Está en la página 1de 3

Otros indicios

Al realizar la revisión de la entrevista DEEP SHIELD, los colaboradores de


http://www.holmestead.ca/ descubrieron aquello que, en los países de habla inglesa se
denomina “the smoking gun”, es decir, el arma del crimen aún latente: el estudio
interdisciplinario de casi 1000 hojas “Policy Implications of Greenhouse Warning:
Mitigation, Adaptation and the Science Base” de la National Academ of Science del año
1992 apenas deja duda alguna en sus recomendaciones al gobierno de EE.UU. de cómo
se debe tratar el problema del inminente colapso climático. El estudio, que fue sostenido
por toda una lista de institutos, universidades, laboratorios nacionales y consorcios de
renombre, destaca inequívocamente el calentamiento global como el problema
medioambiental más urgente del presente. De acuerdo con el estudio, se recomendó toda
una serie de técnicas aparentemente apropiadas para bloquear la luz solar que llega
desmesuradamente a la tierra. Con el máximo énfasis se presenta un procedimiento que
ampliamente es congruente con la Patente de Welsbach de Chang y Shih. Para poder
disminuir el calentamiento de la atmósfera terrestre, deben esparcirse partículas
reflectantes en la estratosfera, como por ejemplo aluminio.

La Academy of Sciences propone al respecto dispersar las partículas reflectantes de polvo


a la máxima altura mediante aviones. La Patente de Welsbach que justamente se había
concedido un año antes (1991), propaga el mismo contenido de una forma asombrosa. Da
la impresión de que la renombrada Academy of Sciences llevara a cabo publicidad
encubierta para el propietario de la patente, Hughes Aerospace.

Acciones de esparcimiento en Suiza

Aunque el cielo de Basilea, durante todo el verano, había sido modificado artificialmente
debido a las acciones de esparcimiento, el fenómeno de los chemtrails no apareció en la
prensa. En los EE.UU., donde el tema de los chemtrails, así como la aparición de nubes
están documentadas en cientos de webs, incluso hubo un avance por parte de Dennis
Kucinich, el candidado democráta a la presidencia y diputado al congreso por el estado
de Ohio, quién en el 2001 y 2002 solicitó en el Congreso una prohibición amplia de los
sistemas de armas empleadas mundialmente entre las que Dennis también incluyó a los
chemtrails. En la primera semana del 06/03, Kucinich se manifestó en Santa Cruz con las
palabras: “CHEMTRAILS ARE REAL!”. No obstante, también en los EE.UU. el tema se
ignora por parte de las grandes agencias de noticias y apenas se aborda por los periódicos
de renombre. Si se hacen consultas públicas a las autoridades que controlan los vuelos, o
a las oficinas de medio ambiente de los aeropuertos, las reacciones son casi siempre las
mismas. Parece ser que existe una estrategia de réplica. En principio se siguen 5 pasos
para las respuestas: 1. Negar que existen chemtrails. Si el solicitante se muestra
insatisfecho o sigue insistiendo, viene: 2. poner en duda los argumentos presentados y
ridiculizar las declaraciones de los testigos. En el caso de seguir insistiendo: 3. en
principio confirmar la existencia de chemtrails, pero minimizar su significado 4. remiten
a maniobras militares, cuya finalidad es desconocida 5. negarse a cualquier otra
declaración a causa de reglamentos vigentes relacionados con la seguridad nacional. Es
interesante el hecho de que para cada uno de los puntos haya un gran número de testigos.
¿Por qué es un tema secreto?

El esparcimiento de los chemtrails infringe innumerables reglamentos internacionales


sobre el medio ambiente y choca con cuestiones fundamentales de la soberanía nacional,
así como con cuestiones relacionadas con la protección del propio espacio aéreo. Poner
en circulaciones aviones “anónimos” es ilegal incluso en tiempos de guerra, pero lo que
los despegues y aterrizajes deberían producirse exclusivamente en aeropuertos militares
de una potencia extranjera, que sobre un territorio goce de amplios derechos soberanos,
como p.ej. Alemania. Aquí se podría tratar exclusivamente de las Fuerzas Aéreas
Norteamericanas. A ello se añaden cuestiones de peso relacionadas con la responsabilidad
jurídica en el caso de la aportación de pruebas de daños en el ser humano (enfermedades,
problemas psíquicos) y en el medio ambiente (cuestiones de responsabilidad dentro del
Derecho Internacional. ¿Cómo se va a hacer frente a las demandas e indemnizaciones por
daños y perjuicios de grupos ecologistas, así como también frente a las reacciones
públicas de indignación? Por la magnitud de los problemas que se originarían, se
recomienda para ello naturalmente un procedimiento secreto, que en caso necesario, se
vinculará con la estrategia de “negación plausible” dentro de las relaciones públicas. Si se
hicieran publicas las interconexiones , esto llevaría con una limitada probabilidad en
seguridad, a la suspensión del programa chemtrail, al menos en Europa.

Argumentos en contra poco convincentes

En el contexto de las “estrategias en contra” por parte de las autoridades (especialmente


en los EE.UU.), hay que hacer referencia a dos de los argumentos más frecuentemente
presentados de aquellos que lo que desmienten. Estos argumentos se pueden desmontar
tras una cuidadosa observación: Por un lado, siempre se remite a las formas de aparición
extremadamente diversas (consistencia, duración de disolución) de estelas de
condensación normales. Aquí se pueden observar con un poco de paciencia en un día de
chemtrails innumerables aviones, que o no dejan ningún tipo de estelas de condensación
o dejan unas completamente distintas aunque estén circulando por el mismo lugar y a una
altura comparable a la de los aviones “fumigadores”. A diferencia de ello, los vuelos
chemtrails producen siempre gruesas estelas de condensación, que no se disuelven tras
pocos segundos o minutos, sino que ellas mismas empiezan a formar bancos de niebla.
Las autoridades también destacan que hay muchos tipos diferentes de nubes naturales.
Las formaciones de nubes chemtrail se pueden, sin embargo, diferenciar de las naturales:
dejan intacta la estela original del vuelo durante horas. Se extienden en un período de 2 a
5 horas hasta formar una cubierta cada vez más cerrada, primero de color blanco y
después, grisácea. Frente a la expectativa de lluvia y, consecuentemente, a un aumento de
humedad en el aire, en los días que hay chemtrails cae el higrómetro a unos valores más
bajos situados entre el 30 y 35%. Además, generalmente, de esas nubes nunca cae lluvia.
Estas nubes que se forman a lo largo de un día con chemtrails son sin contorno y
estriadas. Por otro lado, las autoridades remiten a la existencia de numerosas rutas de
vuelo. También aquí son muy llamativas las acciones de los chemtrails: se forman grupos
de 5 – 15 aviones, de 1 ó 2 pilotos y siempre muestran el mismo comportamiento de
vuelo. Se cruzan de allá para acá y dejan estelas paralelas, tipo rejilla o cruces.
Beneficios de miles de millones para la industria

El proyecto climático mundial de los chemtrails es un negocio de miles de millones de


costes, y al respecto no hay duda alguna. A pesar de estos costes, se lleva a cabo porque
es altamente rentable. La industria gana más que lo que en el cielo se esparce. El negocio
de los chemtrails podría ser un Joint-Venture entre la industria petrolero, farmacéutica y
militar.

¿Control mental con Psychotrails?

Justamente en este tema hay que contar con la premisa oculta de los llamados dual-active
systems, sistemas que junto al efecto sobre el control climático, poseen otros cofactores
desconocidos. Por ello se piensa en agentes activos de la industria farmacéutica, que
quizá podrían tener un efecto sedante, en todo caso en el sentido de un mind-controlling.

Este tipo de sospecha surge sabiendo que tales ensayos de masas ya se hicieron en San
Francisco a principios de los años 60 y que ha sido comprobado con la desclasificación
de las actas del FBI. Las series de esparcimiento de los chemtrails se siguen realizando a
un ritmo semanal. Principalmente se esparce por la noche para que la niebla esparcida se
eleve a través de las capas de aire más calientes, así como en las primeras horas de la
mañana. Dado que en los días despejados, la radiación ultravioleta aumenta
considerablemente es cuando se realizan los esparcimientos. La mejor hora de
observación es por la mañana temprano en aquellos días en los que la previsión
meteorológica ha anunciado un tiempo soleado y despejado.
http://chemtrails.foroactivo.com/que-son-los-chemtrails-f4/que-son-los-chemtrails-t3.htm