación.
La biología actual reconoce el mérito del
trabajo de Lamarck al enfrentarse con un
medio totalmente hostil que desprecio su
trabajo, pero en el que abrió una brecha a las
ideas evolucionistas, aunque los mecanismos
por él invocado no fueran totalmente
acertados.

Muchas de las teorías evolucionistas de los
primeros tiempos y las posteriores adolecen
del defecto e tratar de basar todo el proceso
evolutivo en un solo hecho, por lo que se les
dio el titulo de teorías monísticas.
El primero en reconocer que la evolución era
debida un equilibrio de diferentes fuerzas en
conflicto, fue Charles Darwin (1809-1882).
Sus ideas abrieron campo a las actuales
teorías llamadas sintéticas que consideraban
la evolución como un hecho demasiado
complejo para residir en un solo factor, e
invocan varios de ellos para explicarlo.
La teoría evolutiva de Darwin es la que más se
acerca al concepto actual de evolución y es
interesante

conocer

la

cadenas

de
circunstancias que contribuyeron a orientar el
pensamiento de Darwin por este sendero.
Conestudios previos sobre ciencias naturales y
geología, Darwin visitó asiduamente los
museos. La diversidad de los seres vivos era
para él conocida bajo el aspecto de
especímenes de laboratorio o museo. A los 22
años se embarco como naturalista en el velero
Beagle en un viaje de 5 años que le llevo
alrededor del mundo. El primer impacto que
recibió Darwin en su escala en Brasil, fue que
los seres vivos en su medio natural diferían de
los disecados, en que parecían formar parte
del todo biológico donde se encontraban, por
lo que debían considerarse no como individuos
aislados sino como partes integrantes del
conjunto de seres vivos.
La segunda observación fue que la vida se
desarrolla en una competencia no solo
interespecífica, sino también intraespecífica. A
esto se le denomino lucha por la existencia,
en la cual hay siempre una parte ganadora y
otra perdedora de la población; la diferencia
entre los ganadores y perdedores recibió de
Darwin el nombre de selección natural, por
medio de la cual perduran los más fuertes,
aptos y mejor adaptados al medio.
En su escala en las Islas Galápagos, pudo
percibir la variación geográfica al observar
especie aisladas de las del continente, que
Diferían en varias características morfológicos,
por lo que dedico especial atención a tortugas
y pájaros pinzones, cuyo pico mostraba una
serie de adaptaciones a los distintos
regímenes alimentación.
La observación del fósil Glyptodon y los
actuales armadillos favoreció más las ideas
que,

deducidas

de

sus

cuidadosas
observaciones y datos acumulados, iban
juntamente en su mente. Casi en contra de su
voluntad, se vio Darwin obligado a aceptar el

51

hecho del cambio evolutivo de las especies y
se dedico con verdaderas honradez y
autoexistencia científica a acumular más y
más datos a favor de esta teoría.
Dos trabajos fueron de ayuda para él: uno de
Lyell sobre los cambios geológicos de la
corteza terrestre en las diversas épocas, lo
que le hizo pensar que estos cambios
debieron haber influido en el medio imperante
de los seres vivos y que estos, a su vez,
debieron haber cambiado también. El otro
trabajo fue el que decía que la especie
humana se reproducía en progresión
geométrica y los alimentos solo en progresión
aritmética; orientando sus observaciones
hacia este punto, Darwin puso en claro que, si
bien las especies tenían una mayor
reproductividad, había factores que frenaban
este crecimiento y mantenían más o menos
igual el número de pobladores de la especie
humana (selección natural, lucha por la
existencia).
Estaba Darwin ando los últimos toques a su
trabajo para presentarlo, cuando recibió del
naturalista Alfred Russel Wallace, quien hacia
investigaciones en Malaya, un trabajo
concebido en términos casi iguales a los
suyos. Correspondiente, por lo tanto, el
mérito de ambos.
La obra total de Darwin, con sus múltiples
trabajos, nos hace apreciar su gran capacidad,
su excelente preparación y perspicacia
científica, así como la curiosidad e inquietud
como naturalista.
Posteriormente a Darwin, hubo dos
conocimientos de gran importancia que han
contribuido mucho en el esclarecimiento de
muchos fenómenos evolutivos que él no pudo
explicar: la genética y la estructura de las
poblaciones.

CONCEPTO DE ESPECIE

El concepto tipológico de la especie prevaleció
muchos años a partir de las declaraciones
fijistas de Carlos Linneo, a quien corresponde
el innegable mérito de haber ordenado y
clasificado en forma competente la mayoría de
las especies vivientes conocidas. Según este
criterio, la especie proviene tal cual es, de una
creación; es inmutable y todos los individuos
que la integran son semejantes entre si.
Lamarck opino que la especie es “ una
colección de individuos semejantes que la
generación perpetua en el mismo estado,
hasta que diversas circunstancias del medio
ambiente la hagan cambiar”. Además,

pensaba que en vez de ser una serie, es una
ramificación.
Posteriormente se agregó la condición de que
los individuos que integran una especie,
deben tener “descendencia fecunda”.
Mas tarde se extendió el concepto de
considerar la especie como una entidad ficticia
convencional y no como el grupo natural que
es, hasta que se vio que los mismos
individuos limitan su especie verificando el
cruzamiento entre ellos y no con ninguna otra
especie, a pesar de que lo podrían hacer y que
sus descendientes serian fecundos.
Así que la propiedad característica de la
especie que se considera actualmente, es que
sea un grupo de individuos que se crucen
entre si.
Las propiedades biológicas básicas de las
especies son tres:
1) Adaptación al medio físico.
2) Capacidad de coexistencia.
3) Conservación

de

su

aislamiento

reproductor.

ADAPTACIÓN AL MEDIO FISICO.
Cada especie tiene necesidades ecológicas
específicas como características propias y un
límite de tolerancia a la variación de ellas
(temperatura, humedad, altura, etc.).
Entonces, cuando los factores ecológicos han
sobrepasado al límite de tolerancia de una
especie, obran como barreras que inhiben su
distribución.
Así pues, existirá un medio optimo en donde
se encontrará el mayor número de
poblaciones de una especie que se ira
haciendo menor a medida que se acerque a
las barreras ecológicas limitantes.
Las poblaciones de las especies que se hallan
distribuidas en estos límites soportan un
grado máximo de condiciones poco
favorables, muchas de ellas desaparecerán,
pero hay algunas que soportan la variación del
medio y son el material vivo más adecuado
para iniciar una variación de donde puede
seguir un cambio evolutivo. (Lám. XXXIII).

COEXISTENCIA.
En un mismo medio no pueden existir dos
especies diferentes que tengan idénticas
condiciones ecológicas, a no ser que este

52

medio sea muy amplio y tenga lugares o
nichos vacíos.
Los competidores de una especie son aquellos
que tienen las mismas necesidades
ecológicas. Las especies que habitan en el
mismo lugar, al mismo tiempo, se llaman
especies simpátricas, y se extinguirán,
respecto a sus competidores, aquellas que
tengan menor potencial biótico (capacidad
reproductora). Otro factor desfavorable es que
una especie intervenga en la competencia en
condiciones desventajosas del número de su
población.
CONSERVACIÓN

DEL

AISLAMIENTO

REPRODUCTOR.
Esta es una de las características más
notables que conserva integras a las especies
e impide la hidratación. El término que se
utiliza para nombrar en general a las
propiedades biológicas que evitan el
cruzamiento interespecífico es el mecanismo
de aislamiento:
1) Mecanismo (como ejemplo) anterior al
cruce, tenemos:
Aislamiento por diferentes estaciones de celo
o diferentes hábitos de vida que impiden que
los posibles cónyuge se encuentren.

53

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES

Carlos Darwin

INTRODUCCION
DE RICHARD E. LEAKEY
SEXTA EDICION.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->