P. 1
curso_conducción

curso_conducción

|Views: 9.430|Likes:
Publicado pormiguel211270

More info:

Published by: miguel211270 on Jun 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/26/2015

pdf

text

original

Puede que el arte de vivir sea, en buena medida, el arte de saber arriesgar. Al fin y al cabo el
riesgo tiene que ver con ese futuro desconocido, y resulta difícil imaginar la vida sin incertidumbre,
por muchas previsiones que hagamos sobre lo que va a ocurrir.

Sin la incertidumbre no existiría la posibilidad de confiar o desconfiar, ni tampoco tendría
sentido hablar de decidir, elegir o preferir. Pero, ¿qué significa saber arriesgar?

En la comprensión del término riesgo, se mezclan muy diversas acepciones, que van desde el
puro cálculo de probabilidades, como es el caso de la probabilidad de que al tirar un dado
aparezca el 1: el cálculo estadístico de probabilidad, como es la estimación de la probabilidad de
que un bebé sea varón o mujer; o bien juicios de credibilidad, como son las estimaciones de
accidentabilidad, que han de extraerse de los datos de accidentalidad reales.

La percepción de la mayoría de los sucesos, y entre ellos los accidentes de tráfico, resultan de
una mezcla de causalidad y casualidad. Y puesto que el azar está presente en la mayoría de los
acontecimientos, la teoría de la probabilidad ha tenido un importante papel.

Naturalmente, la percepción del riesgo depende de nuestra percepción de la probabilidad. Y
aunque la probabilidad sea objetivable desde la ciencia de las matemáticas y la estadística, no
debemos olvidar que nuestra percepción de la probabilidad, y por lo tanto del riesgo, difiere en
algunos aspectos de la pura lógica matemática.

Uno de los riesgos de la predicción es que, al hacer un pronóstico, elaboramos un conjunto
finito de alternativas, creyendo que abarcamos la totalidad de los casos posibles, o, al menos, el
conjunto de los más significativos.

El deseo es otra fuente de distorsión que hace aumentar la percepción de la probabilidad de los
sucesos favorables y disminuir la de los desfavorables.

Por la misma razón nos defendemos de las amenazas del peligro pensando que a nosotros no
nos va a ocurrir eso de tener un accidente de tráfico.

La alteración máxima de lo matemático consiste en la predicción paradójica, o la profecía
autocumplida, también conocida como “efecto Pigmalión”.

Psicología aplicada a la conducción

44

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->