P. 1
Cabello de Valboa y la Miscelánea Antártica por Sandro Patrucco

Cabello de Valboa y la Miscelánea Antártica por Sandro Patrucco

|Views: 715|Likes:
Publicado porRichard
Artículo de Sandro Patrucco para la Revista Neuva Síntesis Nº 3 (1995)
Artículo de Sandro Patrucco para la Revista Neuva Síntesis Nº 3 (1995)

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Richard on May 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/30/2013

pdf

text

original

CABELLO DE VALBOA Y LA MISCETANEA ANTARTICA44

Sandro Patucco Núñez-Carvallo
El tema de esta ponencia es un análisis de la importancia historiográfica de la obra de Miguel cabello de Valboa,la Mlscelánea Antártlca, y sus implicancias para permitimos entender cómo un hombre del siglo XVI incluía dentro de su conciencia del munCo conocido la modema realidad de América.

EL ATITOR
Miguel cabello de valboa,aunque de apellido gallego o portugués, nació en la villa de fuchidona de la provincia de Málaga entre los años 1530 y 1535, donde vivirla hasta posiblemente el año 1555. Fartió luego a las guerras de Flandes y de Rancia, de donde pasaría después a América, pues ya en 1566 estaba en Nueva Granada. En 1571 se ordenó sacerdote en Quito, y cinco años mas tarde, en 1576, empezí a escribir sr Mlecelánea Auefual. Farticipó en la expedición de las Esmeraldas y luego pasó por Lima,en donde el virrey Enríquez le concedió el curato de San Juan Bautista de lca. hrticipó entre 1582 y 1583 en el Tercer Concilio Limense que presidfa el Anobispo Toribio de Mogrovejo. Terminó en lca su Miscelánea en 1586. En 1593 se trasladó al Alto furú en donde participó de la expedición a los chunchos. En 1604 tomó a su cargo la panoquia de Larecaja, donde permaneció hasta su muerte ocurrida posiblemente hacia 1608.

Entre sus obras además de la Mlecelánea Antárüca, figuran La verdadera descrlpción de las Esmeraldas que es presentada en Trujillo al corregidor en 1583, y en 1596 su orden y tnaza para descubrlr y poblar la fierra de loe chunchoe y olras provinciae.

EL SURGIMIENTO DEL TEMA DE LA MISCELÁNEA ANTÁRTICA
Es el mismo Cabello quien relata en su Miscelánea cómo surgió el motivo principal de su obra: el origen de los indios del Nuevo Mundo, tema que lo inquietaba desde üempo atrás y que tomó cuerpo en las conversaciones que sostuvo con el Adelantado Gonzalo Jiménez de Quesada, hombre "docto y leído". Esle personaje le recomendó la lectura de Fray Juan de Orozco, quien había tratado la materia. Estas y otras lecturas llevaron a Cabello a formular la tesis innovadora que sostenfa la descendencia de estos indios del htriarca ophir, antiguo personaje bfblico nleto de Noé, al que cabello atribuyó la paternidad de los pobladores americanos. El estudio y averiguaciones sobre estas complicadas materias lo llevó más adelante a discutirlo con su maestro el Obispo don Fedro de la fuña y después con el Adelantado Juan de salinas y Loyola, a los que finalmente convenció con la ayuda de un mapa, en el que dibujó la ruta de la lnmigración. For lo que se desprende de sus comentarios, la derrota graficada en el plano aludido coincidía con modemas teorías del poblamiento americano.

44

Fonencia lefda en el Coloquio Intemacional "Historia, Culfura e ldentidades Latinoamericanas", organizado por el Vice-Rectorado de la Universidad de Lima. Lima. 3 de seüembre de 1993. Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

33

Posteriomente, eslando en [-ima pudo conversar con el Alcalde de Corte don Diego L6pez de Zúniga, quien le indicó que su argumento lo mencionaba en su Aparato a la Sacra Biblia Real el eminente erudito Benedicto fuias Montano. Si bien la hipótesis formulada no era totalmente original, Cabello se decidió a conformar un libro con los apuntes que sobre el tema tenía, logrando de esta manera señalar sus propias apreciaciones. Por oho lado, cabe señalar que el polígrafo español A¡ias Montano no era tampoco innovado¡ pues antes que él habían hatado el asunto ofoos eruditos como fray Tomás de Maluendas y Juan de Pineda. El mismo Montano que publicaría en 1592 su obra Llber generaüonle Adam eue de frietoria generie humanle, profundísimo hatado donde se estudiaba el surgimiento y dispersión del género humano. Tampoco fueron los últimos en hacerlo, pues durante el siglo XVll el tema se convertiría en un verdadero best seller, pues lo tratarán investigadores como Manasseh Ben lsrael, Antonio de León Pinelo y Diego Andrés de la Rocha (García, 1981, Xl). I-AS FTJENTES AMERICANAS Resuelto Cabello de Valboa a convertir en libro sus anotaciones referidas a estas inquisiciones, consideró que la naturalezadel tema a trata¡ lo obligaba, en realidad, a escribir una historia donde se ünculara la historia de los pueblos andinos con el resto de la humanidad. Dentro de la mentalidad escolásüca y los influjos del pensamiento platónico, sólo de esta manera se podía dar senüdo a este intento, pues se concebía el Mundo como un Universo en el que todas las razas avanzaban de consuno rumbo a la Redención. Dentro de este ambicioso proyecto, el interés inicial, aunque quedando siempre como el hilo conductor, se conüerte tan sólo en uno de los puntos de interés de los muchos que esta historia contiene. El resultado es una obra en la que se nos habla en un mismo tono de los más remotos antecedentes bíblicos, del avance turco sobre Europa, de las dinastías incaicas o de la falsedad de las idolabías romanas. L-a confección de una historia general andina, aparte del monumental apoyo bibliográfico del repertorio clasico, necesitó de rigurosas informaciones sobre lo peruano, sobre todo teniendo en cuenta que en el momento en que se escribía había relaüuamente poca información publicada sobre estos temas, por lo que hrvo que c¡nversar, interrogar y averiguar
con muchas personas para lograr tjan importante cúmulo informativo.

Ente los personajes consultados que hemos podido enconhar destaca el Doctor Juan de Valboa, Canónigo de la Catedral de los Reyes, que él califica de "Cicerón de la lengua Quechua". Juan de Valboa fue "el primer graduado de la Universidad de San Marcos y ... fundador de la Cátedra de idioma Quecha" (Cabello de Valboa, 1951, XXV). Cabello le conoció durante el Tercer Concilio Limense, del cual ambos fueron integrantes, y durante su estadía en Lima pudo visitar la casa de Juan de Valboa, lugar donde se reunían los especialitas interesados en lenguas aborígenes. Alf, Cabello pudo enterarse de muchos datos interesantes, revisar documentos recogidos por este eminente catedrático y, finalmente, consultar las anotaciones que éste había realizado sobre el mundo andino (lBlD, XXVI). Oho informante pudo ser Mateo Yupanqui Inca, indio noble quiteño que habría ayudado con datos sobre la última época de los incas, de los cuales tanto abunda la Mlecelánea (lBlD, XXV). Poslblemente a estas informaciones se deba el "quiteñismo" o parcialidad con Atahuallpa de la Miscelánea como tan categóricamente lo ha señalado Porras Barrenechea (Porras Barrenechea, 1964,360).
34
Nueva Síntsis. Nro 3 - 1995

Pedro cr-uco chumbi, descendiente de los señores de chimor, como se puede deducir por la abundancia de datos y referencias menudas que se tienen sobre esta civilización, cuyo recuerdo a la llegada de los españoles procuraba ser el ocultado por el Tahuanüsuyo {Cabello de Valboa, 1951, XXUIT).

En el norte probablemente se comunicó con Marfir Farro chumbi,

¡ijo de do'

crepa: "Otra opinion (acerca del origen de nuestros naturales) trae Conzalo fbrnánde¿ cje Ouiedo en su Hlstorla Gene¡al de estas Indlas, y o,tra diferente sigue flancjsco López de Gomara, y otra refrere cieza, y otras orras jue tatan de enai, aqui importa poco pues sus rbros andan impresos, y en ellos podrán ver los que f,eron cwiosos, quan lexos van de lo que fue., (Cabello de Valboa, 1g51, jU). señala también reiteradas veces a pedro Martir de Angleiía y a pigaffeta, a los que indudablemente conoce y utiliza.

Porras anota que ofuo informante importante sería cristobal de Molina, quien a trató y con quien trabó amistad durante el lll Concilio, y quien le habría permitido leer el manuscrito de su Historia de tos Incas, hoy perdida, así como probablemente ohos documentos por él recogidos. Señala también Porras que pudo consultar la l{iatoria Indica de sarmiento de Gamboa, con la que ,,coincide muchísinro, sobre todo, en la ultima época incaica" (Porras Barrenechea, 1964,g611. Pudo también reüsar los escritos de poro de ondegardo, a quien cita de nombre reiteradas veces, pero no pudo conocer puesto que había muerto antes de que cabello llegara a Lima. En su obra alude a ohos lnvestigaclores dr¿l origen de los inclios, c6n los cuales dis-

cronista recogió muchas veces de manera directa datos.de los indígenas de los territorios que recorría.

por ra posteridad re_ nombrada de su obras, cabello menciona una larga serie de contemporáneos que lo ayudaron en sus pesquisas, pero a los que la posteridad no ha recibidt, por Io que no podemos conoce{ en que pudieron ayudarlo. por otro lado, la cantidad de datos nue_ vos que la Miscelánea contiene sobre costumbres indígenas nos hace presumir que el
T.A MISCEI.ANEA

Valera, aunque no hay indicios de que así fuera. Aparte de todos estos autores, cuyos nombres conocemos

Final¡nente cabe suponer --{omo algunos autores piensan- que durante el concilio pudo habar conocimiento con ohos integrantes, como José de Acosta o
Blas

[AS FTjENTES CL{SICAS DE

Acompañando a las fuentes adquiridas en América y acerca de este Nuevo Mun_ do, Miguel cabello de Varboa uülizó una impresionante bibliografía clásica, que Ie permiüría incluir la historia de los indios de la región antártica áe,1tro de la Hisotria poder incluir a los habitantes americanos en el marco general de la humanidad. Bte intento enhaña un mérito excepcional si nos percatamos de que nuesho cronista no fue originalmente un lehado sino un antiguo militar ordenado religioso en euito e' 1571' La preparación para este nuevo Btado Io habría dotado de ciertos ruclimentos de teología y derecho canónico, pero la construccion de su impresionante cultura libresca sería un esfuerzo personal realizado ent¡e sus andanzas y hu;inn, por
rras americanas, sin bibliotecas a las que pudiera acceder pnr-unn.,t" o dcilmente.
Nueva Sínlóis, Nro 3

Universal. Cabello utiliza el marco referencial de la cultura escolástica de su época para

estas tie_

- 1995

la carestía con que acaudava una autori' muchas que han sido menester, certifícote que a avido alguna, que por alcanzarla sean cantinado en idas y venidas mas de cíen leguas y otras que sean adquiri' do con la importunacion de muchas cartas colmadas de plegaias y ruegos. furque co' nto algunos de los sacerdotes destos rcinos (que nos ocupamos en dochinar bárbaros) no tenemos cauda! ni aparcjo para tener librcrías, y los que tienen están en las cibdades lejos de donde avitamos, ame sido grandemente dificultoso rccop¡lar lo poco y ntal Iimado que en este libro hallarás". (Cabello de Valboa, 1951' 7)
dad de
las

Señala él mismo: ,,Pues te podrc decir (lector piadoso) de

Cabello escoge cuidadosamente las fuentes clásicas sobre las que documentará su obra. Empieza por consultar,en lo que se refiere a un esquema de la historia,a hulo Orosio, erudito del siglo |ll D.C., quien entre ohas obras escribió Historiarum adversus paganos llbri Vll, que en buena cuenta es una historia del mundo que empieza en Adán y termina en el 'llto Liüo, Julio Oásar, año 417 d.c. Dicho autor consulta numerosas fuentes como la Bibtia, añadiendo ---{omo creación propia- los últimos 50 suetonio, Justino, Euhopio, Eusebio, años del período que estudia. Esta última parte es considerada como obm fundamental para
el estudio del mundo contempoÉneo de Orosio.

pero no contento Cabello con acudir a una historia general, consulta especialistas de cada época, así para el caso de la historia de Medio Oriente consulta al historiador y astrónomo caldeo del período helenístico, Beroso o Berosio, quien había revisado los archivos de los templos, por lo que se le consideraba una autoridad en el pasado Asirio Caldeo, el cual incluía dentro de una obra que intentaba cubir la historia de la humanidad, que habría durado hasta la llegada de Alejandro Magno 432,000 años. Las consultas a su.obra se cleben haber realizado en base a citas proporcionadas por otros autores como Joséfo, Vitruvio, Séneca y Plotino, pues los originales desaparecieron según se afirma en el incendio de la Biblioteca de Alejandría' En lo referente a la historia de los judíos nuestro cronista echa mano al erudito Benedicto Arias Montano, que en la preparación de sus estudios bíblicos logró reunir los materiales para sus nueve volúmenes de Antigüedades Judías, subtituladas Nom-

bres caldeos,hebreos, griegos y latinos de los vafones, hembras, razas, ídolos, ciudades, ríos, montes y otros citados por la Biblia. utiliza también a Flavio Joséfo, el famoso historiador judío (37-95 DC) que escribió Antigüedades Judías

en 20 tomos, célebre historia del mundo (judlo) desde su creación hasta el año 66 d c, así como una Grrerra de los Judlos y su biografía' Otro autor utilizaclo para el mismo tema es San Jerónimo en su Cueetlonee he-

bralcas.

Con respecto a la historia griega, utiliza Cabello a Heródoto, quien por cierto desborcla lo estrictamente griego. Thmbién se utiliza a Jenofonte. Otra fuente importante referente a lo que es mitología helénica es Hesíodo, de [a cual saca Cabello abundantes elementos utilizados a [o largo de su estudio. Dentrn de la bibliografía griega, Suidas ocupa un lugar importante, conviene resaliar la consulta de este famoso lexicógrafo griego autor de un diccionario de la lengua griega con un modernísimo sistema de fuentes, derivaciones y significados, así como citas de autores extraviados, pues es un imprescindible instrumento para comprender
las fuentes en idioma original.

pasando al tema latino, nuestro autor consulta nada menos que a Fabio Quinto
Nueva Sintesis, Nro 3 - 1995

de 1"" ó.on¡."e e Hletorla unlverear de todos ros Reynoe de Eepaña, donde ae ponen en eurna roe
Y sobre la Historia de los Descubrimientos Lusitanos la fuente utitiru¿u es Luis de Camoens en Os Luisiadae. En cuanto a Historia Ecresiasüca se refrere,las fuentes señaladas son Eusebio de Césarea (260-341). Lactancio, escritor cristiano nor africano del siglo l\4 autor de Dlvlnarum Instituüonem ribrr VII, donde se refuta Ia idolahía t;;;;l"."nta la fe y culto verdaderos; y Teodoreto de Ciro (343--453), utilizado ó.;;;" sobre la ver_ dad evangélica y su enfrentamiento con la filosofía griega, donde se demoshaba la virfud de la primera sobre la segunda. También el cronista se preocupa de buscar hatadistas que hablen sobre el hombre primitivo, y los encuentra en Lucrecio en su obra Rerum ñ"tu;;;;ltuias Montano en su obra Liber generaüonre Adam eue de hteoflra

Pictor, ilust¡e romano del siglo II AC., considerado el primero de los historiadores de Roma- su obra son rrnos anales ilarnados Antigüedades Romanae, posibremente esc¡itos originalmente en griego y luego traducidos al latín. Consulta tambien los célebres Comentarioc de César, y a Lucano. sobre historia hispánica consulta a Bteban de Gabiray y Zamalloa, historiador español contemporáneo-que esc¡ibe Compendlo Hletorlal

condee eeñores.de Aragón con loe regee d,el mlemo ,.lrro... nt".-

anotación de la obra de plinio, al que Ie añade importantes datos. Bta obra fue hadu_ cida por cristóbal de las casas en 1573, en seüila, con el fhrro De lae coeaa mara_ vllloeae del mundo, edición que probablemente utilizó Cabello. A¡nérica. B rrna geografía anterior ar descubrimiento de México y perú que no sóro pretende prese'tar estos terrltorlos sln dellnear ¡rl termlnados de áescubrlr, slno tamblen l¡rtroduclr un variado cuesüonamiento sobre sus posibllldades. En lo referente a Historia Naturar ros autores eregidos serán Diágoras, prinro en su Hietorla Natural y San lsidoro de Seülla en sus Eümologfas. En filosofía moral y política los autores a los que recurre son cicerón, Luceyo, pi_ tágoras, Platón, San Dionisio, séneca, san Agustín, etc. La Biblia es frecuentemente citada y parafraseada.

generre i"-"rr". En cuanto a cosmografía, cabe[o cita a pedro Apiuno (orisi;,innte ,amado Pedro Bienewib), autor der coemographrcus hber, quien propone métodos de medición geográfica y astronómica; Beroso que, en su obra, da amplios conocimientos sobre.astronomía; pomponio Meta, quien en su De erfu ó.ui"-óí"*ographta hace un relato de su üaje por ras "costas del mundo", donde aparte ar-g";;"r" habra de las costumbres de todos ros pueblos por ér visitados, por Io que se conüerte en invaro_ rable documento anhoporógico; a solino, escritor romano der sigro III, quien es*ibió collectanea rerurn mrrabirium o poryrrretor, que es una crasificación, índice y

_ ocupa un lugar importante Martín Fernán dez de Enciso, autor de ra suma de Geografía, publicada en 1s19, y que es er primer ribro impreso en españor sobre

completa cabeilo su bibliograffa con antorogías de autores cuyas obras han desa_ parecido, como es el caso de la colección realizada por Annio ¿n t¡tnrbo-¿nnominada

roquenflus, en la que se cita a Beroso,Catón) fuquíloco, Fabio pictor, Snrnpronü-¡ulanetón, etc, ob¡a de gran prestigio en su época, pero a ra cuar luego se ra acusó de utilizar textos
Nueva Síntesis, Nro 3

commentario auper opera divereorum auctorum de anüquitats

- 1995

37

apócrifos.

Como es lógico pensar, el resultado de uiilizar esta profusión de autores clásicos es una obra sumamente densa y erudita como efectivamente es la Miscelánea.

TA METODOLOGÍA
La obra está formulada en base al Mótodo de las Autoridadee, antigua forma de composición y razonamiento que se remonta a la producción helenística, donde la verdad ie consigue mediante la compilación de diversas fuentes y se desecha a los tesügos y experimentadores en busca de las opiniones de los autores de mayor prestigio (óassani, 1966, 75). En la medida en que crece su importancia y autoridad,decrece la capacidad de criticarlos, teniéndose que aceptar, generalmente en bloque, sus afirmaciones. B por ello que se br.rsca siempre a los escritores más antiguos y reconocidos, pues ellos Lstarfan más cerca de la verdad. Esto se complicará aún más durante la Edad Media, en la medida en que las concordancias con la Biblia, la tradición y la Patrfstica deJarán aún menos temas libres para Ia especulación, pues en teoría era petfec' tamente permltldo el especular sobre los catnpos que los autores consagrados no habían opinado. Corsidero que el perlodo cultwal en el que se inscribe Cabello es crucial para comprender los últimos y, al mismo üempo, los más brillantes momentos de esb forma de pensamiento, pues corresponde a la época en la que dicho üpo de formulación realiza un intento supremo para poder englobar una nueva realidad que no estaba prevista en estm autores cbsicos. For eso habrá algunm temas silenciados para no poner en entedicho a algunos autores, pues algunas afirmaciones se ven desacreditadas por realidades fáclicas ineludibles como,por ejemplo,las bemendas omisiones en cuanto a flora y fauna americana se refiere en la Hietorla Natural de Plinio, o la comprobación de la inexactihrd de la afirmación de que en la zona tónida la gente es negraro de la imposibilidad de que en las zonas equatoriales exista la nieve, viéndola en las montañas y volcanes del Ecuador, y así sucesi'.r-amente. Recisamente Cabello y sus contemporáneos, como Ar¡sta y ohos, hilan muy finamente eütando las asperezas y esürando al máximo los argumentos, reacios a abandonar una forma de habajo intelectual practicada por más de dos milenios. Un cronista más humanisb que escolástic¡ c¡mo Sarmiento de Gamboa utiliza la Biblia, la mitología gnega y al "diüno Platón" para concluir que tanto los españoles como los indios peruanos son oriundos de h Atlántida.

El resultado de este esfuerzo común nos llevaba a pensar por momentos que realrnente se había logrado conciliar esta realidad con stls anüguos conocimientos. Sin embargo, la ilusión se quebraría pronto, pues en Europa un nuevo método experimental empezaba a difundirse, anunciando la muerte próxima de este anüguo sistema.

DIVISIÓN
I-a Miscelánea Antártica es una obra que, como su nombre lo indica, abarcará elementos que van mucho mas allá de una simple historia, pudiendo compararla con una suerte áe enciclopedia de los temas aushales, pues así como se muesha áüda de todo conocimiento histórico, no despreciará el conocimiento geográfico, describiendo regiones y cordilleras, climas y meteoros celestes, volcanes y lluvias exhañas. Así también abundará en temas de historia natural, describiendo la flora y la fauna, los culüvos y nuevas especies, y anormalidades de la naturaleza que dan pie al surgimiento de monshuos y portentos.No desprecia tampoco la anhopología,describiendo las más curlosas costumbres de los diversos pueblos que trata.Tampoco dejará de lado las curio3E
Nueva Síntesis. Nro 3 - 1995

sidades que puedan interesar al lector fatigado de tanta erudición. [-a obra está dividida en hes secciones: 1. "La primera tocante a la creacion y repartición del universo entre los hijos nietos y visnietos de Noe, con otras curiosidades tocantes a cada provincia dignas de ser sabidas". En esta parte, además de los temas señalados por el título, se incluyen inteiesantes reflexiones sobre la cronología "las formas de numerar los tiempos antiguos", sobre las causas por los que los hombres son negros y existen las razas, notas sobre el poblamiento del Africa, sobre las idolatrías de algunos pueblos de la India y una discusión de si en Etiopía se conoció al verdadero Dios. 2. "La Segunda Farte describe el origen de estos Indios de nuestras Indias Occidentales deducido desde Adán, con otras curiosidades peregrinas dignas de ser sabidas de los curiosos". En esta sección se refieren temas como la invención de las letras por Adán y su difusión por Abraham y los beneficios que de ello deriva para el conocimiento hislórico, o los avances de la colonizacion cartaginesa; de los animales engendrados en la región del aire, notas sobre la primera guerra hecha en el mundo por Nino, rey de los Babilonios, descripción de las tres Indias; relato de la ayuda que Osiris dio a España cuando ésta se hallaba tiranizada, comparación enhe los ritos de los indios Orientales y Occideniales g advertencias sobre el peligro de la idolatría en los pueblos antiguos. Todo esto sazonado con abundates anotaciones cronológicas, donde se relacionan culturas y continentes distintos durante un mismo momento. El tema principal de esta sección es la probanza de la filación de los indios americanos. 3. "La Tercera Parte donde se trata y escrive el modo con que se sustentaron y governaron nuestros indios occidentales antes de que los señores ingas comenzassen a reynar y de muchas cosas que hay de admiracion en el Piru". En esta tercera parte que, si bien, comienza con anotaciones sobre las navegacio-

nes antiguas y modernas y las posibilidades de que existan verdaderamente los monstruos, y se continúa con reflexiones sobre la expansión del arrianismo por el mundo, se concentra el mayor esfuer¿o historiografico en cuanto a 1o que de historia andina se refiere. Luego de hacer un interesante desanollo de la historia de la evangelizacion en el mundo, el cronisia se detiene en el estudio de los Quipos, resaltando su importancia para el criterio de historicidad. El tema propiamente andino lo empieza con un análisis de la ldolatría de los antiguos peruanos, comparando la mitología de los paganos clásicos con la religion quechua. &tudia también los sacrificios, la adivinación y la invocación del demonio entre los peruanos, advirtiendo de sus peligros y la necesidasd de extirparlos. Cuenta detalladamente la leyenda de Manco Cápac y la historia de sus descendientes, haciendo especial incapié en sus costumbres y conquistas, deteniéndose especialmente en la de Quito. Hay una predilección por el recuento pormenorizado de las batallas y escaramuzas, y de la repoducción de los discursos que los incas y generales daban en cada ocasión, al estilo de Jenofonte, utilizando la técnica de los perfiles psicológicos de sus actores y un estudio de la etimología de sus nombres. También se interesa por los mitos e historias de los pueblos conquistados Realiza iambién un esfuerzo por ofrecer permanentemente una cronología compartida
Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

39

que señala lo que sucede contemporaneamente en Europa y el kni, señalando quienes gobiernan, qué hpa reina en Roma, qué grandes acontecimientos suceden. Compara también procesos paralelos, los árabes y los incas, los moldavos y los chimúes. Estudia también a los funcionarios del Táhuantisuyo, la expediciones de descubrimiento a las islas de Nina Chumbi, los avances de los descubridores españoles g eI de-

talladísimo recuento de la guerra de Huascar y Atahuallpa, en la que abunda ,además de batallas y maquiavélicas intrigas, la rornántica historia del amor de la hermosa Curicollor y su aguerrido amante. Finalmente cabría anotar que la Miscelánea Antártica es una pieza clave en la comprensión del proceso de formación de la Cultura Barroca, a la cual antecede inmediatamente, y con [a cual tendrá notables semejanzas. En sus páginas se opta por uná explicación del mundo desde la óptica de la Escolástica y de una visión que tendrá todavía una notable vigencia entre ciertos círculos intelectuales durante e[ siglo XVII. Lamentablemente, la ausencia de ediciones contemporáneas a la Miscelánea impedirá que sus páginas sean citadas y ejerzan una labor didáctica en los años posteriores a su
conclusión.

BIBLIOGRAFÍA

.

CABELLO DE VALBOA, Miguel.

Miscelánea Antártica: Una historia del Perú Antiguo. Con prólogo,
notas e índices a cargo del Instituto de Etnología de la Universidad Nacional Mayor de San Ma¡cos. U. N. M. S. M., Facultad de Letras. Instituto de Etnología, Lima 1951. CASSANI. Jorge Luis. Del Epos a la Historia Científica. Una vlsién de la historiografía a

. . .

través del método. Bs. As. Novoa, 1966.
GARCIA, Gregorio.

Origen de tos Indios del Nuevo Mundo. Btudio Preliminar a cargo
Franklin Pease. México, EC.E. 1981. PORRAS BARRENECHEA, RaúI. Los Cronistas del Perú. San Martí, Lima 1964.

de

40

Nueva Sínlesis, Nro 3 - 1995

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->