Está en la página 1de 2

BIENVENID@

¿Quién quiere sobrevivir en trabajo empequeñecedor y esclavo día tras día sin llegar a fin de mes?
¡que lo diga!
¿Y quién si tiene que pagar un coche con sus vapores contaminantes, sus asfaltos, sus semáforos y
laberintos, la alienación que provoca, sus atascos y pitidos, su combustible perecedero esclavo y
maldito, sus tasas, impuestos, y aparcamiento, para llegar a él? ¡que lo diga!
¿Y quién quiere vivir a través de una pantalla? ¿estudias o trabajas, grabas o te graban?
¿Alquilar una ratonera sin poder llenar la nevera? ¡que lo diga!
¿Poner precio a tu tiempo; Ponerte en venta?

Supongo que has dicho :"Yo". Sino permíteme decirte que estás algo engañad@, o quizás lo esté yo,
o quizá lo estemos los dos, o nadie ni ningun@, o sólo algun@s... o quizá no importe.
En cualquier caso;

Adelante y Bienvenid@ a tu lugar en el mundo.

La factura de la luz se incrementa mes a mes, para poder ver un lugar en el que no da el sol.
Pero ahí está, por el momento, aunque llega cuando quiere puntualmente, nunca amenazó con no
volver a volver.

La del agua, aunque más barata, no es gratis, aunque a veces cae del cielo, sino viene del fondo de
un pozo, otras del hielo, o de un río. La que sale del grifo no es como ésas, está tratada, ¿a qué sabe
ésta? ¿A cloro? ¿A fluor? ¿A caca de vaca? No. A nada. Mejor un refresco. El agua siempre me da
sed, y no sé si tengo hambre, sueño, estoy aburrid@, enfadad@, deprimid@, o qué me pasa.
Pongo la tele, un cuento, el períodico, o el internet, a ver qué pasa, -y- si pasa, -o- no pasa.

La del gas, esa si que siempre lo mismo, la llama de la libertad, siempre encendida, que alguien
luchó para traernos desde medio Oriente, y nadie se lo agradeció de ninguna manera más que
utilizándolo y pagando su factura. Comida caliente, envenenada por el sufrimiento y dolor, por una
llama de la anti-paz. ¿A qué sabe la muerte? Sabe bien. A algun@s les hace ilusión eso, y usar
dentadura postiza de aqui a un tiempo, y quizá también contraer alguna de las enfermedades
terminales más populares, ya lo decidirán más tarde.

La de la electricidad, qué te voy a contar, si ya lo puedes ver tú por todas partes, para ponerte los
pelos de punta o enchufarte. Ah, que no conoces a nadie que viva cerca de una torreta de
electricidad, ahora me explico que no sepas nada acerca de su cáncer. Abre los ojos y mira, no a
ningún espectáculo de supuestas estrellas, antes llamadas nobleza, colaborando con su agenda, para
luego quejarte de la injusticia social, o ni siquiera, sino al paisaje, los pájaros te lo agradecerán.

Y la del teléfono, con tantas cosas que decir, es la que sale más cara.
¿Cara a cara? No. Mejor a distancia. Separad@s pero unidos por un hilo invisible inquebrantable.
No podrás mirar a través de mis ojos, ni yo ver tus gestos, pero sabes que te quiero, sólo, sol@, sólo
para ti. ¡Qué milagro, qué progreso la tecnología!

Y los impuestos.. de los impuestos no quisiera hablar, porque la mayoría o gran parte van a parar al
arte de hacer y promocionar guerras e instrumentos de guerra, que es lo que da dinero y poder a los
enfermos, y para engordar a los que ya tienen demasiado, todo ello gracias a nuestra ignorancia y
colaboración pasiva, lo cual es otro tipo de enfermedad inducida.
Para hacer carreteras, colegios y hospitales, me dijeron una vez, para hacer obras en la ciudad
mutante que nunca acaba, para pagar sueldos de funcionarios y la burocracia, y aun así no salen las
cuentas, será que hay que restar tejemanejes y desfalcos de ilustres enchufad@s y sus allegad@s.
Asi que, yo tampoco diré nada.
Mes a mes, día a día, minuto a minuto, incluso segundo a segundo y aún menos, el tiempo que
dicen y viven como que es dinero, pasa por las manos y las deja igual que las cogió: desnudas.
Con la cara de algún rey o algún otro emblema socialmente relevante, para que sepas, al menos
inconscientemente, qué es lo que tiene valor, o más precisamente, qué es lo que quieren que
reconozcas como valioso.
¿Vas empezando a abrir los ojos? Espero que sí. Porque todo esto pasa y queda

Sin dar ni tomar en cuenta


Sin ni darme cuenta
Sin darse ni cuenta
. . .
...Sin darme cuenta de que...

¡¡¡ESTOY VIV@!!!

¿y tú?

¿Energía libre y gratuita; Sin tener que esclavizarse por ella?¿No vivir cavando nuestra propia fosa?
No, no puede ser verdad.. Así las cosas, quizá no, sólo tu actitud tiene que cambiar, lo demás es ya
una realidad. Energía solar, eólica, magnética, de dinamo, de las piedras, de punto cero, maremotriz,
geotérmica, ..., o una combinación de todas, para tod@s, no para quien la pueda pagar.
¡Despierta! Tranquilamente, a tu ritmo... pero ya te vale.
No seas Oveja, Lobo, ni Perro pastor. Sé tu mism@. Sé plenamente Human@ de una vez. ¿Cómo?
Sencillamente, echa a andar palpando el palpitar de tu corazón, y lo descubrirás por ti mism@.

Una ciencia sin ética lleva inexorablemente a la destrucción, como aprendimos en el pasado.
Una ética sin ciencia a la quema de brujas y a la inquisición, como también aprendimos.
A la Humanidad no le faltan conocimientos ni de ecuaciones y fórmulas, ni de dogmatismos y
jerarquías angélicas y religiosas.
A la Humanidad sólo le faltan dos cosas: Humildad y Respeto por la Vida,
que se resume en una: Ser menos humon@ para Ser más human@.
¡Aprendamóslo pronto, de una vez por tod@s!