P. 1
Reseña de la Revista Archivo Arzobispal de Arequipa por David Carreño Farfán

Reseña de la Revista Archivo Arzobispal de Arequipa por David Carreño Farfán

|Views: 228|Likes:
Publicado porRichard
Reseña de la Revista Archivo Arzobispal de Arequipa por David Carreño Farfán para la Revista Nueva Síntesis Nº 3 (1995).
Reseña de la Revista Archivo Arzobispal de Arequipa por David Carreño Farfán para la Revista Nueva Síntesis Nº 3 (1995).

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Richard on May 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/11/2011

pdf

text

original

UNA BUENA PUBLICACION: REVISTA ARCHIVO ARZOBISPAL DE AREQU|PA2O2

David Ca¡reño Fartán La creación del Archivo Arzobispal de Arequipa data de pocos años (Julio de 1,984) y, desde entonces, hemos esperado cou impaciencia los frutos de esta institución que puedan acoplarce a los ya existentes a nivel nacional, y comiencen a generar empleb para muchos jóvenes dedicados a la materia archivística, y también que, a través de sus publicaciones, nos mantenga informados sobre su fondo documental, y sobre la fortna de encarar los problemas de investigación por parte de sus miembros. Los métodos requeridos para el análisis y la investigación histórica no son rígidos ni consisten en fórmulas mágicas, todo ello depende del manejo de las fuentes y de cómo se afronte el problema.histórico. Además para la delimitación del tema, el archivo cobra mayor importancia,y su ordenación correcta es sumamente apreciable. Después de pocos años de interesante labor en el ordenamiento y catalogación de documentos (los nrás antiguos datan del siglo XVll), podemos leer con sumo agrado un primer fruto Revista: Archivo Arzobispal de Arequipa, la cual - tal como su Director lo informa - aparecerá anualmente. En nuestra opinión las revistas de archivo son im¡rortantes, entre otras cosas, porque : . Nos brindan conocimiento de lo que se viene investigando, del interés de los investigadores y sobre todo de los métodos aplicados en dichas investigaciones; . lnforman sobre la riqueza documental que se viene trabajando. Muchos investigadores vienen trabajando temas afines, y estas publicaciones contribuyen a hacer una historia comparada (la cual nos hace falta, porque casos específicos tienden a globaNos permite apreciar la formación de los investigadores, sus técnicas de trabajo en el ' manejo de las fuentes, la inclinación de la gran mayoría a optar por trabajos empíricos, así como la poca aceptación de determinados modelos teóricos en la investigación histórica. . También a nivel del manejo institucional podemos apreciar el trabajo que se viene efectuando. Justamente sobre esto úliimo es notable la labor ejercida por el director del Archivo Arzobispal de Arequipa el Dr. Alejandro Málaga Medina, así como también el apoyo recibido porparte de la empresa privada (Southern Perú). Adentrándonos en la revista podemos encontrar varios y va¡iados artículos, casi todos ellos sobre documentos del siglo XVII y XVIll. Variando el orden de los artículos publicados, empezaremos con lo que a nuestra consideración parecen más importantes; por ejemplo el titulado "Los Archivos Diocesanos en América" de la Ex-lnspectora Nacional de Archivos db Bpaña, Vicenta Cortés Alonso; el cual resulta interesante e ilustrativo, siendo un comentario,reflexión sobre tratados del manejo de archivos. Es un artículo de valía, pues da pautas de cómo debe trabajarse en los archivos. La autora. como especialista, dirige su atención a mejorar el

.

lizarse);

2o2 La Revista Archlvo Arzobispal de Arequipa,
démico con Nueva Síntesis.

es parte clel intercambio institucional

y aca-

Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

167

servicio cle Archivo para que los investigadores puedan desarrollar mejor stt trabajo en estos centros de investigación. Támbién expresa la importancia de la Guía en un archivo; de la forma cómo éste partir de debe encaminar a los investigadores, de qué nlanera debe estar ordenada A los errores que Cortés Alonso observa en la Guía cle 1985 sobre Patrimonio Eclesiástico de Espariol, hace recomenclaciones sobre los vicios a corregir, se reliere al correcto uso así como a su correcta organización y sistematización. loi códigos y nomenclaturas, AsiÁisnro pone énfasis en el uso e importa.cia de la Guía en el manejo de Archivos Diocesanos, así como sus alcances en el estudio Histórico-F-clesiástico Luego ofrece ext¡actos cle las secciones del Archivo Diocesano Fspañol, así como la historia de dicha insti{ución. De éstas podernos mencionar las Visitas, Concilios Provinciales, Doctrinas, de documerres decir secciones y subsecciones destinadas a la rnejor y rápida ubicación tos en ios archivos eclesiásticos. que Cabe mencionar también las conclusiones acerca del apoyo a los programas a la preservación, la organización de los archivos, y los servicios que estén encantinaclos éstrs pr1eclen y deben brindar en pos de la investigación histórica. Los especialistas también pueclen apreciar en la parte final del artículo las secciones y capítulos del A¡E chivo l)iccesano de Barcelona. Otro dr: lc-rs artículos importantes de la revista lo constituye el realizado por su Director, el líDr. Alejandro Málaga Medina, titulado "La lglesia de Quequeira ".", el cual a havrás de sus iglesia Arequi¡.rña de Quequeña Más r)eas nos sulnerge ell una clescripción histórica de la que comentar o hacer un resunren del artículo, es nuastr() deseo tecot-tocer el sólido conocirniento del tetrta ¡ror parte ,Je su autor. La ex¡rosición que abarca rnás de dos siglos de historia tie la inslitr-rción, corrstitr-tye un interesate y ameno relalo y toE¡rfoca crl paso cle dicha iglesia por la historia Arequipeña, sus párrocos sobre una amplia y pormenorizada descripción de sus riquezas ilrteriores do nos proporciona y e*teriorns; entre ellas destaca el Altar Mayor, las tallas del Jesús Nazareno y también y otras imágenes venerables. Muestra la mixtr¡ra en el trabajo de la madera tallada el hace hincapié en las modernas reparaclásico y reconocido sillar areqtripeñpladenrás ciottes y agregados, en especial, después del terremoto de 1868 Cabe un reconocimiento al autor de dicho artículo por la capacidad de síntesis en pocas denrostracla. Muclras veces quisiéramos ¡roder escril¡ir la historia de una iglesia orígenes llasta la actualidad, lo cual se nos pt'esenla páginas preser-rtárrdola desde sus clifícil. lrabajos así representatr un reto a afrontar ¡lor parte de las nuevas generaciones que empiezan a asomarse en los trajines de la investigación histórica. y XVlll", F-l artículo sobre "cacicazgo y poder en el Valle de Moqr-regua siglos XVII de la irrvesiigadora Teresa Cailedo en materia de cacinos perntite conocer los apoltes cazgo (institución ,lifícil de erliender por su ambivaler-rcia registrada a lo largo de su desenvolr,rimiento), y sus cliferentes facetas en el contexto colonial. La autora expone "... esie trabajo pretende demostrar la evolución secltlar que el justamenle pocler inclígena experinrentó a lo largo del período colonial" (p 18) Y es que h'ansnlite su trabajo: explicar cónlo el Caciqr.re lucl'ra ¡lor no perder su poder, ello lo afirnrá¡close cada vez más en é1, perrnitiendo así: "... la pervivencia vital de esta unidad social" (p. 18). El papel clel Cacique es analizado ¡ror la autora. desde str condición de puente entre dos socieciacles desconocid¿rs' Eri sr.¡ ítem sobre el caciqire conto causa de transctlltttrización nos describe lo arriba
168 N'ieva Sínle sis. I!ro

3

'l

945

mencionado, así como la implantación de sus leges y o¡denanzas. En el desarrolto o evolución del Cacicazgo, se observa su asimilación por parte del sistema colonial, y la desconfianza que existía de este último hacia la figura del cacique. El hecho señalado por la autora de que los caciques tuüeron funciones recaudadoras significó para ellos mismos un arma de doble filo, pues, por una parte, si recogían lo que mandaba el gobierno se producía un enfrentamiento constante con las comunidades; por el conhario, se generaba el enfrentamiento con las atrtoridades, dándose distintos liügios por la reducción de irnpuestos y tributos. l-a autora remarca esta doble posición ejercida por los caciques. Luego expone soble las alternaü'¡as planteadas para el Cacicazgo: el Alcalde de Nah¡ales, el cual vendría a cumplir similares actiüdades que las del cacique. Er este punto la autora percibe claramente eljuego colonial de poner en el cargo a otra persona (que no tenga necesariamente rasgos de nobleza) para que sea un "servidor fieI", el cual podría ser remoüdo del cargo. Pero también este juego (aunque Maquiavélico) serviría para medir el grado de

oposición. iPor qué?. El Alcalde de Naturales,como en la mayoría de los c¿sos (algunos de estos cargos fueron cubiertos por los mismos caciques para no perder su poder), provenían de la masa tributaria. Era un indio que tenía conocinriento acerca de su situación; por ello sólo tenía dos posibilidades: o se inclinaba a las autoridades o a sus congéneres (como lo explica vagamente para el caso de Moquegrra). No era político, ni priülegiado, como el Cacique que velaba por no perder sus propiedades ni a sus hibutarios. "... Los alcaldes de naturales fueron los primeros en tornar una iniciativa de repulsa contra el abuso de poder ejercido por las autoridades coloniales" (p.24). Hnalmente, explicará el enfrentamiento de los alcaldes de naturales y comunidades conha el teniente (otra figura que aparece directamente en Moquegua como parte de la invesügación), que llega a aglutinar el poder anterior ejercido por el cacique y el
alcalde de Naturales. Dentro del juego colonial, se presenta el ejercicio de quitar el poder y represenlatiüdad a la masa indígena. Si bien es cierto que algunos caciques no lo perdieron, los

Alcaldes de Naturales hataron de subsanar esto. Luego la figura del Teniente logró sentar esos anfigtros propósitos en favor de la Colonia. Oho de lo3 arfculos que constituyen la reüsta es "l-os fuchivos Religiosos en América Latina", del Presidente de la Comisión de fuchivos del Perú arrte la O.E.A., Dr. César Gutiérrez. Muñor,. El tíhrlo del artículo es sumamente interesante pero al revisar sr"rs páginas no trallalnos información - salvo unas líneas - sobre el tema respecüvo, a pesar de estar fechado en Setiembre de 1992, año de mucha difusión para los temas de España, América y sus lnstihrciones. Por ello nos permitimos agregar que el autor está en deuda con la comunidad archivísüca y público interesado en el tema, pues no ponemos en duda su amplio conocimiento sobre el tema que quiso abordar. Párrafo aparte merece el babajo de harscripción efectuado por la Directora del fuchivo Azobispal de Uma, la Dra. L¡ura Gufiénez A'rbulú, tittrlado "L-c Diezmos del Obispado de fueqr-ripa, a principios del siglo XVI|'. El documer.rto presentado por la Dra. Guüér¡ez es de surna importancia, como ella misma lo acredita : "... expone la c¡ntidad y el vabr de cada
una de las especias que han recibido enhe loe años 1623-1626 los miernbros más representativos de la iglesia fuequipeña", asícomo tarnbién de las parüdas existentes y sobre toclo del comercio de aqueüos años en ese circuito econónrico.

Nueva Sínte^sis. Nro 3

- 1995

1ó9

El docume¡to trata del litigio entablado entre elDéan y el Cabildo Eclesiástico de Ciudad de fuequipa acerca de unas deudas a las cajas reales. En él enconhamos la información clasificada y especializada sobre cómo se tributaban los productos y el destino del que eran objeto tales especies. Este tipo de documentos proveen rica inforrrración para el análisis econónrico, jurídico y social. otro documento importante que se publica es "Erección de la catedral de Arequipa". El Bacl'riller Alejandro Málaga Núñez Zevallos, en una pequeña introducción, hata de informar acerca de los inicios de la edificación de la Catedral. Los trabajos acerca cle las catedrales de fuequipa, Lima, Cusco y de otras ciudades abundan, pero todavía [-ray mucho por estudiar de cada una y en su conjunto. Ello representaría un avance en
materia de historia de la arquitectura en el Perír. Revisa¡rdo sucintamente el documento encontramos datos sobre las ordenanzas para la instalación de cargos jerárquicos en la Catedral: el de Obispo, Déan, fucediano, Chandria, Maestre Bcuela, Tesorero, Canónigos y otros. El documento también nos permite f<¡r¡nar'una idea de su formidable arquitectura religiosa y sobre la dishibución de los disti¡tos ambientes asignados en el interior del edificio. Por él podemos saber como debían ir vestidos cada uno cle sus miembros, y tamüén sobre sus ingresos y el destino que a éstos debía dársele. Con-sideramos que hubiese sido ilustraür¡a la descripción de cómo se encuentra hoy dicha catedral. Entendemos que debe l'raber sufrido cambios desde su edificación.

El artículo aparecido en la revista a cargo del Dr. Gustavo Baca Corzo, constituye un co¡nentario acerca de sus constantes üsitas al Archivo fuzobispal de fuequipa, y deja constancia de sus buenos augurios para la instihrción. Al segrrir repasando las páginas de la revista encontramos el documento "Primer Libro de Actas Capitulares del Ve'ñerable cabildo Eclesiástico de Arequipa" (1936), tarnbiér1 publicado por el Bachiller Málaga Núñez Zevallos, quien nos explica sobre la importancia del Primer Libro de Actas capitulares que va de 1936 a 196O. De su contenido (78 folios) se exponen siete referentes a la erección de la Catedral de Arequipa ya .iescrita. La descripción de los folios está ordenada, y las sumillas nos presentan un cuadro fácil de entender, expedito para las investigaciones respecüvas. Los artículos sigtrientes presentados por los funcionarios del Archivo fuzobispal de Arequipa corresponden a la Srta. Ocola Espinoza y Roberto Ruelas Vera, y se rcfreÍen a la parroquia de Cayma.

sobre la Parroquia de cayma podemos anotar el primer documento (4. ocola) sobre el "lnventario de los libros Parroquiales", integrados por los de Bautizo 1I742' 1896), Matrirnonio (1778-1881) y el de Defunciones (1778-1907), en los cuales poclenros apreciar datos susfuaídos, como son los de : fecha de nacimiento, bautismo, seXo, edad, nombre de los progenitores y padrinos, así como la condición de menor si se hata de un hdo legítirno o natural, casos de matrimonios y defunciones, etc. En los casos mencionados no se especifica el estado actual de los documentos' por lo que suponemos se encue¡rt¡an etr buen estado. En el segurrdo trabajo sobre "catálogo de la Parroquia de cayma", presentado por el Sr. Ruelas, se expone la documentación anterior de la vicaría de Cayma, en ésta
enconharnos Capellanías, Cédulas, Confirmaciones, etc, documentos todos de uso parroquial al servicio de los irrvestigadores especializados.
Nueva Síntesis. Nro 3 - 1995

Al revisar algunos aspectos, como en el caso de confirmación apreciamos la labor quien Ricardo ejercida por el obispo de Arequipa, Dr. Pedro José chávez de la Rosa, a
Palma se reÍiere en varias oportunidades.
se En la última sección denominada "Documentos", la funcionaria fulet Ocola E' esmera en proporcionarnos hes documentos, muy ilushativos y diferentes. Los dos prinreros constihryen aportes significativos para nueshos estudios. El primero no se r€pol el contlafinru u rn juicio (lo cual es un efrof en la definición del documento), es' de información que se remite e¡r la etapa de recopilación de pruerio, un docurnento procede bas. Como se sabe ésta es la antesala del juicio. De confirmarse las pruebas se

a la apertura de instrucción. Én tal arfculo, titulado "Conha el Presbltero Don Ma¡íano Arce", la autora, en una primera explicación, nos dice que dicho documento fue trabajado por hisloriadores de imia talla de Porras Barrenechea y Vargas Ugarte, lo cual no hace más que resaltar la

portancia del documento' primeramente, se señala en el documento que el Presbítero fue acusado de traición a los preceptos de la iglesia, al estado español y a sus deberes; además se presenta la interrogación de testigos, en el que cada uno responde un cuestionario, donde se que indaga sobre las actividades subversivas de dicho personaje. Algunas preguntas cierto que don María¡ro fuce ha apurlcen, reflejan elcanácler de la investigación: si es sido partidario de los revolucionarios, si se reunió con los insurgentes que llegaron del Cusco; si persuadió a los vecinos con ideas revolucionarias, etc. Sobre estos asuntos fueron consultados, entre otros: Don Rancisco Xavier de Echevar¡ía, fucediano, Mariano Lloza, clérigo; todos ellos miembros de la iglesia. El documento b¡inda informaciórr sobre aspectos de la revolución de Mateo Pumacahua y Angulo' Fste material esencial fue remiüdo a un superior de Uma, probablemente al Arzobispo. El segundo documento hata del desenvolümiento de la vida diaria en la dochina de iAndagua. En éste podemos encontrar información variada desde cómo se organizaba la ptblación, cómo se curan de sus males, qué tipo de animales y plantas crecen en el lugar, hasta otros ámbitos, como el de üda sexual. Trata, por oko lado, de supersticione(, del uso dado a los catecismos escritos en otras lenguas. La información data de 1813.

Cornpletando la revista encontramos "La ¡elación de Expedientes trasladados a Lima.en 1926", que contiene abundante información sobre el sur arequipeño, Tácna,

Arica y Tarapacá. En él nos topamos con diezmos, remate de diezmos, causas penales' visitas, cartas privadas e informes de funcionarios eclesiásücos, inclttso con una solicitud dirigida al Presidente de la República de 1833 sobre exoneración de diezmos en Tácna por el lapso de cinco años. para concluir, creemos necesario felicitar el esfuerzo manifestado por el fuchivo fuzobispal de fueqrripa en la edición de la revista. Esperamós su próxima edición con más documentos y una mejor selección de los artículos. En esta nota final nos permitimos recome¡dar a los editores una mejor encuadernación, pues la lectura resulta dificultosa, clebido a que no se puede abrir con facilidad el volumen, lo cual aparece como un impedimento para su cómoda uülización.

Nueva Sh{e-siq, Nro 3 - 1995

l7|

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->