P. 1
Aspectos que deben considerarse en un proceso y/o proyecto de Innovación Tecnológica

Aspectos que deben considerarse en un proceso y/o proyecto de Innovación Tecnológica

|Views: 5.303|Likes:
Publicado porFrancisco Vásquez

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Francisco Vásquez on Jun 05, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/01/2013

pdf

text

original

Aspectos que deben considerarse en un proceso y/o proyecto de Innovación Tecnológica

Cristian Ponce Ch. Rodrigo Sánchez O. Francisco Vásquez A. Javier Verdugo H. Resumen La rápida evolución que ofrecen las tecnologías hace que las empresas fijen sus esfuerzos en adquirir estas para hacer que su negocio sea mucho más eficiente con el solo afán de generar ventajas competitivas frente a sus competidores en su entorno de negocio, es así como la innovación toma un valor sustancial en el desarrollo de las ventajas competitivas que las empresas deben detectar y sobrellevar en esta economía cambiante. Pero sin duda cabe una duda importante cuando quieren abordar los procesos innovadores a su empresa, ¿cuales son los aspectos que debemos considerar? Es aquí, donde este trabajo busca primero establecer el concepto de innovación tecnológica y luego mostrar algunos de los factores claves para este proceso de innovación. Donde destacamos algunos factores claves como, la resistencia al cambio, la estructura del mercado, oportunidad de acceso a la tecnología, Ciclo de vida de la organización, el factor sociocultural, estrategia y la organización, el capital humano y la gestión del conocimiento y el conocimiento de los recursos propios de la organización. Palabras Claves: Innovación Tecnológica, Factores de la Innovación Tecnológica.

Introducción Los avances tecnológicos en las últimas dos décadas han producido continuos cambios sociales dando paso a la “Sociedad de la Información y del Conocimiento“. Sin duda esto ha modificado y replanteado los modelos políticos, económicos y culturales, siendo las organizaciones quienes deben asumir el desafío de preparar se para su actuación en este nuevo escenario. Ante la realidad actual de las empresas o entidades organizacionales,

donde cada vez se hace más exigente la sobrevivencia y subsistencia de ellas, cuando el mundo se hace más estrecho y pequeño ante la proliferación de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) que contribuyen a ello.

La gerencia o el área encargada de los procesos de innovación, está obligada a diseñar y proponer nuevos factores que permitan diferenciar a las empresas y al final contribuir al apalancamiento de éstas hacia la obtención de ventajas competitivas. Dichas ventajas han de estar fundamentadas o basadas en componentes organizacionales (procesos, productos, calidad, mercado, individuos) sujetos a permanente actualización y cambio, como resultado de la aplicación de procesos de innovación. Ante tal situación, la gerencia o área encargada se encuentra comprometida en establecer mecanismos de gestión que permitan fortalecer el proceso innovador de la organización, razón por la cual, es que en este trabajo a través de una revisión documental se pretende presentar razones teóricas y argumentos suficientes que justifiquen a la innovación como un factor clave en el logro de ventajas competitivas en las organizaciones, pero principalmente de terminar y describir los factores o aspectos que sean relevantes en el planteamiento de proyectos de innovación en la organización. El objetivo de este trabajo es presentar algunos factores que deben considerarse en algún proyecto o proceso de innovación, objetivo que lograremos al investigar lo estudiado por diversos autores, de manera de descubrir los factores que se consideraran más importantes.

Algunos aspectos a considerar en el proceso de innovación La innovación tecnológica aparece como una condición esencial para la expansión organizacional, de forma que el cambio tecnológico viene a ser el impulso que está detrás de un crecimiento sostenido. Es decir, la aplicación de conocimientos basados en la tecnología para lograr ventajas competitivas o una posición favorable dentro de los mercados. Así, González y Mandado (1999), indican que la tecnología aplicada una y otra vez a los procesos, incrementa la productividad debido al conocimiento aplicado por los integrantes de la organización. De esta manera, Caliman (1996) afirma que un aspecto importante es la actitud que demuestren las personas hacia la innovación y hacia la tecnología. En contraposición, aparece la resistencia al cambio, que resulta ser de mayor impacto social que tecnológico, teniendo que ser combatidos los estilos de las personas que conforman la organización, puesto que esto conlleva un cambio en su rutina laboral. Difícilmente se pueden adelantar cambios en una organización o empresa si no existe un compromiso de las personas que constituyen la organización al momento de realizar la innovación. Es decir en la medida en que el trabajador internaliza y se hace coparticipe de esos cambios se siente más protagonista de los procesos y no victima de ellos. Robbins (1999), señala que las fuentes de resistencia al cambio son de carácter individual y organizacional. Las fuentes individuales de resistencia al cambio residen en características humanas básicas como las percepciones,

personalidades y necesidades; existiendo cinco razones por las que los individuos pudieran resistirse al cambio que son: hábito, seguridad, factores económicos, temor a lo desconocido y procesamiento selectivo de la información. Además Robbins (1999) indica que las organizaciones, por su naturaleza, son conservadoras, resistiéndose activamente al cambio. Siendo seis las fuentes principales de resistencia organizacional: inercia estructural, enfoque limitado al cambio, inercia de grupo, amenaza a la experiencia, amenaza a las relaciones establecidas de poder y amenaza a las distribuciones establecidas de los recursos. En concordancia con lo anterior García (2002), menciona que dado que las organizaciones están compuestas de muchos individuos, el efecto multiplicador de la resistencia individual hace que la habilidad de una organización para cambiar sea más lenta y difícil de lograr que la de un individuo. No obstante, lo importante es que la organización tenga dicha habilidad para cambiar, ya que si no lo hace, no sobrevivirá. Por lo tanto, la diferencia generacional de las personas en una organización se plantea como uno de los factores importantes a la hora de hablar de la resistencia de estas a las nuevas tecnologías, por lo tanto, influye en como la innovación en base a la tecnología se implanta en una organización. Otro aspecto a considerar en el proceso innovador, es la Estructura del mercado en el cual se sitúa la organización o desarrolla su actividad, donde una mayor concentración posibilita una mayor innovación, ya que las empresas para innovar exigen un cierto

poder de monopolio sobre los resultados de la innovación. Además, éste último determina su mayor tamaño y disponibilidad de recursos y en consecuencia su capacidad para financiar las actividades innovadoras (Scherer y Ross, 1990). Por otra parte, las empresas que operan en sectores con cierto poder de mercado, al tener menos amenazas de competidores potenciales, se ven menos forzadas a innovar (Paricio, 1993). En este caso las empresas pequeñas sobreviven en el mercado compitiendo con las grandes en innovación. La oportunidad de acceso a la tecnología, también es un factor importante a considerar, ya que la innovación puede ser mayor en sectores especializados (tecnología avanzada), ya que estos pueden tener mayores posibilidades de acceso al conocimiento externo y a los avances tecnológicos. La cercanía a la ciencia y a las fuentes de conocimiento externas a la industria tiene un efecto positivo sobre el esfuerzo innovador (Cohen y Levinthal, 1989). Así, un alto porcentaje del conocimiento tecnológico viene incorporado en maquinas, equipos y herramientas. Por este motivo toda innovación tecnológica requiere de un análisis paralelo de inversiones en bienes de capital. Adicionalmente, el nuevo paradigma tecno-económico hace indispensable la administración y el procesamiento de datos e información que, por su volumen e interconectividad, requieren de nuevas tecnologías y de telecomunicaciones. Esto supone una dificultad para las empresas pequeñas, por su falta de recursos, aunque éstas pueden acceder a niveles más elevados de conocimiento científico y tecnológico aprovechando las

posibilidades del personal científico de las universidades y de otros organismos especializados públicos o privados. Además la empresa pequeña habitualmente cuenta con prioridad en las políticas públicas y puede aprovechar las múltiples posibilidades que ofrecen, por ejemplo, los parques tecnológicos (Scheifler, 1994). Como estos factores, el Ciclo de vida por el cual atraviesa la organización también debe ser considerado como un factor importante, ya que es más probable que innoven las empresas más nuevas o que se encuentran en la primera etapa del ciclo de vida del producto, caracterizadas por sus exigencias de creatividad y diseño. Según este enfoque la innovación tecnológica depende más de los avances científicos que de las propias empresas o del mercado y es el empresario emprendedor el que innova independientemente de que la empresa sea grande o pequeña (Aláez, 1992). Así las empresas pequeñas tienen ventajas en las etapas creativas de la innovación. El Factor Sociocultural también es importante, ya que cada cultura o sociedad distribuye de modo diferente la realización de las funciones y el usufructo de sus beneficios. Como la introducción de nuevas tecnologías modifica y reemplaza funciones humanas, cuando los cambios son suficientemente generalizados puede modificar también las relaciones humanas, generando un nuevo orden social. Las tecnologías no son independientes de la cultura, integran con ella un sistema socio-técnico inseparable. Las tecnologías disponibles en una cultura, condicionan su forma de organización, así como la visión de una cultura condiciona las tecnologías que está dispuesta a usar.

En su libro, Los orígenes de la civilización el historiado Gordon, V. (1954) ha desarrollado detalladamente la estrecha vinculación entre la evolución tecnológica y la social de las culturas occidentales, desde sus orígenes prehistóricos hasta un punto semicontemporaneo. McLuhan, M. y Power, B. (1994) ha hecho lo propio para la época contemporánea en el campo más restringido de las tecnologías de las telecomunicaciones. Por lo tanto si estamos convencidos de la prioridad económica, social y política de la innovación, debemos buscar una estrategia integral para unir todas las fuerzas que deben ir hacia adelante en ese complejo proceso de cambio. Una receta simplista para la innovación consiste en repartir responsabilidades entre gobierno y empresas privadas de un país. El sector público debe dedicar recursos a la Investigación + Desarrollo. Estas últimas deben invertir suficientes recursos en laboratorios y centros de I+D sin dejar de lado la innovación. Existen múltiples razones para que una política tan limitada no funcione de una forma efectiva. Las primeras razones son de planteamiento, ya que ni la innovación es sólo responsabilidad de gobierno y empresas; ni pueden las acciones emprenderse por separado; ni tiene sentido un enfoque exclusivamente localista en un mundo global y crecientemente interconectado. La estrategia y la organización no dejan de ser factores claves, ya que, si bien es cierto la innovación es un proceso creativo, esto no quiere decir que sea un proceso desestructurado y anárquico con actuaciones impredecibles. La empresa necesita tener clara cuál es su estrategia,

explicitar sus objetivos, sus planes de acción y esto mismo reza para la innovación tecnológica. La creciente complejidad de la introducción de cambio técnico en las empresas requiere aumentar los niveles de formalización de la gestión, haciendo explicita la necesidad de planes estratégicos tecnológicos y de espacios de interrelación de las personas involucradas en proyectos de innovación. Asimismo, el capital humano y gestión del conocimiento son factores frecuentemente asociados al éxito del proceso de innovación tecnológica en las empresas, en el sentido de poseer personas con talento, es decir, la concepción, desarrollo y aplicación de ideas potencialmente útiles y relevantes para l innovación tecnológica requiere de personas competentes, motivadas y comprometidas con la empresa. La gestión del conocimiento para la innovación tecnológica implica la aceptación del factor conocimiento como la principal fuente de creación de valor. Por lo tanto, el conocimiento como recurso estratégico requiere el diseño de procesos de identificación, búsqueda, selección, transferencia y aplicación del conocimiento relevante para adaptarse y anticiparse a los cambios del entorno o de las formas de producción. El conocimiento de los recursos propios de la organización, también deben ser considerados como un factor importante a la hora de querer innovar, los que pueden ser de tipo financiero, tecnológico, de personal, incluso de reputación, etc. La evaluación realista, comprendiendo las fortalezas y debilidades con respecto a sus competidores, se hace indispensable par las empresas que requieren innovar. De hecho, las campañas con importantes recursos, del tipo que sea, tienen mayor

flexibilidad estratégica y por mayores posibilidades de innovar.

tanto

Conclusión Mediante o estudiado, hemos comprendido que son muchos los factores que deben ser considerados en un proyecto o proceso de innovación, como por ejemplo, la resistencia al cambio de los trabajadores, las oportunidades de acceso a la tecnología, el factor sociocultural, las estrategias y organización de las empresas, entre otros. Sin embargo, existen otro factores que no han sido detallados pero que no dejan de ser importantes, como los son los de tipo medioambientales, las políticas gubernamentales, los impactos sobre los clientes o proveedores, los de carácter jurídico, etc. Sin el análisis previo de estos y otros factores, es muy difícil que el proceso de innovación que se quiera llevar a cabo tenga el fin esperado, ya que para que esto ocurra, y para que la innovación a realizar sea un proceso que tenga un enfoque sistémico, estratégico, alineado con el negocio, realista, proactivo y de carácter participativo, se hace necesario el análisis de todos estos actores o aspectos que influyen en el proceso, y su impacto final sobre los diferentes agentes que participan.

Referencias Bibliográficas 1.- Prosper, B. Factores de innovación para el diseño de nuevos productos en el sector juguetero Editorial. Univ. Politéc. Valencia, ISBN8497056027, 9788497056021. 2.- Garcia, J.V. (2010). Gestión de la Innovación Empresarial Editorial Netbiblo, ISBN8497454774, 9788497454773. 3.- Aláez, R. (1992): “Las PYMES: Una Opción Insuficiente para el Desarrollo Regional en la Era de la Globalización Económica”, Economía Industrial, Marzo-Abril. PP. 7 1-84. 4.- Caliman, A. (1996). Gerencia del Proceso de Desarrollo Tecnológico. Tesis Doctoral. URBE. Maracaibo. Venezuela. 5. - Cohen, W.M. Y LEVINTIJAL, D.A.( 1989): “Innovation and Learning: The Two Faces of R y IY’, Economic Journal, nª 99. pp. 569-596. 6.- García, G. (2002). Management. La Resistencia al Cambio. Como Administrarla. Accedido el 15 de Mayo de 2010 en http://www.sht.com.ar/archivo/Management/cambio.htm. 7.- González, M. y Mandado, E. (1999). La Innovación Tecnológica y su Gestión. MARCOMBO, S.A.A.G. Barcelona. España. 8.- Gordon, V. (1954). Los orígenes de la civilización, Fondo de Cultura Económica, México, cap. V. 9.- McLuhan M. y Powers B. R. (1994). La aldea global. Transformaciones en la vida y los medios de comunicación mundiales en el siglo XXI, Edit. Planeta-Agostini, Barcelona (España), ISBN 84-395-2265-7, p. 26. 10.- Paricio. J. (1993): “Determinantes de la Actividad Tecnológica en la Industria Española”.Revista de Economía Aplicada. vol. l, pp. 103-123. 11.- Robbins, S. (1999). Comportamiento Organizacional. Octava Edición. Editorial Prentice Hall. México. 12.- Scherer, F.M. y Ross, D. (1990): Industrial Market Structure and Economic Performance. Houghton Mifflin Company.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->