P. 1
El paradigma de la Globalización

El paradigma de la Globalización

|Views: 5.056|Likes:
Publicado porTonya Davis

More info:

Published by: Tonya Davis on Jun 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2014

pdf

text

original

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

“El paradigma de la Globalización”
Por: Juan Ojeda Cárdenas1 1.1 Introducción

La globalización económica y social (definida por Ricardo Méndez: 1997:41, como “la aceleración planetaria de la circulación de flujos de intercambios, tecnologías, culturas, informaciones y mensajes”), unida a otras propuestas de política económica aplicadas en nuestros países pobres y periféricos, afecta los ámbitos espaciales, regionales, nacionales y locales y finalmente impacta al territorio, condicionando espacios de prosperidad y lugares en atraso. Por eso las medidas económicas aplicadas inscritas en el Consenso de Washington y que corresponder a una visión de economía neoliberal, han dinamizado nuestros puertos, con un manejo importante de productos importados que son utilizados por empresas grandes o subsidiarias de empresas transnacionales, que realizan parte del proceso productivo en las zonas norte y centro del territorio mexicano. Este proceso ha sido acompañado de políticas de privatización y reestructuración portuaria y por un manejo de un tipo de cambio barato que como dice Antonio Daher es clave en un modelo de economía abierta. Finalmente, este último altera el territorio y beneficia a algunas regiones que empiezan a reactivarse, mientras que otras se ven perjudicadas y caen en un atraso. En esta lógica también se considera la necesidad de hacer eficiente el transporte, que a decir de Hoffman, se convierte en un pilar de la globalización. Debido a esta importancia en este capítulo se hace necesario resumir las principales tendencias de la literatura actual, cuando se define la globalización investigando especialmente cómo se instrumenta este programa, ¿por qué viene acompañado de la liberalización comercial? Y en qué medida este proceso global trae crecimiento o estancamiento en las economías pobres en las cuales se inscribe nuestro trabajo.

1 Con Doctorado en Ciencias Sociales, en la especialidad en Relaciones Internacionales, en la Universidad
Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco de la Ciudad de México. Este artículo forma parte de una trabajo más amplio de investigación. Se reproduce con fines docentes. Se agradece de antemano los comentarios y críticas a los siguientes correos: juannojeda@yahoo.com.mx y juannojeda@hotmail.com.

PÁGINA 86

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

Interesará especialmente encontrar si estas políticas globalizadoras afectan a los países pobres y cómo las medidas aplicadas repercuten en los puertos pobres o medianos de los países en desarrollo. Al entrar al campo de las definiciones inicialmente se encuentra múltiples definiciones, dependiendo de las escuelas de las que emanan. No obstante su diversidad, es notorio registrar que las políticas de globalización afectan todos los ámbitos del desarrollo económico y social de nuestros países pobres y por tanto vienen afectando directamente el transporte y el comportamiento de los puertos medianos y pequeños que tienen las naciones2. ¿La globalización está trayendo crecimiento (denotado también como progreso) o como afirman otros autores pobreza (es decir, exclusión económica y social)?3 Se encuentra en la respuesta a la pregunta anterior una primera controversia, pues la escuela neoliberal sostiene que en el mediano y largo plazo la globalización y apertura de los mercados, aminora la pobreza; aunque algunas veces acelera la desigualdad. Para otras escuelas y autores, el fenómeno globalizador acelera la pobreza y genera nortes “desarrollados” versus sures “atrasados”, diría Oscar Ugarteche4. Esta es la primera pregunta que debe resolverse en el análisis que se presentara más adelante. Una inquietud de esta parte es preguntarse: ¿cómo la globalización acompañada de la apertura comercial y de la privatización, viene afectando a los puertos pobres, en las costas de los países periféricos? No solo interesa conocer si estos fenómenos aumentan o disminuyen la carga comercial, sino como estos efectos de política económica y de mediano plazo afectan el bienestar de
2 Como aparece resumido en el cuadro II-1 de este artículo, se han seleccionado 29 definiciones sobre el
concepto de globalización o mundialización. El concepto es considerado sinónimo en esta investigación, aunque Pierre Veltz(1999) hace una diferencia interesante. 3 Esta pregunta viene aplicada a los países pobres y periféricos, a las regiones de estos mismo países, y a las costas y puertos de países pobres de la economía mundo, en palabras de Wallerstein?. Por tanto esta pregunta tocaría a todos los puertos y ciudades latinoamericanas que tienen puertos y por supuesto a las ciudades-puerto de México. Este análisis puede generar controversias porque la mayoría de puertos latinoamericanos han mejorado su movimiento de carga como lo comprueba la CEPAL, Baird, Hoffman. Martner y otros. 4 Oscar Ugarteche, 1997:22, dice: la globalización es una palabra que incluye diversos conceptos desde la generación al acceso de la información hasta la integración de los mercados de bienes, servicios, capitales y trabajo”.”La globalización es un fenómeno entre países ricos y para ser más exactos, para los sectores ricos dentro de los países ricos. Es decir, abre un norte en el mismo norte y un sur en el mismo norte, así como un norte en el Sur y un sur en el sur”.

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

los habitantes de las ciudades y de los puertos. Los efectos son de dos tipos: en principio interesa saber que pasa al interior de los puertos, observando si los trabajadores, los sindicatos, el mismo Gobierno y los empresarios se favorecen o se perjudican con las medidas aplicadas; pero también interesa de qué manera estas políticas afectan a la ciudad portuaria (ciudad-puerto), especialmente en la medida que el puerto irradia a la ciudad y tanto los habitantes, como los gremios, las empresas instaladas y otros actores económicos y sociales, ganan o pierden con la privatización y la apertura comercial, que se realiza en las ciudades portuarias. En este análisis se deduce la confrontación de dos paradigmas: uno preocupado por la eficiencia y la rentabilidad y otro por conciliar la privatización con el bienestar de las mayorías que habitan en la ciudad y el puerto y que exigen de parte de las empresas asumir el estandarte de la responsabilidad social. Esta interrogante considera una idea sistémica (pensando en un sistema portuario) y no considera que el puerto es solo un centro de negocios en competencia, sino que los puertos deben comprometerse también con el desarrollo regional de la ciudad en donde se instala. De esta manera, el tema se vuelve complejo, ya que incorpora para el análisis a una multiplicidad de variables que afectan con distinta velocidad y sincronía al desarrollo de los puertos. Se trata por tanto, en generar objetivos ambiciosos que deben ser documentados con alguna evidencia empírica de los casos de puertos analizados. El balance permitirá comparar los resultados conseguidos con el caso de los cuatro puertos de México, que son el centro de esta investigación, probando la “exclusión” o “progreso”, de los puertos elegidos para el estudio. 1.2 Definiciones de globalización En la década de los ochenta y noventa del Siglo XX el paradigma económico

denominado “neoliberal” se impuso en el mundo, afectando a todos los campos de la vida económica y social (incluyendo al transporte). Sus impactos también tocaron el campo regional, reduciendo los radios de maniobras que tenían los estados nacionales en la época conocida como del modelo sustitutivo de importaciones y que permitía políticas y proyectos de carácter interno, que buscaban desarrollar desde adentro, los países con políticas centralistas y planificadoras, que pensaban fundamentalmente más en el

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

mercado interno que en el externo. Fue la época del estado centralista, fuerte, dominante y que planificadamente dirigía la economía, bajo el principio de un estado rector. En la actualidad “los malestares de la globalización”, según Stiglitz, o “las heridas” que dejan las políticas globalizadoras, han sido estudiadas por numerosos investigadores, organizándose un debate en donde las izquierdas y las derechas se enfrentan: las primeras defendiendo modelos alternativos que propugnan, por ejemplo, por federalizar los estados nacionales, mientras que el paradigma dominante, que es avalado por la ideología conservadora (FMI, BID, BM, OCDE, CEPAL y otros) sigue recomendando recetas económicas de carácter económico, acompañado de políticas sociales de compensación de los “heridos y perdedores” de esta política5. Esta disputa de paradigmas es visto desde los distintos campos. Historiadores como por ejemplo como Jeffrey Williamson (WIDER, 5 de setiembre, 2002) hablan de doscientos años de globalización. Zaki Laidi (1997:12-13) prefiere utilizar el concepto de mundialización, expresado como un movimiento planetario en que las sociedades renegocian su relación con el espacio y el tiempo, por medio de concatenaciones que ponen en acción una proximidad planetaria bajo su forma territorial (el fin de la geografía), simbólica y temporal. Este fin de la geografía va acompañado de una revaluación de los territorios, argumenta Zaki Laidi. Para José Antonio Ocampo (2001:2-3), la globalización tiene raíces históricas profundas con un avance en las últimas décadas particularmente rápido. Según Oscar Mascarilla (junio de 2005:486)”gran parte de la dinámica de la globalización origina una creciente polarización y desigualdad en los países y entre ellos, lo cual imprime la necesidad de mecanismos de compensación política y social razonables (federalismo global, en palabras de Rodrik). En el cuadro I-1, se presenta el significado de la globalización para algunos autores seleccionados.
5 En el caso de la CEPAL hay que aclarar que si bien es cierto acepta el paradigma neoliberal y las medidas
del Consenso de Washington, se registra en sus numerosos trabajos distintos aportes que pretenden corregir el modelo y superar las deficiencias que el mismo tiene en la región. Por ello los variados trabajos que publican demostrarían un pensamiento económico latinoamericano que también recoge propuestas alternativas. De esa manera se entiende que se publiquen los trabajos de Rodrik, Boiser, Ibarra, Ros, Stiglitz, Bouzas, Rodríguez, Ocampo, Lustig, entre otros, que critican las medidas aplicadas y tratan de buscar nuevas metodologías y políticas alternativas. Parte de este nuevo pensamiento aparece publicado en la revista de la CEPAL y en la serie de cuadernos que publican sobre múltiples temas de controversia. En el tema del transporte y de los puertos en el anexo No 5 de esta tesis se registra los principales trabajos publicados reflejando la CEPAL, de nuevo no solo una línea de pensamiento.

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

Cuadro I-1 algunos significados de la globalización Autores CEPAL, mayo 2002:17 Concepto acerca de la globalización Es de carácter histórico y multidimensional y se refiere a la creciente gravitación de los procesos financieros, económicos, ambientales, políticos, sociales y culturales de alcance mundial en los de carácter regional, nacional y local. Javier Martínez, Se habla de mundialización como creciente interdependencia de las 2001:41 economías nacionales grandes. Se considera la constitución de un mercado único. Hay una realidad de la globalización, hay una ideología de la globalización y hay una política de la globalización (política neoliberal). BID, 2002:27-28 El proceso de globalización dista mucho de ser un fenómeno nuevo. La globalización se hizo muy evidente en la creciente participación de los flujos de intercambio comercial, financiero y de inversión extranjera directa. En el producto mundial, la fuerte presencia de las empresas multinacionales y la creciente importancia de las corrientes migratorias. Luis Jorge Garay La globalización es un proceso dialéctico, contradictorio, desigual, (1999:10) heterogéneo, discontinuo, asincrónico de naturaleza estructural de largo plazo que se desarrolla bajo el papel catalizador del país ejecentro de gravedad del sistema en su conjunto y se reproduce en las diferentes esferas de acción, expresión, reflexión y comportamiento de las sociedades internacionales: la economía, la política y la cultura. Jorge Arias, octubre Suele designar un proceso planetario de ampliación, profundización y 2004: 856-873 aceleración de las interconexiones en todos y cada uno de los aspectos (económicos, tecnológicos, ideológicos, políticos) de la vida social, proceso que está generando una proliferación de debates académicos. Larry Burkhalter, El termino globalización se ha utilizado para designar el profundo 1999:46 proceso de transformación comercial, institucional y tecnológica que está ocurriendo en la economía internacional. La globalización económica es la interdependencia entre los factores de producción de distintos países, resultante de los esfuerzos colectivos por obtener materias primas, producir componentes, proporcionar servicios de montaje y distribución de productos que se venderán en todo el mundo. Joachim Hirsch, Cuando se habla de globalización puede diferenciarse varios niveles: diciembre de 1998:84- en lo técnico, en lo político, en lo ideológico-cultural; y en lo económico. 85 En lo económico, el concepto hacer referencia a la liberalización del tráfico de mercancías, servicios, dinero y capitales; a la internacionalización de la producción y también a la posición cada vez más dominante de las empresas multinacionales. Arturo La mundialización es el conjunto de procesos que permiten producir, Anguiano,1995:392distribuir y consumir bienes y servicios a partir de estructuras de 397 valorización de factores de producción materiales e inmateriales organizados sobre bases mundiales, para mercados mundiales reglamentados por normas y estándares mundiales. La mundialización, entonces no solamente acarrea la universalización del mercado y de la economía, sino igualmente la exclusión de regiones enteras constituidas por países que ya no cuentan ni económica ni políticamente para los estados del Norte ni para las grandes empresas mundializadas. Fuente: En base a los autores antes citados.

PÁGINA 86

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

También Ricardo Petrella (1997) considera “que el mundo global es el resultado de una profunda reorganización de la economía y de la sociedad en lo que se ha dado en llamar” Primer Mundo” (los países capitalistas desarrollados de Occidente), el ”Segundo Mundo” (las economías comunistas bajo comando estatal y el ”Tercer Mundo” (los países subdesarrollados y pobres de América Latina, África, Asia). Esta división del mundo en estas tres regiones económicas es cada vez menos valida6. La insuficiencia para entender la mundialización llevo a Petrella a presentar el cuadro II-2, que revisa con un criterio amplio las diversas categorías que contiene el concepto de mundialización (ver cuadro I-2).
Cuadro I-2: conceptos de mundialización Categorías 1. Mundialización de las finanzas y de la propiedad del capital 2. Mundialización de mercados y estrategias en competencia particular 3. Mundialización de la tecnología y de la investigación y desarrollo y el saber. 4. Mundialización de los modos de vida y modelos de consumo: mundialización de la cultura 5. Mundialización de las capacidades de regulación y gobierno 6. Mundialización como unificación política del mundo Principales elementos/procesos Desregulación de los mercados financieros, movilidad internacional del capital, aumento de las fusiones y compras; y la mundialización de las acciones esta en una fase inicial. Integración de actividades comerciales en escala mundial, creación en el exterior de operaciones integradas (incluyendo investigación y desarrollo y financiación. Búsqueda mundial de componentes, alianzas estratégicas. La tecnología es el catalizador primario: el desarrollo de la tecnología para las telecomunicaciones y la información permite y entre las firmas diferentes: la mundialización como proceso de universalización del taylorismo/producción magra. Transferencia de los modos de vida predominantes. El papel de los medios de información. Transformación de la cultura en “alimentos culturales’, productos culturales. Las reglas del GATT aplicadas a los flujos culturales.

Disminución del papel de los gobiernos y parlamentos nacionales Intentos de crear una nueva generación de reglas e instituciones para el gobierno mundial. Análisis centrado en el estado de la integración de las sociedades mundiales en un sistema económico y político mundial dirigido por un poder central.

6 Efectivamente ya que el “Segundo Mundo” ha sufrido grandes transformaciones y transiciones a economías
de mercado.

PÁGINA 86

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

7. Mundialización como percepción y conciencia

Proceso sociocultural centrado en una sola tierra el movimiento mundialista. Ciudadanos planetarios.

Fuente: Riccardo Petrella, en base a: W. Ruigrok y R. Tulder. “The Ideology of Interdependence”. Disertación Doctoral. Universidad de Ámsterdam, junio de 1993.

De los planteamientos presentados comprobamos que el fenómeno de globalización o mundialización tiene muchas aristas e interpretaciones, que demuestran lo complejo del tema, por lo que se requiere más especificidad si se trata de probar los impactos que traen estos fenómenos en los puertos de zonas periféricas. A partir de los distintos significados de la globalización a continuación se presentará el paradigma neoliberal que ha sido instrumentado en la región latinoamericana bajo el denominado “Consenso de Washington”7. 1.3. El Paradigma neoliberal y el Consenso de Washington ¿Cuáles son los principios que fundamentan la política neoliberal y que conformar un paradigma duro en la economía y las ciencias sociales actuales? De acuerdo a Enrique Dussel, los principales conceptos y la filosofía del pensamiento neoliberal quedan expresados en las siguientes ideas centrales (E. Dussel, diciembre 1997-enero 1998:68-72): a. La ciencia social debe desligarse de la historia y de experiencias históricas como la justicia de esta índole, y cualquier tipo de planeación económica y social. b. La evolución cultural o darwinismo social se basa en la convicción de que el proceso histórico es un proceso de evolución selectiva, de sobrevivencia de los individuos. c. El pensamiento neoliberal parte de la libertad de los individuos y de su propiedad privada, los cuales mediante las reglas otorgadas por la competencia, forman a las respectivas sociedades. la llevan a

7Como es sabido el Consenso de Washington se centra en la ortodoxia fiscal, la liberación y el recorte del
papel del estado, hablándose también de “reforma estructural”. Como lo anota Rosemary Thorp este término aparece por John Williamson y ha traído fuertes críticas y profundos malentendidos. Williamson en 1997 escribió: el motivo que me llevo a compilar el Consenso de Washington fue sencillamente documentar e informar sobre el cambio en las actitudes de política económica que estaba teniendo lugar en América Latina, pero al parecer Washington todavía no había detectado. Este fue un calificativo que causó desagrado porque sugería implícitamente que el consenso en materia de política económica provenía de Washington o se imponía de allí (ver: R. Thorp, 1998, p.243).

PÁGINA 86

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

d. El mercado es la principal institución económica, social y política del pensamiento
neoliberal. En este los individuos se enfrentan a los precios como señales de mercado que reflejan las reglas de juego sociales y económicas. El mercado, por definición, es una utopía ante la información imperfecta; sin embargo, el otro extremo del mercado es el caos y la planificación perfecta que no permiten la evolución cultural mencionada. También, los precios se convierten en una utopía ya que depende de tantos eventos desconocidos que nunca será conocido por un ser humano, sino solo por Dios.

e. Desde esta perspectiva, el pensamiento neoliberal, además de justificador del
statu quo y de no considerar ni el tiempo ni el espacio en el desarrollo de los individuos y sociedades, se convierte en un pensamiento polarizador: el mercado o las economías planificadas, el capitalismo o el socialismo, la libertad de los individuos o el caos (E. Dussel, p.69). Bajo esa visión de principios, es que se entiende el ya mencionado Consenso de Washington cuyo menú de opciones se sintetiza de la siguiente forma (E. Dussel: 71): f. El mercado mundial y la globalización como únicos marcos de referencia.

g. La implantación de un estado minimalista
h. El control de la inflación como requisito necesario para el desarrollo económico i. j. La reducción del déficit fiscal como condición para el desarrollo económico El sector privado como motor del desarrollo económico

k. La orientación hacía las exportaciones del aparato productivo l. La privatización como fuente de recursos y de reestructuración económica

m. El libre comercio como única forma de alcanzar el máximo bienestar8.
1.4. La globalización, la apertura comercial y el territorio

La idea de libre comercio expresada en el punto h. nos lleva a reflexionar respecto al concepto de apertura de los mercados y nos pone en el centro del tema de la

8 Un artículo más reciente de Federico Novello 2003:125) considera que los propósitos del mismo Consenso
son los siguientes:1) establecer la disciplina fiscal, 2) priorizar el gasto público en educación y salud, 3) llevar a cabo reformas tributarias, 4) establecer tasa de interés positivas determinadas por el mercado, 5) lograr tipos de cambio competitivos, 6) desarrollar políticas comerciales liberales, 7) brindar una mayor apertura a la inversión extranjera, 8) privatizar las empresa públicas, 9) llevar a cabo una profunda desregulación y 10) garantizar la protección de la propiedad privada.

PÁGINA 86

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

globalización, como política que afecta al mundo en que vivimos y que es concebido por distintos autores como “una aldea global”. Este avance permitirá después ir entendiendo el problema regional de los países pobres y su exclusión, como política natural de los países centrales y de las empresas grandes denominadas multinacionales. Para C. Martner la: “globalización de los procesos productivos y sociales a escala mundial, la formación de bloques de naciones integrados económicamente y la rápida apertura comercial de los países periféricos son elementos determinantes en la conformación de nuevos patrones de organización del territorio” (C. Martner, 29 de julio de 1998:23). D. Hiernaux, por su parte, define a la globalización como: “un proceso inherente al a que la esencia misma del proceso

funcionamiento mismo del capitalismo, en cuanto

de acumulación implicó tendencias de expansión a nivel internacional desde las primeras fases del capitalismo “(C. Martner, Ibid: 24, a partir de Hiernaux, 1993). Para A. Giddens: “el proceso de globalización es la intensificación de las relaciones sociales en todo el mundo por las que se enlazan lugares lejanos de tal manera que los acontecimientos locales están configurados por acontecimientos que ocurren a muchos kilómetros de distancia o viceversa” “por ello,… “quien estudie las ciudades actuales en cualquier lugar del mundo, sabe que lo que sucede en un barrio local seguramente ha sido influenciado por otros factores- como pueden ser la economía mundial o los mercados de productos- que operan a una distancia indefinida, lejos del barrio en cuestión”. “Y a título de ejemplo C. Martner pone el siguiente caso:” la creciente prosperidad del área urbana de Singapur podría estar causalmente relacionada a través de una complicada red de conexiones económicas mundiales al empobrecimiento de un barrio de Pittsburgh, cuyos productos locales no son competitivos en los mercados mundiales (C. Martner, 29 de julio de 1998:25, en base a Giddens, pp.67-68). John Saxe Fernández también analiza el tema de la globalización: “entendiendo este largo proceso multisecular de la internalización económica, fenómeno cuya evolución se ha registrado durante los últimos cinco siglos y que ha estado íntimamente vinculado con el desarrollo capitalista que es intrínsecamente expansivo (John Saxe F., septiembreoctubre 1998:31). Este autor aclara mejor su concepto al decir:”si por globalización entendemos la existencia de una economía internacional abierta de grandes y crecientes flujos

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

comerciales y de inversión de capital entre las naciones, entonces no es un fenómeno nuevo, inédito e irreversible” (John Saxe, ibid, pp.31 y 32). Afirma: “México y América Latina nunca han dejado de estar insertos en la economía internacional” “Las únicas economías americanas no integradas al esquema de la globalización fueron ciertamente la del período anterior a la conquista europea del hemisferio occidental” “La historia de la economía internacional es larga y sumamente compleja” “No es un proceso lineal ya que en ella se detectan fácilmente períodos de apertura y de proteccionismo, como podrá comprobar quien las revise desde mediados del siglo XIX al presente” (J. Saxe, ibid: 32). La globalización y la apertura comercial impacta a las regiones y nos lleva a elaborar un marco de referencia más amplio, para poder revisar con cuidado lo que pasa en las regiones periféricas y los avances teóricos y metodológicos sobre el tema. Teóricamente Milton Santos (marzo 2000:159) sobre este tema afirma:”el entendimiento de la estructura y funcionamiento del mundo pasa por la comprensión del papel del fenómeno técnico, en sus manifestaciones actuales, dentro del proceso de producción de una inteligencia planetaria” ” entre esas manifestaciones queremos destacar, dice Milton Santos, la emergencia de una unicidad técnica, de una unicidad del tiempo (con la convergencia de los momentos) y de una unidad del motor de la vida económica y social. Esas tres unicidades son la base del fenómeno de globalización y de las transformaciones contemporáneas del espacio geográfico” (Milton Santos, 2000:159). Del análisis precedente es deducible la necesidad de entender lo que está pasando en el mundo, explicado por la crisis de los paradigmas de las ciencias sociales, por los problemas que tiene la economía y las dificultades de conocer y explicarse el atraso regional de muchos lugares del orbe, que son excluídos del progreso. Es por lo anterior, que se da la necesidad de construir un nuevo paradigma que por los menos señale las líneas maestras, para entender los fenómenos actuales y se pueda, a partir de ello, sugerir políticas de cambio estructural, que como dice Boiser, tengan en cuenta al individuo sometido en el atraso y sin posibilidades de alcanzar la modernidad, que el mismo proceso difunde9.
9 Ver al respecto el reciente trabajo de Sergio Bosier. ”Desarrollo territorial y descentralización. El desarrollo
en el lugar y en las manos de la gente”. Revista EURE, Vol. XXX, No 90, Santiago de Chile, septiembre 2004, pp. 27-40. Boisier en otro trabajo (agosto 2005:50-51) confirma que: “la globalización corresponde a una fase del desarrollo del capitalismo y como tal, tiene una conducta sistémica que opera por encima de las voluntades individuales o colectivas, pero tal característica no la hace ingobernable; el territorio desempeña en la globalización, o en esta etapa del capitalismo, un papel más importante que en el pasado”. Concluye diciendo: “no hay que confundir el territorio con la distancia, ni la geografía con el mapa. Con toda razón, Bateson (2002) decía: “el nombre no es la cosa nombrada ni el mapa es el territorio”.

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

Precisamente las ideas de Boiser son retomadas en otro trabajo del mismo autor, en donde separa la idea de crecimiento, de la del desarrollo (Boiser, agosto 2005:51). Para ello acude a una cita de Perroux de 1950 cuando decía: “El hecho, burdo pero sólido, es este: el crecimiento no aparece en todas partes a la vez; se manifiesta en puntos o polos de crecimiento, con intensidades variables; se esparce por diversos canales y con efectos terminales variables para el conjunto de la economía” (Boiser, 2005: 51). De lo cual el profesor Boiser concluye en que el desarrollo es claramente un fenómeno local, en un sentido geográfico y también sistémico, y no nacional en el mismo sentido, y que el concepto de desarrollo global es solo una abstracción construida sobre promedios. De esta manera el autor concluye que cuando se habla de un “país desarrollado” rara vez lo es en toda su superficie y bien se podría decir que un país desarrollado es aquel que tiene una elevada proporción de su superficie territorial y de su población en tal condición (Boiser, 2005:51). En conclusión, para Sergio Boiser se produce una geografía del desarrollo rara vez uniforme, comúnmente con la forma de archipiélago, en el extremo, con la forma de la dicotomía centro/periferia (Boiser, 2005: 51. Estos planteamientos especialmente en lo que concierne al archipiélago hacen recordar los trabajos de Pierre Veltz, ya reseñados anteriormente. En suma, y sabiendo la importancia que cumple las regiones en su relación con los puertos, es menester adelantar concretamente la tipología que presenta Boiser cuando define el desarrollo local, en base a la estructura industrial y que ha cristalizado en tres visiones (Boiser, 2005:52-53): i) el distrito industrial a la italiana; ii) el medio innovador “a la francesa” y iii) los clúster “a la americana”. Estos tres paradigmas vigentes serán retomados más adelante cuando se investigue la relación de los puertos y el desarrollo regional y como un puerto se integra a una ciudad y de qué manera podría este puerto reactivarse e iniciar su despegue. Adelantaríamos que sobre esta propuesta existe dos alternativas y corrientes: la primera que cree que desarrollando el puerto indirectamente se inicia el despegue de la ciudad en donde se instala el puerto; la segunda, siguiendo a Tofol Tofal (agosto de 2000), la que afirma que si una ciudad costera en sus costas atrae inversiones y empresas directamente

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

favorecerá el desarrollo del puerto, por lo que las políticas que buscan desarrollar los puertos debe partir de la ciudad y no al revés del puerto. La discusión respecto a que es primero: un puerto o es primero la ciudad nos lleva a una polémica importante, ya que en muchos países como México se ha pensado que los puertos se dinamizan por que ellos solos desarrollan y aumentan su carga atrayendo indirectamente las inversiones y empresas que se ven favorecidas con este despegue. De acuerdo a la historia de los puertos mexicanos se comprobará que en el discurso oficial se preocuparon mucho los gobiernos de desarrollar los puertos en forma autónoma, sin pensar que es la ciudad y la región la que hace al puerto y no al revés. En el caso de los puertos del mundo desarrollado los casos de Long Beach-Los Ángeles en la Costa Oeste de los Estados Unidos y en el caso de Barcelona de España, se demostraría que es primero la ciudad la que crece y la que luego indirectamente favorece al puerto, apoyando su despegue, ya que las empresas instaladas en su entorno necesitan productos importados para la dinámica de sus procesos industriales y se asegura de esa manera cumplir con las empresas trasnacionales y con los mercados mundiales a los cuales se deben. En conclusión, la idea del desarrollo visto desde el lado global o local, esconde las concepciones territoriales defendidas por paradigmas que entran en contradicción y en donde las regiones, las ciudades y los puertos reflejan las pugnas de intereses que se dan expresadas en políticas de gobierno, que procuran el crecimiento más que el desarrollo, pensando en que las mejoras en los indicadores económicos automáticamente se reflejarán en los ámbitos sociales, aspecto crítico que exige políticas focalizadas adicionales, que superen los rezagos sociales que estas mismas políticas condicionan. Es por lo mismo que en la sección siguiente se sintetizan las principales argumentaciones ”en pro” y “en contra” de la globalización, de la apertura comercial y del crecimiento. ¿Porqué las políticas de apertura comercial y de estabilidad macroeconómica generan una desigualdad que trae “ricos” y “pobres” o en palabras de Ulrich Beck porqué las políticas en cuestión traen “ricos globalizados” y “pobres localizados’?. ¿Es la polarización económica y social, natural al modelo actual? 2.5. Crecimiento, pobreza y apertura comercial

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

Dentro de los temas más discutidos en la teoría económica,

esta preguntarse si la

apertura comercial (también llamada liberación comercial), trae crecimiento económico (o no) en los países pobres y por ello disminuye (o aumenta) la pobreza. La pregunta se ubica en el contexto de los países pobres y periféricos que se insertan al mundo globalizado, con políticas como las ya referidas en los apartados anteriores. Al respecto, existen dos posiciones claramente diferenciadas. La primera, la que afirma que los países pobres que se incorporan al mundo globalizado y aplican medidas de apertura comercial inician un crecimiento económico permanente y en un corto y mediano plazos disminuyen su pobreza (tanto en el ámbito urbano como rural). Las segundas (Rodrik; Oxfam, 2002; Campodónico; Stiglich; Ugarteche; Watkins; Shaikh; y otros) que afirman que la globalización y apertura comercial indiscriminada lo que ocasiona es un crecimiento muy bajo y un aumento y polarización de la pobreza urbana o rural, siendo este “remedio peor que la enfermedad”. En el primer caso el discurso corresponde a una posición de corte neoclásico que es defendida por muchos economistas e instituciones internacionales dentro de los que están: Bhagati, Edward, Samuelson, Krueger, FMI, Banco Mundial, OECD, BID, GATT, OMC, UNCTAD, entre otros. Esta opinión es también avalada por políticas que dictan los Ministerios de Economía y Hacienda en los distintos países latinoamericanos y se han convertido en la regla de los Programas del FMI y de BM, que se firman en todos los países, mediante “Carta de Intención” y que exigen medidas de apertura comercial.

Las políticas que comulgan con este credo de apertura comercial o de liberación comercial han sido aplicadas en casi todos los países latinoamericanos y se ha expresado en apertura de mercados y disminución de aranceles. Autores como Eduardo Lora del BID, partidario de la apertura comercial (diciembre 2001:33), demuestra que los aranceles en promedio en México fueron reduciéndose en coherencia con estas políticas, siendo: 34.0 % en 1985 y registrando el 10.1 % en promedio en 1999, como se puede apreciar en el cuadro adjunto I-3. Cuadro I-3: Arancel promedio de México luego de la apertura comercial (19851999)

198 5

198 6

198 7

198 8

198 9

199 0

199 1

199 2

PÁGINA 88

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

34.0 199 3 13.0

27.8 199 4 13.0

11.3 199 5 12.6

10.6 199 6 13.1

13.1 199 7 13.1

10.6 199 8 13.3

13.1 199 9 10.1

13.1

Fuente: Eduardo Lora.”Las reformas estructurales en América Latina: ¿Que se ha reformado y como medirlo? BID. Diciembre 2001, p.33.

En el análisis latinoamericano el mismo Lora comprueba también como la disminución de aranceles, reflejo de la acelerada apertura comercial, afectó a países como Colombia (disminuyó sus aranceles de 83 % en 1985 a 11.8 % en 1999), Costa Rica (de 53% a 3.3%), Ecuador (de 50 % a 12.9 %), Guatemala (de 50% a 7.6%), Perú (de 64% a 13%) y Venezuela de 30% a 12.6 %, entre los principales. Ello significa que la liberación de fronteras y de mercados de los países, aplicando la política de apertura comercial, como una estrategia masiva, facilitó el ingreso de las importaciones y se reflejó en las facilidades que los países otorgaron para que ingresen mercaderías extranjeras a nuestros países, siendo mercaderías o insumos que competían en el mercado nacional en precios, calidad y servicios, desplazando las compras que tradicionalmente hacían los consumidores de productos nacionales. Como se analizará más adelante, la experiencia de los puertos de México, reflejo de esta apertura comercial, demostrará que se movilizaron por los puertos mexicanos una carga contenerizada de 1 903,845 teus en el año 2004, que contrasta con los 104, 429 teus de 198210. De esta manera podría demostrarse que de manera global y macroeconómica fue positiva la apertura comercial y privatización registrada en los puertos mexicanos, como un caso paradigmático para los países en desarrollo11.
10 La carga contenerizada movilizada en los puertos en los 23 años experimentó un aumento espectacular de

14.1 %. Lo que demostraría inicialmente que la apertura comercial fue beneficiosa para México. ¿Qué relación tuvo este crecimiento de carga contenedorizada con el crecimiento económico del país y cómo este crecimiento tan singular benefició o perjudicó a los pobres que habitan en las ciudades y puertos del país, son cuestiones claves que ayudarían a enriquecer la literatura mexicana, que en general alaba los procesos de privatización realizados, que se demuestran por los logros económicos que alcanzan los puertos. ¿No será que estos beneficios no llegan a los pobres y concentraron el ingreso polarizando aún más a las economías de nuestros países? De esta manera probar los beneficios de la apertura comercial en México que han sido concentrados en puertos como Manzanillo y Veracruz y que no han impactado en el nivel de vida de las gentes que viven en las ciudades y puertos, sería un aporte importante para la literatura especializada, que está preocupada en descubrir porqué la globalización y la apertura comercial no llega directamente (principalmente en ingreso y en empleos) a los más pobres de los pobres? 11 En este caso hay coincidencia con los estudios de Lustig y Szekely, 1998; Banco Mundial, 2001a; Appendini, 1994, quiénes sustentan el informe de Oxfam, 2002: 136 cuando afirman:”México resume las características del éxito en la aplicación de los principios de la apertura comercial”. ”Sin embargo, el país ha combinado su rápida liberalización con una creciente desigualdad y un pobre historial en las reducción de la pobreza”. ”El diseño del programa de liberación ha contribuido a agravar el problema” (ver: Oxfam Internacional, 2002: 136).

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

Deberá probarse en qué medida este dinámico crecimiento favoreció o no a los territorios mexicanos y se expresó en un crecimiento económico que apoyó a los pobres urbanos y rurales de todo México. No se olvide que de acuerdo a la literatura reciente, muchos especialistas hablan de tres México: el del Norte, el del centro y del Sur. ¿Qué territorios se beneficiaron y cuáles se perjudicaron, qué regiones fueron favorecidas y cuáles se atrasaron y por último, qué puertos: “ganaron” y cuáles de los puertos “perdieron”? Todos son temas álgidos que comprobarían que la apertura comercial benefició a unos territorios como los del Norte y perjudicó a otros especialmente del Sur y sureste Mexicano, demostrándose que muchos pobres se mantienen en ese estado, pese a las políticas globalizadoras aplicadas, que en palabras de Carlos Salinas, Presidente de México (19881994), buscaron insertar al país en el Primer Mundo. En general, como lo muestra México y el análisis de las políticas latinoamericanas, los gobernantes de la región buscaron insertarse “en el primer mundo”, con una competencia globalizada que arruinó en muchos casos a empresas nativas y que les exigió que para sobrevivir fue necesario que el capital nacional de sus países se fusionara con el capital extranjero, transformando y creando nuevas empresas de característica globales. En resumen, estas políticas que creen en la apertura comercial han considerado que la manera de crecer, desarrollarse y aumentar sus mercados en los países pobres es abriendo sus fronteras y liberalizando sus economías como paso previo para mejorar sus niveles de vida y abatir el nivel de pobreza de las gentes. Un balance de estos resultados puede ser realizado más adelante, comparando las políticas aplicadas con los resultados conseguidos. La segunda concepción y que critica a la liberalización, es la que afirma que la política de liberalización comercial no disminuyen la pobreza sino al revés aumenta la misma, polarizando la economía de los países pobres y periféricos (ver: OXFAM Internacional, 2002:122-148). El planteamiento se sustenta en los trabajos de Rodrik, quien estudió en uno de sus trabajos que cuando las barreras a las importaciones se consideraban aisladamente como un indicador de apertura, se evaporaba toda relación significativa con el crecimiento (ver: Oxfam, 002; 129, en base a Rodríguez y Rodrik, 1999). Es decir, no existía relación ni positiva ni de ninguna clase entre las políticas defendidas por el FMI y el Banco Mundial y los resultados políticos anticipados (Oxfam, 2002:129).

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

En esta discusión no se elimina la posibilidad de “que exista correlación entre apertura comercial y crecimiento”. “Varios estudios al respecto, demuestran que la apertura, medida por los ingresos correspondientes al comercio, favorecen el crecimiento a largo plazo (Oxfam Internacional, 2002:130, en base a Frankel y Romel, 1999)”.”Sin embargo, hay que indicar que asociación no es lo mismo que causalidad: es posible que los países participen más del comercio porque crecen más rápidamente”. “La única conclusión que puede extraerse con certeza es que los países tienden a hacerse más abiertos a medida que se hacen más ricos” (en Oxfam, 2002:130, en base a Rodrik, 2001b)12. De este análisis se extrae la siguiente conclusión (Oxfam, 2002:137):”Bajo casi cualquier conjunto de condiciones concebibles, la liberalización del comercio generará ganadores y perdedores”. “Pero son siempre las personas pobres las que figuran habitualmente entre los perdedores”. ¿Cuál es la explicación de que ocurra esto? . El mismo estudio de Oxfam elaborado por Kevin Watkins, 2002:137) dice: “Como frecuentemente carecen de los activos (se entiende los pobres), los conocimientos y acceso a los mercados necesarios para sacar ventaja de las nuevas oportunidades, les será difícil unirse a los ganadores”.”El grado en el que las mujeres se beneficien estará determinado por lo que producen y por la división del trabajo entre hombres y mujeres”.” No hay garantía alguna de que un incremento del crecimiento permita a los pobres ponerse al mismo nivel o a las mujeres participar de los beneficios del crecimiento”. En el cuadro I-4 se resumen algunos planteamientos respecto a la apertura comercial, probando que algunas autores e instituciones internacionales afirman que la apertura comercial reduce la pobreza; mientras que otros autores señalan que la apertura comercial y liberación de los mercados viene empobreciendo y polarizando aún más las sociedades latinoamericanas, con grandes grupos de población que en el mundo globalizado aparecen excluídos. La paradoja y los mitos sobre el libre comercio, siguen siendo cuestiones no resueltas que perjudican (¿o benefician?) al desarrollo latinoamericano y mexicano.
Cuadro I-4 12 Dani Rodrik utilizando la misma información que el estudio del Banco Mundial para clasificar los primeros
40 países, desde el punto de vista del incremento de las importaciones en sus PIB y de las reducciones arancelarias durante los períodos que van desde 1980 hasta 1984 y desde 1995 hasta 1997 demostró un descenso constante en los índices de crecimiento, de un 4% en 1975 a un 2.5 % en 1985 y a menos de un 2% en 1995(Ver: Oxfam, 2002:130).

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

Posiciones divergentes o convergentes sobre la apertura comercial y su impacto en la pobreza y el crecimiento: ¿qué dicen los autores y las instituciones? Autores y referencia Shan-Jin Wei, FMI, Finanzas y Desarrollo, septiembre de 2002:26-29 Posición crítica sobre la apertura comercial o liberación comercial La relación negativa entre apertura y desigualdad es algo más que una mera correlación: un incremento en la apertura comercial crea oportunidades para reducir la desigualdad entre el ingreso urbano y el rural. Nuestros datos indican que, en las zonas de China con mayor apertura, el crecimiento es más rápido que en las más cerradas. A juzgar por este resultado, la desigualdad entre las regiones debe haber aumentado como resultado del espectacular incremento de la apertura. Sin embargo, todas las regiones de China, incluidas las menos abiertas, han crecido en forma relativamente rápida en los 20 últimos años. Rodrik señala en un viejo artículo que la medición del grado de apertura por la relación entre exportaciones e importaciones sobre el PIB y la deducción de que su crecimiento es el principio de una aceleración del aumento de ese PIB puede ser errónea. La apertura no se reduce a las leyes del mercado sin intervención alguna. La relación entre la tasa de crecimiento y la apertura al comercio internacional es compleja. El crecimiento más elevado puede ser producto de una mejora en el funcionamiento de las instituciones, de una política industrial activa y coherente que controle la apertura, del Estado y de la estructura de la economía. Las malas instituciones conducen a un crecimiento nulo, sea cual fuere el grado de apertura. Se argumenta que la evidencia empírica no respalda la relación entre liberalización comercial y crecimiento más rápido. Se concluye que, por el contrario, casi todas las experiencias exitosas de crecimiento orientado a las exportaciones han sido el resultado de un comercio selectivo y de políticas de industrialización. Hasta tal punto que no “hay ejemplos de países que hayan logrado altas tasas de crecimiento y de exportaciones con las políticas de liberalización general (Shaikh cita a: Agosin y Tussic, 1993, p. 26; Rodrik, 2001, p.7). Esto es válido no solo para la última época sino también para el pasado lejano, cuando los países que hoy son ricos estaban ascendiendo por la escala del éxito. Pues recurrieron intensamente a la protección del comercio y a los subsidios, ignoraron las leyes de patentes y de propiedad intelectual y, en general, solo defendieron el libre comercio cuando les daba ventajas económicas. De hecho, los países ricos mantienen muchas de estas políticas aún hoy en día (Shaikh cita a: Agosin y Tussier, 1993, p. 25; Rodrik, 2001, p. 11). La manera más segura para ayudar más a a los pobres es continuar la apertura comercial. El rápido crecimiento económico ha estado crecientemente vinculado al éxito de las exportaciones, aunque este se ha dado en el marco de estrategias de política comercial muy variadas (p.36). En efecto, no hay una relación estrecha entre crecimiento de las exportaciones y régimen comercial liberal (UNCTAD y Rodríguez y Rodrik). Asimismo, como se indica en la extensa literatura sobre el este de Asia, los casos de elevado crecimiento económico han ido acompañados de mecanismos de intervención estatal en el

Pierre Salama, Comercio Exterior, enero 2006: 2032

Anwar Shaikh, 5 de abril de 2003

Mike Moore, Organización Mundial del Comercio (en Shaikh, abril 2003. CEPAL, Brasilia, 6 al 10 de mayo de 2002: 36

PÁGINA 87

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

Mario La Fuente y Pedro Sainz, Revista de la CEPAL, No75, diciembre 2001:161-170

Andrew Berg y Anne Krueger. FMI, Finanzas y Desarrollo, septiembre de 2002,pp. 16,18 y 19.

comercio exterior, el sector financiero y la tecnología. Según Rodrik (1999ª,2001ª), el rápido crecimiento de los países en desarrollo ha coincidido con diversas combinaciones de ortodoxia económica y “herejías locales”. Los autores critican a Dollar D. y A. Kraay (2000). ”Growth is good for the poor”. Banco Mundial, Washington, marzo, utilizando la base de datos latinoamericanos. Se concluye que América Latina decreció en términos de PIB por habitante en los años ochenta y creció lentamente en los noventa, De allí que la pregunta pertinente acerca de los ochenta es si el decrecimiento perjudicó el ingreso del resto de los estratos, En la gran mayoría de los países los perjudicó más. (p.170). Una de las críticas más comunes a la liberalización del comercio y la globalización, particularmente en los países en desarrollo, es que deprimen los salarios y desplazan empleos hacía las economías de bajos salarios. Quienes así piensan ven en todo este proceso la aparición de una “economía de explotación “en la que las empresas obligan a los trabajadores de todo el mundo a competir entre sí en una carrera descendente para ver quien aceptará las prestaciones y los salarios más bajos. Existen razones muy sólidas para suponer que la liberalización del comercio beneficiará a los pobres, por lo menos en la misma medida que al ciudadano medio. La liberalización del comercio tiende a reducir las rentas monopólicas y el valor de las conexiones con la burocracia y el poder político. En los países en desarrollo, cabe esperar que aumenten los salarios relativos de los trabajadores menos calificados. La liberalización de la agricultura puede incrementar los ingresos rurales (relativamente bajos). No obstante, si con la liberalización del comercio empeora la distribución del ingreso, es posible que no favorezca la reducción de la pobreza, a pesar de su efecto positivo sobre el crecimiento. (p.18). La apertura no es una “varita mágica”: en el crecimiento y la reducción de la pobreza intervienen muchos otros factores. El comercio es solo un aspecto del proceso de desarrollo (p.19).

Fuente: Elaboración del autor

En conclusión, genera controversia saber si la apertura comercial beneficia o perjudica a los pobres, ya que los autores consultados de las diversas escuelas de pensamiento, no se ponen de acuerdo y no coinciden en sus resultados, fruto de las evidencia empíricas que traen los procesos. En un fenómeno general que se aplica como política económica en todos los países en desarrollo, con resultados contradictorios y disímiles de la misma política, cuando se comparan los resultados de estas medidas en regiones costeras, regiones centrales o regiones limítrofes con las fronteras del Norte, como es el caso de México. Esta insatisfacción de las políticas aplicadas han llevado a plantear nuevas agendas en donde predomina el descontento social que dará las bases para la gestación de un nuevo orden internacional y balancear la idea la eficiencia con la equidad y bienestar social que se vuelven en las asignaturas pendiente a mediados de la primera década del Siglo XXI. ¿Finalmente serán los nuevos enfoques y paradigmas en el campo

PÁGINA 88

CAPÍTULO II: EL PARADIGMA DE LA GLOBALIZACIÓN

del transporte y de los puertos los que nos pueden ayudar a plantear mejor los problemas?. En general es necesario ampliar nuestra mirada, bajo una perspectiva no solo económica, sino también social, incluyendo aspectos poco investigados como son los de las relaciones internacionales, que también ayudan a explicar los aspectos del comercio marítimo y dominio económicos y marítimo que tienen las principales potencias del orbe, como será desarrollado en futuras colaboraciones.

PÁGINA 87

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->