Está en la página 1de 12
204 DERECHO COMERCIAL existencia de la preposicion puede probarse por cualquier medio, como se ordena en Ia misma disposicion legal, en la cual se prevé que la revocacion de la preposicion debe inseribirse también en cl registro mereantil, para que sea oponible a terceros!, 79, Los FACTORES DE COMERCIO.—Segtin lo expuesto en ef niimero anterior, la diferencia entre los factores y los simples dependientes de comercio no estriba propiamente en que el encargo de los primeros esté regulado en el Codigo de Comercio y el de los segundos en el Cédigo del Trabajo, sino en las facultades de representacion que el encargo implique. El factor, como ya se dijo, es un verdadero represen- ante del empresario, facultado para obrar en su nombre, sin necesidad de autorizacidn expresa para cada acto w operacién que Hleve a cabo, mientras que el dependiente es un simple ejecutor de ordenes dadas en forma de reglamentos permanentes u ocasionales, que solamente puede representar al empresario en virtud de mandatos 0 autorizaciones expresas y para operaciones 0. actos determinados, En otras palabras, basta que entre el empresario y los factores haya un contrato de preposi- cidn inserito en el registro mercantil para que se entienda que ellos podran, como se prevé en el articulo 1335 del Codigo, “celebrar 0 ejecutar todos los actos relacionados con el giro ordinario de los nego- cios del establecimiento que administren, incluyendo las enajenaciones y gravamenes de los elementos del establecimiento que estén comprend dos dentro de dicho giro, en euanto el preponente no les limite expresa- mente dichas fi la limitacion debera inscribirse en el registro mercantil, para que sea oponible a terceros". ‘A diferencia del factor, el simple dependiente no puede representar al empresario sino en virtud de un poder especial, es decir, con indica La inseripei6n det contrato de preposicin en el registro piblico de comercio constituye una mera medida de publicidad mercantil, con el fin de hacer oponibles ft terceros las retlas pactadas entre el empresario y él factor; no se trata, pues, de tina formalidad necesaria para la valides del contrato mismo y, por eso, 1s terceros pueden acreditar por cualquier medio de prueba la existencia del mandato conferido fal administrador de un establecimiento de comercio, Lo que ocurre entonces es que fal factor se le considera facultado para “todos los actos relacionados con el giro ordinario ddeos negocios del establecimiento", en la forma prevista en el articulo 1335 del Codigo ide Comercio, Asi mismo y segin el articulo 1333, del mismo Codigo la revocacién ‘del mandato mencionado debe inscribirse también en el registro mercantit a fin de ‘que sea oponible a terceros, puesto que, de lo contrario, el factor puede seguir obligando Al empresario en los mismios términos y este no puede alegar ante ningun tercero la terminacion del contrato para exonerarse del cumplimiento de obligaciones contraias por el factor, dada la oponibilidad producida por el rexistro, que no puede desvirtuarse sino con la ‘eancelacidn de a inseripeion EL ESTAMLECIMIENTO. DE COMERCIO 205 cidn 0 determinacién de las operaciones concretas para las cuales se le faculta expresamente; facultades que deben ser, si no ocasionales, por lo menos limitadas a determinadas operaciones, puesto que si no hay tales limitaciones en el objeto de las facultades, se configura un contrato de preposicién, para efectos de las relaciones del empresario con tereeros. Ello porque, mientras que en el contrato de preposicion lay facultades de representacion corresponden a la naturaleza misma del contrato y se entienden conteridas sin necesidad de estipulaciones expresas, en el contrato celebrado con los dependientes de comercio no estan implicitas tales facultades y requieren esas estipulaciones expresas. Segiin los planteamientos anteriores, el mandato de los factores la preposicidn es una forma de mandato, segin el articulo 1332 del Codigo esta regulado en forma andloga al mandato de los administra doves de una sociedad comercial. Porque en ambos casos, en conformi= dad con los articulos 196 y 1335 del Codigo de Comercio, los administra- dores pueden celebrar todos los actos y contratos necesarios para llevar 1 cabo los negocios del empresario, a menos que se limiten esas faculta- des y que las limitaciones restricciones consten expresamente en el contrato inscrito en el registro mercantil; publicidad que no es necesati propiamente para la vatidez de los actos celebrados por tales mandata- Fios, Sino para su oponibilidad a terceros, ya que este es el efecto propio de la inseripei6n en el registro mercantil, seein el articulo 29 del mismo Codigo. De manera, pues, que celebrado e inserito el contrato de prepo- sivion, mientras este no contenga limitaciones especiales, “comprende como dice VivaNte=, ademas de tas operaciones ordinarias del co- mereio que a aquel se le confian, todas las que excepeionalmente surjan con motivo de dicho comercio; se incluyen, pues, no solo las operaciones nevesarias para hacerlo prosperar; no solo las que constituyen el objeto especial de la industria, como pudieran ser, segin el ramo de ellas, las compras, las ventas, los seguros, los arrendamientos, sino tambien todos los actos que de un modo general sirvan para ejercerla, por ejem- plo, lay operaciones cambiarias (giro, aceptacién, negociacién, ete., de instrumentos negociables), los contratos de cuentas corrientes con los clientes de la casa, 1os depdsitos en los bancos, la facultad de otorgar Poderes para operaciones aisladas, de tomar y despedir empleados, de actuar en juicio, de comprometer, de transigit, de pagar impues- tos, | La interpretacidn del mandato de los factores debe haverse, pues, on un criterio substancialmente distinto del que debe orientar la interpre- ". Vivante, Tratado de derecho mercantil, ya cli. 4.4, pap. 334 206 PFRECHO COMERCIAL tacin del mandato civil, porque si, conforme al articulo 2158 del Codi- 20 Civil, el mandato no contiere naturalmente sino las facultades deter minadas en el acto de su constitucion o, a falta de dicha determinacion expres y completa, las que se indican en el mencionado articulo 2158, el mandato de los factores es, por el contrario, un mandato que implica todas las facultades necesarias para el desarratlo de la empresa a que esti destinado el establecimiento de comercio, salvas tinicamente las limitaciones expresas que les imponga el empresario y que sean dotadas de publicidad mercantil, mediante su inseripeidn en el registro pablico de comercio, Esta modalidad especial del mandato de los factores, en el que no son propiamente sus facultades de abrar las que deben ser expresas, sino las limitaciones 0 restrigciones impuestas por el empresa~ rio a dichas facultades, satistace evidentes conveniencias de la vida de los negocios. Porque asi se convierte el factor en un verdadero geren= Le, ctuyos negocios no pueden ser desconocidos por el empresario sino en cuanto le haya limitado expresamente sus facultades y en cuanto dichas limitaciones hayan sido dotadas de publicidad comercial, Por esto mismo y en estricto derecho} el factor no es un simple trabajador del empresario, sujeto en sts relaciones con este @ las leyes de cardicter Jaboral, sino el titular de un mandato que se rige por las disposiciones del Codigo de Comercio sobre el mandato, por las costumbres © por los principioy det Codigo Civil, en/easo de insuticiencia de las reglas mereantiles 80, EIECUCION © CUMPLIMIENTO DEL MANDATO DE LOS FACTORES Dt CoMERCIO. —Los actos de administracidn de estos auxiliares del empre- sario han sido regulados en los articulos 1335 y siguientes det Codigo de Comercio con el criterio de asegurar, a un mismo tiempo, una mayor Jacilidad de las actividades o relaciones de la vida comercial y la mayor sequridad de los terceros; eriterio que es, pues, el que debe utilizarse en la interpretacion y aplicacion de las disposiciones legales indicadas, en lay cules se consagran las siguientes reglas: 4) Segiin lo ya expresado, en el articulo 1335 del Codigo esta previs to que “Los factores podran celebrar 0 ejecutar todos los actos relacio- nados con el giro ordinario del establecimiento que administren, inclu yendo las enajenaciones y graviimenes de los elementos de dicho giro, ‘en cuanto el preponente no les limite expresamente dichas facultades; la limitacién debera inseribirse en el registro mercantil para que sea ‘oponible a terceros”. En esta forma se coneilian la facilidad y la seguri- dad en el desarrollo de las operaciones a que esta destinado normalmen: te ef establecimiento de comercio, Con Io cual queda dicho también EL ESTABLECIMIENTO. DE COMERCIO 207 que es solamente a tales operaciones a las que se hace extensivo el mandato 0 facultad de representar al empresario y obligarlo validamen- te ante tei porque el poder del factor no se hace extensivo a operaciones distintas de las comprendidas en ese “giro ordinario de los negocios del establecimiento’” de que se habla en el articulo 1335, Para cualquier acto u operacidn distinta se requiere un poder especial «jue no se entiende implicito en el contrato de preposicidn; y lo mismo debe decirse de los actos cobijados por las limitaciones del mandato inserito en el registro publico de comercio, que por estar excluidos de la Facultad de obligar al empresario, requieren facultades expresas, sean simplemente ocasionales, en forma de poderes especiales, sean permanentes, como una verdadera reforma del contrato de prepo- sicion’s b) Los factores deben aparecer ante terceros como simples manda tarioy del empresario y no como este misma; por lo tanto, cuando autoricen o emitan cualquier documento relacionado con los negocios que administran, deben expresar que lo hacen por poder, Asi se dispone en el articulo 1336 del Codigo, en et cual se aclara o advierte que, “Obrando en esta forma y dentro de los limites de sus facultades, obligardn directamente al preponente, aunque violen las instruceiones recibidas, se apropien del resultado de las negociaciones o incurran cen abuso de confianza’’, Es una forma de asegurar con toda eficacia a proteccidn de su factor o mandatario, para que el mandante no pueda desconocer arbitrariamente actos cumplidos en desarrollo del contrato de preposicidn, cuya ejecucidn incorrecta por parte del factor no puede perjudicar a terceros; sin que pueda decirse que asi se dejan sin protec: cidn los intereses del empresario, puesto que este tiene obligacion de escoger y vigilar con alguna prudencia o diligencia a sus colaboradores, para evitar preeisamente desordenes perjudiciales en sus relaciones con Lerceros, Los abusos del factor 0 la falta de cumplimiento adecuado del contrato que lo vincula al empresario dejan a salvo, desde luego, Jas acciones del mandante contra el mandatario para ser indemnizado de los perjuicios suftidos con la aplicacion de la regia consagrada en el articulo, 1336 del Codigo de Comercio, ©) Aunque los factores obren en su propio nombre, es decir, sin expresar o dar a entender que obran “por poder’ o en nombre del » En este caso, es decir, cuando se reforma el contrato de preposicidn para ha: extensivas lay facultades de representasion del empresatio a actos. no cobijados otmente por ells, la modificacion o amplacion debe ser inscrita en el registro Publica de comercio, para que se produzcan los efectos previstos en el articulo. 1333 del Codigo de Comercio 208 DERECHO COMERCIAL empresario, obligan a este cuando se dan las condiciones previstas en el articulo 1337 del Codigo de Comercio, esto es, que el acto 0 contrato corresponda al giro ordinario de los negocios del establecimiento que administran y, ademas, que sea notoria su calidad de factores, es decir, que sea conocida 0 razonablemente aparente su condicion de simples mandatarios 0 agentes del propietario del establecimiento; 0 que el resultado del negocio redunde en provecho del empresario, aunque no sea conocida 0 notoria la calidad de factor © mandatario de la persona que asi obra en provecho suyo. Con esta regla se refuerza y hasta se exagera la proteccidn de los terceros que contratan con el administra dor de un establecimiento de comercio, para evitar dificultades que en tales casos pueden resultar de dificil solucién para dichos terceros, Pero la conducta del factor que obra en su propio nombre y que contri- buye a crear las dificultades indicadas inspira, a su ver, la regla del pardgrafo del mismo articulo 1337, segun la cual en estos casos “los {erceros que contraten con el factor podrin ejercitar sus acciones contra este 0 contra el preponente’’, aunque no contra uno y otro a un mismo tiempo. Lo cual debe entenderse. sin perjuicio de los casos en que el empresario ratifique, aunque sea en forma meramente ticita, los actos Hevados a cabo por el factor en contravencidn a la regla prevista en elarticulo 1336 del Codigo, especialmente si, como se dice en el articulo 1337, los actos asi cumplidos redundan en provecho del preponente, puiesto que es razonable pensar que el aprovechamiento de dichas opera ciones por parte del empresario equivale a una ratificacion o permite presumirla, ch) A Jas reglas anteriores sobre el modo de cumplir los factores el contrato de preposicion debe agregarse, como no menos importante, la consagrada en el articulo 1339 det Codigo, segiin el cual “los factores no podriin, sin autorizacién det preponente, negociar por su cuenta ‘© tomar interés en su nombre o el de otra persona, en negociaci nes del mismo género de las que se desarrollan en el establecimien- to administrado”, Con lo cual se trata simplemente de sancionar cl deber de lealtad del mandatario que recibe del mandante voto de confianza el que representa de suyo un mandato tan amplio en las facultades que implica, segin lo expuesto anteriormente. Esta es, por lo demas, una regla muy propia del régimen de las relaciones juridicas Hamadas a desarrollarse con estricta buena fe, como las ‘que median entre los socios de una compania colectiva; por eso es luna regla que coincide con la prevista en el articulo 296 del mis- mo Cédigo para regular las relaciones entre los socios colectivoss y por eso la sancidn cuando se cumple ese deber de lealtad es en ambos EL ESTABLECIMIENTO DE COMERCIO 209 casos la misma, esto es, el derecho a las utilidades 0 ventajas que obtenga cl infractor, sin la obligacion de soportar la pérdida que pueda sutrir | mismo infractor, como se prevé arménicamente en los articulos 297 y 1339 del Cédigo, 4) Finalmente, como se prevé en el articulo 1338, ‘los factores tendran a sti cargo el cumplimiento de las leyes fiscales y reglamentos audministrativos relativos a la empresa 0 actividad a que se dedique el establecimiento administrado, lo mismo que las concernientes la contabilidad de tales negocios, so pena de indemnizar al preponente los perjuicios que se le sigan por el incumplimiento de tales obligacio- nes". Todo lo cual debe entenderse, sin embargo, sin perjuicio de las instrucciones y reglamentos del empresario, ya que el buen funciona miento de un establecimiento de comercio, especialmente si es de gran- des dimensiones, supone una variada delegacién y distribucidn de fu ciones entre personal de distinta categoria en el desarrollo de los nego- cios del empresario. 81, Los DEPENDIENTES DE CoMEKCIO.—En el Codigo de Comercio derogado el contrato de preposicion comprendia el encargo de los facto- res de comercio y el de los dependientes de comercio; los primeros, como representantes del empresario, que se entendian autorizados para todos los actos comprendidos dentro del giro normal de los negocios del establecimiento de comercio administrado, segin el articulo 45: y los segundos, carentes de esa facultad, que no podian obligar al empr: sario sino en virtud de un poder especial y expreso para determinadas ‘operaciones de las Mlevadas a cabo en establecimientos en cuya adminis: tracion colaboraban, en conformidad con to previsto en el articulo 457 del mismo Codigo. A su vez, en el proyecto de 1958 se proponia este mismo sistema, como aparece en el capitulo vit del titulo dedicado ‘al mandato, en el cual se regulaba por separado el caso de los factores y el de los dependientes de comercio. En el curso de la revisidn final del proyecto de 1988 se elimind lo relativo a los dependientes, para regular tinicamente el mandato de los factores, en los terminos de los comentarios que preceden, Pero el hecho de que en e! Codigo se prescinda de los dependientes de comercio, para regular solamente el mandato de los factores, no quiere decir que en la vida de los negocios no colaboren con el empresa- Fo, cumpliendo funciones de administracién, otras personas que no tengan su representacidn, Por otra parte, la circunstancia ya anotada (num, 79) de que ta diferencia entre ta calidad de factor y la calidad de simple dependiente de comercio se determina, ante todo, por las 210 DERECHO COMERCIAL facultades conferidas a uno y otro, no exeluye el mandato sin represen- tacidn, Lo cual quiere decir que, conforme a la definicién de la preposi- cidn que se expresa en el articulo 1332 del Codigo, en la actividad comercial, especialmente en los grandes expendios de mercancias, pue- den intervenir colaboradores del empresario que cumplen funciones de administracién, no obstante que no aparecen ni pueden aparecer ante terceros como obrando en sui nombre, sino como simples ejecutores de labores programadas o reglamentaday de antemano, ‘Como también se dijo ya en ei mismo lugar, el dependiente de comercio, esto es, el simple ejecutor de instrucciones u drdenes consig~ hadas en reglamentos de trabajo, puede ser investido de facultades especiales para representar al empresario en determinadas operaciones. Pero entonces las facultades de representacion no son propias del con- {rato que lo vincula al empresario de manera general y permanente, sino que han de serle clara y expresamente conferidas, bien en forma de poder escrito para determinados actos u operaciones, bien en forma de reglamentos © manuales.dle funciones en os cuales se deleguen u otorguen tales facultades de representacion. Otra cosa es que, debido 4 la dependencia de estos administradores, que carecen de autonomia para organizar sus funciones o actividad, sean o hayan de ser considera dos como trabajadores al servicio del empresario, segiin el régimen de las leyes laborales. Los empleados de mostrador, que entregan las ‘mercancias a los clientes y que reciben su valor, ciertamente no discuten © convienen los precios con los compradores, sino que se limitan a cumplir una funcidn reglamentada previamente; pero esa es una funcion que se cumple por cuenta del empresario y que, por lo mismo, esta comprendida en la nocion general del mandato, seein el articulo 1262 del Codigo de Comercio, De manera, pues, que los Hlamados dependientes de comercio, aun- que se los considere como simples trabajadores del empresario, en con- formidad con las normas del Cédigo Sustantivo del Trabajo, son man- datarios del propietario del establecimiento de comercio en cuya admi- nistracion participan, no solo al tenor det articulo 1262 del Codigo, que define el mandato en general, sino también al tenor del articulo 1332 del mismo Codigo, segiin el cual ‘la preposicidn es una forma de man- dato que tiene por objeto la administracién de un establecimiento de comercio o de una parte 0 ramo de la actividad del mismo’, Administra cidn que puede ser compleja y variada, segiin la naturaleza y las dimen- siones de la empresa, y que puede requerir la participacidn o colabora cién de numerosas personas, de las cuales no todas necesitan la facultad de obrar como representantes del empresario. EL ESTABLECINIENTO DE COMERCIO au Estos planteamientos no quieren decir, desde luego, que no haya una diferencia substancial entre la funcién de los factores y Ia de los dependientes de comercio, Porque, precisando y sintetizando tales plan= teamientos, el factor de eomercio, en st condicion de representante del empresario, es tan auténomo en la gestion del establecimiento que administra como el empresario mismo: su funcién consiste precisamente cen hacer juridicamente presente al empresario ante las personas que contratan eon él; por eso juzga directamente sobre la conveniencia de los negocios que celebra y tiene amplia libertad de accién o de iniciativa dentro del giro de los negocios a que est destinado el establecimiento, El dependiente, en cambio, como no obra en nombre del empresario, carece de esa libertad 0 poder de iniciativa, ¥ debe limitarse a ee Jas Ordenes que tiene recibidas de antemano. Y esta diferencia el factor y el dependiente subsiste, aunque se limiten las facultades del factor o se confieran al dependiente facultades de representacion del empresario. Porque la restriccién de las facultades del factor no implica una subordinacién o una continuada dependencia respecto de! empresario cen cuanto a las facultades conferidas o no limitadas, pues que en el jercicio de estas obras y puede obrar con autonomia, como gestor de la empresa en nombre del empresario mismo, A su vez, las facultades ‘ocasionales de representacion que se contieran al dependiente no desvir- tan su funcidn principal, sino que, a lo sumo, pueden configurar un mandato representative aecesorio a esa funcién o encargo principal, que es la de simple ejecutor de ordenes o reglamentos. Siguiendo el criterio expresado en el articulo 1501 del Codigo Civil, puede decirse, pues, que la facultad de representar al empresario corresponde a la naturaleza del mandato del factor, es decir, que se entiende implicita cn el contrato, sin necesidad de estipulacidn expresa; lo cual no se entiende asi respecto del dependiente de comercio, quien obra cierta- mente por cuenta del empresario, pero sin estar investido de su represen lacién, si no es mediante poder expreso y para labores u operaciones especiales y claramente determinadas. Un ejemplo o caso en el eual se ponen de manitiesto las diferencias ue se han venido haciendo resaltar entre el encargo que es objeto «lel contrato celebrado con un factor y el que se celebra con un depen- dliente de eomercio es el contemplado en los articulos 263 y 264 del Codigo de Comercio, al definir las sucursales y las agencias de una Sociedad comercial. En conformidad con el primero, “Son sucursales los establecimientos de comercio abiertos por una sociedad, dentro 0 fuera de su domicilio, para el desarrollo de los negocios sociales 0 212 DERECHO COMERCIAL parte de ellos, administrados por mandatarios con facultades para re~ presentar a la sociedad’’; y al tenor del segundo, ‘Son agencias de una sociedad sus establecimientos de comercio cuyos administradores carezean de poder para representarla’’. IV, Enajenacion de un establecimiento de comercio 82. LASENAJENACIONES “EN BLOQUE”.—La enajenacion de estableci- mientos de comercio, a titulo de venta, de aportacidn, ete., es una ‘operacidn frecuente en la vida comercial, Como ya se apuntd en otro lugar (niim, 67), basta ojear las paginas comerciales de los periddicos para tomar nota de la abundante oferta que suele hacerse de “nego cios’”’, es decir, de establecimientos comerciales 0 industriales en su estado de unidad econdmica o de funcionamiento, El objeto de tales operaciones no esta constituido entonces por el simple inventario fisico de los bienes destinados a dichos establecimientos, sino su conjunto, concebido como una unidad econdmica, cuyo precio esta en razon direc ta de su productividad, a que, a su vez, depende de la organizacion de sus distintos elementos Corporales ¢ incorporales y de su adaptacion al desarrollo de la empresa a que se encuentran destinados, Estas enaje- naciones del conjunto de Jos elementos del establecimiento facilitan la conservacidn y el desarrollo de la empresa, sin producir solucion de continuidad en razén de los cambios de propietarios implicitos en esta clase de operaciones. Por lo demas y como también se anoté antes (nim. 63), hay un interés general comprometido en la conservacidn y proteccion de las formas organizadas de actividad, que no solamente son mas productivas econdmicamente, sino que suelen constituir fuentes importantes de tra bajo y que satisfacen, asi, conveniencias sociales de importancia especial. Por ello se justifica de sobra la preocupacidn por facilitar esta clase de enajenaciones, haciéndolas producir la plenitud de sus efectos entre lay partes que intervienen en ellas y ante los terceros vinculados en alguna u otra forma a los negocios del enajenante. Las primeras leyes inspiradas en la idea de facilitar y asegurar este tipo de enajenaciones, como la costarricense de 1901 y la francesa de 1909, se inspiraron en la idea de proteger, ante todo, a los acreedores del empresario vendedor, mediante la publicidad dada a ta enajenacidn y la facultad reconocida a los acreedores de oponerse a ella; aunque posteriormente —como en las leyes francesas de 1935 y 1949— se completo la finalidad de proteceidn, haciéndola extensiva al adquirente det establecimiento de comercio, De esta suerte, con una lentitud explicable solamente por la EL ESTABLECIMIENTO DE COMERCIO 213 utilidad del derecho meramente consuetudinario en esta clase de nego- clos, se ha venido avanzando en el derecho escrito con reglamentaciones encaminadas a facilitar y proteger las enajenaciones de establecimientos de comercio, sin afectar la integridad material y funcional del mismo, Con estas orientaciones, segan lo dicho en la exposicién de motivos del proyecto de 19S8, se propuso un conjunto de reglas inspiradas en esa idea de facilitar y asegurar la enajenacion de un establecimiento de comercio, tratando de conjugar y proteger a un mismo tiempo los intereses del enajenante, del adquirente, de los acreedores del empresa- rio y de los demas terceros vinculados a la empresa mediante contratos en ejection o desarrollo, Iniciativa que, por lo menos en su criterio y en su estructura generales, salid a flote durante el proceso de revision final del proyecto de 1958, y que es la que se desarrolla en el titulo primero del libro tercero del Codigo de Comercio. 83. OBIETO DE LA LNAIENACION DE UN ESTABLECIMIENTO DE COMER. cio. BI primero de los problemas que ofrecen estas enajenaciones en bloque, como se comprende facilmente, es el de la determinacion, en cada caso, del contenido de la venta, el aporte, etc, esto es, el aleance ‘© comprensidn de dichos actos en relacidn con los elementos corporales € incorporales que constituyen el establecimiento, Este problema fue objeto de una regulacién precisa y clara en el Codigo de Comercio, ya que en su articulo $16 se dijo expresamente que bienes se entiende que forman parte de un establecimiento de comer cio; tales bienes son los que han de tenerse como comprendidos en el objeto de la enajenacidn, si expresamente no se conviene cosa distinta entre las partes, ampliando el objeto de la enajenacion a bienes no comprendidos en la enumeracion que se hace en el Cédigo 0 excluyendo de los alli mencionados alguno o algunos bienes determinados. Por otra parte y teniendo en cuenta la enumeracion indicada, segin el articulo $25 del mismo Codigo, ‘la enajenacidn de un establecimiento de comercio, cualquier titulo, se presume hecha en bloque o como unidad economi- ca, sin necesidad de especiticar detalladamente los elementos que lo integra Para facilitar la determinacidn de los bienes que constituyen objeto de la enajenacidn, esta previsto en el articulo $26 del mismo Cédigo ue “la enajenacidn se hard constar en escritura publica o en documento Privado reconocido por los otorgantes ante funcionario competente, para que produzca efectos entre las partes". Eseritura o documento cen el cual deben constar también las distintas obligaciones que estén Pendientes de ¢jecucibn 0 de pago y que hayan sido contraidas en desa- 24 DERECHO COMERCIAL rrollo de las actividades a que esta destinado el establecimiento, Porque se trata de que se cumpla una verdadera sustitucién del empresario enajenante por el empresario adquirente, sin solucion de continuidad en el desarrollo de la empresa, en conformidad con lo que ha venido exponiéndose en este capitulo, La determinacién del objeto de la enajenacidn de un establecimien- to de comercio tiene especial importancia para fijar con toda claridad y certeza las obligaciones del enajenante frente al adquirente; porque este, como cualquier otro adquirente, especialmente cuando se trata de adquisiciones a titulo de venta, tiene derecho al saneamiento, de acuerdo con las reglas del Codigo Civil sobre el particular. Por otra parte, en el articulo $31 del Codigo se ha previsto que cuando la enajena- cidn se Heva a cabo con entrega de los libros de contabilidad del enaje- ante, para determina por los asientos que consten en ellos el contenido de la enajenacidn, el adquirente tiene derecho a que le sea restituida la diferencia del valor debida a inexactitudes de los libros, ademas de la indemnizacion de cualquier perjuicio. Diferencia que se determina por peritos, en caso de que las partes mismas no se pongan de acuerdo sobre esta, 0 sobre el valor de los perjuicios reclamados por el adquiren- te, como se prevé en el articulo $31 del Codigo’. 84, FORMALIDADES DE LA ENAIENACION,—La segunda cuestion dig- nna de estudio respecto de la enajenacién de un establecimiento de comer cio es lade las formalidades o requisitos propios de la operacion, Porque si en el establecimiento de comercio concurren elementos que, como se ha visto, se earacterizan por una evidente multiplicidad y una hetero- zeneidad de bienes que suelen tener su propio regimen legal de enajena- cid, es necesario simpliticar la operacidn, dotandola de unidad, para que no se cumplan aisladamente todas las formalidades propias de la enajenacion de cada uno de esos elementos. Este ey el criterio que inspira el régimen del nuevo Codigo de Comercio, en el cual, sin hacer H Segin el artioulo $26 del Cédigo, la enajenacidn debe hacerse constar en un documento auténticn © autenticado, para que la operaciOn produzca sus efectos entre las partes; esta es una solemmidad que debe cumplirse en todos los ayos de enajenacion de_un establesimiento de comersio, Pero la determinacibn de los bienes o elem el establevimiento que constituyen objeto de la enajenacidn, con las oblig ie que se hace responsable ef adquirente, pueden determinarse sextin los asientos de Tos libros de vontabilidad del enajenante, como se prevé en el articulo $31 del mismo. Codigo, caso en el cual se producen Jos elestoy indicados en esta disposicidn legal yen el articulo $29 del mismo Codigo. Esta ¢s a forma razonable de armonizar to previsto en las disposiciones legales agui mencionadas, dejando a salvo la exigencia el documento autentico 0 autenticada en que debe eonstar la enajenaeion PL PSTABLECIMIENTO DE COMERCIO 25 del establecimiento una verdadera universalidad juridica, explicd en la primera parte de este capitulo, se trata de faci rar una sustitucién de empresarios, simplificando las formalidades de la enajenacidn y reduciéndolas a lo indispensable para proteger al adqui- rente ¥ a los acreedores del enajenant a) El régimen consagrado en el Codigo de Comercio prevé separa- damente los efectos de la enajenacién entre las partes mismas y los efectos de la operacién respecto de terceros, Los primeros estan regula- dos en 10s articulos $26 al $31 del Codigo. Segin el articulo $26, “la enajenacidn se hard constar en escritura publica o en documento privado reconocido por los otorgantes ante funcionario competente, para que produzca efectos entre las partes”; y segiin el $27, “el enajenante debera entregar abadquirente un balance general acompafado de una relacién discriminada del pasivo, certificados por un contador publico’'s Con estas exigencias legales se pretend la fijacion o determinacién jerta de los elementos que constituyen objeto de la enajenacién efectos de las obligaciones que surgen entre las partes interesadas en la ‘operacién. Sin perjuicio, desde luego, de lo dicho atras (nuims. 68 y 69) respecto de la utilidad de la enumeracién que se hace en el articulo $16 del Codigo sobre los bienes que forman parte de un establecimiento de comer- cio, Porque, si por mala determinacién de tales bienes en el documento en que se hace constar la enajenacién, surge alguna dificultad, esta debe resolverse con aplicacién del mencionado articulo $16 del Codigo qui como se indica en su texto, constituye una norma legal meramente supletiva, b) Aunque la escritura 0 el documento en que se haga constar la enajenacién, 10 mismo que el articulo $16 del Cédigo, tengan como finalidad substancial determinar el objeto de la enajenacidn, para efectos de las obligaciones creadas por el acto de enajenacién a cargo del enaje- hante y en fayor del adquirente, también tienen por fin dar eficacia la enajenacibn frente a terceros, puesto que estos estin lamados 4 aceptar al adquirente en sus relaciones anteriores con el enajenante, Para lo cual se exige precisamente dotar la enajenacidn de la publicidad ‘mereantil_ que produce 0 asegura el registro publico de comercio. ' Conviene recordar aqul que, conforme al articulo 9 de la ley 145 de 1960, tratindose de balances, la certiicacién de un contador piblico permite presumnir “que los saldos se han tomado fielmente de los libros, que estos se ajustan a las niormas "euales y que ls cifras repstradas en ellos reflejan en forma fidedigna la correspond situacion tinanciera en la fecha del balance”. Con lo cual se reafirma la importanel de los libros de contabilidad del enajenante de un establecimiento de eomercio, para los efectos reguladores de las consecuencias de la enajenacidn entre las partes interesadas en la operacidn,