Está en la página 1de 2

La mancha negra

na noche negra donde las estrellas y la luna se miraban en un


hermoso río llamado Pamplonita, los peces y los animales dormían,
cuando entre la hierba y los árboles se escuchó una explosión que
estremeció todo el campo y se sintió caer un chorro inmenso: negro,
espeso y caliente, quemaba todo lo que tocaba.
El río no podía hacer nada, lloraba en silencio.
Todos en la ciudad no sabían lo que pasaba en el campo.

Las aguas contaminadas por el chorro negro destruían todo a su


paso, en secreto, sin que nadie pudiera hacer nada.

Las horas siguientes fueron de confusión, todas las personas


amanecieron sin agua potable, nadie sabía que pasaba. Hasta que
investigaron y se dieron cuenta de que debajo de la carretera se
rompió un tubo que transportaba petróleo para todas partes.

Eso acabó con toda la naturaleza del río Pamplonita y todos los
animales, para sus habitantes fue doloroso.

Por querer ganar dinero hicieron mal, los animales y las personas
salieron afectados.

El río pide auxilio a gritos, ayuda…

Julieth Natalia Valencia, 102