P. 1
La Sujecion Bblica

La Sujecion Bblica

|Views: 7.738|Likes:
Publicado porRosario Barros
Este es un estudio que realizo mi pastor
Este es un estudio que realizo mi pastor

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: Rosario Barros on May 20, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/16/2013

pdf

text

original

LA SUJECIÓN BÍBLICA

INTRODUCCIÓN Hay conceptos y orientaciones autoritativas que la Biblia nos enseña y que a nosotros nos parecen extraños, incomprensibles y hasta desechables. Hoy, la predicación que, como Pastor voy a compartir con la Iglesia presente, es acerca de una de esas palabras y conceptos que no nos gusta considerar y que para el discipulado cristiano resultan absolutamente basales para una buena madurez de la vida cristiana. Como acabo de decir, hay conceptos desagradables de escuchar pero que necesitamos considerar como Iglesia con el objetivo de crecer en la mayordomía personal y local.

I.- CÓMO ES LA MAYORDOMÍA DEL DIABLO PARA LA IGLESIA DE CRISTO.
1.- En la Iglesia, la mayordomía de Dios es multiplicadora y aditiva, pero la mayordomía del diablo es divisora y restadora. Dios, en el uso de sus atribuciones siempre añade bendición sobre la Iglesia y multiplica su misericordia sobre el servicio de cada uno de nosotros. El diablo, en uso de su naturaleza que hurta, mata y destruye el amor de unos por otros y lo que hace es sembrar discordia y dolor en medio de la Iglesia y restarnos gozo y unidad al cuerpo de Cristo con la finalidad de humillar la Gloria del Señor. (Mayordomía de la división) 2.- En la Iglesia, la mayordomía de Dios se perfecciona en corazones humildes, pero la mayordomía del diablo se hace notoria en el carácter altivo de aquellos miembros más soberbios. El humilde se reconoce falto de sabiduría cuando el altivo solo cuenta sus aparentes victorias sobre otros. El humilde reflexiona en silencio sobre lo que Dios hizo en su necesitada vida, cuando el altivo cuenta una y mil veces de sus “abundantes logros” en la empresa, en su familia o en sus estudios. El humilde recuerda como se quedó callado ante las palabras sabias de otra persona, pero la persona altiva cuenta a quien lo quiera escuchar de cómo hizo y qué dijo para que otro se quedara callado. (Mayordomía de la soberbia y altivez) 3.- En la Iglesia, la mayordomía de Dios se funda en la Biblia que es su propia Palabra inspirada, en tanto la mayordomía del diablo se funda en los modelos imperantes de administración, de la psicología, de la tecnología, de la política, etc. El diablo nos hace olvidar de la Biblia pero nos pone el corazón en sintonía con el último grito de la moda en cultos, teorías, libros, predicadores de moda, métodos de administración, etc. haciéndonos olvidar de la Biblia y haciéndonos pensar que nuestros estatutos tienen igual valor que la Palabra de Dios. (Mayordomía sin Biblia) 4.- En la Iglesia, la mayordomía de Dios se manifiesta por medio de un sistema ordenado de gobierno en base la obra del Espíritu en los miembros de ella y por medio de líderes llamados y dotados por su propio Espíritu, en tanto que el diablo confunde a la congregación al punto de hacer de la Iglesia un campo de batalla de personas que

quieren mandar, que quieren gobernar y dictar cátedra espiritual en base a sus propios deseos, donde la congregación se divide entre los de Pablo contra los de Pedro y estos contra los de Apolos, según dice Pablo en 1ª de Corintios. El verdadero gobierno de la Iglesia se funda en la Biblia, en la Obra de Cristo en ella y en la sujeción de todos a las maneras escriturales. (Mayordomía del Campo de Batalla Permanente)

II.- CÓMO ES LA MAYORDOMÍA EN UNA SANA IGLESIA CRISTIANA.
1.- La Mayordomía de una Iglesia Cristiana, Bíblica y Triunfante se funda una frase compuesta de palabras únicas y difíciles de asumir por la naturaleza propia de cada uno de nosotros. Las palabras son SUJECIÓN por AMOR. Esta enseñanza aparece desde Romanos y hasta Apocalipsis 34 veces en el Nuevo Testamento y cada una de esas veces es para enseñarle a la Iglesia cómo se debe desarrollar la mayordomía espiritual de la vida cristiana. Como ustedes podrán comprender, no voy a tratar cada una de estas 34 enseñanzas en estos breves minutos que me quedan, sin embargo intentaré definir el concepto y mostrar algunos ejemplos de la misma Biblia. La palabra bíblica SUJECIÓN, viene del griego, de la palabra jupotage (uJpotaghv) y significa literalmente ESTAR UNIDO EN DEPENDENCIA, ESTAR LIGADO DEPENDIENTEMENTE DE ALGUIEN O MANTENERSE AFERRADO A ALGO O A ALGUIEN QUE SE ENCUENTRA EN UNA POSICIÓN SUPERIOR y los textos bíblicos donde aparece este concepto los podemos encontrar en algunos de los siguientes ejemplos: 1.- En Gálatas 2:1-5 “Después, pasados catorce años, subí otra vez a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito. 2Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles. 3Mas ni aun Tito, que estaba conmigo, con todo y ser griego, fue obligado a circuncidarse; 4y esto a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas, que entraban para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para reducirnos a esclavitud, 5a los cuales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros”, es decir para Pablo al encontrarse en la disyuntiva de decidir si se aferraba a los que tienen reputación dentro de las estructuras religiosas, es decir personas de cierta influencia en la sociedad religiosa, o a la revelación de Dios. Él no tuvo dudas que debía optar por declinar estar en sujeción a personas que difieren con el Señor. Pablo quiere decir en este pasaje “fui a Jerusalén según una revelación de Dios” y a eso me sujeto, porque la sujeción significa estar aferrado a alguien o algo superior y en este caso ese algo superior es el Dios que le revela su voluntad. Este es un principio fundamental para todo Pastor y para toda persona que ha de estar sintiendo la voz de Dios para dedicarse al pastorado, no podemos estar sujetos en dependencia de los miembros de la Iglesia, de las denominaciones, de las agrupaciones

pastorales o a los que parecen ser más reconocidos, sino a quien nos ha revelado su llamado superior. 2.- 1ª Timoteo 2:11 “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción”. Este es un texto que poco tocamos a causa de no querer aparecer defendiendo un supuesto machismo mal entendido. Antes de abuchearme, les ruego a las hermanas oírme. Pablo le está escribiendo a Timoteo (quien a esta altura de la historia era el Pastor de la Iglesia de Éfeso), donde existía uno de los templos sexuales más grandes del mundo del primer siglo y de la historia de la humanidad. Una copia del templo de la diosa Diana, la diosa de la fertilidad y de la sexualidad, cuyas sacerdotisas eran prostitutas que ejerciendo su oficio alababan a la diosa del pecado. Sus formas de vestir eran muy sensuales, sus adornos muy llamativos, pero lo más importante era que en ese lugar los varones eran objetos del placer sexual de las mujeres del lugar. Allí los hombres callaban y las mujeres enseñaban, mandaban, ordenaban y eran las sacerdotisas de todos los actos del culto pagano. En ese lugar los hombres debían estar en silencio y solo obedecían a la voz y los deseos de las mujeres. Su mayor característica era un feminismo sexual enfermizo. Esas costumbres habían llegado a todo el pueblo y a casi todas las familias de la ciudad en donde las mujeres eran las que llevaban la autoridad. Pablo entonces, les dice a las mujeres de la Iglesia, ustedes sean diferentes, si las mundanas mandan y gritan a sus esposos, ustedes, por amor a Dios y para dar testimonio de que no son como las sacerdotisas de Diana, sujétense a sus esposos, estén aferradas a Dios y demuéstrenlo sujetándose a sus maridos. En el templo profano las mujeres son las que mandan, enseñan y modelan a la sociedad entera, pero como una manera de dar testimonio a la sociedad de que los cristianos somos diferentes, entonces la mujer calle, aprenda en silencio y sujétese a la enseñanza de los hombres, quienes están obligados a aferrarse a Dios. En otras palabras aférrense a sus maridos en silencio, porque esa es una demostración de que están aferrados en obediencia a Dios. No es que ellos sean Dios sino que a Dios le ha placido que así sea. 3.- 2ª Corintios 9:10-15: “Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, 11para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios. 12Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; 13 pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; 14asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros. 15¡Gracias a Dios por su don inefable!. En este pasaje Pablo está hablando de la ofrenda y de la manera en que la Iglesia debe vivir la ministración de su mayordomía financiera. Para el apóstol, es Dios el que prospera a sus hijos, dando semilla para que sembremos (estudios, bienes, dinero, dones, talentos, etc.). Él es que da el pan para sustentarnos y de quien provienen las añadiduras de la vida. ¿Cuántos

hijos de obreros o trabajadores sin educación son hoy hombres prominentes a quienes Dios les ha multiplicado su propia sementera?. Para Pablo sin embargo la sujeción en este pasaje tiene que ver con la forma en que entendemos el evangelio, porque para los hermanos en Corinto el evangelio incluye el uso y administración de nuestros bienes. Nadie es buen cristiano por dar dinero a la Iglesia. Nadie es buen cristiano por ser un fiel diezmador, sin embargo, nadie es buen cristiano y es egoísta con la Iglesia con aquello que Dios le ha dado. El versículo 11 asegura que Dios nos bendice para toda liberalidad, es decir nos bendice para dar, para que seamos partícipes de la bendición de compartir, de aportar al ministerio de la Iglesia. La sujeción (ESTAR LIGADO DEPENDIENTEMENTE DE ALGO O DE ALGUIEN) implica que quien está sujeto al Señor, también puede ofrendar con gozo para aquello que manifiesta el amor de Dios. 4.- 1ª Pedro 2:13-17: “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, 14ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. 15Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; 16como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. 17Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey” Hebreos 13:15-17: “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios. 17Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”. En estos pasajes el Espíritu Santo está enseñando aquella sumisión que más nos cuesta seguir en la Iglesia de hoy. Aquella que tiene que ver con la necesaria sumisión a las autoridades espirituales dadas por Dios a la Iglesia. Pedro ordena a los miembros de la Iglesia que se sometan a la ley y la constitución, es verdad que en ningún momento usa esas palabras pero dice sométanse a las autoridades superiores (las instituciones como la policía, el parlamento, las autoridades políticas) porque están por causa de que Dios ha dado claridad mental a los hombres para organizarse y porque Dios opera su voluntad a veces por medio de personas que no guardan nuestra fe: Bernardo O’Higgins (trajo el primer evangélico a Chile para enseñar a leer con la Biblia) Arturo Alessandri (separación Iglesia Católica del Estado), Eduardo Frei Ruiz Tagle (Ley de igualdad de culto). Pero además de obedecer y sujetarse (aferrarse) a la ley y las estructuras de orden legal el autor de Hebreos enseña que la Iglesia debe aprender a obedecer las instrucciones pastorales sobre la manera de crecer en la vida cristiana y que todos los miembros deben sujetarse es decir MANTENERSE AFERRADO a los Pastores como ese ALGUIEN QUE SE ENCUENTRA EN UNA POSICIÓN SUPERIOR dentro de la congregación.

Las razones dadas por el Señor en este pasaje es que las personas que darán cuenta a Dios por la Iglesia son los Pastores, no hay otro en la Iglesia que tenga esa responsabilidad. No son los maestros, no son los ministros, no son los diáconos, no son los porteros, no son los músicos (aunque todos daremos cuenta por la manera en que vivimos la vida cristiana y administramos nuestros dones), solo el Pastor dará cuenta por su ministerio en la Iglesia. La orden del escritor es obedezcan y sujétense a su Pastor, para que él no tenga de que quejarse y para que en definitiva pueda dar cuenta de su ministerio si tener que culpar a nadie ante Dios. El texto bíblico de Hebreos 13:17 dice literalmente en el griego: “Os mando que estén sujetos y obedientes a las instrucciones que os da vuestros conductores espirituales en la Iglesia” ( en las Iglesias del Nuevo Testamento habían equipos pastorales) otra versión (Versión Latina de la Expresión Bíblica) dice: ”Manténgase dentro de las instrucciones que les encomiendan vuestros guías espirituales de la Iglesia, porque al final de la carrera ellos deberán ofrecer a Dios cuenta de su ministración y de quienes se han opuesto a su servicio” Conclusión: No podemos ser buenos mayordomos y ser porfiados del consejo bíblico al mismo tiempo. O somos obedientes o somos rebeldes a lo que Dios nos enseña. Sujeción significa estar tomados fuertemente de las autoridades puestas por Dios: 1.- En Gálatas, Pablo se encuentra en la disyuntiva si debe sujetarse a las personas de buena reputación o a la revelación de Dios y allí se nos enseña que la sujeción implica obedecer a Dios antes que a las circunstancias o las personas. 2.- En 1ª de Timoteo vimos que la mujer debía estar en sujeción a su marido, por causa del testimonio y del amor que se profesa al Señor en medio de una sociedad enferma. En este caso y para las mujeres de Éfeso la autoridad era el consejo de Pablo de mostrarse diferentes a las mujeres liberales y pecadoras de ese tiempo. 3.- La sujeción de 2ª de Corintios 9 implica que la sujeción se manifiesta dando de lo que tenemos, porque no existe –bíblicamente- el cristiano avaro. El que se sujeta a la Obra de Dios da con alegría. 4.- Pedro y Hebreos nos mandan a estar en sujeción de las autoridades, como dice Pablo que no hay autoridad si no es puesta por Dios. En el mundo las autoridades civiles y legalmente instituidas. En la Iglesia el Pastor como guía espiritual de ella. Si usted es obediente a esta palabra entonces sujétese a la revelación bíblica, sujétese al buen testimonio, sujétese a la bendición de dar y sujétese a las autoridades dadas por Dios. Pr. Jorge Lawrence Díaz (Th D) Ministerio Lazos de Amor Santiago, Chile.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->