Está en la página 1de 32
eA nY : PC ee a eee ExcLusivo Habiamos imaginado todos estos afios de lucha cémo seria la hora del triunfo, Con Perén entre nosotros y nosotros en multitudinaria alegria festejando con él. Intercambidndonos este deseo de vernos y hablar con el General contenido durante 18 largos aiios. No ocurrié nada de eso. El 20 de junio, trescientos matones asalariados nos recibieron a tiros amasijando sin piedad nuestra olegria, Hl anuncio de que Perén seria presidente lo defonaron media docena de segundones con triste historia de traiciones y negocios, La ambicién de un grupo de aspirantes a herederos nos congelé también esta hora que debié ser de pueble en la calle, junto a su jefe para constrir juntos la Patria grande de Perén. Esto que ocurrié, Campora renunciando y Perén asegurando que dard su vida por este pueblo, debio contar. con nosotros, con todo el pueble peronista, este pueblo que ha luchado hasta In muerte por este triunfo, Sin embargo estuvimos ausentes, porque esta fue In jornada de los logreros que se encerraron en los despachos leianos a cada uno de nosotros, conjurando y marginmdonos. Esto que ocurrié, ibaa ocurrir ‘porque hobo compatiers leales. Pero hobo otros que quiseromcapitelizar ie a y Reslemtn easels as Quisieron aparecer como los posibilitadores del triunfo, como los que lo hacian a Perdn Presidente, subiendose al carro a ditima hora y pretendiendo manejarlo, ‘APerén lo impone su pueblo no cuatro imbéciles que quieren jugarla o sucesores. ‘Su juego fue tan claro como burdo. Campora debia renunciar porque ese era Ja condicién que puso para aceptor la candidatura. Los aspirantes a herederos quisieron hacerlo aparecer como producto de sus maniobras. Para ello impusieron un pobre empefio en este intento de encaramarse en una aspiracién de todo el pueblo de Perén, Usaron a varios bocones que hicieron estruendosas declaraciones; ¥ mandaron media docene de micros semivacios « dar vueltas lr manzana por Ix casa de Perén. Fue una parodia de movilizacién, ridicula para un conductor de pueblos como nuestro Jefe; pero por sobre todo una falta grave de respeto, Porque haciendo pasar siempre los mismos micros frente ala casa del General tratando de hacerle creer que eran muchos y pedirle que salga a saludar fue un agravio que nos duele a todos. Porque quisieron engafiar a Perén. Pero “El Viejo”, no esta tan viejo, ni los aitos lo han vuelto tonto. Lo mandé a Rucci a sv casa con su calesita de micros y conté a su pueblo como era la cosa. Y a todos se nos anudé la garganta al verlo y escucharlo, porque lo vimos alli con todos sus afios encima pero dispuesto 0 pelear por esta causa, sin aflojar un tranco y con un par de pelotas bien puestas, capaz de hacerlos saltar para arriba a estos aprendices de brujos. Nos aclaré de que se tratuba. No era esto la consecuencia de un grupo de audaces sin respeto sino la combinacién de la aspiracién de un pueblo quo quiere que Perén sea presidente con In leattad peronista de un incondicional compaiiero que supo ser presidente en nombre de Perén. Pocas veces escuchamos hablar al General asi de alguien. Perén es econémico en sus juicios; respetuoso con fodo el mundo, no habla al cohete de nadie que no lo merezea. Por esas palabras que el General le ha dedicado a Campora, cualquier peronista daria diez afios de vida por merecerlas. Cuando un gran hombre habla asi de alguien estd marcando un hecho histérico que rebasa lo personal, Dos veces en freinta afios hablé para todo el movimiento sefialando la conducta peronista de un compaiiero, Una fue el dia que entregé a Evita la medalla de la Lealtud en reconocimiento por el renenciamiento del 22 de agosto, La otra, ha side ahora para sefialar en Campora una conducta leal y peronista como para ser reconocida por el Jefe del Movimiento. Entonces, esto que tertdria que haber sido algo limpio, claro y feliz: Cimpora renunciando, Mamando a elecciones y el pueblo entero pidiendo a Pern como se arruiné por la ombicién de cuatro imbécls, Porque ese dia del remmciamsento de Cémpora debié ser un dia feliz donde todos juntos otra vez habriames estado junto al Jefe. ‘No es la primera vez que se uega a la herencia, Ni tampoco Ia primera en que se especula con la desaparicién del General, Hubo otros apurados que se dieron contra ka pared. Porque Ia sucesién es el motor de todo esto, lo intuimos todos. Porque en la ambicién loca de estos tipos se nota la fiebre de los aspirantes a la herencia, Pero todes esos intentos, como he dicho el General, _generan los anticuerpos que terminan por expulsarlos del organismo del movimiento. Nosotros tenemos ese papel, de una manera o de otra serdn arrollades por los soldudos anénimos de Peron. Hl General ha dicho que pondré su vida a disposicién de la Patria para cumplir este servicio. lls estén merodeando a su lado y son ante nosotres responsables por su vida. Perén es de todos nosotros y en nosotros y en la causa. que él conduce, es inmortal. DARDO CABO