Está en la página 1de 14
CAPITULO 4 La pobreza como privacién de capacidades Enel capftulo anterior hemos sefialado que, cuando se analiza la jus ticia social, existen poderosas razones para juzgar la ventaja indivi dual en funcién de las capacidades que tiene una persona, es decir, de las libertades fundamentales de que disfruta para levar el tipo de vida que tiene razones para valorar. Desde esta perspectiva, Ia po- breza debe concebirse como la privacién de capacidades bisicas y no _meramente como la falta de ingresos, que es el crterio habitual con 1. que se identifica la pobreza.' La perspectiva de la pobreza basada en las capacidades no entra el rechazo de la razonable idea de que la falta de renta es una de las principales causas de la pobreza, ya que Ja falta de renta puede ser una importante razén por la que une per sona esta privada de capacidades. De hecho, ls falta de renta predispone claramente a llevar una vida pobre. Si se acepts esta premisa, ca qué viene todo este jaleo de ‘observar la pobreza desde la perspectiva de las capacidades (en lugar de observarla desde la perspectiva habitual de la renta)? Creemos aque los puntos a favor del enfoque de la pobreza basado en las capa idades son los siguientes: 1) La pobreza puede identificarse de forma razonable con la pri- vacién de capacidades; el enfoque centra la atencién en las privacio- nes que son fntrinsecamente importantes (a diferencia de la renta baja, que sélo es insirumentalmente importante). 2) Hay otros factores que influyen en la privacion de capacida- des —y, por lo tanto, en la pobreza real— ademas de la falta de ren ta (la renta no es el tinico instrumento que genera capacidades). 3) Larelacin instrumental entre a falta de renta yl falta de ca pacidades varia de unas comunidades a otras ¢ incluso de unas fami na lias a otras y de unos individuos a otros (la influencia de la renta en. las capacidades es contingente y condicional).? La tercera cuestién es muy importante cuando se examinan y cevalan las medidas publicas que aspiran « reducir la desigualdad o ls pobreza, En la literatura (y en el capitulo 3 de este libro) se han analizado varias causas de las variaciones condicionales, y es til ha- cer hincapié en algunas de elas especificamente en el contexto de la eaboracién dela politica prictca En primer lugar, la relacin entre la renta y la capacidad depen: de de manera extraordinaria de la edad de la persona (por ejemplo, de las necesidades especifcas de las personas de edad avanzada y de las que son muy jévenes), del sexo y de los papeles sociales (por cjemplo, de las responsabilidades especiales de la maternidad y de las obligaciones familiares determinadas por la costumbre), del lugar (por ejemplo, de la propensidn de una regién a las inundaciones 0 a las sequias, de la inseguridad y la violencia de algunas ciudades), de la situacin epidemiol6gica (por ejemplo, de las enfermedades endé micas de una region) y de otros factores que una persona puede con- trolar poco 0 nada.’ Cuando se contrastan grupos de poblacién cla siticados segiin la edad, ef sexo, el lugar, etc., son especialmente importantes ls diferencias entre estos parimetros. En segundo lugar, 1) la falta de renta y 2) las dificultades para convertr la renta en funciones pueden ir emparcjadas.* Las desven- tajas, como la edad, la incapacidad o la enfermedad, reducen la ca pacidad de una persona para percibir una renta.’ Pero también ha: cen que sea mas dificil convertir la renta en capacidad, ya que una persona de edad avanzada, mis incapacitada o mas enferma puede necesitar mis renta (para ayuda, para prétesis, para tratamiento) pata lograr las mismas funciones (incluso aunque sea posible lograr- las)* Eso significa que la «pobreza real» (entendida como la priva: «én de capacidades) puede ser, en un importante sentido, mayor de To que parece en el espacio de las rentas. Esta cuestidn puede ser fun: damental cuando se evalian las medidas pablicas para ayudar a las petsonas de edad avanzada y a otros grupos que tienen dificultades de «conversiGn», ademas de una baja renta En tercer lugar, la distribucién en el seno de la familia plantea us ain mis complicaciones al enfoque de la pobreza basado en la renta, Sila renta familiar se emplea de forma desproporcionada en benefi cio de algunos de los miembros de la familia y no de otros (por ejem plo, si existe por sistema una «preferencia por los hijos varones» en la distibucion de los recursos dentro de la familia), el grado de pri vacién de los miembros abandonados (las hija en el ejemplo exami- nado) puede no reflejarsesuficientemente en el enfoque basado en la renta familiar. Esta cuesti6n es fundamental en muchos contextos; parece quela diseriminacién sexual es un importante factor en la dis- tribucién de los recursos en el seno dela familia en muchos paises de ‘Asia y del norte de Africa. Las privaciones de las nifias se comprue ban mejor observando la privacién de capacidades (mayor mortal dad, morbilidad, desmutrici6n, desatencién médica, etc.) que en el anilisis basado en la renta’” Esta cuesti6n no es, desde luego, tan importante en el caso de la