Está en la página 1de 234

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES
ESCUELA DE PSICOLOGIA

SEMINARIO DE GRADUACION PARA OPTAR AL GRADO DE
LICENCIATURA EN PSICOLOGIA

PROCESO DE ADAPTACIÓN A COSTA RICA DEL MMPI-A
(INVENTARIO MULTIFÁSICO DE LA PERSONALIDAD DE MINNESOTA, VERSIÓN
PARA ADOLESCENTES)

Sustentantes:
Nancy Arias García. 990340
Andrés Leiva Picado A11934
Alexandra Lobo Fallas A42979
Gabriela Rivera Sequeira A34346

Comité Asesor:
Director: M. Sc. Carlos Saborío Valverde
Lector: Dr. Mauricio Molina Delgado
Lectora: M. Sc. Jessica Gamboa Ramírez

Diciembre, 2010
1

Resumen
En el siguiente documento se presenta la sistematización del Proceso de Adaptación del
Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesota, versión A (MMPI-A) a la población
costarricense. Desde su aparición en 1992, el MMPI-A ha sido considerado como un instrumento
de suma importancia en los procesos de evaluación de la personalidad y los trastornos
emocionales en la población adolescente, el mismo constituye un procedimiento de medición de
los aspectos asociados con psicopatología y desajuste psicológico; de ahí la necesidad de realizar
dicha adaptación proporcionando grupos de comparación más apropiados, así como indicadores
de confiabilidad y validez que permiten generar hipótesis interpretativas con mayor solidez y
apoyo empírico en la población costarricense.
Los objetivos generales del Proceso de Adaptación del MMPI-A para Costa Rica fueron los
siguientes:
Proporcionar indicadores psicométricos del MMPI-A para la población costarricense en
términos de confiabilidad, validez y el establecimiento de grupos normativos.
Sistematizar distintas estrategias de interpretación de los múltiples indicadores de validez
y desajuste psicológico que proporciona el MMPI-A.
Asimismo, se desarrolló un Manual de Interpretación del MMPI-A con el objetivo de brindar al
usuario del test pautas sobre el uso, calificación e interpretación del MMPI-A con población
costarricense, el cual incluye los siguientes apartados:
1. Antecedentes
2. Desarrollo Adolescente y Psicopatología
3. Aplicación del MMPI-A
4. Procedimientos de Calificación del MMPI-A
5. Estrategias de Interpretación del MMPI-A
6. Escalas de Validez
2

7. Escalas Clínicas y Sub-escalas Harris-Lingoes
8. Códigos Típicos del MMPI-A
9. Escalas de Contenido
10. Escalas Suplementarias
11. Sumario Estructural en el MMPI-A
12. Adaptación del MMPI-A a Costa Rica
13. Resultados
De la misma forma, el documento contiene los resultados del Proceso de Adaptación a Costa
Rica del MMPI-A, en términos de confiabilidad y validez, proporcionando baremos nacionales
para las distintas escalas de validez y clínicas del MMPI-A a través de la obtención de datos
normativos diferenciales por género para los distintos grupos de escalas de la prueba, los cuales
muestran una buena representatividad con respecto a la población adolescente, incluyendo datos
de cada una de las siete provincias del país, tanto de zonas rurales como urbanas y de colegios
privados como públicos.
Finalmente se presenta un resumen de la experiencia del proceso por parte de los investigadores,
donde se describen las distintas etapas del proceso.

3

TABLA DE CONTENIDO
1.

INTRODUCCION .....................................................................................................11

2.

PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN.............................................................................13

3.

ANTECEDENTES .....................................................................................................14
3.1.

USO DEL MMPI ORIGINAL CON ADOLESCENTES ................................................................................ 14

3.2.

LIMITACIONES EN EL USO DEL MMPI ORIGINAL CON ADOLESCENTES ...................................................... 14

3.2.1.

CONTENIDO DE LOS REACTIVOS ..................................................................................................... 14

3.2.2.

PROBLEMAS CON LAS RESPUESTAS EXAGERADAS ............................................................................... 15

3.2.3.

NORMAS ................................................................................................................................ 15

3.3.

DESARROLLO DEL MMPI-A......................................................................................................... 16

3.4.

FORMA ADOL EX ...................................................................................................................... 17

3.5.

DESARROLLO DEL CUADERNILLO DEL MMPI-A................................................................................. 18

3.6.

RANGO DE EDADES PARA EL MMPI-A............................................................................................ 18

4.

DESARROLLO ADOLESCENTE Y PSICOPATOLOGÍA .................................................20

5.

APLICACIÓN DEL MMPI-A ......................................................................................27

6.

5.1.

REQUISITOS QUE DEBEN CUMPLIR LOS USUARIOS DEL MMPI-A ............................................................ 27

5.1.1.

REQUISITOS DEL EVALUADOR ....................................................................................................... 27

5.1.2.

REQUISITOS DEL EVALUADO ......................................................................................................... 29

5.1.3.

REQUISITOS DEL AMBIENTE DE APLICACIÓN DE LA PRUEBA ................................................................... 30

5.2.

INSTRUCCIONES PARA LA APLICACIÓN DE LA PRUEBA........................................................................... 31

5.3.

ASPECTOS ADICIONALES .............................................................................................................. 32

PROCEDIMIENTOS DE CALIFICACIÓN DEL MMPI-A ...............................................33
6.1.

FORMATOS DE LA PRUEBA ........................................................................................................... 33

6.2.

PROGRAMAS DE CALIFICACIÓN POR COMPUTADORA .......................................................................... 34

6.3.

PLANTILLAS DE CALIFICACIÓN MANUAL .......................................................................................... 34

6.4.

CÓMO TRAZAR UN PERFIL BÁSICO ................................................................................................. 35

6.5.

CODIFICACIÓN DEL PERFIL ........................................................................................................... 35

7.

ESTRATEGIAS DE INTERPRETACIÓN DEL MMPI-A ..................................................38

8.

ESCALAS DE VALIDEZ .............................................................................................42
4

.............................................................. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ...............10................. 45 8............................4..............1.........1...........3................................ ESCALA INFRECUENCIA (A-F) ........ GUÍA INTERPRETATIVA .......10................................. 48 8............................................... 60 9....................2........................... GENERALIDADES DE LA INTERPRETACIÓN DE LAS ESCALAS CLÍNICAS .....................................................2........4... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .................. 57 8............................. 53 8............ CONSTRUCCIÓN DE LA ESCALA Y ASPECTOS HISTÓRICOS .... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ........................................4....................2........ ESCALA MENTIRA (A-L)..................................... 61 9.............................. 73 9.....................9.........................................................................................1...4... 53 8................................................ 59 8............... 60 8...................... 70 9.................................... GUÍA INTERPRETATIVA ............................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ..................1........ GUÍA INTERPRETATIVA ................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .................6....................................................2.......................................... 54 8........................................................8........ 71 9...............................8...........................2............................................................. 44 8.................2...................... GUÍA INTERPRETATIVA .....5.......................................................... ESCALA DEFENSIVIDAD (A-K) ............3...... ESCALA NO PUEDO DECIR (A-?) .................................................... 70 9.1............ 56 8.INFRECUENCIA DE LA SEGUNDA PARTE (A-F2) ............................................................ 47 8................... 59 8................................................................... 49 8........3......................................................................... 49 8....6......1..............1. ESCALA 2: DEPRESIÓN (A-D) ..........INFRECUENCIA DE LA PRIMERA PARTE (A-F1)...................................1.........1.....9................ DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ...4........................................................8...............6...... GUÍA INTERPRETATIVA .................................................2.................. 52 8.. ESCALA DE INFRECUENCIA ..... ESCALA DE INCONSISTENCIA DE LAS RESPUESTAS VERDADERAS (A-INVER) ..................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .......................... 75 5 ...........................................61 9.......................................................... 60 8....... 64 9..............................................................7.................... ESCALAS CLÍNICAS Y SUB ESCALAS HARRIS-LINGOES ........................ 42 8......... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .............1............................................................... 53 8.2......................................................4.................. GUÍA INTERPRETATIVA ..............................7.................. ESCALA DE INFRECUENCIA ................................ 73 9............... GUÍA INTERPRETATIVA .............. ESCALA DE INCONSISTENCIA DE LAS RESPUESTAS VARIABLES (A-INVAR) ........2.................................. ESCALA 1: HIPOCONDRÍA (A-HS) ............................... GUÍA INTERPRETATIVA ..............8.......................... 47 8....7.............5....................................................................... GUÍA INTERPRETATIVA ..........................................................1....2.........................2..................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ........... 59 8...............................10....................................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ......... CONSTRUCCIÓN DE LAS ESCALAS Y ASPECTOS HISTÓRICOS ....................2.............. 44 8...... 56 8...................................1..2............................ 52 8........................... GUÍA INTERPRETATIVA ...................9...........................5...........................2.................................................................... 51 8..

.................................8.................. GUÍA INTERPRETATIVA ........................ 118 10................ DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .................................2.................................................................................... 131 11......................................................................................... ESCALA 3: HISTERIA (A-HI) ...........1....................................................................1................. 82 9.... 102 9...................... INTRODUCCIÓN GENERAL E HISTÓRICA ............................................................ CONSTRUCCIÓN Y ELECCIÓN DEL CÓDIGO TÍPICO ......................2.................. 119 10.............. GUÍA INTERPRETATIVA ........1... CÓDIGOS TÍPICOS DEL MMPI-A ............................................. 109 9...........................1...12.. 91 9............7....................................... 88 9....... ESCALA ANSIEDAD ADOLESCENTES (A-ANS).......... ESCALA 4: DESVIACIÓN PSICOPÁTICA (A-DP) ......... 102 9.......................2..................... 131 11....2.............................. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE . 131 6 ............................................ DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ...................... 129 11........1......... 88 9.............................. GUÍA INTERPRETATIVA ..................3..2........10................................................................................................................... 114 10..................................................2......... 108 9...............6................... 100 9..................................... ESCALA 9: HIPOMANÍA (A-MA) ..........................................................................................9......................................................................................... 94 9......6............................................................................................................1............................3.......................11............. 94 9................................2......................... GUÍA INTERPRETATIVA ............................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .........12.............. 82 9......... ESCALA 7: PSICASTENIA (A-PT) .............................. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .......... 118 10............................... 129 11............................. 78 9..................................... 99 9.... 113 9............... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .....8...............1................................... 104 9...... 78 9....1..............5..................................................12.......................9................................................... CONSTRUCCIÓN DE LAS ESCALAS Y ASPECTOS HISTÓRICOS ....................... ESCALAS DE CONTENIDO ..........1............. 96 9......................... 80 9...................10......................9..........................1.................................. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ......................... 120 11......3................ DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .............................................................. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ...............................................6..11........... GENERALIDADES DE LA INTERPRETACIÓN DE LAS ESCALAS DE CONTENIDO ......................................................... ESCALA 0: INTROVERSIÓN SOCIAL (A-IS) ...................... ESCALA 6: PARANOIA (A-PA)................... 85 9....... DESCRIPCIÓN DE LOS CÓDIGOS TÍPICOS DEL MMPI-A...............7..................................5.............. 113 9...............................................7.........................2........... ESCALA 8: ESQUIZOFRENIA (A-ES) ..........8.............9.... GUÍA INTERPRETATIVA ............2........ ESCALA 5: MASCULINIDAD-FEMINIDAD (A-MF) .............................................................10............................................... 108 9... GUÍA INTERPRETATIVA .............................. GUÍA INTERPRETATIVA ..... 99 9.........................................................11............................................1............................................2.........5....................................................................... GUÍA INTERPRETATIVA ...................

....................... GUÍA INTERPRETATIVA ...........8.....................1..................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ................6...........................12...........................3. ESCALA PROBLEMAS DE CONDUCTA ADOLESCENTES (A-CON) ............................................ 136 11. 134 11...................... GUÍA INTERPRETATIVA ..... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ..... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ................9. 134 11..............10.12. ESCALA ENOJO ADOLESCENTES (A-ENJ) .................... 145 7 ......... 140 11......................... 139 11...........1.5.................................9................................. 143 11...............................1........................... 139 11............ DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ................................................... 133 11........ 142 11....... GUÍA INTERPRETATIVA .. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ....................... ESCALA PENSAMIENTO DELIRANTE ADOLESCENTES (A-DEL) ......................... 135 11........... PROBLEMAS FAMILIARES ADOLESCENTES (A-FAM) .......... 142 11..........................11....................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ..........................11.......................................... 135 11............................. 144 11........................ GUÍA INTERPRETATIVA ...............................14......................................................................................................................................... 137 11....... 134 11............... GUÍA INTERPRETATIVA ............................................15..........1.10....................................... ESCALA ENAJENACIÓN ADOLESCENTES (A-ENA)........................ GUÍA INTERPRETATIVA ..11......................................................................... 140 11.........................7............................................................ 143 11. 145 11.............................................................................2...............1....6......................8........................12..... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ...................................................8............ 132 11.7........... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .... GUÍA INTERPRETATIVA .......13........................ ESCALA INCOMODIDAD EN SITUACIONES SOCIALES ADOLESCENTES (A-ISO) .... ESCALA DEPRESIÓN ADOLESCENTES (A-DEP) ......................4............. 138 11........... 137 11......... 135 11............................................................... GUÍA INTERPRETATIVA .........................................................2..........9............................................... ESCALA CINISMO ADOLESCENTES (A-CIN) ...................... 138 11......13............... 139 11.....................................................................................................................................2.................. 140 11............ 141 11........... ESCALA BAJAS ASPIRACIONES ADOLESCENTES (A-BAS) .............................14.......... 132 11.................................... 136 11.................... 138 11.2............................................................................................... 132 11.................1..... 136 11................1..............1........................................................2................................................... 142 11...........10................2....................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ...............14.......................................................................4......13..........................................5........7...... GUÍA INTERPRETATIVA ....... GUÍA INTERPRETATIVA .............................4................................2................................... GUÍA INTERPRETATIVA ..........1............. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .................................................. ESCALA OBSESIVIDAD ADOLESCENTES (A-OBS) ............................................................2.................................................................................6............................................. ESCALA PREOCUPACIÓN POR LA SALUD ADOLESCENTES (A-SAU) .................. 143 11..................................................2....................................1............2.....................5.............................2...11.............. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ....................1........... GUÍA INTERPRETATIVA .. ESCALA BAJA AUTOESTIMA ADOLESCENTES (A-BAE) ......................................2...... 144 11.....

.....................................................................................................................................1..................... GUÍA INTERPRETATIVA ......... 156 12...... ESCALA ANSIEDAD (A-A) ........ 147 11...2...... 150 12........................... ESCALA REPRESIÓN (A-R) ......................... ESCALAS WELSH DE ANSIEDAD (A-A) Y REPRESIÓN PARA ADOLESCENTES (R-A) .....................7..................................... 146 11..2......... 154 12....... ESCALA PROBLEMAS ESCOLARES ADOLESCENTES (A-ESC) .................................... GUÍA INTERPRETATIVA ......................1.............................3................. ESCALA INMADUREZ (A-INM) ........4............... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ......... 151 12....................................................................................................................2.................... 160 12................... 158 12............................................................ DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ................................................................... 147 11..........................1...........16..................................................................................2... 145 11..........................17........................ GUÍA INTERPRETATIVA .............. 147 11.........................................................................17..... 159 12.....4.............................1..................... 149 12...............2...........2.... GUÍA INTERPRETATIVA ..............15........................................1............. ESCALA ALCOHOLISMO DE MACANDREW-REVISADA (A-MAC-R) ................... 160 12.....................................................1... 169 13.....................1... GUÍA INTERPRETATIVA ........ DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ..............1.. SUMARIO ESTRUCTURAL EN EL MMPI-A ......................................15.................... 162 12................................16...............2........... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ..................................................... 164 13...........16. 169 8 . GUÍA INTERPRETATIVA .. 165 13......................... ESCALA RECHAZO AL TRATAMIENTO ADOLESCENTES (A-RTR) . GUÍA INTERPRETATIVA ..............................................................................................7...........................2.......................................................... CONSTRUCCIÓN DE LA ESCALAS Y ASPECTOS HISTÓRICOS ........................................................................................ DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ...... 151 12............................. 146 11...1......................................................................... 154 12................................ ESCALAS SUPLEMENTARIAS ....................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ....................... FACTOR 1: DESAJUSTE GENERAL .................6..........................................................................................................5......... 149 12......8...4............. 158 12......8............... GUÍA INTERPRETATIVA ............... 153 12.......................8............2......................2............................3...............................................................................................................................................3......... ESCALA PREDISPOSICIÓN A PROBLEMAS CON LAS ADICCIONES (A-PPA)...........1....... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ....1...... 153 12................5..............6..................1...... 165 13...................2............................. 154 12........................................ 148 12................................................................2.... GUÍA INTERPRETATIVA ................................. 161 12....17.......................................... DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE ................6............................ 151 12.... 162 12................................... INTRODUCCIÓN GENERAL E HISTÓRICA .......7............................ ESCALA RECONOCIMIENTO DE LA ADICCIÓN (A-RA)...................... 146 11.. DESCRIPCIÓN DE LOS CONSTRUCTOS QUE MIDE .....5..11.... DIMENSIONES E HIPÓTESIS INTERPRETATIVAS DEL SUMARIO ESTRUCTURAL....................................

.............3..................2........................................................................................................................... 191 15........................... PSICOTICISMO (4 ESCALAS Y SUBESCALAS) .....................3... TIPO DE MUESTRA .......................................................................3..3......... FACTOR 5: PREOCUPACIONES POR LA SALUD.....................................2........................................ NAIVETE (5 ESCALAS Y SUBESCALAS)......... PROCEDIMIENTOS DE APLICACIÓN DE LA PRUEBA EN LOS COLEGIOS COSTARRICENSES ....................... 187 14............ 178 13.......... MARCO METODOLÓGICO.......................... 175 13........................................................................................4..................... 170 13....................................................................................................................................3............3.......................................................................................................5............................................................................................................ 188 14.......... MALESTAR SOCIAL (8 ESCALAS Y SUBESCALAS) ..............................7...................3.........................................9.............................. 181 14.... 190 15..................................................................... FACTOR 7: ALIENACIÓN FAMILIAR ........... 181 14..................8....................................... 184 14..............................................................6................ DESINHIBICIÓN (12 ESCALAS Y SUBESCALAS) ............... 188 14......2.............................2....... 180 14........... 172 13............................8.......3.................. TIPO DE ESTUDIO ..........1................2.................................................................. FACTOR 4: MALESTAR SOCIAL .... ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN ...3..... 179 14....7................................................ SISTEMATIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN .........3................. DESCRIPCIÓN DE LOS INSTRUMENTOS ................. 174 13.......................................4..................................... RESULTADOS .................... 178 14.. INMADUREZ (15 ESCALAS Y SUBESCALAS) ............ FACTOR 2: INMADUREZ ..............3................8.................2............................................... ALIENACIÓN FAMILIAR (4 ESCALAS Y SUBESCALAS) ............1..............2.........................................2................. 177 13.............3......................... OBJETIVOS ESPECÍFICOS .7...................... 177 13........................3................................3. 191 9 .... SOBRE LOS BAREMOS ...1....................................... 181 14..................................3..... 176 13....... FACTOR 8: PSICOTICISMO .................................... 175 13............................... 171 13. PREOCUPACIONES POR LA SALUD (6 ESCALAS Y SUBESCALAS).2....................................................3......3...................................................5. SELECCIÓN DE LOS PARTICIPANTES ............................................................ PROTECCIÓN DE LOS PARTICIPANTES .... RESUMEN DESCRIPTIVO DE LOS FACTORES DEL SUMARIO ESTRUCTURAL DEL MMPI-A............ 173 13.............. 176 13.....................6. CRITERIOS DE EXCLUSIÓN DE CASOS............... DESAJUSTE GENERAL (23 ESCALAS Y SUBESCALAS) ................................. CONTEXTUALIZACIÓN DE LA ADAPTACIÓN COSTARRICENSE ................................2.............4................................ DESCRIPCIÓN DE LA METODOLOGÍA .................... 180 14.............1.............. 179 14............1............... OBJETIVOS GENERALES .............................. FACTOR 3: DESINHIBICIÓN ........... 189 14...13................... 182 14................ 181 14....................................2...........6............3.........5.......... 172 13.2..............................................2..........................................2....3.............. 174 13...3.................... FACTOR 6: NAIVETE ...........3................3................................................................................................... ADAPTACIÓN DEL MMPI-A A COSTA RICA .......................................... 175 13.........

...............................................................................1................................................. 195 15.................................... 223 21................................ DIFERENCIAS POR GÉNERO .......1.................................................1................................................................................................................... 197 15..................... ANÁLISIS FACTORIAL ............... 202 15.................2.......................................... CARACTERIZACIÓN DE LA MUESTRA NORMATIVA ........ CORRELACIONES ENTRE ESCALAS DEL MMPI-A Y OTROS INSTRUMENTOS .................2...... APÉNDICES ...........4... SISTEMATIZACIÓN DE LA EXPERIENCIA .............. CONSISTENCIA TEMPORAL DE LAS RESPUESTAS ........................................ 216 17...... RECOMENDACIONES ....................................................................................................2............... 198 15....................... 204 16.........2...........................................2............... ANEXOS . DISCUSIÓN ............... 217 18....3............... CONCLUSIONES ........... 191 15.......................................................3......................................................................................................1............................................................ 197 15............. SOBRE LA VALIDEZ ................ LIMITACIONES .. SOBRE LA CONFIABILIDAD ..........1............. 227 22............................ 218 19..2................ 199 15........ REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ............................ 199 15.....................................15........................................3............ 234 10 ........................................................................................................ CONSISTENCIA INTERNA DE LAS ESCALAS DEL MMPI-A.......................................................... 219 20.........................................................................................

con la finalidad de realizar una evaluación confiable de la personalidad. se creó en 1992 paralela al MMPI-2  (una  revisión  de  la  prueba  original    “MMPI”   creada en 1951). los adolescentes tendían a omitir reactivos del MMPI original que estaban relacionados con creencias religiosas. por Hathaway y McKinley (Casullo. 2001. Dicha prueba. el mismo constituye un procedimiento de medición de los aspectos asociados con psicopatología y desajuste psicológico. evitando el inconveniente de administrar una prueba 11 . desarrollada en los Estados Unidos en 1968 por J. 1998). Desde su aparición en 1992. Lucio. 1998. 2000. Butcher & Williams. Butcher. 1960 citado en Lucio. El MMPI-A es la versión para adolescentes desarrollada a partir del Inventario Multifásico de la Personalidad de Minnesota (MMPI). 2005). se empieza a aplicar una versión abreviada de este instrumento. que cuenta con indicadores psicométricos adecuados tanto en los Estados Unidos como en algunos países de habla hispana. Archer. INTRODUCCION El presente documento muestra la sistematización del proyecto para la adaptación a Costa Rica del Inventario Multifásico  de  la  Personalidad  de  Minnesota  versión  para  Adolescentes  “MMPIA”  (por  sus  siglas  en  inglés). Archer. los reactivos de la prueba se encontraban redactados desde una perspectiva adulta. Esta versión para adolescentes se desarrolla luego de estudios que demostraron que. el MMPI-A ha sido considerado como un instrumento de suma importancia en los procesos de evaluación de la personalidad y los trastornos emocionales en la población adolescente.1. Debido a lo anterior. publicada en los Estados Unidos en el año 1943. Lucio.C Kincannon. 1999. El MMPI original se importa a nuestro país en 1957 (Adis & Araya. 1998. denominada Mini Mult. a pesar del uso generalizado del MMPI original con poblaciones adolescentes. 2000. 1970) y para 1970. sexualidad y funcionamiento corporal (Ball y Carroll. una prueba psicológica con escalas descriptivas y validas sobre ajuste de la personalidad. 2005). sin tomar en cuenta efectos propios del proceso de maduración que se vive en la adolescencia (Butcher & Williams.

la estandarización se realizó con una muestra lo más representativa posible de adultos evaluados en los procesos de selección de personal del país. De esta forma. con base en una extensa revisión bibliográfica. el Mini-Mult por su parte. es necesario investigar y estandarizar estas pruebas. puesto que al estudiar a la población costarricense basándose en normas obtenidas a partir de grupos de población de otros países. sobre todo en sujetos analfabetos o con problemas de lectura (Alfaro. para asegurar un uso más científico y profesional en la medición psicométrica. existe la posibilidad de que la validez y confiabilidad de dichas pruebas se vea afectada. este proyecto sintetiza el proceso de adaptación del MMPI-A al contexto costarricense. Garnier & Leandro 1990). no obstante. limitando su estudio a esta población. En términos generales. Finalmente se exponen los resultados y conclusiones en relación con el proceso. Aunque no se encuentran registros sobre procesos de adaptación al contexto costarricense del MMPI. además. Debido a lo anterior. como parte de su Tesis para Optar al grado de Licenciatura en psicología en la Universidad de Costa Rica. lo que supone una limitación importante. realizada en 1990. se presenta una guía para el uso e interpretación de la prueba. Su objetivo fue el desarrollo de baremos nacionales para calificar dicha prueba. sin abordar la eficacia de la prueba en relación con la distinción entre los diferentes trastornos psicopatológicos con población adolescente. por una parte se establecen baremos preliminares del MMPI-A adecuados para la población adolescente.demasiado extensa. 12 . por Alfaro et al. Costa Rica se ha encontrado al margen en procesos de adaptación de las pruebas psicológicas utilizadas en el país. cuenta con una revisión y estandarización para la población costarricense.

Siendo el MMPI-A un instrumento ampliamente utilizado tanto en contextos clínicos como en forenses. Al no existir en Costa Rica instrumentos de evaluación psicológica validados en población adolescente. 13 . además de grupos de comparación más apropiados. el hecho de proporcionar este tipo de apoyo empírico representa un aporte de gran relevancia tanto en el campo de la psicometría como para el gremio de psicólogos(as). lo cual resulta útil en el diagnóstico clínico. lo cual incide en la calidad técnica y ética de sus evaluaciones. por lo que es común encontrar que profesionales en psicología utilizan pruebas que carecen de las más elementales características de validación científica. En nuestro país no se le ha prestado la importancia necesaria a este tipo de aspectos técnicos. PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN La evaluación psicológica competente requiere el uso de métodos que cumplan con cualidades psicométricas apropiadas. la validez y la existencia de grupos normativos adecuados constituyen requisitos indispensables que deben cumplir los instrumentos de medición psicológica hoy en día. la validación a Costa Rica de este instrumento proporciona. la aplicación de los baremos adecuados para la población costarricense en el proceso de interpretación del MMPI-A. De igual manera. En este sentido. proporciona una gran cantidad de información sistematizada sobre áreas de desajuste en el o la adolescente. la confiabilidad. los indicadores de confiabilidad y validez que permiten generar hipótesis interpretativas con mayor solidez y apoyo empírico.2. así como también en el proceso de diseño y ejecución de intervenciones terapéuticas.

de igual manera se determinó que la redacción de algunos ítems estaba elaborada desde una perspectiva adulta (Lucio 1998). Además. escolares. ANTECEDENTES 3. concordaron en el hecho de que las normas utilizadas para los adultos resultaban ser inapropiadas para la evaluación de los adolescentes. son muy pocos los que refieren problemas familiares. Muchos investigadores llegaron a considerar que los 566 ítems que componen el MMPI original convertían a la prueba en un instrumento demasiado extenso para ser utilizado con la población adolescente.2. es la carencia de contenidos relevantes para la gente joven. a pesar de que contiene muchos ítems destinados a detectar problemas de índole clínico. se detectó que algunos funcionaban particularmente mal cuando eran aplicados en gente joven. originalmente este fue diseñado para su aplicación con poblaciones adultas (Lucio 1998). Lo anterior generó como resultado poca validez predictiva a la hora de evaluar sujetos adolescentes con criterios inadecuados. 14 . entre otros.1.2.1. Una limitación básica que se estableció en cuanto a los reactivos del MMPI original. desde una perspectiva adolescente. 3. es decir. Uso del MMPI original con adolescentes La revisión en el uso de pruebas logró demostrar que el MMPI era el instrumento mayormente utilizado para la evaluación de adolescentes a pesar de que.3. Contenido de los reactivos Varios de los ítems que constituyen el MMPI han generado dificultades tanto en poblaciones adultas como en adolescentes. Limitaciones en el uso del MMPI original con adolescentes 3.

o bien. normas particulares para adolescentes. es la presencia de elevadas puntuaciones principalmente en la escala F. la cual en su mayoría estuvo a cargo de Hathaway y Monachesi. Problemas con las respuestas exageradas Uno de los principales inconvenientes con la utilización del MMPI original con adolescentes. en la actualidad estas se consideran inapropiadas debido a su desactualización y además. No fue sino.2. la elevación en el puntaje de esta escala por parte de los adolescentes se ha interpretado como una tendencia general a brindar más información sobre síntomas psicológicos. sin embargo. ha consistido en saber si se deben utilizar para esta población las mismas normas diseñadas para los adultos. Esta tendencia sugiere que.2. quienes en primera instancia no estaban de acuerdo con la creación de normas especiales para jóvenes.3. hasta 1970 cuando se publicaron tablas con puntuaciones T para calificaciones de dicho grupo de edad (Lucio. De acuerdo con Lucio (1998). en comparación con los adultos.3. Estas normas se obtuvieron a partir de la recolección de datos efectuada entre 1940 y 1950. los adolescentes refieren sus propios síntomas de una manera extrema o exagerada. Normas El principal cuestionamiento en torno a las normas del MMPI con adolescentes. mayor de lo que se presenta en el caso de los adultos. 1998). En 1963 se realizó la primera investigación con población adolescente. mientras que en la actualidad se insta a completar la mayor cantidad de 15 . De manera relevante se destaca el hecho de que en aquella época se permitía a los sujetos evaluados dejar sin completar el numero de ítems que consideraran necesarios. al hecho de que en ese momento se emplearon instrucciones diferentes a las utilizadas hoy día para la aplicación de la prueba. esto debido a los sentimientos de enajenación o despersonalización que son característicos en algunos jóvenes. 3.2. debido a que consideraban que estas podían generar diferencias importantes en la personalidad de adultos y adolescentes.

Como consecuencia de lo anterior. A partir de una muestra de 691 muchachas y 694 muchachos. se ven agudizadas sus patologías. efectuaron la aplicación del MMPI. Archer. 1998). proporcionaron un conjunto de normas para la interpretación del MMPI-A apoyados en sus investigaciones con el MMPI original. Desarrollo del MMPI-A El MMPI-A es una versión de la prueba diseñada para adolescentes que se creó en 1992 paralela al MMPI-2. sexualidad y funcionamiento corporal (Ball y Carroll. Posteriormente Colligan y Offord (1987. 2000.reactivos que sea posible. experiencia ante la cual pudieron concluir que las respuestas de los adolescentes a los reactivos fueron lo bastante diferentes a las proporcionadas por adultos como para requerir normas separadas. 16 . 2005).3. se ha establecido que las instrucciones que permiten las respuestas en blanco generan puntuaciones más bajas que aquellas que impulsan a los sujetos a contestar cada enunciado de la mejor manera posible (Lucio. 1998. 1989. 3. 1998). sin tomar en cuenta efectos propios del proceso de maduración que se vive en la adolescencia (Butcher & Williams. citados en Lucio. 1998). a partir del MMPI. Numerosos estudios han demostrado que es de suma importancia la utilización de normas especialmente desarrolladas para la población adolescente. Lucio. 1960 citado en Lucio. esta afirmación se fundamenta en el hecho de que las normas para adultos hacen que los adolescentes parezcan más trastornados o bien. por lo cual los adolescentes tendían a omitir reactivos del MMPI original que estaban relacionados con creencias religiosas. Esta versión se desarrolla luego de estudios que demostraron que los reactivos del MMPI original estaban escritos desde una perspectiva adulta.

de igual manera se utilizó para la recolección de una muestra clínica. algunos ítems relacionados con la etapa de desarrollo de la adolescencia redactados originalmente en tiempo pasado. los cuales pretendían dar cobertura a las áreas de contenido potencialmente relevantes para la evaluación de los adolescentes. El cuadernillo experimental se utilizó para su aplicación a un grupo de 815 adolescentes de ambos sexos (datos normativos). 2002). la primera parte del cuadernillo de respuestas contenía 550 reactivos tomados del MMPI original (los 16 reactivos que se repiten en el MMPI solamente aparecen una vez en la forma experimental).4. el cual es conocido como la forma Adol EX (Archer y Krishnamurthy. desordenes alimenticios y problemas de identidad. abuso de drogas y alcohol. entre estas: relaciones con grupos de pares. Forma Adol EX El proceso para desarrollar el MMPI-A inició con la creación de un cuadernillo de respuestas experimental que contenía 704 ítems. En este proceso se realizó una detallada evaluación de la escala de validez F con el objetivo de asegurar su efectividad. aproximadamente el 13% fueron redactados de manera tal que su contenido resultara mayormente comprensible para los adolescentes. por ejemplo. 17 . De acuerdo con la descipcion que realizan estos autores. relaciones intrafamiliares. además de 154 ítems experimentales. De los 550 reactivos planteados originalmente en el MMPI.3. fueron trasladados a tiempo presente. como una medida de reporte de síntomas infrecuentes en la población adolescente.

A-A y A-R. las escalas suplementarias A-MAC-R.3. y Marks. ya que consideraron este punto como un factor importante para su uso con adolescentes. 1998). el cuadernillo resultante del MMPI-A contiene 478 reactivos. Los reactivos que comprendían los indicadores originales de validez A-L y A-K. las cuales se consideraron importantes para la evaluación de aspectos de la conducta adolescente. A-F. en el proceso de recolección fue difícil encontrar jóvenes de estas edades con la disposición para participar en dicho proceso. sujetos de 12 años fueron incluidos en los estudios tanto de muestra normativa como en la clínica. y una nueva escala.F2. así como los nuevos reactivos exclusivos para adolescentes aparecen en los primeros 350 ítems. citados en Lucio 1998). Rango de edades para el MMPI-A Hathaway y Monachesi. los cuales fueron dispuestos de manera tal que todos los pertenecientes a las escalas básicas. sino que es necesario aplicar toda la prueba. Las puntuaciones de A-F2. Desarrollo del Cuadernillo del MMPI-A Durante el desarrollo del cuadernillo. nuevos indicadores A. 3. las escalas clínicas originales (con algunas excepciones).F1 y A. así como las desarrolladas más recientemente. Seeman y Haller (1963. incluso se menciona que algunos de los sujetos contaban con edad de 10 años.5. 1974. 18 . escalas de contenido y escalas suplementarias no se obtienen en los primeros 350 reactivos. fueron incluidos en el cuadernillo del MMPI-A (Lucio. sin embargo. el comité del Proyecto del MMPI versión para adolescentes trabajó para reducir el número de reactivos total de la prueba original. De igual manera existió un interés particular por conservar las medidas originales del MMPI. A-INVER. las escalas de contenido. De esta forma. proporcionan datos acerca de la utilización del MMPI-A con sujetos menores de 14 años de edad.6. A-INVAR. A-INM (inmadurez). Durante el proceso de re-estandarización del MMPI.

Virginia. se decidió limitar las normas del MMPI-A a rangos de edad entre los 14 y 18 años inclusive. la muestra estuvo compuesta por 170 adolescentes de 13 años. Una comparación entre los adolescentes más jóvenes (menores de 14 años) y muchachos mayores en lo referente a la escala A-F. la mayoría del comité del proyecto del MMPI para adolescentes opinó que la validez de las respuestas proporcionadas por los jóvenes de 13 años era demasiado cuestionable para garantizar su inclusión en la muestra normativa. con base en estos resultados. Robert Archer realizó un estudio con jóvenes de 13 años de edad en Norfolk. 19 . sin embargo es preciso continuar las investigaciones y considerar aspectos como la comprensión de la lectura y significado psicológico para los adolescentes más jóvenes. se recomienda efectuar una valoración individual debido a que tanto la muestra clínica como la normativa del MMPI-2 y del MMPI-A incluyen a los jóvenes de 18 años (Lucio.Debido a lo anterior. lo cual sugirió una dificultad mayor para comprender los reactivos. Al efectuar una comparación de dicho estudio con los resultados proporcionados por adolescentes entre los 14 y los 18 años de edad. por esta razón. la recopilación de datos se efectuó con 65 varones y 108 mujeres entre los 12 y los 13 años de edad para la muestra normativa mientras que la muestra clínica estuvo compuesta por 25 varones y 20 mujeres menores de 14 años (Lucio. entre los cuales se encontraban 83 afroamericanos. Con base en lo anterior. Posteriormente. en primera instancia. 71 caucásicos y 16 pertenecientes a otros grupos étnicos. los profesionales que utilizan la prueba con esta población deben ser muy cuidadosos al interpretar los resultados. 1998). Existe la posibilidad de que los adolescentes de 12 o 13 años con niveles de madurez más elevados que el promedio puedan no presentar mayores complicaciones a la hora de responder la prueba. 1998). se determinó que los adolescentes de 13 años produjeron puntuaciones más altas en las escalas del MMPI original. mostró que los sujetos menores obtenían puntuaciones A-F más elevadas. incluyendo A-F y A-Es. Al hacer referencia a los casos donde la edad es 18 años.

lo cual hace que hace aun más crítica la situación. citado en Archer. psicológico y social. lo cual pone en desventaja a este grupo etario pues se utilizan procedimientos establecidos para la evaluación de adultos en la interpretación de sus perfiles (Archer. durante los cuales sucesos adaptativos o fracasos pueden influenciar fuertemente el curso de la vida. 2005a). los cuales podrían resultar en manifestaciones de psicopatología en otras etapas de la vida (Archer. De acuerdo con Archer (2005a) las tres mayores áreas de cambio durante la adolescencia se dan a nivel de procesos fisiológicos. 2005a). El desarrollo humano es un proceso continuo en el que se presentan algunas etapas o periodos de transición críticos. entre ellos se pueden citar la incorporación de modelos equivocados al estilo de vida provocando problemas de conducta. De acuerdo con Petersen y Hamburg (1986. con excepción de la infancia. En este periodo no solo ocurre un gran número de cambios sino que estos se dan de manera simultánea. Existen variedad de hechos que podrían contribuir al desarrollo de problemas durante la etapa de la adolescencia. La creación del Inventario Multifásico de la Personalidad de Minnesota versión para Adolescentes (MMPI-A). A nivel de 20 . 2005a) la adolescencia es el periodo en la vida del ser humano caracterizado por el mayor número de cambios a nivel biológico. siendo un instrumento especializado del cual se derivan datos de relevancia para dicha población. la cual es una etapa de transición donde ocurren una serie de cambios que marcan la vida de la persona. procesos cognitivos y psicológicos o emocionales. dado que esta prueba no contempla aspectos propios del desarrollo adolescente. Uno de estos periodos críticos del desarrollo es la adolescencia. ha venido a compensar el vacio que el MMPI original contenía en cuanto al desarrollo adolescente. o los fracasos de diversa índole. DESARROLLO ADOLESCENTE Y PSICOPATOLOGÍA Ha existido mucha controversia alrededor del uso del MMPI en población adolescente.4.

Asimismo. la complejidad a nivel cognitivo e interpersonal. En cuanto al proceso de maduración cognitiva. con la cual evaluar sus experiencias de vida. pudiendo asumir roles como un miembro de la sociedad adulta y debilitándose el uso de objetos que parezcan infantiles. y finalmente el periodo de maduración se caracteriza por el desarrollo de la conciencia propia. la etapa de formación de la identidad se define por la integración de elementos de la niñez a la nueva identidad independiente del adolescente. Este tiene la capacidad de reflexionar sobre sus propios pensamientos y preocuparse de la manera en que es percibido por los demás. Avenevoli (2000) realiza una subdivisión más amplia que Archer de las principales áreas de desarrollo durante la adolescencia. así como en las variaciones y procesos a nivel sexual que estos sufren de acuerdo al género. Por su parte. el adolescente es un sujeto capaz de construir e interpretar ideas.procesos fisiológicos se destaca la maduración sexual o pubertad como el aspecto de mayor peso durante la adolescencia. el desarrollo cognitivo es un área que sufre una compleja transición durante la adolescencia. dando como resultado para el individuo una nueva estructura de significado. teorías o conceptos abstractos. es en esta etapa donde se da el desarrollo de características sexuales femeninas o masculinas de acuerdo con el sexo del sujeto. formación de la identidad y maduración del yo. Según Avenevoli (2000). la etapa de individuación está caracterizada por el desarrollo de una independencia relativa de parte del joven ante las relaciones familiares. Asimismo. el desarrollo físico y el desarrollo de competencias o habilidades. dentro de las cuales propone cinco áreas básicas de desarrollo: el desarrollo cognitivo. la etapa de desarrollo psicológico y emocional está mediada por los procesos de individuación. además puede discernir lo real de lo ideal y abrir su pensamiento ante nuevas posibilidades. En esta etapa existen diferencias en el ritmo en que se da el proceso de maduración física entre mujeres y hombres. el desarrollo moral. el desarrollo de la identidad y desarrollo social. los cuales se dan durante la adolescencia. dentro de los cinco mayores cambios que ocurren a nivel cognitivo durante esta etapa se encuentran: 21 . periodo que no siempre es alcanzado en la adolescencia. y el balance entre la autonomía y la interdependencia.

Se desarrolla la habilidad para generar posibles alternativas y explicaciones de manera sistemática ante diferentes situaciones. así como la solución fácil. entre los factores internos propios de la adolescencia se encuentran: la búsqueda de nuevas experiencias y sensaciones. es decir. miedo. y de sus motivaciones a nivel sexual. se encuentran el estrés. existen una serie de factores tanto internos como externos que pueden interferir entre la capacidad cognitiva que posea el adolescente y la forma en que este actué. entre los factores externos que influyen en la conducta del adolescente frente a la capacidad cognitiva que posee. La adolescencia es una etapa en la cual los y las jóvenes sufren importantes cambios a nivel psicosocial. consciente e intelectualizado. no tomándolas como verdades absolutas. el adolescente puede enfrentarse a problemas considerando múltiples y sofisticadas soluciones. de sus habilidades para desenvolverse de manera responsable. 4. en el cual el adolescente intenta establecerse como ser individual probando diferentes formas de actuar y cambiando de intereses constantemente. 3. para comparar lo que se observa con lo que se cree posible y para pensar hipotéticamente. vivir el momento al máximo sin considerar futuras consecuencias. 5. durante este proceso es 22 . de sus relaciones y comportamientos interpersonales. desarrollando un pensamiento reflexivo e introspectivo. Se desarrolla la capacidad para pensar sobre cosas o situaciones en múltiples dimensiones al mismo tiempo. mágica e irreal de los problemas. Por su parte. considerando las posibilidades y cuestionándolas.1. El adolescente desarrolla la capacidad de pensar en conceptos abstractos y no solamente en aquellas cosas concretas que puede ver o tocar. El desarrollo de la identidad es un proceso fundamental durante este periodo. Durante este periodo el adolescente comienza a meditar acerca de sus propios procesos de pensamiento. 2000). lo cual afecta lo que estos sienten acerca de sí mismos. 2. pensamiento centrado en sí mismos y con la percepción de que se es invulnerable. problemas de aprendizaje e historias de victimización (Avenevoli. A pesar de que en la adolescencia se desarrollan procesos cognitivos bastante elaborados. El adolescente desarrolla la capacidad para ver las cosas en términos relativos.

así como a disfrutar del contacto físico con otros. relaciones interpersonales. en el cual la persona debe empezar a concebirse a si mismo como un ser sexual. la cual puede proveer un ambiente seguro y adecuado para su desarrollo. influencias a nivel espiritual y la cultura popular (Avenevoli. puesto que es un proceso que puede causar disrupciones a nivel emocional y social. Avenevoli (2000) plantea que un aspecto básico del desarrollo adolescente al que no siempre se le da la importancia que corresponde es el desarrollo de competencias o habilidades. la maduración sexual. durante este periodo de la vida se da el desarrollo de la autonomía. Por otra parte. Asimismo. aprender a lidiar con sensaciones y deseos sexuales. así como el papel que juega el grupo de pares en el que el o la joven encuentra aceptación. Además de la identidad. donde se invierte un mayor número de tiempo en la interacción con los amigos que con la familia y además se abre la posibilidad de formar relaciones interpersonales fuertes con personas del sexo opuesto. reconocimiento e incondicionalidad (Avenevoli. grupo de pares. 2000). el desarrollo físico también es un área de cambios fundamentales durante este periodo. Dentro de los elementos que influyen en la determinación de los valores y el desarrollo moral del adolescente se encuentran su familia. El desarrollo de relaciones interpersonales con un mayor grado de intimidad es una de las características de la adolescencia. en el cual el adolescente sufre una transición gradual que le permite volverse una persona independiente. el desarrollo de la sexualidad es un componente muy importante durante esta etapa. la composición corporal y en los sistemas circulatorio y respiratorio (Avenevoli. 23 . particularmente este es uno de los procesos que puede tornarse en una experiencia difícil tanto para el o la joven como para su familia. generando cambios en las relaciones familiares y en el desarrollo de nuevos roles en la sociedad (Avenevoli.esencial el papel de la familia. De la misma forma. donde ocurren cambios en cuanto al crecimiento físico. 2000). 2000). 2000). El desarrollo moral es otra de las áreas de desarrollo que se dan durante la adolescencia. en ésta el o la joven actúa en dependencia de cómo vaya a ser juzgado por los otros o en busca de aprobación social.

de acuerdo con Susman y Rogol (2004). citado en Susman & Rogol. citado en Susman & Rogol. Graber. citado en 24 .lo cual implica identificar o construir talentos en el o la joven como una manera exitosa de que este desarrolle diferentes competencias a lo largo de su vida. 2004) existe una fuerte relación entre la maduración puberal temprana y trastornos de tipo psicótico al finalizar la adolescencia. Lewinsohn. así como la participación de informantes en el proceso del estudio. los cuales deben ser tomados en cuenta al momento de realizar evaluaciones con esta población. encontraron que el desarrollo puberal temprano en mujeres y el tardío en hombres está relacionado con una mayor incidencia de psicopatología y problemas depresivos. Gotowiec. mientras que en diagnósticos relacionados a problemáticas externas como desordenes de conducta. Seeman. 2004). tanto la maduración puberal temprana como la tardía están asociadas con el inicio o la escalada de psicopatología en los adolescentes. En este sentido. tomando en cuenta elementos como los métodos de definición y medición empleados para identificar trastornos psiquiátricos en adolescentes. Seeley y Brooks-Gunn (1997. De igual manera que el desarrollo es fundamental en la evaluación adolescente. 2005a). Cada uno de los procesos mencionados son parte fundamental del desarrollo adolescente. De la misma forma. y Kopala (1999. Muchas de las investigaciones realizadas han concluido que existe una tendencia en los adolescentes de manifestar un mayor nivel de psicopatología en sus auto reportes que el que reflejan los reportes de sus padres. según Kaiser y Gruzelier (1999. Por otra parte. Cohen. particularmente en diagnósticos como depresión mayor y desorden de ansiedad. Asimismo. sin embargo a nivel investigativo ha existido una gran dificultad para estimar la prevalencia de problemas psicopatológicos en adolescentes debido a la complejidad metodológica que el tema requiere. los adolescentes reportan un nivel de psicopatología muy similar al reportado por sus padres (Archer. durante la adolescencia el desarrollo físico tiene un papel fundamental con relación a la psicopatología. también lo es el tema de la psicopatología.

Regier. Petersen & Hamburg. Por su parte.Susman & Rogol. bulimia. Burke. trastorno obsesivo compulsivo. 25 . Compas (2004) afirma que el estrés juega un papel fundamental en el desarrollo de psicopatología en adolescentes. la expresión de los síntomas relacionados a estos desórdenes cambian. Algunas de las conclusiones más importantes a las que han llegado varias investigaciones sobre el tema de psicopatología en adolescentes son (Graham & Rutter. donde las mujeres presentan un mayor grado de síntomas y desordenes depresivos en la temprana o mediana adolescencia que los hombres. Burke. la presencia de eventos o circunstancias estresantes durante este periodo de la vida puede tornarse en un factor de riesgo para el desarrollo de psicopatología. esquizofrenia y abuso de sustancias. durante la adolescencia existe un predominio de sintomatología depresiva. 1986. 1985. aunque otros desordenes como enuresis y encopresis son menos frecuentes en esta etapa. El tipo de desordenes de ansiedad y de conducta muestran pequeños cambios durante la adolescencia. 1990. 2004) aseguran que existe una asociación entre la maduración puberal tardía y la aparición de los primeros síntomas psicóticos y la primera hospitalización psiquiátrica en población adulta. es decir. & Rae. de acuerdo con Susman y Rogol (2004). trastorno bipolar. Varios desórdenes tienden a hacer su primera aparición durante la adolescencia incluyendo anorexia nerviosa. citados en Archer. 2005a): La mayoría de los adolescentes no muestran evidencia de psicopatología que pueda resultar en un diagnóstico psiquiátrico. En torno a este tema. El tipo de psicopatología encontrado durante la adolescencia parece ser un poco mayor que cuando es encontrada en la temprana infancia o en la vida adulta. lo cual demuestra que la frecuencia y severidad de la depresión incrementa durante la adolescencia y que hay un marcado aumento en los suicidios e intentos de suicidio durante este periodo.

mientras que es más común que los desordenes de conducta involucren violencia. 26 .Los desórdenes relacionados a fobias especificas parecen disminuir durante la adolescencia. si se sabe que los rasgo y características que mide el MMPI-A en la evaluación de adolescentes describen de manera precisa a los jóvenes al momento de la aplicación del test. tomando en cuenta elementos propios del proceso de desarrollo que sufre este grupo etario (Archer. 2005a). Aunque las puntuaciones obtenidas en el MMPI-A no proveen la información necesaria para realizar predicciones a largo plazo en cuanto a psicopatología y funcionamiento de la personalidad adolescente. y a pesar de que aun no se ha concluido si la sintomatología presentada por esta población es estable o transitoria.

recomiendan tomar en consideración los siguientes requisitos con respecto al evaluador. al evaluado y al ambiente de aplicación de la prueba. tanto Butcher. así mismo el uso de pruebas demanda la existencia de un compromiso con los principios éticos por parte del evaluador. y la psicología clínica. Requisitos que deben cumplir los usuarios del MMPI-A La aplicación de un instrumento diseñado para la evaluación psicológica requiere tomar en cuenta aspectos fundamentales para garantizar la calidad de la información. El MMPI-A por ser un instrumento psicológico diseñado para evaluar una gran variedad de atributos de personalidad. el evaluado.1. requiere de una serie de aspectos básicos para que su aplicación e interpretación se den de manera ética y efectiva. BenPorath y Kaemmer.5. el MMPI-A es un instrumento psicológico amplio. diseñado para evaluar una variedad de aspectos asociados con psicopatología y desajuste psicológico en una sola aplicación. la interpretación si implica un grado mayor de conocimiento en lo que respecta a temas relacionados con la evaluación psicométrica. Si bien es cierto que la aplicación y evaluación del MMPI-A no requiere de mayor esfuerzo por parte del evaluador. APLICACIÓN DEL MMPI-A 5. 27 . teorías del desarrollo y de la personalidad. Requisitos del evaluador En cuanto a la administración de la prueba existe una serie de consideraciones importantes con respecto a la persona que la aplica. y el ambiente en el cual se aplica la prueba (Meltzoff. Graham. 5. Archer. las cuales garanticen una optima aplicación y evaluación del test. Tellegen.1. 2000). lo cual requiere que el aplicador de dicha prueba cumpla con una serie de competencias en cuanto a capacidad y entrenamiento. como Lucio (1998). los cuales se relacionan directamente con el evaluador.1. (1992).

desarrollo psicológico y psicopatología de la personalidad adolescente. es de suma importancia que el usuario conozca no sólo sobre los diversos conceptos de psicodiagnóstico que existen en la actualidad. y las reglas de decisión y uso de las puntuaciones de corte recomendadas.La adecuada preparación y estudio sobre la estructura. fomentar el respeto hacia el adolescente y estar atento ante posibles fuentes de invalidación del los resultados. lo cual implica evitar metodologías inapropiadas como la coerción. además debe conocer sobre la codificación de los perfiles. Con el fin de que la interpretación que se realice de la prueba y de que la descripción del adolescente evaluado sea lo más precisa y equilibrada posible. Las consideraciones éticas que rodean el tema de la aplicación del MMPI-A no se pueden dejar de lado. el evaluador debe estar teóricamente preparado para tomar decisiones y realizar clasificaciones con exactitud en el proceso de evaluación de acuerdo con los índices que muestra la prueba. De la misma forma es de vital importancia que el informe que se brinde de la prueba sea proporcionado solamente a aquellas personas que tengan los conocimientos suficientes para utilizarlo de manera profesional evitando que se ponga en riesgo al adolescente evaluado. selección. lo cual incluye estar al tanto de las normas. es fundamental en el evaluador. sino también que tenga un conocimiento detallado del MMPI-A y la capacidad para trabajar con las complejidades que implica el desarrollo psicológico adolescente. así como de la forma de sintetizar las respuestas del sujeto a la prueba mediante la implementación de puntuaciones estándar con sus respectivas trasformaciones. aplicación y evaluación que requiere el instrumento. permitiéndole generar hipótesis interpretativas y recomendaciones apropiadas de acuerdo con la historia previa o los antecedentes de cada adolescente. correcciones y configuraciones. Además. garantizar la confidencialidad de las respuestas del sujeto ante la prueba. 28 . apreciando así los limites de precisión de estas puntuaciones y sus errores de medición. Un aspecto elemental con el que debe contar el usuario del MMPI-A es la apropiada capacitación en cuanto a conocimientos básicos de la prueba. teniendo en cuenta que el test es un insumo más para la toma de decisiones clínicas y no constituye por sí solo una herramienta diagnóstica.

Existen una serie de consideraciones referentes a la persona evaluada de las cuales depende la utilidad de la información obtenida.5. uno de los requisitos fundamentales para que se pueda llevar a cabo esta tarea es que el joven tenga un adecuado nivel de comprensión de lectura en español. recurrir a protocolos y baremos propios de su grupo cultural en caso de ser accesibles al evaluador. Un aspecto fundamental a considerar en lo que respecta a la habilidad del evaluado para contestar el instrumento es la existencia de condiciones físicas o estados emocionales que puedan incidir en su capacidad para responder o registrar las respuestas. o bien. Dado lo anterior. entre ellas se encuentra la habilidad del adolescente para comprender las instrucciones de la prueba. se recomienda que la aplicación se lleve a cabo en adolescentes que tengan un nivel de comprensión de lectura equivalente al sexto grado de educación general básica en Costa Rica.2. debido a esto es de gran importancia que reciban las instrucciones apropiadas y tengan la supervisión adecuada.1. para garantizar que este cuente con las habilidades de comprensión de lectura que se requieren para contestar cada reactivo de la prueba. implica una serie de aspectos que van más allá del evaluador y que se relacionan directamente con el sujeto evaluado. es indispensable que cuente con varios años de residir en el país para garantizar un grado idóneo de familiaridad tanto con el lenguaje como con la cultura costarricense. En caso de que el adolescente evaluado sea extranjero. lo cual implica no solo poder reproducir verbalmente cada ítem sino también que su contenido tenga significado para el sujeto. especialmente si su lengua materna no es el español. De no ser así se habrá de considerar la pertinencia de aplicar o no la prueba. para cumplir con el objetivo que se le presenta. para entender e interpretar el contenido de cada uno de los reactivos y para registrar las respuestas de la forma en que la prueba lo requiere. entre las condiciones que 29 . capacitación o evaluación clínica. Requisitos del evaluado La aplicación del MMPI-A ya sea en contextos de investigación. Se debe tomar en cuenta que no todos los adolescentes tienen las habilidades necesarias para contestar el MMPI-A.

para garantizar la calidad de la información es de vital relevancia tomar en cuenta el ambiente en el cual se lleva a cabo la prueba. ante las cuales el evaluador debe estar alerta son: la existencia de problemas visuales sin corrección (lentes correctivos). borrador u otros elementos adicionales que el sujeto necesite. se debe evitar que se efectúen comentarios en voz alta acerca de alguno de los reactivos de la prueba para que el grupo no se 30 . el requisito fundamental con el que debe contar un sujeto para ser evaluado con el MMPI-A es tener una edad entre 14 y 18 años. trastornos de aprendizaje. para esto es posible que se necesite ayuda adicional por parte de otra persona capacitada en el tema. estar bajo el efecto de algún medicamento. psicológico o neurológico. A pesar de que no siempre se cuenta con el ambiente ideal para aplicar el MMPI-A. o estado emocional visiblemente alterado. además es deseable que sea en un ambiente privado donde el joven pueda estar tranquilo y sin mayores distracciones. intoxicación con alcohol o drogas. Requisitos del ambiente de aplicación de la prueba Más allá de las consideraciones respecto al evaluador y el evaluado. en caso de que la aplicación sea grupal es importante que se tomen medidas especiales para garantizar una buena cooperación y cuidado mientras se realiza la prueba. desorientación producto de alguna lesión. es preferible que los padres y otras personas interesadas no se encuentren presentes mientras el adolescente contesta la prueba. 5.pueden afectar el desempeño del joven. Los elementos básicos con que se debe contar para realizar una apropiada administración del MMPI-A son una silla cómoda y una mesa donde sea posible colocar el Cuadernillo de preguntas y la Hoja de respuestas. algún tipo de trastorno médico.3. junto con el lápiz. Cuando la aplicación del MMPI-A se realiza de manera grupal. dislexia o afasia receptiva. se debe asegurar la existencia de las condiciones espaciales adecuadas. La aplicación del MMPI-A se puede dar tanto de forma individual como grupal. Finalmente. y que cuente con la iluminación y ventilación adecuada.1. pero independientemente del contexto en que se realice.

y aclare el contexto y objetivo de la evaluación. lápiz y borrador).;  usualmente  se  puede  decir  “responde  lo  que consideres más adecuado en tu caso”  y  con  ello  basta  para  continuar  con  la  realización  de  la  prueba. Posterior a esto. los cuales se deben leer cuidadosamente uno a uno y determinar si cada uno de ellos es falso o verdadero. evitando largas discusiones sobre los reactivos y de ninguna manera indicando cuál es la respuesta  adecuada. Entre las instrucciones más importantes que se deben dar a conocer a los sujetos. es necesario que se identifique a sí mismo. así como el hecho de que se entable una conversación entre los evaluadores puesto que los adolescentes podrían suponer que se comentan temas relacionados con ellos o sus respuestas. Esta prueba contiene 478 enunciados. 5.desorganice. y antes de iniciar con la aplicación. 31 . se realiza la entrega de materiales (cuadernillo. Instrucciones para la aplicación de la prueba Una vez que el evaluador se ha asegurado de que el adolescente o adolescentes poseen los requisitos para ser evaluados. ante éste tipo de situaciones quién administra el instrumento debe dar definiciones sencillas de las palabras o reconstruir las expresiones propias del idioma. 1998): El MMPI-A es una prueba psicológica acerca de cómo son las personas y de cómo piensan. el cuadernillo contempla las siguientes (Lucio. además es importante considerar la ubicación del evaluador o evaluadores en la habitación pues podría ser incomoda para algún sujeto. definiendo los términos de confidencialidad y voluntariedad de la misma. Las respuestas que se den a cada uno de los enunciado son totalmente confidenciales y se debe ser sincero (a) a la hora de responderlas. hoja de respuestas. Es común que se le pida al evaluador que clarifique el contenido de los ítems de la prueba o que indique cuál es la mejor respuesta. se brinda las instrucciones del MMPI-A.2.

es posible preguntar al evaluador. 5. En caso de que se marque una opción que no es la que se deseaba. relacionada únicamente con la compresión del ítem. sólo se debe dar la opinión acerca de lo que se pregunta o afirma en cada enunciado. algún participante resultara afectado emocional o psicológicamente. el evaluador está comprometido a ofrecer contención psicológica de emergencia en el sitio. si un enunciado es verdadero con respecto a su situación personal.3. en caso de que el enunciado sea falso se debe rellenar el espacio donde se encuentra la letra F. se debe rellenar el espacio donde se encuentra la letra V. es posible borrar completamente la respuesta y volver a marcar la adecuada. es decir no se puede marcar Falso y Verdadero a la misma vez. Al rellenar el espacio en la Hoja de respuestas se debe asegurar de que el número de enunciado que está en el Cuadernillo de preguntas concuerde con el número que se está marcando en la Hoja de respuestas. No se debe marcar espacios en la Hoja de respuestas si antes no se ha leído el enunciado en el Cuadernillo de preguntas.En esta prueba no existen respuestas buenas o malas. 32 . Aspectos adicionales En caso de que durante la aplicación de la prueba. hasta que el sujeto logre estabilizarse o de ser necesario se remitirá al servicio de salud que se considere pertinente. En caso de que se tenga alguna duda. Se debe responder a cada uno de los enunciados. levantando la mano y en voz baja. Se debe contestar en la Hoja de respuestas. sin dejar espacios en blanco. No se deben anotar dos respuestas para un mismo enunciado.

et al. A. ya que permite tanto la aplicación grupal como individual. entre estos formatos se encuentra el MMPI-A en audio. ésta dura alrededor de hora y media.INVER y A. De la misma forma. En caso de que la persona evaluada presente limitaciones a nivel visual. 1992. 1998). Este Cuadernillo muestra los 478 reactivos que conforman el Inventario. Formatos de la prueba En países como Estados Unidos se utilizan diferentes formatos del MMPI-A.F1.. es posible utilizarlo en repetidas ocasiones. 1998). de los cuales es posible obtener en los primeros 350 las puntuaciones de las escalas de validez (A. así mismo sólo existe una Hoja de Respuestas que se emplea tanto en la calificación manual como computarizada del inventario. por lo cual es deseable que se conteste la prueba completa para conseguir las puntuaciones de las escalas restantes.6.F2 (Butcher. con el fin de evaluar a sujetos que presentan condiciones que no les permiten realizar la prueba de manera convencional. debido al orden en que están colocados los mismos en el cuadernillo. et al. no así de las demás escalas. además debido a que se utiliza una Hoja de Respuestas independiente para cada persona. es decir. en Costa Rica la aplicación del MMPI-A se da mediante el uso del Cuadernillo. En el caso de México sólo se utiliza el formato de Cuadernillo tanto en aplicaciones grupales como individuales. PROCEDIMIENTOS DE CALIFICACIÓN DEL MMPI-A 6. Lucio. e inclusive dictar sus respuestas al aplicador para que éste las marque en la Hoja de Respuestas (Butcher. seguidas de cada uno de los reactivos.. 33 . los cuales se repiten dos veces para que los sujetos comprendan y puedan contestar en la Hoja de Respuestas. y en ella se presentan primeramente las instrucciones de la prueba. Lucio. El formato de Cuadernillo es uno de los más utilizados. 1992. registrando las respuestas en la respectiva Hoja de Respuestas de la prueba. así como los indicadores de validez A-INVAR. como el uso de una máquina de escritura Braille o el teclado de una computadora. las de contenido y suplementarias.1. se deben implementar medidas para facilitar el registro de las respuestas. A-L y A-K) y de las escalas clínicas. cuya aplicación se realiza mediante el uso de un reproductor de audio y audífonos.

se toma en cuenta el número de ítems que pertenecen a cada escala y posteriormente se convierten las puntuaciones obtenidas en puntuaciones T. 2002). Plantillas de Calificación Manual Al realizar la calificación manual del Inventario es necesario separar las Hojas de Respuestas según el género. debido a que las plantillas de calificación. varianzas y número de ítems que poseen (Nichols. dado que este es un cuestionario estructurado en el que al igual que el MMPI-2 no median apreciaciones personales. en el caso de México. Programas de Calificación por Computadora Se han desarrollado diversos programas de calificación por computadora para el Inventario. son diferentes para hombres como para mujeres. 6.3. La plantilla de calificación es utilizada para obtener las puntuaciones naturales de las escalas. Estados Unidos y España existen instituciones que ofrecen servicios tanto de calificación como de interpretación a través de computadoras. ignorando 34 . Antes de iniciar con la calificación se deben eliminar todos aquellos reactivos omitidos o con doble marca. esta es acoplada con la Hoja de Respuestas y una vez alineada a través de las guías de la hoja. es decir tanto Falso como Verdadero. se procede a contar el número de respuestas que existe en los espacios designados.Independientemente de cuál formato de la prueba se utilice para conseguir las puntuaciones del MMPI-A. lo cual permite comparar las escalas a pesar de las distintas medias. que para este caso brinda Manual Moderno. ofrecidas en este caso por Manual Moderno.2. de esta manera el total de los reactivos eliminados será la puntuación que debe anotarse en el espacio que corresponde a No podría decir (A-?) en la Hoja de Perfil. resaltándolos con un lápiz de color y se considerarán como respuestas de No podría decir (A-?). un ejemplo de ello es la UNAM en México y TEA Ediciones en España quien brindan la posibilidad de realizar correcciones por internet. 6. sino que las puntuaciones se obtienen de manera objetiva.

et al. las columnas de la izquierda y de la derecha muestran las puntuaciones T que corresponden a cada uno de los valores naturales anotados.. este sistema fue desarrollado por Welsh en 1951 y posteriormente modificado por Butcher y Williams en 1992. Seguidamente es necesario anotar las puntuaciones naturales en la Hoja de Perfil. A pesar de que existe otro sistema de codificación utilizado para el 35 . que se encuentran a la izquierda del perfil. en la cual. la cual estará interrumpida entre las escalas de validez.4.aquellas que están marcadas con lápiz de color. 1998): Primeramente se debe utilizar la Hoja de Perfil apropiada de acuerdo al género del sujeto. y se anota el total en el espacio correspondiente para cada escala en la Hoja de Perfil. Lucio. 6.5. los cuales deben unirse mediante una línea continua. y las escalas clínicas que comienzan por la escala A-Hs. Finalmente. no es empleado en el MMPI-A. ya que este fue desarrollado para la evaluación de adultos propiamente y aun no se ha demostrado la validez de la generalización de esta puntuación para los adolescentes. Cómo Trazar un Perfil Básico Para trazar un perfil básico del MMPI-A es necesario tener en cuenta las siguientes indicaciones (Butcher. a la hora de trazar el perfil es necesario colocar ya sea puntos. así como en el MMPI-2. 6. Codificación del Perfil Existe un sistema de codificación que permite sintetizar las configuraciones obtenidas del MMPI-A. 1992. círculos o cualquier otro tipo de marca pequeña en los lugares que corresponden a las puntuaciones naturales para cada una de las escalas en el Perfil. El tercer aspecto a considerar es el hecho de que el factor de corrección K que se utiliza en el MMPI original.

Butcher. A-Hi en 3. A-Dp en 4. Para la elaboración de configuraciones es necesario asignar un número a cada una de las escalas clínicas de la siguiente manera: A-Hs se convierte en 1. con el objetivo de que sean la base para la codificación de los patrones de perfil. (1992) y Lucio (1998) sugieren la utilización del propuesto por Welsh con las modificaciones realizadas por Butcher y Williams. es decir de las más altas a las más bajas. para designar los rangos de elevación de diez puntuaciones T uniformes: 36 . proponen el siguiente ejemplo de perfil para ilustrar el método de codificación propuesto por Welsh: Escala A-F A-L A-K Número A-Hs A-D A-Hi A-Dp A-Mf A-Pa A-Pt 1 2 3 4 5 6 7 69 88 75 94 52 81 75 A-Es A-Ma A-Is 8 9 0 79 59 65 Puntuación T 75 57 43 En la construcción de la clave del perfil. A-Pt en 7. de la misma forma si la diferencia existente entre ellas es de un punto. Tanto Butcher. et al. A-Es en 8. utilizando los símbolos que se presentan de seguido. En caso de que dos o más escalas tengan el mismo valor. ya que lo consideran como el más apropiado para el MMPI-A. A-Pa en 6. et al. (1992) como Lucio (1998). se presentan en orden numérico y se subrayan. A-Mf en 5. el primer paso es anotar los números que representan cada una de las escalas clínicas de acuerdo con las elevaciones de las puntuaciones T. A-Ma en 9 y finalmente A-Is en 0. propuesto por Hathaway en 1947. A-D en 2. Para el ejemplo anterior la clave sería: 4 2 6 8 3 7 1 0 9 5 F L K Posteriormente se deben insertar los símbolos de elevación entre las abreviaturas o números designados para cada escala.MMPI.

aun cuando estos símbolos deban ser presentados de manera consecutiva. facilitando la síntesis de la información del mismo y la detección de perfiles similares. que corresponde al rango entre 65 y 69 para indicar que este rango tiene significado clínico. se deben incluir los símbolos correspondientes a dicho rango. Tradicionalmente las escalas de Validez y Clínicas son separadas por uno o dos espacios. además en caso de que ninguna de las escalas corresponda a alguno de los rangos dados de 10 puntuaciones T. reduce el amplio espectro de perfiles posibles del MMPI-A a un número más práctico y manejable. El ejemplo presentado anteriormente luego de añadir estos signos. constituye la clave: 4*26”837'10+-95 F'+-L/K La codificación del perfil o construcción de la clave para dicho perfil. 37 . las de Validez a la derecha de las Clínicas.!! ≥  120 ! 110-119 ** 100 a 109 * 90 a 99 ‘‘ 80 a 89 ‘ 70 a 79 + 65 a 69 - 60 a 64 / 50 a 59 : 40 a 49 # 30 a 39 ≤  29  hacia  la  derecha  del  símbolo  # Se recomienda el uso del signo (+).

Como punto importante. Sumado a lo anterior. la persona evaluada debe cumplir con los criterios necesarios. entre otros). situación que podría presentarse en procesos judiciales o incluso. observación clínica. en el momento de realizar la prueba presentan alguna condición o característica especial. el cual aporta criterios significativos a la hora de emitir un diagnóstico. En cuanto a los factores ambientales. aplicación de otras pruebas psicométricas que permitan establecer correlaciones de los constructos que intenta medir la prueba. el evaluado logra comprender el 38 . en el ambiente laboral. así como también. aquellas que se encuentren bajo la influencia de sustancias o bien. es preciso asegurarse de que el espacio físico en el cual se efectúa la aplicación de la prueba sea apto para tal fin. aplicación de entrevistas. este por sí solo no se puede tomar como un elemento concluyente. Por otra parte. es preciso mencionar que en el momento de la aplicación del cuestionario MMPI-A. cabe destacar que el MMPI-A es un valioso instrumento de evaluación. como por ejemplo aquellas con padecimientos físicos importantes. como lo son tener un nivel adecuado de comprensión de lectura y haber interpretado claramente las instrucciones para completar la prueba. esto facilitará saber si efectivamente. pueden existir una serie de factores o características ambientales que provoquen distorsiones en el resultado de la prueba. sin embargo. el evaluador debe permanecer al tanto de la actitud del sujeto evaluado hacia la misma.7. sino que deben considerarse otros factores y técnicas evaluativas que faciliten la confirmación de los resultados obtenidos (como ejemplo de lo anterior se puede señalar la revisión de expedientes e historia clínica. quienes motivados por un interés particular pudieran proporcionar respuestas que resulten favorables para sí mismos. ESTRATEGIAS DE INTERPRETACIÓN DEL MMPI-A La intención de este apartado consiste en facilitar una guía que sirva como base interpretativa para aquellas personas que utilizan el MMPI-A como instrumento de evaluación. es importante prestar atención a las personas que. Durante la aplicación del MMPI-A.

en primera instancia es preciso verificar el número de omisiones a la hora de responder los ítems. En cuanto a la consistencia se refiere. El tercer paso tiene que ver con la revisión de la validez técnica del protocolo. es necesario determinar el contexto en el cual se está aplicando el MMPI-A y cuál es la finalidad de evaluar al sujeto. Médico. entrevistas. historia familiar y características de la misma. para esto se debe efectuar una revisión del material disponible (expediente. Entre los diversos contextos que pueden enmarcar el proceso de evaluación se pueden mencionar: Clínico (psicológico o psiquiátrico). habilidad cognitiva. 3.  adicionalmente. Para este fin son utilizadas las escalas de validez. Este proceso incrementa la certeza y la utilidad de las inferencias derivadas del MMPI-A. esto puede resultar una herramienta útil a la hora de calificar la prueba e interpretar los resultados obtenidos. determinar si tiene una actitud de colaboración hacia la misma.   o   bien. 2. Tratamiento por uso de alcohol o drogas. Escolar.   la   orientación   de   las   mismas   en   sentido   “todo   falso”   o   “todo  verdadero”.significado de los reactivos. así como también. historia de ajuste psicosocial. desempeño académico. resultan útiles las escalas A-INVAR y A-INVER. 1. así como la consistencia y precisión con la cual estos fueron contestados. Archer (2005a) propone una serie de 8 pasos a tomar en cuenta a la hora de efectuar la interpretación del protocolo del MMPI-A. los cuales resultan una guía que brinda criterios útiles y de fácil aplicación. o si por el contrario desarrolla un patrón de respuestas al azar. procesos de relaciones interpersonales. corresponde evaluar la historia clínica del paciente. las escalas A-F1 y A-F2 posibilitan darse cuenta si la 39 . ya que facilitan la detección de un patrón de respuestas   descuidado. Forense. En primer lugar. presencia de factores de estrés. entre otros) con el propósito de poder determinar factores tales como: cooperación y motivación hacia el tratamiento. Neuropsicológico. Seguidamente.

ya que estas aportan información sustancial que respalda los datos provenientes de las escalas básicas a la vez que facilitan un análisis más refinado de los datos. seguidamente evaluar los códigos típicos. la escala A-INM (inmadurez) permite hacer una medición del nivel de madurez presente en el adolescente evaluado mientras que la escala MAC-R hace posible efectuar inferencias en lo referente al área de abuso de alcohol y otras drogas. 40 . es preciso analizar de manera específica las escalas clínicas 2 y 7 con el propósito de obtener información relevante acerca del estado anímico o grado de perturbaciones a nivel afectivo que pueda estar sufriendo el adolescente en la actualidad. Adicionalmente. por su parte. indica la elevación en los niveles de desajuste así como el uso de la represión como mecanismo de defensa primario. resulta útil en la evaluación de perfiles los cuales presentan elevaciones en varias de las escalas. Por otra parte. las escalas de validez proveen valiosa información acerca de la actitud y nivel de cooperación del examinado ante la prueba y el proceso terapéutico.persona ha mantenido un estilo de respuesta uniforme a lo largo de la prueba. Además. de igual manera se pueden determinar elevaciones en la escala A-F. grado de definición). y se debe brindar especial atención a cualquier elevación que en ellas se presente. las escalas que posibilitan medir la precisión con que el evaluado ha respondido la prueba son las tradicionales A-L. la estrategia A-B-C-D de Cadwell. y esto permite obtener inferencias significativas acerca de la motivación o disposición que este pueda tener hacia el tratamiento. los cuales son una medición de elevaciones importantes en ciertos pares de escalas clínicas y la posterior verificación de que exista entre ellas una combinación particular que se ajuste al prototipo establecido (grado de elevación. Seguidamente. A-F y A-K. 4. las escalas A-A y R-A de Welsh. se debe proceder con la interpretación de las Escalas Suplementarias. Se debe efectuar la revisión de las escalas básicas de la prueba. Por una parte. Finalmente. 5.

Lingoes y los ítems críticos de contenido. El sumario estructural establece una presentación de las diferentes escalas del inventario MMPI-A de una manera integral recordando de esta manera. que las mismas se encuentran vinculadas entre sí en una alta medida. el cual se plantea como una herramienta para facilitar la organización de los datos proporcionados por las escalas de la prueba con el objetivo de identificar las dimensiones más sobresalientes del comportamiento actual del adolescente. Posteriormente. la presencia de dificultades académicas. escalas suplementarias y de contenido. Los primeros siete pasos en la interpretación proporcionan correlaciones e inferencias concernientes al comportamiento adolescente basándose en la organización tradicional de las escalas como: escalas de validez. el inventario del MMPI-A cuenta con 15 Escalas de Contenido las cuales pueden ser empleadas para incrementar la exactitud en la interpretación de la prueba. funcionamiento a nivel de relaciones interpersonales. sino que su utilidad se fundamenta en el uso que se pueda hacer de ellas en combinación con las escalas clínicas que presenten elevaciones en el perfil. manifestación de conductas agresivas. Las mismas son útiles para profundizar en áreas como por ejemplo. y las subescalas Harris-Lingoes. escalas clínicas. Muchas de las escalas de contenido son utilizadas para proporcionar una evaluación más refinada de los constructos examinados en las escalas básicas. 7. Como último paso. se establece la revisión del Sumario Estructural. resulta preciso efectuar una revisión de las sub escalas Harris. Además de las escalas suplementarias. Es importante recalcar que estas subescalas por sí solas no son posibles de interpretar. 8.6. 41 .

8. es necesario mencionar que las escalas de validez de esta prueba permiten al evaluador tener un criterio adecuado en relación con la calidad de la información suministrada por el sujeto y de igual manera. estos indicadores constituyen lo que se denomina como las escalas de validez del MMPI-A. en este sentido. En el caso del MMPI-A existe un especial interés de contar con elementos que permitan medir la validez técnica del protocolo. Resulta importante destacar.1. Las escalas de validez fueron desarrolladas por Hathaway y McKinley con el propósito de poder determinar si la persona responde el test de una manera abierta y honesta acorde con los requerimientos de la prueba. Construcción de las escalas y aspectos históricos En primera instancia. cómo las valoraciones iniciales a las que se somete el test del MMPI-A son determinantes a la hora de establecer la eficacia del protocolo. la existencia de indicadores de validez en esta prueba constituye un factor que permite respaldar los alcances de la misma a la hora de emitir un criterio clínico o de cualquier otra índole. dichas escalas contribuyen a determinar si el estilo de respuesta de las adolescentes puede de alguna manera estar comprometiendo la validez de la información consignada en su auto reporte. ESCALAS DE VALIDEZ 8. es el hecho de contar con una serie de índices que facilitan la evaluación de la actitud de los examinados con respecto a la prueba. dan a conocer el estilo de respuesta utilizado por la persona evaluada. es decir. determinar en qué medida la prueba merece ser calificada. es preciso mencionar que una de la características más relevantes del cuestionario del MMPI. A nivel de interpretación. precisamente porque se considera probable en el caso de los adolescentes una alta incidencia de perfiles inválidos. 42 . De acuerdo con Cohen & Swerdlik (2006).A que ha contribuido a determinar su utilidad en diversos ámbitos.

43 . A-K (Defensividad): la cual funciona en términos de identificar a los individuos quienes responden defensivamente y sin espontaneidad. por otra parte. También pueden contribuir con el proceso de invalidar la prueba otros factores como por ejemplo problemas cognitivos o dificultades para la lectura y en consecuencia. No podría decir (A-?): hace referencia a aquellas preguntas que por algún motivo la persona evaluada deja sin responder o responde a la vez falso y verdadero. es decir mostrar una personalidad perfecta o imagen ideal. A-INVAR: (inconsistencia de las respuestas variables) y A-INVER (inconsistencia de las respuestas verdaderas): las cuales miden la tendencia de los sujetos a responder en formas inconsistentes y contradictorias (Lucio. como la función particular que cumple cada una de ellas dentro de la prueba. esto se vuelve manifiesto mediante su estilo de respuesta. Mentira (A-L): la cual evalúa el intento de presentarse moralmente favorable. 1998). no acatar de manera adecuada las instrucciones suministradas para completar el cuestionario. Lucio (1998) manifiesta que las escalas de validez del MMPI-A fueron creadas con el propósito de facilitar la detección de las fuentes de error voluntario o circunstancial anteriormente descritas. proporcionar una base que permita evaluar el impacto de dichas incongruencias en el registro del protocolo. 4. 5. debido a la falta de cooperación o bien a una grave psicopatología. el sujeto puede optar por dejar un número importante de ítems sin responder o bien. 2. entre estas se puede sugerir el hecho de tomar ante ésta una posición que distorsione la descripción auténtica de sí mismo. con el propósito de brindar un panorama que facilite la comprensión tanto de la utilidad a nivel general de dichas escalas. y de esta manera. A continuación se efectúa una descripción detallada de los elementos que componen las escalas de validez del MMPI-A. A-F1 y A-F2 (Infrecuencia): las cuales intentan determinar la tendencia a contestar de un modo inusual o descuidado. la inadecuada comprensión del significado de los reactivos. A-F.Cabe mencionar que un sujeto puede invalidar la prueba de varias maneras. Como respuesta a las interrogantes que surgen en relación con los problemas que genera la distorsión en las respuestas de la prueba. Las escalas de validez del MMPI-A son las siguientes: 1. 3.

Cuadro 8. seleccionó como falso y verdadero a la vez. el primer paso a seguir corresponde a evaluar si el sujeto ha respondido tantos ítems de la prueba como es necesario. con Traslape No aplica.2. es necesario insistir al sujeto para que complete los reactivos que hagan falta. si después de ejecutar este proceso el número de estos excede los 30. Escala No puedo decir (A-?) 8. 1998).1.2.1. si la mayoría de los ítems sin responder se ubican después del reactivo número 350. los indicadores de validez (A-INVAR. Resumen Puntaje A-? Interrogante. La escala que tiene que ver con este punto se denomina: A-? (no puedo decir). A-L y A-K podrían ser interpretadas. Proporción falsoverdadero No aplica. esta escala no se compone de un número determinado de reactivos.8. Según lo plantea Lucio (1998). que 44 . así como también las escalas clínicas. las escalas A-F1. Descripción de los constructos que mide Al finalizar la aplicación de un protocolo del MMPI-A. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. sin embargo. sino que corresponde a las interrogantes que el sujeto no respondió o bien. Correlación otras escalas No aplica. Número de ítems Es igual a la suma de respuestas inválidas. Por otra parte. A-INVER y A-F2). Cabe mencionar que. así como las escalas de contenido y suplementarias no deberían interpretarse (Lucio. Principales contenidos evalúa Depende del área de contenido correspondiente a las escalas donde se hayan dejado ítems sin responder. el protocolo de la prueba debe considerarse dudoso y eventualmente inválido.

y de ser posible. cabe destacar que en casos particulares pueden existir razones válidas para dejar reactivos sin contestar. los cuales se concentren en un área específica evaluada de las escalas clínicas. esto se justifica tomando en cuenta que unos pocos ítems sin responder. Con frecuencia se ha establecido que un numero de ítems sin responder mayor a 30 hace que el protocolo sea dudoso e incluso inválido.2. refiere la situación de una persona que a muy temprana edad ha quedado huérfano y para quien resulta difícil identificarse con aquellos reactivos que tengan que ver con sentimientos hacia los padres. sin embargo son pocos los que se han efectuado con poblaciones adolescentes. existen individuos que toman el contenido de manera literal y no se sienten en condiciones de responder. En determinadas situaciones algunos evaluados podrían tomar el contenido de los reactivos y adaptarlos a su contexto particular. completar la prueba. pueden generar carencias importantes en el suministro de información que permita emitir un criterio en relación con la escala en particular y la prueba del MMPI-A de manera general. mientras que por otra parte. se vuelve preciso rescatar que algunas investigaciones recientes han demostrado que las escalas y tipos de códigos podrían verse afectados de manera negativa con puntuaciones A-? (no puedo decir) inferiores a 30 reactivos (Butcher. Al finalizar la realización de la prueba. Guía interpretativa Lucio (1998). sin embargo. 2001). sin embargo se debe prestar especial atención a los valores presentados en este rubro debido a que mientras más alta sea la puntuación obtenida en A-? (no puedo decir) más débil resultará la estructura de aquellas escalas cuyos ítems se ubiquen dentro de estos valores. es decir relacionar los sentimientos paternos con aquellas personas que realizaron para ellos esta función. sin embargo. es aceptable solicitar a los evaluados retornar sobre aquellos ítems que dejaron sin responder.2. Existen numerosos estudios que se han dedicado a evaluar las características de esta escala principalmente en poblaciones adultas. 45 . a manera de ejemplo Lucio (1998). manifiesta que A-? (no puedo decir) conforma un grupo de ítems que no llegan a ser parte de la calificación de la prueba.8.

el nivel de complejidad de algunos ítems puede parecer obstaculizante para algunos sujetos con problemas de lectura. 1998). Por otra parte cabe destacar que los reactivos sin contestar poseen la tendencia de agruparse en ciertas categorías como lo son las de índole religioso. por otra parte no se encontraron relaciones significativas entre la elevación de la escala A-? (no puedo responder) y conductas delictivas o antisociales. resultando éste confiable para ser interpretado por el evaluador. esta situación puede manifestarse principalmente en los temas relacionados con sexualidad. se contó con la participación de 262 estudiantes de escuelas públicas en Kentucky. frecuentemente podría encontrarse relacionada con limitaciones intelectuales y de lectura. se puede rescatar que son diversas las razones por las cuales los sujetos tienden a omitir ciertos reactivos. por otra parte. 8. citado en Lucio. se ha determinado que existe una relación entre la capacidad intelectual y habilidad para la lectura.A pesar de lo anterior. y la tendencia a dejar ítems sin respuesta.3. estos hallazgos sugieren que la tendencia de los adolescentes a dejar preguntas sin responder. De igual manera. a manera de ejemplo se puede citar el caso de las personas que presentan estados depresivos. es posible que se presente en algunos casos un 46 . para quienes la ejecución de la prueba resulta pesada y difícil. y no con tendencias defensivas o falta de colaboración. así como aquellas relacionadas con la sexualidad y las funciones fisiológicas o las que implican tomar una decisión concerniente a características personales. otro motivo es el hecho de considerar ciertos temas reveladores o intimidantes. religión o bien factores que interfieran de manera muy subjetiva con ciertas creencias del evaluado. sin embargo. razón por la cual se decide que es mejor evadirlos. En un estudio desarrollado por Ball y Carroll (1960. Patrones de respuesta inusuales Diversos autores manifiestan que las personas en el ámbito clínico e incluso penitenciario suelen ser honestas a la hora de responder el cuestionario del MMPI-A. dicha investigación reveló que los hombres tienen una mayor tendencia que las mujeres a dejar de responder ítems del MMPI-A. Según Archer (2005a).

En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. La escala A-INVAR funciona de modo tal que cada vez que la persona responde un par de ítems de manera inconsistente se agrega un puntaje bruto a la escala. Escala de inconsistencia de las respuestas variables (A-INVAR) 8. proporciona información acerca de la tendencia de responder inconsistentemente a parejas de ítems establecidas en el cuestionario del MMPI-A. los cuales deberían ser respondidos en la misma dirección o bien. Patrones de respuesta inconsistentes. Dicha alteración en el patrón de respuestas puede presentarse en diversas maneras tales como: Patrón de todas las respuestas verdaderas o todas las respuestas falsas. Descripción de los constructos que mide A la hora de estimar la tasa de respuestas inconsistentes.patrón de respuesta alterado. debido a que. 8.1. en sentido opuesto. esta funciona de manera tal que las parejas de ítems establecidos poseen contenidos similares u opuestos. las cuales se detallan a continuación. las puntuaciones en esta escala reflejan una tendencia general del evaluado a no tomar en cuenta el contenido de los reactivos en el momento de la evaluación. ya sea porque el sujeto decidió responder de manera descuidada o aleatoria. 47 .4. estas son A-INVAR (escala de inconsistencia de las respuestas variables) y A-INVER (escala de inconsistencia de las respuestas verdaderas). De acuerdo con Lucio (1998). El cuestionario del MMPI-A posee dos escalas que permiten detectar las respuestas proporcionadas de manera inconsistente. o bien porque desea generar de manera intencional una determinada imagen de sí mismo mediante los resultados de la prueba.4. el mejor método a seguir es determinar si la persona ha respondido de manera consistente aquellos reactivos de significado análogo. La escala de inconsistencia de las respuestas variables (A-INVAR) es una forma efectiva para medir la presencia de un patrón aleatorio a la hora de contestar la prueba. acorde con las características de la escala.

Principales contenidos que evalúa Detecta la tendencia de los individuos a responder de manera inconsistente o descuidada los ítems (Archer. 286F-314V. 188F-403V. 463V-476V. 48 . 304F-335F. 78F-90V. 188V-403F. 79V-119F. 332V-337F. 2005a). 20V-211F. 63F-120F. 292F-331V. 160F-227V. 215F-405V. 46F-475F. 70V-223V. 77F-107V. Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998) esta escala ha demostrado su utilidad en la evaluación de poblaciones adultas con el MMPI-2. actualmente se recomienda discreción en el uso de A-INVAR para calificar protocolos del MMPI-A. 154V-178F. 212V-298F. 25F-106V. 71F-91V. 99V-323F 124F-379V. 69V-452F.2. 95F-132V. 185F-383V. 318F-370V. 177F-283V. 182V-258F. 94F-469V. 146V-167V. 53F-62V. sin embargo. A-F1. La reciente investigación acerca de la efectividad de la escala A-INVAR en la evaluación de poblaciones adolescentes ha logrado detectar que esta escala de manera complementaria con AF.2. 77V-107F. 34F-81V. 60V-121V. 25V-106F. 43V-248F. 57V-191F. 182F-258V. 355V-375F.Cuadro 8.4. A-F2. es necesario acumular mayor evidencia empírica en lo que a la evaluación de adolescentes se refiere. 253V-266F. 6F-86V. Resumen de escala A-INVAR. resulta ser de utilidad en la diferenciación de protocolos con elevados niveles de inconsistencia en el patrón de respuestas. 8. 128F-465F. 215V-405F. 309V-402F. Número de ítems 50 pares Traslape Con escala A-INVER: 26 ítems Con escala A-F: 15 ítems Con escala A-F1: 8 ítems Con escala A-F2: 7 ítems Con escala A-K: 7 ítems Se agrega un punto por cada uno de los siguientes pares Proporción falso-verdadero 6V-86V. 63V-120V. 477V-478F. 477F-478V. 144V-247F. 80V-101F.

5. De manera más precisa. ya que algunos sujetos pueden aparentar que se encuentran respondiendo la prueba de manera apropiada cuando en realidad están brindando respuestas inconsistentes y al azar. las puntuaciones entre 70-79 sugieren que el perfil probablemente se ha invalidado. se puede considerar  que  puntajes  T  ≥  80  implican  la  invalidación  del  protocolo. para la escala INVAR. se pueden tomar en consideración dificultades para la lectura. una actitud descuidada a la hora de completar el cuestionario. falta de cooperación o la existencia de una patología que afecte directamente las capacidades físicas o cognitivas del sujeto evaluado en el momento de aplicar la prueba.   sugiere  que  puntuaciones  T  ≥  75  pueden  sugerir  perfiles  con  inconsistencia  significativa. En cuanto a los motivos que pueden provocar una elevación en la puntuación T de la escala AINVAR. Escala de inconsistencia de las respuestas verdaderas (A-INVER) 8. quienes siguen un patrón de todas las respuestas falsas o verdaderas son frecuentemente personas que no desean seguir las instrucciones para realizar el cuestionario pero pretenden aparentar que sí lo hicieron.Con respecto a los criterios que se utilizan para interpretar la escala A-INVAR. En este sentido es necesario prestar especial atención. de igual manera otros puntajes deben ser interpretados cuidadosamente ya que existe una posibilidad considerable de inconsistencia en las respuestas.5.1. otros individuos por su parte pueden efectuar intentos que conlleven una manifestación exagerada de dificultades o preocupaciones con la intención de obtener especial atención o bien.  por  su  parte  Lucio  (1998). mientras que esto se descarta con puntajes INVAR<70. 8. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Butcher (2001). Según Butcher & Williams (2000). La escala de inconsistencia de las respuestas verdaderas (A-INVER) se desarrolló con el propósito de medir la tendencia de algunas personas a responder de modo inconsistente a 49 . algún tipo de consideración dependiendo de los requerimientos que plantee la situación. cuando los puntajes se encuentran INVAR ≥75 es necesario considerar la presencia de inconsistencia.

355V-367V 463V-476V. 50 . La forma de interpretar la escala consiste en sumar un punto si la persona responde de forma verdadera a ambos reactivos de determinados pares.3. 2005ª). En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. 264V-331V.reactivos que deberían confirmarse de manera particular.Resumen de escala A-INVER. por el contrario. 158F-288F. esta escala se compone por reactivos los cuales son opuestos en contenido. 304F-335F. 95V-294V. 53F-91F. 70V-223V. 62V-360V. Número de ítems 24 pares Traslape Con escala INVAR: 26 ítems Con escala F: 5 ítems Con escala F1: 1 ítems Con escala F2: 1 ítems Con escala K: 1 ítems Proporción falso-verdadero 14V-424V. Cuadro 8. 128F-465F. 71F-283F. Se agrega un punto por cada uno de los siguientes pares Se resta un punto por cada uno de los siguientes pares Se agrega una puntuación natural de 9 puntos al puntaje total obtenido. 60V-121V. 245F-257F. 71V-283V. Principales contenidos que evalúa Detecta la tendencia de los individuos a responder de manera indiscriminada en sentido falso o verdadero (Archer. Es decir. 119V-184V. La escala consta de 24 pares de reactivos para los cuales la misma respuesta es semánticamente inconsistente. 304V-335V. 63V-120V. 146V-167V 247V-260V. 82F-316F. 46F-475F. esta escala facilita la detección de un patrón de respuestas en un solo sentido (repetición de respuestas falso o verdadero). 63F-120F. 37V-168V. si un sujeto responde falso a dos reactivos de determinados pares entonces se resta un punto en la calificación.

sugiere que el protocolo resulta invalido y por lo tanto imposible de calificar.2. Para Butcher & Williams (2000). tomando esto en consideración. Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998). se habla de que cuando las elevaciones en L y K ≥65 se combinan con 51 . cuando  se  presentan  puntajes  INVER  ≥75 esto puede sugerirse invalidación del protocolo. esta escala ha demostrado su utilidad en la evaluación de poblaciones adultas con el MMPI-2.5.   ya   sea   en   dirección falso o verdadero. es fácil decir que si un 20% o menos de los reactivos se contestan en sentido verdadero o en sentido falso es probable que el protocolo resulte inválido. y altos en aquellos exagerados. actualmente se recomienda discreción en el uso de A-INVER para calificar protocolos del MMPI-A. este se presenta alto en los protocolos defensivos y bajo en los exagerados. esto quiere decir que cuando los resultados muestran una elevación es posible suponer que la persona ha brindado una serie de respuestas inconsistentes con respecto a los reactivos de orientación “verdadero”.;  de   la   misma   manera  se  puede  tener  noción  de   las  respuestas   inconsistentes que la persona  ha  generado  en  la    dirección  “falso”  cuando  se  presenta  un  puntaje  bajo  en  esta  escala. en el caso de las desviaciones de respuesta Falso. cuando se trata de analizar de manera conjunta los puntajes obtenidos en las diferentes escalas. Butcher (2001) hace mención de cómo la distribución de los reactivos en la prueba se dispone de tal manera que se obtenga un porcentaje igual de respuestas tanto falsas como verdaderas. es necesario acumular mayor evidencia empírica en lo cuanto a la evaluación de adolescentes se refiere. en estos casos es necesario evaluar otros puntajes cuidadosamente ya que existe una posibilidad considerable de inconsistencia en las respuestas Por otra parte. La forma como se debe interpretar esta escala varía de acuerdo a la orientación del puntaje. las desviaciones de ítems marcados como Verdadero se presentan en bajos porcentajes en los protocolos defensivos. se indica que una puntuación T ≥   80. Con frecuencia es fácil para el evaluador detectar este estilo de respuesta a simple vista.8. sin embargo. En la evaluación de la escala A-INVER. En la calificación de la escala A-INVER.

Descripción de los constructos que mide Mediante la experiencia alcanzada en la aplicación de cuestionarios de personalidad. Debido a lo anterior. se denota un patrón de respuestas inconsistente con tendencia a responder verdadero. sin embargo no es indicador de franqueza. Escala Mentira (A-L) 8. Resumen de escala A-L. Cuando se trata de puntajes en L y K ≤40 combinados con elevaciones INVER≥100. Número de ítems 14 Traslape Ninguno Proporción verdadero falso- 14/0 Falsos: 15 26 38 48 73 89 98 103 117 133 147 176 192 243 52 . es decir mostrar una personalidad perfecta o imagen ideal a la hora de contestar los reactivos del MMPI.6. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. 2001).4. la cual tiene el propósito de evaluar el intento de los individuos de presentarse moralmente favorables. se denota la presencia de un patrón de respuestas inconsistente e inválido con tendencia a las respuestas falsas. Cuando se presenta esta situación los resultados de otras escalas no deben ser interpretados. pero no indica defensividad. 8. de esta manera dicha escala detecta el patrón de invalidación en aquellos casos donde los sujetos tienden a exagerar sus virtudes y afirman poseer normas morales más elevadas que las demás personas (Butcher.1. se ha llegado a observar cómo para algunos sujetos se torna difícil proporcionar información acerca de sí mismos.6. Hathaway y McKinley diseñaron para el MMPI original en 1943 la escala L. Cuadro 8.elevaciones INVER≥75. debido a esto tienden a presentarse ante la prueba con una imagen personal demasiado favorable. Cuando se presenta esta situación los resultados de otras escalas no deben ser interpretados.

corresponde considerar las siguientes evaluaciones: distorsión consciente de los reactivos. Guía interpretativa Es posible identificar algunas situaciones en las cuales los evaluados intensifican la tendencia de mostrar una imagen ideal de sí mismos. Descripción de los constructos que mide Entre los factores que se puede hallar a la hora de interpretar una prueba de personalidad y que se encuentran relacionados con la intención de presentar una imagen favorable.7. por otra parte. 2005a). entre estas se encuentran las aplicaciones en el ambiente laboral o forense donde el hecho de parecer un individuo bien adaptado trae consigo la posibilidad de obtener un beneficio.2. Escala Defensividad (A-K) 8. Las puntuaciones T>65 en la escala A-L sugieren que el sujeto presenta un patrón de respuestas poco creíble y un intento por evadir la revelación de problemas.7. es la negación de 53 .Principales contenidos que evalúa 8. Cuando se presentan puntuaciones para esta escala T<55 se puede sugerir que existe un balance apropiado entre la aceptación y negación de las fallas sociales más comunes.1. o bien la oposición a brindar respuestas abiertas y honestas (Archer. 8.6. cuando se presentan elevaciones notables en A-L (T>65). especialmente cuando se presenta además una elevación en la escala A-K (defensividad). elevada necesidad de verse a sí mismo como extremadamente virtuoso. 2005a). estos sujetos suelen ser flexibles y no mostrarse rígidos (Archer. En aquellos casos donde se presentan elevaciones moderadas A-L (T= 60-65) se sugiere la necesidad del adolescente por la conformidad y la negación. Evalúa la tendencia de los individuos a mentir a la hora d efectuar sus respuestas. adaptación rígida de la personalidad o una tendencia a utilizar la negación y represión en grado extremo (Butcher 2001).

Inicialmente.2.5. 1998). en relación con este punto.7. Cuadro 8. Resumen de escala A-K. A diferencia de A-L. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. Número de ítems 30 Traslape Con escala INVAR: 7 ítems Con escala INVER: 1 ítem Proporción verdadero falso- 29/1 Falsos: 26 34 55 72 107 111 116 121 124 130 142 150 151 160 164 185 201 227 265 271 289 298 317 318 320 325 327 333 341 Verdaderos: 79 Principales contenidos que evalúa 8. lo anterior se debe al hecho de que el contenido de los reactivos que componen la escala tienen que ver con una serie de características que muchos individuos prefieren negar. 54 . sino que únicamente se evalúa la tendencia del individuo por negar su problemática mediante el estilo de sus respuestas. la escala A-K no mide los intentos del sujeto por exaltar sus virtudes o presentar una imagen moralmente correcta.problemas. ha sido considerada como el más complejo de los indicadores de validez. El contenido de la escala K es sutil. Meehl y Hathaway desarrollaron para el MMPI original la escala A-K en el año 1946. con factores conectados con su vida familiar o social. esta escala fue desarrollada con dos propósitos: evaluar la defensividad hacia la prueba y utilizar esta información para corregirla al sumar puntos a ciertas escalas con la idea de lograr que estos reactivos fueran más sensibles a la detección de problemas (Butcher 2001). las cuales pueden estar relacionadas con ellos mismos o bien. Guía interpretativa La escala A-K (defensividad). tiene como objetivo detectar la tendencia de los individuos a responder de una manera defensiva y sin espontaneidad. (Lucio.

las puntuaciones T entre 35y 45 pueden sugerir infravaloración o que el sujeto cuenta con recursos limitados para afrontar el estrés o las exigencias de las vida. 2002). aunque esta se presente de manera sutil. en casos donde las personas cuenten con una posición menos destacada dentro de la sociedad. puede tratarse de un sujeto muy autocritico y pesimista (Nichols. 55 . los problemas personales que tienen que ver con un control emocional deficitario. se ha determinado que una elevación en el puntaje de la misma se asocia con niveles socioeconómicos más elevados. Se destaca además el hecho de que. presentar una imagen de autonomía y control sobre su propia vida. Por otra parte. manifiesta que de acuerdo con investigaciones realizadas sobre la escala A-K. un motivo que puede provocar elevaciones en A-K son los patrones de respuesta con tendencia Falso.Con respecto a lo anterior. por lo cual efectuar una consulta de los resultados obtenidos en la escala A-INVER es útil para determinar si la elevación se dio por dicho motivo. no denotan tanto interés por presentar una imagen de extremo equilibrio o control sobre ellos mismos. pueden reflejar una tendencia a minimizar. Los puntajes T ≥   65   indican   que   la   persona   probablemente   se   mostró   más   defensiva   hacia   la   prueba que el promedio. lo anterior debido a que. pudiendo sugerirse de esta manera un estilo de respuesta más honesto por parte de este grupo poblacional. ya que consideran que la revelación de estas características podría convertirse en una amenaza para su posición. presentaran una tendencia más baja a ocultar sus debilidades a nivel emocional o bien. los sujetos con una posición destacada dentro de la sociedad presentan la tendencia a eludir o no querer manifestar sus preocupaciones emocionales. se ha determinado que las puntuaciones en A-K por arriba de la media. por otra parte. de manera tal que pretenden mediante su estilo de respuesta. dudas u otro tipo de dificultades. o bien un estrato socioeconómico y educativo menor. Lucio (1998). problemas a nivel personal.

El desarrollo de esta escala se relaciona con el hecho de que en la evaluación del inventario. por lo cual se requiere especial atención a la hora de calificar la escala A-F (Butcher. de acuerdo con las investigaciones. Esquizofrenia e Hipomanía. 2001). Sin embargo.8. Dentro de la literatura del MMPI-A se han presentado diversas nomenclaturas para esta escala. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. ideación paranoide. exageración. Descripción de los constructos que mide En 1943 Hathaway y McKinley desarrollaron la escala A-F (infrecuencia) con el propósito de detectar las respuestas exageradas suministradas por los sujetos.8. 56 . cabe destacar que de los reactivos provenientes del MMPI original. el contenido de los ítems se considero inapropiado. Psicastenia. de la escala F se eliminaron 27 ítems. dicha corrección solamente se emplea con poblaciones adultas y no con adolescentes. Sin embargo. Cabe mencionar que. simulación o respuestas infrecuentes. se ha encontrado que en las poblaciones adolescentes es más frecuente hallar elevaciones en la manifestación de síntomas infrecuentes.1. entre estas: fingimiento. Psicastenia. obtención de beneficios. Desviación Psicopática. los cuales fueron excluidos precisamente debido a que más del 20% de la muestra de adolescentes respondieron a ellos en la dirección que eleva la puntuación en la escala.De acuerdo con Nichols (2002). 8. o bien. en la escala A-F se incluyen una variedad de ítems relacionados con experiencias inusuales o extrañas. su interpretación resulta compleja tanto cuando se evalúa por separado como cuando se hace para la corrección de 5 de las escalas básicas: Hipocondriasis. De acuerdo con Nichols (2002). pensamientos o sensaciones fuera de lo común. Desviación Psicopática. así como actitudes o manifestación de conductas antisociales. su interpretación resulta compleja tanto cuando se evalúa por separado como cuando se hace para la corrección de 5 de las escalas básicas: Hipocondriasis. Esquizofrenia e Hipomanía. Escala Infrecuencia (A-F) 8. es posible encontrar respuestas de personas motivadas a mostrar una exageración de sus síntomas o problemas. debido a esto.

provocan elevaciones en la escala A-F.8.Cuadro 8. Según Butcher (2001). 2005a). ideación paranoide. quienes tienden a presentar una adaptación psicológica más perturbada de la que en realidad experimentan. Por otra parte. por ejemplo en los contextos legales. Incluye una variedad de ítems relacionados con experiencias inusuales o extrañas. el fundamento detrás de esta escala tiene que ver con el hecho de que las personas. Guía interpretativa Con frecuencia es posible encontrar un patrón de respuestas de fingimiento de síntomas en aquellas situaciones donde los pacientes pueden obtener un beneficio al pretender sentirse enfermos o mentalmente inhabilitados. también sirve como herramienta para identificar las respuestas suministradas de manera aleatoria o descuidada ya que los patrones de respuesta azarosos en sentido verdadero. la escala A-F además de ser capaz de medir el nivel de exageración de síntomas. pensamientos o sensaciones fuera de lo común.6. Número de ítems 66 Traslape Con escala INVAR: 15 ítems Con escala INVER: 5 ítems Con escala F1: 33 ítems Con escala F2: 33 ítems Proporción verdadero falso- 13/53 Falso: 6 74 86 98 104 120 182 193 198 258 289 374 447 Verdadero: 12 17 22 30 33 39 51 57 63 69 80 92 108 132 136 144 155 173 187 215 219 224 230 236 242 250 264 273 283 297 303 309 315 321 328 332 337 342 350 358 366 384 392 399 405 415 422 428 433 439 458 463 470 Principales contenidos que evalúa 8.2. 57 . mostrarán un número excesivo de síntomas. Resumen de escala A-F. así como actitudes o manifestación de conductas antisociales (Archer. por lo cual es importante revisar la puntuación generada en la escala A-INVAR.

sugiere la perdida de validez del protocolo. en la muestra normativa utilizada en el MMPI-A. la escala A-F1 proporciona información concerniente a la validez de las respuestas en relación con las escalas básicas del MMPI-A. 58 . falta de cuidado o desinterés. mientras que la escala A-F2 suministra información concerniente a las respuestas suministradas en la última parte de la prueba. Específicamente. Archer y Krishnamurthy (2002). mencionan la necesidad de verificar la similitud en las puntuaciones obtenidas en las escalas A-F1 y A-F2. A-F1 y A-F2. En relación con lo anterior. no más del 10% de los sujetos puntuaron en los ítems que componen la escala A-F. las cuales tienen como propósito medir el reporte de síntomas infrecuentes en diferentes partes de la prueba. al igual que para el MMPI-2 cuando se presentan puntuaciones T entre 60 y 80 son moderadas y reflejan niveles de estrés y trastornos comunes en pacientes psiquiátricos. de igual manera facilita información necesaria para la calificación de las escalas de contenido y las suplementarias.De acuerdo con Lucio (1998). La escala A-F se divide en dos subescalas. y es preciso efectuar una revisión de INVAR e INVER con el fin de corroborar si la elevación es producto del estilo de respuesta empleado por el evaluado. A través del tiempo se han establecido dificultades a la hora de interpretar la escala A-F cuando se trata de poblaciones adolescentes. cuando las puntuaciones se ubican entre 80 y 100 son más difíciles de interpretar. sugiere un cambio en la actitud del sujeto hacia la prueba entre la primera y la segunda parte de esta. debido a que una diferencia importante. La presencia de una puntuación T≥ 90 en la escala F. Según Nichols (2002). debido a que es una de las escalas con mayor tendencia a presentar elevaciones cuando se trata de población joven.

los cuales constan de una proporción verdadero/ falso: 24/9.1. 2005a). Descripción de los constructos que mide La escala A-F1 se compone de 33 reactivos. Resumen de escala A-F1. Guía interpretativa Esta escala se desarrolló con el propósito de contar con una medida de la exageración de los síntomas en la parte inicial de la prueba. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala.Infrecuencia de la primera parte (A-F1) 8. La escala A-F1 es de utilidad para determinar el grado de aceptabilidad concerniente a las respuestas proporcionadas para las escalas básicas (Lucio. 1998). Así como la expresión de sintomatología infrecuente en la primera parte de la prueba (Archer.9. falso- 9/24 Falso: 6 74 86 98 104 120 182 193 198 Verdadero: 12 17 22 30 33 39 51 57 63 69 80 92 108 132 136 144 155 173 187 215 219 224 230 236 Proporciona información concerniente a la validez de las respuestas en relación con las escalas básicas del MMPI-A. Escala de Infrecuencia .8. 59 . Los reactivos de la escala A-F1 se encuentran dentro de los primeros 350 de la prueba. Número de ítems 33 Traslape Con escala INVAR: 8 ítems Con escala INVER: 1 ítem Con escala F: 33 ítems Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa 8.2.9. La escala A-F1 proviene directamente de la escala A-F y de los 33 ítems que la componen. 24 provienen de la prueba original y los 9 restantes fueron confeccionados para incorporarse al nuevo instrumento. esta escala opera en gran medida como la escala A-F original y se evalúa junto con ella (Butcher 2001). Cuadro 8.7.9.

Así como la expresión de sintomatología infrecuente en la segunda parte de la prueba (Archer. La escala A-F2 se compone principalmente de ítems provenientes del MMPI original (28 de los 33 ítems). Escala de infrecuencia . La escala A-F2 es de utilidad para determinar el grado de aceptabilidad concerniente a las respuestas proporcionadas para las escalas suplementarias y de contenido (Lucio.10.8. 2005a). 16 de ello se ubican después del reactivo 350.8. Descripción de los constructos que mide La escala A-F2 se compone de 33 reactivos. 1998). Tanto las escala A-F1 como A-F2.1. 60 . como parte de la escala A-F del MMPI-A fueron seleccionadas con base en el criterio de que menos del 20% de los adolescentes normales puntúan en estos ítems. los cuales constan de una proporción verdadero/ falso: 29/4.Infrecuencia de la segunda parte (A-F2) 8.10. Número de ítems 33 Traslape Con escala INVAR: 7 ítems Con escala INVER: 1 ítem Con escala F: 33 ítems Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa 8. Resumen de escala A-F2. Guía interpretativa Esta escala se evalúa junto con la escala A-F. falso- 4/29 Falso: 258 289 374 447 Verdadero: 242 250 264 273 283 297 303 309 315 321 328 332 337 342 350 558 366 384 392 399 405 415 422 428 433 439 458 463 470 Suministra información concerniente a las respuestas suministradas en la última parte de la prueba. Cuadro 8. Todos los ítems de la escala A-F2 aparecen después del numero 242 e incluso. facilita información necesaria para la calificación de las escalas de contenido y las suplementarias. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala.10.2.

para abordar el desarrollo o la psicopatología del adolescente. 1989. Graham.1. la escala mantiene continuidad con aquellas originalmente formuladas para efectos evaluativos en el MMPI y el MMPI-2. Tellegen. 1998). A pesar de esto. Giannetti & Singles. sin embargo. Las escalas clínicas del MMPI-2 fueron estandarizadas mediante la transformación de puntuaciones T uniformes desarrolladas por Auke Tellegen y adoptadas para el MMPI-A (Butcher. Trainor & Carlson. Aunque se redujeron los reactivos de 566 a 478 y se formularon reactivos nuevos. En este instrumento se conservaron tanto las escalas de validez. Construcción de la escala y aspectos históricos A lo largo del tiempo. fueron adaptados por ser considerados como inapropiados para la evaluación de adolescentes. Tellegen & Ben Porath. 1998. el desarrollo y contenido en los tres instrumentos es similar. las escalas 3. En cuanto a su elaboración. ESCALAS CLÍNICAS Y SUB ESCALAS HARRIS-LINGOES 9. 7 y 9 tienen el mismo contenido en las tres versiones del 61 . El fundamento y los métodos son los mismos para el MMPI-2. 1992 citados por Lucio. Las escalas clínicas del MMPI-A están diseñadas para medir rasgos de la personalidad y psicopatología en adolescentes. 1998). tanto en adultos como en adolescentes (Cohen & Swerdlik. Por ejemplo. al igual que la puntuación prototipo. ya que básicamente. 6. citado por Negy. la mayoría de las escalas clínicas básicas casi no sufrieron modificaciones en el MMPI-A. debido a que estas demostraron la habilidad de predecir problemas y comportamientos en adolescentes (Archer. Gordon. Leal-Puente. las escalas clínicas han constituido la base para la interpretación del MMPI. como las escalas clínicas del MMPI original. 2006). Dahlstrom. & Kaemmer. muchas de las innovaciones introducidas en el MMPI-2 han sido incluidas también en el MMPI-A: puntuaciones T uniformes en ocho escalas básicas del MMPI-A (excluyendo la 5 y la 0) (Lucio. 1997). algunos de los ítems correspondientes a este instrumento.9.

Dos escalas estándares del MMPI-A (4 y 8) difieren de las escalas del MMPI-2 por un sólo ítem: “Mi vida sexual es satisfactoria”.  en  las  más  recientes  versiones  del  instrumento. esto con el fin de analizar el contenido de los ítems. La escala 1 perdió un ítem objetable:   “Yo no tengo ninguna dificultad en la puesta en marcha de mis movimientos intestinales”. tenía el mismo significado psicológico para adultos y adolescentes (Butcher & Williams. Los ítems de cada escala clínica resultan heterogéneos en términos de áreas de contenido¸ lo que dificultad la interpretación de las escalas partiendo sólo del contenido de sus ítems. objetable o inapropiado. por lo que fueron acortadas sin reducir su validez y confiabilidad. este no necesariamente. La escala 5 eliminó ítems.   el   cual   fue   eliminado   de   las escalas 4 y 8 porque tenía un contenido objetable para adolescentes y además. Ambas escalas originales eran. citado en Archer. En dos de las escalas básicas del MMPI-A (5 y 0).instrumento.  La  escala 2 perdió tres ítems sobre prácticas religiosas y creencias. Las correlaciones entre ítems eran estimaciones puramente subjetivas¸ pero brindaban ayuda a la hora de determinar el grado de aprobación del contenido de las escalas clínicas¸ asociado a elevadas puntuaciones en las mismas. Asimismo. en una subescala¸ a la cual se le otorgaba un nombre descriptivo de la actitud inferida (Harris & Lingoes¸ 1955. 2000). uno o dos ítems fueron borrados. 2005a). incluyendo¸ aquellos con contenido válido limitado. 2000). en las versiones re-estandarizadas. Con respecto a lo anterior¸ Harris y Lingoes en 1955¸ desarrollaron subescalas de contenido específico para seis de las escalas básicas¸ utilizando un método que consistía en examinar los ítems puntuados en cada escala y luego¸ agruparlos por similitud de contenido (rasgo o actitud común). la escala 0 también eliminó algunos ítems con validez de contenido cuestionable y aquellos con contenido objetable (Butcher & Williams. dos de las escalas estándares de la versión de adolescentes tienen prácticamente el mismo contenido del MMPI-2 (escala 1 y 2). por su parte. 62 . muy extensas (60 ítems para A-Mf y 70 ítems para A-Is). además.

Dp3 (Imperturbabilidad Social). por lo que se da una repetición substancial de ítems entre las subescalas produciendo un alto nivel de correlación entre las mismas (Archer.Harris y Lingoes utilizaron este método para desarrollar 27 subescalas de contenido para seis de las escalas clínicas básicas del MMPI. 8. 4. investigó la validez concurrente de las subescalas Harris-Lingoes en términos de la habilidad de estas mediciones para predecir las valoraciones de clínicos sobre 85 pacientes externos. Pa3 (Ingenuidad). y 9. citado en Archer. Siguiendo esta precaución. y Ma2 (Aceleración psicomotriz). empíricamente. Estos investigadores¸ no trataron de restringir la presencia de ítems en una sola subescala. Harry y Lingoes no desarrollaron subescalas de contenido para las escalas 1 y 7 porque consideraron que sus mediciones eran homogéneas (Graham. aunque. Wrobel (1992). Calvin (1975). 6. estas son. 2005a). correlatos comportamentales para muchas de las subescalas Harris-Lingoes. por ejemplo Hi1 y Dp3)¸ por lo que concluyen que estas dos subescalas Harris-Lingoes¸ debían ser 63 . y Huddleston (1995.   Cabe señalar que¸ es relativamente poca la investigación que se ha desarrollado en cuanto a la validez de constructo de las mediciones de las subescalas Harris Lingoes. Archer. los resultados sostuvieron la validez de la mayoría de subescalas Harris-Lingoes. y no crearon subescalas para las escalas 5 y 0 porque estas son usualmente vistas como  escalas  “no   clínicas”.;  por  su  parte. citado en Archer 2005a)¸ apoyaron la idea sobre la base de que algunas de estas subescalas eran construidas por un número muy limitado de ítems (en algunos casos seis ítems conformaban la subescala. 3. los cuales han sido incorporados en las descripciones estándar que se proveen para estas subescalas en guías como la del texto de Graham (2000). las escalas 2. nominalmente. 2005a).  Gocka  y   Holloway (1963)¸ descubrieron pocas correlaciones significativas entre variables demográficas y puntuaciones en las subescalas Harris-Lingoes. 2000. Hi2 (Necesidad de afecto). sin embargo. enumera las investigaciones que se han hecho al respeto y aduce que Harris y Christiansen (1946) encontraron diferencias significativas en ocho de las subescalas Harris-Lingoes entre pacientes  juzgados  como  “exitosos”  contra  “no  exitosos”  en  psicoterapia. Archer (2005a). se señaló la necesidad de trabajar con precaución en la interpretación de las subescalas: Hi1 (Negación de Ansiedad Social). Krishnamurthy. identificó.

Hi5 (Inhibición de la agresión). Pancoast y Archer (1988¸ citados en Archer. fue publicado en 1992 basado en 1. las subescalas Harris-Lingoes han podido ser incorporadas y sostenidas en los materiales y programas de puntuación para el MMPI-2 y MMPI-A debido a que muy pocos ítems de las escalas estándar 2. varias de las subescalas relacionadas con la escala 8. 8. 9.eliminadas del uso estándar. Bolinskey. tanto del MMPI-2 como del MMPI-A¸ puesto que no proveían información útil y sus resultados eran fácilmente susceptibles a la interpretación desviada. y Ma3 (Imperturbabilidad) servían como escalas excitatorias en la muestra de adolescentes.2. sobre todo en las subescalas Dp1 (Discordia Familiar). y la Ma2 (Aceleración psicomotriz). Los hallazgos indicaban que las subescalas Hi2 (Necesidad de afecto). y Pa3 (Ingenuidad) funcionaban como escalas inhibitorias y que las Ma1 (Amoralidad). Por su parte. citado en Archer¸ 2005a). 4. De esta forma. 6. y 9 han sido eliminados en el desarrollo de los instrumentos. 1992. Las subescalas Harris-Lingoes fueron reenumeradas en el MMPI-A y MMPI-2 para eliminar los subscritos en letras y redefinirlos en subscritos de numeración para así simplificar la ubicación y denotación de las subescalas. 3. provenientes de ocho áreas geográficas (Butcher et al. Pa1 (Ideas persecutorias). Generalidades de la Interpretación de las Escalas Clínicas El Inventario Multifásico de la Personalidad versión para Adolescentes (MMPI-A). evaluó la validez de las subescalas HarrisLingoes en una muestra de 177 pacientes adolescentes¸ utilizando mediciones de criterio estandarizado. 2005a)¸ demostraron que las normas estándar de los adultos producían marcadas elevaciones en las escalas Harris-Lingoes en adolescentes normales. Galluci (1994. Archer.640 adolescentes normales. De manera importante. Morton & Farris.. 64 . 2002). incluyendo valoraciones sintomatológicas del terapeuta.

como son: problemas escolares.Este Inventario está diseñado para evaluar áreas de interés específicas para el adolescente. ya que afirma que la adolescencia es un período de desarrollo. debido a que son más propensos a respaldar problemas críticos (Archer & Jacobson. Archer (2005b). puntajes T uniformes del MMPI-2 generados de la muestra normativa adulta no son usados nunca con interpretaciones del MMPI-A (Butcher& Williams. consideran que las normas para adultos sobrepredicen síntomas psicóticos y antisociales en adolescentes de poblaciones normales y clínicas. Es importante señalar. 1976. 1953. donde el mecanismo de defensa omnipresente es el acting out y esto influye suficientemente en las puntuaciones de los instrumentos de la personalidad incluidos el MMPI-A y el MMPI-2. Handel & Lynch. 65 . los adolescentes en contextos clínicos. 2000). Hathaway & Monachesi. 1987. era groseramente inexacta y elevaba los puntajes T en algunas de las escalas clínicas como la 4. así como el suicidio (Lucio. y Klinge & Strauss (1984. a la hora de realizar interpretaciones a partir del MMPI-A. citado en Archer. 2005a. 2005b). problemas familiares y problemas con el alcohol o las drogas. Dado lo anterior. revisó la literatura sobre el uso del MMPI original con adolescentes y concluyó que la aplicación de las normas de los adultos a los protocolos adolescentes. & de Klinefelter. Es importante considerar también. que los adolescentes presentan mayores elevaciones en las escalas clínicas del MMPI que los adultos. 2005a). Incluso. Archer. que este contiene un número considerable de elementos que no muestran una diferencia significativa entre muestras normativas y clínicas (Archer. 1998). tienden a producir calificaciones relativamente bajas en el MMPI-A (Archer. Por esta razón. 8 y 9. Archer. 2005. 2003). 2001. Archer. no aconseja hacer predicciones a largo plazo basadas en los resultados del MMPI-A. 2001). 1987. Archer (1984. 1989. Asimismo. Archer. 2000). citados por Hilts & Moore. Butcher & William. Handel & Lynch. Pancoast. Graham.

mientras que muestra valores sustancialmente superiores en otras escalas tales como A-Hs (r=. Las elevaciones de las puntuaciones entre 50 y 60 no deberían interpretarse en las escalas clínicas. No obstante. establece las elevaciones bajas en puntuaciones T de 40. y no de 70 como se utiliza en el MMPI original. 2002). A-Pt.60). pudiendo hacerse interpretaciones para estas elevaciones.89) (Archer. A-Es. 2005a). Archer & Ehreworth (1985. 66 . debido a que son usuales las elevaciones en las puntuaciones T en los adolescentes.En cada una de las escalas clínicas del MMPI-A. recomiendan la utilización de la puntuación T de 65 para la definición de un rango clínico. puesto que indican una probabilidad alta de que los descriptores de la escala se apliquen al individuo (Butcher & William. A-Pa. aunque las interpretaciones basadas en estas puntuaciones son menos confiables que las fundamentadas en puntuaciones mayores o iguales de T 65. establece la puntuación T en 60 para elevaciones altas. Butcher y Williams. Ocho de escalas estándares del MMPI-A (A-Hs. 2000).7. La consistencia interna de las escalas clínicas del MMPI-A. A-D.. pero del mismo modo que sus colegas. existen pocos datos respecto al significado de las puntuaciones bajas en adolescentes tanto para el MMPI como el MMPI-A. citados en Archer. el promedio de puntaje T es de 50 con una desviación estándar de 10 (Archer & Krishnamurthy. oscila ente valores relativamente bajos en escalas como A-Mf y A-Pa (r=. Archer (2005a). a diferencia de la mayoría de autores quienes las establecen en 65. 2005a). Sin embargo. 2000). sin embrago para las escalas A-Mf y A-Is se usan las puntuaciones T lineales derivadas de la muestra normativa de adolescentes (Butcher et al.8) y A-Es (r=. A-Dp. las puntuaciones T de 60 a 64 indican elevaciones moderadas. De esta forma. 1992. por su parte. y A-Ma) son interpretadas usando puntajes T uniformes generados de muestras normativas de adolescentes. A-Hi.

timidez y evitación social. Escala 2 (A-D: Depresión): mide aspectos de depresión sintomática. Graham (2000. Escala 8 (A-Es: Esquizofrenia): mide alienación grave o desorganización cognitiva. Escala 5 (A-Mf: Masculinidad-Feminidad): mide aspectos relacionados con los estereotipos sexuales o de género. según Nichols (2002). estas a diferencia de las escalas clínicas. Escala 3 (A-Hi: Histeria): mide la tendencia a desarrollar síntomas físicos ante situaciones de estrés. desinhibición social y tendencia a entrar en conflicto con la familia. Por su parte. 2005a) recomendó el uso de las subescalas Harris-Lingoes  si  “un sujeto 67 . Escala 7 (A-Pt: Psicastenia): mide la tendencia a manifestar estrés a través de tensión o ansiedad. Escala 6 (A-Pa: Paranoia): mide las ideas de ser rechazado. Escala 0 (A-Is: Introversión social): mide introversión. Escala 9 (A-Ma: Hipomanía): mide un ritmo personal acelerado.Las escalas clínicas. compulsiones o temor a perder el control. en lo que respecta a las subescalas Harris-Lingoes. sobre-excitación o hiperactividad. dado que la puntuación manual consume demasiado tiempo y estas subescalas son particularmente ventajosas¸ sólo al ser utilizadas como suplemento para perfiles de escalas básicas en ciertas condiciones. Escala 4 (A-Dp: Desviación Psicopática): mide alienación. perseguido o controlado por los demás. se caracterizan de la siguiente forma: Escala 1 (A-Hs: Hipocondría): mide la tendencia a manifestar síntomas físicos como expresión de malestar emocional. no son recomendadas para la puntuación manual de rutina. citado en Archer.

2005a). 68 . y que existían datos de validez externa muy limitados para las mismas. Ellos también revisaron los resultados del análisis factorial de Foerstner en 1986. citados en Archer. Friedman. (2001. pues identificaron que Harris y Lingoes no realizaron ningún intento por contra validar (cross validate) sus subescalas. Los descubrimientos de Krishnamurthy et al. concluyeron que la mayoría de las subescalas Harris-Lingoes son obvias en esencia. estos mismos autores han citado los resultados de la investigación de Miller y Streiner en 1985. situación que se hace evidente al no existir normas adolescentes para estas mediciones en el MMPI original. subrayaron varias observaciones¸ respecto al uso de las subescalas Harris-Lingoes. respecto a la inhabilidad de las subescalas Hi1 (Negación de la ansiedad social) y Dp3 (Imperturbabilidad Social) de generar puntuaciones T elevadas clínicamente. donde se mostraba como varias de las subescalas HarrisLingoes contenían ítems que no incluían factores esperados¸ dados los nombres atribuidos a las subescalas.118). recordando que la utilización de las subescalas Harris-Lingoes debe ser limitada a suplementar y refinar interpretaciones derivadas de las escalas clínicas y de validez estándar. además expresaron su preocupación con respecto a la normativa para estas subescalas. están basadas en las descripciones originales realizadas por Harris y Lingoes en 1955. citados en Archer.recibe una puntuación elevada en una escala clínica cuando esa puntuación no era esperada a partir de la historia y demás información provista al terapeuta”  (p. Es importante destacar que las descripciones que se presentan sobre puntuaciones elevadas en las subescalas Harris-Lingoes. en 1995. indican que los usuarios del test deben fuertemente considerar omitir datos de estas subescalas en sus procedimientos de interpretación estándar (Archer¸ 2005a). Lewak. 2005a). en la cual jueces independientes fueron incapaces de agrupar acertadamente los ítems de estas subescalas¸ en los grupos originales definidos por Harris y Lingoes. por lo que son susceptibles a los efectos de respuesta establecida. Con base a estos datos¸ Friedman et al. que señala la ausencia de validez concurrente para estas dos escalas. Nichols & Webb (2001. junto con el reporte de Wrobel en 1992.

Escalas Clínicas y Sub-escalas Harris Lingoes. Escala 2 Depresión (A-D) Depresión subjetiva (A-D1) Retardo psicomotor (A-D2) Disfunción física (A-D3) Enlentecimiento mental (A-D4) Rumiación (A-D5) Escala 3 Histeria (A-Hi) Negación de ansiedad social (A-Hi1) Necesidad de afecto (A-Hi2) Lasitud-Malestar (A-Hi3) Quejas somáticas (A-Hi4) Inhibición de la agresión (A-Hi5) Escala 4 Desviación psicopática (A-Dp) Discordia familiar (A-Dp1) Problemas con la autoridad (A-Dp2) Imperturbalidad social (A-Dp3) Alienación social (A-Dp4) Autoalienación (A-Dp5) Escala 6 Paranoia (A-Pa) Ideas persecutorias (A-Pa1) Asertividad (A-Pa2) Ingenuidad (A-Pa3) Escala 8 Esquizofrenia (A-Es) Alienación social (A-Es1) Alienación emocional ( A-Es2) Ausencia de control del Yo¸ cognoscitivo (A. inhibición afectiva (A-Es5) Experiencias sensoriales extrañas (A-Es-6) Escala 9 Hipomanía (A-Ma) Amoralidad (A-Ma1) Aceleración psicomotoriz (A-Ma2) Imperturbabilidad (A-Ma3) Auto-envanecimiento (A-Ma4) 69 .Es3) Ausencia de control del Yo¸ conativo (A-Es4) Ausencia del yo.Cuadro 9.1.

9. los sujetos reportaron quejas exageradas sobre las funciones físicas y numerosos síntomas somáticos (Archer y Krishnamurthy. muchas investigaciones han reportado que es inusual que adolescentes presenten elevaciones en la escala 1 (Archer y Krishnamurthy. 2002). 1998. vértigo y debilidad (Casullo. A continuación se presenta el cuadro resumen de las principales características de la escala 1. 2005a). Escala 1: Hipocondría (A-Hs) 9. entumecimiento.   1999). un ítem fue eliminado de la escala original (Archer & Krishnamurthy. problemas sensoriales.3. problemas estomacales y de respiración. quienes mostraban síntomas asociados con la hipocondriasis. se usó una muestra de adultos. los cuales fueron desarrollados para identificar aquellos individuos. Lucio. Incluye síntomas más vagos. con una composición y contenido de ítems principalmente focalizado en quejas y padecimientos somáticos. La escala 1 está entre las más homogéneas y unidimensionales de las escalas clínicas del MMPIA. Archer. Lucio. dolores generales. 1998. Descripción de los constructos que mide Este constructo clínico fue diseñado por Hathaway y McKinley en 1940. Para la investigación de esta escala. quienes presentaban elevaciones en la escala típica Hs. 2000. Archer. Resumen de escala 1 (A-Hs) Número de ítems Traslape entre escalas clínicas 32 (número total de ítems de la escala) Con Escala D: 4 ítems Con Escala Hi: 13 ítems Con Escala Dp : 1 ítem Con Escala Pa : 1 ítem Con Escala Pt: 2 ítems Con Escala Es:3 ítems Con Escala Is:1 ítem 70 .3. dificultades de sueño. 2002. definiendo la Hipocondriasis  como   “una  preocupación  psiconeurótica   y   anormal   de   la  salud   física”  (Casullo.1. 2005a). Sin embargo. Butcher & Williams. 2005a). Originalmente consistía en 33 ítems. 1999. En la creación del MMPI-A.2. Cuadro 9. 2002. como fatiga. Archer.

deterioros físicos no progresivos (Harper & Richman. entumecimiento. son más frecuentes en mujeres que en hombres (Butcher & Williams. 1986) y fiebre reumática (Strehbns. Guía interpretativa Las elevaciones de la escala 1 indican preocupación por la salud y las enfermedades. los cuales puntuaban alto en esta escala. Lawlor & Golden. Lucio. falso- 21/11 Falso: 2 3 8 10 18 42 44 54 87 113 135 140 146 157 166 168 172 196 210 233 239 Verdadero: 17 25 36 50 56 93 97 106 143 167 231 que Fatiga. cuando interpreten elevaciones en la escala básica del MMPI-A (Archer & Krishnamurthy. los clínicos deben ser informados de la presencia actual de algún desorden físico significativo. Archer (2005a) enumera investigaciones realizadas con adolescentes que presentaban problemas médicos. problemas estomacales y de respiración. Butcher & Williams.3. 2005a). como la epilepsia (Dodrill & Clemmons. 1983). 1978). 2002. dificultades de sueño. dolores generales. 1977). 1998). por lo que elevaciones marginales de puntajes T de 60 a 64 pueden ser esperados para adolescentes con enfermedades físicas crónicas. Motofsky & Harrison. síndrome de Gilles de Touretté (Grossman. En cuanto a diferencias de género. Archer. La literatura supone que los individuos que puntúan alto en esta escala. problemas sensoriales. en un grado limitado. trastornos de sueño (Monroe & Marks. 1982). Eccles. la distrofia muscular (Harper. Basado en estos descubrimientos. 1999. vértigo y debilidad (Casullo. tienen poco insight psicológico. Investigaciones posteriores con adolescentes y adultos han encontrado que los puntajes en la escala 1 son influenciados. por la presencia de desordenes físicos reales.2. 2000. 1984). 71 . 2000). elevaciones en la escala 1. 1986). Ehmke & Wilson.Proporción verdadero Principales contenidos evalúa 9. la administración de insulina encubierta entre diabéticos insulina-dependientes (Orr.

2005a): - Excesivas preocupaciones somáticas y corporales que están naturalmente indeterminadas. intuyendo disputas maritales de los padres y dificultades económicas (Butcher & Williams. Sewell. egoísta y quejumbroso en las relaciones interpersonales. podían tener una alta incidencia de problemas físicos y quejas. Rogers. - Aumenta el riesgo de problemas relacionados con un diagnóstico neurótico. - Es probable que muestre poco insight en la psicoterapia. mientras que las mujeres. Los adolescentes con conductas delictivas que se encontraban encarcelados y presentaban una puntuación alta en la escala 1. así como numerosas quejas físicas. También. insatisfecho y cínico. & Holliman. incluyendo desordenes alimenticios (Archer & Krishnamurthy. citado por Butcher & Williams. preocupación y evitación social. mostraban temor de morir o perder el control. que pueden incluir problemas alimenticios. es más probable que las mujeres reportaran más problemas familiares. al lado de quejas físicas numerosas. parecían exhibir una variedad de problemas internos como: miedo. - Exigente. a escenarios clínicos. culpa. los hombres que presentaban mayor elevación en esta escala.En lo que respecta. Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer. - Es probable que sea visto por otros como egocéntrico. 2000). pesimista. crítico. - Es probable que muestre respuestas somáticas por el estrés. 2000). 1998. tenían dificultades para concentrarse y presentaban crueldad hacia otros (Cashel. 72 . 2002). Las adolescentes con puntajes clínicos pueden tener problemas alimenticios.

-

Inclinación por problemas internos como culpabilidad, miedo, social, aislamiento,
perfeccionista, dependencia y ansiedad.

-

Gran tendencia a reportar problemas escolares, incluyendo dificultades académicas y
de adaptación.

-

Menos probabilidad de presentar comportamientos delictivos.

-

Aferramiento y dependencia en las relaciones interpersonales.

Bajos puntajes en la escala 1 han sido asociados con las siguientes características (T menor o
igual a 40) (Archer, 2005a; Archer & Krishnamurthy, 2002).
-

Pocas quejas y síntomas físicos, libertad de preocupaciones somáticas.

-

Gran sofisticación psicológica e insight.

-

Es más probable que provengan de zonas urbanas que de rurales.

-

Puntajes altos en pruebas de inteligencia

9.4.

Escala 2: Depresión (A-D)

9.4.1.

Descripción de los constructos que mide

Esta escala fue diseñada en 1942, para evaluar un estado general disminuido, caracterizado por
desánimo, desesperanza respecto al futuro e inconformidad con la vida (Casullo, 1999; Archer,
2005a). La escala 2 originalmente consistía de 60 ítems, 57 de estos fueron conservados en el
MMPI-A.
Originalmente Hathaway & Mckinley (1943, citados en Archer & Krishnamurthy, 2002),
describieron esta escala como la evaluación de la insatisfacción general. Las características
esenciales de esta dimensión incluían una pobre moral, aislamiento y excesiva sensibilidad
social, falta de esperanza en el futuro, una variedad de problemas físicos y quejas, desaliento y
persistente insatisfacción con su vida.
73

Las frases comprendidas en esta escala reflejan no sólo los sentimientos de apatía, pérdida de
interés, negación de experiencias agradables, escasa capacidad para el trabajo, desasosiego,
pesimismo y desamparo, que caracterizan el cuadro clínico de sujetos depresivos, sino también,
características básicas de personalidad como extremo sentido de la responsabilidad, altos
estándares personales y aspectos intrapunitivos (Casullo, 1999).
También incluyen síntomas físicos como trastornos del sueño, problemas gastrointestinales,
sensibilidad social excesiva y retraimiento social (Archer, 2005a).
Harris y Lingoes crearon cinco subescalas para la Escala 2 agrupando subjetivamente los ítems
que eran similares en contenido o que parecían reflejar una misma actitud o característica, las
mismas son las siguientes (Archer¸ 2005a):
Depresión Subjetiva (A-D1): Puntajes elevados en la subescala A-D1 pueden ser
asociados con: -Sentimientos de depresión, culpa, infelicidad. -Falta de energía e interés
en actividades diarias. -Déficits en atención y concentración.-Tendencia a la auto-critica.
Retardo Psicomotor (A-D2): Puntajes elevados en la subescala A-D2 pueden asociarse
con: -Falta de energía o inhabilidad para movilizar recursos.-Retraimiento social o
elusión social.-Negación de impulsos hostiles o agresivos.
Disfunción Física (A-D3): Puntajes elevados en la subescala A-D3 pueden ir
acompañados de preocupación por salud física y de reportes de sintomatología física.
Enlentecimiento Mental (A-D4): Puntajes elevados en la subescala A-D4 pueden ser
asociados con: -Quejas respecto a la dificultad para concentrarse, juzgar y memorizar. Dificultad para tomar decisiones -Sentimientos de inferioridad. -Falta de energía.
Rumiación (A-D5): Puntajes elevados en la subescala A-D5 pueden asociarse con: Apatía, falta de energía. –Preocupación. -Sensibilidad excesiva a la crítica. -Sentimientos
de tristeza.
El cuadro a continuación presenta un resumen de la información correspondiente a la escala 2.
74

Cuadro 9.3. Resumen de escala 2 (A-D)
57 (número total de ítems de la escala)

Número de ítems
Traslape
entre
escalas clínicas

Proporción
verdadero

Principales
contenidos
evalúa

9.4.2.

falso-

Con Escala Hs:4 ítems
Con Escala Hi:9 ítems
Con Escala Dp: 5 ítems
Con Escala Mf: 2 ítems
Con Escala Pa: 2 ítems
Con Escala Pt: 9 ítems
Con Escala Es: 8 ítems
Con Escala Ma: 3 ítems
Con Escala Is: 8 ítems
37/20
Falso: 2 4 9 10 18 26 34 40 42 46 52 65 71 72 91 105 112 128 134 135 138 140
142 158 171 179 180 200 208 209 212 222 229 232 243 289 298
Verdadero: 5 14 17 28 35 43 53 70 88 113 121 124 139
141 163 167 174 203 218

que

Pobre moral, aislamiento social y excesiva sensibilidad social, falta de esperanza
en el futuro, una variedad de problemas físicos y quejas, desaliento y persistente
insatisfacción con su vida (Archer & Krishnamurthy¸ 2002).
Apatía, pérdida de interés, negación de experiencias agradables, escasa capacidad
para el trabajo, desasosiego, pesimismo y desamparo, extremo sentido de la
responsabilidad, altos estándares personales y aspectos intrapunitivos (Casullo,
1999).
Trastornos del sueño y problemas gastrointestinales y sensibilidad social excesiva
y retraimiento social (Archer, 2005a).

Guía interpretativa

La validez de la esta escala, como medición de la depresión en el MMPI-A fue confirmada; sus
correlatos incluyen una asociación con ideas suicidas y gestos e indicadores de depresión en los
registros hospitalarios (Butcher et al., 1992 citado en Butcher & Williams, 2000).
En general, numerosos estudios tanto en muestras de adolescentes como adultos han establecido
que elevaciones en la escala 2 producen autocrítica e introspección individual, lo que los hace
propensos a sentimientos de culpa, depresión y lástima.
Es interesante indicar que los adolescentes que recibieron servicios de tratamientos psicológicos,
presentaron algunas características positivas asociadas con elevaciones en esta escala. En
particular, adolescentes con un elevado puntaje en la escala 2, quienes habían sido evaluados por
75

los médicos y psiquiátras, estaban más motivados con la psicoterapia y más deseosos de discutir
sus sentimientos y problemas. Adicionalmente, los médicos también observaron que estos
jóvenes tenían menos probabilidades que otros adolescentes, de presentar comportamientos
rebeldes o conducta desordenada (Archer & Krishnamurthy, 2002; Archer, 2005a; Archer,
2005b; Archer, Bolinskey, Farris & Morton; 2008).
Con respecto a la variable de género, las mujeres presentaban más correlaciones significativas
que los hombres, en esta escala (Butcher et al., 1992, Wrobel & Lachar, 1992, citado en Butcher
& Williams, 2000; Lucio, 1998).
Los registros psiquiátricos, tanto de hombres como mujeres, en ambientes de tratamiento,
quienes presentaban elevaciones en la escala 2, muestran proporciones superiores de síntomas
depresivos, que incluían historias de ideas o intentos de suicidio. Al mismo tiempo, las mujeres
adolescentes con un elevado porcentaje en la escala 2, que estaban en un tratamiento
determinado, tenían más probabilidad de mostrar retraimiento social, tenían pocos o ningún
amigo, además presentaban problemas alimenticios, bajos niveles de autoestima, mayor
aislamiento social y preocupaciones y quejas somáticas más frecuentes que otras.
Interesantemente, las mujeres con elevaciones en la escala 2 son menos propensas a tener
historias de ausentismo o de escape escolar, delincuencia y externalización de comportamientos
acting-out, incluyendo promiscuidad sexual.
A causa de la naturaleza heterogénea multidimensional de la escala 2, la sub-escala Harris
Lingoes a menudo son útiles para aclarar elevaciones en la escala 2 en adolescentes y adultos
(Archer & Krishnamurthy, 2002).
Esta escala es la que con mayor frecuencia presenta elevaciones en el perfil global del MMPI. Se
trata de una escala muy contaminada por la ansiedad y resulta difícil establecer (sólo con su
puntuación) cuándo se trata de sintomatología depresiva y cuándo se trata de elementos ansiosos
secundarios a cualquier otra psicopatología (Casullo, 1999).

76

A estas edades. - Falta de confianza en sí mismos. los puntajes altos en la escala 2. 2000). la depresión elevada en adolescentes se asocia al abuso de sustancias y a la conducta antisocial. - Desánimo y baja autoestima. sugirieron que normalmente. - Sentimientos de culpa. más de una tercera parte de los adolescentes referían algún síntoma depresivo (Kashani & Nair. pena o vergüenza. 2002). por lo que la ausencia de una alta puntuación de alguien en problemas. No obstante. se ha encontrado en adolescentes de 14 a 16 años de edad. - Un cierto grado de malestar emocional que puede servir como un motivador positivo para hacer esfuerzos en psicoterapia. 2000). pesimismo y un sentimiento de inadecuación.Hathaway & Monachesi (1953a. 77 . una prevalencia de trastorno depresivo mayor del 4. Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer. - Los niveles más altos de inteligencia y rendimiento académico. - Evitación y aislamiento social. insatisfacción y desesperanza. ocurrían cuando los individuos estaban en problemas. apatía y falta de interés en actividades. Archer & Krishnamurthy. la depresión es más frecuente en mujeres que en varones. que indica que la persona no está respondiendo en la forma esperada.7%. autocrítica. Bajos puntajes en la escala 2 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer. citado en American Psychiatric Association [APA]. 1995. 2005a. En muestras no clínicas. 2005a): - Sentimientos de infelicidad. citado en Butcher & Williams. - En general. era un signo inesperado.

sin una base orgánica y con fuerte necesidad de aceptación y aprobación social. Butcher & Williams. culpabilidad y ansiedad. Los reactivos de la escala 3. 2000). así como la negación de problemas y 2. que incluyen: 1.- Relativa inmunidad a depresión. La validez de esta escala es más limitada que algunas de las otras escalas estándares de la muestra clínica del MMPI-A (Butcher et al. - Confianza en sí mismo y estabilidad emocional. actividad y competitividad.5. irresponsabilidad y manipulación (entre pacientes psiquiátricos adolescentes con bajos puntajes en la escala 2).) la necesidad de aceptación y aprobación social.5. - Adaptabilidad a una variedad de situaciones. Los pacientes que presentaban este cuadro. - Estado de alerta. Descripción de los constructos que mide En el desarrollo original del MMPI. les aquejaba problemas físicos de origen desconocido (Casullo. 78 . - Altos niveles de auto estima y aumento de la tolerancia al estrés.1. repentinamente. consiste en los 60 ítems originales seleccionados para identificar individuos que responden a situaciones estresantes con reacciones histéricas. 1992. - Rebeldía. 1999). sus creadores pensaron que debía existir una escala para evaluar un fenómeno clínico complejo conocido como histeria de conversión. abarcan dos grandes áreas de contenido.. La escala clínica básica 3 (A-Hi) del MMPI-A.) preocupaciones somáticas. manifestaban características de negatividad y extravagancia en su asertividad social y bajo situaciones de tensión. 9. muchas discusiones. Escala 3: Histeria (A-Hi) 9. tanto en el área motora como en el área sensorial.

a saber (Archer¸ 2005a): Negación de ansiedad social (A-Hi1): Son raras las puntuaciones elevadas en la subescala A-Hi. Apuntar Quejas somáticas (A-Hi4): Puntajes elevados en la subescala A-Hi4 pueden ser asociados con: -Preocupaciones y quejas somáticas múltiples. han sido asociadas con un estilo de personalidad marcado por: extroversión social. a menudo. -Perturbaciones del sueño y poco apetito.-Mareos. las elevaciones a partir de la media (>50). problemas.Negación de sentimientos hostiles. Necesidad de afecto (A-Hi2): Puntajes elevados en la subescala A-Hi2 pueden asociarse con: -Fuerte necesidad de atención y afecto. -Optimismo y confianza en las relaciones.Las elevaciones en esta escala han sido típicamente asociadas con las características más clásicas del desorden histérico. ya que para lograr un puntaje T superior a los 65 es necesario registrar la puntuación en la dirección de la escala en todos los 6 ítems que la componen. autopercepción de salud física como pobre. comportamiento exhibicionista. los puntajes altos en esta subescala pueden indicar: extroversión social. Lasitud-Malestar (A-Hi3): Puntajes elevados en la subescala A-Hi3 pueden asociarse con: -Infelicidad e incomodidad. Tomando en cuenta esta precaución. vómitos. el cual involucra síntomas físicos y quejas somáticas. gastrointestinales. problemas con el equilibrio.Dolores de cabeza y pecho. Inhibición de la agresión (A-Hi5): Puntajes elevados en la subescala A-Hi5 pueden ser asociados con: -Negación de impulsos hostiles y agresivos -Percepción de sí mismo como socialmente sensible. Harris y Lingoes identificaron cinco subescalas para la escala 3. negativos o cínicos respecto a los otros. sin embargo. relaciones superficiales y egocentrismo. 79 .-Nausea.. desmayos. y facilidad y confort a la hora de relacionarse con los demás.-Fatiga.-Tristeza.-Tendencias perfeccionistas. problemas físicos.

parecen estar orientados hacia impulsos para la satisfacción de expectativas y las demandas sociales (Archer & Krishnamurthy. 2002).4. 2002).Para la escala 3 se puede revisar el cuadro que a continuación que muestra un resumen de sus principales características. en población clínica: ideas o acciones suicidas (Lucio. 2000. 1998. y los de la población clínica tendían a presentar ideas o intentos suicidas (Lucio. 1998). Impulsos para la satisfacción de expectativas y las demandas sociales (Archer & Krishnamurthy. 1998. 2005a). Puntajes altos relacionados con: niveles altos de inteligencia. Problemas en la escuela. Guía interpretativa Un amplio número de autores e investigadores del MMPI han notado que los adolescentes quienes obtienen elevaciones en la escala 3. poco asertividad. problemas físicos de origen desconocido (Casullo. para satisfacer las expectativas y demandas sociales (Lucio.2. 1999).5. 2005a). falso- Con Escala Hs:13 ítems Con Escala D : 9 ítems Con Escala Dp :10 ítem Con Escala Mf :3 ítems Con Escala Pa : 4 ítems Con Escala Pt: 6 ítems Con Escala Es:7 ítems Con Escala Ma :6 ítems Con Escala Is: 7 ítems 47/13 Falso: 2 3 7 8 9 10 13 23 26 42 44 55 72 77 87 91 94 107 110 111 118 119 123 129 135 142 145 146 150 152 154 157 160 166 168 172 178 183 196 201 210 225 227 233 237 246 248 Verdadero: 11 17 28 36 37 41 62 97 159 165 167 205 216 que Negatividad y extravagancia en su asertividad social y bajo situaciones de tensión. Archer. desempeño y estatus socioeconómico (Butcher & Williams. dependencia. Resumen de escala 3 (A-Hi) 60 (número total de ítems de la escala) Número de ítems Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Principales contenidos evalúa 9. capacidad de modificar rápidamente sus conductas. Lucio. Cuadro 9. Archer. Los adolescentes de la población normativa tendían a manifestar problemas a nivel escolar. 1998). 80 .

Las elevaciones en la escala 3 parecen ser más frecuentes entre mujeres que en hombres. - Egocéntrico. 1998. 2000. así como capaces de modificar rápidamente sus conductas. - A menudo pertenecen a familias de nivel socioeconómico alto. estaban relacionados con niveles altos tanto de inteligencia. - Mayores niveles de logro educativo. - Psicológicamente ingenuo. 1998. Archer. con poco conocimiento de las áreas problemáticas. los adolescentes con un puntaje alto en esta escala. - Fuerte necesidad de atención. reportan varias quejas físicas y preocupaciones somáticas. amistosa y orientación al logro. 2005a): - Preocupaciones somáticas e inquietud. Archer. 2005a). - Patrón de reacción exagerada al estrés que involucra el desarrollo de síntomas físicos. asimismo las jóvenes con elevaciones en esta escala. et al. egoísta y actos inmaduros. Hathaway & Monachesi en 1963. (1988. 2005a) encontraron con el MMPI original. como desempeño y estatus socioeconómico (Butcher & Williams. como dependientes. Además. en aras de satisfacer las expectativas y demandas sociales (Lucio. 81 . Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer. Archer. 2005a). que el personal de las instituciones psiquiatritas percibía a los adolescentes hospitalizados con una marcada elevación de la escala 3. afecto y aprobación social. poco asertivos. como más propensos a expresar ansiedad o estrés a través de la somatización y síntomas físicos. Lucio. fueron descritos por el personal de tratamiento. citado en Archer. - Participación social. informaron que los puntajes altos.

- Extensa gama de intereses. con un reactivo eliminado de la Dp original. - Poco audaz e improductivos. basados en las frecuencias de 82 . De esta manera. 1999.1. - Bajo rendimiento y bajo nivel socioeconómico.Bajos puntajes en la escala 3 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer. 2005a. - Participación social limitada y evitación de asumir roles de liderazgo. abuso de alcohol y promiscuidad sexual. tiene un total de 49 ítems. terco y orientación realista. la escala 4. Fue inicialmente diseñada por McKinley & Hathaway en 1944. 1998. falsificaciones. - Antipático y realista. Lucío. 2002. robos. fugas y robos (Casullo. ausentismo escolar. - Hostil. en que la mayoría de los reactivos reunieron el criterio para ser clasificados como eficaces. 9. se basaron en una muestra clínica que fue referida por un tribunal para evaluaciones psiquiátricas o debido a comportamientos delictivos que incluían: mentiras. Para ello. para evaluar tendencias antisociales y comportamiento psicopático.6.6. 2005a). Descripción de los constructos que mide En el MMPI-A. 2002). Archer & Krishnamurthy. Escala 4: Desviación Psicopática (A-Dp) 9. la escala A-Dp fue la única escala básica del MMPI-A. - Exoneración de quejas físicas o malestares. Archer. se seleccionó una muestra de 78 pacientes (hombres y mujeres jóvenes) y otra de sujetos en confinamiento carcelario (100 sujetos) que habían recibido diagnóstico previo de   “personalidad   psicopática”   y   que   habían   llevado   a   cabo   actos   desviados   tales   como:   promiscuidad. Archer & Krishnamurthy.

rechazante. Williams & Butcher. Galluci. 2005a. 2001. 1996. hostil. 1989b. Archer. Archer. citado en Butcher & Williams. normas y costumbres sociales. 83 . impulsividad y estallidos de temperamento (Peña et al. Marks. en los perfiles de adolescentes. quienes tenían más probabilidad de cometer actos antisociales. 2000. Handel & Lynch. 2001). critica y controladora. citados en Butcher & Williams. 2000) indicaron que altos puntajes son frecuentes en jóvenes delincuentes. 2002). 1998. 1974. agresión. trampa. (Archer.-Resentimiento con los estándares.. estar en conflicto con sus familias y tener problemas sociales más acentuados. 2002. 1996. citado en Morton. ThompsonPope y Whited. Lucio. afectados por el poco remordimiento y que no responden particularmente a la censura o castigo. Harris y Lingoes identificaron 5 subescalas para esta escala (Archer¸ 2005a): Discordia familiar (A-Dp1): Puntajes elevados en la subescala A-Dp1 pueden ser asociados con: -Percepción del hogar y familia como displacentero. Moore. Bolinskey. Archer & Krishnamurthy. Esta es una de las escalas con mayores elevaciones. con más de un tercio de hombres y mujeres con puntajes T mayores a 65 en la escala. Archer. Otros investigadores demostraron que un elevado puntaje en la escala 4 entre adolescentes estaba asociado con una elevada tendencia a la mentira. Cashel et al. & Farris. 1998.. robo.respaldo del tema observado entre el plano normativo y cada una de las muestras clínicas (Archer. Problemas con la autoridad (A-Dp2): Puntajes elevados en la subescala A-Dp2 pueden asociarse con: -Historial de violaciones legales y comportamiento antisocial. 2008)¸ debido a que es la escala que más frecuentemente presenta elevaciones en la muestra clínica del MMPI-A. Hathaway & Monachesi (1953. 1994. Handel & Lynch. -Historial de conflicto con individuos en posición de autoridad. energía. Seeman & Haller. Morton & Farris.Percepción de la situación en el hogar como faltante de amor. 1987.

2005a). robos.Imperturbabilidad social (A-Dp3): Puntajes elevados en la subescala A-Dp3 pueden asociarse con: -Negación de la ansiedad social y necesidades de dependencia. 84 . 2002). 2002.Sentimientos de culpa.-Problemas de atención y concentración. Archer. Alineación social (A-Dp4): Puntajes elevados en la subescala A-Dp4 pueden asociarse con: -sentimientos de soledad. aislamiento. 1998. arrepentimiento y remordimiento. incomprensión.5. & Farris. robo. absentismo escolar. Cuadro 9. fugas y robos (Casullo. Autoalienación (A-Dp5): Puntajes elevados en la subescala A-Dp5 pueden ser asociados con: -Incomodidad emocional o infelicidad. 2002. de adaptación y comportamiento escolar. citado en Morton. altas frecuencias de diagnósticos de desordenes de conducta (Archer & Krishnamurthy. agresión. Lucío.Extroversión y confianza social. Archer & Krishnamurthy.. alienación.-Posibilidad de abuso del licor. Archer & Krishnamurthy. Mentira. Archer. El cuadro resumen a continuación señala las principales características de la escala 4.-Tendencia a sostener opiniones fuertes. 2005a). 1999. infelicidad. 2002. abuso de alcohol y promiscuidad sexual. 1996. trampa. falsificaciones. impulsividad y estallidos de temperamento (Peña et al. promiscuidad. energía. Resumen de escala 4 (A-Dp) 49 (número total de ítems de la escala) Número de ítems Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Principales contenidos evalúa falso- Con Escala A-Hs : 1 ítem Con Escala A-D: 5 ítems Con Escala A-Hi: 10 ítems Con Escala A-Mf:3 ítems Con Escala A-Pa :8 ítems Con Escala A-Pt:5 ítems Con Escala A-Es : 9 ítems Con Escala A-Ma: 5 ítems Con Escala A-Is : 10 ítems 25/24 Falso: 9 31 67 75 79 91 116 119 123 140 150 151 153 160 164 178 197 202 204 212 227 244 246 249 298 Verdadero: 16 19 20 28 29 32 39 49 51 53 68 78 85 90 95 101 109 184 191 206 211 247 269 286 que Mentiras. Problemas educativos.

la escala 4 obtuvo el porcentaje más elevado o el segundo más elevado.9. asegura que los datos proporcionados en estudios transversales. en poblaciones normales y clínicas. 85 . varían con la edad del sujeto y el grupo étnico. 2005a). Swenson.6. que las calificaciones en la escala 4. manipuladores. así como altas frecuencias de diagnósticos de desordenes de conducta (Archer & Krishnamurthy. De igual manera. a diferencia de los caucásicos y asiáticos americanos. & Offord (1983. 2002. 2005a). tanto en hombres como en mujeres. han sido descritos como: rebeldes.2. en casi la mitad de pacientes psiquiátricos adolescentes. que incluyen problemas con figuras de autoridad. La escala 4 es frecuentemente alta en adolescentes que están en ambientes de tratamientos clínicos. con más dificultad para el tratamiento psicoterapéutico y con más probabilidades de estar involucrados en alcohol y abuso de drogas. indican que la escala 4 tiende a disminuir con la edad. pueden llegar a puntuar más alto en esta escala. según algunas investigaciones. 2005a). esta escala aumenta en jóvenes de entornos urbanos (Archer. de adaptación y comportamiento escolar. hostiles. los afroamericanos. conflictos familiares. impulsivos. Los adolescentes que obtienen elevaciones en la escala 4. Archer. citado en Archer. Con relación a la etnia. los nativos americanos y los hispanos. La severidad del comportamiento delictivo ha sido asociada al incremento de puntajes T en la escala 4. Osborne. Guía interpretativa Los ítems de esta escala abarcan una amplia gama de áreas de contenido. Colligan. Las elevaciones en esta escala han sido también asociadas a problemas educativos. difieren en función de la etapa de la vida (adolescencia frente a la edad adulta). aislamiento social. de ambos sexos. por lo que los puntajes en la escala 4. delincuencia e insatisfacción con la vida diaria. entre las diez escalas clínicas del MMPI-A. Se ha determinado. de adultos entre 18 a 70 años de edad.

. los hombres adolescentes que estaban encarcelados por un número de ofensas. 2002. sueño. Esta escala clínica. 2000). citado en Butcher & Williams. Bolinskey. - Mayor probabilidad de una historia familiar con padres divorciados o separados. las jóvenes eran más propensas a involucrarse en actividades sexuales y los jóvenes tenían más probabilidades de huir del hogar (Archer & Krishnamurthy.La muestra clínica del MMPI-A. de los disturbios de conducta. Las elevaciones en esta escala. también. citado en Archer. además. Morton & Farris.   una   mayor   frecuencia   de   fugas y un incremento de casos de abuso físico. Archer. También. oposición y comportamientos agresivos. 1992. que entre las delincuentes mujeres (Archer. reportaron desbalances en el humor. 2005a): - Mala adaptación escolar y problemas de conducta en la escuela. según Hathaway and Monachesi (1963. son las que están más asociadas a altos grados de delincuencia. Bolinskey. 2000. externalización y comportamientos agresivos. elevados porcentajes en la escala 4 entre hombres son relacionados   con   altos   incidentes   de   comportamiento   “acting   out”. 2008). - Historia de pobre ajuste escolar. reportó altos puntajes en la escala 4 tanto en hombres como en mujeres. Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer. - Incremento de probabilidad de delincuencia. 2008). junto con problemas de comportamiento externalizado. citado en Butcher & Williams. 2000). fueron las escalas dominantes en los perfiles de los adolescentes con bajos niveles de delincuencia. Butcher & Williams. - Hostilidad y rebeldía hacia las figuras de autoridad. que presentaban un comportamiento fugitivo (Wrobel & Lanchar. junto a las escalas 8 y 9. se encontró altas puntuaciones en pacientes ambulatorios femeninos. 2005a). ambos estaban relacionados con altos niveles de delincuencia. Aparte. Morton & Farris. concentración y síntomas de ansiedad (Cashel et al. 86 . Asimismo. mientras que las escalas 0. 1998. 2 y 5. son más comunes entre los delincuentes varones.

- Aumenta la probabilidad de discordia familiar: conflictos entre padres y adolescentes. - Libre de culpabilidad y remordimiento. - Elevada frecuencia de uso y abuso de drogas y alcohol.- Mayor probabilidad de un contexto urbano. - Egoísmo. - Incapacidad para retrasar la gratificación. - Convencionalidad. - Dificultad para la incorporación o la internalización de los valores y las normas sociales. extroversión y estilo interpersonal extrovertido. 2002). - Pobre habilidad de planeamiento e impulsividad. 2005a. egocentrismo. - Alta probabilidad de búsquedas de comportamiento que produzcan una sensación de riesgo. Archer & Krishnamurthy. Bajos puntajes en la escala 4 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer. cumplimiento y conformidad. - Una mayor probabilidad de diagnósticos de desorden de conducta. - Uso de acting out como principal mecanismo de defensa. - Capacidad de crear una primera impresión favorable. - Baja probabilidad de delincuencia y de diagnósticos de desordenes de conducta. - Baja tolerancia a la frustración y al aburrimiento. - Relativamente poca evidencia de malestar emocional/afectivo. 87 .

1999. sin perder información significativa. 1999. 88 . redundantes. Hathaway. 16 de los ítems de la escala original. resultó evidente que no discriminaba entre homosexuales y heterosexuales. Es la única escala dicotomizada del MMPI (siendo interpretable tanto en el límite inferior como el superior). 1956. sugieren que esta escala puede ser reducida.7. pero de ninguna manera para valorar elecciones sexuales personales (Casullo. Descripción de los constructos que mide Originalmente. 1960. - Menor riesgo de conductas delictivas. fueron eliminados en la creación de los 44 ítems de la escala Mf del MMPI-A.- Se preocupa más por la participación segura y la reputación. se le considera útil para valorar el apego de un sujeto al estereotipo social del rol considerado como masculino o femenino. Específicamente. Al poco tiempo de investigar esta escala. hasta el momento. La escala 5 (Masculinidad/Feminidad) fue originalmente basada en una muestra de hombres adultos y sufrió una revisión sustancial en el desarrollo del MMPI-A. Butcher & Williams (2000). La interpretación de la escala 5 es más difícil que muchas de las otras escalas del MMPI-A. pero no.1. 1998). Las áreas de contenido de la escala 5 son heterogéneas e incluyen aspectos como relaciones familiares. Escala 5: Masculinidad-Feminidad (A-Mf) 9. - Adaptación pasiva y confiada a nivel interpersonal. Hoy por hoy. la escala 5 es considerada la mejor medición de la personalidad en general. y el reporte voluntario de síntomas físicos y psicológicos.7. preferencias sobre el trabajo. actividades recreativas. la escala 5 fue diseñada para evaluar características homosexuales en varones. 9. esto debido a que eran poco relevantes para los adolescentes y en cierta manera. Lucio. 2005a). un indicador de psicopatología. citados en Casullo. apelando a contenidos que se suponían característicamente femeninos (Dahlstrom & Wels. Archer. en lugar de la dominación y la competencia.

(Archer & Krishnamurthy. Archer. 2005a). Dentro de las principales características de la escala 5 se encuentran. como características centrales de la delincuencia masculina (Morton. 2002. Bajos puntajes sugieren: rasgos masculinos estereotipados (desconfianza en las relaciones personales y las actitudes antisociales). también. 1994. Cuadro 9.6. Archer. ya que sólo 3% de los varones y 4.Elevaciones en A-Mf fueron poco comunes en la muestra clínica del MMPI-A. 2005a). citado en Butcher & Williams.8% de las mujeres presentaron elevaciones de o por encima de 65 en la puntuación T (los puntuajes T para Mf son no lineales uniformes). 2000). Resumen de escala 5 (Mf) (masculino) Número de ítems 44 (número total de ítems de la escala) Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Principales contenidos evalúa falso- 26/18 Falso: 1 23 24 60 65 66 72 82 99 100 103 115 126 127 156 183 186 188 190 217 220 221 223 238 241 254 Verdadero: 59 61 64 76 114 116 122 131 159 169 185 194 197 206 235 240 251 253 que (Femenino) Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Con Escala D:2 ítems Con Escala Hi:3 ítems Con Escala Dp:3 ítems Con Escala Pa: 2 ítems Con Escala Pt: 1 ítems Con Escala Es:3 ítems Con Escala Ma: 3 ítems Con Escala Is:6 ítems falso- Apego al estereotipo social del rol considerado como masculino o femenino (Casullo. son relativamente poco comunes en muestras de pacientes hospitalizados psiquiátricos (Galluci. Elevaciones en esta escala. & Farris¸ 2002) Con Escala D:2 ítems Con Escala Hi:3 ítems Con Escala Dp:3 ítems Con Escala Pa: 2 ítems Con Escala Pt: 1 ítems Con Escala Es:3 ítems Con Escala Ma: 3 ítems Con Escala Is:6 ítems 29/15 89 . 1999. Elevaciones indican intereses más femeninos que los del promedio masculino.

2005a). 2005a). Archer. 2005a).  en   las que altos o bajos puntajes no necesariamente indican psicopatología (Archer & Krishnamurthy. seguras y aventureras (Todd y Gynther¸ 1988. 2002. citados en Archer¸ 2005a). Falta de interés en un rol femenino tradicional.Falso: 1 23 24 60 65 66 72 82 99 100 103 115 126 127 156 159 183 186 188 190 197 217 220 221 223 238 241 251 254 Verdadero: 59 61 64 76 114 116 122 131 159 169 185 194 206 235 240 253 Principales contenidos evalúa que Apego al estereotipo social del rol considerado como masculino o femenino (Casullo. mientras que los otros 3 ítems restantes (que tratan sobre material sexual abierto). Las conversiones de las puntuaciones son invertidas para hombres y mujeres. con las precauciones interpretativas correspondientes. esto porque las distribuciones de estas escalas fueron diferentes de las restantes escalas básicas y con una aproximación más precisa de una distribución normal. se encauzan en direcciones opuestas para varones y mujeres. 2002. Elevaciones indican intereses más masculinos (Archer & Krishnamurthy. Archer. De los 44 ítems en esta escala. es importante recordar que la escala 5 representa una  de  las  dos  dimensiones  “no-clínicas”  entre  las  diez  escalas  clínicas  (la  otra  escala  es  la  0). esta escala. por lo que un alto porcentaje bruto para hombres se convierte en un alto valor de puntaje T. 1999. Debido a lo anterior. 41 son enfocados para ambos géneros. Así. la escala 5 representa una medida bipolar de identificación de roles de género. ya que la inconsistencia puede deberse a las diferencias en las muestras y los análisis utilizados. a diferencia de las ocho escalas clínicas restantes. Archer. mientras que un alto porcentaje bruto para mujeres se convierte en un bajo porcentaje en puntaje T. donde las elevaciones en hombres indican intereses que son más femeninos que los del promedio masculino y elevaciones en las mujeres indican intereses más masculinos (Archer & Krishnamurthy. 90 . en la misma dirección. En general. Como ya se mencionó¸ la escala A-Mf junto con la 0. Varios autores indican problemas con la interpretación de esta escala para los adolescentes. 2002). Butcher & Williams (2000) recomiendan usar. conservaron las conversiones lineales de puntaje T.

citado en Lucio. Morton. el mejor aspecto de esta escala. Archer.7. En contraste. 2005a). según Hathaway & Monacheri (1993. 2005b. los puntajes bajos en la escala 5. Farris & Morton. 2000. 2008). indican identificación con roles tradicionales femeninos. 91 . citado en Archer. pero fueron evaluadas por sus pares como antipáticas y audaces.2. Todd & Gynther (1988. & Farris (2002) argumentan que bajos puntajes en la esta escala son predominantes en las muestras de delincuentes. se relacionaban con intereses estéticos. Guía interpretativa Gran controversia ha rodeado la interpretación y significado de los puntajes de la escala 5. bajos puntajes en la escala 5 para mujeres. la percepción de sí mismos incluía ser poco exigentes y tímidos. como características centrales de la delincuencia masculina. rasgos masculinos estereotipados (desconfianza en las relaciones personales y las actitudes antisociales). ya que elevaciones en el rango normal de la escala típica indican un relativo balance entre características masculinas y femeninas (Archer & Krishnamurthy. Las mujeres con un puntaje T de 60 o más. 2005a). es más probable que se involucren en comportamientos delincuentes o que sus profesores le auguren delincuencia y problemas emocionales (Butcher & Williams. mientras que en el caso de los hombres. incluyendo pasividad y baja probabilidad de delincuencia y comportamiento agresivo. incluyendo un énfasis en la fuerza. se describían a sí mismas como seguras y aventureras. Bolinskey. pero probablemente. Notablemente. También. hombres con altos puntajes. actividad y mayor frecuencia de problemas de conducta escolar. son asociados con la identificación tradicional masculina.9. en el caso de los hombres. encontraron que los hombres con baja calificación se describían como dominantes e impersonales. encontraron que las jovenes con una alta A-Mf. lo que sugiere. Archer. parecen estar asociadas con una falta de interés en un rol femenino tradicional. 1998) eran más inteligentes y gozaban de mejores historias de adaptación escolar y notas altas. Entre los hombres. 2002). Todd y Gynther (1988. citados en Archer. es la medición de estereotipos de género.

y una menor frecuencia de conductas delictivas y antisociales. obtenían mayores porcentajes de inteligencia y presentaban un mayor rendimiento académico. las cuales presentaban un alto nivel de ira. citado en Butcher & Williams. 2000). indican que los jóvenes en la muestra normal de Minnesota. 2005a). en cierta manera. parecían venir de zonas rurales y con un no tan buen rendimiento académico. tendían a un bajo rendimiento académico y disminución en los resultados de pruebas de inteligencia. con mejores resultados de inteligencia y rendimiento académico. En contraste. estaban relacionados con el informe de los padres de que estos. Esta escala debe interpretarse con reserva en el análisis de perfiles de adolescentes costarricenses. En el caso de las jóvenes de la muestra de Minnesota. Puntajes T mayores o iguales a 65 en hombres presentan las siguientes características (Archer. citado por Archer. puesto que es una escala que se ve influida por la cultura. en la escala 5. agresión. especialmente en el grupo femenino. Wrobel & Lachar (1992. con agresividad. reportaron que los puntajes de jóvenes hospitalizados. citado en Archer. mientras que las adolescentes que puntuaron elevado. Blais (1995. tendían a ser de mayor status socioeconómico. 2005a). Datos de Hathaway & Monachesi (1963. encontró una elevación en el puntaje de Mf.Algunas investigaciones recientes. estaban en problemas por atacar a otros y tener un comportamiento que produce ira en los demás. suspicacia y la tendencia a ser manipuladoras y egocéntricas en las relaciones interpersonales. con padres cuya ocupación era profesional o semi-profesional. que manifestaron en la escala 5 el más alto valor. las que poseían una puntuación baja en esta escala. han asociado los altos porcentajes en hombres con temores y los altos porcentajes femeninos. en pacientes adultas psiquiátricas. 2005a): 92 . adolescentes con puntajes bajos en esta escala.

- Baja probabilidad de comportamiento delictivo o antisocial. en la escala 5 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer. - Emocionales y confortables al expresar sus sentimientos y emociones hacia los demás. Bajos puntajes para hombres. - Posibilidad de intereses masculinos en áreas académicas y deportes. - Auto-presentación enfatizando estereotipos masculinos. 2002). - Pasividad y sumisión en relaciones interpersonales. 93 . - Grandes probabilidades de problemas de conducta escolar. - Aumento en la frecuencia de problemas de conducta. - Niveles más altos en logros académicos. 2005a): - Asertividad y vigorosidad. a menudo acompañado de conductas crueles y comportamientos groseros. 2005a. agresividad y terquedad. Puntajes T mayores o iguales a 65 en mujeres presentan las siguientes características (Archer. - Competitividad. - Posibles áreas de inseguridad o conflicto en cuanto a la identidad sexual. - Énfasis excesivo en la fuerza. Archer & Krishnamurthy. - Baja capacidad intelectual y rendimiento académico.- Inteligencia con intereses estéticos.

rigidez del pensamiento y proyección de la culpa (Hathaway. 1956. - Pasividad. 2002. Descripción de los constructos que mide Está constituida por 40 reactivos que fueron seleccionados inicialmente para identificar y evaluar un patrón sintomático paranoide.8. creencias delirantes. sentimientos de persecución. 2002). Escala 6: Paranoia (A-Pa) 9. 2005a.1. Archer & Krishnamurthy. desconfianza. - Auto-presentación de manera estereotipada femenina. 1998. - Historial de bajo nivel socioeconómico. Lucio. -Externalizacion de culpa por problemas y frustraciones. en la escala 5 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer. 2005a).- Mayor frecuencia de problemas de conducta escolar y delincuencia. citado por Casullo. docilidad y sumisión en relaciones interpersonales. Harris y Lingoes crearon tres subescalas para la Escala A-Pa (Archer¸ 2005a): Ideas persecutorias (A-Pa1): Puntajes elevados en la subescala A-Pa1 pueden asociarse con:-Un sentido de ser tratado injustamente por los demás. - Altos niveles de logros académicos y menor incidencia de problemas de aprendizaje. Archer. Bajos puntajes para mujeres.Posible presencia de ideas de persecución 94 . - Bajos niveles de problemas de conducta. caracterizado por la presencia de suspicacia. Archer & Krishnamurthy. - Relativamente un rango reducido de intereses definido por estereotipos masculinos. 1999. -Utilización de la proyección como mecanismo de defensa.8. ideas de alusión. 9. excesiva sensibilidad interpersonal.

ideas de alusión. Archer. Elevación ligera es vista como un signo positivo: sensibles a las necesidades de los demás. 95 . creencias delirantes. A continuación se muestra la información resumida sobre la escala 6.-La creencia que uno siente las emociones más intensamente que los demás. Morton & Farris. 2008). Cuadro 9. 2002. Lucio. más comunes entre varones delincuentes (Morton.-Percepción de si mismo como único y especial. 2005a). triste y a la vez no comprendido. con confianza y franqueza en sus relaciones interpersonales (Archer. sentimientos de persecución. 1998. 1999.Asertividad (A-Pa2): Puntajes elevados en la subescala A-Pa2 pueden ser asociados con: -Imagen de sí mismo como sensible y fácil de herir. rigidez del pensamiento y proyección de la culpa (Hathaway. Ingenuidad (A-Pa3): Puntajes elevados en la subescala A-Pa3 pueden asociarse con: Ingenuidad optimista y sobre confiada. 2002. 2005a). Bolinskey. Resumen de escala 6 (A-Pa) 40 (número total de ítems de la escala) Número de ítems Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Principales contenidos evalúa falso- Con Escala Hs:1 ítems Con Escala D:2 ítems Con Escala Hi:4 ítems Con Escala Dp:8 ítems Con Escala Mf:2 ítems Con Escala Pa:4 ítems Con Escala Es:12 ítems Con Escala Ma:5 ítems Con Escala Is:5 ítems 15/25 Falso: 77 91 94 96 100 107 228 239 249 263 265 267 277 294 295 Verdadero: 15 16 20 21 22 39 95 109 132 136 137 139 155 219 253 259 266 285 286 287 314 315 332 337 350 que Suspicacia. Archer.7. desconfianza. 1956¸ citado en Casullo. Elevaciones superiores: acting out agresivo y comportamientos argumentativos. & Farris. Archer & Krishnamurthy.-Sentirse solo.-Negación de sentimientos o actitudes hostiles o cínicas -Presentación de estándares éticos y morales elevados -Actividad impulsiva poco común. excesiva sensibilidad interpersonal.

Guía interpretativa Elevaciones extremas en la escala 6 (puntuaciones T por encima de 70) son típicamente asociados a personas en estados psicóticos. 2008). 96 . Bolinskey. elevaciones en esta escala parecen estar asociadas con un incremento en conflictos parentales y desacuerdos (Archer & Krishnamurthy. han sido asociadas a una mayor incidencia de problemas escolares y bajas notas a nivel academico. Morton & Farris. hacen suyos más ítems de esta escala que los adultos. En general. particularmente aquellos ítems que están relacionados con la creencia de un mal entendido. 1998). las elevaciones en la escala.9. fue más común en muchachos que dejaban el colegio y en muchachas que eran muy inteligentes pero que tenían una adaptación escolar inadecuada (Lucio. con confianza y franqueza en sus relaciones interpersonales (Archer. un castigo injusto o la culpa es de otros. Archer. 2002. resentidos. La presencia de la escala 6 como pico de perfil. En el caso de los adolescentes. Se presentan con frecuencia como sospechosos. fueron más comunes entre varones delincuentes (Morton. hombres y mujeres. ya que se describe con frecuencia como sensible a las necesidades de los demás.8. 2000. las elevaciones en la escala 6.2. Entre las mujeres. Para ambos. con un nivel de sintomatología paranoide. por lo que vigilan y sospechan en interacciones interpersonales. usan la racionalización y la proyección como principales mecanismos de defensa. hostiles y argumentan de manera rígida e inflexible. como la que se encuentra en los esquizofrénicos paranoides o individuos que manifiestan estados paranoides. 2002. Elevaciones más moderadas en el rango de puntaje T de 60 a 70 son a menudo obtenidas por individuos que no son psicóticos pero que tienen una sensibilidad excesiva a las opiniones y las acciones de los otros. 2005a). 2005a). & Farris. Archer. Una elevación ligera en la escala 6 (puntaje T de 55 a 59) es a menudo vista como un signo positivo. cuando el individuo no se encuentra en un centro psiquiátrico. particularmente en adolescentes masculinos. Butcher & Williams. parece haber una asociación entre elevaciones en la escala 6 con un acting out agresivo y comportamientos argumentativos. Asimismo.

En la muestra de pacientes psiquiátricos de Gallucci en 1994. 2000). los adolescentes con elevaciones en esta escala. en el caso de muchachas recluidas en instituciones para delincuentes juveniles. - Posibles perturbaciones en la puesta a prueba de la realidad.Hathaway & Monachesi (1953a. - Hostilidad. 2000). con elevaciones moderadas en esta escala. Contrario a esto. planificadores y sentían culpabilidad después de hacer algo incorrecto. la paranoia se consideraba un activo de la personalidad. En el caso de las mujeres. los muchachos con altos porcentajes en esta escala. lo anterior quizás se debía. desamparo. síntomas de pánico. citado en Butcher & Williams. están asociados con dificultades en su forma de pensar e involucrarse emocionalmente con otros. tomar decisiones y gusto por hacer cosas aterradoras. según Butcher & Williams (2000). abandonan la escuela antes de tiempo. culpar a los demás. 1998. estas eran capaces de anticipar las consecuencias de sus acciones. miedos de morir o perder el control. Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer. además. los altos puntajes estaban asociados con ideas e intentos suicidas. a la relación con la paranoia y una mayor tendencia a la sensibilidad interpersonal. crueldad hacia otros. 2005a): - Uso de proyección como un mecanismo de defensa primario. hacía que estas mujeres realizaran esfuerzos especiales para ser queridas y apreciadas. es decir. En el caso de hombres jóvenes delincuentes. anorexia. perturbación al dormir y carácter depresivo (Cashel et al. eran perfeccionistas.. ira y resentimiento. eran auto-criticas y desconfiadas. La presencia de altos puntajes en hombres para esta escala. desesperanza. y pensaban cómo sus comportamientos podrían afectar a los otros (Butcher & Williams. reportaron una diferencia interesante entre géneros. problemas en completar tareas. 97 . citado en Butcher & Williams. inquietud. 2000).

desconfianza y resentimiento. - Niveles más bajos de inteligencia y rendimiento académico. - Dificultad en establecer una relación verdadera con un terapeuta. cautela. 98 . Bajos puntajes en la escala 6 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer. 2005a. Archer & Krishnamurthy. convencionalismo y equilibrio. hostilidad. posibilidad de compensación excesiva de los síntomas paranoides. Las siguientes son características asociadas usualmente con elevaciones moderadas en la escala 6 (en puntajes T que van de 60 a 69 inclusive) (Archer. - Los diagnósticos a menudo se asocian con la manifestación de trastornos tales como se manifiestan en la psicosis o la esquizofrenia. - Tendencias hacia la argumentación. - Aumento en los desacuerdos o conflictos con padres. - Presentación de sí mismo como alegre y equilibrado. - Ideas de alusión. - Falta de consciencia de los sentimientos y motivos de los otros.- Ideas delirantes de persecución o de grandeza. - Si es un paciente psiquiátrico. 2005a): - Sensibilidad interpersonal excesiva. - Problemas de adaptación escolar. - Prudencia. - Desconfianza y recelo en las relaciones interpersonales. 2002). - Aislamiento social.

goza de un alto grado de consistencia interna y es homogénea en términos de áreas de contenido (como se refleja en el coeficiente de Cronbach). conceptualizada como neurosis obsesiva compulsiva y más recientemente descrita como Desorden Obsesivo-Compulsivo. sentimientos de ansiedad y tensión. por Janet.1. obsesiones y compulsiones. 1999). miedos de morir o perder el control. 2005a). dificultad de concentración. inquietud. después. (Archer & Krishnamurthy. La escala 7 del MMPI-A.9. infelicidad y emociones generales de angustia y quejas físicas (Archer & Krishnamurthy. 2002. citado en Butcher & Williams. 2002. 2005a). Descripción de los constructos que mide La escala 7 fue diseñada para evaluar un síndrome psicológico que. consiste en 48 ítems designados para medir síntomas relacionados a la psicastenia. Cashel et al. en su momento. ansiedad generalizada. problemas para completar actividades e intimidación y burlas. pensamientos obsesivos. Escala 7: Psicastenia (A-Pt) 9. El contenido de la escala 7 cubre una amplia variedad de áreas que incluyen problemas de concentración. El término fue introducido. miedo de hablar en público. en su estudio con jóvenes encarcelados.9. La información sumatoria sobre la escala 7 se puede apreciar en el siguiente cuadro. (1998. Hoy. se trata de una escala homogénea que evalúa una sola dimensión. proporcionaron el soporte más fuerte para la validez de la escala 7 para adolescentes.9. al igual que en el MMPI. 2000). La escala básica 7 del MMPI-A. en la psiquiatría clásica. se conocía como psicastenia. Archer. la cual fue. Archer. ritmo excesivo continuo o escalonado. Los descriptores de esta escala incluyen: humor depresivo. 99 . este patrón puede ser descrito como desorden por ansiedad con rasgos obsesivo-compulsivos (Casullo.

100 . Lucio. sentimientos de miedo y/o ansiedad. 2005a). 2005a). Muchos de los ítems de la escala 7. Butcher & Williams. 2000. citado en Butcher & Williams. Archer. 2002. A pesar de que la escala 7 fue un punto relativamente alto en la muestra normativa de adolescentes. altos niveles de depresión y conflictos paternos en las mujeres adolescentes e historias de abuso sexual en adolescentes hombres (Archer & Krishnamurthy. sentimientos de ansiedad y tensión.8. han sido descritos como individuos ansiosos. compulsivos. pocos descriptores han encontrado elevaciones en esta escala. Altos puntajes en la escala 7: incremento de frecuencia en las pesadillas. Resumen de escala 7 (A-Pt) 48 (número total de ítems de la escala) Número de ítems Con Escala Hs:2 ítems Con Escala D:9 ítems Con Escala Hi:7 ítems Con Escala Dp:5 ítems Con Escala Mf:1 ítems Con Escala Pa: 4 ítems Con Escala Es:12 ítems Con Escala Ma:3 ítems Con Escala Is:6 ítems Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Principales contenidos evalúa 9. con altos niveles de tensión. 1963.2. libre de dudas. rígidos. pensamientos obsesivos. 1998.Cuadro 9. 2000). Guía interpretativa Los adolescentes con altos porcentajes en la escala 7. falso- 9/39 Falso: 3 4 9 105 134 158 170 274 301 Verdadero: 11 15 21 28 35 53 62 70 78 85 90 124 141 163 167 185 205 226 255 257 259 266 270 281 282 284 288 290 293 296 297 300 305 306 307 308 309 310 311 que Problemas de concentración. Archer. infelicidad y emociones generales de angustia y quejas físicas (Archer & Krishnamurthy. quejas físicas. están relacionados con pensamientos obsesivos o incontrolables. 2002.9. sentimiento de inferioridad y dificultades de concentración. infelicidad. perfeccionistas y autocríticos. quizás porque sus correlaciones no incluyen medidas basadas en la ansiedad (Hathaway & Monachesi. indecisos.

2005a): - Enfoque perfeccionista y tendencias a la auto-crítica. 1992. 2005a) mostraron que las elevaciones en esta escala fueron más comunes en adultos que en adolescentes. 2000). citado en Archer. Puntajes elevados en muchachos hospitalizados. estabilidad emocional y orientación al logro y al éxito. especulan que A-Pt podría reflejar un estilo de personalidad rígida que no llega a ser problemática hasta la adultez. Butcher & Williams. Archer. Altos puntajes en la escala 7. con el incremento en la frecuencia de las pesadillas. estaban relacionados con una limitada confianza en sí mismo. De hecho. 1998). 2000. rutinario y carente de auto-confianza. inferioridad e inseguridad. así como con altos niveles de depresión y conflictos paternos en las mujeres adolescentes e historias de abuso sexual en adolescentes hombres (Archer & Krishnamurthy. 2005a) observó que las mujeres suelen rectificar más puntos de la escala 7 que los hombres. Lucio. estos mismos autores (Hathaway & Monachesi. los adolescentes pueden mostrar más síntomas discapacitantes. meditativo. Las puntuaciones bajas. intentos de suicidio y robo (Wrobel & Lachar. 1998. estaban relacionadas con depresión. Hathaway & Monachesi (1969. 2002. suelen ser indicativos de confianza en sí mismos. - Tensión. Lucio. 101 . - Sobre-control de emociones y sentimientos incómodos. Grenne (1980. 2005a). y para las muchachas. aprensión y ansiedad. - Tendencia a ser introspectivo. - Sentimientos de inadecuación.En el extremo de las elevaciones. 1963. incluyendo obsesión. citado en Butcher & Williams. citado en Butcher & Williams. han estado también relacionados. citado en Archer. autocrítica y perfeccionismo. tanto para hombres como para mujeres. 2000. Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer.

eficacia y adaptabilidad.10. alegre y relajada. pese a ser una de las que demandó más tiempo en su diseño. - Libre de ansiedad y tensión emocional.   observó   que   estas   “subescalas”   no   discriminan   correctamente entre los grupos incluidos en cada categoría de esquizofrenia. Archer & Krishnamurthy. por lo que decidió tomar los ítems de todas y realizar así una sola escala para evaluar el cuadro psicopatológico. en primera instancia. - Falta de angustia emocional y ausencia de ansiedad y tensión. moralista y consciente.1.10. 102 . intentó. 2005a. diseñar varias escalas separadas para evaluar los distintos tipos de esquizofrenia que había sugerido Kraepelin (catatónica. Descripción de los constructos que mide El diseño de la escala Es fue distinto al de las demás escalas del MMPI. Por lo que esta escala. - Seguridad en sí mismo y capacidad de enfrentarse a los problemas. - Capacidad y postura de auto-confianza. 9. - Percepción cálida. Bajos puntajes en la escala 7 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer.- Falta de confianza en sí mismos y ambivalencia en situaciones de toma de decisiones. 2002). resultó ser una de las más débiles del MMPI. - Rígido. hebefrénica   y   simple). paranoide. de acuerdo con Casullo (1999). Escala 8: Esquizofrenia (A-Es) 9. Hathaway en 1956. - Una marcada elevación (T mayor o igual a 70) denotan patrones de pensamiento obsesivo compulsivo. - Flexibilidad.   Sin   embargo.

Harris y Lingoes crearon seis subescalas para la Escala 8 (Archer¸ 2005a): Alienación social (A-Es1): Puntajes elevados en la subescala A-Es1 pueden ser asociados con: .-Habitación de situaciones sociales y abandono de las relaciones.Falta de compenetración con los demás. 2002). retraimiento social y aislamiento. -Sujetos que puntúen alto en esta subescala pueden mostrar una tendencia a responder ante el estrés mediante fantasías. inhibición afectiva (A-Es5): Puntajes elevados en la subescala A-Es5 pueden ser asociados con conductas emocionales tales como: -Pérdida del control sobre emociones e impulsos -Hiperactividad. -Problemas para concentrarse y prestar atención.-Posibilidad de experiencias masoquistas-sádicas. Fue originalmente desarrollada para identificar pacientes adultos con esquizofrenia. procesos de pensamiento bizarro. en la identificación de adolescentes con este desorden. criticado o castigado injustamente por los demás. depresión y apatía-Posibilidad de ideación suicida-Percepción de la vida como difícil y sin esperanza.-Sentido de ser mal entendido. Alienación emocional (A-Es2): Puntajes elevados en la subescala A-Es2 pueden ser asociados con: -Sentimientos de miedo. falta de energía e inercia psicológica. pero ha mostrado ser útil. Ausencia del Yo¸ conativo (A-Es4): Puntajes elevados en la subescala A-Es4 pueden ser asociados con: -Sentimientos de debilidad y vulnerabilidad psicológica. . entonación e incluso pueden desear morir. problemas para concentrarse. -Experiencias disociativas. Ausencia del Yo cognoscitivo (A-Es3): Puntajes elevados en la subescala A-Es3 pueden asociarse con procesos cognitivos específicos tales como: -Admisión de procesos de pensamiento extraños. deficiencias en el control de impulsos y disturbios en el humor y comportamiento (Archer & Krishnamurthy.-Sentimientos de irrealidad. Ausencia del Yo. 103 . La escala cuenta con una variedad de áreas de contenido que involucran: pensamientos peculiares.Esta escala consta de 77 ítems y es la más larga de las escalas básicas clínicas. dificultades de concentración.Hostilidad o enojo hacia otros miembros familiares. inquietud e irritabilidad -Episodios de llanto o risa descontrolada.

falso- Con Escala Hs :3 ítems Con Escala D: 8 ítems Con Escala Hi:7 ítems Con Escala Dp:9 ítems Con Escala Mf:3 ítems Con Escala Pa:12 ítems Con Escala Pt:12 ítems Con Escala Ma:10 ítems Con Escala Is: 6 ítems 18/59 Falso: 6 9 31 86 87 102 158 169 172 182 198 239 258 260 262 271 275 322 Verdadero: 15 16 19 20 21 28 29 32 35 39 41 43 45 62 81 88 132 137 141 159 161 163 173 175 181 205 208 214 218 219 226 231 236 240 251 255 256 259 261 264 268 272 273 276 278 279 283 287 291 296 299 300 302 303 305 309 314 321 332 que Pensamientos peculiares. Esta escala tiene una consistencia interna elevada de . pérdida del control emociona y la ocurrencia de una variedad de síntomas neurológicos que incluye la parálisis. confundidos y delirantes. procesos de pensamiento bizarro. Las elevaciones extremas en la escala 8. Altas puntuaciones son asociadas a características negativas: menor inteligencia.88 a . 2002). 2002). Cuadro 9. Archer & Krishnamurthy. la pérdida del balance o movimientos musculares involuntarios.9. historia de problemas académicos y gran probabilidad de abandonar el colegio (Archer.10. Archer. 2005b). en especial en 104 .89. Elevaciones aumentan la probabilidad de que un adolescente lleve a cabo actos delictivos o antisociales (Hathaway & Monachesi¸1963.2. deficiencias en el control de impulsos y disturbios en el humor y comportamiento (Archer & Krishnamurthy. A continuación se presenta un cuadro que resume lo principal de la escala 8. 2005a. retraimiento social y aislamiento.Experiencias sensoriales extrañas (A-Es6): Puntajes elevados en la subescala A-Es6 pueden correlacionarse con: experiencias sensoriales inusuales o extrañas. dificultades en concentración. Resumen de escala 8 (A-Es) 77 (número total de ítems de la escala) Número de ítems Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Principales contenidos evalúa 9. Guía interpretativa Las personas que tengan una calificación alta en esta escala se describen comúnmente como alienados.

2002). Handel & Lynch. para los adultos. pero quiénes se encuentran experimentando una intensa angustia debido a alguna situación estresante (Archer. Otras investigaciones han descrito a los adolescentes. Archer & Krishnamurthy. incluyendo: menor inteligencia. 2005a. presentan problemas que implican alteraciones de la realidad y tienen más probabilidades de recibir un diagnostico relacionado a la esquizofrenia. los adolescentes hospitalizados. En cuanto a diferencias por sexo. 2001. que las jóvenes (Hathaway & Monachesi. como desconfiados. 2005a). una gran diferencia entre los adolescentes y los adultos. 2005a). aislados. Greene (1980. con retraimientos interpersonales y vulnerables a la tensión. a menudo. citados en Archer. 1984. demostraron la eficacia de la escala Es en la identificación de adolescentes esquizofrénicos. 105 . citado en Archer. se encontró que los jóvenes eran más propensos a obtener puntajes superiores en el perfil de la escala 8. Las primeras investigaciones realizadas con la escala 8 en adolescentes. Exploraciones en esta escala. 1963. en el puntaje T. 2005a). han demostrado. ya que las tasas de éxito reportado por Hathaway en 1956. con frecuencia se da en esta escala. Arquero & Gordon en 1988. el rango más elevado en el MMPI. Archer (2005b). aduce que los investigadores. historia de problemas académicos y gran probabilidad de abandonar el colegio (Archer. 2005a). Sin embargo.valores superiores a 100 para adultos y 90 para adolescentes. son normalmente producidas por pacientes no esquizofrénicos. Pancoast & Archer. Archer. encontraron que puntuaciones altas estaban asociadas a un número de características negativas. citado en Archer. 1988. señala que en los adolescentes sometidos a una severa crisis de identidad. eran similares en adolescentes a las de la escala del MMPI original. con altos puntajes en la escala 8. ya que los primeros suelen estar 8 ítems más arriba de la escala de los adultos (Archer. adicionalmente. 1978b.

prudentes. con cambios de temperamento. que pueden aceptar excesivamente a la autoridad. Por el contrario. 2000). estaba asociada con una historia de abuso sexual (Lucio. Para Archer et al. 1998). Por esta razón. Por su parte. 2002). es de suma relevancia en lo que a la interpretación de las elevaciones en la escala 8. con elevaciones en la escala 8 están relacionados con un mayor número de problemas escolares y menor rendimiento académico. 2000). los adolescentes con perfiles altos. llegaron a la conclusión de que las elevaciones en esta escala. el saber que un adolescente cuenta con una historia de abuso de drogas. 106 . quiénes tienen una calificación baja. 1992. obedientes. baja autoestima e incremento en la incidencia de comportamiento esquizoide y psicótico (Archer & Krishnamurthy. según Archer (2005b).Otros factores que parecen relacionarse con un resultado elevado en la esta escala. citado en Butcher & Williams. una elevación en la escala A-Es. (1998. porque eran desconfiados con sus terapeutas. se describen comúnmente como convencionales. En ambientes clínicos. se refiere. eran reacios a discutir sentimientos y tenían una pobre relación con sus terapeutas. susceptibles a las críticas y de pensamiento concreto (Archer. parece estar asociada con mayores grados de quejas somáticas. involucran a adolescentes con abuso de drogas o la experimentación de alucinaciones. aumentan la probabilidad de que un adolescente lleve a cabo actos delictivos o antisociales. Ellos también presentaban poco ajuste a las rutinas de tratamientos y expectativas. internalización de problemas. hombres y mujeres. Hathaway y Monachesi en 1963. tenían menos motivación para la terapia. eran percibidos diferentes a sus pares. citado en Butcher & Williams. Ambos. acting out e intentos de suicidio (Wrobel & Lachar. mientras que las mujeres hospitalizadas eran muy agresivas. 2005a). elevaciones en la escala 8 entre hombres. tanto hombres como mujeres. aislados y con baja autoestima. Además. los hombres hospitalizados eran tímidos. En la muestra clínica del MMPI-A. para ambos géneros. eran calificados con un pobre pronóstico para la psicoterapia.

incluyendo las relaciones de psicoterapia. Archer & Krishnamurthy. 2005a. - Disconformes. - Los pares lo perciben como extraño. 2005a): - Pensamientos confusos y desordenados. - Aislamiento y comportamiento solitario. - Rechazo social e historias de burlas por parte de sus compañeros. - Renuncia a participar en relaciones interpersonales. - Mala percepción de la realidad. - En elevaciones marcadas (T>70) están asociadas a ideas delirantes. - Mala adaptación escolar y bajo rendimiento académico. alucinaciones y otros síntomas esquizofrénicos. - Posibles alteraciones en la percepción de la realidad. - Presencia de rasgos esquizofrénicos. - Sentimientos de infelicidad y frustración. baja auto-estima e incompetencia. conformista y comportamiento conservador. Bajos puntajes en la escala 8 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer. - Sentimientos de inferioridad.Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer. 107 . no-convencional y desviado social. no convencionales y socialmente desviados. 2002). - Convencional. - Vulnerabilidad al estrés y tendencia a alterarse fácilmente.

-Confianza y tranquilidad en las situaciones sociales. lógico y orientado al logro. agresivo o hiperactivo (Casullo. Imperturbabilidad (A-Ma3): Puntajes elevados en la subescala A-Ma3 pueden ser asociados con: .- Practico. comportamientos y creencias antisociales y asóciales.-Necesidad de buscar emoción. inquietud. - Poco imaginativo y cauteloso en los enfoques para la solución de problemas. 9. con la intención de evaluar comportamientos maníacos o hipomaníacos y la tendencia a actuar de modo eufórico. - Responsable. cooperativo y con un comportamiento compatible y confiable. Harris y Lingoes crearon cuatro subescalas para la escala 9 agrupando subjetivamente los ítems que eran similares en contenido o que parecían reflejar una misma actitud o característica.11.Negación de la ansiedad derivada de la interacción social. 108 . Escala 9: Hipomanía (A-Ma) 9. Descripción de los constructos que mide La escala Ma fue diseñada por Hathaway & McKinley en 1944. irritabilidad. idealismo. Lucio. 1999). La escala 9 del MMPI-A. estado de ánimo elevado y comportamiento y cognición hiperactivos (Archer & Krishnamurthy.1. egocentrismo. 2002. consta de 46 ítems que cubren áreas de contenido que incluyen: grandiosidad.-Tensión.-Tendencia a buscar emociones fuertes.Libertad o independencia de la influencia de los demás sobre las opiniones propias.11. Archer. Aceleración psicomotoriz (A-Ma2): Puntajes elevados en la subescala A-Ma2 pueden ser asociados con:-Aceleración del pensamiento y el habla.-Abuso de drogas. e hiperactividad. 1998.-Aprobación de actitudes. -Atracción hacia conductas que buscan elevada sensación e implican alto riesgo. y estimulación. -. las mismas son las siguientes (Archer¸ 2005a): Amoralidad (A-Ma1): Puntajes elevados en la subescala A-Ma1 pueden ser asociados con:-Tendencia a percibir a los demás como motivados por sentimientos egoístas centrados en exclusivamente en si mismos. 2005a).

extroversión social¸ preferencia por la acción al pensamiento reflexivo¸ síntomas maníacos: fuga de ideas. 109 . Se presenta el siguiente cuadro resumen de la escala 9. 2005a). ya que los jóvenes están relacionados con la preferencia por la acción y por una necesidad de compromiso en participar activamente (Hathaway & Monachesi. Resumen de escala 9 (A-Ma) 46 (número total de ítems de la escala) Número de ítems Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Principales contenidos evalúa 9. citados en Butcher & Williams. Archer. Preferencia por una acción y por una necesidad de compromiso en participar activamente (Hathaway & Monachesi. Impulsividad.10. falso- Con Escala D:3 ítems Con Escala Hi:6 ítems Con Escala Dp: 5 ítems Con Escala Mf:3 ítems Con Escala Pa: 5 ítems Con Escala Pt:3 ítems Con Escala Es: 10 ítems Con Escala Is:5 ítems 11/35 Falso: 84 89 96 102 103 130 148 151 160 227 246 Verdadero: 14 19 21 47 52 58 81 83 94 109 116 125 137 149 161 162 175 181 189 194 195 199 200 205 207 213 214 222 226 228 232 234 237 252 313 que Grandiosidad. actividad excesiva.Auto-envanecimiento (A-Ma4): Puntajes elevados en la subescala A-Ma4 pueden ser asociados con valoraciones poco realistas sobre las habilidades y meritos propios así como con resentimiento al ser exigidos por los demás. delirios de grandeza y la hiperactividad (Archer. 1998. Archer. & Farris¸ 2002) Guía interpretativa Los adolescentes normales típicos reportan más ítems en la escala 9 que los adultos con un adecuado funcionamiento. irritabilidad. 2001. 1953a. impulsividad y actitudes características de la delincuencia (Peña et al. Handel y Lynch. 1996¸ citado en Morton. Pancoast & Arcer.11. Pancoast & Arcer. 1998. 2002. Archer. 2001. idealismo. 2002. egocentrismo. Lucio. 1953a. 2002. Archer. 2005a). citados en Butcher & Williams. estado de ánimo elevado y comportamiento y cognición hiperactivos (Archer & Krishnamurthy. Archer & Krishnamurthy. Altos niveles de energía. 2000. 1998. 2005a). Cuadro 9. Archer & Krishnamurthy. 2000.2. Handel y Lynch. narcisismo. 2005a). Archer.

citado en Morton & Farris. 2002) encontraron que elevaciones en la escala clínica 9 junto con la 4. citados en Butcher & Williams 2000). Gallucci. Otras investigaciones han descrito a los adolescentes con altos puntajes en dicha escala. impulsividad y actitudes características de la delincuencia. mientras que las mujeres tenían más probabilidad de tener una historia abuso sexual y ser sexualmente activas. delirios de grandeza e hiperactividad (Archer. irrealistas e insensibles a la crítica. Sin embargo. han sido relacionadas con impulsividad. extroversión social y una preferencia por la acción antes que el pensamiento reflexivo. Además. narcisismo. Jóvenes con elevaciones en esta escala. un exceso de actividad. ya que los individuos llegan a mostrarse inquietos e intranquilos. 1998. 110 . aumentan la probabilidad de que un adolescente lleve a cabo actos delictivos o antisociales. parecían llevar a cabo cosas tenebrosas y generalmente discutían con sus pares. 1994. los hombres con elevaciones en los puntajes de la escala 9. Asimismo. Peña et al. tenían más probabilidad de tener historias de fugas y ser víctimas de violencia física. puede llevar a conductas antisociales o maniaco irracionales. 2000). Hathaway & Monachesi en 1953. sugerían frecuentemente. estos jóvenes disfrutaban de fiestas salvajes. actividad excesiva. 2005a). De acuerdo con Lucio (1998). aseguran que las elevaciones en esta escala junto con la 8.. altos niveles de energía.Las puntuaciones altas en la escala 9. sólo por el gusto de la excitación en sí. En cuanto a diferencias de género. Las personas con un alto rango en esta escala. según Archer (2005b). el uso de alcohol y una variedad de drogas (Archer et al. hicieron notar que la escala 9 se relacionaba con el entusiasmo y la energía que tiende a ser característico de los adolescentes. Hathaway & Monachesi en 1963. como impulsivos. (1996. mientras que las chicas se caracterizaban por decir cosas sin pensar y entrar en discusiones con los adultos (Butcher & Williams. pueden mostrar síntomas maníacos tales como fuga de ideas.

mientras que las mujeres adolescentes tenían más probabilidad de presentar una historia escolar de suspensiones. se requiere una serie longitudinal de administraciones del MMPI. elevaciones en la escala 9. parecen ser facilitadores o moderadoras de la expresión de características asociadas a las elevaciones de otras escalas. hostilidad o comportamientos conflictivos y rápidos cambios de humor. quiénes obtenían elevaciones en esta escala. 2002). Entre los pacientes psiquiátricos adolescentes. Gottesman & Tuason (1982. durante la cual se evalué al paciente. mientras que la fase maníaca se producen picos en la escala 9). tenían más probabilidad de abusar de anfetaminas y ser descritos con poca motivación para la terapia. bajo rendimiento académico y una menor probabilidad de participar en organizaciones sociales. citado en Archer. tenían más probabilidad de ser descritos como delincuentes. revelan que hombres adolescentes en ambientes de tratamiento psiquiátrico. 111 .Ambos géneros. han sido relacionadas con la aparición de berrinches. a menudo. Ambos sexos. Además. 2000). de hecho. se encontró una asociación con comportamientos suicidas (Butcher & Williams. en ambientes clínicos. 2005a). Lo mismo sucede en individuos con trastorno bipolar maniaco-depresivo. Lumry. se obtienen perfiles muy diferentes del MMPI (en fase depresiva se caracteriza por elevaciones en las escalas 2 y 7. con elevaciones en la escala 9. 2005a) observó que elevaciones en esta escala. Greene (2000. citado en Archer. Las recientes indagaciones sobre la escala 9 del MMPI-A. tener un pasado de evidentes problemas de conducta y se les consideraba agresivos. a menudo. tenían probabilidad de ser asociados con problemas de disciplina escolar y conflictos con padres (Archer & Krishnamurthy. características asociadas a elevaciones en la escala. son difíciles de interpretar de manera aislada. Por lo que para un diagnóstico preciso de este trastorno. con elevaciones en los puntajes de la escala 9. No obstante. demostraron que dependiendo de la fase de la enfermedad. en particular a las escalas: A-D y ADp.

2005a): - Locuaz y enérgico. insensibles y auto-indulgentes. - Acelerado ritmo personal y tendencia a engancharse en actividades excesivas. 2000) apoyó siempre la validez de la escala 9 con jóvenes delincuentes. irritabilidad e ira. Hathaway y Monachesi en1963 indicaron que los adolescentes con un porcentaje bajo. 2005a). humor elevado o expansivo. Puntajes bajos en la escala 9. percepción de grandeza de sí mismo y estado de ánimo eufórico. - Conducta extrovertida. incluidos signos vegetativos (Archer. encontrando los siguientes descriptores: comportamiento maniaco. 112 .El estudio de Cashel et al. gritos y quejas. Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer. - Acciones egocéntricas. y además con la presencia de sintomatología depresiva grave. citado en Butcher & Williams. - Preferencia más por las acciones que los pensamientos y las reflexiones. estaban asociados a menores tasas de delincuencia. distracción e impulsividad. - Inquietud. - Posibilidad de vuelo de ideas. (1998. - Mayor probabilidad de problemas de conducta escolar y conductas delictivas. culpabilidad hacía los otros y crueldad con los animales. - Grandiosidad y falta de realismo en la fijación de metas y aspiraciones. egoístas. apatía y disminución de estados motivacionales. - Emocionalmente cambiante. estado de ánimo eufórico. Las elevaciones en la escala 9. - Fuga de ideas. también se han relacionado con letárgica. comportamiento de oposición. actividades inusuales. de acuerdo en Archer (2005a). Contrariamente. en estos jóvenes fueron también asociados con actos suicidas letales.

luego de que se le suprimiera 8 reactivos de la Is original.Bajos puntajes en la escala 9 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer.1. - Menor probabilidad de comportamiento delictivo o acting out. apatía y apariencia deprimida - Estable y excesivamente responsable. Hostetler. 9. Butcher and Graham en 1989 (Archer & Krishnamurthy.  la  escala  0  es  un  grado  de  medición  “noclínica”   o   “no-patológica”   que   puede   no   necesariamente   ser   asociada   con   psicopatología   o   síntomas característicos patológicos. Tres de las sub-escalas Is.12. en la cual a mayores rangos en los puntajes T reflejan mayores grados de introversión social. La escala original 0 fue desarrollada en los años cuarentas sobre una base de estudiantes universitarios: introvertidos y extrovertidos. 2005a. Lucio. - Letargo. comportamiento silencioso. 2002). para evaluar el continuo: extraversión-introversión (Casullo. - Aislamiento. soledad. - Apariencia tranquila. La escala 0 (Introversión Social) del MMPI-A contiene 62 ítems. - Inhibición y comportamiento sobre-controlado. al igual que la escala  5. depresión. 1998). 113 . Como se señaló anteriormente.12. 1999. fueron creadas para la escala 0 en el MMPI-2 y el MMPI-A por Ben-Porath. 2002). Escala 0: Introversión Social (A-Is) 9. reclusión. - Niveles inferiores de energía. Archer & Krishnamurthy. Descripción de los constructos que mide Esta escala fue diseñada por Drake en 1946.

esta escala. 2002). están codificados en dirección opuesta a la puntuación tradicional para esta escala. en algunos casos. se puntúan si son verdaderos en el MMPI-A.11. muestra una mayor estabilidad que la reportadas para los adultos en el MMPl originaI. incluso. debido a la creencia de que la puntuación original era contraria a la intuición incorrecta (Archer. 2005a). 2002).12. McClinton y Graham (1998) argumentan que entre las escalas clínicas. muestran que la escala Is generalmente arroja altos coeficientes de estabilidad.Los datos del MMPI-2 y el MMPI-A. problemas alimenticios. La dirección de la puntuación de estos ítems fue modificada para el MMPI-A. Resumen de escala 0 (A-Is) 62 (número total de ítems de la escala) Número de ítems Traslape entre escalas clínicas Proporción verdadero Principales contenidos evalúa 9. Altos puntajes en adolescente en ambientes clínicos: mayor aislamiento social y depresión. ambos ítems. Guía interpretativa Dos de los reactivos de la escala A-Is (el 308 y el 334) en el MMPI-A.2. pero en el MMPI original. falso- Con Escala Hs:1 ítems Con Escala D:8 ítems Con Escala Hi:7 ítems Con Escala Dp:10 ítems Con Escala Mf:6 ítems Con Escala Pa: 5 ítems Con Escala Pt:6 ítems Con Escala Es:6 ítems Con Escala Ma:5 ítems 28/34 Falso: 29 46 75 82 102 125 174 180 197 217 221 239 245 262 292 298 301 312 319 323 329 331 335 336 338 339 343 Verdadero: 27 28 53 67 96 100 107 121 129 151 154 160 178 203 227 235 248 257 265 270 276 280 282 288 304 306 308 316 317 326 327 330 334 340 que Introversión social. Elevaciones indican disminución o potencial inhibición para comportamiento impulsivos y acting out (Archer & Krishnamurthy. se puntuaban sí eran falsos. 114 . es la más estable. Se muestra el cuadro sumatorio de las características de la escala 0. Cuadro 9. 2002). Stein. inseguridad y disconformidad en las situaciones social¸ disminución o potencial inhibición para comportamiento impulsivos y acting out (Archer & Krishnamurthy. ideación y gestos suicidas y un excesivo aumento de peso (Archer & Krishnamurthy.

Incluso. están interesados en el estatus social. Morton & Farris (2008). Del mismo modo. citado en Archer. 2005a). hallaron un interesante patrón de correlaciones en las puntuaciones de la escala 0. Archer. Por otro lado. huraños. amigables y abiertos. son socialmente extrovertidos. quienes tienen altos puntajes en la escala 0 (Archer. en cierta medida. además. Hasta cierto punto. parecen ser más activos e impulsivos que sus homólogos. Greene (2000. gregarios. la introversión social era un problema relativamente frecuente en hombres y mujeres de las zonas rurales de ambientes granjeros. Archer (2005b). mientras que la extroversión social era característica de los adolescentes provenientes de familias cuyos padres tenían una ocupación profesional. Tienden a tener. observó que los adolescentes y estudiantes universitarios que obtenían calificaciones en dirección al polo de extroversión en la escala A-Is. los adolescentes quienes obtuvieron puntajes bajos en esta escala. son las escala dominantes en los perfiles de varones adolescentes con bajo grado de delincuencia. tendían a disminuir su puntaje. sus relaciones con los otros suelen ser más superficiales que sinceras y duraderas. Estos jóvenes tienden a ser tímidos. advierten que esta escala junto con las escalas 2 y 5. elevaciones en la escala 0 indican disminución o potencial inhibición para comportamientos impulsivos y acting out (Archer & Krishnamurthy. cuando se incrementaban sus años de educación. 2005a). Bolinskey. 115 . por lo que los investigadores han calificado a la escala 0 como "Inhibitoria". confiados. sumisos y faltos de auto-confianza. citado en Archer. la aceptación y el reconocimiento. Hathaway & Monachesi (1963. 2005a). esta escala sirve como un supresor del comportamiento impulsivo. sostiene que junto a la escala 2 y la escala 5. 2002). inseguridad y disconformidad en las situaciones social. en la muestra normativa de adolescentes de Minnesota. una fuerte necesidad de afiliación.Elevaciones en los puntajes de la escala 0 para los y las adolescentes están relacionados a la introversión social.

depresión. con elevaciones en esta escala. tímidas. - Timidez. Además. Por su parte. Archer. con debilidad física y descoordinación. Lucio. problemas alimenticios. Puntajes T mayores o iguales a 65 presentan las siguientes características (Archer. retraídas. y una historia de pocos o ningún amigo. las describían como solitarias. ideas o intentos suicidas. temor y depresión. 2000). confiable y prudente. 2002. 2005a): - Introversión social y malestar social. 1998). 2000. que estos chicos participaran en las actividades escolares (Butcher & Williams. - Disminución de la probabilidad de delincuencia o acting out. era menos probable que estuvieran interesadas en relaciones heterosexuales o actos sexuales provocativos (Butcher & Williams. - Baja auto-confianza y altos niveles de inseguridad. aislamiento y presentación reservada. altos puntajes están relacionados con mayor aislamiento social y depresión. pasividad y un comportamiento obediente. acting out y abuso de drogas (Archer & Krishnamurthy. ideación e intentos suicidas y un excesivo aumento de peso (Archer & Krishnamurthy. Las mujeres adolescentes quienes obtenían elevados puntajes en la escala 0 tenían menos probabilidades de delincuencia. 2005a). - Fiable. eran descritas como socialmente introvertidas y con baja autoestima. también. tenían probabilidad de tener problemas alimenticios y reportar aumento de peso. 116 . - Baja auto-estima. 2002). - Sumisión. Sus terapeutas. - Sin habilidades sociales. Del mismo modo. era muy improbable.Entre los hombres adolescentes en ambientes clínicos. las mujeres en ambientes clínicos.

Archer & Krishnamurthy. locuaz y activo. difícil de conocer e hipersensibilidad interpersonal. - Enérgico. - Interesado en la influencia social. 117 . Bajos puntajes en la escala 0 han sido asociados con las siguientes características (T menor o igual a 40) (Archer. 2002). - Extroversión. competente y una postura de sensibilidad social. - Inteligente pero con una probable historia de bajo rendimiento académico. el poder y el reconocimiento.- Sobre-controlado. 2005a. gregarismo y sociabilidad. - Confiado.

tomando en cuenta los efectos propios del proceso de maduración que se vive en la adolescencia (Butcher & Williams. El término código típico se refiere a la designación numérica para los pares de escalas clínicas con mayor elevación en el perfil. en algunos artículos sobre estudios de validez del MMPI. Al igual que en el MMPI-2. profesores. Estas correlaciones entre dos escalas clínicas del MMPI. 2005). los aspectos clínicos arrojados por las correlaciones entre las escalas están basados en estimaciones de probabilidad. se obtuvieron originalmente por medio de la recolección de datos de grupos de adolescentes y adultos. 2000. Desde los años 50. Archer. los cuales produjeron códigos similares en el perfil. Es importante aclarar que al utilizar los códigos típicos en la interpretación de la prueba. es común que en el MMPIA las escalas básicas presenten más de una elevación. llamadas códigos típicos de dos puntos.1. 2002). Introducción General e Histórica El Inventario Multifásico de la Personalidad de Minnesota. se hablaba ya de correlaciones entre algunas de las escalas clínicas de la prueba. Los resultados del MMPI-A deben ser interpretados a través del uso de normas apropiadas de acuerdo con la edad de los adolescentes. que se desarrolló a partir del MMPI. llamadas Códigos Típicos. versión para adolescentes (MMPI-A) es una prueba psicológica sobre el ajuste de la personalidad. las características de la muestra y la solidez estadística de los resultados. 2005). las cuales pueden variar de acuerdo con la metodología de la investigación.10. así como de las 118 . Lucio. por lo cual se ha desarrollado una serie de posibles combinaciones que refinan los resultados de la interpretación. haciendo énfasis en la interpretación a través de configuraciones. 1998. además del estudio de sus características de conducta reportadas en otros test y en índices obtenidos por parte de sus terapeutas. CÓDIGOS TÍPICOS DEL MMPI-A 10. personal de tratamiento y por los miembros de su familia (Archer & Krishnamurthy. las cuales enriquecían potencialmente el diagnóstico y la información derivada del instrumento (Archer.

si no se podía clasificar un nuevo código. quienes basados en sus amplios estudios con adolescentes en tratamiento clínico desarrollaron un sistema de clasificación para los perfiles del MMPI realizados por adolescentes. la principal fuente de datos empíricos relacionados con la interpretación a través códigos típicos es proporcionada por Marks. estos clínicos habían referido datos interpretativos apropiados para dicha configuración. 10. 2002). 2002). se comparara la configuración resultante con los perfiles de códigos típicos que ellos habían proporcionado en cuanto a las dos elevaciones mayores. En lo que respecta al uso del MMPI con adolescentes. 119 . es decir.características individuales de las personas evaluadas. solo combinan dos escalas. combinándola con la segunda escala de mayor prominencia. diseñado para aumentar la flexibilidad clínica en el trabajo de interpretación con códigos típicos (Archer & Krishnamurthy. Construcción y Elección del Código Típico En el proceso de interpretación. se recomendaba dejar este procedimiento de interpretación de lado (Archer & Krishnamurthy. si el código típico coincidía con los ya propuestos. los códigos típicos del MMPI-A son configuraciones de dos puntos. Seeman. El sistema de clasificación sugerido por Marks. proponía que una vez que se tenía el perfil del MMPI del adolescente. los códigos típicos se construirán partiendo de la escala básica más elevada. 2005). 2002). esto debido a que las características de los perfiles están sujetas a cambios en cortos periodos de tiempo. Seeman. En caso de que no existiera un código típico apropiado para el perfil. el tipo de síntomas o los diagnósticos generales en la población psiquiátrica. por lo cual dicha clasificación facilita los criterios de interpretación (Archer. y Haller en 1974.2. y Haller en 1974. no obstante. se sugería probar intercambiando las siguientes escalas de mayor elevación formando un nuevo código típico. Además es probable que la precisión de los datos descriptivos pueda variar de acuerdo con el grado de elevación de las escalas que conforman el código típico y lo descrito por el mismo (Archer & Krishnamurthy.

se muestran pensativos. a la cuarta la D y a la quinta la E. lo cual sería difícil de interpretar utilizando únicamente una combinación de dos puntos. a la tercera la C. Al obtener cada par de escalas se empieza a construir la interpretación por el primer par (A-B). 10. Estas personas están asociadas con preocupaciones interpersonales y problemas para conocer personas.A pesar de que las configuraciones de códigos típicos existentes solo incluyen dos escalas. 2005). a la siguiente más elevada la posición B. tensos. ansiosos e inseguros. entre los cuales se incluyen debilidad. tienen necesidad de atención y aprobación por parte de otros. Descripción de los Códigos Típicos del MMPI-A Robert Archer (2005).   el   cual   consiste   en   dividir   las   múltiples   escalas   que   se   encuentran   elevadas   en   combinaciones de dos puntos y construir con éstas la interpretación basándose en los códigos típicos ya definidos (Archer. Además son personas con constantes preocupaciones somáticas y que reaccionan de manera exagerada ante disfunciones físicas menores. añadiendo así los aspectos relevantes de cada uno de los pares de escalas obtenidas (Nichols. se aplican otras estrategias de interpretación cuando existen múltiples elevaciones en las escalas clínicas. Alex Caldwell ha desarrollado un sistema de clasificación e interpretación para perfiles con múltiples  elevaciones  en  sus  escalas  clínicas. fatiga y cansancio. B-C. dichos códigos típicos y algunas de sus respectivas aproximaciones interpretativas son los siguientes: Código 1-2/2-1: Tanto adolescentes como adultos presentan quejas sobre síntomas físicos. El Paradigma A-B-C-D sugiere colocar las cinco escalas básicas de mayor elevación en pares. frecuentemente presentan depresión. A-C. A-D y A-E. introversión social y aislamiento.3. los cuales contienen información característica de cada una de las diez escalas básicas del MMPI-A. por lo general presentan estrés emocional. construyendo posteriormente pares de escalas en el siguiente orden: A-B. 2002). ha reportado alrededor de 29 códigos típicos. Además son descritos 120 . de acuerdo con un esquema en el que a la escala más alta se le asigna la posición A.  esta  estrategia  ha  sido  nombrada  “Paradigma  A-BC-D”.

insomnio. testarudos y egocéntricos. 121 . resentidos. negativistas. lo cual está relacionado con deficiencias en el desarrollo de habilidades en el área interpersonal. su conducta es socialmente aceptada. Pueden ser personas desafiantes. Código 1-4/4-1: Estas personas presentan dolores de cabeza. molestias estomacales. dolor en el pecho. visión borrosa. desobedientes y provocativas. En los adolescentes es poco probable que se den conflictos con los padres. con constantes quejas y renuentes a las responsabilidades. aparentan ser defensivas. Estos adolescentes pueden presentarse como superficiales. además tienen dificultades para formar relaciones íntimas. Además es probable que se muestren agresivos. mareos. mayormente en la relación con sus padres. Código 1-5/5-1: Es una combinación poco común. Además pueden desarrollar o incrementar síntomas físicos bajo condiciones de estrés. nauseas e incluso anorexia. resentidos. y en los hombres es común que sean descritos como afeminados. las personas con este código poseen quejas somáticas de naturaleza hipocondriaca. además son egoístas e inmaduros. cognitivamente desorganizados y con problemas de juicio. dolor abdominal. pesimistas y cínicos. Código 1-3/3-1: Por lo general son adolescentes con un diagnostico de trastorno psicofisiológico o neurótico. Algunos adolescentes tienen historias personales que incluyen separación de los padres y divorcio. son personas pasivas.como temerosos e hipersensibles en sus interacciones con los demás y son dependientes e indecisos. además de problemas académicos. tienen problemas para estableces relaciones con personas del sexo opuesto. Son personas que sufren de dolores de cabeza. los cuales desaparecen cuando este disminuye. puede estar presente el síndrome conversivo clásico. Estas personas son percibidas como inseguras y en busca de atención. dependientes.

que van más allá de su propio rendimiento. además pueden mostrarse malhumorados. defensivas y temerosas de involucrarse a nivel emocional con los demás. están en desacuerdo con las normas sociales. sensoriales y musculares. muestran problemas con las figuras de autoridad y conductas antisociales. Usualmente han tenido problemas a nivel legal. además es común la inadaptación sexual y tienen pobres relaciones interpersonales. son inseguros e inhibidos. presentan dificultad para expresar sus sentimientos. se perciben a sí mismos como enfermos y es probable que durante la niñez sufrieran serios problemas de salud. además reportan problemas de ajuste e inadecuación social. Código 2-4/4-2: Son adolescentes que presentan dificultades en cuanto al control de impulsos. niegan los impulsos inaceptables y evitan la participación social. y dificultades para formar y mantener relaciones interpersonales. tienden a parecer sociables y extrovertidos inicialmente. Código 1-8/8-1: Son adolescentes que presentan quejas a nivel somático como dolores de cabeza e insomnio.Código 1-6/6-1: Son personas evasivas. pueden ser egocéntricos y muy racionales. como problemas de concentración y en el procesamiento de información. es decir presentan problemas a nivel cognitivo. se describen como personas solitarias o aisladas socialmente. fatiga y mareos. Código 2-3/3-2: Son adolescentes descritos como personas pasivas. se sienten reprimidos. Tienden a poseer un exagerado control emocional. Estas personas pueden presentar conductas de promiscuidad sexual y en muchos casos han dejado sus hogares. se pueden tornar 122 . dóciles y dependientes. y puede que estén orientados a alcanzar grandes metas personales poco realistas. además es posible que beban en exceso o consuman algún tipo de droga. Además pueden presentar quejas a nivel somático como debilidad. Por otra parte estas personas se asocian con desordenes en el pensamiento. además tienen un alto grado de distractibilidad y olvido. se sienten insuficientes y desamparados. lo cual contribuye con su sentimiento de inferioridad y depresión.

y no expresan emociones. enojadizos y rebeldes. además niegan sus impulsos. depresivas. tímidas. son desorientadas. se sienten temerosos ente la posibilidad de perder el control o cometer errores. pasivas. Código 2-7/7-2: Son personas con síntomas asociados al estado de ánimo. presentan indecisión. con padres poco afectivos e inconsistentes. Código 2-0/0-2: Estos adolescentes presentan depresión. ser pasivos. pasividad y falta de asertividad. Reaccionan en extremo al menor estrés. Código 2-8/8-2: Se caracterizan por ser personas ansiosas. indecisas. poco asertivos y torpes socialmente. Son descritos como depresivos. además lloran con facilidad. carecen de habilidades sociales. son negativitas. tensas. con una historia de padecimientos somáticos. Además parecen tener problemas de ajuste a nivel sexual. se caracterizan por ser intrapunitivas. introversión social. además son meticulosos. apatía.manipuladoras y a pesar de dar la impresión de ser competentes y estar cómodas. 123 . generalmente manifiestan ser infelices y tristes. desconfiadas y vulnerables al estrés. tienen pensamientos confusos e incapacidad para concentrarse. sentimientos de inferioridad. ansiedad. hipersensibles. se sienten insatisfechas consigo mismas. Código 2-5/5-2: Son personas ansiosas. tímidas. letárgia y excesiva sensibilidad interpersonal. rígidas y preocuparse en exceso. temerosas y torpes socialmente. Es posible de que se presenten fuertes ideas o planes suicidas. timidez. y perciben a sus familias como conflictivas y hostiles. son ansiosas. sentimientos de incapacidad e inseguridad. son personas conformistas. son poco dinámicos y autoderrotistas. En sus relaciones interpersonales pueden presentar patrones de dependencia. perfeccionistas e inclusive compulsivos. depresivas. se culpabilizan a sí mismas. También pueden presentar tensión.

sin embargo son percibidos como inseguros. aburridos. exigentes. por lo cual guardan distancia de quienes los rodean. conducta antisocial e incluso podrían haber dejado su hogar y utilizar drogas. no se perciben a sí mismos como angustiados aunque los demás si los perciben así. Código 3-5/5-3: Son personas que provienen de familias religiosas y con un alto grado de valores morales. En los adolescentes que muestran este código. fatiga. tienen facilidad para formar relaciones intimas con los demás. somáticamente centrados. se ha descrito como principal problema. tímidos. debilidad. se aprecian a sí mismos como torpes. un poco paranoicas. presentan problemas para dormir y en muchos casos presentan ideas e intentos suicidas. Son personas controladas. se muestran sociables. los conflictos con sus padres.Estas personas son percibidas como dóciles y aisladas socialmente. tímidos. inhibidos y necesitados de atención. presentan problemas en el control de impulsos. sobrecontrolados y asertivos. inconformes socialmente. son desconfiados. Además poseen una alta incidencia de intentos suicidas. sus relaciones interpersonales son pobres. Pueden presentar conducta pasiva antisocial como 124 . y extrovertidas en sus interacciones sociales. Estas personas pueden tornarse enojadizas. son muy predecibles. hostiles e impulsivas. callados y dóciles. egocéntricas. pérdida del apetito y dolores de cabeza. melancólicos. ansiosos. Código 4-5/5-4: Los adolescentes que presentan este código son personas que parecen llevarse bien con su grupo de pares. cobardes. Código 3-6/6-3: Estos adolescentes presentan suspicacia. tienen dificultad para reconocer la presencia de conflictos y problemas a nivel psicológico. Además este código se encuentra asociado con el aumento de problemas alimenticios como la bulimia y anorexia. con resentimiento y hostilidad hacia los demás. Código 3-4/4-3: Loa adolescentes que presentan este código manifiestan preocupaciones a nivel somático.

mentirosas y conflictivas. Son considerados generalmente como irresponsables.consumo de sustancias ilícitas o conductas antisociales como robos y venta de drogas. tienen problemas en cuanto al control de impulsos. presentando arrebatos en el humor. suelen ser suspicaces ante las motivaciones de los otros y evitan relacionarse a profundidad con las personas. provocativas y resentidas que viven bajo gran tensión y fatiga. egoístas. muestran problemas para controlar sus impulsos y tienen una historia de conflictos interpersonales. Código 4-9/9-4: Estas personas se muestran indiferentes ante las normas socialmente establecidas. agresivas. Código 4-8/8-4: Son adolescentes que se perciben frecuentemente como personas que se enojan con facilidad. Código 4-6/6-4: Son adolescentes rencorosos. seguras y alegres. además de una fuerte necesidad de atención. desafiantes. seguidos de culpa. remordimiento. frecuentemente tienen episodios de acting out. narcisistas. indulgentes consigo mismos e impulsivos. Generalmente son personas impulsivas. poseen conflictos de dependencia emocional y sexual. Presentan dificultades con las figuras de autoridad y usualmente tienen historias de abuso de drogas o alcohol. usualmente se tornan excesivamente demandantes de atención y simpatía. Tienes dificultades para ser empáticos y deficiencias en habilidades sociales básicas. además pueden ser emocionalmente reactivos. además de algunas otras quejas somáticas. vergüenza y autocensura temporal. aunque ellos se perciben como personas atractivas. tienen baja 125 . Además suelen ser personas provocativas. con conductas extrañas o peculiares e inmadurez. desobedientes y negativistas. Código 4-7/7-4: Los adolescentes que presentan este código son personas que alternan entre periodos de gran insensibilidad acerca de las consecuencias de sus actos y preocupación excesiva por los efectos de su conducta. hostiles. son egocéntricos.

presentan ideas de grandiosidad. generalmente son temerosas de involucrarse emocionalmente con otros. Además presentan dificultades en el establecimiento de relaciones profundas a nivel interpersonal. 126 . también se muestran temerosos de involucrarse emocionalmente en relaciones con otros. pero sus relaciones son superficiales. Existe la posibilidad de que se presente una historia de consumo de drogas. tienen pocos amigos y su principal problema radica en el establecimiento de relaciones interpersonales. en ocasiones pueden tornarse competitivos e incluso con conductas antisociales. tranquilos y silenciosos. son suspicaces. Código 5-9/9-5: Generalmente son adolescentes suspicaces. Estas personas se asocian con historias de abuso de drogas y actos violentos. Código 4-0/0-4: Son personas cautelosas. Código 5-0/0-5: Estos adolescentes son personas descritas como cautelosas. los asesinatos y la brutalidad. Estos adolescentes se perciben a sí mismos como tímidos. con excesiva racionalidad o intelectualización. culpan a los demás por sus dificultades. son personas exageradamente controladas. No muestran problemas en el control de impulsos. ni presentan conducta antisocial. además presentan problemas para formar relaciones amistosas y se muestran solitarios. suelen ser desinhibidos. cautelosas y pueden tornarse autoritarios. suspicaces.tolerancia a la frustración. ansiosas. además se consideran jóvenes inmanejables y rebeldes. torpes y tímidas. resentidas y evasivas. generalmente están socialmente inconformes. expresivos y espontáneos. tienen pensamientos de tipo rumiativo. inhibidas. Código 5-6/6-5: Estos adolescentes son sumamente rígidos. con problemas de dependencia emocional y asertividad. extrovertidos. además presentan preocupación por temas como la muerte. con fuertes conflictos familiares. rencorosos e irritables. pueden mostrarse con exagerada sensibilidad.

Código 7-8/8-7: Los adolescentes que presentan este código tienden a ser personas aisladas y solitarias. además muestra miedos de tipo irracional. podría tender a la dependencia emocional. y tornarse impulsivos. es importante destacar que no poseen conciencia de presentar problemas a nivel psicológico. tienen dificultades en la expresión y manejo de sus emociones. con conductas impredecibles e inapropiadas. usualmente se sienten inseguras y desadaptadas. delirios de grandeza. Este tipo de personas se asocian con la paranoia. en algunos casos presentan alucinaciones visuales o auditivas. muestran gran ansiedad expresada como pánico o terror. alucinaciones y arrebatos de hostilidad. sin poder diferenciar entre la fantasía y realidad. sentimientos de culpa y vergüenza. ansiedad y pensamientos rumiativos. Además estos adolescentes se muestran inseguros. Código 7-9/9-7: Estas personas presentan un alto grado de tensión. Además estas personas se muestran preocupados pos su apariencia física. con una fuerte necesidad de atención y miedo de perder el control. confusas e incluso presentar estados de pánico. Estos adolescentes pueden tornarse agresivos y con ideas suicidas. presentan depresión moderada. además pueden mostrarse violentos. Poseen una baja tolerancia ante el estrés y problemas para expresar sentimientos. Estas personas podrían tornarse dependientes emocionalmente. además presentan fracaso a nivel académico. sentimientos de persecución. presentan problemas de concentración. Además. sin tener dificultad para expresar sus sentimientos directamente. dificultades en los procesos de pensamiento y pensamientos de tipo bizarro.Código 6-8/8-6: Son adolescentes que presentan un malestar generalizado. excitables y poco controlados emocionalmente. 127 . ansiosas y depresivas. son personas socialmente aisladas. con una grave desorganización cognitiva y conductual.

además de extrema sensibilidad interpersonal. impulsividad. agitación. estas personas hablan. Asimismo poseen dificultades para relacionarse con los demás. presentan desorden en el curso de las ideas. 128 . además suelen ser intrapunitivos en respuesta al estrés o la frustración y excesivamente controlados. locuacidad. excesiva lluvia de ideas. Dichas personas son inmaduras. ansiedad. y ser hostiles y resentidos en las relaciones interpersonales. Por otra parte pueden tornarse desafiantes y con una conducta desobediente ante lo establecido.Código 7-0/0-7: Estos adolescentes presentan excesiva ansiedad. tensión. Estas personas tienden a ser inseguras y a poseer conflictos relacionados con la dependencia emocional y la asertividad. además pueden presentar ideación suicida. tienen ideas de grandiosidad y presentan sintomatología tanto esquizofrénica como paranoica. piensan y se mueven de forma rápida e inusual. hiperactividad. introversión social y timidez grave. egoístas y demandan muchísima atención. son impredecibles. estos adolescentes presentan excitación grave. Código 8-9/9-8: Este código muestra la presencia de una seria psicopatología. un gran descontrol conductual y emocional.

La tercera etapa incluyo una exanimación y revisión racional del contenido de las escalas para evaluar la relevancia de los ítems en términos de elaboración de constructo. Posteriormente a la reformulación de las escalas de contenido del MMPI original. incluyendo para esto. similar al utilizado para el MMPI-2 (Lucio. Las 15 Escalas de contenido del MMPI-A muestran un grado substancial de superposición con muchas de las escalas de contenido del MMPI-2. Las primeras se originan. La etapa cuatro continuó con un mayor refinamiento estadístico de las escalas. a partir de las segundas. las 15 escalas de contenido utilizadas para este test fueron creadas mediante 5 etapas. Williams y colaboradores (1992). hacen referencia a las fases descritas en el manual del MMPI-A de Butcher et al (1992). Archer y Krishnamurthy (2002). en gran medida. el proceso consistió en la realización de pruebas estadísticas concentradas en diversas etapas. De acuerdo con este proceso. La etapa final trabajó la selección de descriptores 129 . algunos autores destacaron la importancia de establecer un análisis sistémico de sub grupos de ítems dentro de las escalas clínicas. La primera etapa consistió en una identificación inicial de aquellas escalas de contenido del MMPI-2 que eran apropiadas para adaptarlas al MMPI-A. Construcción de las escalas y aspectos históricos Las Escalas de Contenido surgen como un aporte significativo para la interpretación del inventario MMPI-A.1. 1998).11. Debido a que las escalas clínicas son en su mayoría heterogéneas. ESCALAS DE CONTENIDO 11. la eliminación de ítems que mostraban altas correlaciones con escalas distintas a la escala específica que se evaluaba con ese ítem. ya que la información resultante contribuye con la interpretación del protocolo. La segunda etapa del proceso procuró un refinamiento de las escalas de contenido del MMPI-A mediante la adición o eliminación de ítems específicos con el fin de mejorar las propiedades psicométricas de estas escalas. incluyendo los coeficientes de validez y confiabilidad. basándose en dicho procedimiento crearon las escalas que serían utilizadas en el MMPI-A.

el hecho de conservar las escalas de validez y las clínicas básicas del MMPI original ha resultado de una importancia fundamental. PCO-A (Problemas de Conducta Adolescentes). Debido a que las escalas de contenido cuentan con la particularidad de ser homogéneas. DEL-A (Pensamiento Delirante Adolescentes). la incorporación de escalas cuya base central sea el contenido de los reactivos. Sin embargo. ASL-A (Aspiraciones Limitadas Adolescentes). así como de sus relaciones con los demás. síntomas o estado. RTR-A (Rechazo al Tratamiento Adolescentes) 130 . Las escalas de contenido del MMPI-A son las siguientes: ANS-A (Ansiedad Adolescentes).narrativos para cada una de las escalas de contenido utilizando una combinación de hallazgos empíricos e inferencias lógicas basadas en el contenido del ítem de la escala. como se logro observar durante la realización del MMPI-2. ENA-A (Enajenación Adolescentes). DEP-A (Depresión Adolescentes). BAE-A (Baja Autoestima Adolescentes). estas escalas han demostrado ser tan útiles en la tarea descriptiva y predictiva de los rasgos de personalidad como aquellas desarrolladas a través de métodos distintos (Lucio. FAM-A (Problemas Familiares Adolescentes). OBS-A (Obsesividad Adolescentes). Cabe destacar que en el proceso de construcción del inventario del MMPI-A. ha llegado a ser un proceso que ha obtenido mayor difusión en los años recientes. CIN-A (Cinismo Adolescentes). SAU-A (Preocupación por la Salud Adolescentes). resulta más sencilla la interpretación de las mismas. ESC-A (Problemas Escolares Adolescentes). 1998). De igual manera es preciso mencionar que la interpretación de las escalas de contenido se realiza como un complemento para las escalas clínicas. ENJ-A (Enojo Adolescentes). las mismas ayudan a determinar la percepción que el evaluado tenga de su propio comportamiento. ISO-A (Incomodidad en Situaciones Sociales Adolescentes).

no pueden mantener el control sobre su vida. trastornos del sueño y pesadillas recurrentes. quienes presentan puntuaciones elevadas en esta escala son personas quienes manifiestan numerosos síntomas de ansiedad. Escala Ansiedad Adolescentes (A-ANS) 11. 2005a). 11. Estas personas poseen la tendencia de creer que algo terrible está a punto de ocurrir e incluso pueden contemplar la posibilidad de que se están volviendo locos. Los resultados ofrecidos por las escalas de contenido del MMPI-A pueden ser utilizados como suplemento para refinar las interpretaciones planteadas mediante las escalas básicas. La interpretación de las escalas de contenido del MMPI-A requiere la administración de todos los 478 ítems que comprenden la prueba.2.1 Resumen de escala A-ANS Número de ítems 21 Traslape Con escala A-OBS: 1 ítem Con escala A-BAE: 1 ítem 131 .3. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. Cuadro 11.11.1.3. Las escalas de contenido son más útiles y beneficiosas al emplearse dentro del esquema completo de información que provee el instrumento y no deben ser utilizadas independientemente para interpretaciones aisladas. Además es posible encontrar dificultades para concentrarse en una tarea particular y confusión. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Lucio (1998). Generalidades de la Interpretación de las Escalas de Contenido Es importante plantear ciertas características fundamentales en el manejo de las escalas de contenido del MMPI-A (Archer. preocupaciones frecuentes. o bien. entre estos se destaca la tensión. No será suficiente con los primeros 350 ítems que representan la primer etapa interpretativa de la prueba.

y timidez.4.1. 2005a).Proporción verdadero falso- Falsos: 134 196 209 375 424 Verdaderos: 14 28 36 163 185 255 279 281 285 318 353 377 383 402 404 468 Evalúa tanto problemas de adaptación general como síntomas específicos de depresión y problemas somáticos (Arher. 132 . Baja resistencia física y fatiga. proceso de pensamientos obsesivo. dominación por sus pares. ocurrencia de pensamiento suicida. Archer y Krishnamurthy (2002) sugieren que las puntuaciones elevadas en esta escala por parte de adolescentes mujeres correlaciona con baja resistencia física. Más alta probabilidad de pensamiento suicida e ideación. Tristeza y depresión. Principales contenidos que evalúa 11. tenso. Descripción de los constructos que mide Lucio (1998) manifiesta que los adolescentes que obtienen puntuaciones elevadas en esta escala reportan preocupaciones constantes y extremas las cuales tienen que ver. fatiga. 11. rumiante. y tristeza y depresión Los siguientes descriptores son aplicables a adolescentes que puntúen elevadamente en esta escala: Ansioso. 5/16 Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998) esta escala evalúa tanto problemas de adaptación general como síntomas específicos de depresión y problemas somáticos. Escala Obsesividad Adolescentes (A-OBS) 11. nervioso. Problemas para concentrarse.3.4.2. por ejemplo trastornos del sueño. ansiedad. por lo general. mientras que puntuaciones elevadas en sujetos masculinos correlaciona con problemas para la concentración. con asuntos triviales. pueden presentar diversos problemas debido a sus preocupaciones.

esta escala puede estar relacionada con desadaptación generalizada. mediante la investigación se ha logrado determinar que las puntuaciones elevadas en la escala A-OBS están relacionadas en varones adolescentes con comportamientos de ansiedad y dependencia y en mujeres adolescentes con ideación suicida. de manera general se pueden asociar los puntajes elevados en esta escala con de la presencia de dificultades para la toma de decisiones. la tendencia a enumerar detalles sin importancia. Pensamiento intrusivo y problemas de concentración.4. Preocupación excesiva y rumia. generalmente relacionadas con asuntos sin importancia (Arher. Por otra parte. preocupaciones frecuentes.En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala.2. 0/15 Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998). Archer y Krishnamurthy (2002) mencionan que. A continuación se presentan algunas características o relaciones asociadas con altos puntajes en esta escala. 133 . Dificultad para tomar decisiones. Cuadro 11. Principales contenidos que evalúa 11. manifestación de pensamientos rumiantes o bien. tristeza y pensamientos obsesivos. así como dependencia o conducta ansiosa. 2005a).2 Resumen de escala A-OBS Número de ítems 15 Traslape Con escala A-ANS: 1 ítem Con escala A-TRT: 1 ítem Proporción verdadero falso- Verdaderos: 52 78 83 129 185 293 307 308 310 368 370 394 412 421 444 Esta escala sugiere desadaptación generalizada. la creencia de una inminente necesidad por efectuar cambios en la propia vida.

11. apatía.3 Resumen de escala A-DEP Número de ítems 26 Traslape Con escala A-CIN: 1 ítem Con escala A-BAE: 2 ítems Con escala A-RTR: 1 ítems Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa 11.5. 2002). consideran que el resto de las personas son más felices que ellos. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. Descripción de los constructos que mide Esta escala mide principalmente la presencia de síntomas de depresión. manifiestan inconformidad general con respecto a sus vidas y las decisiones que han tomado. Algunas características asociadas a puntuaciones altas en esta escala son: Tristeza. Cuadro 11. falso- 5/21 Falsos: 3 9 71 91 360 Verdaderos: 35 49 53 62 68 88 124 139 177 203 219 230 242 259 283 311 347 371 372 379 399 Esta escala mide principalmente estados de ánimo depresivo e ideación suicida. Escala Depresión Adolescentes (A-DEP) 11.5. Con frecuencia expresan deseos de morir y carecen de esperanza en el futuro. los ítems que la componen se refieren principalmente a sentimientos de tristeza.2. 134 . Además se ha podido corroborar que aquellos individuos con puntuaciones elevadas reflejan disforia. Los adolescentes quienes presentan elevaciones en esta escala por lo general se sienten insatisfechos con sus propias vidas y son infelices (Archer & Krishnamurthy. fatiga e irritabilidad (Arher. Según Lucio (1998) quienes puntúan alto en esta escala tienen periodos de llanto y fatigas frecuentes. cambios de humor. falta de energía y moral pobre. depresión y tristeza. 2005a). Guía interpretativa Esta escala se compone de ítems los cuales intentan medir elementos tales como. despojo.1. apatía.5. depresión. y baja energía.

Descripción de los constructos que mide Archer (2005) señaló que los adolescentes que producen puntuaciones elevadas en esta escala reportan síntomas físicos entre una variedad de áreas incluyendo. falso- 20/17 Falsos: 18 42 44 54 87 112 113 135 138 152 157 168 172 174 193 210 233 239 275 374 Verdaderos: 11 17 25 37 41 50 56 93 97 106 143 167 187 231 422 443 470 Principalmente mide dolencias somáticas y preocupaciones por la salud. Guía interpretativa Es relativamente común que aquellos individuos que puntúan alto en A-SAU afirmen sentirse enfermos o bien. Estos adolescentes se sienten físicamente enfermos y están preocupados por su salud. Archer y Gordon (1991b. 2005a) encontraron que puntuaciones elevadas en esta escala se asocia. 2005a). Cuadro 11. debido al estrés reportado por los sujetos evaluados (Arher. Un sentido permanente de desesperanza que podría incluir ideación suicida. gastrointestinal.1. y respiratorio. cardiovascular.4 Resumen de escala A-SAU Número de ítems 37 Traslape Con escala A-ESC: 1 ítem Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa 11. Denota la tendencia a la preocupación por desarrollar síntomas físicos.Fatiga y apatía. citado en Archer. fatiga y cansancio. muestran quejas somáticas.2.6. 11. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. neurológica. sensorial. Escala Preocupación por la Salud Adolescentes (A-SAU) 11. Calificaciones elevadas en esta escala se asocian con: 135 .6. y en jóvenes varones con preocupaciones somáticas y dificultades para concentrarse.6. en jóvenes mujeres con pensamiento suicida.

quienes obtienen puntuaciones elevadas en esta escala tienden a pensar que las otras personas no pueden ser comprensivas o empáticas con ellos y perciben sus vidas como injustas y duras.7. los adolescentes que obtienen elevadas puntuaciones en esta escala manifiestan una considerable distancia emocional con respecto a los otros.7.2. 11. sienten que los demás quieren perjudicarlos y frecuentemente preferirían vivir aislados. principalmente gastrointestinal y síntomas neurológicos. Escala Enajenación Adolescentes (A-ENA) 11.5 Resumen de escala A-ENA Número de ítems 20 Traslape Con escala A-CIN: 1 ítem Con escala A-BAE: 1 ítem Con escala A-ISO: 1 ítem Con escala A-FAM: 1 ítem Con escala A-RTR: 3 ítems Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa 11. fatiga. De estos adolescentes se esperaría que tuvieran pocos o ningún amigo cercano. Cansancio. Cuadro 11. y que se sienten pesimistas en torno a las interacciones sociales (Arher. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Lucio (1998). 2005a).1. Piensan que nadie los quiere y que son incapaces de llevarse bien o establecer relaciones con las otras personas. falso- 5/15 Falsos: 74 104 260 448 450 Verdaderos: 16 20 39 211 227 242 317 362 369 413 438 446 463 471 473 Esta escala está diseñada para identificar adolescentes que se encuentran interpersonalmente aislados y enajenados. 136 . Estos sujetos pueden pensar que no tienen a nadie a quien acudir o de quien depender. Guía interpretativa De acuerdo con Archer (2005). debilidad.Preocupación y queja por la salud física.7.

137 . Retraimiento social y aislamiento.1. Cuadro 11. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. 2005a). Archer (2005a) describe que estos adolescentes podrían presentar síntomas paranoides y delirios. incluyendo la ideación de que se planea algo en contra de ellos o que se les desea controlar.A continuación algunas características asociadas a elevadas puntuaciones en esta escala: Sentido de enajenación interpersonal y frustración. 11. incluyendo posibles alucinaciones visuales.6 Resumen de escala A-DEL Número de ítems 19 Traslape Ninguno Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa falso- 1/18 Falsos: 387 Verdaderos: 22 29 92 132 155 173 250 278 291 296 299 314 315 322 417 428 433 439 Los adolescentes que puntúan elevadamente en esta escala se caracterizan por la aparición de procesos de pensamiento psicóticos (Arher. auditivas y olfativas.8. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Lucio (1998). los adolescentes que obtienen elevadas puntuaciones en esta escala manifiestan pensamientos y experiencias extrañas.8. Escala Pensamiento Delirante Adolescentes (A-DEL) 11.

esta escala mide la desadaptación generalizada en sujetos normales.2. Pensamientos y creencias inusuales o extraños. Presencia de sintomatología paranoide.9. romper cosas o iniciar peleas. Con frecuencia sienten que quisieran blasfemas.1. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. y posible desorden de pensamientos o psicosis. En las jóvenes mujeres las puntuaciones elevadas se asocian con alucinaciones. 11. Archer y Krishnamurthy (2002) manifiestan que estos adolescentes consideran que algo está mal en sus mentes y son vistos por los demás como extraños.11. incluyendo alucinaciones y delirios. peleas y de igual manera alucinaciones y percepción de la realidad distorsionada. Algunas de las más consensuadas características para sujetos con puntuaciones levadas en esta escala son: Comprobación de la realidad limitada. mientras que en los jóvenes varones se presentan dificultades legales. Déficit en el control de impulsos. Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998). control emocional pobre y una percepción de la realidad distorsionada.8. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Lucio (1998) los adolescentes que presentan puntuaciones elevadas en esta escala tienen problemas importantes en el control del enojo. aquellos jóvenes con puntuaciones más elevadas probablemente presentan problemas en la escuela y obtienen calificaciones bajas. Son temperamentales y consideran que deben gritar para convencer a los demás.9. Escala Enojo Adolescentes (A-ENJ) 11. 138 .

Cuadro 11.9.1.7 Resumen de escala A-ENJ Número de ítems 17 Traslape Con escala A-CON: 1 ítem Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa 11. Escala Cinismo Adolescentes (A-CIN) 11. 2005a). Probablemente sean sujetos con baja tolerancia a la frustración. impacientes y malhumorados. Deficiente manejo del enojo y potencial comportamiento agresivo físicamente. Descripción de los constructos que mide Según Archer (2005a) las personas quienes obtienes puntuaciones elevadas en esta escala.10. 139 . se pueden describir generalmente como desconfiadas.2.10. Probablemente sean sujetos con baja tolerancia a la frustración. Irritabilidad. creyentes en que el oportunismo de los demás sólo les hace acercarse con fines egoístas. 11. falso- 1/17 Falsos: 355 Verdaderos: 26 34 111 128 201 282 367 378 382 388 401 416 445 453 458 461 Aquellos adolescentes que puntúen elevadamente en esta escala pueden describirse como irritables. que insultan a las personas y de impulsos agresivos y destructivos centrados en otros individuos o bien en objetos (Arher. malhumor e impaciencia. entonces son reservados hacia cualquier comportamiento amistoso proveniente de otros. que insultan a las personas y de impulsos agresivos y destructivos centrados en otros individuos o bien en objetos Los siguientes rasgos son asociados con puntuaciones elevadas en esta escala: Enojo y hostilidad interpersonal. impacientes y malhumorados. Guía interpretativa Según Archer (2005a) Aquellos adolescentes que puntúen elevadamente en esta escala pueden describirse como irritables.

se podrían utilizar los siguientes descriptores para casos en donde se presenten puntuaciones elevadas: Reservados y sospechosos respecto a los motivos de los demás. conductas de toma de riesgos.11.En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. 2005a). Hostiles y manipuladores en sus relaciones. Dado el contenido de los ítems de esta escala. Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998). Aquellos adolescentes que produzcan elevaciones en esta escala 140 . y que piensan que las personas en general se manipulan y se utilizan unos a otros egoístamente en busca de su propio beneficio (Arher. Cuadro 11. quienes puntúan alto en esta escala creen que los demás quieren aprovecharse de ellos y por lo tanto utilizan medios injustos para obtener ventajas. 11. sospechosos de los motivos de los demás.8 Resumen de escala A-CIN Número de ítems 22 Traslape Con escala A-DEP: 1 ítem Con escala A-ENA: 1 ítem Con escala A-RTR: 1 ítem Proporción verdadero falso- 0/22 Verdaderos: 47 55 72 77 100 107 118 211 213 225 238 263 265 267 295 325 330 334 371 373 395 406 Principales contenidos que evalúa Las elevaciones en esta escala son características de los sujetos descritos como desconfiados. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Archer (2005a) Esta escala fue diseñada para identificar adolescentes con problemas de comportamiento incluyendo.11.2.1.10. impulsividad. cínicos. Escala Problemas de Conducta Adolescentes (A-CON) 11. 11. Creen que no es seguro confiar en nadie y buscan motivaciones ocultas siempre que alguien hace algo por ellos. comportamientos antisociales.

Actitudes y creencias que entran en conflicto con normas y estándares socialmente aceptados.11. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala.son propensos a exhibir comportamientos que lleven a suspensiones escolares y violaciones legales. mentiras.2. Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998) quienes obtienen calificaciones elevadas en esta escala presentan problemas de conducta incluyendo el robo. dificultades legales. abuso de alcohol. Esta escala también mide actitudes y creencias que presentan conflicto con las normas y estándares sociales más aceptados. romper o destruir cosas. e historias de abandono del hogar (Arher.9 Resumen de escala A-CON Número de ítems 23 Traslape Con escala A-ENJ: 1 ítem Con escala A-RTR: 1 ítem Proporción verdadero falso- Principales contenidos que evalúa 3/20 Falsos: 96 249 465 Verdadero: 32 99 117 224 232 234 252 345 354 356 361 391 442 445 455 456 462 469 477 478 Las puntuaciones elevadas en esta escala pueden asociarse con absentismo escolar. abuso de drogas. 11. Deficiente control de impulsos y conducta antisocial. Las siguientes son características asociadas a puntajes elevados en esta escala: Alta probabilidad de estar en problemas por la conducta de uno mismo. Su grupo de amigos por lo general se encuentra en problemas y los convencen de hacer cosas que saben que son incorrectas. al tiempo que son más probables de recibir diagnósticos de desordenes de conducta. Problemas con figuras de autoridad. desafío y desobediencia. enojo. Les atrae la conducta criminal y no se culpan a quienes se aprovechan de otros. 141 . 2005a). Cuadro 11.

2. se sienten poco atractivos. 11. Se sienten rechazados e irrespetados por los otros y encuentran múltiples fallas en sí mismos. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala.Elevada probabilidad de recibir diagnósticos pro desordenes de conducta.12. tendencia al alejamiento y evasión de situaciones adversas. De acuerdo con Lucio (1998) estos adolescentes tienen opiniones muy negativas acerca de si mismos. presentan falta de confianza propia. 11. 2005a). Descripción de los constructos que mide Archer (2005a) plantea que los adolescentes que puntúan elevadamente en esta escala usualmente se sienten inadecuados e inútiles. y no tan capaces y competentes como los demás. Cuadro 11. Los siguientes son descriptores asociados a elevadas puntuaciones en esta escala: 142 .10 Resumen de escala A-BAE Número de ítems 18 Traslape Con escala A-DEP-: 2 ítem Con escala A-ENA: 1 ítem Con escala A-BAS: 1 ítem Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa falso- 3/15 Falsos: 58 74 105 Verdaderos: 67 70 124 280 306 358 379 384 385 400 415 430 432 441 468 Esta escala trata de identificar a los adolescentes que poseen baja autoestima y poca confianza en sí mismos.1.12.12. tienen poca confianza en ellos y manifiestan sentimientos de inutilidad. Guía interpretativa De acuerdo con Archer (2005) los adolescentes que obtienen puntuaciones altas en esta escala se sienten inútiles y piensan que no son tan capaces como los otros para realizar tareas. Sus ítems evalúan sensaciones auto-percibidas de ineptitud así como la admisión de defectos personales e interpersonales (Arher. Escala Baja Autoestima Adolescentes (A-BAE) 11.

11.1.2. Sentimientos de mal adaptación e incompetencia.13. Les cuesta trabajo iniciar una tarea y desisten fácilmente.13. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Lucio (1998) a los sujetos que obtienen puntuaciones elevadas en esta escala no les interesa tener éxito en lo que hacen y prefieren tener trabajos en los que puedan ser descuidados. y se ven a sí mismos como personas no exitosas (Arher. Escala Bajas Aspiraciones Adolescentes (A-BAS) 11. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. Pasividad interpersonal y retraimiento.Autoestima y confianza en sí mismo deficientes. Guía interpretativa Archer (2005a) plantea que las elevadas puntuaciones en esta escala tienen que ver con bajo rendimiento en actividades escolares y con comportamientos como huir de clases y abstencionismo escolar. Cuadro 11. 143 . 2005a). 11.13.11 Resumen de escala A-BAS Número de ítems 16 Traslape Con escala A-BAE: 1 ítem Con escala A-RTR: 1 ítem Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa falso- 9/7 Falsos: 170 188 324 397 403 409 411 436 447 Verdaderos: 27 39 218 340 351 430 464 Aquellos adolescentes que puntúan elevado en esta escala poseen pocos objetivos escolares y de vida.

Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Lucio (1998) quienes puntúan alto en esta escala son personas quienes encuentran muy difícil convivir con otros. Cuadro 11. Escala Incomodidad en Situaciones Sociales Adolescentes (A-ISO) 11. además creen que los demás obstruyen su éxito y otras personas consideran que son flojos. son tímidos y prefieren estar solos.1.De acuerdo con Lucio (1998) estos jóvenes prefieren no enfrentar sus problemas y que sean los demás quienes busquen soluciones. timidez.12 Resumen de escala A-ISO Número de ítems 24 Traslape Con escala A-ENA: 1 ítem Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa falso- 11/13 Falsos: 46 82 245 262 292 319 331 335 336 339 450 Verdaderos: 43 151 160 178 248 264 290 304 316 328 408 410 475 Esta escala está compuesta por ítems los cuales se orientan hacia la identificación de aspectos que sugieran aislamiento social. Ellos no toman la iniciativa para establece una conversación y se considera que son personas difíciles de llegar a conocer. evasión de lugares concurridos e incomodidad en ambientes sociales en general (Arher.14. Las siguientes características se correlacionan con puntuaciones elevadas en esta escala: Bajo logro académico Baja tolerancia a la frustración Falta de iniciativa y dirección Patrón persistente de objetivos inconclusos 11. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala.14. 144 . 2005a).

Problemas Familiares Adolescentes (A-FAM) 11. conciben a su familia como un ambiente hostil e inapropiado. Además. Algunas características asociadas a elevadas puntuaciones son: Incomodidad Social y retraimiento Timidez e introversión social 11.2. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. Adolescentes que puntúan elevadamente en esta escala reportan presencia de conflictos familiares y discordia entre sus miembros.13 Resumen de escala A-FAM Número de ítems 35 Traslape Con escala A-ENA: 1 ítem Proporción verdadero falso- 11/24 Falsos: 6 79 86 119 182 258 365 398 451 457 460 145 .15.15.1. Cuadro 11. reportan falta de amor y entendimiento entre familiares. Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998). las conductas que se manifiestan a través de esta escala tienen que ver con inconformidad y alejamiento social. se sienten malentendidos e injustamente castigados por miembros de la familia y pueden reportar haber sido abusados emocional o físicamente. además de esto se sienten extraños en circunstancias en las cuales deben mantener contacto con otras personas.14. las personas que se identifican con este tipo de situaciones.11. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Archer (2005a). manifiestan rasgos ansiosos y depresivos. Archer (2005a) menciona que los sujetos que puntúan elevadamente en esta escala prefieren mantenerse alejados de los otros. además de una visión pesimista. ya sea de grupos o individuos.

16. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala. enojos. hostil. los conflictos que tienen que ver con celos. Las siguientes características generalmente se asocian a elevadas puntuaciones en esta escala: Percepción del ambiente familiar como poco solidario. Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998). Escala Problemas Escolares Adolescentes (A-ESC) 11. Resentimiento. 11. hostilidad hacia miembros de la familia. Estos adolescentes sienten que no pueden contar con sus padres o familiares. criticas.1. palizas. no afectivo y punitivo.15. manifestando una desmotivación general del ambiente de estudio y son propensos a toparse con problemas de comportamiento y académicos. falta de amor y comprensión. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Archer (2005a) los adolescentes que puntúen elevadamente tienden a presentar numerosas dificultades en el colegio. enojo.2. quienes obtienen puntuaciones elevadas en esta escala manifiestan problemas con sus padres y otros miembros de la familia.16. 2005a). Altas probabilidades de comportamiento impulsivo en relación al hogar y la familia. relacionados con el contexto educativo. 146 . entre estos. malentendidos y discusiones que desencadenan en el distanciamiento entre los miembros de la familia (Arher. desacuerdos. Se reportan situaciones como discordias. 11. por lo cual se sienten ansiosos esperando la llegada del momento oportuno para abandonar su hogar.Verdaderos: 19 57 137 181 184 191 194 215 240 269 277 302 303 344 352 359 363 366 381 396 405 438 440 454 Principales contenidos que evalúa Los ítems que conforman esta escala intentan abordar aspectos relativos a los problemas que se pueden experimentar dentro del núcleo familiar.

o que trabajar con otros en el proceso de cambio es poco efectivo o una señal de debilidad.16. 147 . Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998) los adolescentes quienes puntúan alto en esta escala tienden a reportar numerosas dificultades académicas. 2005a). suspensiones y desagrado general en relación con el ambiente educativo. y desconfianza hacia la ayuda ofrecida por otros (incluyendo profesionales de salud mental). la presencia de declive académico. 11. Escala Rechazo al Tratamiento Adolescentes (A-RTR) 11.17. apatía o indisposición hacia el cambio. absentismo escolar (Arher. Descripción de los constructos que mide De acuerdo con Archer (2005a) los adolescentes que puntúan elevadamente en esta escala pueden presentar resistencias al tratamiento basadas en. En el cuadro siguiente se presenta un resumen de los principales aspectos de la escala.14 Resumen de escala A-ESC Número de ítems 20 Traslape Con escala A-SAU: 1 ítem Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa falso- 3/17 Falsos: 153 166 459 Falsos: 12 33 69 80 101 220 257 338 364 380 389 425 435 443 452 464 466 Las puntuaciones elevadas en esta escala se relacionan con la ocurrencia de problemas de comportamiento y académicos en el contexto colegial. Las siguientes características o correlatos se asocian con puntuaciones elevadas en esta escala: Actitud Negativa para con las actividades y objetivos académicos. Estos adolescentes pueden sentir que son incapaces de realizar cambios significativos en sus vidas.17.2. fracaso. bajas calificaciones. Bajo desempeño escolar.1.Cuadro 11. 11. teniendo que ver con actitudes negativas hacia los maestros.

La creencia de que hablar con los demás respecto a los problemas no es beneficioso o útil. desesperación y desolación (Arher. Además estos jóvenes no se sienten capaces de planear su propio futuro. Las siguientes son características generalmente asociadas a puntuaciones elevadas en esta escala: Presencia de actitudes o expectativas negativas respecto al tratamiento de salud mental. además no consideran que otras persona puedan entenderlos o mostrar interés por lo que les está sucediendo.15 Resumen de escala A-RTR Número de ítems 26 Traslape Con escala A-OBS: 1 ítem Con escala A-DEP: 2 ítems Con escala A-ENA: 3 ítems Con escala A-ANS: 1 ítem Con escala A-CIN: 1 ítem Con escala A-CON: 1 ítem Con escala A-BAE: 3 ítems Con escala A-BAS: 1 ítem Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa falso- 3/23 Falsos: 153 166 459 Verdaderos: 20 27 88 242 256 340 356 357 358 369 371 414 418 420 421 423 426 427 432 434 444 449 472 Los ítems que componen esta escala tienen que ver con elementos que miden la actitud renuente del paciente a cambiar sus comportamientos. los reactivos denotan estados de ánimo depresivos caracterizados por la apatía. Pesimismo en torno a la capacidad propia de lograr cambio. 148 . 2005a). y que puede ser visto como signo de debilidad. 11.17.Cuadro 11. Guía interpretativa De acuerdo con Lucio (1998) quienes obtienen puntuaciones elevadas en esta escala manifiestan actitudes negativas hacia los médicos y los profesionales de la salud.2. creen tener fallas o defectos insuperables y son renuentes a hacerse cargo de sus propios problemas o dificultades.

Existe una gran variedad de escalas suplementarias desarrolladas hasta el momento tanto para el MMPI como para el MMPI-2. sin embargo las elevaciones marginales ocurren desde el rango de 149 . Construcción de la escalas y aspectos históricos El amplio número de reactivos del MMPI cubre una extensa gama de problemas y conductas sintomáticas. sin embargo para el MMPI-A solamente se contempla un grupo de grupo de 6 escalas. 2005a). 2001). para las escalas suplementarias se da de la misma forma. del cual toma su nombre.12. es importante tomar tres consideraciones en torno a las escalas Suplementarias al momento de trabajar con ellas: Los puntajes brutos totales para las escalas suplementarias son convertidos a valores T basándose en los procedimientos de transformación lineal de las puntuaciones T. De acuerdo con Archer (2005a). las escalas suplementarias constan de tres escalas más. y la escala de Inmadurez (AINM) (Archer. Reconocimiento de la Adicción (A-RA).1. adicional a estas tres mediciones.  se  crea  una  “zona  sombreada”   que denota elevaciones marginales de la media. desarrolladas por Welsh en 1956 y la escala Alcoholismo de MacAndrew (A-MAC-R) creada a partir de 1965 por MacAndrew. A raíz de esto. diseñadas exclusivamente para el MMPI-A. Así como con las escalas básicas y de contenido del MMPI-A. Tres de estas escalas fueron tomadas de la versión original del MMPI con modificaciones limitadas e incluidas tanto en el MMPI-2. se han desarrollado escalas específicas para propósitos especiales que se utilizan a nivel clínico para aportar información adicional en la evaluación de la persona. lo cual ha permitido la evaluación de problemas clínicos que en un principio no se plantearon como parte de la prueba. como en el MMPI-A. las cuales son Predisposición a Problemas con las Adicciones (A-PPA). contemplando problemáticas especiales que completan el perfil arrojado por la prueba. estas son las escalas de Ansiedad (A-A) y Represión (A-R). este grupo de escalas es conocido como escalas Suplementarias o escalas de Problemas Especiales (Butcher. ESCALAS SUPLEMENTARIAS 12.

Escalas Welsh de Ansiedad (A-A) y Represión para Adolescentes (R-A) De acuerdo con Graham (2000. Al primer factor encontrado se le ha designado  una  variedad  de    nombres  a  lo  largo  de  su  estudio. Únicamente protocolos completos serán utilizados para la valoración de las escalas suplementarias.puntuación T 60 hasta 65 inclusive. citado en Archer. 12.  o   “falta  de  resiliencia  del  ego”. en general. 150 . el cual apuntan a la existencia de dos grandes dimensiones o factores representativos de las dos tendencias más evidentes en la forma de puntuar las escalas básicas del test. históricamente ha existido un elevado volumen de literatura sobre el análisis factorial de las escalas básicas del MMPI.  y  el  segundo  factor  ha  sido  referido  con  el  nombre  de  “control  del   ego”  o  “inhibición”. No se podrán evaluar las escalas suplementarias sobre la base  de  un  test  incompleto  ni  bajo  la  metodología  de  calificación  “test  abreviado”   basándose sobre los 350 primeros ítems. al igual que las demás escalas de la prueba se considera que las puntuaciones T > 65 son altas y T < 40 bajas. 2005a).  Welsh  desarrolló  las  escalas  de    Ansiedad  (A)  y  Represión  (R)  con   el objetivo de evaluar el posicionamiento del sujeto a lo largo de estas dos dimensiones respectivamente. La correcta utilización de cada escala suplementaria requiere de la puntuación del total de ítems que conforman el test. Los resultados obtenidos mediante las escalas suplementarias deben ser utilizados para refinar y no para suplantar o remplazar las interpretaciones obtenidas mediante las escalas básicas.  incluyendo  “desajuste  general”.2. estas escalas son suplementarias y deben ser utilizadas como herramientas más específicas dentro del marco general de las escalas básicas clínicas y de contenido.  En  1956. Como su nombre lo indica.

12. Guía interpretativa Altas puntuaciones en esta escala se incluyen en descripciones de sujetos que muestran inadaptación. ansiedad. citado en Archer. Resumen de la escala A-A Número de ítems 35 Traslape Con escala A-MAC-R: 1 ítem Con escala A-INM: 1 ítem Proporción verdadero falso- 1/34 Falsos: 360 Verdaderos: 28 35 53 62 78 121 129 203 218 227 235 255 259 270 281 290 291 305 308 310 317 318 320 326 368 369 370 372 377 379 383 385 394 404 Principales contenidos que evalúa 12. ansiedad. entre otros (Archer. son personas conformistas y se alteran fácilmente en situaciones sociales (Butcher. 2005a). rumiación. Angustia. 1998). Lucio.3. molestias y trastornos emocionales generales. Escala Ansiedad (A-A) 12. Descripción de los constructos que mide Esta escala fue desarrollada para evaluar la primera dimensión que emerge del análisis factorial de las escalas clínicas básicas y de validez del MMPI. incapaces de tomar decisiones sin vacilación y poca seguridad. inadecuación y pesimismo. desajuste o estrés subjetivo. preocupación. depresión. inhibición y disconformidad (Graham. de la misma forma. Para el MMPI-A se conservaron 35 reactivos de la escala de Ansiedad de Welsh original. et al.1. 151 . Sujetos con puntuaciones elevadas tienden a ser inhibidos y sobrecontrolados.1.3. los cuales miden angustia.2. A continuación se presenta los aspectos fundamentales concernientes a la escala A-A. depresión. 1992. 2000. Cuadro 9. inicialmente estaba constituida por 39 ítems relacionados entre sí de tal manera que puntuaciones elevadas en esta escala eran indicador automáticamente de la existencia de un alto grado de psicopatología. 2005a). pesimismo.3.

y Giannetti (1989. 152 . Por su parte. 1998). 2005a). •  Angustia. temerosos. pues entre las escalas clínicas el mejor indicador del primer factor es la escala A-Pt (Archer. et al. elevaciones en esta escala están asociadas con niveles importantes de estrés emocional. pueden presentar baja tolerancia ante la frustración. 1992. culposos. 2005a). et al. reportaron que adolecentes con puntuaciones elevadas en esta escala podían ser descritos como ansiosos. En resumen. de acuerdo con un estudio realizado en una muestra de 68 pacientes clínicos. personas que obtienen puntuaciones bajas en esta escala son descritos como enérgicos. 2005a). 2000. las elevaciones en la escala A-A. personas que reportan con puntuaciones altas tienden a ser inhibidos y sobrecontrolados. Además. citado en Archer. Lucio. •  Autocrítica y culpabilidad. puntuaciones elevadas son reflejo de angustia y. Anderson. De la misma forma. molestias y trastornos emocionales generales. 1992. Gordon. el cual puede servir como motivación para que se den cambios positivos en los procesos terapéuticos (Archer. muestran incapacidad para tomar decisiones e inseguridad.   •  Inadaptación e inafectividad.Asimismo. 2005a): •  Temerosidad  y  rumiación. competitivos y sociables. Archer. están asociadas con (Archer. Lucio. con una alta incidencia de intentos e ideación suicida. 1998. auto-críticos y sobrecogidos. 2005a). son personas conformistas y se alteran fácilmente en situaciones sociales (Butcher. Un elemento importante de rescatar es el hecho de que existe una elevada correlación entre la escala A-A y la escala básica A-Pt o escala 7 de la prueba. Graham. Por el contrario. estos sujetos que puntúan alto en esta escala tienden a ser vistos con un mayor nivel de inadaptación que otros pacientes clínicos. citado en Archer. y ser impulsivos y manipuladores (Butcher.

A-K  y  la    llamada  “tríada  neurótica”  (escalas  A-Hs.   y   evalúan inhibición y control emocional (Butcher. Lucio. Seguidamente se muestra el resumen de la escala A-R. los cuales son. A-Hi). en esta última versión del test. puntuados en la dirección “Falso”. correlaciona de manera positiva con varias escalas del MMPI-A. la escala R ha sido reducida a 33 ítems. Cuadro 9. A-D. Lucio. 1992. 153 . Resumen de la escala A-R Número de ítems 33 Traslape Con escala A-MAC-R: 6 ítems Con escala A-PPA: 1 ítem Con escala A-INM: 1 ítem Proporción verdadero falso- 0/33 Falsos: 1 7 10 13 34 42 66 112 115 122 128 138 161 171 180 186 188 232 239 240 277 289 325 329 331 335 339 341 348 386 388 390 396 Verdaderos: Ninguno Principales contenidos que evalúa Inhibición emocional y control. 2005a). et al. incluyendo las escalas A-L. Descripción de los constructos que mide La escala Represión originalmente consistió de 40 ítems desarrollados por Welsh en 1956 con el objetivo de valorar la segunda dimensión que emergía cuando las escalas de clínicas básicas y de validez del MMPI eran sujetas a análisis factorial. Personas con puntuaciones elevadas tienden a ser convencionales.1. Según los estudios de Archer. en su totalidad. en el MMPI-2. et al. sumisas y procuran evitar situaciones displacenteras o desagradables (Butcher.2. citado en Archer. 2005a). Tal como la escala A. (1989.12. Escala Represión (A-R) 12.4. 1992. lo cual es consistente con estudios del mismo tipo realizados con el MMPI.4. 1998). este factor o segunda dimensión del análisis factorial. et al. Gordon. y en el MMPI-A. 1998. inhibidas. Archer. la escala R aparece en la versión original del MMPI. mientras que se encontró una correlación negativa con la escala A-MAC-R y la escala AMa.

Escala Alcoholismo de MacAndrew-Revisada (A-MAC-R) 12. denominada Escala Alcoholismo de MacAndrew-Revisada (A-MAC-R). poco cohibidos. Lucio. Lucio. la cual contiene 49 reactivos. Archer.1. sin embargo posteriormente se excluyeron dos ítems directamente relativos al consumo del alcohol.12.5. 1992.5. al igual que la escala MAC original. 1998. puntuaciones bajas en A-R. excitables. Para el MMPI-A. et al. 1992. espontaneas y optimistas. De acuerdo con Archer (1987b. sin embargo cinco de ellos fueron reemplazados de la escala original. se creó una versión revisada de la escala MAC. de 154 . 1992. citado en Archer. et al. 2005a). Los 51 ítems seleccionados para esta escala fueron los que demostraron mayores diferencias entre ambos grupos. argumentación y tendencia a utilizar acting-out como principal mecanismo de defensa. 1998. 2005a). informales y entusiastas. quienes procuran evadir situaciones desagradables (Butcher. impulsividad. 2005a). aquellos sujetos que puntuaban bajo en la escala A-R son descritos como personas conversadoras. Descripción de los constructos que mide Esta escala fue diseñada originalmente por MacAndrew en 1965 mediante el contraste de respuestas entre 300 alcohólicos masculinos y 300 pacientes psiquiátricos masculinos. astutos y dominantes (Butcher. Archer. pueden ser emocionales. et al. expresivos. además suelen parecer personas convencionales. incapaces de mostrar sus sentimientos. 12. De la misma forma. Archer. Contrario a lo anterior. pesimistas y derrotados. además suelen parecer extrovertidos. Guía interpretativa Puntuaciones elevadas en esta escala se asocian con sujetos que se pueden describir como sobrecontrolados. agresivos. Lucio.4. en pacientes psiquiátricos se asocian con agresividad. enérgicos. siendo la versión de 49 reactivos la mayormente utilizada en el ámbito clínico (Butcher.2. inhibidos. 2005a). 1998.

Por su parte. la incorporación de la escala A-MAC-R fue fundamental. apoyaban la perspectiva de que era la más prometedora de todas las escalas derivadas del MMPI que trataban de abordar el tema del alcoholismo. Lucio. la escala MAC original es la única escala suplementaria que ha participado en investigación empírica sustancial con adolescentes. et al. La literatura ha demostrado que los puntajes de la escala MAC están asociados al abuso de sustancias en adolescentes de contextos diversos tales como: escuelas públicas. sino que evalúa el potencial riesgo de abuso de sustancias. 2005a). centros psiquiátricos y centros de tratamiento para adicción a drogas. se da debido a que muchas investigaciones apuntan a los problemas con el alcohol y las drogas que se dan en este grupo etario (Archer. hospitales. El hecho de que la escala Alcoholismo de MacAndrew sea la que probablemente ha recibido mayor atención en la literatura sobre el uso del MMPI con adolescentes. A continuación se presenta el sumario de la escala A-MAC-R. 1998). por lo cual se debe tener cautela al momento de interpretar las puntuaciones (Nichols. citados en Archer 2005a) concluyeron que los resultados obtenidos en investigaciones con la escala MAC original. Resumen de la escala A-MAC-R Número de ítems 49 Traslape Con escala A-RA: 4 ítems Con escala A-PPA: 4 ítems Con escala A-INM: 3 ítems Con escala A-A: 1 ítem 155 . 2002). Esta escala no es un indicador seguro en sí mismo del abuso de sustancias. 1992. citado en Archer 2005a).los cuales cuatro estaban relacionados con contenidos religiosos y se sustituyeron por otros que se asocian directamente con el abuso del alcohol y las drogas (Butcher. Cuadro 9.3. Sutker y Archer (1979. basándose en una revisión exhaustiva de la literatura existente acerca del MMPI y el tema del abuso de sustancias. ya que de acuerdo con Archer (1987b. En el caso del MMPI-A.

Guía interpretativa A la hora de evaluar esta escala y determinar un puntaje de corte. actualmente se utiliza para el MMPI-A la puntuación directa de 28 como puntaje corte tanto para hombres como para mujeres adolecentes. Por otra parte. Graham y Archer (1992. citado en Archer. et al. indican que puntajes de 28 en hombres y 27 en mujeres.2.Con escala A-R: Proporción verdadero falso- 6 ítems 11/38 Falsos: 70 103 113 131 153 159 235 249 268 279 305 Verdaderos: 7 22 46 49 66 78 80 99 101 109 110 122 161 165 177 191 202 210 214 222 241 250 262 269 312 323 342 348 376 380 382 386 392 393 395 407 429 470 Principales contenidos que evalúa 12. citado en Archer. mientras que puntajes de 26 para hombres y 25 para mujeres proporcionaron un mejor nivel de discriminación entre abusadores de sustancias en una muestra normativa de estudiantes de colegio. Cabe aclarar que este puntaje aun está por definirse para la muestra costarricense. proporcionan una mayor precisión en la clasificación de abusadores de sustancias en pacientes psiquiátricos. 156 . a las cuales les gusta correr riesgos (Butcher. A partir de esto se han propuesto diversos puntos de corte que han oscilado desde los 24 hasta los 28 puntos. Lucio. personas que obtienen puntuaciones elevadas son referidas como socialmente extrovertidas y exhibicionistas. 2005a). 2005a) de utilizar 28 como puntaje directo de corte tanto para hombres como para mujeres adolecentes.5. 2005a) de utilizar como puntaje directo de corte 24 para mujeres y 26 para hombres. ejemplo de ello es la propuesta de Wolfson y Erbaugh (1984. se ha sugerido utilizar las puntuaciones directas y no los puntajes T equivalentes. Gantner. Evalúa el potencial de riesgo de problemas de abuso de sustancias. asimismo la propuesta de Archer (1987b. citado en Archer. 1992. A pesar de las variadas propuestas en torno a la puntuación corte de la escala Alcoholismo de MacAndrew. 1998).

Investigadores han encontrado que elevaciones en esta escala se asocian con el abuso de anfetaminas. cocaína. de acuerdo con Archer y Klinefelter (1992. suelen ser personas asertivas. barbitúricos. es decir. asegura que en la población adulta también existe una fuerte relación entre las elevaciones de la escala MAC y los códigos típicos obtenidos en el MMPI. De la misma forma. las elevaciones en esta escala se asocian también con ciertas características de personalidad en adolescentes. parecen estar relacionados al abuso de una variedad de sustancias adicionales al alcohol y no únicamente al abuso este. citado en Archer. con un estilo de vida impulsivo y que se preocupan muy poco por las consecuencias de sus actos. ya sea. 2005a).En importante señalar algunos planteamientos derivados de estudios realizados con el MMPI en población adolescentes. citado en Archer. Asimismo. adolecentes que produzcan 4-9/9-4 como código típico. un elevado o un bajo puntaje en la escala MAC. 2005a). citado en Archer. según lo propuesto por estos autores. además de indicar la posibilidad de problemas de abuso de sustancias. De la misma forma Greene (1994. MacAndrew (1981. Es importante señalar que al igual que en la población adulta. está asociada con el código típico producido por el adolecente en las escalas básicas del MMPI. 2005a). así como en temas de género y escenarios de tratamiento. por ejemplo. 157 . se ha encontrado que las elevaciones en esta escala se relacionan con conductas delictivas e incidentes disciplinarios a nivel académico (Archer. alucinógenos y marihuana (Archer. son más propensos a producir elevaciones en los puntajes de la escala MAC. y de haber sido diagnosticados con desordenes de conducta. además tienen una mayor probabilidad de poseer una historia de arrestos o problemas con la policía. se plantea que la probabilidad de obtener. autoindulgentes y poco controladas. mientras que los adolecentes que codifiquen 2-3/3-2 tienen una mayor probabilidad de obtener puntajes bajos en esta escala. 2005a). independientes. altos puntajes en la escala AMAC-R para adolecentes. asegura que las elevaciones en esta escala reflejan individuos audaces. 2005a).

Por el contrario. los cuales fueron posteriormente refinados utilizando criterios estadísticos. De acuerdo con MacAndrew (198. es probable que consuman alcohol para automedicar su estrés afectivo. utilizando un método combinado de construcción de escalas lógico-estadístico. et al. conservadores. sobrecontrolados. de acuerdo con Archer (2005a) se puede esperar que aquellos sujetos que obtengan una puntuación igual o mayor a 28 en la escala A-MAC-R. Son impulsivos y no convencionales. Archer. y Ben-Porath en 1992. Archer. 1992. 1998. 158 . de acuerdo a la correlación de los ítems con el resto de los reactivos del MMPI-A. el cual consistió en seleccionar los ítems según valoraciones racionales en torno a la relación entre el contenido del ítem y el uso de alcohol y drogas.6.6. En resumen. 1992. 12. lo cual permitió descubrir reactivos adicionales que combinados con los primeros permitían discriminar mejor entre jóvenes sin problemas de adicción (Butcher. Escala Reconocimiento de la Adicción (A-RA) 12. aquellos individuos que tienen problemas con el abuso del alcohol pero obtienen puntuaciones bajas en esta escala (falsos negativos). indecisos. además son personas que tienden a ser introvertidos. Lucio. Son autoindulgentes y egocéntricos. 2005a). Tienen elevadas probabilidades de haber sido diagnosticados con desordenes de conducta. citado en Archer. Interpersonalmente asertivos y dominantes. McKenna. y/o que evitan sensaciones fuertes. estén asociados con las siguientes características: Posean una elevada probabilidad de tener problemas de abuso de alcohol y/o drogas. Lucio. 2005a).1. Descripción de los constructos que mide La escala Reconocimiento de la Adicción para Adolescentes fue desarrollada específicamente para el MMPI-A por Weed. 2005a). 1998. puntuaciones bajas en esta escala pueden ser reflejo de sujetos dependientes. et al. Butcher. tímidos y con poca confianza en sí mismos (Butcher. Es probable que se hayan visto envueltos en problemas a nivel legal y/o violaciones a las normas sociales.

Guía interpretativa Estudios recientes han generalizado que la escala A-RA. junto con las escalas suplementarias AMAC-R y A-PPA. et al. siendo el mejor predictor en la clasificación de adolescentes que presentan o no problemas de adicción.Esta escala consta de 13 ítems y fue creada con el objetivo de valorar en los adolescentes la disposición a reconocer síntomas.2.6. Archer. Lucio. 1998). así como los síntomas que se asocian al uso de las mismas (Butcher. forman una triada que permite discriminar la relación entre el sujeto y el consumo de sustancias como alcohol y/o drogas. Específicamente la escala A-RA ha demostrado elevados niveles de efectividad en la diferenciación entre adolescentes que consumen sustancias y pacientes psiquiátricos. se validó de manera cruzada con muestras de adolescentes normales. 2005). Lucio. Resumen de la escala A-RA Número de ítems 13 Traslape Con escala A-MAC-R: 4 ítems Con escala A-INM: 1 ítem Proporción verdadero falso- 2/11 Falsos: 249 431 Verdaderos: 81 144 161 247 269 338 342 429 458 467 474 Principales contenidos que evalúa 12. El siguiente cuadro contiene los aspectos más importantes de la escala A-RA. Evalúa la disposición del adolescente para reconocer o admitir su problemática con respecto al uso del alcohol y otras drogas. 2005a). 159 . en comparación con las demás escalas especiales (Archer.4. y con adolescentes quienes eran pacientes psiquiátricos (Butcher. Es importante señalar que no todos los ítems en esta escala hacen referencia directa al reconocimiento del consumo de sustancias. 2005a). 1992. Cuadro 9. et al. 1992. adolescentes con problemas de abuso del alcohol y/o drogas. La misma. actitudes y creencias relacionadas con el uso de alcohol y/o drogas. Algunos de estos ítems se relacionan con actitudes y creencias que pueden estar asociadas con el uso de drogas pero que no necesariamente indican la presencia o ausencia de comportamientos relativos al uso de sustancias (Archer. 1998.

McKerna y Ben-Porath en 1992. las puntuaciones que se encuentran por debajo del puntaje T 60 en esta escala. indican hasta qué punto el adolescente ha admitido o negado sus problemas con el alcohol y las drogas (Archer. et al. por medio se su autodescripción en el MMPI-A (Butcher. 2005a). con el objetivo de determinar la probabilidad de que los adolescentes presenten problemas con el alcohol y/o las drogas (Butcher. 1998. et al. 1992. Butcher. Esta escala consta de 36 ítems. y Ben-Porath en 1992. y Ehrmann (1994. fue desarrollada por Weed. siendo este método similar al utilizado para la creación de la escala MAC del MMPI (Butcher. Butcher. Archer. Escala Predisposición a Problemas con las Adicciones (A-PPA) 12. En un estudio realizado por Svanum. Elevaciones en A-RA indican la capacidad de un adolescente para admitir. 1998. 1992.La escala A-RA es muy similar a la escala Reconocimiento de la Adicción (RA) diseñada para el MMPI-2 por Weed. 160 . Archer. en contraste con una medición más sutil como la que realiza la escala MAC-R. a través de la cual se detecta el problema de dependencia a sustancias y no precisamente el abuso de las mismas. McGrew. 2005a). los cuales fueron seleccionados empíricamente. Lucio. 1992. 2005a). citado en Archer. 12. McKenna. 2005a) se demostró la utilidad de la escala RA para evaluar el abuso de sustancias en una muestra de 308 estudiantes de colegio.7. De la misma forma. basados en la selección diferenciada de respuestas entre un grupo de sujetos pertenecientes a centros de tratamiento para el abuso de drogas y un grupo de pacientes internos en un centro psiquiátrico.7. Lucio.1. et al. o para extenderse en el reconocimiento de problemas en el uso de alcohol y/o drogas. Lucio. 1998). Descripción de los constructos que mide La escala A-PPA es una escala muy similar a la escala Alcoholismo de MacAndrew.

2001).Los reactivos de la escala A-PPA fueron validados de forma cruzada. las puntuaciones bajas en esta escala no son interpretables debido a que no existen datos que apoyen el significado de estas (Butcher. como Lucio (1998). Resumen de la escala A-PPA Número de ítems 36 Traslape Con escala A-MAC-R: 4 ítems Con escala A-INM: 8 ítems Con escala A-R: 1 ítem Proporción verdadero Principales contenidos que evalúa 12. 161 . Lucio. 1992. 1992. la búsqueda de estímulos. 2005a). la escala A-PPA contempla la influencia negativa del grupo de compañeros. es decir sujetos con elevaciones en esta escala están propensos a desarrollar problemas con el alcohol y las drogas (Butcher.5. roces con los padres y poca capacidad de juicio (Butcher. tanto Butcher. Lucio. (1992). Seguidamente se muestra un resumen de la escala A-PPA. e intereses y comportamientos académicos (Archer. aspectos representativos del grupo de pares. 2005a). et al. afirman que sujetos con elevaciones en esta escala están propensos a desarrollar problemas con el alcohol y las drogas. et al. Por su parte. falso- 17/19 Falsos: 40 142 143 153 188 272 304 403 410 418 424 436 451 457 459 460 463 Verdaderos: 32 38 57 82 101 117 191 336 345 376 381 389 435 438 440 452 455 462 476 Determina la probabilidad de que un adolescente presente problemas de alcohol o drogas. dichos reactivos cubren una amplia variedad de contenido. et al.7. sin que ello produjera una reducción significativa de los ítems seleccionados en un primer momento. A diferencia del contenido de la escala PPA dirigida a adultos del MMPI-2. las puntuaciones T superiores o iguales a 65 están asociadas con un elevado potencial para desarrollar problemas con alcohol y/o drogas (Archer. De la misma forma. 1998). Cuadro 9. quebrantamiento de reglas. 1998). actitudes negativas contra el éxito. creencias y comportamientos antisociales.2. incluyendo características familiares. Guía interpretativa De acuerdo con la literatura existente.

et al. específicamente como una escala suplementaria del MMPI-A. que reflejan inmadurez en términos de estilo interpersonal. consciencia de sí mismo. citado en Archer. sobre la base de la prueba Frases Incompletas de Loevinger y Wessler creada en 1970. Descripción de los constructos que mide La escala de Inmadurez (A-INM) fue desarrollada por Archer. Lucio. los cuales evalúan la madurez psicológica durante la adolescencia utilizando el concepto de   “desarrollo   del   ego”   o   “maduración   del   yo”   de   Loevinger   como   foco   conceptual   (Archer. y Gordon en 1994. Escala Inmadurez (A-INM) 12.12. Por último. La etapa inicial consistió en correlacionar. El objetivo de esta escala es determinar el grado en el cual el adolescente refiere conductas. Pancoast. juicio adecuado y control de impulsos (Butcher. De esta forma. con una muestra de 222 sujetos como grupo normativo. tanto de la muestra normativa de 222 adolescentes. se evaluó individualmente cada uno de los ítems del test en cuanto a su relación con la escala A-INM preliminar.8. complejidad cognoscitiva. la cual aborda el proceso de desarrollo del ego en la adolescencia. La escala A-INM consta de 43 ítems. se prosiguió a la realización de una selección preliminar de ítems del MMPI-Adol EX basándose en los coeficientes de correlación obtenidos. evaluadores expertos en el tema calificaron el grado en que los ítems preliminares se relacionaban con el concepto de Desarrollo del Ego de Loevinger. Sumando nuevos ítems a la escala si estos demostraban tener relaciones tanto conceptuales como estadísticas con el constructo de desarrollo del ego utilizado. como de la muestra clínica de 122 pacientes.   2005a). and Dahlstrom (1999. La creación de esta escala se dio mediante un proceso de varias etapas que utilizó criterios tanto racionales como estadísticos. Posteriormente estos ítems fueron eliminados si su separación producía elevaciones en la escala interna de confiabilidad (coeficiente Alpha).1. 1992. Zinn. En una segunda fase. actitudes y percepciones de él mismo y otros. 1998). McCumber. los ítems del MMPI-Adol EX con puntajes derivados de la prueba corta creada por Holt en 1980.8. 2005a) compararon y 162 .

juicio adecuado y control de impulsos (Butcher. 1992. antisociales. Lucio. actitudes y percepciones de él mismo y otros que reflejan inmadurez en términos de estilo interpersonal. falta de autoconfianza. 163 . actitudes hostiles. alienación y malestar social.6. et al. consciencia de sí mismo. Lucio. 1998). A continuación se presenta un resumen de la escala A-INM. disconformidad en situaciones interpersonales y sociales. complejidad cognoscitiva. vivir en el presente sin capacidad de proyección hacia el futuro. 1992. por sus siglas en Ingles.correlacionaron puntajes entre la escala A-INM del MMPI-A y el WUSCT (Test de Oraciones Incompletas de la Universidad de Washington. 2005a). en un grupo de 75 mujeres y 76 hombres. desconfianza y narcisismo (Butcher. desarrollado por Loevinger y Wessler en 1970 para medir el desarrollo del ego de un adolecente). falta insight e introspección. alienación. dados los altos índices de correlación entre A-INM y el WUSCT. Resumen de la escala A-INM Número de ítems 43 Traslape Con escala A-MAC-R: 3 ítems Con escala A-RA: 1 ítem Con escala A-PPA: 8 ítems Con escala A-A: 1 ítem Con escala A-R: 1 ítem Proporción verdadero falso- 13/30 Falsos: 64 71 105 120 153 170 322 336 419 431 436 448 476 Verdaderos: 16 20 24 45 63 72 94 101 128 218 224 269 307 351 354 358 362 371 389 400 405 418 423 425 426 441 444 452 453 466 Principales contenidos que evalúa Determina el grado en el cual el adolescente refiere conductas. et al. concluyendo que la escala A-INM es un instrumento objetivo para medir el nivel de desarrollo del ego dese el foco conceptual de Loevinger. falta de desarrollo cognoscitivo. Asimismo. Cuadro 9. egocéntricas y egoístas (Archer. externalización de la culpa. 1998). Entre los contenidos que evalúa la escala A-INM se encuentran la orientación hacia el presente en contraste con planes para el futuro. los ítems de esta escala hacen referencia a aspectos de la personalidad que incluyen falta de confianza en sí mismo.

12.8.2.

Guía interpretativa

Al momento de realizar la interpretación de las puntuaciones de la escala A-INM, es de
fundamental importancia saber que los reactivos que la componen se califican de manera que las
puntuaciones altas indican un mayor grado de inmadurez. Asimismo, las puntuaciones de A-INM
se correlacionan de manera negativa con la edad cronológica de los adolescentes de ambos
sexos, tanto en muestras normativas como clínicas (Butcher, et al. 1992; Lucio, 1998).
Archer, Pancoast y Gordon, (1994, citado en Archer, 2005a) en investigaciones con muestras
clínicas y normativas, concluyeron que sujetos que muestran una marcada elevación en esta
escala son más propensos a presentar dificultades escolares, desobediencia, actitudes desafiantes
y conductas antisociales, tanto en hombres como en mujeres.
Es así como, puntuaciones elevadas en esta escala podrían esperarse de adolecentes impulsivos,
con una limitada conciencia de sí mismos, cuyo egocentrismo los incapacita para relacionarse
asertivamente con los demás, y con procesos cognitivos que podrían caracterizarse por ser
simplistas y concretos (Archer, 2005a).
En contraste, personas quienes producen puntuaciones bajas en esta escala son descritas como
controladas, estables, pacientes, cooperativas y predecibles (Archer, 2005a).
En resumen, de acuerdo con Archer (2005a), los puntajes elevados en la escala A-INM se
relacionan con personas que presentan:
Baja tolerancia a la frustración y facilidad de enojo.
Personas impacientes y ruidosas.
Con tendencias a intimidar y burlarse de los demás.
Personas desafiantes y resistentes.
Probabilidad de poseer un historial de dificultades académicas y sociales.
Bajo Coeficiente Intelectual y pocas habilidades de lenguaje.

164

13. SUMARIO ESTRUCTURAL EN EL MMPI-A

13.1. Introducción General e Histórica
En un principio los adolescentes eran evaluados con el MMPI original, lo cual obligaba a que la
interpretación se restringiera a las escalas clínicas; sin embargo con la implementación del
MMPI-A en la evaluación de dicho grupo de edad, la interpretación del amplio número de
escalas y subescalas que debían ser tomadas en cuenta, demandó de mayor cuidado en la
integración de la información resultante de la prueba.
La complejidad del proceso de interpretación en el MMPI-A, radica en el hecho de que existe un
alto grado de correlación entre las escalas básicas de la prueba y las escalas de contenido,
además de la correlación existente entre las escalas de contenido en sí mismas; debido a esto,
varias escalas proporcionan la misma información acerca del funcionamiento de la personalidad
del adolescente evaluado (Archer, 1997).
El sumario estructural es una estrategia de interpretación propuesta por Archer, Belevick y
Elkins en 1994, como una manera útil de organizar la amplia información obtenida mediante la
aplicación del MMPI-A, agilizando el proceso de interpretación de los resultados de la prueba.
Esta estrategia interpretativa, se basa en la identificación de dimensiones factoriales comunes
subyacentes a la compleja red de escalas y subescalas en el MMPI-A (Archer, 2005).
El trabajo realizado por Archer, Belevick y Elkins, se basó en el uso de un análisis factorial para
identificar las dimensiones subyacentes dentro del total de 69 escalas y subescalas que componen
el instrumento; dicho procedimiento se aplicó en los 1620 adolescentes que componían la
muestra normativa, identificando 8 dimensiones principales que constituyen el 94% del total de
la varianza en el análisis factorial. Las 8 dimensiones encontradas en dicho estudio son:
Desajuste General, Inmadurez, Desinhibición, Malestar Social, Preocupaciones por la Salud,
Naivete, Alienación Familiar y Psicoticismo (Archer, 2005).

165

A través de algunas investigaciones se ha evaluado la utilidad y la replicabilidad del Sumario
Estructural del MMPI-A en diferentes contextos; Archer & Krishnamurthy (1997), exploraron el
factor estructural de las escalas del MMPI-A en una muestra clínica de 358 adolescentes,
pacientes externos e internos en el servicio de psiquiatría; el análisis factorial se interpretó
utilizando una serie de correlaciones cuyas puntuaciones estaban sin refinar, generadas a partir
de las 69 escalas y subescalas del MMPI-A. El procedimiento proporcionó 9 factores que
conforman el 75.6 % de la varianza encontrada en las puntuaciones de las escalas y subescalas;
los resultados de dicha muestra repitieron 7 de los 8 factores del Sumario Estructural del MMPIA, definiendo factores estructurales muy similares, producidos por las correlaciones entre las
escalas y subescalas de la prueba; demostrando así que las dimensiones del Sumarios Estructural
del MMPI-A obtenidas de la muestra normativa podrían replicarse en adolescentes evaluados en
contextos clínicos.
De la misma forma, Archer, Bolinksey, Morton & Farris (2002), investigaron la estructura
factorial del MMPI-A en una muestra de 1610 jóvenes delincuentes masculinos para evaluar su
utilidad en la población delincuente. Como resultado del análisis factorial se obtuvieron 7
dimensiones consistentes con las dimensiones del Sumarios Estructural del MMPI-A; estos siete
factores primarios encontrados en la investigación constituyen el 79.9% de la varianza derivada
de las puntuaciones de las escalas y subescalas, lo cual apoya la generalización del modelo en
adolescentes evaluados en contextos forenses; estos resultados se reportaron además en términos
de la frecuencia de las elevaciones en las dimensiones del Sumario Estructural, haciendo énfasis
en el Factor 2 (Inmadurez), para describir esta muestra de jóvenes delincuentes masculinos.
De igual manera, Morton & Farris (2002), examinaron las puntuaciones del Sumario Estructural
del MMPI-A en una muestra de 655 delincuentes masculinos, comparándolas con las obtenidas
por los 805 jóvenes que componían la muestra normativa masculina; así, se obtuvo que los
resultados del Sumarios Estructural en el grupo de delincuentes masculinos se definió por
elevaciones en el factor de Inmadurez (Factor 2), con la mitad de puntuaciones que sugerían
elevaciones en esta dimensión de al menos una desviación estándar. El análisis de discriminantes
apuntó que las combinaciones lineales en las puntuaciones del Sumario Estructural, pudieron
distinguir entre la muestra normativa y la de adolescentes delincuentes, en un nivel comparable
166

al logrado por una combinación lineal de las escalas clínicas básicas del MMPI-A; logando así
incrementar la validez en distinguir entre dos muestras, aumentando positivamente el poder
predictivo de 20% a 40%, a diferencia de las predicciones basadas solamente en combinaciones
de las escalas clínicas, suplementarias y de contenido.
Pogge, Stokes, McGrath, Bilginer & DeLuca (2002), indagaron acerca de la prevalencia y
correlación de las dimensiones del Sumario Estructural del MMPI-A en una muestra de 632
adolescentes, quienes eran pacientes psiquiátricos internos; el análisis se enfocó en la relación
entre las elevaciones en las dimensiones y los puntajes en criterios externos de medición
derivados de listas de revisión de datos, índices de terapeutas, diagnósticos y pruebas de
funcionamiento cognitivo; mostrando así una relación de pequeña a moderada entre dichos
constructos y los criterios conceptualmente relacionados. Concluyendo así, que las dimensiones
del Sumario Estructural, en términos generales, se correlacionaron como se esperaba con los
criterios externos en la muestra de adolescentes quienes eran pacientes psiquiátricos internos; y
aunque el Sumario Estructural no sustituye el análisis de resultados a través de las escalas
básicas y los códigos típicos, se sugiere que éste es de gran ayuda en la disminución del largo y
complejo numero de variables provenientes del MMPI-A, mostrando en esta investigación que
dichas dimensiones proporcionaban una interpretación adicional para los adolescentes cuyos
perfiles estaban dentro de los límites normales.
Krishnamurthy & Archer (1999), realizaron una investigación que evaluaba de manera empírica
el método más apropiado para registrar y utilizar los resultados del Sumario Estructural aplicados
en contextos clínicos; este estudio examinó la frecuencia de elevación en un solo factor, dos
factores o en múltiples factores, en una muestra clínica de 363 adolescentes quienes recibían
tratamiento de manera externa, interna o residencial; se compararon dos métodos para determinar
la elevación de factores, el primero se basó en definir una dimensión como elevada simplemente
por el hecho de que la mayoría de las escalas y subescalas pertenecientes a dicho factor,
presentaran elevaciones en las puntuaciones T, alcanzando o excediendo puntuaciones críticas, la
segunda propuesta proponía un método más complejo para calcular el significado de las
puntuaciones generadas por las escalas y subescalas de cada factor. Los resultados de este
estudio proporcionaron conclusiones referentes a la frecuencia y los patrones de las elevaciones
167

conformando un conjunto de categorías relevantes. reflejan dimensiones. realizando una contribución importante en la literatura sobre el tema (Archer. y la capacidad de las distintas variables del Sumario Estructural para generar patrones correlacionales que confirman la validez de constructo en los factores de dicha propuesta (Archer. posteriormente.en los factores. Esta adaptación propuesta por Archer y Krishnamurthy. asimismo identificaron algunas diferencias significativas en la frecuencia y el patrón de elevación en un solo factor. Estas investigaciones referentes al Sumario Estructural del MMPI-A. Además dichos estudios han sido alentadores en términos de la capacidad para replicar la estructura factorial a lo largo de las distintas muestras con jóvenes en contextos normales. proporcionan información relevante acerca de la aplicación de esta propuesta interpretativa en jóvenes que se encuentran en contextos psiquiátricos y delictivos. el primero organiza información importante para la evaluación de la validez en la prueba a través de tres secciones que incluyen el número de omisiones. las cuales se componen a lo interno de escalas que por la similitud del contenido de sus ítems y sus altas correlaciones. clínicos o delictivos. permitiendo así. confiar en el primer método para definir la elevación. no obstante en 1994. Belevick y Elkins (Archer. organizándolas de manera lógica 168 . la cual se divide en dos apartados. es decir. Cada una de estas 8 dimensiones surgió a través del análisis factorial de la muestra normativa del MMPI-A. De esta forma cada una de las 8 dimensiones identificadas agrupa variedad de escalas de modo coherente. el segundo apartado del Sumario Estructural presenta los grupos de escalas y subescalas organizados en torno a los 8 factores descritos por Archer. 2002). agrupa el conjunto de escalas y subescalas referente a cada uno de los 8 factores identificados. índices relacionados con la consistencia de las respuestas e índices sobre la precisión de las respuestas. además de diferencias por género y diagnóstico. 2005). dos factores o en múltiples factores. Robert Archer y Radhika Krishnamurthy. 2005). desarrollaron una adaptación estructural del modelo básico del Sumario Estructural. que la mayoría de las escalas y subescalas pertenecientes a una dimensión muestren rangos críticos de elevación.

Dentro de estos subgrupos. hasta las que presentan un menor grado de correlación. basados en un estudio realizado en los 1620 adolescentes de la muestra normativa y con una muestra clínica de 122 pacientes. 13.2. esta propuesta interpretativa acorta la distinción entre las escalas básicas. Es importante considerar que cada dimensión adquiere un valor relevante si más del 50% de las escalas y subescalas que la componen alcanzan valores críticos. Factor 1: Desajuste General Este factor ha recibido importante atención en investigaciones previas del MMPI. de contenido y suplementarias. suplementarias y subescalas. en 1956. y por puntajes negativos en la escala en la escala K.2.en términos de escalas básicas. Archer & Krishnamurthy (1994). dicho Sumario Estructural presenta espacios al final de cada factor para obtener el total o porcentaje de escalas que muestran puntajes críticos para una dimensión especifica (Archer. Dimensiones e Hipótesis Interpretativas del Sumario Estructural Cada una de las 8 principales dimensiones factoriales le permiten al evaluador confirmar o refinar la interpretación tradicional y considerar los efectos de actitudes de minimización o exageración de sintomatología en los patrones factoriales. además permite focalizar la atención en las dimensiones de mayor peso del funcionamiento psicológico del adolescente. originalmente fue llamado 169 . 1997). La conformación de estas 8 dimensiones facilita la generación de hipótesis interpretativas. 13. Welsh encontró que el primer factor del MMPI estaba marcado por puntajes altos en las escalas básicas 7 y 8.1. las escalas aparecen en orden descendente a partir de las escalas que tienen una mayor correlación con la respectiva dimensión. y permite que dicho proceso sea más fácil y organizado. es decir puntajes T>60 o T<40 según sea el caso. desarrollaron un conjunto de descriptores clínicos para las elevaciones en cada una las escalas de cada dimensión del Sumario Estructural del MMPI-A. logrando con esto una mayor agilización en el proceso de interpretación de la prueba y en la redacción de informes. de contenido.

Este factor también ha sido identificado a través de análisis factoriales realizados a escalas contestadas por adolescentes tanto en el MMPI. A-Es3 y A-Es4 de la escala A-8 y la subescala A-Is3 de la escala A-0. el cual muestra puntajes altos tanto en las escalas básicas A-2. Depresión. de la escala A-2. A-ENA. A-F1. 2005). A-OBS. A-RTR. AEs1. A-Hi3 de la escala A-3. las cuales incluyen A-D1. 2005): Importantes problemas de desajuste tanto en el colegio como en el hogar. A-Pa2 de la escala A-6. Señalamientos de fatiga. así como en varias escalas de contenido. 13. timidez y dependencia.Desajuste General por Tyler en 1951 y posteriormente fue nombrado Ansiedad por Welsh en 1956. 2005). pensamientos rumiativos y tristeza. A-Es2. Carencia de competencia y confianza en actividades sociales. A-CON. A-BAE y A-RTR. Evitación de situaciones competitivas. cansancio y dificultad para dormir. A-FAM y AESC. Belevick y Elkins en 1994 y ha sido llamada Inmadurez. A-7 y A-8. A-DEP. sin embargo también se ha referido a ella como actitudes y cogniciones poco convencionales. La escala que mejor marca esta dimensión es la escala Ansiedad (Archer. culpables. lo cual sirve para explicar el amplio componente de varianza a lo largo del instrumento (Archer. y A-D5. A-D4. Factor 2: Inmadurez Esta segunda dimensión fue encontrada por Archer. Este primer factor ha sido conocido popularmente como Estrés Generalizado o Desajuste General.2. ansiosas. Además se puede esperar que muestren las siguientes características (Archer. dicho factor incluye tanto las escalas básicas A-F. se muestran críticas consigo mismas. depresivas y abrumadas. A-Dp4 y A-Dp5 de la escala A-4. además algunas escalas las suplementarias. Los adolescentes que presentan puntajes altos en esta dimensión son personas que presentan tensión emocional significativa. entre las cuales están A.2. A-6 y A-8. Retracción social. A-RA y 170 . incluyendo A-DEL. como en el MMPI-A. A-ALN. y subescalas de la prueba.ANS. A-4. así como varias escalas de contenido. A-F2. entre las cuales se encuentran A-INM-.

en las escala suplementaria A-R y en la subescala Harris-Lingoes Retardo Psicomotor (A-D2) (Archer. 2005). marcadas por la intimidación. 2005). de la misma forma esta dimensión se asocia con puntuaciones bajas en las escalas de validez A-L y A-K. Factor 3: Desinhibición La tercera dimensión identificada por Archer. y en las subescalas Harris-Lingoes Ausencia del control del yo. Las escalas que mejor marcan esta dimensión son la escala suplementaria A-INM y la escala básica A-F (Archer. Así mismo. Relaciones interpersonales pobres con el grupo de pares.3. Egoísmo y egocentrismo. Pobre juicio y control de impulsos. 2005): Poca conciencia sobre sí mismos o insight. 2005): Problemas disciplinarios encabezados por la impulsividad. inhibición afectiva (A-Es5) y Auto-envanecimiento (A-Ma4). Belevick y Elkins en 1994 fue descrita como Desinhibición o Potencial Excitatorio. Repetidas suspensiones académicas y malas notas. agresividad y conductas hiperactivas. Los adolescentes que presentan puntajes altos en las escalas y subescalas de este factor son personas las cuales se puede esperar que muestren las siguientes características (Archer.A-MAC-R. 171 . es probable que muestren características como (Archer. y en las subescalas Harris-Lingoes ésta dimensión se refleja por las elevaciones en la subescala Ideas Persecutorias (A-Pa1) de la escala A-6 y en las subescalas Alienación Emocional (A-Es2) y Experiencias Sensoriales Extrañas (A-Es6). Los adolescentes que presentan puntajes críticos en la mayoría de las escalas y subescalas de este factor. 13. agresión psicológica y el uso de amenazas. en las escalas suplementarias A-MAC-R. 2005). A-CIN y A-CON . Entre las escalas que mejor marcan esta dimensión se encuentran la escala básica A-9 y la subescala Harris-Lingoes: Acaleración Psicomotriz (A-Ma2). este factor fue definido por las elevaciones en las escalas de contenido A-ENJ. Aumento en la probabilidad de delincuencia.2. Esta dimensión es característica de adolescentes propensos a ser impulsivos y poco controlados (Archer.

presumidas y habladoras. Agresividad y dominancia en las relaciones interpersonales. Los adolescentes que presentan puntajes críticos en la mayoría de las escalas y subescalas de este factor. Historia de pobres logros escolares y malas notas. en la subescala Timidez/autoconsciencia (A-Is1). 13. 2005). Conflictos con las figuras de autoridad y el grupo de pares. estas modificaciones se realizaron en orden para crear un grupo de factores que midieran uniformemente las dimensiones de psicopatología. 13. no obstante. la dirección de las puntuaciones de las escalas definidas por este factor fueron invertidas y el factor pasó a llamarse Malestar Social. 2005): Timidez y retracción social. Cuando esta dimensión se incorporó al Sumario Estructural del MMPI-A. este factor muestra la calidad de las relaciones interpersonales cuando los puntajes son bajos en las escalas básicas A-0 y A-7. Aumento en la probabilidad de conductas de internalización.Personas que buscan atención. de la misma manera. Baja probabiliadad de conductas acting-out. y en las escalas de contenido A-ISO y A-BAE.2. Factor 5: Preocupaciones por la Salud 172 . Alta probabilidad de abuso de alcohol y drogas. Entre las escalas que mejor marcan esta dimensión se encuentran las subescala HarrisLingoes A-Hi1 y A-Dp3 (Archer. Factor 4: Malestar Social La cuarta dimensión derivada del análisis factorial en un inicio se denominó Confort Social. Temerosidad y docilidad en la relación con el grupo de pares. es probable que muestren características como (Archer. se le ha llamado también Imperturbabilidad Social.2. Imperturbabilidad Social (A-Dp3) e Imperturbabilidad (A-Ma3).4.5. esta dimensión se relaciona con puntajes altos en las subescalas Harris-Lingoes Negación de Ansiedad Social (A-Hi1).

2. Las escalas que mejor marcan esta dimensión son la escala básica A-1 y la subescala HarrisLingoes Quejas Somáticas (A-Hi4). Timidez y dependencia. Belevick y Elkins en 1994 ha sido nombrada Preocupaciones por la Salud. determinan esta dimensión (Archer. y en la subescala Alienación Sí Mismo y Otros (A-Is3) de la escala A-0 (Archer. es probable que muestren las siguientes características (Archer. el cual está relacionado con una manera ingenua de responder en la prueba. Preocupación en cuanto al funcionamiento de la salud. Aislamiento y poca competitividad social. así como por puntajes bajos en la escala de contenido Cinismo (A-CIN). es probable que presenten las siguientes características (Archer.6. y las subescalas Harris-Lingoes Disfunción Física (A-D3) y Lasitud-Malestar (A-Hi3). 173 . la escala de contenido Preocupación por la Salud (A-SAU). 2005): Evitan conflictos y demasiado convencionales. Factor 6: Naivete El sexto factor hallado se denominó Naivete. 2005). aunque también podría llamarse Somatización. 2005). Dificultades para dormir. 13. Además la escala básica A-3.Esta quinta dimensión encontrada por Archer. La escala que mejor marca esta dimensión es la subescala Harris-Lingoes Ingenuidad (A-Pa3) (Archer. 2005): Rendimiento limitado y fatiga. Esta dimensión está constituida por elevaciones en la escala básica A-K y en la subescala HarrisLingoes Necesidad de Afecto (A-Hi2). Los adolescentes que presentan rangos críticos en la mayoría de las escalas y subescalas de este factor. pérdida de peso y problemas académicos. Los adolescentes que presentan elevaciones críticas en la mayoría de las escalas y subescalas relacionadas con este factor. 2005).

2005): Son vistos por sus padres como delincuentes. Las escalas que mejor marcan esta dimensión son la subescala Harris-Lingoes Discordia Familiar (A-Dp1) y la escala de contenido Problemas Familiares (A-FAM). 2005): 174 . Los adolescentes que presentan elevaciones en la mayoría de las escalas y subescalas de este factor. Se presentan a sí mismas como personas socialmente ajustadas. Así mismo. con posibles suspensiones o periodos de prueba. aunque también podría denominarse Conflictos Familiares. confiadas y optimistas. es probable que refieran las siguientes características (Archer. hostiles. Los adolescentes que presentan elevaciones en la mayoría de las escalas y subescalas de esta dimensión. Frecuentes conflictos familiares. Las escalas que mejor marcan esta dimensión son la subescala Harris-Lingoes Ideas Persecutorias (A-Pa1) y Experiencias Sensoriales Extrañas (A-Es6). abusivos verbalmente o amenazadores. 2005). 13. está definida por elevaciones en la escala básica A-4 y en la escala suplementaria Predisposición a Problemas con las Adicciones (A-PPA) (Archer. desobedientes o agresivos. Son personas fuertes.2. Belevick y Elkins. y por la escala de contenido Delirio (ADEL) (Archer.Tienden a negar la presencia de hostilidad y sentimientos e impulsos negativos. 2005).2. 13. Factor 8: Psicoticismo La última dimensión localizada por Archer.7. Aumento de problemas disciplinarios en el colegio. fue llamada Psicoticismo.8. es probable que presenten las siguientes características (Archer. Factor 7: Alienación Familiar La sétima dimensión encontrada fue designada como Alienación Familiar.

1. 236-237): 13. Son propensos a ser tímidos. Resumen Descriptivo de los Factores del Sumario Estructural del MMPI-A Una presentación detallada de las características o correlaciones externas de cada uno de los factores del Sumario Estructural fue proporcionada por Archer.   del   cual   se   desprende   el   siguiente   resumen   descriptivo   de   cada una de las dimensiones del Sumario Estructural (Archer. en el " MMPI-A   Casebook”. Los problemas académicos más comunes incluyen notas bajas y cursos perdidos. 13. dificultad para dormir y pensamientos suicidas.2. con pensamientos rumiativos. pobre capacidad de juicio y control de impulsos. Alta probabilidad de recibir burlas y rechazo por parte de su grupo de pares. sujetos a cambios de humor repentino y a sentirse tristes o deprimidos. Krishnamurthy y Jacobson en 1994.3.3. dependientes de los adultos. p. y a ser referidos por consejeros o psicoterapeutas. 13. 2005. poca conciencia sobre sí mismos e insight. suspensiones e 175 . y preocupación por las relaciones interpersonales.Socialmente desinteresados. Son percibidos como poco competentes en actividades sociales y como evitando situaciones competitivas con sus pares. Estos adolescentes son más propensos que otros a reportar síntomas como cansancio o fatiga. socialmente retraídos. egoísmo. Adolescentes quienes presentan puntajes altos en esta dimensión experimentan importantes problemas de desajuste tanto en el colegio como en el hogar y se sienten diferentes de los otros adolescentes. Desajuste General (23 Escalas y Subescalas) Este Factor está asociado con tensión emocional significativa e inadaptación. Inmadurez (15 Escalas y Subescalas) Esta dimensión refleja actitudes y conductas que involucran egocentrismo.3. Cambios repentinos de humos y arrebatos enojo. poco populares. Los adolescentes que obtienen puntajes altos en este factor a menudo presentan problemas en el contexto académico que involucran desobediencia.

Sus relaciones interpersonales tienden a ser dominantes y agresivas. con aumento en las discusiones con sus padres. además es usual que tengan historias de pobres logros escolares. estos adolescentes tienen una alta probabilidad de usar o abusar del alcohol y drogas. Malestar Social (8 Escalas y Subescalas) Los adolescentes que presentan elevaciones en las escalas que constituyen esta dimensión son propensos a sentirse retraídos. y rápidamente se vuelven negativos o resistentes ante las figuras de autoridad. además muestran problemas disciplinarios. engaños.historias de mal rendimiento académico. excesivamente habladores. mientras que las mujeres son más propensas a mostrar conductas agresivas y delictivas. sus relaciones familiares a menudo son tensas.4. lenguaje obsceno.3. 13. así mismo presentan problemas de conducta. Estos adolescentes actúan sin pensar y muestran poco remordimiento por sus acciones. además de violación a las normas sociales en la casa. estos adolescentes son percibidos como presumidos. perdida de grados. los cuales incluyen robos. acciones disciplinarias como suspensiones y deserción escolar. inusualmente fuertes y como personas que andan en busca de atención. En general pueden usar la internalización como primer mecanismo de defensa. así como conflictos con los padres y el grupo de pares. mentiras. intimidación y el uso de amenazas. lo cual puede incluir la separación o divorcio de los padres. la vida familiar de estos jóvenes a menudo está marcada por la inestabilidad. Desinhibición (12 Escalas y Subescalas) Puntajes altos en esta dimensión incluyen actitudes y comportamientos relacionados con la desinhibición y el pobre control de impulsos. 13. tímidos y con incertidumbre en 176 . Estas personas muestran elevados niveles de interés heterosexual y requieren supervisión frecuente en las relaciones con sus pares.3. colegio y ambiente social. agresión verbal. pelas. serios desacuerdos con los padres e irse de la casa. sus relaciones interpersonales están marcadas por la crueldad.3. y frecuentemente se relacionan con personas que se meten en problemas. En hombres con puntajes altos es probable que se presente hiperactividad y comportamiento inmaduro.

177 . ideación suicida y problemas académicos. mientras que las mujeres que presentan puntajes altos se relacionan principalmente con problemas de somatización. los hombres que presentan puntajes altos es probable que sean vistos como retraídos o aislados en sí mismos. y actúan de manera infantil con relación a su edad. optimista y ajustados socialmente. Preocupaciones por la Salud (6 Escalas y Subescalas) Los jóvenes quienes obtienen puntuaciones altas en esta dimensión son vistos por otros como dependientes. tímidos.3. apatía. Estos pueden mostrar una historia de pérdida de peso y dificultades para dormir. tímidos.situaciones sociales. pasivos o dóciles. estos adolescentes a menudo muestran bajos niveles de competencia en el contexto escolar y es poco probable que se involucren en conductas antisociales o tengan un historial de arrestos. ellos pueden ser descritos como menos propensos a involucrarse en conductas impulsivas. y muestran variedad de conductas de internalización. Naivete (5 Escalas y Subescalas) Las puntuaciones altas en este factor son producidas por adolescentes quienes tienden a negar la presencia de impulsos hostiles o negativos y se presentan a sí mismos de manera confiada. periodos de llanto. temerosidad. Ellos tienen una baja probabilidad de experimentar síntomas de internalización como nerviosismo. además tienen una baja probabilidad de conductas acting-out incluyendo desobediencia. tristes e infelices. ideación suicida y dolencias somáticas. 13. conflictivas e inapropiadas socialmente. soledad. uso de alcohol o drogas. 13. Además. y a menudo se presentan de manera apropiada de acuerdo con son su edad.6. robos o problemas de conducta en el colegio. ellos son propensos a fatigarse rápidamente y tienen bajos niveles de resistencia. son frecuentemente dominados por su grupo de pares y tienden a mantenerse al margen en actividades sociales. además son vistos por otros como temerosos.5. Estos jóvenes son típicamente perfeccionistas y evitan competir con sus pares. aislados socialmente.3. Ellos pueden presentar complicaciones en cuanto a fatiga.

delincuentes o agresivos. los cuales pueden incluir historias de huida del hogar. Psicoticismo (4 Escalas y Subescalas) Las elevaciones en esta dimensión. los adolescentes con puntajes altos es probable que presenten problemas disciplinarios en el colegio con posibles suspensiones o periodos de prueba. además pueden presentar conductas desajustadas. verbalmente abusivas. Alienación Familiar (4 Escalas y Subescalas) Los adolescentes quienes presentan puntuaciones altas en las escalas o subescalas relacionadas con esta dimensión son más propensos a ser vistos por sus padres como hostiles. socialmente retirados y apáticos con sus pares. Es probable que presenten cambios repentinos de humor y expresiones de enojo poco moduladas. adicional a los conflictos familiares. 13. abuso sexual y abuso del alcohol o drogas.3. amenazantes y desobedientes en el hogar. desobediencia y lenguaje obsceno. 13. Es así.8. Estos jóvenes tienden a presentar pobres relaciones parentales y problemas en el ámbito psiquiátrico. y conductas provocativas incluyendo mentiras o engaños.3. son presentadas por adolescentes quienes son más propensos a ser vistos por otros como abusivos.pesadillas y sentimientos de poca valía. destrucción a la propiedad y pleitos. por su parte ellos pueden sentir que los demás son incapaces de entenderlos. y utilizan como mecanismo de defensa la externalización. 178 . además de presentar una posible historia de pobres logros académicos. y es probable que sean objeto de burla y rechazo por parte de su grupo de pares.7. como el Sumario Estructural del MMPI-A es usado como un medio de gran efectividad en la descripción del funcionamiento de los adolescentes. las cuales incluyen crueldad hacia los animales. enfocando la atención clínica en las dimensiones básicas de mayor importancia. ellos también son vistos como personas fuertes. o acting-out.

la confiabilidad. En este sentido. cultural y demográfico. lo cual incide en la calidad técnica y ética de sus evaluaciones.1. El proceso de revisión de una prueba se hace necesario en tanto se den nuevas condiciones en el uso e interpretación de la misma (Cohen & Swerdlik. En la presente investigación.14. 179 . En Costa Rica no se le ha prestado la importancia necesaria a este tipo de aspectos técnicos. los indicadores de confiabilidad y validez que permitan generar hipótesis interpretativas con mayor solidez y apoyo empírico. En Costa Rica es común la utilización de la adaptación mexicana del test. Contextualización de la adaptación costarricense La evaluación psicológica competente requiere el uso de métodos que cumplan con cualidades psicométricas apropiadas. 2006). por lo que es común encontrar que profesionales en psicología utilizan pruebas que carecen de las más elementales características de validación científica. que proporcione. el MMPI-A es un método de medición de aspectos asociados con psicopatología y desajuste psicológico que cuenta con indicadores psicométricos adecuados. ADAPTACIÓN DEL MMPI-A A COSTA RICA 14. además de grupos de comparación más apropiados. una vez que se hayan establecido estos parámetros con grupos de personas de la población adolescente nacional. la validez y la existencia de grupos normativos adecuados representan requisitos indispensables que deben cumplir los instrumentos de medición psicológica. se evidencia la necesidad de un proceso de revisión y estandarización del MMPI-A a Costa Rica. carece de validez local por sus diferencias a nivel lingüístico. por ejemplo México. que a pesar de ser la más cercana a la realidad nacional. así como en el establecimiento del grupo normativo. De esta forma. Dado lo anterior. tanto en los Estados Unidos como en algunos países de habla hispana. pues dicha adaptación se realizó en un contexto histórico y socio-cultural ajeno al costarricense. el proceso de revisión del MMPI-A consistió en los estudios de confiabilidad y validez del test.

así como en definir criterios estándar de aplicación. tanto la revisión como estandarización. constituyen la Tranculturalización del test. Marco Metodológico 14. Sistematizar distintas estrategias de interpretación de los múltiples indicadores de validez y desajuste psicológico que proporciona el MMPI-A 180 . se tomó como base la traducción al español de la versión mexicana de la prueba. la cual está compuesta por la traducción de cada uno de los reactivos con equivalencia a los reactivos originales. así como por la confección de normas o baremos para la población a la que se adapta el test. 14. En el proceso de trasculturalización del MMPI-A a Costa Rica. Objetivos Generales 1. es decir. 2006). calificación e interpretación.2.2. puesto que toma en cuenta los aspectos anteriormente mencionados. el proceso de estandarización del test consiste en implementar técnicas estándar que introduzcan objetividad y uniformidad tanto en la administración. realizada por Lucio en el 1998. se diseñan para emplearlos como referencia en la evaluación e interpretación de puntuaciones obtenidas en aplicaciones individuales de la prueba (Cohen & Swerdlik.De la misma forma. Ambos procesos juntos. de manera que se mantenga la validez de contenido. El proceso de estandarización del MMPI-A a Costa Rica consistió tanto en establecer grupos normativos nacionales. además un aspecto fundamental a realizarse posterior a la adaptación es generar indicadores de validez y confiabilidad apropiados para la población nacional. asegurando que los resultados obtenidos puedan ser utilizados a nivel predictivo en evaluaciones a poblaciones con características similares (Cohen & Swerdlik. 2006). calificación e interpretación de la prueba. Proporcionar indicadores psicométricos del MMPI-A para la población costarricense en términos de confiabilidad. validez y el establecimiento de grupos normativos 2. que los resultados obtenidos en la prueba de un grupo especifico de evaluados. es decir que mida el mismo constructo que el reactivo de la versión original.1.

Proporcionar baremos nacionales para las distintas escalas de validez y clínicas del MMPI-A 2. de contenido. así como para los códigos típicos 2.3. Brindar estrategias prácticas de interpretación para las escalas de validez.3.3.2.3.2. Tipo de estudio El proceso de adaptación a Costa Rica del MMPI-A.1. Proveer indicadores de validez de constructo y de criterio de las distintas escalas del MMPI-A para población normativa y clínica costarricense 1. clínicas. en términos de las escalas clínicas y el sumario estructural 14. Selección de los participantes Para seleccionar los participantes de la muestra normativa se contemplaron los siguientes criterios de exclusión de candidatos y candidatas: No estar matriculado(a) en el Centro Educativo correspondiente. es un estudio de corte psicométrico. Desarrollar un manual técnico actualizado del uso e interpretación del MMPI-A con población costarricense 2.1. Por otro lado se clasifica como un estudio de enfoque cuantitativo con alcances tanto de tipo descriptivo como correlacional. Objetivos Específicos 1.1. 14.14.2. Discutir diferentes modelos para la interpretación del MMPI-A a la luz de la investigación empírica reciente. suplementarias. validez y datos normativos de la prueba.3. Descripción de la Metodología 14. 181 . Establecer los índices de confiabilidad (consistencia interna y estabilidad) del MMPI-A en población normativa y clínica de adolescentes costarricenses 1.2. que se basó en el estudio de la confiabilidad. Harris-Lingoes.2.

específicamente se eligieron 4 colegios por provincia. los cuales cumplían respectivamente con cada una de las siguientes clasificaciones: colegio público urbano. el cual implicó elegir sujetos provenientes de distintas regiones de la población costarricense. realizando específicamente un muestreo intencional por cuotas. así 182 . Haber experimentado algún tipo de deterioro o trastorno médico. Tipo de muestra La selección de los participantes del grupo normativo se realizó utilizando una muestra inclusiva de una serie de variables. la cual debía encontrarse entre los 14 y 18 años.3. psicológico. limitante a la hora de participar en el estudio. Haber estado bajo la influencia de drogas/medicamentos alterantes de la consciencia. 14. En total se aplicó el Inventario en 14 colegios públicos y 14 colegios privados. noveno. Se seleccionaron adolescentes que pertenecen a cada una de las provincias del país y que provienen de diferentes tipos de colegios. personal o de algún otro tipo. los estudiantes debían estar cursando los niveles de: octavo. Requerir corrección visual (lentes) y no traerla consigo a la hora de la aplicación. la fijación de cuotas consistió en delimitar un grupo de individuos que reunían características determinadas. neurológico o estado emocional visiblemente alterado. educativo. colegio privado urbano y colegio privado rural. además. los cuales se ubican tanto en zonas urbanas como en el área rural.3. Ser menor de 14 años de edad o mayor de 18 años. Nivel de educación formal inferior a primaria completa aprobada. colegio público rural. décimo o undécimo año en sus respectivos colegios.Ser extranjero(a) con menos de 3 años de residir en el país. En la elección de la muestra se tomaron en cuenta variables como el sexo y la edad del adolescente. Que la participación en el estudio pudiera comprometer el bienestar del sujeto a nivel laboral.

procedimiento que se llevó a cabo a través del muestreo por cuotas determinando para la aplicación de cada una de las tres pruebas adicionales grupos de sujetos que cumplían características especificas. A pesar de que en este proyecto no se contó con la muestra clínica por limitaciones en cuanto al cronograma de la investigación.como cumplir con los requisitos básicos para completar la prueba. en el proceso de adaptación a Costa Rica del MMPI-A se pretendía contar con una muestra clínica. de los cuales se eliminaron 150 casos al aplicar los criterios de validez. Por otro lado. compuesta por 546 hombres que conforman el 47. 183 . siendo la muestra normativa de 1157 casos validos. la cual se obtuvo únicamente de 4 de los colegios en los cuales se realizó la primera aplicación. 628 hombres y 679 mujeres que conforman el 48% y 52% de la muestra respectivamente. proceso que se llevará a cabo en el futuro dada la importancia que representa para el país contar con la adaptación y estandarización del MMPI-A en este tipo de población. con el objetivo de compararla con la muestra normativa. se debía obtener la autorización de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). Además se contó con una submuestra de la muestra normativa. proceso que demanda un trámite burocrático muy amplio. esto no fue posible debido a que por las características de este tipo de población. lo cual retasaría el cumplimiento de los objetivos propuestos para el presente proyecto. entre ellos saber leer y escribir. la prueba se aplicó a un total de 1307 adolescentes. si se inició con la tramitación de la autorización por parte de la CCSS para realizar la aplicación de la prueba a dicha muestra. se contó también con 3 submuestras de la muestra normativa. a la cual se le aplicó el procedimiento test-retest.2% y 611 mujeres que representan el 52. Asimismo. De esta forma. y no poseer registro de trastornos mentales severos. sin embargo.8% de la muestra. a las cuales se les aplicó no sólo el MMPI-A sino un instrumento adicional a cada una.

cuyo fin fue determinar que la prueba no incluya reactivos superfluos que interfieran en que esta mida algo diferente a lo que se espera (Kaplan y Sacuzzo.3. La Lista de Chequeo de Síntomas (SCL-90 R).14. y la validez discriminante. en la versión en español. los cuales indican que la homogeneidad de ítems es muy 184 . La Hoja de Información General del Participante (ver Anexo 2) es un instrumento que se elaboró específicamente para el presente estudio. es un cuestionario autoaplicado de 90 ítems. composición familiar. trabajo adolescente y antecedentes biográficos relevantes para el tema de estudio. desarrollado por Derogatis en 1983 y validado para España por González de Rivera en 1989. a través de las cuales se obtuvo información sobre datos demográficos. su modo de administración es autoaplicado y consta de 20 preguntas.4. en el proceso de adaptación y estandarización de esta prueba a Costa Rica. sus valores encontrados en la muestra clínica rondan entre . la Lista de Síntomas de Trauma Infantil (TSCC) y el Inventario de Depresión de Beck (Beck-II). con lo cual se analizó la validez convergente de la prueba al correlacionarla con otras que miden el mismo constructo. cuya finalidad es la apreciación de 9 dimensiones sintomáticas de psicopatología y 3 índices globales de malestar. se utilizaron 4 instrumentos adicionales: la Hoja de Información General del Participante. la Lista de Chequeo de Síntomas (SCL-90-R). utilizando únicamente el manual. 2006).;  su  aplicación  tiene  una  duración  de  12  a   15 minutos y se realiza colectivamente a personas de 13 años en adelante. Las escalas de cada uno de estos instrumentos miden factores muy similares a los que mide el MMPI-A. estos tres últimos. La confiabilidad de la prueba se basa en la consistencia interna por medio de la correlación de ítems pares e impares y el coeficiente alfa. así como con su solidez a nivel psicométrico y facilidad de aplicación en la muestra.90. Descripción de los instrumentos Aparte del MMPI-A. pensando en la similitud de los constructos que miden con los del MMPI-A. un lápiz y un borrador. grado escolar. puntuadas   con   una   escala   Likert   de   0   a   4   en   donde   “0”   es   ausencia   de   molestias  asociadas  a  síntomas  y  “4”  la  mayor  molestia.81 y . de allí su utilidad como parámetros de comparación.

2002).77. con un rengo entre . enojo. varios estudios apuntan a que las escalas del TSCC correlacionaron de manera esperada con otras medidas disponibles de contenido similar. desarrollado por Briere en 1996. En cuanto a la confiabilidad. y la escala restante mostró una consistencia interna moderada de . seis escalas clínicas (ansiedad. depresión. 1996). entre las cuales se encuentra el MMPI.82 y . las escalas del TSCC en muestras normativas demostraron una alta consistencia interna para 5 de las 6 escalas clínicas. la validez de contenido se ha demostrado mediante estudios en los cuales se indicó la relación entre el perfil de las dimensiones sintomáticas del test y el grupo de población clínica de referencia. que contiene 54 ítems que deben  responderse  en  una  escala  de  4  puntos  donde  0  es  “nunca”  y  3  “casi  siempre”.;  de  estos  se   desprenden dos escalas de validez (la baja respuesta y la hiper respuesta). Así mismo. además correlaciona consistentemente con sus escalas de validez. El SCL-90-R ha demostrado tener una adecuada validez convergente ya que sus dimensiones sintomáticas correlacionan alto con escalas del MMPI en pacientes psiquiátricos ambulatorios. El TSCC requiere de 15 a 20 minutos para su aplicación y puede ser administrado ya sea de forma individual o en situaciones grupales a hombres y mujeres entre los 7 y 17 años. intereses sexuales (dos subescalas)). La Lista de Síntomas de Trauma Infantil (TSCC).alta con elevada correlación. pues pacientes defensivos tienden a presentar puntajes bajos en esta prueba y los que dan una mala imagen de sí mismos obtienen puntajes más altos (Derogatis. estrés postraumático. disociación (dos subescalas). 1996). para lo cual sólo se requiere el folleto y un lápiz o lapicero (Briere. y ocho ítems críticos. además la confiabilidad de estas escalas fue también generalmente alta en estudios con otras muestras. esta se dio a través de la estructuración de las dimensiones sintomáticas que componen la prueba (Derogatis. y en relación con la validez de constructo. 185 . es una prueba de medidas postraumáticas relacionada a sintomatología psicológica. 2002). En relación con la validez discriminante y convergente. además estudios demostraron que esta prueba tiene validez de constructo con base en el impacto traumático (Briere.89.

versión para Adolescentes (MMPI-A). 2006). desarrollado por Butcher et al. ya que está diseñada para la evaluación de áreas específicas como problemas escolares. problemas con el alcohol y las drogas. desarrollado por Beck. problemas familiares. el Inventario Multifásico de la Personalidad de Minnesota. Steer y Brown en 1996. La medición psicométrica que se realiza con el MMPI-A incluye tres tipos de escalas: básicas (de validez y clínicas). mostrando tener una alta consistencia interna. Lucio. el cual además de facilitar la exploración de diversas áreas de la personalidad. 1992. y el suicidio. Steer & Brown. esta versión se desarrolló para evaluar los síntomas correspondientes a los criterios diagnósticos de los trastornos depresivos descritos en el DSM-IV. de contenido y suplementarias (Butcher. 186 . es un instrumento de autoinforme compuesto por 21 ítems cuya finalidad es medir la severidad de la depresión en adultos y adolescentes desde los 13 años. Para la adaptación a Costa Rica. este cumple con las normas estadísticas de confiabilidad y validez. traducido y validado para población mexicana por Lucio en 1998. esta escala puede ser autoadministrada o en casos en los cuales las personas tienen dificultades de lectura. se tomó como base la traducción mexicana del test y solamente se modificó un pequeño número de palabras en aquellos reactivos que han demostrado ser susceptibles a provocar confusión en la población costarricense.El Inventario de Depresión de Beck-II (BDI-II). En lo que respecta a las características psicométricas del test. Finalmente. hace posible la intervención a nivel preventivo en la población adolescente. 1998). 2006). se requiere entre cinco y diez minutos para completarlo y los materiales que se necesitan son únicamente un lápiz y el cuestionario. es un test empírico de amplio espectro para la evaluación de la personalidad y desordenes emocionales que consta de 478 ítems falso/verdadero. así como validez factorial y constructo (Beck. en 1992 a partir del MMPI. por lo cual se ha convertido en una de las pruebas psicológicas más ampliamente utilizadas. es uno de los pocos instrumentos elaborados especialmente para la evaluación de adolescentes. et al. su administración puede ser de forma oral a través del aplicador (Beck. Steer & Brown. El inventario es de fácil administración.

se coordinó nuevamente con 4 colegios. En primera instancia se solicitó autorización a la Viceministra Académica Alejandrina Mata. Posterior a la administración del Inventario en cada Centro Educativo. Al momento de la aplicación. así como el hecho de que la participación sería voluntaria y sin pago. con la ayuda de cada Director o Directora se establecieron grupos. al menos cinco meses después de la primera aplicación. Establecidas las fechas. fue necesario solicitar la autorización del Ministerio de Educación Pública (MEP). Después de recibir la autorización tanto para colegios públicos como privados. Posterior a esto. se explicó a cada grupo el objetivo del proceso de adaptación a Costa Rica del MMPI-A.5. a grupos de aproximadamente 25 estudiantes cada uno.14. la Lista de Chequeo de Síntomas (SCL-90-R). el horario de clases y la disponibilidad de los estudiantes. Mainor Villalobos. garantizando siempre las condiciones espaciales adecuadas para la administración de inventario. procedimiento que se llevó a cabo a través del muestreo por cuotas determinando grupos de sujetos que cumplían características especificas. se procedió a solicitar la autorización para la aplicación de la prueba al Director o Directora de cada Centro Educativo. para aplicar la prueba en colegios privados. y se coordinó la aplicación tomando en consideración el calendario escolar. previo a la aplicación se entregó a cada participante una Hoja de Consentimiento Informado (ver Anexo 3) y posteriormente cada sujeto contestó una Hoja de Información General del Participante. el MMPI-A y una prueba adicional en cada grupo. para volver a aplicar el 187 . para aplicar la prueba en colegios públicos. ente rector de la Educación Media en el país. la Lista de Síntomas de Trauma Infantil (TSCC) o el Inventario de Depresión de Beck (Beck-II). cuyos sujetos contaran con los requisitos básicos para la aplicación del instrumento. al mismo tiempo que se realizaba la misma solicitud al Director de Centros Privados del MEP. Procedimientos de Aplicación de la Prueba en los Colegios Costarricenses Para iniciar la recolección de datos en cada uno de los distintos colegios de las diversas zonas del territorio nacional.3. se aplicó la prueba de manera grupal en cada Centro Educativo.

así mismo.6. lo cual afectaría la veracidad de la información y de la muestra. sólo se incluyó a los adolescentes cuyas edades estuvieran entre 14 y 18 años.7. una puntuación natural de F menor a 40 en varones y a 34 en mujeres. con el fin de excluir aquellos protocolos que carecieran de validez. 188 . buscando posibles patrones de respuesta en los mismos que tendieran a eliminarlos de la muestra. o dejan diversos ítems o partes de la prueba sin responder debido a motivaciones propias. En cuanto a la digitación de los casos. cada evaluador estuvo atento a los sujetos que contestaron el protocolo. cada uno de los aplicadores(as) le asignó a cada caso un código único.3.MMPI-A a aquellos sujetos quienes contestaron de manera valida la prueba en la primera ocasión. Durante este proceso de aplicación de la prueba. en la fase de análisis se tomaron como base los criterios de invalidación de casos que proponen Butcher. et al. INVAR hasta 12 e INVER entre 5 y 13. De esta manera. Sistematización de la información Cada investigador revisó la calidad de la información obtenida durante el proceso de recolección para posteriormente vaciar los datos de los cuestionarios precodificados en una base diseñada específicamente para esta investigación. 14. dándoles la posibilidad corregirlos en el mismo momento de la aplicación.3. dado que en algunas ocasiones los sujetos evaluados responden el protocolo siguiendo un patrón. 14. Criterios de Exclusión de Casos Para asegurar que en la muestra normativa únicamente se incluyeran los registros completos y validos. se hizo un control cruzado aleatorio periódico entre los investigadores(as) para garantizar la calidad de la digitación. (1992). lo cual aseguró que no existieran casos duplicados. los cuales tuvieran menos de 35 reactivos no contestados. los cuales fueron digitados y procesados en el paquete estadístico SPSS versión 15. esto.

SCL-90-R y Beck-II) con los grupos de escalas del MMPI-A y entre las escalas del MMPI-A. con el objetivo de proporcionar baremos para la población costarricense diferenciales por género. Los Puntajes Directos fueron convertidos a Puntajes Z. Así mismo. siendo un 11. 189 .3. y de Puntajes Z se convirtieron a Puntajes T lineales. Análisis de la información Una vez eliminados los casos que no resultaron validos. se procedió a realizar el análisis de los datos.48% de la muestra inicial la que se invalidó. para cada una de las escalas del MMPI-A. 14. conforme se ha hecho en países en los que se han realizado investigaciones de la misma índole con el MMPI-A. Con el objetivo de realizar una descripción del comportamiento de la muestra y las diferencias por género para cada escala se realizó un análisis de medidas de tendencia central y variabilidad tanto a las variables sociodemográficas como a las escalas (Prueba T de Student). de los 1307 casos que se habían digitados (628 hombres y 679 mujeres).Producto de la aplicación de estos criterios. Los análisis realizados fueron: Para determinar la confiabilidad se realizó un análisis de consistencia interna a través del Coeficiente Alfa de Cronbach de las respuestas para cada una de las escalas tanto de la muestra de hombres. De la misma forma. Para aportar datos sobre validez de constructo se realizó un análisis factorial de componentes principales con rotación Varimax de las escalas de la prueba. quedaron 1157 casos validos (546 hombres y 611 mujeres). aplicando distintos tipos de análisis estadístico. se llevó a cabo el análisis de validez concurrente a través del Coeficiente de correlación de Pearson entre las escalas de las pruebas adicionales (TSCC. tanto en la submuestra de hombres como de mujeres. como de mujeres.8. se realizó el análisis de la consistencia temporal de las respuestas a través del Coeficiente de estabilidad test-retest.

14.3.9.

Protección de los Participantes

Durante el desarrollo del presente trabajo investigativo se tomaron en cuenta diferentes
estándares éticos que garantizaron la buena práctica investigativa en el ámbito específico de la
psicología. Se retomaron algunos lineamientos éticos de la Asociación Americana de Psicología
(Casanovas, 2002), de acuerdo con los cuales los psicólogos(as) que participen en la
investigación deben implementar las precauciones que garanticen los derechos y el bienestar de
las personas que participan en la investigación, o que están afectadas de alguna forma por ella.
Antes de involucrar a cada uno de los sujetos que participaron en el estudio, se les informó sobre
la naturaleza de la investigación y las responsabilidades que a cada parte le correspondían. Este
proceso de informar a los participantes del estudio respecto a la naturaleza y objetivos del
mismo, se documentó en un Consentimiento Informado (ver Anexo 3), el cual fue entregado a
cada sujeto previo a la aplicación de la prueba, brindando los datos necesarios para que estos
pudieran optar por participar o retirarse de la investigación, así mismo, en él se especificó el
contrato de confidencialidad de la información, en el cual el equipo investigador se comprometió
a que los datos brindados por las personas y su propia identidad no fueran del conocimiento de
personas ajenas al estudio; y también se brindaron canales de comunicación para los
participantes, a través de los cuales pudieran aclarar dudas antes, durante y posterior a su
participación en la investigación.

190

15. RESULTADOS
15.1. Sobre los baremos
15.1.1.

Caracterización de la muestra normativa

La muestra normativa recolectada para este proyecto fue de 1307, conformada por 628 hombres
y 679 mujeres. Posterior al descarte de casos inválidos según los criterios descritos en una
sección anterior, de los 1307 casos 1157 resultaron válidos, tratándose de 546 hombres y 611
mujeres. Es a partir de estas últimas cifras que se conforman los baremos del MMPI-A para
hombres y mujeres respectivamente.
Para la muestra que conformó los baremos costarricenses se buscó que la muestra estuviera
conformada por sujetos de la población de adolescentes entre los 14 y los 18 años residentes en
el país, equitativamente representados en cuanto a dos variables principales: sexo y edad simple.
Aunado a la cantidad de participantes por sexo, la cantidad de participantes por edad es de 14
años, 287 adolescentes; de 15 años 342; de 16 años, 339; de 17 años 165 y de 18 años 24
personas. El cuadro 15.1. reporta la comparación de la población y la muestra en cuanto a la
distribución porcentual de las variables en cuestión.
De esta manera puede notarse que para el grupo de adolescentes entre 14 y 16 años hay una leve
sobre-representación en la muestra obtenida, tanto en la porción de hombres como de mujeres.
La menor diferencia es la encontrada para el grupo de 14 años donde esta diferencia es tan solo
del 5.1%, mientras que para los grupos de 15 y 16 años ésta asciende a casi el 10%,
considerándose igualmente pequeña.
Por su parte para el grupo de 17 y 18 años se da más bien una sub-representación, igualmente en
ambos géneros. En este sentido, los y las adolescentes de 17 años de la muestra son
aproximadamente un 6% menos proporcionalmente hablando de los que hay en la población
costarricense, mientras que los jóvenes de 18 años se ven subrepresentados en alrededor de un
18%. Esta última diferencia podría ser digna de considerar, pero es importante recordar que
191

existe una versión del test, el MMPI-2, que es más recomendable en la mayoría de casos para la
evaluación de personas de 18 años y que igualmente cuenta con baremos costarricenses.
En términos generales las diferencias más amplias a nivel proporcional entre la muestra
normativa y la población costarricense se dan para las mujeres, a excepción de las personas de 18
años, donde tales diferencias son para los hombres. Además, en la población costarricense hay
mayor porcentaje de hombres que de mujeres para este rango de edad, mientras que en la
muestra se dio lo contrario por pocos puntos porcentuales, sin embargo, la proporción tanto en la
muestra como en la población entre los 14 y 18 años es muy cercana al 50/50 lo que hace pensar
en una adecuada representatividad de los baremos a pesar de esta diferencia.
Cuadro 15.1. Comparación de la proyección de la población entre 14 y 18 años 2010
(N=423119) y muestra normativa (n=1157).
Femenino Masculino Total
14 años

15 años

16 años

17 años

18 años

De 14 a 18 años

1

Población1 9,6

10,1

19,7

Muestra

11,1

24,8

Población1 9,7

10,2

19,9

Muestra

13,1

29,6

Población1 9,7

10,3

20,0

Muestra

13,2

29,3

Población1 9,8

10,4

20,2

Muestra

9,0

14,3

Población1 9,9

10,4

20,3

Muestra

0,9

2,1

Población1 48,6

51,4

100,0

Muestra

52,8

47,2

100,0

Diferencia +4,2

-4,2

13,7

16,5

16,1

5,3

1,2

Diferencia
-5,1

-9,6

-9,3

5,9

18,2

INEC (2008)

192

Además de las dos variables ya descritas, hay una serie de características sociodemográficas
consideradas en este estudio, para las que si bien no se buscó una representatividad estrictamente
hablando si se realizaron esfuerzos para que respondieran a la variabilidad de la población
costarricense en cada una de ellas.
De esta forma se sabe que de los 1157 participantes del estudio, 1105 eran de nacionalidad
costarricense, mientras que solo 50 eran extranjeros con algún tiempo de residir en el país y 2
personas no contestaron. De estos 50 adolescentes, 18 eran nicaragüenses, 5 colombianos, 4
estadounidenses, 3 de Argentina, 3 de Panamá, 3 de Perú, 2 de Venezuela, 2 de China, 2 del
Salvador, y con un representante cada uno de estos países: Canadá, Ecuador, Filipinas,
Honduras, Inglaterra, Italia, Siria y República dominicana.
En cuanto a la provincia de residencia se tiene que solo una persona no contestó a esta pregunta y
la distribución de los participantes fue bastante pareja, no necesariamente correspondiendo a la
distribución del país pero si garantizando la inclusión de adolescentes de toda la nación, los
resultados se pueden ver en el cuadro 15.2. Es así como de San José provienen 143 participantes;
de Alajuela 170; de Cartago, 164; de Heredia, 187; de Guanacaste, 201; de Puntarenas, 219;
mientras que de Limón 72 personas siendo la cuota más pequeña en correspondencia con la
distribución de la población nacional.
En cuanto a la cantidad de personas que habitan en el hogar solo 69 no respondieron, el rango de
respuesta fue entre 1 y 16, sin contar la respuesta extrema de un participante que reporta que vive
con 80 personas. Excluyendo este último caso, el promedio de personas que habitan en el hogar
para esta muestra es de 4,68 individuos, acercándose al tamaño de la familia nuclear. De hecho
en cuanto a la composición de esta familia se sabe 90,8% de quienes contestaron a estas
preguntas, viven con su madre biológica, 76,2% tiene 1 o más hermanos, 66,2% viven con su
padre biológico, 11,9 con algún abuelo/a, 8,3% con tíos/as y 7,6% con otras personas.
En cuanto al grado académico de estas personas, se advierte que toda la muestra, incluso las
personas de 18 años, fue recolectada en colegios por lo que no se dieron casos con sexto grado
de escuela o con algún grado universitario. Resalta que hubo menos personas de onceavo año
193

solo 41 personas de las 1157 afirman consumir medicación 194 . en ese orden específico. asegura haber repetido algún año de su formación.2 29.2. 82%. DVD. y cable TV. 65. solo 65 jóvenes afirman que laboran habitualmente de forma asalariada. solo en una ocasión. Complementario a esto encontró que de una lista de bienes en el hogar. los artículos que más reportan tener son celular. un episodio traumático (8) y abuso o agresión sexual (4). el 17. 83. En resumen los resultados obtenidos se presentan en el cuadro 15.2 100 Asociado a lo anterior se tiene que 200 participantes. esto se dio por limitantes para el acceso a este grupo debido a su agenda académica diferencial del resto de niveles que participaron. 61. muerte de un ser querido (11). mientras que 36 más de una vez. problemas familiares (23).que participaron. 19.9 12. siendo que el resto reportaron temas muy particulares.2%. vehículo de uso familiar.1%. y computadora. Han sido expulsados de la institución educativa. solo 46. Distribución de la muestra normativa (n=1157) según el año que cursa.9%. teléfono residencial.2%.1%. 162. la mayoría de ellos. Cuadro 15.7 33.2% de la muestra ha recibido atención psicológica en alguna ocasión y de los que responden el motivo de atención reportan temas de conocimiento personal (46 personas).3% de quienes contestaron a esta pregunta. 49 de los 1157 adolescentes.5% de la muestra total. mientras que han sido detenidos por la policía 64 para un 5. divorcio o separación de los padres (16). de igual manera los que menos reportan tener son internet. A nivel socioeconómico. 74.3%.9%.2. horno de microondas. 81. Año que cursa Octavo de colegio Noveno de colegio Décimo de colegio Undécimo de colegio Total Frecuencia Porcentaje 280 344 392 141 1157 24. En cuanto a antecedentes psicológicos. 86.3%. tres o más televisores para un 57. motivos académicos (32). Por su parte en cuanto a antecedentes psiquiátricos.

15. Y por último.6% (7 personas).1). las cuales además presentaron un nivel de significancia de 0.6% de la muestra afirma haber consumido alcohol alguna vez (435 personas). sin embargo no todas ellas son tan amplias como para considerarse de particular interés a nivel interpretativo. A continuación se reportan las principales diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a su contestación al MMPI-A para la muestra de jóvenes costarricenses. 7. 13. en relación al consumo de sustancias 37. se sabe que 59 personas han sido víctimas de violencia emocional. Las diferencias por género en las dos subescalas también apuntan a varones con promedios más altos. cocaína 0. En la respuesta   a   la   pregunta   de   “¿Ha   intentado   alguna   vez   quitarse   la   vida?”   solo 56 personas contestaron que sí.de este tipo. se encontró que las principales diferencias por género fueron para la escala A-F y sus dos subescalas (A-F1 y A-F2).9% (10) y crack 0. En cuanto a la porción de los participantes que han sido víctimas de violencia alguna vez.1. Diferencias por género El MMPI-A es un test con baremos diferenciales según género. lo que hace un poco más común estadísticamente para ellos que para ellas la afiliación a los síntomas y rasgos que mide esta escala. Con respecto a las escalas de validez (véase tabla A. 195 . La diferencia de la primera fue de más de dos puntos directos donde el promedio masculino fue superior al femenino. esto quiere decir que en promedio los varones contestaron en el sentido que puntúa la escala dos puntos más que las mujeres en esta muestra.01.1% tabaco (151). por lo que se hace importante explorar si hay diferencias estadísticamente significativas en cuanto a esta variable que justifiquen tal separación en las diferentes escalas del instrumento. 41 de violencia física y 21 de violencia sexual.4% marihuana (86). En este sentido se encontró que para esta muestra hubo diferencias significativas entre los promedios de las puntuaciones directas de la mayoría de escalas.2. mientras que han sido hospitalizados por problemas psiquiátricos 16 personas. siendo que para A-F1 tal diferencia correspondió a un punto directo mientras que para F2 fue casi de punto y medio.

de punto y medio en las escalas A-Hs y A-Hi. Por su parte.01 entre hombres y mujeres para este grupo de subescalas.01. Sobre las diferencias por género para las escalas suplementarias (véase tabla A. para la escala A-SAU la diferencia es de un punto siendo el promedio más alto el de las mujeres. de dos puntos para la escala A-D.01.2). y A-Hi4 siendo estas las más amplias para este grupo de escalas. Mientras que para las escalas componentes de contenido (véase tabla A. En todas estas escalas las diferencias se dieron de tal forma que el promedio mayor fue el de las mujeres y a nivel de significancia de un 0.En cuanto a las escalas de clínicas (véase tabla A. los datos arrojan que no hay diferencias a nivel de 0.6). Todas estas diferencias presentaron un nivel de significancia de 0. para las subescalas Harris-Lingoes (véase tabla A.01.5). se obtuvieron diferencias de un punto para la escala A-Pt.01. los datos arrojan que las principales diferencias son en escalas cuyos promedios son más altos en los hombres y las más relevantes de considerar son las de alrededor de dos puntos para A-MAC-R y A-INM siendo su nivel de significancia de 0.4). haciendo valer la aclaración de que en este último caso no se trata en esencia de la misma escala para ambos géneros. al igual que con la escala AESC y A-RTR donde la diferencia es muy cercana al punto sin llegar a serlo. se encontró diferencias de alrededor de un punto para las escalas A-D1. 196 . y de cinco puntos directos para la escala A-Mf.3). En las escalas de contenido (véase tabla A. mientras que para la escala A-CON la diferencia es de casi dos puntos y medio siendo mayor le promedio masculino. ambas con promedios superiores para las mujeres y resultando también con un nivel de significancia de 0.

mientras que la más baja fue la obtenida en A-L para ambos géneros (. hombres = . mientras que para hombres ningún otro valor alcanzó este umbral.56 respectivamente).27 (A-Mf) para los varones.27). En el caso de la escala A-Mf debido a que el índice de Cronbach obtenido tanto para hombres como mujeres es bajo se procedió a realizar la consistencia entre los itemes que componen dicha escala. Fluctuó para todas las escalas del test en un rango de entre .85 y .2.81. El único otro valor de . Sobre la confiabilidad 15. Los resultados obtenidos oscilan entre .80 (A-FAM) y . se obtuvieron alfas de Cronbach de .87 y .64 y . los datos obtenidos hacen referencia a que la confiabilidad más alta fue la de la escala A-F tanto para mujeres como para hombres (.15.82 para la escala A-Pt también en mujeres y hombres. mientras que de . Consistencia interna de las escalas del MMPI-A En cuanto a la consistencia interna del MMPI-A se encontró que en términos generales esta fue buena.81 y .86 respectivamente).07 y .61 y .53 (A-BAS) en mujeres.5 y C. ya que tampoco hay valores alfa bajos o moderadamente bajos sino que todos a excepción de A-BAS rondan en el rango de .81 (A-DEP) y . se encontraron valores alfa de entre . Fuera de las mencionadas el rango para las demás escalas de este grupo está entre . y resaltan las obtenidas de .11 para las mujeres (A-Mf) y de . sin embargo es el grupo de escalas con la confiabilidad promedio más alta. las más bajas obtenidas en todo el test.87 (A-Es) y . 197 . Con respecto a las escalas de contenido (véase tablas C.28 para los hombres.80 es en la escala A-FAM para mujeres.1.2.76. no solo en las escalas clínicas es la obtenida tanto para hombres como para mujeres en la escala A-Mf (mujeres = . Por otro lado.86 (A-F y A-Es) y .13 para mujeres y entre .3 y C.21 y . Para las escalas clínicas (véase tablas C.1 y C.2).11.6).4).86 para mujeres y hombres respectivamente para la escala A-Es como las más altas.56 y . Específicamente para las escalas de validez (véase tablas C.49 (A-BAS) en varones.

mientras que para los hombres los puntajes se dieron entre .7 y C.86 y .11 (A-Ma1) y punto 70 (A-Is1) en hombres. sin embargo no se reportan resultados del análisis debido a que no se logró la obtención de una muestra suficiente para la generalización de los mismos.10. y de todo el MMPI-A la mayor cantidad de valores alfa por debajo de . en el caso de las mujeres los puntajes rondaron en el rango de .76 (A-Is1) en mujeres y entre . Consistencia temporal de las respuestas Se realizó el análisis de la consistencia temporal de las respuestas a través del Coeficiente de estabilidad test-retest a una muestra de 67 sujetos.75 (A-FAM1).34 (AALN3) y .62.72 (A-FAM1) para hombres. C.40 (A-ENJ2 y A-CON2) y . Específicamente para las subescalas Harris Lingoes se obtuvieron puntuaciones entre .11 (A-Ma1) y .45 en ambas muestras.58 y el . C.2.12) se obtuvo a nivel general puntuaciones entre el .11 y C.72 (A-FAM1).Para las escalas suplementarias (véase tablas C.40 se dieron para estas subescalas (4 escalas en mujeres y 6 en hombres).9. 15.11 (A-Ma1) y . Por su parte para las subescalas componentes de contenido se obtuvieron coeficientes alfa de Cronbach similares. A-MAC-R para la que se obtuvo una consistencia de . 31 hombres y 36 mujeres.76 (A-Is1) para mujeres y entre .8). Todas las demás escalas de este grupo rondan entre el . En cuanto a las subescalas del MMPI-A (véase tablas C.84 respectivamente) mientras que las más baja también coincidió en una misma escala. la escala A-A obtuvo la confiabilidad más alta en mujeres y hombres (. 198 .2.11 (A-Ma1) y el .

1). la escala de depresión de Beck. los constructos que miden y su método de construcción.3). asociaron con el BDI de forma positiva y con un nivel de significancia de 0. de las cuales 182 (48%) eran hombres y 194 (52%) mujeres.01. se encontró que la principal asociación encontrada fue con la escala A (.3. se encontró que la correlación de Pearson más alta fue la obtenida con la escala A-Pt (. Debido a que las diferentes escalas de estos instrumentos son diferentes a las del MMPI-A en cuanto a su nivel de especialización. Por su parte.1. En cuanto a las escalas suplementarias (véase tabla D.51.56) seguida por la A-INM apenas en . El procedimiento de correlación de Pearson entre estos dos instrumentos fue a partir de una muestra de 376 personas.22. sino más bien coherentes en función del sentido en que se asocian entre ellas. Con respecto a las escalas clínicas (véase tabla D. Por otro lado. La asociación más fuerte encontrada fue con la escala A-DEP en . no eran esperables asociaciones fuertes entre estos instrumentos. todas las escalas de contenido (véase tabla D.05) fue la obtenida con la escala A-Mf tanto en hombres como en mujeres (. La gran mayoría de estas correlaciones con la escala de depresión de Beck fueron directas y con niveles de significancia ya sea al 0.17 lo cual es compresible 199 . mientras que la más baja fue con A-ISO solamente en .2).13.29 y . No se dieron correlaciones negativas de este grupo de escalas con el BDI.58) junto con la obtenida con A-Es (.58 y la escala A-ANS en . el TSCC y el SCL-90. la más baja y menos significativa (con nivel de significancia de 0. lo cual se comprobó en términos generales. En este sentido la asociación de las diversas escalas del MMPI-A con el BDI son aceptables.01 o al 0.24 respectivamente).55) siendo que la encontrada con la escala A-D no estuvo entre las más altas (. seguida de A-BAS en .15.35).05. incluso en escalas con nombres similares. Sobre la validez 15. Correlaciones entre escalas del MMPI-A y otros instrumentos Se asoció a las escalas del MMPI-A con otros instrumentos psicológicos.40 mientas que la más baja fue precisamente la correlación inversa obtenida con la escala A-R en -.3.

Lo encontrado fue que no se dio una correlación significativa con la escala A-D2 ni siquiera al .50) mientras que la más baja con A-D3 (. La única correlación negativa a la vez significativa estadísticamente fue entre la escala de ansiedad fóbica y la escala A-Ma del MMPI-A. tiene como objetivo evaluar la dimensión de la control del ego o inhibición.13 con la escala de ansiedad fóbica. por la especialización de la escala de Beck.2). Por último.50 entre el índice PST y la escala A-ANS.05. se encontró que la mayor correlación obtenida fue entre la escala de hostilidad del SCL-90 y la A-ENJ en .13. su correlación más alta fue de apenas . Todas estas correlaciones fueron significativas al . fue particular que específicamente para esta escala ésta fue la única correlación significativa al 99% encontrada.20). mientras que las demás lo fueron todas al .54 entre las escalas de depresión de ambos instrumentos y otra de . se probó la correlación de este instrumento con las subescalas del MMPI-A específicamente enfocadas a la depresión. La otra correlación más baja obtenida fue con la escala A-MAC-R pero en esta ocasión fue positiva (. La escala que asoció más bajo con el SCL-90 del grupo de contenido fue A-ISO. así mismo para las subescalas de A-DEP.01. pero ascendió a tan solo -.27). Con respecto a las escalas clínicas del MMPI-A (véase tabla E. Las escalas del SCL-90 se correlacionaron con las del MMPI-A y los resultados arrojaron asociaciones positivas y estadísticamente significativas en la mayoría de ocasiones. 200 . La muestra a partir de la cual se obtuvieron estos datos fue de 215 participantes conformados por 91 hombres y 124 mujeres.1) la principal correlación encontrada se dio entre la escala A-Pt y el índice PST en .01. la mayor asociación fue con A-DEP3 (.54. seguida por una asociación de .64.si se ve desde el punto de vista de que el BDI mide desajuste y la escala A-R por el contrario.52) y la más baja con A-DEP4 (. La escala clínica que menos fuerte correlacionó con cualquier escala del otro instrumento fue A-Hi siendo su principal correlación de tan solo .36). En el caso de las escalas de contenido (véase tabla E. que la asociación más alta con las subescalas de A-D fue con A-D4 (.27.4).48. seguida por la asociación entre la escala A-D y su homónima del SCL-90 en . estas son las subescalas de A-D y de A-DEP (véase tabla D.

esta fue la correlación de Pearson más alta identificada para este grupo de escalas con el SCL-90. así como la A-INM.19 con la de ansiedad fóbica.23) la cual en todo caso es baja.19 con la de hostilidad de este instrumento y -.fue significativa solo al 95% y esta fue la única correlación que alcanzó este umbral para esta escala. 01 para.3). solo se dio una significativa estadísticamente. de los cuales 173 eran varones y 174 mujeres.1) se encontró que la principal correlación de siete de las diez escalas clínicas (A-Hs. 0. dándose varias asociaciones en el rango entre . 201 . En cuanto a asociaciones negativas.05 entre estas escalas. A-Pa. de hecho la más alta para este grupo de escalas fue precisamente entre A-Pt y esta escala (. la cual fue entre la escalas de intereses sexuales y la escala A-Mf de mujeres (-.30 con esta misma escala. A-Es y A-Is) fue con la escala de depresión del TSCC.60 y la que asoció más bajo con cualquiera de las escalas de este instrumento fue A-Hs cuya asociación más fuerte fue de .64). A-D.50 y . Siguiendo con A-Pt. de hecho su asociación más fuerte fue de solo . La mayoría de asociaciones entre estos instrumentos fueron positivas y significativas al umbral de. Con respecto a las escalas clínicas (véase tabla F. Además de la asociación de la escala AMAC-R con la de ansiedad fóbica resalta la asociación negativa de la escala A-R con todas las escalas del SCL-90.01. A-Pt. Resulta interesante que la escala de hostilidad del SCL-90 fue con la que más fuerte asociaron las tres escalas de adicción del MMPI-A. A-Pd. La correlación del MMPI-A con el TSCC se dio a partir de una muestra de 347 participantes. Por otro lado. mientras que la escala que en general asoció más bajo con el SCL-90 fue A-MAC-R. esta fue la escala clínica que más fuerte correlacionó con todo el TSCC.51). en este caso A-A asoció con el índice PST (. A-Hi no asoció significativamente al umbral del . En cuanto a correlaciones inversas no se encontró ninguna significativa estadísticamente por debajo del umbral del . Para las escalas suplementarias (véase tabla E.05 ó 0 utilizando un nivel de significancia de 0.05 o más con ninguna escala del TSCC. al igual que con las escalas de contenido la escala de ansiedad.

la escala que más bajo asoció en general con el TSCC fue A-ISO. siendo las negativa más fuerte precisamente con ANG en -. 15.93% de la varianza total del test siendo esta la mejor solución (véase gráfico 15.42. Para el análisis de las mujeres. A-Pt. Análisis factorial Se realizó un análisis de componentes principales con rotación Varimax para las escalas de validez y clínicas básicas del MMPI-A tanto para los baremos femeninos (véase tabla G. todas positivamente.16. A-ALN.2. A-D y A-Hi. A-Es y A-Ma.). en un primer componente cargaron positivamente las escalas A-F. Se repitió el mismo fenómeno de las escalas clínicas y siete de las quince escalas de contenido tuvieron su asociación más fuerte con la escala DEP del TSCC (A-DEP. mientras que en los varones una solución de tres factores lo hace en un 69.40. A-Pa. Por otro lado.63).3) se sabe que la correlación más alta obtenida fue entre las escalas A. en cuanto a las escalas suplementarias (véase tabla F. más fuertemente en esta escala que en la uno las primeras tres. En el caso de las mujeres la solución a cuatro factores explica el 76. APa y A-Es.2) como masculinos (véase tabla G.50 con las escalas PTS y DIS. de hecho la segunda correlación más fuerte se dio entre las escalas de depresión de ambos instrumentos (. que solo asoció significativamente con la escala DEP y en . A-Dp. Por último. No se obtuvieron correlaciones negativas entre estos dos grupos de escalas. Para el factor dos lo hicieron nuevamente A-F.1). siendo estas correlaciones más altas que la más fuerte obtenida por el resto de escalas suplementarias con cualquiera del TSCC. así mismo A-A asoció por arriba de . A-BAE. siendo la más alta para este grupo de escalas la obtenida entre la escala de AENJ y la escala ANG del TSCC (.64). mientras que negativamente lo hicieron las escalas A-L y A-K por no tratarse de escalas de desajuste. Para el factor tres 5 escalas cargaron por arriba 202 . A-SAU.3.62). La asociación más fuerte de cada una del resto de escalas suplementarias se dio con la escala ANG y estas fueron iguales o superiores al . A-Dp.71%.2).A de las suplementarias y DEP del TSCC (. A-BAS. A-ISO y A-RTR).1.Con respecto a la asociación entre el TSCC y las escalas de contenido del MMPI-A se obtuvieron los siguientes resultados (véase tabla F. Resalta la asociación negativa de la escala A-R con todas las escalas del TSCC. además cargaron las escalas A-Hs.

solo carga de por arriba de . una de forma negativa (escala A-K) y cuatro de forma positiva (A-D. Por otro lado el factor dos se compone de las escalas A-L y A-K de validez. al igual que lo hace para los baremos femeninos.40. A-Pa. Por último.1. Sedimentación del análisis de componentes principales de la muestra femenina Gráfico de sedimentación 6 5 Autovalor 4 3 2 1 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 Número de componente Por su parte el análisis realizado a los baremos masculinos del MMPI-A arrojó que la mejor solución es una tres factores como puede verse en la gráfica 15.. A-Pt. A-Hi.40 las escalas A-F. donde en el factor uno cargan por arriba de .2. la escala de masculinidad feminidad carga fuertemente y en aislado en el factor cuatro. así como de A-Hi de las clínicas. A-Es y A-Is). todas ellas de forma positiva. 203 . Gráfico 15. todas ellas positivamente.40 en este componente. mientras que A-Is. A-Es y A-Ma. Por último las escalas A-Pt y A-Is cargan positivamente en el factor tres. La escala A-Pt y A-Ma que cargan en el componente uno más fuertemente también lo hacen aquí de forma importante. todas estas escalas cargaron más fuerte en alguno de los factores anteriores a excepción de A-Is que solo carga de forma importante para este factor. A-Pt. en el que igualmente carga la escala A-Ma pero de forma negativa. A-Dp.de . al igual que A-Ma. siendo que A-Pt carga en este factor de forma menos fuerte que en el factor uno.

Gráfico 15. validez y la existencia de grupos normativos adecuados a nivel internacional en países como México y Estados Unidos.2. para lo cual es importante contar con instrumentos de evaluación que cuenten con las características básica de validación científica. El MMPI-A es un instrumento de evaluación psicométrica que cuenta con indicadores de confiabilidad. Discusión 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 Número de componente Es necesario que cada profesional en psicología garantice tanto la calidad técnica como ética en sus evaluaciones. utilizando métodos que cumplan con las cualidades psicométricas apropiadas. 204 . Sedimentación del análisis de componentes principales de la muestra masculina Gráfico de sedimentación 5 Autovalor 4 3 2 1 0 1 15.4.

La adaptación a Costa Rica del MMPI-A ofrece baremos del esta prueba para adolescentes entre
14 y 18 años, en una muestra que incluye tanto habitantes de zonas urbanas como rurales del
país. Con respecto a la variable de género, se obtuvo una muy buena proporcionalidad en
relación con la proyección de la población entre 14 y 18 años para el 2010, según datos del INEC
(2008).
En cuanto a la variable de edad, pese a que se logro incorporar sujetos de todas las edades
comprendidas en el rango de 14 a 18 años, se dio una leve presencia mayor para el grupo de
adolescentes entre 14 y 16 años; mientras que para el grupo de 17 y 18 años se da el caso
contrario existiendo una sub-representación leve para adolecentes de 17 años, sin embargo, en el
caso de los adolescentes de 18 años dicha sub-representación podría ser digna de considerar, no
obstantes es importante tomar en cuenta que existe una versión del test, el MMPI-2, que es
recomendable para la evaluación de personas de 18 años y al igual que el MMPI-A, también
cuenta con baremos costarricenses.
Asimismo, otra variable en la que si bien no se buscó una representatividad, al momento de
realizar el muestreo por cuotas si se pretendió que respondiera a la variabilidad de la población
costarricense fue la provincia de residencia, cuya distribución de participantes fue bastante
pareja, no necesariamente en términos de la distribución del país pero si garantizando la
inclusión de adolescentes de todo el territorio nacional; lo cual no se ha realizado en otras
muestras normativas como la mexicana o la estadounidense, pues ninguna de estas cuenta con
una muestra normativa que incluya adolescentes de todos los estados o provincias del país
correspondiente, sino que en el caso de la adaptación mexicana la muestra se eligió por
conveniencia debido a la falta de recursos y sólo se incluyeron adolescentes del Distrito Federal,
de la misma forma, en la adaptación estadounidense sólo se contó con adolescentes de 8 estados
del país (Butcher, et al. 1992; Lucio, 1998).
Dado lo anterior, se evidencia que la obtención de baremos costarricenses del MMPI-A es un
gran aporte para los psicólogos y psicólogas que utilizan este instrumento a nivel nacional, pues
en estos se consideran las características propias de esta población. Asimismo, es fundamental
indicar que las divergencias que se presentan en las puntuaciones T en las diversas escalas con
205

respecto a otras estandarizaciones se deben a las diferencias que existen entre la población
nacional y la mexicana o estadounidense (Ver apéndice B, tablas comparativas CR, México y
EEUU Puntuaciones T Uniformes).
Específicamente en lo referente a las escalas de validez, las diferencias más importantes con
respecto a la población estadounidense se presentaron con la escala A-L. Lo mismo sucedió con
la población mexicana, donde las diferencia para las puntuaciones T en dicha escala se
presentaron de manera importante tanto para hombres como para mujeres, siendo la misma
puntuación  directa  correspondiente  a  un  rango  de  significancia  clínica  (T  ≥  65)  según  las  normas  
estadounidenses y mexicanas, mientras que para las costarricenses equivalen a puntuaciones T
dentro  del  promedio  (T  ≤  65).
En menor grado hubo diferencias para la escala A-F, donde se presentan diferencias de hasta 12
puntos T en el caso de las mujeres y 7 puntos T en el caso de los hombres entre los baremos
estadounidenses y los que corresponden a la población costarricense. Con respecto a las escalas
clínicas, la mayor diferencia se dio en las escalas A-Mf (masculinidad-feminidad) y A-Ma
(hipomanía), tanto para hombres como para mujeres, en comparación con la muestra
estadounidense y mexicana. En general, los puntajes T de las escalas clínicas costarricenses, son
similares a los puntajes de los baremos estadounidenses y mexicanos para la mayoría de las
escalas, siendo precisamente los mexicanos los de mayor similitud.
La escala A-Mf fue la escala en la que se encontró mayores diferencias, de este modo¸ los
hombres costarricenses, puntuaron por arriba¸ hasta más de 19 puntos T para la misma
puntuación directa¸ en comparación a los baremos norteamericanos y hasta más de 13 puntos en
comparación con los mexicanos; asimismo, las mujeres costarricenses puntuaron hasta 14 puntos
menos que las estadounidenses y hasta 19 puntos menos que las mexicanas, para una misma
puntuación directa; ante lo cual es necesario ser cauteloso en la interpretación de esta escala en el
análisis de perfiles de adolescentes costarricenses, puesto que se ve influida por la cultura, e
inclusive, dado que esta escala presenta bajos índices de confiabilidad para la población
costarricense y no evalúa psicopatología podría incluso evitar realizarse la interpretación de la
misma. Por su parte en la escala A-Ma se dan diferencias de hasta 12 puntos menos en los
206

baremos costarricenses que en los estadounidenses y mexicanos. Particularmente, las escalas que
se asemejan más a los baremos mexicanos y estadounidenses son: A-D (depresión), A-Is
(introversión social) y A-Pt (psicastenia).
Al analizar las escalas Harris-Lingoes con los baremos estadounidenses, se encuentra que en el
caso de los hombres, las escalas con mayores diferencias en puntaje T son A-Ma2 (aceleración
psicomotriz) y A-Hi2 (necesidad de afecto) con diferencias de hasta 8 puntos T más en Costa
Rica que en Estados Unidos. En lo que respecta a las puntuaciones en mujeres, de igual manera
las mayores diferencias se dan en la escala A-Hi2 y A-Ma2, con diferencias de hasta 8 y 10
puntos, respectivamente.
En cuanto a las escalas de contenido, en comparación con los baremos estadounidenses se
presentaron diferencias para algunas puntuación directas mayores a 4 puntos T, siendo las más
significativas con A-DEP, donde para la misma puntuación directa se pueden encontrar
diferencias de hasta 4 puntos, mientras que en A-BAE y A-FAM se presentan diferencias de
hasta 3 puntos en el caso de las mujeres, reportándose niveles más altos de desajuste para la
población costarricense, mientras que para la escala A-ESC se presentó una diferencia de 3
puntos siendo mayor los puntajes T para la población estadounidense.
En el caso de los hombres, se presentó una diferencia de hasta 5 puntos T para la misma
puntuación directa en A-DEL, por otra parte para A-CIN, A-CON y A-ESC se encontraron
diferencias de hasta 4 puntos, reportándose niveles más altos de desajuste para la población
costarricense.
En cuanto a las escalas suplementarias del MMPI-A en general se reportan puntuaciones muy
similares a las alcanzadas en los baremos estadounidenses, siendo las diferencias de 1 o 2 puntos
T para las puntuaciones directas en la mayoría de las escalas, tanto para hombres como para
mujeres.
Las diferencias que resultaron más marcadas se dan en la escala A-R en mujeres, donde se dieron
divergencias hasta de alrededor de 10 puntos T menos para algunas puntuaciones directas en los
207

baremos costarricenses que en los estadounidenses; de la misma forma para las mujeres se
presenta diferencias de alrededor de 5 puntos T más en Costa Rica que en Estados Unidos en las
escalas A-RA y A-A. Asimismo, para los hombres únicamente en la escala A-MAC-R se
presentan diferencias de hasta 5 puntos T menos en los baremos costarricenses que en lo
estadounidenses, para la misma puntuación directa.
Tanto para las escalas Harris-Lingoes, como para las escalas de Contenido y Suplementarias sólo
se pudo realizar la comparación con los baremos estadounidenses, ya que en los baremos
mexicanos no se reportan puntajes T para dichas escalas.
Por otra parte, para establecer la confiabilidad del test MMPI-A se recurrió al indicador de
consistencia interna de las escalas; asimismo, se realizó la prueba de estabilidad temporal testretest sin embargo no se reportan resultados debido a que no se logró una muestra suficiente para
la generalización de los mismos.
A partir del coeficiente Alfa de Cronbach se establece la confiabilidad de las distintas escalas del
MMPI-A. Para la muestra normativa de adolescentes costarricenses los coeficientes Alfa de
Cronbach obtenidos estuvieron entre .09 (A-D3) y .86 (A-Es) para varones y entre .11 (A-Mf) y
.87 (A-Es) para mujeres.
En lo referente a las escalas clínicas los valores Alfa de Cronbach para la muestra masculina se
ubicaron entre .24 (A-Mf) y .86 (A-Es) y entre .11 (A-Mf) y .87 (A-Es) para la muestra
femenina. El conjunto de escalas clínicas es el que presenta la mayor variabilidad de rangos de
puntajes Alfa tanto para la muestra masculina como femenina. Tanto para la muestra mexicana
como para la estadounidense la escala A-Mf es la que presentan un menor índice Alfa de
Cronbach en las escalas clínicas, no obstante, los valores obtenidos son mayores al de la muestra
costarricense tanto para hombres como para mujeres. La escala A-Es obtiene en México y
Estados Unidos los Alfa de Cronbach más altos dentro de las escalas clínicas.

208

09 (A-D3) y . en una mayoría de las subescalas los valores Alfa obtenidos son menores a los obtenidos por la escala de la que se desprenden. Harris-Lingoes y Componentes de contenido para la muestra normativa adolescente costarricense.75 (A-FAM1) para mujeres. Por su parte. lo cual debido a la menor presencia de ítems en las sub escalas no es de esperarse desde el punto de vista psicométrico.79 (A-FAM) para hombres y de .43 (A-MAC-R) a .69 (AISO1) para hombres y . no obstante.70 (A-Is1) para hombres y . Pese a que muchas escalas del MMPI-A para la muestra costarricense no logran superar el puntaje .80 (A-F) para la femenina.UU una alta confiabilidad de la escala A-A.70. la consistencia interna de las escalas suplementarias varia de .12 (A-Ma1) y .34 (A-ALN3) y .55 (A-L) y . Se puede concluir que los datos evidencian el instrumento es confiable para la población costarricense. sin embargo. dándose al igual que en los datos para México y EE. lo esperable de este comportamiento.37 (A-BAS1) y . lo cual debido a la naturaleza heterogénea de los constructos medidos por el MMPI-A son considerados o aceptados como adecuados a nivel internacional para dicho test. y la escala A-FAM se ubica entre las más altas.80 (A-FAM) para mujeres. la consistencia interna de las primeras oscila entre 0. patrón que se repite tanto en las muestras de México y Estados Unidos.45 (A-MAC-R) y . Estos datos son congruentes con las muestras mexicanas y estadounidenses en donde la escala A-BAS obtiene los valores Alfa más bajos. si hay un alto número de escalas con un puntaje superior a . Los valores alfa de las escalas Componentes de contenido puntean entre .86 (A-A) para mujeres.54 (A-BAS) y .75 (A-Is1) para mujeres.80 Alfa de Cronbach definido como el idóneo para considerar la consistencia interna. Las escalas de contenido presentan valores entre . son necesarios mayores estudios empíricos que demuestren o no.49 (A-BAS) y . se debe profundizar más en estudios en las escalas que obtuvieron bajos indicadores Alfa de Cronbach ya que las mismas 209 .85 (A-F) para la muestra masculina y entre .60 (A-L) y . En general. En lo referido a las sub escalas del MMPI-A.84 (A-A) para hombres y entre .La consistencia de las escalas de validez presenta coeficientes entre .

Es importante señalar que a pesar de que muchos estudios se refieren a la existencia de correlaciones entre las diferentes escalas del MMPI y MMPI-2. Asimismo. contrario a la moderada fuerte correlación esperada de acuerdo con Beck. asociando de manera más fuerte con las escalas de las pruebas adicionales de mayor similitud teórica y con asociaciones menos fuertes con aquellas escalas cuyo contenido no presentaba similitud alguna. TSCC y SCL-90 poseen nombres similares o iguales a las del MMPI-A. En una comparación global de los valores alfa reportados por México.35. sin embargo. no se reportan datos específicos sobre asociaciones entre las escalas de estos test y las del MMPI-A por lo que los resultados se discuten sobre la base de las correlaciones encontradas para el MMPI y MMPI-2. et al. las escalas del MMPI-A se comportaron como se esperaba. era esperable que correlacionara positivamente con las escalas de depresión del MMPI-A. más bien se esperaba que dichas asociaciones resultaran coherentes en función del sentido en que se asocian entre ellas. con coincidencias de las escalas más bajas y altas para cada grupo. En el caso de la escala de depresión de Beck (BDI-II). Estados Unidos y Costa Rica. En lo que a validez concurrente y discriminante con otros test se refiere.podrían no estar midiendo los mismos factores de personalidad que en las poblaciones mexicanas y estadounidenses (Lucio. con la escala clínica 2. estas difieren a las del inventario en cuanto a los constructos que miden y al método con que fueron construidas. 1998). con la escala de contenido A-DEP y con las subescalas de depresión Harris Lingoes. y a partir de la descripción que se hace de los constructos que mide cada prueba. tan solo de . por lo cual no se esperaban asociaciones fuertes entre las escalas de estos instrumentos. se encontró una correlación más fuerte entre la 210 . sino. no obstante. es decir. para este estudio la asociación entre el BDI-II y la escala 2 del MMPI-A es baja. se puede decir que el comportamiento de la confiabilidad para las tres muestras normativas se comporta de forma similar. es importante considerar que aunque algunas de las escalas del BDI. aunque se dan correlaciones estadísticamente significativas para dichas escalas. (1996) de la escala BDI con la escala clínica Depresión del MMPI-2. y sus análogas tanto en el TSCC. el SCL-90 y el BDI.

se encontró que las asociaciones de mayor fuerza entre las escalas de ambos instrumentos se dieron entre aquellas escala cuyos constructos parecían ser más similares.50 para la escala A-D4.59) y A-Es (. 1976. Rickels & Roch. así como las escalas A-Pt (.58). ANS (.54). preocupación por la salud y las enfermedades. así como la escala suplementaria A-A (.51). ansiedad. ambas escalas de ansiedad en el MMPI-A.39) del MMPI-A respectivamente. se dieron con las escalas A-D (. en cuanto a las asociaciones entre las diferentes escalas del MMPI-A con las escalas del SCL-90. constructos que a su vez son contemplados como medidas de depresión en la escala de depresión de Beck. angustia. quejas somáticas y. citado en Holi. las escalas clínicas del MMPI-A que mostraron asociaciones más fuertes con el BDI-II fueron las escalas A-Pt (. trastornos del sueño.45) y A (. se esperaba que estas correlacionaran de manera positiva con aquellas cuyos constructos mostraran mayor similitud teórica. cuyos constructos están relacionados con molestias físicas. las cuales miden constructos relacionados con molestias físicas. Asimismo. En este sentido. Por otra parte. e inseguridad. problemas de concentración. sobre todo las escalas DEP y ANS del SCL-90 (Derogatis. sentimientos de inferioridad y problemas de concentración.56).45) y A-SAU (.escala BDI-II y la escala de contenido A-DEP. 2003). pues en efecto.44). entre otros.42) del MMPI-A.56). la escala de contenido que correlacionó más fuerte con el BDI-II fue A-ANS (. De igual forma. contemplan aspectos relacionados con fatiga. como era esperado. puesto que se ha demostrado que las nueve dimensiones sintomáticas que mide el SCL-90 correlacionan significativamente con constructos similares del MMPI.48) y A-DEP (. infelicidad. las cuales al igual que la escala de Beck. lo cual es esperable dado que ambas miden constructos en relación con la depresión. para la cual se obtuvo una correlación de Pearson de . las asociaciones más fuertes tanto para la escala de depresión como para la de ansiedad del SCL-90. además de la escala A-DEP (.58 y de . De la misma 211 . lo cual se confirmó. ejemplo de ello es la asociación entre la escala somatización del SCL-90 con las escalas A-Hs (.

62) y A-A (. agresividad e irritabilidad. y con la escala A-A de las escalas suplementarias del MMPI-A. llanto e insatisfacción.53). fenómeno que se repite en siete de las quince escalas de contenido (A-DEP. cuyos contenidos están relacionados con ansiedad.42) del MMPI-A. AD. cuyo contenido contempla en ambos test problemas de conducta y control de impulsos.forma se presentan asociaciones entre la escala obsesión–compulsión del SCL-90 y la escala APt (. entre otros. el cual asoció más fuertemente con la escala A-Pt (. A-BAS.63) del MMPI-A. las asociaciones encontradas entre las diversas escalas del TSCC y el MMPI-A fueron estadísticamente significativas.64). 1998). presentando correlaciones con siete de las diez escalas clínicas (A-Hs. en ésta misma línea. preocupación y miedos. lo cual es de esperarse tomando en cuenta que esta escala contiene una serie de constructos en los cuales los adolescentes tienden a puntuar de manera más elevada. A-ISO y A-RTR). A-ALN. Por su parte. de acuerdo con un estudio realizado por Hathaway y Monachesi. Al igual que con las dos pruebas mencionadas anteriormente.37) y A-ENJ (. las cuales contemplan en ambas pruebas constructos sobre infelicidad.54) del MMPI-A. se presentaron asociaciones entre la escala de hostilidad del SCL-90 y las escalas A-Dp (. El SCL-90 contiene un índice global de amplitud y diversidad de la psicopatología (PST). ejemplo de ello es la asociación entre la escala de ansiedad del TSCC con las escalas A-Pt (. OBS (. cuyo contenido versa sobre pensamientos obsesivos y angustiantes en ambas pruebas. A-Es y A-Is). 212 . sentimientos de inferioridad.64) del MMPI-A. A-Pa. asociando con mayor fuerza aquellas escalas cuyos constructos eran más semejantes a nivel teórico. angustia. A-Pt. A-DEP (. La escala de depresión del TSCC fue la que asoció de manera más fuerte con la mayoría de las escalas del MMPI-A. A-SAU. se encontró que cada una de las seis escalas del TSCC asoció como era de esperarse con sus similares del MMPI-A. ANS (.46) y A-A (. De la misma forma se presentan asociaciones fuertes entre la escala de depresión del TSCC con la escala A-Pt (.45). A-Pd. donde encontraron que la escala Pt frecuentemente resultaba el pico de perfil en la muestra con adolescentes (Lucio. A-BAE.49) del MMPI-A.

entre las asociaciones más fuertes de la escala DIS del TSCC con las escalas del MMPI-A se encuentran las asociaciones con A-Es (.49) y A-DEL (. en ambas pruebas. el análisis muestra que la asociación más fuerte entre la escala de enojo del TSCC. En el caso de la muestra normativa costarricense se mostro que una estructura factorial de tres factores para la muestra masculina y estructura factorial de cuatro factores para la muestra femenina eran la más adecuada para explicar la mayor parte de las varianzas entre escalas. trastornos del afecto. permitiendo que se de o no. En lo que respecta a la escala disociación del TSCC. problemas de concentración y ausencia de realidad.Pt (. pensamientos obsesivos y ansiedad. el reporte de psicopatología. en el presente estudio. se da con la escala A-ENJ (.52) del MMPI-A. señalan que entre adolescentes la escala DIS del TSCC correlaciona con la escala 8 del MMPI. Es importante resaltar el hecho de que la escala de represión del MMPI-A (A-R) obtuvo una correlación inversa tanto con la escala de depresión de Beck. Hathaway y McKinley. En consecuencia dicha autora establece que la estructura factorial debería ser similar a los hallazgos previos anteriores. el objetivo principal del análisis factorial es describir la matriz de varianzas y covarianzas entre variables interrelacionadas. Por su parte.53). puesto que dichas escalas contienen constructos relacionados con desinterés emocional. lo cual podría darse debido a que la escala A-R evalúa aspectos que se relacionan al sobrecontrol emocional e inhibición. citado en Briere. así como con la mayoría de las escalas del SCL-90 y con todas las escalas del TSCC.56) y A-OBS (.64) del MMPI-A como era de esperarse. 1998). lo cual es comprensible dado que dichas escalas miden aspectos relacionados con preocupaciones desproporcionadas. de igual manera la correlación de mayor fuerza para la escala de estrés postraumático del TSCC se presenta con las escalas A. La 213 . 1996). mediante un número relativamente pequeño de variables subyacentes llamadas factores (Grim y Yarnold. (1967.Asimismo. Lucio (1998) expresa que es importante avaluar la estructura factorial de las escalas clínicas y de validez del MMPI-A en la muestra normativa puesto que estas mediciones se incorporan al MMPI-A por ser comparables con las escalas para adolescentes del MMPI tradicional.

En lo referente al análisis factorial de la muestra masculina el primer factor semejante al obtenido en las muestras mexicanas y estadounidenses con cargas positivas de las escalas A-F.Las escalas que componen el factor dos de la muestra costarricense corresponden a la escala dos mexicana y estadounidense con una mayor carga de la escala Hi para Costa Rica. lo cual es correspondiente a los hallazgos mexicanos y estadounidenses. El tercer factor de la estructura costarricense difiere a la obtenida tanto en México como en los Estados Unidos. A-Hi. y un tercer factor de control excesivo (cargas elevadas en las escalas K. en la población femenina se reproduce la existencia de un cuarto factor para los tres países. En resumen. A-Es y A-Ma .78 frente . Mientras que en Costa Rica la estructura de tres factores en la población masculina es la 214 . Se dio una diferencia en las escalas que cargaron para el factor dos de la muestra costarricense en comparación de la muestra mexicana y estadounidense. sobresale que la escala de masculinidad-feminidad no carga en ninguna de los factores para Costa Rica. no obstante. A-Dp. Pt y Is) correspondiente al factor dos de la muestra mexicana y al factor tres estadounidense. El modelo costarricense difiere ligeramente del obtenido en la muestra mexicana y estadounidense debido a que para la muestra nacional se obtiene una estructura de tres factores para la muestra masculina. presentando algunas diferencias.muestra costarricense se comporta de manera similar a la mexicana y estadounidense. En la muestra costarricense se mantienen en la muestra femenina los principales factores reportados tanto en México como en Estados Unidos: un factor de desadaptación general (cargas elevadas en la mayoría de las escalas). (.48 de la muestra mexicana). A-Pt. El factor cuatro para la muestra femenina de Costa Rica es básicamente definido por la presencia de la escala de femenidad. A-Pa. en contraposición de México y Estados Unidos en donde para ambos tipo de muestra se estableció un modelo de cuatro factores. caso contrario a lo que sucede en México y Estados Unidos en donde dicha escala es el componente primordial de los factores tres y cuatro para México y Estados Unidos respectivamente.

indicadores de confiabilidad y validez que permiten generar hipótesis interpretativas con mayor solidez y apoyo empírico. Es así como el proceso de revisión y estandarización del MMPI-A a Costa Rica.mejor solución en contraposición de los cuatro factores para México y Estados Unidos. proporciona además de un grupo de comparación más apropiado para la población nacional. La existencia de pocos estudios de análisis factorial del MMPI-A como lo reporta Lucio (1998). 215 . establece la necesidad de realizar mayores esfuerzos en la búsqueda de datos que traten de explicar este comportamiento de la muestra costarricense.

así como distintos modelos para la interpretación del MMPI-A. y en función de los objetivos planteados para el Seminario de Graduación.16. Se realizó una sistematización de las distintas estrategias de interpretación de los múltiples indicadores de validez y desajuste psicológico que proporciona el MMPI-A. suplementarias y Harris-Lingoes. CONCLUSIONES Como consecuencia del análisis y la discusión de los resultados obtenidos en el proceso de adaptación a Costa Rica del MMPI-A. clínicas. validez y el establecimiento del grupo normativo. Se elaboró una manual preliminar sobre el uso. los cuales muestran una buena representatividad con respecto a la población adolescente. SCL-90 y el BDI-II. en términos de los códigos típicos y el sumario estructural. tanto de zonas rurales como urbanas y de colegios privados como públicos. calificación e interpretación del MMPI-A con población costarricense. Se logró proporcionar baremos nacionales para las distintas escalas de validez y clínicas del MMPI-A a través de la obtención de datos normativos diferenciales por género para los distintos grupos de escalas de la prueba. se generan a las siguientes conclusiones: Se logró proporcionar indicadores psicométricos adecuados del MMPI-A para la población costarricense en términos de confiabilidad. de contenido. La consistencia interna obtenida por la muestra normativa costarricense del MMPI-A mostró ser adecuada para la mayoría de las escalas de acuerdo con el comportamiento del test en otros países en los que se ha validado psicométricamente. 216 . aportan información relevante en términos de la validez concurrente y discriminante de las escalas que componen el Inventario. El manual o guía preliminar del MMPI-A brinda estrategias prácticas de interpretación para las escalas de validez. Las correlaciones realizadas entre el MMPI-A y el TSCC. incluyendo datos de cada una de las siete provincias del país.

La bibliografía disponible sobre el MMPI-A en español es muy limitada y de difícil acceso. debido a la amplitud de los trámites burocráticos requeridos para su participación. pues no se contó con la muestra. LIMITACIONES Las principales limitaciones que se dieron a través del proceso de adaptación a Costa Rica del MMPI-A fueron las siguientes: En general los recursos bibliográficos e investigaciones sobre el MMPI-A son insuficientes y se reducen a un número muy limitado de investigadores. 217 . No fue posible contar con una muestra de población clínica que permitiera realizar las comparaciones con la muestra normativa del estudio. No fue posible generar índices de confiabilidad e indicadores de validez para la población clínica. sin embargo se consideró necesaria su utilización pues estos podían aportar a la validez concurrente de la investigación. Los instrumentos psicológicos que componían la batería de pruebas aplicada en el estudio no han sido validados para Costa Rica. En Costa Rica la investigación y los recursos bibliográficos especializados en el área de la psicometría son muy escasos. No se pudo emitir criterios válidos en torno a la estabilidad temporal de la prueba debido a la insuficiencia de la muestra test-retest. dificultó la participación de un mayor número de sujetos que dieran aun más representatividad a la muestra. El calendario escolar establecido para cada centro educativo.17.

el cual pueda ser utilizado por profesionales del área de la psicología. Establecer alianzas tanto con la empresa pública como privada. lo cual facilite y reduzca la labor de interpretación. que integre los datos de la estandarización a Costa Rica. Continuar con estudios que permitan realizar la aplicación del MMPI-A a una muestra test-retest para poder realizar los análisis de estabilidad temporal correspondientes. 218 . Continuar con estudios de adaptación y estandarización a Costa Rica del MMPI-A en una muestra de población clínica que permita ampliar los alcances del presente trabajo. calificación e interpretación del MMPIA. a través de las cuales se puedan destinar fondos para investigación. Fomentar estudios e investigación psicométrica a nivel nacional. se recomienda: Establecer convenios entre la Universidad de Costa Rica e instituciones de población adolescente que permitan ampliar la investigación para este grupo etario. Construir un programa de calificación del Inventario por computadora. Realizar nuevas validaciones de pruebas psicométricas en población adolescente.18. tomando como base la aplicación realizada en el estudio. tanto en el área de la psicometría como en el desarrollo de la psicopatología adolescente. Realizar un manual definitivo para la aplicación. RECOMENDACIONES Basados en la experiencia de haber realizado este amplio proceso de investigación. iniciando por las pruebas adicionales utilizadas en la presente investigación. realizando validación de pruebas que permitan contar con indicadores psicométricos apropiados para evaluar a la población costarricense.

la cual incluye una breve descripción de las distintas etapas que atravesó la investigación luego de haber sido aprobada por la Comisión de Trabajos Finales de Graduación de la Universidad de Costa Rica. y los criterios de evaluación y ética que componían los aspectos didácticos del Seminario. El rol del director del Seminario en el proceso formativo fue indispensable. este se dividió en tres fases. entre agosto y noviembre de 2008 se inició la búsqueda y revisión bibliográfica correspondiente. el cumplimiento y replanteamiento del cronograma. lo cual constituyera una plataforma contextual que permitiera un encuadre científico-profesional más pertinente mediante la capacitación y actualización en el tema de estudio. la posibilidad de organizar una serie de seminarios cortos a cargo de profesionales de la psicología especializados en temas relacionados con la presente investigación. e investigación cuantitativa orientada a estudios psicométricos. aplicación. La duración del proyecto fue de 2 años. calificación e interpretación de pruebas. y finalmente entre diciembre de 2009 y agosto de 2010 se concluyó con la elaboración de resultados y conclusiones de la investigación. con el objetivo de capacitar y especializar a los integrantes del grupo de trabajo. aunque los estudiantes participaron de diferentes eventos de tipo 219 . la segunda fase se llevó a cabo desde noviembre de 2008 hasta noviembre de 2009. sin embargo. ya que durante todo el proyecto colaboró tanto en el establecimiento de la bibliografía base. así como en la supervisión de los avances en las distintas fases del proceso. el trabajo se llevó a cabo desde agosto de 2008 hasta agosto de 2010. al mismo tiempo que se tramitó la autorización y elección de las instituciones pertinentes para su participación en el proyecto. SISTEMATIZACIÓN DE LA EXPERIENCIA En este apartado se realiza una compilación general del proceso de adaptación a Costa Rica del MMPI-A.19. durante la cual se realizó el trabajo de campo que consistió en la recolección y sistematización de la información a través de la aplicación de las distintas pruebas y la digitación de los datos. En lo que respecta a la estrategia didáctica del Seminario. como lo son: teorías de personalidad y psicopatología. se planteó en un inicio.

Una vez establecidos los grupos y fechas. y finalmente en un tercer momento se procedió a realizar la discusión y presentación de resultados. como en el trabajo de campo. pues las capacitaciones implicaban costos muy elevados. y a nivel individual. así como en el procesamiento y sistematización de la información. el horario de clases y la disponibilidad de los estudiantes. se trabajó en dos modalidades. Así mismo. la segunda etapa se basó en el procesamiento. así como limitaciones en la disponibilidad de horarios y espacios para realizarlas.formativo según su disponibilidad. la primera consistió en la organización del proyecto a nivel de logística y posteriormente la recolección de la información. Tanto la participación grupal como individual y la asignación de tareas en el proceso. Hoja de Información General del Participante. En cada una de las instituciones educativas. MMPI-A y una prueba adicional en cada grupo. las cuales fueron posteriormente integradas en la confección de los capítulos del trabajo escrito así como en la elaboración de resultados. no fue posible la organización de dichos seminarios debido a aspectos de tipo económico. la estrategia metodológica del proyecto se compuso de tres fases. la Lista de Chequeo de Síntomas (SCL-90-R). a nivel grupal. donde los estudiantes asumieron labores y prácticas colectivas. debido a la necesidad de realizar una distribución de tareas específicas para cada participante. en conjunto con el respectivo director(a) se debió coordinar la participación tomando en cuenta el calendario escolar. sistematización y análisis de los datos. contacto que inició con el Ministerio de Educación Pública (MEP). a través del cual se logró abrir los canales de participación en los distintos colegios a nivel nacional. Inicialmente se contactó a las autoridades institucionales correspondientes para la participación en el proyecto. se aplicaron los distintos instrumentos (Hoja de Consentimiento Informado. fueron estructuradas a partir de las necesidades y objetivos grupales que requería la investigación. la Lista de 220 . En cuanto a la metódica de la investigación. garantizando que todos los integrantes del Seminario participaran en la recolección de datos de la muestra normativa.

cada uno de los estudiantes. las cuales con anterioridad. según fuera el caso) de manera grupal. Asimismo. se inició con el análisis de los mismos implementando diversas técnicas estadísticas.Síntomas de Trauma Infantil (TSCC) o el Inventario de Depresión de Beck (Beck-II. como la aplicación de los instrumentos a dicha muestra. Una limitación relevante en el proceso de recolección de la información consistió en el hecho de no poder contar con una muestra de población clínica. Por otra parte. debido a que aunque se inició el contacto con instituciones que posibilitaran la aplicación. como la CCSS. posterior a la administración los instrumentos en cada centro educativo. Posterior a la recolección de los datos y su respectiva digitación. para volver a aplicar el MMPI-A y así obtener la muestra de testretest. se coordinó nuevamente con 4 colegios. haciendo revisiones de manera periódica que aseguraran la calidad de la información. al mismo tiempo en que fue facilitada una entrada de datos en el programa SPSS para la posterior digitación de las pruebas aplicadas. no fue posible que esta se realizara debido a la extensión temporal de los trámites burocráticos que se requerían para lograr tanto la autorización. se iba realizando la digitación de los mismos. Es importante destacar el hecho de que el Colegio de Psicólogos de Costa Rica fue quien aportó el apoyo económico para obtener el material impreso necesario para la aplicación de la batería de pruebas en cada colegio. había procedido a ubicar con sus respectivos manuales de aplicación. cada uno de los instrumentos aplicados componían la batería de pruebas que había sido determinada desde el anteproyecto. se realizó el análisis de la batería de pruebas complementarias aplicadas a diferentes submuestras de la muestra normativa y se compararon los resultados. Además. calificación e interpretación. al mismo tiempo en que se inició la recolección de datos. 221 . así como a aprender su administración. comparando los datos obtenidos con los de la primera aplicación sin embargo no se reportan resultados debido a que no se logró una muestra suficiente para la generalización de los mismos.

De esta forma. el cual incluía tanto apartados a nivel teórico como el capítulo de resultados de la investigación. fue necesario unificar y estructurar los capítulos que a cada uno de los participantes se le había asignado previamente.Para finalizar el proyecto. 222 . la última etapa consistió en realizar una integración del trabajo de presentación de resultados. dándole formato y coherencia al documento final del Seminario.

(1990). Archer.61. R. Mini Mult: Una forma abreviada del inventario multifásico de la personalidad de Minnesota-MMPI.20. Inc. L. 554-573. Editor’s   Introduction   to   a   Special   Section   on   the   MMPI-A Structural Summary. Assessment. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales: DSM-IV. Journal of Personality Assessment. American Psychiatric Association (2000). A structural summary approach for the MMPI-A: Development and empirical correlates. 63. Garnier. J. Universidad de Costa Rica. L. Barcelona: Masson. R. New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates. 223 . C. 317-318. & Araya. MMPI-A scale-level factor structure: Replication in a clinical sample. Archer.: Instituto de Investigaciones Psicológicas. Archer. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Adis. Future Directions for the MMPI-A: Research and Clinical Issues. Archer. R. & Jacobson. (1997). (1970). Alfaro. (3 ed. Assessment.). (1997). R. & Krishnamurthy. MMPI-A: Assessing Adolescent Psychopathology. (2002). R. (1994). 547-556. 337-349. & Krishnamurthy. 68. 4. R. New York: Wiley. R. & Rojas. Archer. Essentials of MMPI-A Assessment. San José. R. El Mini-mult 82: Revisión y estandarización del Mini-mult de Kin Cannon. Are  Critical  Item  “Critical”  for  the  MMPI-A. G. M. (2005). & Krishnamurthy. Tesis para optar por el grado de licenciatura en la Escuela de Psicología. (2002).. R. (2005a). Journal of Personality Assessment. 9. R. Archer. 95-109. O. Journal of Personality Assessment. R. Archer.

R. Trauma Symptom Checklist for Children. Implications of MMPI\MMPI-A: Findings for Understanding Adolescent Development and Psychopathology.. Professional Manual. USA: Psychological Assessment Resources. K. Beck. R. (2000).. (1992). (1996)... Butcher. Bolinskey. Briere. 257-270. J.. A. 9. San Antonio. Archer. Handel. (2000). Williams. Butcher. & Williams. 319-326. J. MMPI-A. Ben-Porath. Morton. (2008). R. C. SAGE Publications assessment 2003.. 10. K. Steer. Y. Assessment. Characteristics of Male Adolescents in Juvenile Justice and Clinical Treatment Settings. Tellegen. & Brown. (2005b). R. Overview of Adolescent Development. P. S. B... 224 . USA: University of Minnesota. México: Editorial El Manual Moderno. Archer. Avenevoli. MMPI-A Minnesota Multiphasis Personality Inventory. (2001). Morton. Essentials MMPI-2 and MMPI-A Interpretation. 85. R. (2002). 420-435. TX: Psicological Corporation. The Effectiveness of MMPI-A Items in Discriminating Between Normative and Clinical Samples.. J. K. 400. A. Butcher. J. Inventario de la depresión de Beck BDI II. & Kaemmer. & Farris. J.Adolescent. 77. G. Graham. Archer. K. T. Bolinskey. Journal of Personality Assessment. R. T. C. USA: University of Minnesota. MMPI-2: Guía para principiantes. (1996). & Farris.Archer. Archer. Journal of Personality assessment. & Lynch. (2001). R. Washington: On file at the ABA Juvenile Justice Center. A Factor Structure for the MMPI-A: Replication With Male Delinquents..

New Jersey: John Wiley & Sons. A replicated study of the concurrent validity of the Harris subscales for the MMPI. (2003). aplicaciones y temas (6a. 2nd ed. Manual Cuestionario 90 síntomas. Compas. Kaplan. P.). Processes of risk and resilience during adolescence: linking contexts and individuals.2050 / INEC. P. Aplicaciones del MMPI-2 en los ámbitos clínico. Holi. Madrid: TEA Ediciones. J. M. Introducción a las pruebas y a la medición. (2004). Grim. USA: American Psychological Association. (1998) Reading And Understanding Multivariate Statistics. & Swerdlik. Derogatis. J. 266. Assessment of psychiatric symptoms using the SCL-90. R. D. Argentina: Paidós. M. Kent. Estimaciones y Proyecciones de Población por sexo y edad (cifras actualizadas) 1950 . C. (2002). & Yarnold. (1975). Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) (2008). Washington. Hilts. 225 . Finland:University of Helsinki. Código ético para pruebas con usuarios. Pruebas y evaluación psicológicas. American Psychologist Association. Kent State University. ed. J. (2002). L. San José. Normal Range MMPI-A Profiles Among Psychiatric Inpatients. Inc. México: Thomson Learning. L.: Autor. (2006). En Handbook of adolescent psychology.R. CCP. (1999). SAGE Publications Assessment. (2003). OH. Cohen.Calvin. Unpublished doctoral dissertation. Casullo. Pruebas psicológicas: principios. & Moore. & Sacuzzo. Casanovas. M. México: McGraw-Hill. M. B. Academic Dissertation. 10. (2006). forense y laboral. DC.

Inc. Inventario multifásico de la personalidad Minnesota para Adolescentes. & Archer. (2002). (2002). Long-Term Stability of MMPI-A Scales. L. R. C. Alianza Editorial. Journal of Personality Assessment. R. & De Luca. A comparison of two interpretive approaches for the MMPI-A Structural Summary. (1998). Mexican American Adolescents: Performance on the MMPI-A. D..A. 9. (2002).Krishnamurthy. 205214. Claves para la Evaluación con el MMPI-2. New Jersey: John Wiley & Sons. MMPI-A Structural Summary Characteristics of Male Juvenile Delinquents. 73. Lucio. (2 ed). 103-108. V. España. Journal of Personality Assessment. & Rogol. Stein. E. 69. Madrid. Critica a la Investigación Psicología y Campos Afines. T. R. E. Madrid: TEA Ediciones S.. Puberty and Psychological Development. L. D. & Carlson R... 245-259. Nichols.. Pogge. Leal-Puente. Assessment. Stokes. K. Susman. & Farris. 9. J. En Handbook of adolescent psychology. (2000).. McGrath. 226 . Morton. McClinton & Graham (1998). A. (1999). D. (1997). Negy. J. México: El Manual Moderno. Bilginer. Assessment. Meltzoff. Journal of Personality Assessment 70. MMPI-A Structural Summary Variables: Prevalence and Correlates in an Adolescent Inpatient Psychiatric Sample. Trainor. (2004). 334-342. 327-333.

21. ANEXOS 227 .

A-ACK Alcohol/ Drug Problems Acknowledgment A-IMM Immaturity 228 .Anexo 2. Nombres y siglas de las escalas del MMPI-A en Español y Inglés ESPAÑOL Escalas de Validez A-? No puedo decir A-L Mentira A-F Infrecuencia A-K Defensividad A-F1 Infrecuencia 1 A-F2 Infrecuencia 2 A-INVAR Inconsistencia en respuestas contradictorias A-INVER Inconsistencia en respuestas verdaderas INGLÉS Validity Scales A-? Cannot Say A-L Lie A-F Infrecuency A-K Defensiveness A-F1 Infrecuency 1 A-F2 Infrecuency 2 A-VRIN Variable Response Inconsistency A-TRIN True Response Inconsistency Escalas clínicas A-1 A-Hs Hipocondriasis A-2 A-D Depresión A-3 A-Hi Histeria A-4 A-Dp Desviación Psicopática A-5 A-Mf Masculinidad-femineidad A-6 A-Pa Paranoia A-7 A-Pt Psicastenia A-8 A-Es Esquizofrenia A-9 A-Ma Hipomanía A-0 A-Is Introversión social Clinical Scales A-1 A-Hs Hypocondiasis A-2 A-D Depression A-3 A-Hy Hysteria A-4 A-Pd Psychopathic Deviate A-5 A-Mf Masculinity-Feminity A-6 A-Pa Paranoia A-7 A-Pt Psychasthenia A-8 A-SC Schizophrenia A-9 A-Ma Hypomania A-0 A-Si Social Introversion Escalas de contenido A-ANS Ansiedad A-OBS Obsesividad A-DEP Depresión A-SAU Preocupación por la salud A-DEL Delirio A-ENJ Enojo A-CIN Cinismo A-BAE Baja autoestima adolescente A-ISO Incomodidad social A-FAM Problemas familiares A-RTR Rechazo al tratamiento A-ALN Alienación adolescente A-CON Problemas de conducta A-BAS Bajas aspiraciones A-ESC Problemas escolares Content Scales A-ANX Anxiety A-OBS Obsessiveness A-DEP Depression A-HEA Health Concerns A-BIZ Bizarre Mentation A-ANG Anger A-CYN Cynicism A-LSE Adolescent Low Self Esteem A-SOD Social Disconfort A-FAM Family Problems A-TRT Negative Treatment Indicators A-ALN Adolescent Alienation A-CON Conduct Problems A-LAS Low aspirations A-SCH School Problems Escalas Suplementarias A-A Ansiedad A-R Represión A-MAC-R Alcoholismo de MacAndrew revisada A-PPA Predisposición a Problemas con las Adicciones A-RA Reconocimiento de la adicción A-INM Inmadurez Supplementary Scales A-A Anxiety A-R Repression A-MAC-R MacAndrew Alcoholism Scale-Revised A-PRO Alcohol/ Drug Problems Propensiveness.

Inhibition A-Sc6 Bizarre Sensory Experiences A-Ma1 Amorality A-Ma2 Psychomotor Acceleration A-Ma3 Imperturbability A-Ma4 Ego inflation A-Si1 Shyness/ Self-Consciousness A-Si2 Social Avoidance A-Si3 Alienation-Self and Others 229 . cognitivo A-Es4 Ausencia de control del Yo. inhibición afectiva A-Es6 Experiencias sensoriales extrañas A-Ma1 Amoralidad A-Ma2 Aceleración psicomotriz A-Ma3 Imperturbabilidad A-Ma4 Auto-envanecimiento A-Is1 Timidez/Autoconsciencia A-Is2 Evitación social A-Is3 Alienación sí mismo y otros Harris-Lingoes Subscales A-D1 Subjective Depression A-D2 Psychomotor Retardation A-D3 Physical Malfunctioning A-D4 Mental Dullness A-D5 Brooding A-Hy1 Denial of Social Anxiety A-Hi2 Need for Affection A-Hi3 Lassitude-Malaise A-Hi4 Somatic Complaints A-Hi5 Inhibition of Aggression A-Pd1 Familial Discord A-Pd2 Authority Problems A-Pd3 Social Imperturbability A-Pd4 Social Alienation A-Pd5 Self Alienation A-Pa1 Persecutory Ideas A-Pa2 Poignancy A-Pa3 Naivety A-Sc1 Social Alienation A-Sc2 Emotional Alienation A-Sc3 Lack of Ego Mastery. Cognitive A-Sc4 Lack of Ego Mastery.ESPAÑOL INGLÉS Subescalas Harris-Lingoes A-D1 Depresión subjetiva A-D2 Retardo Psicomotor A-D3 Disfunción física A-D4 Enlentecimiento mental A-D5 Rumiación A-Hi1 Negación de ansiedad social A-Hi2 Necesidad de afecto A-Hi3 Lasitud-Malestar A-Hi4 Quejas somáticas A-Hi5 Inhibición de la agresión A-Dp1 Discordia familiar A-Dp2 Problemas con la autoridad A-Dp3 Imperturbabilidad social A-Dp4 Alienación social A-Dp5 Autoalienación A-Pa1 Ideas persecutorias A-Pa2 Asertividad A-Pa3 Ingenuidad A-Es1 Alienación social A-Es2 Alienación emocional A-Es3 Ausencia de control del Yo. conativo A-Es5 Ausencia de control del Yo. Conative A-Sc5 Lack of Ego Mastery.

ESPAÑOL INGLÉS Subescalas componentes de contenido A-DEP1 Disforia A-DEP2 Auto-desprecio A-DEP3 Falta de impulso A-DEP4 Ideación suicida A-SAU1 Síntomas gastrointestinales A-SAU2 Síntomas neurológicos A-SAU3 Preocupación general por la salud A-DEL1 Síntomas psicóticos A-DEL2 Ideación paranoide A-ENJ1 Conducta explosiva A-ENJ2 Irritabilidad A-CIN1 Creencias misantrópicas A-CIN2 Suspicacia interpersonal A-BAE1 Falta de confianza en sí mismo A-BAE2 Sumisión A-ISO1 Introversión A-ISO2 Timidez A-FAM1 Discordia familiar A-FAM2 Alienación familiar A-RTR1 Baja motivación A-RTR2 Inhabilidad para abrirse A-ALN1 Incomprensión A-ALN2 Aislamiento social A-ALN3 Escepticismo A-CON1 Pasaje al acto A-CON2 Actitudes antisociales A-CON3 Influencias negativas de pares A-BAS1 Baja orientación al logro A-BAS2 Falta de iniciativa A-ESC1 Problemas en la conducta escolar A-ESC2 Actitudes negativas Content component subscales A-DEP1 Dysphoria A-DEP2 Self-Depreciation A-DEP3 Lack of Drive A-DEP4 Suicidal Ideation A-HEA1 Gastrointestinal Complaints A-HEA2 Neurological Symptoms A-HEA3 General Health Concerns A-BIZ1 Psychotic Symptomatology A-BIZ2 Paranoid Ideation A-ANG1 Explosive Behavior A-ANG2 Irritability A-CYN1 Misanthropic Beliefs A-CYN2 Interpersonal Suspiciousness A-LSE1 Self-Doubt A-LSE2 Interpersonal Submissiveness A-SOD1 Introversion A-SOD2 Shyness A-FAM1 Familial Discord A-FAM2 Familial Alienation A-TRT1 Low Motivation A-TRT2 Inability to Disclose A-ALN1 Misunderstood A-ALN2 Social Isolation A-ALN3 Interpersonal Skepticism A-CON1 Acting-out Behaviors A-CON2 Antisocial Attitudes A-CON3 Negative Peer Group Influences A-LAS1 Low Achievement Orientation A-LAS2 Lack of Initiative A-SCH1 School Conduct Problems A-SCH2 Negative Attitudes 230 .

Anexo 2. 231 . Hoja de Información General del Participante.

Fórmula de Consentimiento Informado. los investigadores nos responsabilizamos de tratar con la mayor confidencialidad posible la información que nos brinde. y no facilitará a ningún participante información que implique exponer la privacidad de los demás. existe la mínima posibilidad de que se comprometa su privacidad.com. el investigador en su calidad de psicólogo. El beneficio más claro que usted percibirá por su colaboración será el aportar al desarrollo científico del país. no deberá existir presión por parte de los investigadores. el grupo investigador y la Universidad de Costa Rica se reservan los derechos sobre el material producido a partir de los datos recolectados. 2-621-557. Así mismo. es decir que se protegerá su identidad conservando su anonimato cada vez que se publiquen o expongan datos del estudio ante terceras personas. Gabriela Rivera Sequeira céd 1-1171-811. en tal caso se le informaría oportunamente. Se le solicitará información sobre temas de su vida personal que podrían ser conflictivos y crearle malestar emocional y perturbación. Se respeta su derecho durante las diferentes etapas del proyecto y posterior a él. Analizamos un test de personalidad (MMPI-A) con el objetivo de mejorar sus alcances en la evaluación de adolescentes costarricenses. y Andrés Rovira Quiros céd 11041-436. Sin embargo. se eximen de la obligación de elaborar análisis de los datos de los participantes individuales. Para ello requerimos que cientos de personas como usted respondan de manera honesta y concienzuda a éste test y si se requiriera a otros más. Sin embargo.Anexo 3. es decir. si quisiera información al respecto puede obtenerla solicitándola al correo electrónico: csaboriov@gmail. posibilitando que usted u otras personas se beneficien en el futuro de los resultados de esta investigación. en caso de que se viera afectado y lo solicitare. Alexandra Lobo Fallas céd. Andrés Leiva Picado céd 3-390-379. UNIVERSIDAD DE COSTA RICA VICERRECTORÍA DE INVESTIGACIÓN COMITÉ ÉTICO CIENTIFICO Tel: 2511-5006 Fax: 2224-9367 ESCUELA DE PSICOLOGÍA TEL: 2253-1265 FAX: 2511-4017 FÓRMULA DE CONSENTIMIENTO INFORMADO Para ser Sujeto de Investigación Proyecto: Inventario Multifásico de la Personalidad de Minnesota A: Propuesta de Validación para Costa Rica Somos un grupo de investigadores conformado por Nancy Arias García céd. la institución a la cual representan o terceras 232 . Por tanto. Juan José Brenes Barahona céd 3-390-426. Es necesario aclarar que no se le ofrece remuneración económica por su participación en el estudio. estudiantes de licenciatura en la Escuela de Psicología de la Universidad de Costa Rica. Su decisión de participar o no en el estudio deberá ser voluntaria. No obstante. de estar al tanto del uso y tratamiento que se les da a los datos que nos brinde y los resultados obtenidos por ello. 1-1113-583. se compromete a brindarle contención psicológica y referirlo al servicio de salud correspondiente de ser necesario.

Además se respeta su derecho a no aceptar o a declinar su participación en el estudio en cualquier punto de éste. _________________________________/_________________/_____________/________ Nombre del Sujeto de Investigación Cédula o Pasaporte Firma Fecha CONSENTIMIENTO (Representante legal de personas no autónomas) En calidad de representante legal de______________________________________.m. he leído toda la información descrita en esta fórmula antes de firmarla. CONSENTIMIENTO (Sujeto de Investigación) He leído toda la información descrita en esta fórmula antes de firmarla.personas.m. Antes de dar su consentimiento usted debe hablar con alguno de los investigadores mencionados y éste debe contestar satisfactoriamente todas sus preguntas sobre su participación en el estudio. sin que ello tenga repercusiones para usted. 2223-0333 extensión 292. de lunes a viernes de 8 a. cédula_________________. todas mis dudas con respecto a su participación como sujeto de investigación nos han sido aclaradas a ambos y respetando su decisión de ser parte del estudio en los términos establecidos. Consultas adicionales puede hacerlas a la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad de Costa Rica a los teléfonos 207-4201 ó 207-5839. a los teléfonos 2233-3594. Puede consultar sobre los derechos de los sujetos participantes en proyectos de investigación al Consejo Nacional de Salud del Ministerio de Salud (CONIS).m. voluntariamente y con el poder que el Estado Costarricense me confiere acepto su participación. a 4 p. Al firmar este documento usted no perderá ningún derecho legal y una vez firmado usted recibirá una copia de esta fórmula firmada para su uso personal.m. _________________________________/_________________/_____________/________ Nombre del Representante Legal Cédula o Pasaporte Firma Fecha _________________________________/_________________/_____________/________ Nombre del Investigador Solicitante Cédula o Pasaporte Firma Fecha _________________________________/_________________/_____________/________ Nombre del Testigo (Opcional) Cédula o Pasaporte Firma Fecha 233 . de lunes a viernes de 8 a. todas mis dudas con respecto a ser sujeto de investigación han sido aclaradas y voluntariamente acepto los términos de mi participación en el estudio. a 5 p.

APÉNDICES 234 .22.