Está en la página 1de 4

Alguien se dio cuenta de estos fenómenos tan extraños?

En los países que antes he mencionado se están preocupando realmente de lo que está
pasando en sus cielos y además observan con asombro los cambios climáticos que tienen.
Solo hay que echar una mirada a las inundaciones de Alemania, Suiza, Austria. En
España, Portugal.. ¿qué pasa? Sequía total y en las útlimas semanas tornados en
Barcelona... y qué decis del Katrina de Nueva Orleans.

Es un tema muy muy amplio. Yo de momento os dejo un breve resumen de lo que sé. Si
estáis interesados os voy pasando más información y eso sí pediría a todo el mundo que
se preocupe del Medio Ambiente, de la Salud... que observe este fenómeno y que
fotografie con cámara digital estas estelas. Es algo que nos interesa a todos divulgar, por
nuestro propio bien y el de nuestros padres e hijos.

¿De qué trata éste fenómeno? ¿Es una conspiración? Se trata de los cientos o miles de
aviones diarios que sobrevuelan las ciudades de todo el mundo, arrojando materiales que
nadie sabe que son.

Pasan todos a una altura entre 6.000 y 11.000 metros y, por tanto, no van al aeropuerto de
tu ciudad. Y se identifican muy fácil: dejan unas largas colas blancas que, en ocasiones,
tardan horas en desaparecer. Pero "el aparato de desinformación" ha hecho bien sus
deberes: todo el mundo piensa que esas largas colas son estelas de vapor de agua, como
consecuencia de la diferencia entre la temperatura ambiental y el calor producido por los
motores a reacción. Pero cuando es vapor de agua solo está visible unos 30 segundos,
mientras que lo que sueltan esos aviones se queda visible durante horas y después termina
formando unas nubes extrañas que cubren parcialmente el cielo, en forma de cruces
(como si estuvieran sembrado). Hay miles de personas en todo el mundo que los están
viendo y fotografiando, pero no son suficientes para poder "destapar" lo que realmente
está pasando. Nos están rociando continuamente con productos químicos: los que mas
han avanzado (algunos canadienses) y han podido analizar muestras hablan de bario,
aluminio y otras sustancias muy poco inofensivas para la salud pública. Personalmente
los veo cada día, tengo cientos de fotos. Y como yo, todo el que mire al cielo los verá.Y
ahí surgen tres preguntas básicas: la primera es: ¿Será verdad?

Y si lo es: ¿Qué es lo que nos están echando? y ¿Quién nos lo está echando?

La primera duda razonable es verificar que realmente esto está pasando o no. Y para ello
tan solo hay que mirar al cielo. Obviamente debe ser de día y con el cielo despejado, sino
no se ven, que no significa que no sigan trabajando. Desde las plazas abiertas, los áticos y
las playas, por ejemplo, se pueden ver casi continuamente en todas las ciudades,
pequeñas o grandes del mundo entero. Y la segunda y tercera pregunta: ¿Qué es y quién
lo hace? las dejo para que cada uno aporte su punto de vista. Hay varias teorias donde se
proponen distintas autorias, desde la industria farmacéutica, hasta el proyecto HAARP,
pasando por control de la población, cambio climático o naves estraterrestres. Me
encantaría escuchar opiniones de las personas de este foro.En Alemania, el año pasado,
hubo una alarma tremenda, porque una famosa revista Raum & Zeit (Espacio &
Tiempo)publicó por primera vez este tema en la Edición de enero/febrero con el título de
“la destrucción del cielo”. La gente empezó a observar los cielos y el Ministerio de
Medio Ambiente alemán se colapsó de escritos y llamadas, por que tuvo que responder
con un escrito oficial, que está publicado en su web de marzo 2004. En este escrito se
niega absolutamente todo y dicen que no existen pruebas contundentes de chemtrails con
las fotos que se aportan. Dan unas explicaciones muy extensas y científicas sobre las
estelas de los aviones y confirman que las pruebas que analizan no contienen elementos
tóxicos. Así mismo lo confirman las Fuerzas Aéreas. No obstante, sí reconocen que
existieron y existen dentro del campo científico diferentes ideas teóricas para introducir
en la atmósfera diferentes elementos (como óxido de aluminio, aluminio aleaciones de
hierro, etc.) y así poder proteger el clima. Sin embargo esto no se pudo llevar a cabo
dentro de la Geo-engineering, ni siquiera a efectos experimentales, dado que no se sabe la
eficacia que tendría, así como por las dudas que existen e inseguridades. Asimismo los
gastos serían inmensos, porque tendría que realizarse a nivel global y de forma continúa.
Finalmente desmienten todas las explicaciones de dicho artículo y revista. La revista
contaba lo siguiente: Al parecer estos chemtrails son dispersados para aminorar el efecto
invernadero. Asimismo la revista explica que de ello no resulta ningún efecto invernadero
ni modificación alguna, sino que estas modificaciones del clima han sido provocadas
realmente de forma artificial por el proyecto Haarp de los rusos (desde 1976) y por el de
los norteamericanos en Alaska. La teoría del efecto invernadero se puso en circulación
para tapar lo que realmente sucede con los proyectos Haarp. Sobre la PATENTE
WELSBACH dice:De entrada quisiera aclarar que los chemtrails que se forman en el
cielo son producidos por grupos de aviones que van en grupos de 5 a 15 y según miles de
testigos se cruzan tanto por zonas rurales como por ciudades, cuya altura es como
mínimo de 6.000 m. Los aviones que se emplean son aviones Boeing militares y aviones
regulares de múltiples líneas aéreas internacionales. El líquido es conducido desde
tanques a presión mediante un sistema de conducción en toberas pulverizadoras a lo largo
de los bordes de las alas.
Estos tanques van soldados en los WCs del avión y en los tanques del combustible. No se
llegan a mezclar con el combustible por haber aparecido compuestos químicos no
deseados y efectos secundarios. Una vez que se han formado los chemtrails se convierten
lentamente, pero constante en una masa similar a una nube, que en el cielo parece espuma
láctea. Las famosas estelas de condensación van creando cada vez más bancos de niebla.
Tras 2 a 5 horas se forma una capa de niebla y nubes en la zona del cielo por la que han
cruzado los aviones. Tras todas estas operaciones queda un cielo con bancos de niebla.
Curiosamente tras pocas horas la temperatura puede bajar hasta 7 grados y
simultáneamente la humedad del aire puede caer de forma uniforme hasta llegar al 30%.
El frío y la sequedad creada puede durar varios días. Lo más llamativo del “White Skies”
es la característica de que el cielo pierde su tono azulado y tan solo puede verse una
banda blanca y pálida en el horizonte, que en el mejor de los casos obtiene un tono
marrón por los combustibles fósiles. A veces no vuelve el clima típico de la temporada
hasta una semana después. Entonces es cuando se comienza con la siguiente acción de
pulverización. ¿Qué se esconde tras todo esto? Desde hace como mínimo 12 años se
buscan estrategias para la catástrofe de clima ya pronosticada en varias ocasiones. En
marzo de 1991 se presentaron 2 investigadores norteamericanos de origen chino, Davi
Chang y I-Fu Shih en el registro de patentes norteamericano para la obtención de la
patente para el enriquecimiento estratosférico “Welsbach” a fin de reducir el
calentamiento global (“Patente de Welsbach”). El usufructario comercial y peticionario
era el gigante de aviación Hughes Aerospace de los Angeles. Ambos investigadores
habían encontrado la solución para el calentamiento de la tierra. A este espantoso
problema, sobre el cual ya estaréis enterados, ambos investigadores recomendaron liberar
en la estratosfera las partículas Welsbach por medio de una substancia portadora. Las
partículas Welsbach son óxidos de metal que transforman el calor en ondas infrarrojas
cerca de la tierra. Estas ondas son desviadas luego al espacio, de forma que se genera el
efecto de enfriamiento deseado. De acuerdo con la descripción de la patente únicamente
hay que añadir partículas de metal al combustible de los aviones a reacción, de forma que
las partículas son expulsadas por los motores durante el proceso de combustión.
Principalmente se trata de óxidos de aluminio en forma pulverizada, así como sales de
bario, que son las intensas blancas estelas que se ven en el cielo. Estas partículas de metal
cumplen dos funciones: Por un lado provocan que el calor emitido por la tierra sea
transformado en luz por medio de un procedimiento fotoquímico altamente complicado y
posteriormente en radiaciones infrarrojas. Finalmente son desviadas al espacio. Por otro
lado la luz solar entrante refracta en el polvo de aluminio y consecuentemente es
reflejada. Por si no fuera poco, la patente Welsbach incluye que las partículas dispersadas
conservan su eficacia durante un año, si la zona ha sido suficientemente saturada. Este
invento fue comprobado por simulaciones llevadas a cabo por ordenador. Las
simulaciones confirmaron las tesis de los dos bioquímicos y predijeron un grado de
efectividad de 1 al 2%. Se calculó que esto sería suficiente para restringir el
calentamiento de la tierra en un 85% e incluso que este resultado permitiría duplicar la
expulsión de combustibles fósiles por un período de tiempo de 50 años sin consecuencias
negativas.

Este es el motivo para la decisión de Bush contra el protocolo de Kyoto. Los costes
financieros para ello son asumibles. Aunque anualmente, el proyecto chemtrail cueste mil
millones de dólares, esto supone un bajo importe comparado con los beneficios que
aportará y que entraran anualmente en las cajas de la industria petrolera, química y
militar. La decisión final para llevar a cabo este arriesgado proyecto se debió tomar
cuando el Dr. Edward Teller, fundador del laboratorio Livermore y padre de la bomba de
hidrógeno (ya fallecido en el 2003 a la edad de 95 años en California, de origen judío) se
sumó al proyecto. Este recomendó realizar amplios ensayos de pilotaje, primero en
territorio norteamericano y luego en los “estados amigos”. En Mayo del 2000 se presentó
la patente Welsbach al International Panel on Climate Change (IPCC). Este gremio
internacional está compuesto por varios cientos de investigadores del clima, que
regularmente dan conferencias bajo el patrocinio de la ONU. La mayoría de los expertos
dio su visto bueno al proyecto.(William Thomas: Stoken Skies, October 2001.
http://www.earthisland.org/eijournal/new_articles.cfm?articleID=585&journalID=64 ).

El único inconveniente era ese cielo blanquecino tras la pulverización y que podía poner
en peligro el secreto de la manipulación del clima, dado que algunas personas conscientes
del medio ambiente podrían darse cuenta e irse al carajo su gran proyecto.

Ensayos del Ejército del Aire


En la época de la conferencia del IPCC (International Panel on Climate Change=Panel
Internacional para el cambio climático), el Ejército del Aire norteamericano estaba
realizando ensayos de campo con Chemtrails. En Junio 1996 el coronel del ejército del
aire norteamericano, Tamzy J. House y dos de sus colaboradores hicieron una
presentación con el título “Weather as a force multiplier: Owning the weather in 2025”en
la comisión estratégica de la dirección del ejercito del aire. Este informe, que se puede
leer en una web del US-Air Force, da una explicación sobre los trabajos para tener bajo
control el clima mundial como muy tarde para el 2025 con medios tecnológicos militares,
para así después manipularlo a voluntad.
(http://www.au.af.mil/au2025/volume3/chap15/v3c15-1.htm - como este link no se abre
-claro: ¡es el de las fuerzas aereas norteamericanas!- mirad también en
http://www.rense.com/general26/chemca.htm y
http://www.fas.org/spp/military/docops/usaf/2025/ )

En este documento estratégico se habla especialmente del “cloud seeding”, es decir,


sembrar nubes con ciertas características químicas o eficaces climatológicamente. De
forma interesante, en un párrafo del informe aparece la indicación, que especialistas
estaban esparciendo productos químicos desde aviones cisterna ya en la fecha del escrito
(1996). El fin de los continuos ensayos ha conducido a un oscurecimiento atmosférico
(“aerial obfuscation”). ¿Se han usado ya armas meteorológicas en las guerras? Hoy en día
existen además indicaciones a tomar en serio de que ya se ha empleado con éxito el arma
meteorológica. Durante el ataque de la OTAN en Kosovo en la primavera de 1999, sobre
el cielo de Serbia aparecieron durante semanas, condiciones atmosféricas excepcionales.
Los satélites meteorológicos anunciaron por toda Europa condiciones atmosféricas con
claros, mientras que sólo Serbia estaba cubierta de nubes, pudiéndose apreciar el alcance
de estas hasta las fronteras del país en las fotos de los satélites. Este fenómeno iba
acompañado de una sequía persistente, que al final de la campaña de la OTAN se tornó en
una sequía continua. Este clima inusual fue objeto de artículos periodísticos y cartas de
lectores en el resto de Yugoslavia. (http://deepspace4.com/ )

También el caso climático de Corea del Norte se relaciona con este contexto: Allí también
se sucedieron unos períodos de sequía durante varios años seguidos coincidiendo con la
entrada del nuevo siglo. Estos llevaron al país a un “suceso natural” provocando las
conocidas hambrunas que desestabilizaron el régimen. Este suceso no se produjo en
ningún otro país vecino, ni siquiera en Corea del Sur.
http://chemtrails.foroactivo.com/que-son-los-chemtrails-f4/que-son-los-chemtrails-t3.htm