Está en la página 1de 2

Israel Ceballos Flores Grupo: 2MM1

El circuito de la comunicación.
Bases de la comunicación.

La comunicación representa un proceso sencillo y a la vez complejo mediante el


cual las personas y las naciones buscan conocerse. Este proceso puede darse de
manera interpersonal, es decir, entre individuos. En la comunicación intervienen
distintos signos de todo tipo, en los que se auxilia el ser humano para transmitir
sentimientos y pensamientos a otros seres humanos.

La comunicación se define como un proceso de transmisión de ideas y


sentimientos en el que participan cuando menos dos seres humanos: quien envía
el mensaje y quien lo recibe.

Elementos de la comunicación

Los elementos necesarios para que exista una comunicación son:

Encodificador; Llamado también emisor, sujeto que expresa una idea. Todo rasgo
de conducta emite una señal, un signo.

Decodificador; Es la persona que identifica la idea, es decir .Los signos son tan
complicados o simples, complejos o sencillos como sean los mundos de
experiencias del encodificador y del decodificador.

Mensaje; Es la idea o conjunto de ideas y sentimientos que alguien expresa


consciente o inconscientemente .Cabe mencionar que los mensajes no
necesariamente se expresan con palabras; además los movimientos corporales, el
silencio también los comunica.

Canal; Es el medio que se emplea para trasladar un mensaje. Un canal es el


periódico, otros son el teléfono, la radio y la televisión. El conducto por el cual fluye
un mensaje es un canal desde los sentidos del ser humano hasta el medio
tecnológico más avanzado.

Código; Es el conjunto de signos convencionales, elaborados por una comunidad


para servirse de ellos. Dentro de la lengua existen códigos específicos, como son
la forma de hablar de una etnia, sector social profesional (jerga).

Págin
a1
Israel Ceballos Flores Grupo: 2MM1

Opinión personal
Un elemento que también considero importante para llevar el proceso de la
comunicación, es la apertura de ambos miembros a la emisión y recepción de
mensajes, resulta absurdo emitir un mensaje sin nadie que lo quiera o pueda
recibirlo ,de igual manera, es una pérdida de tiempo intentar recibir mensajes de
un emisor inexistente, a menos claro que nuestro objetivo no sea emitir o recibir un
mensaje, sino más bien encontrar un emisor o receptor.

Una vez que se concreta la apertura a la comunicación ya sea para emitir o recibir
un mensaje, es decir la voluntad de comunicarse, es cuando deben vencerse las
barreras a la comunicación, en primer lugar se hace necesario asegurar que el
mensaje llegue a su destino venciendo las barreras físicas , para lograr esto con
más facilidad debemos escoger primero el canal de comunicación a utilizar
priorizando opcionalmente al más eficiente, en esta decisión también viene
íntimamente ligada a las capacidades fisiológicas del emisor y el receptor. Una vez
elegido el canal de comunicación debemos analizar los posibles obstáculos que
puedan presentarse, ya sea para evadirlos o eliminarlos, el emisor debe ser
cuidadoso en la elección del código a utilizar con el fin de desembarazarse de
cualquier contratiempo semántico este debe ser comprensible para el receptor y si
se requiere indescifrable para posibles receptores no deseados.

Ahora bien, es posible que la disponibilidad de comunicación pueda generar


problemas en algunos aspectos, esto lo podemos constatar en la enorme cantidad
de comunicaciones nocivas o indeseables generadas por la actividad humana, de
ahí que algunos individuos creen prejuicios sobre fuentes de información que
debido a su naturaleza, les resultan indeseables, a su vez estos prejuicios
levantan barreras psicológicas que pueden cerrar completamente al receptor.

Concluyendo debemos ser cuidadosos a la hora de emitir mensajes y escoger los


receptores idóneos, para evitar ser etiquetado como emisor indeseable y
comunicarnos con más fidedignidad. Así mismo debemos delimitar y establecer
claramente la información que deseamos recibir, pero sin cerrar completamente
nuestra capacidad receptora, porque finalmente, es la información la que nos
proporciona las experiencias que nos hacen crecer intelectualmente.

Págin
a2