Está en la página 1de 3

ORIGEN DEL

ANTIGUO EGIPTO
Los primeros pobladores de
Egipto, procedían del norte
de África, que se fueron
mezclando con poblaciones
de Asia.

El clima de Egipto en la
Prehistoria (hace unos 8.000
o 9.000 años), era muy
distinto al actual: caluroso y
húmedo. En vez de
desiertos, había bosques y
praderas. Ríos y lagos
favorecían la presencia de
plantas (palmeras, pinos,
olivos) y de animales
(cocodrilos, hipopótamos,
antílopes y gran variedad de
peces). Esto se sabe por la
gran cantidad de pinturas
rupestres halladas en una
zona donde hoy se extiende
el desierto del Sáhara

Después de esta epata, las lluvias empezaron a


escasear, y los hombres pasaron de ser ganaderos y
campesinos, a ser cazadores y recolectores. Cuando, hacia
el año 4.000 a.C., el clima se fue volviendo cada vez más
seco, los bosques y las praderas desaparecieron poco a
poco, y los hombres se vieron obligados a refugiarse en el
valle del Nilo, que aún era húmedo.
Aprovechando la fertilidad del
limo producido por las crecidas del
Nilo, estos hombres se convirtieron
en agricultores. Cultivaban
cereales como la cebada y el trigo,
y criaban animales como bueyes,
cerdos, cabras y perros.
Construyeron poblados y
almacenaron sus cosechas en silos.
En algunas regiones se hacían ollas
de barro y fabricaban recipientes
de vidrio moldeado. También
cocían esmaltes y creaban personajes en relieve.

En estos momentos
comenzaron a enterrar a los
muertos en los límites del
desierto, donde no había
humedad y los cadáveres se
podían conservar con vendas.
A los difuntos los colocaban
con la cabeza girada hacia el
oeste, por donde se oculta el
sol. Las tumbas estaban
decoradas con joyas y
pequeños objetos de hueso
para protegerlas.

El arte de estos antiguos


egipcios ya era muy delicado.
En esta época aparecieron los primeros jeroglíficos.

Con el tiempo nacieron dos reinos: uno al norte, en el


delta (Bajo Egipto o Egipto del norte), y el otro al sur, en el
valle (Alto Egipto).

La unificación de los dos reinos


Se realizó hacia el 3.000 a.C., cuando el rey del Alto
Egipto, que la tradición llama Menes y las fuentes
arqueológicas Narmer, conquistó el Delta. Él inauguró la
primera de las treinta dinastías que gobernaron hasta la
época de Alejandro Magno, en el siglo IV a.C. fundó la
ciudad de Menfis, para instalar allí la capital. El único
documento que atestigua este dato es una piedra esculpida
llamada “paleta de Narmer”.

Cabeza de un prisionero con seis papiros, símbolo del Bajo Egipto

Narmer, vistiendo la
corona blanca, abate
a un enemigo.

Uno de sus altos


funcionarios ofrece al
rey las sandalias.