P. 1
El procedimiento por intimación

El procedimiento por intimación

|Views: 31.891|Likes:
Publicado porelianaortega

More info:

Published by: elianaortega on Jun 10, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/21/2015

pdf

text

original

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD DEL ZULIA FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y POLÍTICAS DIVISIÓN DE ESTUDIOS PARA GRADUADOS MAESTRÍA

EN DERECHO PROCESAL CIVIL CÁTEDRA: LA EJECUCIÓN DE LA SENTENCIA Y LOS JUICIOS ESPECIALES. FACILITADOR: Dra. OLGA QUINTERO DE PEÑARANDA.

PROCEDIMIENTO POR INTIMACIÓN

Equipo # 6 Bracho Fabiola Manaure Hanna Ortega Eliana

Maracaibo, octubre de 2008.

MEDIDAS CAUTELARES (PROCEDIMIENTO DE INTIMACIÓN).

Las medidas preventivas respecto al procedimiento de Intimación se encuentran consagradas en el artículo 646 del Código de Procedimiento Civil, el cual expresa lo siguiente:
Artículo 646.- Si la demanda estuviere fundada en instrumento público, instrumento privado reconocido o tenido legalmente por reconocido, facturas aceptadas o en letras de cambio, pagarés, cheques, y en cualesquiera otros documentos negociables, el Juez, a solicitud del demandante ,´decretará´ embargo provisional de bienes muebles, prohibición de enajenar y gravar inmuebles o secuestro de bienes determinados. En los demás casos podrá exigir que el demandante afiance o compruebe solvencia suficiente para responder de las resultas de la medida. La ejecución de las medidas decretadas será urgente. Quedan a salvo los dere chos de terceros sobre los bienes objeto de las medidas.

En primer lugar el referido artículo expresa: ³« el Juez, a solicitud del demandante, decretará«´. La medidas preventivas que establece el procedimiento de intimación, solo podrá dictarse si el demandante realiza tal solicitud, ya que el Juez no está facultado para decretarlas, ni mucho menos de oficio, tal y como ocurre el las medidas cautelares en el procedimiento ordinario. Para dictarse una medida preventiva en este procedimiento especial, solo se necesita que la demanda esté fundamentada en los instrumentos ya citados y que se hayan cumplido los requisitos de admisibilidad del proceso intimatorio, por lo tanto no es necesario el cumplimiento de los requisitos del artículo 585 del Código de P rocedimiento Civil, es decir, el fomus bonis iuris y el periculum in mora, requisito éste fundamental para las cautelares en el procedimiento ordinaro. Tal criterio viene siendo sostenido en forma pacifica y reiterada por la extinta Corte Suprema de Justicia, y no modificado por el hoy Tribunal Supremo de Justicia, tal y como se estableció en la sentencia dictada por la

Sala de Casación Civil, en fecha 26 de julio de 1989, en los siguientes términos:
³«Las medidas cautelares establecidas en el primer supuesto del artículo 646 del Código de Procedimiento Civil, no incumben al poder discrecional del Juez como ocurre tanto en el segundo supuesto del mismo artículo, como en el ámbito mercantil a tenor del artículo 1.099 del Código de Comercio. La medida caute lar en este procedimiento es de carácter preventivo y provisional y su presupuesto de hecho directo es el tipo de documento que fundamenta la demanda. El artículo 646 del Código de Procedimiento Civil determina específicamente, cuáles son los in strumentos que distinguen ambos supuestos. Admitida pues la demanda de intimación y establecido previamente el presupuesto de que la misma está fundamentada en cheques que llenan los requisitos legales como en el caso que se analiza, a tenor de lo dispuesto en el artículo 646 del Código de Procedimiento Civil, el Juez decretará la medida cautelar solicitada, sin que pueda impedir dicho decreto la observación colateral de no haberse cumplido peculiaridades en la presentación de los mismos.´

Por lo tanto, si el juez niega la medida solicitada, encontrándose la misma en perfecto cumplimiento de los requisitos, dicha decisión es violatoria de la ley por falsa aplicación. Las medidas que deberán se decretadas, conforme lo prevé el legislador en el referido artículo, ut supra antes citado., son: 1.- El Embargo Provisional de bienes muebles 2.- Prohibición de Enajenar y Gravar bienes inmuebles. 3.- Secuestro de bienes determinados. (Es solo sobre bienes muebles, y con un riguroso examen del supuesto en cuestión) Ahora bien siguiendo la explicación del artículo 646 del Código de Procedimiento Civil, el mismo expresa:

³«En los demás casos podrá exigir que el demandante afiance o compruebe solvencia suficiente para responder de las resultas de la medida«´. Cuando el legislador expresa, ³en los demás casos´, puede ser, que verbigracia, el actor o demandante, se haya fundamentado en un instrumento privado que no este reconocido o que no este legalmente reconocido. En estos casos el juez podrá exigir que el demanda nte afiance o compruebe medidas. Este punto se considera importante, ya que el juez sobre todo en este tipo de pruebas, no solo podrá, sino que deberá exigir al demandante que preste suficiente caución o que pruebe su solvencia, por cuanto dicho documento nada vale hasta tanto perjudicarlo de manera irremediable. Por último el artículo en estudio, establece: ³La ejecución de las medidas decretadas será urgente. Quedan a salvo los derechos de terceros sobre los bienes objeto de las medidas ´. En cuanto a la urgencia de la ejecución de la medida, es debido a la misma naturaleza del procedimiento de intimación, y en cuanto a la salvedad hecha por el legislador, en relación con los derecho de los terceros, a estos se les otorga la facultad de oponerse en contra de la medida decretada y ejecutada, o en dado caso intervenir por te rcería cuando se crean tener derecho sobre la cosa objeto de la medida. El procedimiento de oposición en contra de la medida decretada y ejecutada, conforme al criterio de los doctrinarios Abdón Sánchez Noguera y
Ricardo Henríquez La Roche , deberá regirse conforme a lo previsto en el

solvencia suficiente para responder de las resultas de las

no sea legalmente reconocido, en caso

contrario podría causar indefensión al demandado, podría insolventarlo o

artículo 602 del Código de Procedimiento Civil, y lo pueden ejercer tanto el demandado como el tercero interviniente. La oposición al decreto intimatorio no suspende las medidas, ya que esta debe ser suspendida por medio de l procedimiento de oposición previsto en el artículo 602 del código de Procedimiento Civil, y respecto al demandado también podrá solicitar la suspensión de la medida al otorgar una fianza o caución, de conformidad con lo previsto en el parágrafo tercero d el artículo 588 del Código de Procedimiento Civil.

³Artículo 602.- Dentro del tercer día siguiente a la ejecución de la medida preventiva, si la parte contra quien obre estuviere ya citada; o dentro del tercer día siguientes a su citación, la parte contra quien obre la medida podrá oponerse a ella, exponiendo las razones o fundamentos que tuviere que alegar.

Haya habido o no oposición, se entenderá abierta una articulación de ocho días, para que los interesados promuevan y hagan evacuar las pruebas que con vengan a sus derechos. En los casos a que se refiere el artículo 590, no habrá oposición, ni la articulación de que trata este artículo, pero la parte podrá hacer suspender la medida como se establece en el artículo 589.´
³Artículo 603.- Dentro de dos días, a más tardar, de haber expirado el término probatorio, sentenciará el Tribunal la articulación. De la sentencia se oirá apelación en un solo efecto.´ ³Artículo 604.- Ni la articulación sobre estas medidas, ni la que origine la reclamación de terceros, su spenderán el curso de la demanda principal, a la cual se agregará el cuaderno separado de aquellas, cuando se hayan terminado. ´

Todo este procedimiento de medidas preventivas es llevado en un cuaderno de medidas por separado, por tratarse de dos procedim ientos diferentes llevados de forma paralela, a pesar que es un mismo juicio.
DECRETO DE INTIMACIÓN

Ante todo es importante, tomar en cuenta las definiciones ejercidas por procesalistas, respecto a que es el Decreto de Intimación o Decreto Intimatorio. En primer lugar el procesalista Gabriel Alfredo Cabrera Ibarra , lo define de la siguiente manera: ³El procedimiento por intimación, por su naturaleza, tiende a lograr la creación rápida de un título ejecutivo para el acreedor demandante siempre y cuando éste cumpla con todos los requisitos legales exigidos y no medie oposición oportuna por parte del intimado. Por ese motivo, el decreto de intimación debe bastarse así mismo, porque si no hay oposición oportuna, entonces quedará firme como una especie de sentencia condenatoria´. Y el Procesalista Ricardo Henríquez La Roche, se refiere al decreto intimatorio como: ³Una propuesta de sentencia condenatoria, motivada sumariamente y circunscrita a la justificación de pertinencia del procedimiento antes que juzgar exhaustivamente la litis planteada´. Para que el decreto de intimación se baste por si mismo, es necesario que se cumpla lo previsto en el artículo 647 del Código de Procedimiento Civil, que a la letra dice lo siguiente:
Artículo 647.- El decreto de intimación será motivado y expresará: El Tribunal que lo dicta, el nombre, apellido y domicilio del demandante y del demandado, el monto de la deuda, con los intereses reclamados; la cosa o cantidad de cosas que deben ser entregadas, la suma que a falt a de prestación en especie debe pagar el intimado conforme a lo dispuesto en el Artículo 645 y las costas que debe pagar; el apercibimiento de que dentro del plazo de diez días, a contar de su intimación, debe pagar o formular su oposición y que no habiendo oposición, se procederá a la ejecución forzosa.

Cuando se dice que el decreto deberá ser motivado, el juez deberá realizar una exposición sucinta del razonamiento del porque considera que la prueba de los derechos alegados son suficiente para intimar al demandado al cumplimiento de la obligación reclamada; o en caso contrario exponer las razones por las cuales el juez no ha llegado al convencimiento de la existencia de esa obligación y desestime la demanda. Asimismo, debe constar el nombre, apellido y d omicilio del demandante y el demandado. El monto de la deuda, con los intereses reclamados; la cosa o cantidad de cosas que deben ser entregadas. La suma que a falta de prestación en especie debe pagar el intimado conforme a lo dispuesto en el Artículo 6 45, y Las costas que debe pagar (Artículo 648 CPC)

Por último, el apercibimiento de que dentro del plazo de diez días, a contar de su intimación, debe pagar o formular su oposición y que no habiendo oposición, se procederá a la ejecución forzosa. En consecuencia, el decreto de intimación es una advertencia que se le hace al demandado intimado, si este no cumple o no formula la oposición oportunamente, entonces se procederá a la ejecución forzosa. A continuación un modelo de un decreto intimatorio, en el cual se pueden observar los elementos o requisitos anteriormente analizados que debe contener el mismo:

JUZGADO PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA Maracaibo, 30 de septiembre de 2001 190° y 142°
Recibido, Désele entrada y el Curso de Ley. Fórmese Expediente, numérese. Ocurre la ciudadana HANNA MANAURE, venezolana, mayor de edad, titular de la cédula de identidad número 13.495.110, y domiciliada en esta ciudad y municipio Maracaibo del estado Zulia, asistida en este acto por la abogada DANIELA PÉREZ, venezolana, mayor de edad, titular de la cédula de identidad número 17.006.514, inscrita en el Inpreabogado número 113.123 y domiciliada en el municipio San Francisco del estado Zulia; acompañando a su demanda como fundamento base de la acción, una (01) factura de fecha 27 de julio de 2001, y fecha de vencimiento del mismo día; y solicitando a la parte demandada Sociedad Mercantil ORTEGA TECHNOLOGY SERVICES, COMPANY, Sucursal Venezuela, debidamente constituida y existente de conformidad con la leyes del Estado de Florida de los Estados Unidos de Norte América, domiciliada en esta ciudad y municipio Maracaibo del estado Zulia, inscrita ante el Registro Mercantil Primero de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, de fecha 28 de octubre de 1997, bajo el número 52, tomo 79 -A, el pago de las cantidades indicadas en el libelo de demanda, así como también intereses, costas y costos procesales. Ahora bien de un detenido análisis de la demanda y del instrumento en que funda su pretensión la parte actora, infiere este Tribunal que se trata de una cantidad líquida y exigible para su reclamación y que reúne l os requisitos de admisibilidad intrínsecos y formales requeridos por este tipo de procedimiento, razón por la cual se admite cuanto ha lugar en derecho. En consecuencia se ordena intimar ala Sociedad Mercantil ORTEGA TECHNOLOGY SERVICES, COMPANY, en la persona de su representante legal, a fin que apercibido de ejecución, pague a la parte demandante, dentro de los diez (10) días de despacho siguientes, más un (01) día que se le concede de término de distancia después de intimado, las siguientes cantidades : A) SESENTA MIL OCHOCIENTOS DOCE DOLARES CON DIEZ CÉNTIMOS ($ 60.812,10), que haciendo la conversión a Bolívares a la tasa estimada para ello a la fecha de hoy, hace un total de CUARENTA Y CINCO MILLONES CIENTO OCHENTA Y TRES MIL TRESCIENTOS NOVENTA BOLÍVARES CON TRES CENTIMOS (Bs. 45.183.390,03), por concepto de la obligación de la demanda; B) CUATROCIENTOS NOVENTA Y SEIS MIL BOLÍVARES (Bs. 496.000,00), por concepto de intereses, calculados prudencialmente por el Tribunal a la rata de 5% hasta el día de la admisión de la demanda; C) UN MILLÓN SEISCIENTOS SESENTA Y SIETE MIL QUINIENTOS CUATRO BOLÍVARES CON CINCUENTA Y NUEVE CÉNTIMOS (Bs. 1.367.504,59) por concepto de costas procesales, calculados prudencialmente por este Tribunal a la rata del 3% del valor de la demanda; D) NUEVE MILLONES CIENTO DIECISEIS MIL SEISCIENTOS NOVENTA Y SIETE BOLÍVARES (Bs. 9.116.697, 00), por concepto de honorarios profesionales,

prudencialmente calculadas por este Tribunal. Se apercibe a la parte demandada, que dentro del señalado término debe pagar o formular oposición y que no habiendo oposición ni pago se procederá a la ejecución forzosa. Líbrese Boleta de Intimación y acompáñese con copia certificada del libelo de demanda y del auto de admisión. EL JUEZ, EL SECRETARIO,

Ahora bien, luego de emitido el decreto de intimación corresponde e l acto procesal que le da el nombre al procedimiento en estudio; la inti mación del deudor. Este acto se encuentra regulado en el artículo 649 del Código de Procedimiento Civil, el cual establece textualmente lo siguiente:

³Artículo 649 El Secretario del Tribunal compulsará copia de la demanda y del decreto de intimación y la entregará al Alguacil para que practique la citación personal del demandado en la forma prevista en el artículo 218 de este Código.´

Por sencillo que parezca el contenido del citado artículo, es uno de los que ha sido discutido. Un requisito necesario p ara la citación del demandado a intimar, es que la citación no puede hacerse sólo con una copia del libelo de demanda, sino que también se requiere porque así lo exige la ley, el decreto de intimación, por lo que no es procedente entonces, la intimación de l demandado con la sola copia certificada del libelo de la demanda. Una vez elaborada la compulsa ésta será entregada al alguacil del Tribunal, quien practicará la citación personal del deudor a intimar, la cual seguirá los parámetros de lo establecido e n el artículo 218 del Código de Procedimiento Civil. También debemos recordar que el procedimiento por intimación, de acuerdo con lo establecido en el artículo 640 del Código de Procedimiento Civil, está reservado sólo para aquellos casos en los que el deudor se encuentre dentro de la República, o si hubiere dejado apoderado con capacidad para

darse por intimado o citado, y siempre que ese apoderado acepte la intimación y asuma la representación del intimado, de donde se desprende que sólo en esos casos procede la intimación. Durante muchos años se sostuvo el criterio según el cual el apoderado debía tener facultad expresa para darse por intimado en el mandato que le fuere conferido; no obstante nuestra jurisprudencia desde el año 1999 sostiene que tal fac ultad puede entenderse atribuida al apoderado con capacidad para darse por citado, en razón de que no existe dentro del ordenamiento jurídico una norma de tratamiento especial para la intimación en relación con la exigencia de facultad expresa para darse por intimado, tal como se evidencia de lo establecido en el artículo 154 del Código de Procedimiento Civil Venezolano, en el cual no aparece como facultad expresa el darse por intimado; ante lo cual se aplica entonces lo establecido en el artículo 217 ejusdem, es decir, puede ser intimado, o darse por intimado, el apoderado judicial con facultad expresa para darse por citado. Se ha discutido mucho sobre si es aplicable al procedimiento por intimación la citación tácita contenida en el último aparte del art ículo 216 del Código de Procedimiento Civil; antes del año 1991 la Jurisprudencia de la extinta Corte Suprema de Justicia afirmaba que sí era aplicable la citación tácita porque en resumen, quien actúa en el proceso antes de su citación se presume que está en conocimiento de lo que debe; sin embargo, desde 1991 la jurisprudencia cambió de criterio, y se pronunció en sentido contrario aduciendo que la diferencia de objeto entre la citación y la intimación no autorizaba a aplicar la analogía , criterio imperante hasta el año 2000, ya que de seguir adoptante ese criterio sería ir en contra de la celeridad de los juicios y la economía procesal, a través del Cual la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de justicia en sentencia de fecha 30 de noviembre de 20 00 estableció lo siguiente: ³No obstante, la declaratoria de procedencia de la anterior delación, esta Sala considera que, resultaría contrario a la celeridad de los juicios y a la economía procesal, realizar todos los actos tendientes a lograr la intimación, cuando de las actas procesales pueda constatarse que la parte intimada con su actuación, ya está en conocimiento de la orden de pago emitida por el juez a través del respectivo decreto de intimación, con lo

cual debe considerarse que el acto logró el fin para el cual estaba destinado, desde luego que el texto de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, específicamente en sus artículos 26 y 257, deja claramente evidenciada la voluntad del constituyente de preservar a toda costa la justi cia por encima de cualquier formalidad no esencial en el proceso y la necesidad de que ésta se imparta sin dilaciones o reposiciones que en nada contribuyan al alcance de tal fin. Desde este ángulo considera la Sala que constituiría una formalidad no esenc ial y contraria al principio de rechazo a las dilaciones indebidas, la necesidad de llevar a cabo las gestiones de intimación del sujeto pasivo en los procedimientos como el de autos, cuando ese sujeto pasivo, por si o mediante apoderado, ha estado present e en algún acto del proceso o ha realizado alguna diligencia en el proceso. Esta circunstancia se torna mucho más evidente si se considera que, según el artículo 649 del Código de Procedimiento Civil, el alguacil debe practicar "la citación personal del demandado en la forma prevista en el artículo 218 de este Código" y esa forma prevista en dicho artículo, es precisamente aquella que debe obviarse si se cumple alguno de los supuestos del artículo 216 ejusdem, en su único aparte. Fundamentalmente por esa r azón, este máximo tribunal debe apartar la rigidez en cuanto a las formas del proceso, que lejos de contribuir con el afianzamiento de la justicia y la equidad, señalan el camino para que estos principios sean irrespetados y pocas veces puedan lograrse. En virtud de lo antes expuesto, esta Sala considera acertado reasumir el criterio sostenido en cuanto a la intimación y específicamente la intimación presunta, plasmado en sentencia de fecha 1º de junio de 1989, de la cual se pasa a transcribir el siguiente pasaje: ³La intención del legislador, al establecer el principio de la citación tácita fue la de omitir el trámite formal de la citación, el cual tiene por objeto poner al demandado en conocimiento del juicio, o al menos hacer posible que obtenga tal conoc imiento, cuando de las mismas actas del proceso consta, por haber realizado alguna actuación la parte o su apoderado, que la accionada está enterada de la demanda contra ella (sic) incoada. Si bien el contenido de la orden de comparecencia a contestar la demanda en el juicio ordinario es diferente a la intimación al pago del procedimiento de ejecución de hipoteca, y es diverso el efecto de la no comparecencia, la parte, o en el caso el apoderado de ella, al actuar en el proceso toma conocimiento del contenido de la demanda y, en el caso de la ejecución de hipoteca, de la orden de pago apercibido de ejecución; por tanto, siendo similar la situación, en cuanto a la constancia en el expediente de que la demandada conoce de la

demanda incoada, la Sala considera que la disposición del artículo 216 referente a la citación tácita es plenamente aplicable en el procedimiento especial de ejecución de hipoteca.´ Conforme a la precedente transcripción, los efectos de la citación presunta son plenamente asimilables a los de la intimación presunta y en virtud de ello, el supuesto contenido en el artículo 216 del Código de Procedimiento Civil, conforme al cual "...siempre que resulte de autos que la parte o su apoderado antes de la citación han realizado alguna diligencia en el proceso, o han estado presentes en un acto del mismo, se entenderá citada la parte desde entonces para la contestación de la demanda, sin más formalidad...", resulta aplicable al procedimiento de intimación. Así se decide. En consecuencia, la Sala aban dona el criterio establecido en decisión de fecha 17 de julio de 1991 (Caso: Enrique Soto Rodríguez y otra contra Laureano Aparicio Fernández) y reasume el criterio establecido en la sentencia parcialmente transcrita de fecha 1 de junio de 1989 (Caso: Promotora Focas S.A. contra Géminis 653, C.A). Considera necesario señalar esta Sala que el criterio aquí reasumido se aplicará a todos los recursos que sean admitidos a partir del día siguiente, inclusive, a la publicación de este fallo; en consecuencia, el h echo de que se produzca este cambio no será motivo para censurar a los tribunales y jueces que hayan adaptado su proceder a la doctrina que aquí se abandona sin perjuicio claro está, de que se aplique a todos aquellos casos en que los jueces lo hayan aplic ado a las controversias en curso. Así se establece.´ Tampoco hay prohibición alguna para que el demandante, dado el caso, pudiese solicitar la habilitación del tiempo necesario para practicar la intimación, tal y como lo dispone el artículo 192 del Códi go de Procedimiento Civil, en los casos en que el instrumento fundamental de la demandada es una letra de cambio domiciliada para su pago, donde el lugar de pago funge como el lugar que determina la competencia territorial para demandar su cobro por el procedimiento por intimación, caso en el cual el Tribunal debe ser competente por la cuantía y por la materia, y luego de admitir la demanda comisionará a otro tribunal del lugar donde resida el aceptante para el pago o el avalista a efectos de lograr su intimación, casos en los cuales será concedido el respectivo término de la distancia.

En la práctica es muy frecuente que buscado el demandado por el alguacil del Tribunal a los efectos de intimarlo, éste no pueda hallarlo, caso en el cual se aplicará de una forma supletoria la citación por carteles contenida en el artículo 650 del Código de procedimiento Civil, el cual establece lo siguiente: ³Artículo 650 Si buscado el demandado no se le encontrare, el Alguacil dará cuenta al Juez, expresando las direcciones o lugares en que lo haya solicitado, y éste dispondrá, dentro del tercer día, que el Secretario del Tribunal fije en la puerta de la casa de habitación del intimado, o en la de su oficina o negocio, si fueren conocidos o aparecieren de los autos, un cartel que contenga la transcripción íntegra del decreto de intimación. Otro cartel igual se publicará por la prensa, en un diario de los de mayor circulación, en la localidad, que indicará expresamente el Juez, durante treinta días, una vez por semana. El secretario pondrá constancia en el expediente de todas las diligencias que se hayan practicado en virtud de las disposiciones de este artículo, y el demandante consignará en los autos los ejemplares del periódico en que hubieren aparecido los carteles.´ Es claro que, existiendo una intimación especial por carteles, no son aplicables al procedimiento por intimación las normas relativas a la citación por carteles contenidas en el artículo 223 del código de Procedimiento Civil. Otro aspecto a considerar, es que tanto el cartel que se fija en la puerta de la casa, oficina o negocio del demandado como el que se publica por la presa tienen que ser exactamente iguales ent re sí, en cuanto a su contenido, deben ser asentados en el expediente de la causa, el primero de ellos por el secretario del tribunal, y el segundo mediante la consignación en el expediente a través de diligencias suscritas por la parte actora; los carteles deben contener íntegramente el decreto de intimación. En relación con el lugar en el cual deba fijarse el cartel, el reconocido procesalista Leopoldo Márquez Añez, ha dicho que es necesario notar que si no se conoce la casa de habitación del demandado, su negocio u oficina, entonces no tendrá lugar la fijación del cartel prevista en la norma en comento, pero so de autos apareciere éstas direcciones, tal como sucede en las letras de

cambio y algunos documentos negociables, entonces en esa dirección debe fijarse el cartel. Es importante señalar que, aún cuando el intimado sea una persona jurídica, no le será aplicable lo establecido en el artículo 219 del Código de Procedimiento Civil, relativo a la citación por correo certificado con acuse de recibo, sino que deberá procederse directamente a la citación personal en la persona de su representante legal, y posteriormente a la intimación prevista en el artículo 650 del Código de Procedimiento Civil, en nuestra opinión esto es así, porque el procedimiento por intimación tiene su propio régimen para la práctica de la intimación del demandado y no se contempla ninguna situación en relación a las personas jurídicas. Si el demandado no comparece dentro del lapso de los diez días, se le nombrará un defensor ad litem con quien se entenderá la intimación. Respecto de los vicios habidos en la citación o e n la práctica de la intimación, éstos pueden ser recurridos por invalidación según lo establece el ordinal 1º del artículo 328 del código de Procedimiento Civil, así como también tiene el recurso de amparo constitucional, todo dependerá de la idoneidad del medio de impugnación según la etapa en que se encuentre el proceso o de la magnitud de la violación producida o de los daños a producirse.

‡

Efectos de la intimación: * Pone al intimado a derecho, esto es en conocimiento de la

demanda incoada y del decre to de intimación librado en su contra, con todos lo efectos procesales que de l a intimación se derivan. * Determina la apertura al lapso para que el deudor intimado cumpla con el pago de la cantidad o la entrega de cosas a que se refiere el decreto de intimación. * Determina la apertura del lapso para que el intimado formule oposición al decreto de intimación. * Interrumpe la prescripción que estuviere corriendo respecto de la acción propuesta.

* Al vencer el lapso de intimación, si el demandado no cumple con el pago, o no formula oposición, se convierte el decreto en sentencia definitivamente firme, lo que acarrea su ejecución. La oposición al decreto de intimación : Naturaleza jurídica de la oposición: es un acto de impugnación del decreto intimatorio, porque su finalidad es hacer que el mismo pierda su validez y quede sin efecto alguno, es decir, se dirige contra la orden de pago contenida en el decreto intimatorio . Tanto la contestación a la demanda como la oposición al decreto de intimación, son oportunidades que surgen como desarrollo de la tutela constitucional que se desprenden del derecho a la defensa.
³Artículo 651: El intimado deberá formular su oposición dentro de los diez días siguientes a su notificación personal practicada en la forma prevista en el artículo 649, a cualquier hora de las fijadas en la tablilla a que se refiere el artículo 192. En el caso del artículo anterior, el defensor deberá formular su oposición dentro de los diez días siguientes a su intimación, en cualquiera de las horas anteriormente indicadas. Si el intimado o el defensor en su caso, no formulare oposición dentro de los plazos mencionados, no podrá ya formularse y se procederá como en sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada.´

Nos encontramos en presencia de un autentico lapso procesal, puesto que la oposición deberá formularla el demandado dentro de cualquiera de los 10 días establecidos en el artículo anteriormente transcrito, debe realizarse en horas de despacho y por escrito a los efectos de que c onste en autos. Distintos criterios doctrinarios, que consideran que la oposición debe ser debidamente fundamentada o razonada, según la expresión ³seria y fundamentada´ de la exposición de motivos del Código de Procedimiento Civil. También señalan que, lo contrario sería nugatorio del procedimiento por intimación, y por analogía con otros procedimientos ejecutivos, como el caso de

la ejecución de créditos fiscales y la ejecución de hipoteca donde se requier e la motivación de la oposición. Ahora bien, la oposición no requiere ser fundada o motivada , simplemente porque esa no era la intención del Legislador de 1986, también porque en el procedimiento por intimación no se exige como en otros procedimientos la valoración o examen del juez para admitir o n o la posición formulada, simplemente se formula la oposición y automáticamente queda sin efecto el decreto de intimación, cuyo objetivo es convertir el procedimiento en ordinario o breve según la cuantía, ya que constituye la declaración del demandado de querer el contradictorio y el conocimiento ordinario. No se requiere por tanto señalar las razones o fundamentos d e la oposición, en virtud de que al producirse el juicio se convierte en ordinario o breve según el caso, en consecuencia se apertura el laps o para la contestación de la demanda, y será en ésta cuando el demandado alegue las defensas y excepciones que crea convenientes. Debe destacarse también que en la oportunidad de formular oposición, el demandado también podrá en lugar de formularla, cu mplir con el pago por cuyo incumplimiento se le demandó, con lo cual extinguiría el proceso, y sería una especie de convenimiento, sin esperar a no formular oposición para que el demandante proceda a iniciar la ejecución de su patrimonio. Efectos de no formularse la oposición por el deudor intimado: Decreto de intimación queda firme ± sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada, ya que el lapso precluye a los diez días y no tendrá el demandado otra oportunidad para formular oposición. El hecho de que se proceda directamente a la ejecución forzosa implica una excepción a lo establecido por el artículo 524 del Código de Procedimiento Civil, puesto que no existe un lapso de cumplimiento voluntario, al adquirir fuerza de cosa juzgada se procede directame nte con la ejecución forzosa.

* La firmeza del decreto intimatorio es revisable med iante el recurso de apelación; así lo estableció la Sala de Casación Civil del tribunal Supremo de Justicia en Sent. Nº 182, exp. Nº 00-831, de fecha 31/07/2001, de la sig uiente manera: ³Estima la Sala que cuando se discuta la firmeza del decreto intimatorio, se encuentran en juego los siguientes aspectos: 1) Si la intimación del demandado se consumó efectivamente, previo cumplimiento de todas las formas procesales que el legislador estableció al efecto; y, 2) Si la oposición se realizó y, en caso afirmativo, si se formuló de manera oportuna. Naturalmente, la decisión que se presente en un juicio sobre estos extremos, es susceptible de ser revisada por un Juzgado Superior, en caso que la parte agraviada ejerza oportunamente el recurso de apelación; y, si se cumplen los requisitos previstos en el artículo 312 del Código de Procedimiento Civil, la decisión que dicte el Juez de Alzada podrá ser revisada por esta Sala, si contra ella se anuncia y formaliza el recurso de casación. El criterio que se ha dejado expuesto se sustenta en que el pronunciamiento del Juez en torno a la firmeza del decreto intimatorio (por falta de oposición), le pone fin a cualquier posibilidad de discusi ón sobre la fase cognoscitiva del procedimiento monitorio, por lo que es enteramente lógico que, en obsequio del derecho a la defensa, se le permita al demandado que se revise -en un grado de jurisdicción superior- si, efectivamente, el decreto intimatorio adquirió o no firmeza, a través del ejercicio del recurso de apelación y, eventualmente, del de casación. Por lo tanto, la Sala reitera que la sentencia que declare la firmeza del decreto intimatorio es revisable mediante el recurso de apelación que se oirá libremente-, si ésta es dictada en primera instancia; y si es proferida por la alzada, podrá recurrirse en casación si se cumplen los requisitos de ley. ´

INDICE DE FUENTES DOCUMENTALES

Congreso de la República Bolivariana de Venezuela. (198 7) Código de
Procedimiento Civil. Caracas. Venezuela. Gaceta Oficial Nº 3.970

±

extraordinario del 13 de marzo de 1987. La Roche, Ricardo. (2006). Código de Procedimiento Civil. Tomo IV. 3ª Edición Actualizada. Caracas. Venezuela. Ediciones Liber. Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, (31 de julio de 2001; 30 de noviembre de 2000). Disponible en http://www.tsj.gov.ve Sánchez Noguera, Abdón.
Manual de Procedimientos Especiales

Contenciosos. 2ª Edición, tercera reimpresión. Ediciones Paredes. Caracas.

Venezuela. 2006. p. 193-202.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->