P. 1
Teoría Critica

Teoría Critica

|Views: 5.698|Likes:
Publicado porserkelyn623

More info:

Published by: serkelyn623 on Jun 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/02/2013

pdf

text

original

T EORÍAS C ONTEMPORÁNEAS E DUCACIÓN

ENSAYO

DE LA

Tema: Análisis de la teoría crítica, su estructura

La teoría crítica es una de las teorías educativas de la enseñanza y desde la óptica o perspectiva de Moore posee una finalidad, naturaleza del conocimiento, naturaleza del educando, método y puede ser sometida a una crítica y evaluación. El punto de partida es determinar cuáles son los objetivos o la finalidad de la educación desde la óptica de la teoría crítica. A continuación se desarrollará la teoría crítica desde la óptica de McLaren (1984) abordando la teoría desde la perspectiva de Moore como se indicó. Finalidad u objetivo de la teoría. La teoría crítica sostiene que la escuela ha fungido como un espacio meramente instruccional. Sin embargo, al margen de esta concepción conservadora y tradicionalista, desde el punto de vista de MacLaren “los teóricos de la educación crítica han comenzado a ver a la escuela como una empresa resueltamente política y cultural, como arenas culturales donde una heterogeneidad de formas sociales e ideológicas suelen enfrentarse en una lucha irremisible por la dominación”. De igual forma, la teoría crítica sostiene que la escuela siempre se han desempeñado como medio donde se reproduce la dominación y hegemonía por parte de los grupos de poder políticoeconómico, espacios donde se “racionaliza la industria del conocimiento en estratos divididos de clase, que reproducen el racismo, y el sexismo que fragmentan las relaciones sociales mediante el énfasis en la competitividad y el etnocentrismo cultural”. De manera que, de lo anterior se desprende que se replantea el papel de la escuela como mero espacio instructivo al afirmarse que también son espacios políticos y culturales y que por tal motivo la finalidad de la educación es la de lograr una “transformación social y emancipación donde los estudiantes sean educados no solo para ser pensadores críticos, sino también para ver el mundo como un lugar donde sus acciones pueden tener efecto”. Observamos aquí que la educación tiene como finalidad desarrollar consciencia social para transformar las desigualdades e injusticias sociales, es decir, una participación activa para las transformaciones sociales y así lograr una sociedad más igualitaria y solidaria.

Naturaleza del estudiante Desde la perspectiva de la enseñanza crítica “los hombres y las mujeres no son en esencia libres, habitan en un asimetrías de poder y privilegios”. Naturaleza del conocimiento Desde la óptica del teórico crítico Henry Giroux el cuál es citado por McLaren, el conocimiento debe tener una aplicación sociopolítica, lo llama conocimiento directivo y pretende que este conocimiento ayude a los estudiantes a reconocer “la función social de las formas particulares del conocimiento”. Además, el conocimiento es una construcción social o subjetividad, es decir, “que el mundo en el que vivimos es construido simbólicamente por la mente merced a la interacción social con otros y que es profundamente dependiente de la cultura, del contexto, de las costumbres y de la especificidad histórica”. Por otra parte, el conocimiento además está “arraigado a los nexos de relaciones de poder”. Es decir, las diversas formas de conocimiento comprendidas curricularmente a menudo medida a los grupos de poder hegemónicos. El conocimiento también es emancipatorio, desde la óptica de Habermas, es similar al conocimiento directivo con la variante de que se trata de conciliar el conocimiento técnico y práctico. El conocimiento antes de ser crítico debe ser significativo Método El método de la teoría crítica se centra en una reflexión crítica del entorno social, político y económico, como lo expresa textualmente MacLaren, a través del método crítico reflexivo se logra “proporcionar a los estudiantes un modelo que les permita examinar los fundamentos político, sociales y económicos subyacentes en la sociedad”. De manera que, el método crítico en el proceso de enseñanza y aprendizaje está implicado un “proceso de comprensión y examen, un proceso donde se estimule a los alumnos a reflexionar, indagar, de reflejan y legitimizan en buena mundo repleto de contradicciones y

crítica; también debería ser un proceso de construcción del conocimiento, de creación de instrumentos de posibilidad”. Aunado a lo anterior, McLaren cita a Phillip Corrigan y retoma el enfoque que la pedagogía crítica debería tener y señala que a los estudiantes deben desarrollar de manera sistemática tres etapas de un proceso: desarrollar un negativismo pedagógico, es decir, “dudar de todo y tratar de identificar aquellas formas de poder y control”. La segunda etapa del proceso es desarrollar en los alumnos la habilidad de “hacerse juicios acerca de las formas de poder y control”. Como etapa última de este proceso tenemos que a los estudiantes se les debe ayudar a “afirmar sus juicios”, es decir, que los alumnos posean un lenguaje para la conceptualización de sus juicios. Para desarrollar cada una de las etapas mencionadas anteriormente, se tiene que permitir que dentro del aula de clases se desarrolle el hábito de “nombrar”, es decir, “identificar y definir aquellas relaciones sociales y económicas que afectan la vida de los estudiantes”. También es necesario que los estudiantes se cuestionen sobre cómo codifican las creencias valores y supuestos que utilizan para darle sentido a su mundo. Evaluación de la teoría crítica A lo largo del desarrollo de la teoría crítica como lo aborda McLaren (1984), retomando las contribuciones a la teoría crítica de diversos teóricos como Habermas, Corrigan, y Giroux, se desprende que la teoría crítica cuenta con todos los elementos que debe poseer una teoría desde la óptica de Moore (1987), como una finalidad de la teoría, naturaleza del conocimiento, naturaleza del educando y una metodología. Hay una coherencia y lógica en la manera como se presenta, de tal forma que se hace evidente por ejemplo, que desde la óptica de la teoría crítica se da énfasis al papel de la educación como espacio de punto de partida para realizar la tarea de emprender una transformación del orden social, económico y político. Sin embargo, se evidencia que no se aborda de manera muy detallada

el proceso de enseñanza aprendizaje dentro del aula de clases. Sin embargo, considero que la teoría no deja de tener pertinencia en la sociedad ya que su enfoque es práctico, aboga por un conocimiento y aprendizaje significativo para posteriormente alcanzar una visión crítica del entorno social que impele al sujeto a la acción emancipadora de su condición subordinada ante quienes detentan el poder y hegemonía económica, política y social. Por otro lado, se pude observar cierta dosis de utopía en la teoría crítica ya que uno de las pretensiones a la que aspira es una sociedad igualitaria, justa, libre de opresión de las clases dominantes y hegemónicas. Sin embargo, su contenido no deja de ser coherente, lógico y socialmente pertinente ya que uno de los objetivos de la teoría educativa es lograr que el individuo sea un agente crítico y activo en la sociedad. Una de las observaciones con respecto a la teoría crítica desde la óptica de McLaren, es el hecho de que no se proporciona detalles o se concretiza quién debería por ejemplo realizar el trabajo de conceptualizar “los juicios” como parte del proceso metodológico de la teoría crítica. Sin embargo, se observa que tiene coincidencia en algunos aspectos con la teoría del constructivismo en lo que corresponde a la naturaleza del conocimiento ya que por ejemplo, la teoría crítica señala que dicho conocimiento se construye socialmente, “es una construcción social profundamente arraigada en los nexos de relaciones de poder, es decir, producto del acuerdo o consentimiento entre los individuos que viven relaciones sociales particulares”. También, se observa que la teoría crítica es integral ya que señala que es pertinente una conciliación entre el conocimiento técnico basado en las ciencias naturales el cuál utiliza “métodos analíticos hipotético-deductivos o empíricos” y el conocimiento práctico, entiéndase práctico como “una aplicación sociopolítica del conocimiento” el cuál es adquirido mediante descripción y análisis, en forma histórica o de desarrollo de las situaciones sociales”. De lo anterior se desprende que no hay una teoría única de la educación, todas son complementarias unas de otras, de manera que, la teoría crítica hace importantes contribuciones a la teoría de la enseñanza ya que replantea el

papel de la educación en la sociedad, establece métodos de la construcción del conocimiento y el papel crítico y activo del estudiante dándole a la teoría crítica una dimensión social pertinente.

Bibliografía McLaren, P. (1984). La vida en las escuelas: Una introducción a la pedagogía crítica en los fundamentos de la educación. México: Siglo XXI/UNAM. Moore, T. W., (1987), Introducción a la filosofía de la educación, México: Trillas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->