P. 1
Características del diplomático

Características del diplomático

|Views: 9.036|Likes:

More info:

Published by: René Alberto Langlois on May 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/03/2013

pdf

text

original

René Alberto Langlois

 

Características del diplomático (exigencias morales e  intelectuales que debe poseer un diplomático)  
rene.alberto.langlois@gmail.com                           Estimados  todos:  el  punto    que  les  presentaré  es  un  tema  que  incluí,  allá  por  1992,  en  mi  primera  publicación  sobre    derecho  diplomático  y,  que  también está incluida en mi nuevo libro que saldrá a luz el próximo mes el  cual espero tener la dicha sea presentado por mi Canciller.    ¿Por qué insisto en este tema? Por la sencillez, el entusiasmo y franqueza  con el que lo escribí y sobre todo por que sigo pensando de igual manera.    Pues bien, comencemos:    Son  muchas  y  muy  variadas  las  opiniones  de  los  autores  en  lo  que  a  las  condiciones externas e internas que en un diplomático deben concurrir. Ni  unas  ni  otras  deben  de  abandonarse  porque  van  siempre  tomadas  de  la  mano.    El  tema,  como  todos  lo  sabrán  por  experiencia  propia,  es  sumamente  amplio pero lo trataré de sintetizar al máximo.    Para  comenzar  deseo  traer  a  cuento  que  en  el  siglo  15,  el  Embajador  del  Rey  de  Francia,  Bernardo  de  Rosier,  sostenía  que  un  diplomático  debía  poseer exactamente 26 virtudes, de las cuales podríamos citar la veracidad,  la  temperancia,  la  probidad,  la  modestia,  la  sobriedad,  la  honestidad,  la  magnificencia y la audacia.   

  2 Para muchos autores de aquella época, el Embajador no debía ser ni muy  joven  ni  muy  anciano,  ni  de  excesiva  y  acomplejante  estatura,  ni  tan  pequeño como aquel a quien el Papa Bonifacio VIII le pidió que se levantara  de su genuflexión en circunstancia en que ya se encontraba de pie.    Harold  Nicolson,  en  su  obra  La  Diplomacia  nos  cuenta  que  la  hija  de  la  Emperatriz  Catalina  de  Rusia,  al  escribir  a  Federico  el  Grande  le  aconsejaba que eligiese como Embajador en San Petersburgo a un joven  guapo  y  de  buen  cutis,  tanto  que  se  consideraba  esencial  para  todo  Enviado  cerca  de  las  Cortes  de  Holanda  o  Alemania  una  gran  capacidad  para  ingerir,  sin  peligro  ni  trastorno,  vastas  cantidades  de  licores  embriagantes.    El  salvadoreño  Rafael  Barraza  Monterrosa  sostiene  que  el  primer  tema  a  considerar  en  cuestión  de  ética  en  el  campo  de  la  diplomacia,  es  que  el  aspirante a diplomático se pregunte con honradez, si lo único que pretende  es lograr un sueldo con el cual poder mantenerse. En caso de que así fuera,  es imprescindible  que el aspirante tenga presente que, como en todas las  profesiones,  es  especialmente  la  diplomacia,  en  la  que  siempre  está  en  juego el servicio a la Patria y no los intereses de una persona o colectividad  determinada.  A  la  diplomacia,  o  mejor  dicho  a  la  carrera  diplomática,  hay  que acercarse con anticipado espíritu de desinterés, de sacrificio y  si cabe  decirlo,  de  renunciación.  Hay  que  ingresar  a  la  carrera  por  inclinación  vocacional,  por  amor  al  oficio  que  se  va  a  prestar,  y  de  ninguna  manera  para  llenar  una  necesidad  personal  a  corto  plazo  o  para  solazarse  con  las  aparentes ventajas que esa vida de eternos y placenteros viajes ofrece.    No se trata de encontrar una solución a un problema económico.     Por el bien del país y del aspirante, es mejor que éste no vuelva a pensar en  dicho  asunto  y  que  ponga  sus  ojos  en  otra  actividad  en  donde  pueda,  indiscutiblemente,  obtener  mayores  ventajas  económicas,  si  es  que  de  seguridad económica para el futuro se trata.   

  3 Hay  que  tener  en  cuenta  el  bien  del  país,  para  que  la  Patria  no  se  vea  forzada a tener un turista más en su hoja de servidores en el exterior. Hay  que  estar  consciente  de  que  llevar  a  tierras  lejanas  la  representación  del  país,  en  forma  honrada,  significa  que  los  años  pasan  sin  que  uno  pueda  efectivamente  sentirse  en  determinado  día,  seguro  que  el  traje  que  hoy  viste, el pan que hoy se come, el vino que hoy se bebe y el techo que hoy  cobija, podrían no tenerse mañana si se ha de atener uno a la pensión que  malamente  alcanzará  para  subsistir  los  pocos  años  que  después  del  retiro  quedan de vida.    En términos generales, la primera exigencia de carácter moral con la que el  diplomático  se  encuentra  es  con  la  mismísima  intención  con  la  que  se  acerca al servicio.    Esta  falta  de  conciencia  en  el  diplomático  puede  llevar  a  situaciones  tales  que la opinión del vulgo en general conozca y reconozca a los que ejercen la  diplomacia  como  frívolos,  superficiales,  calculadores,  simuladores,  astutos,  fríos,  materialistas,  interesados,  recelosos,  complicadores,  confabuladores,  actores,  tramoyistas,  celosos,  hipócritas  y  para  rematar  tan deshonroso rosario de calificativos que arrastran justos por pecadores,  se envuelve a los diplomáticos sin discriminación alguna, con el inclemente  y ya raído manto de contrabandistas.     La regla tiene excepciones, y el vulgo no considera que los diplomáticos son  gente  de  carne  y  hueso,  gente  que  ríe  y  llora  cuando  está  frente  a  una  alegría o un drama que le aflige, gente con sentimientos, con conceptos de  amistad, con concepto de hidalguía, con concepto de amor al prójimo y a la  Patria,  con  concepto  de  honor,  de  decoro,  de  religión,  de  humildad,  de  tradición: gente con principios definidos, gente con hijos a quienes aspiran  legar un nombre inmaculado, gente que lleva hasta el extremo su celo para  conservarse  siempre  respetado,  gente  que  sería  incapaz  de  quemar  sus  manos con el más pequeño gesto que manchara la reputación propia y, por  tanto, la del país que representa; y que si en efecto hay, como han habido y  seguirán habiendo elementos inescrupulosos que traicionan en una u otra  forma el apostolado que viene a ser en concreto  la diplomacia, ello  no es  motivo para que se señale a los diplomáticos todos como contagiados del 

  4 mismo  mal,  que  a  todos  se  les  aísle  mentalmente  con  el  mismo  cordón  sanitario,  que  a  todos  se  les  castigue  con  la  misma  cuarentena  de  la  más  humillante desconfianza.     Ginés Vidal y Saura, así como por Harold Nicolson, exigen en el diplomático  un espíritu atento y aplicado que no se deje distraer por los placeres y por  las diversiones frívolas; un claro sentido de la realidad; penetración para  leer en el corazón humano sacando partido de los más pequeños motivos  y  expresiones  del  rostro;  un  espíritu  para  responder  adecuadamente  a  preguntas imprevistas; igualdad de humor y bondad de carácter, siempre  dispuesto a escuchar pacientemente a aquellos con quienes trata; soltura  de  modales  finos  y  agradables;  y  maneras  insinuantes  que  inspiren  confianza y simpatía en lugar de la aversión que produce un aire grave o  frío.    Importa  mucho  que  el  negociador  tenga  sobre  sí  dominio  bastante  para  resistir a la tentación de hablar antes de haberse consultado bien lo que va  a  decir,  sin  pretender  contestar  en  el  acto  y  sin  previa  meditación  a  las  proposiciones  que  se  le  hagan.  Pero  también  debe  evitar  el  extremo  opuesto  y  no  hacer  misteriosos  secretos  de  cosas  que  no  lo  merecen,  confundiendo lo que debe decir y lo que debe callar, guardar siempre una  continua reserva es enajenarse la confianza con las demás personas.    Un  negociador  hábil    no  deja  penetrar  su  secreto  antes  del  momento  adecuado;  pero  es  necesario  que  sepa  ocultar  este  disimulo  a  todos  aquellos  con  quienes  trata;  que  les  inspire  confianza,  dándoles  pruebas  efectivas de ella en cosas que no sean contrarias a sus designios, lo que les  lleva consecuentemente  a responder esta confianza por otros testimonios  recíprocos en  casos  más  importantes.  Tenemos  pues  que  existe  entre  los  negociadores una especie de  comercio mutuo de confidencias. Es preciso  dar si se quiere recibir, y el más hábil es el que saca mayor utilidad de este  comercio,  porque  tiene  una  visión  más  amplia  para  aprovecharse  de  las  coyunturas que se presentan.    En  el  siglo  XXVII  se    publicó  un  tratado  al  que  llamó:  Sobre  La  Forma  De  Negociación  Con  Los  Príncipes;  Sobre  Los  Usos  De  La  Diplomacia;  La 

  5 Elección  De  Ministros  Y  Enviados;  Y  Cualidades  Personales  Necesarias  Para  Alcanzar  El  Éxito  En  Las  Misiones  En  El  Extranjero.  Dicha  obra  fue  considerada como libro de texto para los diplomáticos de ese tiempo.  Entre  sus  finos  y  discretos  consejos  que  la  obra  ofrecía  se  lee:  el  buen  negociador nunca basará el éxito de su negociación sobre falsas promesas  o quebrantamientos de su palabra; es un error suponer, como supone la  opinión pública, que un Embajador eficaz necesita ser maestro consumado  en el arte del engaño; la mala fe es en realidad poco más que una prueba  de  la  pequeñez  intelectual  de  quien  recurre  a  ella  y  demuestra  que  está  demasiado  pobremente  equipado  para  conseguir  sus  propósitos  recurriendo  a  métodos  justos  y  razonables.  No  cabe  duda  que  en  ocasiones  el  arte  de  la  mentira  ha  sido  practicada  con  éxito  por  diplomáticos, pero a diferencia de la honradez, que es aquí como en todas  partes la mejor política, la mentira deja siempre en su estela una gota de  veneno.  Hasta  los  triunfos  diplomáticos  más  brillantes  conseguidos  mediante engaño, se basan sobre cimientos inseguros. Dejan en la parte  derrotada  un  sentimiento  de  indignación,  un  deseo  de  lograr  una  revancha y un resentimiento que siempre constituirá un peligro.     Agrega: Incluso en los casos en que el engaño no repugna  en sí mismo a  todas  las  personas  rectas,  el  negociador  debe  recordar  que  probablemente  se  verá  dedicado  por  el  resto  de  su  vida  a  los  asuntos  diplomáticos  y  que  le  es  esencial  crearse  una  reputación  de  rectitud  y  honradez  en  sus  tratos  para  que  en  lo  sucesivo  todos  se  muestren  dispuestos a fiar en su palabra.    Proceder  con  rectitud,  integridad  y  buena  fe  son  virtudes  que  necesariamente deben concurrir en las personas que ejercen la diplomacia.    Los hermanos Cambon, diplomáticos franceses, tenían opiniones diferentes  pero complementarias en relación a las cualidades diplomáticas. Para Paul  Cambon,  la  única  cualidad  esencial  en  un  Embajador  era  el  buen  juicio,  mientras que para Jules Cambon, lo indispensable era la autoridad moral.  Se  notará  –escribe  Jules‐  que  la  influencia  moral  es  la  cualidad  más  esencial de un diplomático. Debe de ser un hombre del honor más estricto 

  6 si el gobierno cerca del cual está acreditado y su propio gobierno han de  confiar explícitamente en sus afirmaciones.    Nicolson,  señala  que  la  base  de  una  buena  negociación  es  la  influencia  moral y esa influencia se funda, a su vez, sobre siete virtudes diplomáticas  específicas.  Estas  virtudes  son:  veracidad,  precisión,  calma,  buen  humor,  paciencia, modestia y lealtad.    Tratemos  de  analizar  estas  cualidades  morales  e  intelectuales  que  debe  o  debiera poseer todo diplomático. Veamos:      Veracidad:    Significa  cualidad  de  veraz.  Veraz  es  el  que  dice  la  verdad,  y  verdad es la adecuación entre la palabra y el pensamiento.    Mucho es lo que se ha escrito sobre la veracidad. Mucho y muy variado es  el  material  con  que  contamos.  Por  ejemplo,  Henry  Botton  definía  al  Embajador como un hombre de bien enviado al extranjero para mentir en  beneficio de su país. Tesis contrapuesta a lo que debe ser en realidad. Otro  ejemplo:  Talleyrand  sostenía  que  la  palabra  fue  dada  al  hombre,  y  por  tanto al diplomático, para disfrazar su pensamiento. Un ejemplo más: Luis  XI, el más astuto de los reyes de Francia, instruía a uno de sus Embajadores:  si ellos le mienten, miéntales Usted más.    Federico Amiel aconsejaba: Seamos veraces: en eso consiste el secreto de  la virtud; en eso reside la autoridad moral; esa es la más elevada máxima  del arte y de la vida.    No basta con decir la verdad, hay que evitar la reticencia.    Miente tanto el mentiroso como el reticente. El primero engaña por falsear  la  realidad,  el  segundo  porque  hace  omisiones  voluntarias  en  lo  que  debería  o  pudiera  decir.  La  reserva  o  silencio  consciente  para  inducir  en  error es igual que mentir. 

  7 No  es  suficiente  decir  la  verdad,  es  necesario  y  conveniente  mostrar  la  causa de la falsedad.    Para  Nicolson  la  veracidad  no  sólo  significa  la  abstención  de  incurrir  en  inexactitudes  conscientes,  sino  un  cuidado  escrupuloso  en  evitar  la  sugestión de lo falso o la supresión de lo verdadero. Un buen diplomático  debe  esforzarse  todo  lo  posible  para  no  dejar  ninguna  impresión  incorrecta sea lo que sea, sobre la mente de aquellos con quienes negocia.  Si,  obrando  con  absoluta  fe,  engaña  a  un  ministro  extranjero  o  si  los  informes  subsiguientes  contradicen  los  que  hubiera  comunicado  previamente,  debe  corregir  el  error  en  el  acto  aunque  pudiera  parecer  conveniente dejarlo en pie de momento. El hecho de corregir los informes  inexactos acrecienta el crédito presente y fortalece la confianza futura.     Ni por un momento –añade‐ debe permitirse tampoco el negociador estar  de  acuerdo  con  Maquiavelo  en  que  la  falta  de  honradez  de  los  demás  justifica la propia.    Los  diplomáticos  deberían  grabarse  en  la  cabeza  de  una  vez  por  siempre  que más se engañan los que pretenden engañar a los demás en diplomacia.    En ningún momento he  querido significar que un diplomático no es franco  si  su  proceder  es  veces  con  reserva.  Es  más,  la  verdad  llevada  al  extremo  podría desembocar en imprudencia.    Mario Silva Concha, profesor de la Academia Diplomática de Chile sostiene  que en un tiempo se llegó a aceptar que el obtener un triunfo diplomático  a  través  de  la  argucia  era  una  habilidad  y  no  una  falta  de  moral,  pretendiendo  que  la  diplomacia  no  podría  ser  concebida  sin  duplicidad.  Dicha escuela, si existió en el pasado, hoy no es aceptada.    Malmesbury aprendió por experiencia propia, nos cuenta Harold Nicolson,  que  el  doblez no  recompensa. Escribiendo en 1813 a Lord Camden que le  había pedido su opinión acerca de la conducta diplomática, se expresó en la  siguiente forma: Casi es innecesario decir que no hay ninguna ocasión, ni 

  8 provocación,  ni  anhelo  por  rechazar  una  acusación  injusta,  ni  idea  ‐por  tentadora que fuera‐ de alentar el objeto que uno se propone, que haga  necesaria y mucho menos que justifique una mentira. El éxito conseguido  merced a una falsedad es precario y carece de base. Su revelación no sólo  daría  al  traste,  para  siempre,  con  vuestra  propia  reputación,  si  no  que  heriría  profundamente  el  honor  de  vuestra  Corte.  Si,  como  acontece  con  frecuencia,  un  ministro  astuto  os  fórmula  de  pronto  una  pregunta  indiscreta que parece requerir una respuesta precisa, acudid a la parada  tratándola como una pregunta indiscreta o libraos de ella con una mirada  grave y seria, pero bajo ningún pretexto contradigáis la afirmación, lisa y  llanamente,  si  es  verdadera  o  la    admitáis  como  cierta  si  es  falsa  y  de  tendencia peligrosa.    De  todo  lo  que  he  expuesto  no  debe  deducirse  que  en  el  quehacer  diplomático  hay  que  proclamar  la  verdad  y  sólo  la  verdad.  Una  cosa  es  como  ya  dijimos  la  reserva  y  otra  el  engaño.  Engañando  se  pierde  credibilidad  y  una  vez  perdida  es  tarea  imposible  recuperarla.  La  verdad,  hasta  para  decirla,  hay  que  buscar  la  forma  elegante  y  el  momento  oportuno.  ¿De  qué  sirve  a  un  diplomático  la  oportunidad  si  no  sabe  aprovecharla?  La  verdad  dicha  en  momentos  no  propicios  es  lo  que  a  muchos llevó a la muerte o al destierro.      Precisión:  En el diplomático la precisión no debe ser entendida únicamente  como la exactitud en el cumplimiento de las instrucciones que recibe de su  gobierno,  sino  que  en  sus  informes  no  oculte  circunstancias  que  podría  considerar  adversas  o  negativas  al  país.  El  diplomático  no  debe  ocultar  o  disfrazar  la  verdad  que  deba  comunicar  a  su  gobierno  por  muy  desagradable que parezca.    Las comunicaciones del diplomático deberán ser fiel reflejo de la realidad,  debiendo  utilizar  un  lenguaje,  sea  escrito  u  oral,  claro,  exacto,  determinado,  concreto;  que  no  deje  lugar  a  interpretaciones  vagas  o  distorsionadas.   

  9 Harold  Nicolson  entiende  por  precisión  no  sólo  la  mera  exactitud  intelectual,  sino  la  exactitud  moral.  El  negociador  debe  ser  cabal  tanto  de  mente  como  de  alma.  El  diplomático  profesional  se  habitúa,  desde  sus  primeros  tiempos  de  agregado,  a  normas  de  precisión.  El  diplomático  aficionado propende a ser descuidado. La diplomacia profesional no está  tan  expuesta,  por  regla  general,  a  la  imprecisión.  Un  Embajador  recibe  casi  siempre  sus  instrucciones  por  escrito;  las  manifestaciones  que,  con  arreglo  a  ellas,  formula  al  gobierno  extranjero  ante  el  cual  está  acreditado, o bien se contienen en una nota cuidadosamente redactada o  se  expresa  en  el  curso  de  una  entrevista  personal.  Recíprocamente,  cuando  un  Embajador  recibe  de  un  Ministro  extranjero  alguna  comunicación  oral  de  importancia  vital,  constituye  una  sabia  precaución  por su parte someterle su versión de la conversación antes de ponerla en  conocimiento de su propio gobierno en forma oficial. El hecho de no haber  tomado  esa  precaución  ha  producido  lamentables  incidentes  en  el  pasado.    Los  diplomáticos  están  en  la  obligación  de  informar  a  sus  respectivas  Cancillerías sobre la situación política, económica y social del país en donde  ejerzan  sus  funciones.  Dichas  informaciones  deberán  ser  amplias,  oportunas  y  exactas.  Los  diplomáticos  deben  abandonar  el  temor  de  comunicar  su  parecer  sobre  la  dirección  que  podrían  tomar  ciertas  situaciones ocurridas en el país en donde están acreditados. No deben los  diplomáticos  dejar  de  lado  esta  grave  responsabilidad  absteniéndose  de  emitir  juicios  personales  en  sus  informes.  Se  les  causan  daños  a  los  gobiernos cuando sus Representantes diplomáticos incurren en el peligroso  error de la imprecisión moral.      Calma:  El  escritor  norteamericano  E.W.  Steven  decía:  Inmediatamente  después  de  haber  convenido  en  realizar  vuestra  empresa,  debéis  apercibiros de una calma absoluta, porque calma y paciencia son la matriz  en la cual se elaboran lentamente los frutos de la inteligencia.   

  10 El  diplomático  debe  poseer  dominio  absoluto  de  sí  mismo,  su  animosidad  deber ser tranquila y jamás agitada. Deber evitar a cualquier costo los tan  perjudiciales  arrebatos  pasionales.  Su  norte  debe  ser  la  serenidad  y  la  quietud  de  espíritu.  No  debe  dejarse  arrastrar  por  sus  primeros  impulsos,  debe de recordar en todo momento a Teófilo Gautier quien era del parecer  que  los  prudentes  han  prevalecido  siempre  sobre  los  audaces.  La  constancia  de  ánimo  es  la  que  le  pondrá  en  situación  favorable  sobre  los  demás.  Debe  el  diplomático  reflexionar  sobre  sus  emociones,  sobre  sus  ideas, sobre sus pensamientos, sobre sus palabras y sobre sus actos. No en  balde,  Carlos  V,  Rey  de  España  y  Emperador  de  Alemania  tenía  como  máxima que la larga reflexión era la garantía del buen éxito.      Buen  carácter:  Dale  Carnegie,  en  su  libro  Cómo  ganar  amigos  e  influir  sobre las personas, tituló el Capítulo Uno: Si quieres recoger miel no des de  puntapiés sobre la  colmena,  y más adelante  nos  dice  que  más moscas se  cazan con una gota de miel que con un galón de hiel. Creemos que son dos  excelentes consejos que dicen mucho por sí solos.    La  inalterabilidad  del  buen  carácter  en  un  diplomático  es  de  exigencia  extrema.    La  experiencia  nos  enseña  que  las  personas  que  tienen  buen  carácter  son  las más queridas y estimadas.    Para  un  buen  diplomático  no  deben  o  no  deberían  existir  circunstancias  tales que lleguen a alterar su buen carácter.    Es  inexcusable  e  inadmisible  la  temperamentalidad  en  un  buen  diplomático.     Si el diplomático es de mal genio, debe “ingeniárselas” para dominar su mal  carácter.   

  11 El diplomático debe dominar su mal carácter y no dejarse dominar por él.    Un  diplomático  con  un  constante  y  habitual  buen  carácter  está  siempre  cerca del éxito de su misión.      Paciencia:  Es  bastante  conocido  el  sabio  proverbio  persa  que  dice  que  la  paciencia es un árbol de raíz amarga, pero de frutos muy dulces.    La paciencia es otra virtud diplomática tan necesaria como difícil.    En  sus  oraciones  diarias  los  diplomáticos  devotos  deberíamos  pedir  como  San Alfonso, una copita de ciencia, una botella de sabiduría, un barril de  prudencia y un mar de paciencia.    Una  cosa  es  la  paciencia  y  otra  la  indolencia.  La  primera  como  virtud  es  saber esperar, la segunda como vicio es aguantarse, no hacer nada y darse  por vencido.    El  diplomático  debe  aprender  a  esperar,  y  esperar  con  tranquilidad.  Fray  Luis  de  Granada  decía  que  a  los  que  tienen  paciencia  las  pérdidas  se  les  convierten  en  ganancia,  los  trabajos  en  merecimientos  y  las  batallas  en  coronas.    Hay  que  recordar  que  todo  llega,  sólo  hay  que  saber  esperar,  el  Rey  Salomón en el libro de Eclesiastés nos dice que todo tiene su tiempo y todo  lo que hay debajo del cielo pasa en el término que se le ha prescrito. Hay  tiempo de callar y tiempo de hablar. (Ecle. 3,7)    Los  diplomáticos  deben  de  tener  siempre  presente  LAS    palabras  de  San  Francisco de Sales: la rueda menos untada es la que más chilla, así el que  tiene menos unción de paciencia es el que más hace resonar sus quejas. 

  12 Modestia: El vicio contrario a la modestia es la vanidad.    Los  diplomáticos  deben  tener  muy  en  cuenta  que  las  personas  más  insoportables son los hombres que se creen verdaderos genios. Creyéndose  geniales  dejan  de  lado  los  consejos  y  experiencia  de  personas  que  efectivamente  podrían  ayudarles  aclarando  dudas  o  emitiendo  juicios  de  peso en los problemas que se les podrían haber planteado.    Nicolson,  sostiene  que  la  vanidad  hace  vulnerable  al  diplomático  a  la  adulación  o  a  los  ataques  de  aquellos  con  quienes  está  negociando.  Le  anima a adoptar una visión demasiado personal de la naturaleza y fines  de sus funciones y, en casos extremos, a preferir un triunfo brillante pero  indeseable  a  una  transacción  modesta  pero  más  prudente.  Le  lleva  a  jactarse  de  sus  victorias  y,  en  consecuencia,  a  incurrir  en  el  odio  de  aquellos  a  quienes  ha  derrotado.‐‐  Puede  impedirle,  en  algún  momento  crucial,  confesar  a  su  Gobierno  que  sus  predicciones  o  informes  eran  inexactos. La vanidad se encuentra en la raíz de toda indiscreción y de la  mayoría de las faltas de tacto. La vanidad puede impedir a un Embajador  el confesarse, incluso a sí mismo, que no conoce el turco, el persa, el chino  y el ruso lo bastante como para prescindir, en asuntos importantes, de los  servicios  de  un  interprete.  Puede  exponerle,  cuando  se  entreviste  con  políticos  o  periodistas  que  le  visitan,  a  hablar  desleal  y  satíricamente  de  su  propio  Ministro  de  Relaciones  Exteriores,  y  puede  traer  consigo  todos  esos otros vicios de imprecisión, excitabilidad, impaciencia,  emotividad y  hasta  falsía.  De  todos  los  vicios  diplomáticos  (y  son  muchos),  la  vanidad  personal es sin duda alguna el más común y el más perjudicial.    La vanidad es hija legítima de la ignorancia. Ciega al diplomático que le deja  entrar en su mente y sólo le sirve para que sus colegas le desestimen, que  se alejen de su compañía, y que traten de evitarlo en todo momento.    Tampoco hay que llevar la modestia a extremos tales que la presencia del  diplomático  se  vea  afectada,  o  que  dé  la  impresión  que  adolece  de  un  carácter  falto  de  todo  interés  en  cosas  de  la  profesión,  o  bien  que  es 

  13 persona  incapaz  de  hacer  frente  a  determinadas  situaciones  por  falta  de  preparación.    Con  un  exceso  de  modestia  se  puede  llegar  a  generar  la  impresión  de  orgullo el cual es también un vicio que debe evitarse ya que hace nacer en  el que lo experimenta, una demasiada o enfermiza autoestima que conduce  irremediablemente al menosprecio de los demás.    La excesiva modestia podría interpretarse como orgullo el cual es el disfraz  de la ignorancia.      Lealtad: La lealtad o fidelidad se debe para con el país que envía, para con  el  país  que  recibe  la  Misión,  para  con  los  colegas  del  cuerpo  diplomático,  para con los connacionales.    La  lealtad  se  traduce  en  el  cumplimiento  fiel,  noble  y  sin  reserva  de  las  obligaciones adquiridas. Lealtad es honradez, es rectitud, es integridad, es  estima y respeto hacia los demás.    La primera lealtad del diplomático es la lealtad a la Patria, de quien tiene el  honor, el prestigio y la grave responsabilidad de representar.    Como  ya  se  ha  podido  apreciar,  la  lista  de  condiciones  que  un  buen  diplomático  debe  reunir  para  conducir  con  decoro  y  dignidad  su  Representación son numerosas. Aún tenemos un poco de tiempo y veamos  algunas más:       Honradez: Hay que ser recto e íntegro para aceptar un cargo en el servicio  diplomático. Si no se cuenta efectivamente con la capacidad necesaria para  desempeñarse  adecuadamente  en  una  Representación  diplomática  en  el  extranjero no hay que robar a otra persona más preparada la oportunidad 

  14 para  mejor  servir  al  país.  Aunque  se  pueda  considerar  que  este  tipo  de  honradez  no  reporta  ninguna  utilidad,  recompensa  o  provecho,  queda  la  íntima satisfacción del deber cumplido.      Responsabilidad: El diplomático está obligado para con su país a responder  con su mejor trabajo, con su mayor esfuerzo, con su ejemplar conducta. El  diplomático  además  del  caro  deber  que  se  le  ha  encomendado  y  ha  aceptado  bajo  juramento  de  estricto  cumplimiento,  recibe  un  sueldo.  El  país le paga para que trabaje a su servicio y no para que se la pase en cama  descansando  y  buscando  la  mejor  oportunidad  para  aparecer  en  un  periódico en alguna crónica social.      Patriotismo:  Es  el  amor  a  la  patria  el  cual  se  demuestra,  con  trabajos  y  sacrificios por su grandeza o en su defensa, y no en bellas y vanas palabras.    La  ceguera  moral  que  distorsiona  el  verdadero  culto  de  patriotismo,  es  lo  que  conduce  al  nacionalismo  el  cual  es,  según  Guillermo  Caballenas,  la  exacerbación morbosa del patriotismo.    El  patriotismo  nos  grita  al  oído  que  cuando  la  patria  está  en  juego,  no  existen derechos para nadie, sino únicamente deberes.    El diplomático debe actuar siempre en función de la Patria que puso en sus  manos su Bandera para que se le ame sobre todas, para refrescarse a cada  instante con su sagrado recuerdo, para santiguarse todas las mañanas con  su nombre.    Napoleón bien decía que la primera virtud es la devoción a la patria.    Los diplomáticos deben confiar en que la Patria tenga razón, pero con razón  o sin ella, están en la obligación de defenderla. 

  15 Los diplomáticos deberían esculpir en el mármol de sus mentes el consejo  que  daba  Pitágoras:  Cuando  la  patria  sea  injusta,  cual  una  madrastra,  adopta para con ella el partido del silencio.      Altura,  superioridad  espiritual:  Es  la  elocuencia  de  la  alegría  y  el  atrincheramiento  o  el  refugio  de  las  situaciones  más  difíciles;  salva  en  efecto una crisis haciendo reír; condensa en dos palabras la crítica de una  situación: disfraza a veces la inopia de una opinión: actúa a veces la fuerza  de una idea: es, en una palabra, la mejor arma para la blanca cruzada de la  diplomacia.      Sinceridad,  buena  fe:  Son  sinónimos  de  franqueza,  rectitud,  honradez,  buen proceder.    El  buen  diplomático  debe  proceder  en  todas  sus  actuaciones  en  forma  sincera, sin tratar de engañar a nadie, así es la única manera en que puede  ganarse la confianza de los demás.    Para  Vattel,  la  buena  fe  consiste  no  sólo  en  observar  lo  prometido,  si  no  también en no engañar en las ocasiones en que se está obligado a decir la  verdad.    La única manera de no estar solos es siendo personas de buena fe.    Otra  cualidad  que  debe  poseer  un  diplomático  es  una  enorme  fuerza  de  voluntad, como natural fruto de su misma honradez para saber resistir a los  ardides, lazos y tentaciones con que buitres de todos los plumajes asedian  al  diplomático  en  cuanto  lugar  llegue  para  obtener  su  ayuda  en  los  más  atrevidos negocios y especialmente en materia de indebidas importaciones.  Ese  acecho  es  constante  y  surge  generalmente  de  comerciantes  inescrupulosos  que,  avecinándose  estratégicamente  en  cada  capital,  se  aprovechan  de  la  necesidad,  de  la  vanidad  o  de  la  ambición  de  los 

  16 diplomáticos  y  aún  hasta  de  los  que  no  lo  son,  para  el  logro  de  sus  deshonestos propósitos.    Es de tal importancia el tema de las cualidades diplomáticas que no pocos  diplomáticos han tomado para sí los principios y conceptos vertidos por el  distinguido profesor de la Universidad de Montevideo, Eduardo Couture, en  el documento denominado por él mismo Los mandamientos del abogado.    Las  normas  ofrecidas  por  el  profesor  Couture  reglan  el  ejercicio  de  la  abogacía  en  forma  sana,  leal,  paciente.  El  esfuerzo  es  grande,  y  como  hemos dicho, lo postulado por el ex‐decano de la Facultad de Derecho, es  aplicado por los que ejercen la diplomacia como los principios a los que han  de someter sus conductas.  Sin  restar  importancia  al  aporte  de  tan  notable  uruguayo,  deseamos  insertar,  para  concluir,  los  principios  contenidos  en  el  Decálogo  del  diplomático,  escrito  por  Don  Rafael  Barraza  Monterrosa,  durante  su  residencia en Argentina.        El decálogo es el siguiente:   

   

                 

PRIMERO. Después de Dios amarás y servirás a tu Patria sobre todas las Patrias; SEGUNDO. Siempre recordarás que todos tus compatriotas son hermanos, y que cualquier discriminación social, política o religiosa que entre ellos hagas, será indigna de tu carácter de Representante de la Patria que a todos ampara por igual; TERCERO. La consideración que se merece la prensa, te obligará a observar respeto a su libre expresión; dignidad para pedir y ofrecer; delicadeza, hasta para insinuarte a ella; CUARTO. En la defensa de los intereses nacionales, nunca permitirás que un ciego y mal entendido de celo patriótico, te impida reconocer los derechos ajenos; muy al contrario, tendrás siempre presente el sabio apotegma que marca como límite de tus derechos, la línea donde comienza el derecho de los demás; QUINTO. Cuidarás de tu crédito económico absteniéndote de efectuar compromisos que no puedas cumplir. Si tu haber es escaso, renunciarás antes a tus investiduras, pero no permitirás que tu nombre, que es el país que representas, llegue a arrastrarse en forma indecorosa; SEXTO. Evitarás la ofensa, la violencia, la ironía, el doblez, responderás siempre con altura. Te expresarás con energía si se llega el caso, pero nunca en términos que se alejen del comedimiento que presume tu honroso carácter representativo; SÉPTIMO. Evitarás la ofensa, la violencia, la ironía, el doblez, responderás siempre con altura. Te expresarás con energía si se llega el caso, pero nunca en términos que se alejen del comedimiento que presume tu honroso carácter representrativo; OCTAVO. Patriotismo, respeto al derecho ajeno, probidad en el manejo de intereses, sinceridad, discreción, compostura, hombría, educación, responsabilidad, nobleza, caballerosidad, son virtudes cardinales del culto diplomático. Impregnarse de ellas, cultivarlas, acrecentarlas con amor antes que odio, antes que con intolerancia, con la humana intención de unir y nunca separar, es la misión apostolar de la diplomacia; NOVENO. Tendrás siempre presente que la preparación que para tu cargo ostentes, así como la educación que demuestres tener, serán siempre un claro reflejo de la cultura de tu Patria, de la seriedad del Gobierno que te acredita, y, finalmente, del grado de honradez y responsabilidad de tu persona, al aceptar con o sin merecimiento, el honor de llevar al exterior, la representación de tu país; y DECIMO. Patriotismo, respeto al derecho ajeno, probidad en el manejo de intereses, sinceridad, discreción, compresión, compostura, hombría, educación, responsabilidad, nobleza, caballerosidad, son virtudes cardinales del culto diplomático. Impregnarse de ellas, cultivarlas, acrecentarlas con amor antes que odio, antes que con intolerancia, con la humana intención de unir y nunca separar, es la misión apostolar de la diplomacia.

  17
                                                     

San Salvador, El Salvador, Centroamérica. Mayo 2010.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->