Está en la página 1de 2

U ¿V cultiva il¡'. l¡i cuntí ...

trajo Ja semilla de M éxico al valle de Chicama , en el norle de la Cosía Peruana, donde ya se fabricaba azúcar en el año 1561.

El escritor Ricardo Palma, en una de sus Tradiciones, se ñaló que en 1570, ya habían algunos campos sembrados con caña. De acuerdo a Goibit /, (1937), lo más probable
es que la variedad Creóle o Criolla, única conocida en c.sc entonces, fue introducida un poco antes de 1570.

Durante la colonia, los cultivos de la ca ña de azúcar se expandieron y se mantuvieron florecientes en toda la costa y en algunos va l l e s interandino :; de la sierra, especial
men le en áreas de los actuales departamentos de Huánuco, Cajamarca y Ayacucho.

La apreciable disminuci ón de la población indígena, ocurrida después de la conquista del Perú por los españoles, ocasionó la escasez de mano de obra necesaria para el trabajo
en los campos. Para resolver e s t e problema, se trajeron negros, comprados como esclavos. I. ,a jir.u I K icni i.i dr. mano de: obla lia con:,111 nido un problema con.'. lantr , lia:. la
( juc en el presente sigl o, se logró atraer a pobladores cíe la Siena. uficejóndolc ..'; mr.joi e:, < ondiriones dr. vida. '

En la publicaci ón de la Unión de Productores de Azúcar del Perú (1945) también se menciona al historiador Garland, quien en su estudio sobre la «Industria Azucarera
Peruana», ci t ó los datos concernientes a la distribución de la producción de azúcar en el país a fines del s i g l o XVIII, los cuales se habían publicado en una edición del Mercurio
Peruano, en 1793. Estos dalos indican que el lotal de la producción estaba concentrada sobre lodo en los valles de Chancay, Lima y Cañete, en la costa central, donde ascendía
aproximadamente a 6000 t. El desarrollo de estos valles trajo como consecuencia la decadencia de la producción en otros, como el de Chicama en la costa norte donde en tiempos
anteriores existieron alrededor de 40 fábricas de azúcar.

La mayor parte de la producci ón se consumía en el país. Se exportaban alrededor de 1 000 t a Chile, 400 t a Argentina y 1 00 t a Ecuador.

Durante la época del Virreinato, la producción fue unas veces apoyada y otras obstaculizadas por los Virreyes y Reyes que se iban
Ucsiii'i'dlla ilc ¡u linlusíi'iti Aittccii'ci'ii en la Cosía Peruana ' -

sucediendo y que promulgaban diferentes medidas, algunas de transitorio.


Mediante la Real C édula de 1570, se extendieron al Perú pri por medio de los cuales se declaraban inembargables a las maquin los ingenios, así como a los esclavos.

Éntrelas medidas opuestas al cultivo, figura una emitida e por el Virrey Príncipe de Esquiladle, estableciendo que, desde L distancia mínima a la que se podían ubicar los
ingenios era de 30 ki medida opuesta lúe la dictada por el Virrey Ladrón de Guevara er prohibiendo la producción de aguardiente de caña. Esta última i pudo haberse tomado con el
deseo de impedir la competencia < industria de España. Algunos también sostienen que era con el prc de no perjudicar los hábitos y la salud de la población indígena.

-i Kpoca Republicana

El Sielo

Ln la historia de la industria azucarera peruana, pueden dist in tres per íodos durante el siglo XIX:

1) desde la declaraci ón de la Independencia hasta mediad siglo,

2) desde mediados de s i g l o hasta la guerra del Pac ífico,


3) desde el fin de esta guerra hasta fines de siglo.

En el primer per íodo, toda la agricultura y consecucntcmer c u l t i v o de caña y la producción de azúcar, se vieron sujetas a las cont devastaciones causadas por las guerras. Estas
fueron la guerra p Independencia y las guerras c i v i l e s que le siguieron y que surgiere los primeros años de anarquía política que v i v i ó el país republicano.