Está en la página 1de 1

Narración Jauja

Un atardecer de otoño dos hermanos ladrones nombrados Honzigera y


Panarizo, van paseando por un camino solitario y apartado de la
civilización, con árboles en los bordes del camino. Estos hermanos están
esperando que pase alguien con una cazuela con comida de la buena
( jamón, bistecs, pasteles, chucherías, etc.) para robarle la comida que
lleve en ella, y para robarle le despistaran con una historia magnífica
que deje embobado a cualquiera.

Al cabo de un rato aparece Mendr ugo cantando, que va a la


ciudad a llevar le la comida a su mujer que está en la cárcel.
Los her manos al ver le deciden que sea a él a quien le roben la
comida que lleva en la cazuela. Los ladronzuelos le cuentan la
historia sobre una tier ra llamada Jauja. En esa tier ra te azotan
por trabajar, hay un río de miel y uno de leche, y entre ellos un
puente de mantequilla con requesones, que va a parar a un
camino empedrado con yemas de huevo y entre cada una un
pastelito de fresas con nata montada por los bor des y encima
una guinda, asadores de dos mil kilómetros de lar go y una
pieza de car ne cada veinticinco centímetros y a su lado un
cuchillo para cada uno, los troncos de los árboles son de
tocino y las hojas pasteles y el fr uto son buñuelos, cajas de
confitura con mucho mazapán y muchos confites y al lado
g randes charcos de vino dulce y también hay cazuelas con
ar ro z, huevos y queso. En resumen, es el paraíso.

Los her manos ladrones, Honzigera y Panarizo, aprovechan que


está embobado pensando en la historia y en comida y le roban
la cazuela con la comida para su mujer.

Xavier Rodríguez Mar tínez


1r B