Está en la página 1de 4

“ENVIDIA Y PODER SON RIQUEZA, AUNQUE SU DUEÑA NO TENGA

FLAQUEZA”

LOS BIENES NO TE DAN EL PODER ABSOLUTO

“La ventana desde donde miras cada mañana te muestra experiencias y


cosas nuevas, los detalles que se pasan, te los encontraras en las
circunstancias menos esperadas en tu vida. Siendo así tú, la única
persona capaz de darle el sentido a éstas cosas”.

Ésta es la historia de Martina Székely, una muchacha que en su niñez, no tuvo


la gran suerte de compartir un largo tiempo con sus padres. Debido a esto, se
quedó con sus tíos y primos los cuales pasaron a ser su familia. Pero antes
de que pasara el tiempo, la esposa de su tío quien sentía una antipatía
especial hacia Martina, se tomó la tarea de enviarla a un internado, llamado
Sanité-Marie-Des-Boise, en el cual pasaría los próximos años de su vida hasta
que cumpliese la mayoría de edad.

Martina ya acostumbrada a su vida en el internado, se caracterizaba por tener


una personalidad especial, en la cual se destacaba la sencillez y un toque de
perspicacia en todas las cosas que hacía. Pasados los años Martina se dio
cuenta que lo que tenía hasta ahora como familia, si así se podía llamar, no la
querían tanto como ella se lo esperaba. Un día normal en el internado hubo
algo especial, se presentó una persona importante para su vida era la
presencia del Señor Stuart Locke, su abogado, que venía dispuesto a traerle
maravillosas noticias.

Esto se trataba de que Verónika Székely, la tía de Martina que apreciaba


mucho, de modo que llego a considerarla como su madre, que se había reunido
con los ángeles en el cielo, y que por esta razón años antes se había tomado el
trabajo de escribir un testamento en el cual se estipulaba que la totalidad de
sus bienes pasarían a manos de Martina. Porque en el tiempo vivido por
Verónika, se había dado cuenta de que nadie más sino Martina podría merecer
tener tan preciados objetos. Por lo tanto Verónika también se dio cuenta de
que sólo confiaría en su sobrina para dejarle todo, porque estaba segura de
que Martina los cuidaría con la misma dedicación que ella lo hizo por el
transcurso de su vida.

El señor Locke a medida que le cuanta todos los hechos ocurridos a Martina,
considerando como dichoso pero a la vez un poco doloroso, se ve obligado
también a contarle cada detalle de lo que había ocurrido durante el tiempo que
ella pasó en el internado, diciéndole que cuando su familia se enteró de la
muerte de su tía Verónika y de lo que había dejado como herencia, quisieron
hacerse cargo de dichos bienes. Pero que ni con todas las cosas que la familia
tenía reunidas podían mantenerlos, que de ningún modo podían hacerse cargo
de todos esos bienes.

“ENVIDIA Y PODER SON RIQUEZA, AUNQUE SU DUEÑA NO TENGA


FLAQUEZA”

Al enterarse Martina de que sus primos llamados Gábor e Itzván Székely


habían hecho un mal uso de algunas de las propiedades de la familia en
tiempos anteriores, se vi obligada a castigarlos de alguna manera por tan
malos actos cometidos. Pero que de ningún motivo el abogado de Martina
permitiría que este testamento cambiara a petición de los demás. Él haría todo
lo que estuviese a su alcance para que dicho testamento se cumpliese al pie de
la letra, como lo había dejado estipulado su tía Verónika en cada una de las
palabras de aquel escrito.

También el Señor Locke le dirigió la palabra a Martina, diciéndole que estuviera


alerta a cada uno de los sucesos que ocurriesen en contra de su cumplimiento,
se refería a que no existía ni la más mínima posibilidad de que ni sus primos ni
su tía pudieran adquirir algo de la herencia dejada por su tía Verónika.

Poco tiempo después Martina decide salir del internado e ir a conocer todo de
lo que ya era dueña, y en un momento encontrarse en la compañía del Señor
Locke y su familia. También se dedicó a darse la vida que se merecía hace
mucho tiempo por ser una muchacha tan responsable. Tiempo más tarde
Martina se entera de que algunas de las propiedades de las cuales estaba a
cargo, sus primos las habían estado dañando e incluso imponiendo reglas a los
trabajadores, por ésta razón, Martina tomó la decisión de visitar cada una de
ellas, y de esta manera disculparse por los agravios cometidos por personas
que sólo buscaban hacer daño a los demás, que se encontraba de alguna
manera apenada y que por esto quería dejar enmendado con algunas personas
por la forma en que fueron tratados.

Martina en uno de sus tiempos libres, se encontraba en un teatro, en donde de


una manera inesperada se encuentra con uno de sus primos, pero recordó que
antes su abogado le había hablado de una manera nefasta sobre ellos como
ella se lo esperaba, por esta razón Martina se vio obligada tomar una distancia
hacia el llamado Itzván el primo menor, el cual se presentó ante ella de una
forma impensada la cual la puso a reflexionar sobre hechos pasados, como si él
era uno de los hombres que le había descrito el abogado, pues no parecía
serlo.
Hace tiempo cuando Martina se encontraba en el internado, se vio envuelta por
una historia en la cual tenía como centro el tema de los Vampyr, aquellos seres
que necesitaban alimentarse de sangre humana para subsistir. Las razones de
el por qué Martina se involucró tanto con ellos, era porque los Vampyr
encontraban el Martina algo en particular, de lo cual ellos estaban detrás y por
ningún motivo iban a dejarla continuar con su vida normal.

“ENVIDIA Y PODER SON RIQUEZA, AUNQUE SU DUEÑA NO TENGA


FLAQUEZA”

Cada vez Martina fue descubriendo que de las personas que la rodeaban,
algunas tenían relación con los Vampyr, y recordaba que en sus vivencias en el
internado, iban pasado cosas muy extrañas, que a Martina y a una de sus
mejores amigas Carmen Miranda que parecía como su hermana, las
consideraban distintas a las demás estudiantes del internado.

En un momento en que Martina se encontraba pensativa en todo lo que le


había sucedido en el transcurso de sus vidas que gracias también a su querida
tía Verónika, de la cual todavía ella recordaba como si su presencia nunca la
dejase sola. Martina descubrió que la intención de su primo Itzván de acercarse
a ella era de ir detrás de su dinero, además de haber descubierto que en una
de las propiedades que ella poseía, se encontraba uno de los cofres que los
Vampyr se encontraban persiguiendo durante un largo tiempo. Pues Itzván
también se encontraba aliado con ellos para hacer lo posible por conseguir uno
de los cofres de plata que se encontraba a su alcance, movido por la intención
de ser convertido también en un Vampyr.

En el momento en que los Vampyr estaban intentando apoderarse del cofre,


Martina en su castillo logra abrir la puerta en donde se encontraba dicho cofre.
Luego ella es tacada por Itzván y su cómplice, pero resultan Martina y Adrian
Almos su acompañante más astutos, debido a que les tendieron una trapa con
la cual quedaron encerrados. Al momento de lo ocurrido Martina aprovecha de
su compañía, para abrir los tres cofres, logrando así con esta ayuda formar la
cruz patriarcal, con la cual clavándola directamente en el corazón de la
condesa se lograría quitar la inmortalidad de los Vampyr, dando así un fin para
su existencia.

Después de todo lo sucedido Martina celebra su victoria hacia los Vampyr


dando un fin a toda la maldad ocasionada hacia personas inocentes por los
Vampyr. Luego dio inicio a una nueva vida llena de tranquilidad en compañía
de una pareja como Adrian Almos, quien le había demostrado mucho interés en
sus luchas y en cada ocasión de Martina en contra de los Vampyr.

Intereses relacionados