Está en la página 1de 392
El Libro Magno SAN CIPRIANO TESORO DEL HEGHIGERO Bdicién tnica y completa, numerada, del famosi- simo Grimorio; dividida en las tres partes 6 libros que se consideran los sélo auténticos entre los mu- chos publicados con el mismo nombre. WAS HELFFEX FAKELN LICHT ODER BRILN, $0 DIL.LEVT NICHT SEHEN “WOLLEN TAL IPAIG Centro Editorial Poligiota. EL LIBRO MAGNO DE SAN CIPRIANG TESORO DEL HECHICERO Edicion ENEDTER SHAIAR ADVERMENCTA (| on los titulos de «Libro de San Ci- hg priano», Tesoro del Hechicero», «Eotameron» «Cruz de San Barto- 1.mé y San Cipriano», «Engremanzos de San Cipriano», «Verdadero Tesoro de Ma- gia Blanca y Negra» y otros de parecida indole, circulan impresos en varios idio- mas nua gran variedad de grimorios que suponen ser en cada caso, copia mds 6 me- nos exacta del libro que segunu-la leyenda, el propio Satanés entregé al famoso mé- ” gico (luego convertido 4 las doctrinas del verdadero Dios), cediendo & los poderosos conjuros del evocador, 6. de las férmulas que este empleara. No necesitaremos esforzarnos mucho para hacer vercomo ninguna de las magicas obras que se suponen herederas del saber oculto del santo mértir cristiano, tienen mayor fundamento de autenticidad que las de pa- recida indole, y no menos reputadas, su- puestamente escritas por los Papas, Leén y Honorio y por el mismo Salomon, 4 quien se concede la paternidad de la Cla- vienda. Basta abrir un instante cualquie- —s— ta de estos grimorios, para que se eviden- cien de manera precisa las muchas contra- diciones, falsedades y anacronismos, alli contenidos 4 modo de elocuente protesta, de un origen que no resiste los ataques de la critica histérica y literaria m4s elemen- tal. Sin embargo, existe una diferencia enor- me entre los denominados libros auténttcos de San Cipriano y los muchos apécrifos que por todas partes circulan impresos. Aquélios bajo esa caprichosa advocacién y figurada fuente de ensefianzas, represen- tan un antiguo grimorio, redactado por quien 6 quienes dan innegable muestra de su pericia en artes m4gicas; estos no pasan de ser en la mayoria de las ocasiones, bas- tardas copias de los primeros, y mal aper- gefiada coleccién de recetas goéticas, toma- das sin discernimiento de cualquier parte, oyendo casi siempre los desnaturalizados recuerdos de la tradicién popular, y enno pocos, suple la fantasfa de los incégnitos y poco aprensivos compiladores (con des- acertado tino), la falta de elementos ori- ginales, en lo que toma faundamento el ct- mulo de falsus consejos y ensefianzas, crea- dor de relatos puramente supersticiosos y de todo punto ineficaces. -9 Nuestra edicién, que reane en un solo tomo los tres libros consiverados auténti- v cos, si se da & esta palabra la significacién 4 que aludimos en el parrafo anterior, es por tal motivo la m4s completa y la Unica espafiola que juntos reproduce los textos & que exclusivamente se refiere la leyenda de los poderes mdgicos de San Cipriano. Su aurentrpap, pues, le concede todo el valor que-por tradicional fama goza y per- mite 4 los amantes de esta clase de estu- dios, que puedan juzgar por sf mismos del contenido de la obra, sin la intervencién de infieles y poco escrupulosos narradores, quienes 4 la sombra del reputado titalo, ofrecen por cuenta de un viejo autor, cien modernas y descabelladas fantasias, en re- vuelta mescolanza con las férmulas de la més dadosa especie y de procedencias tan varias como poco estimables para el ver- dadero ocultista. (1) Engpren Suatam. S./D6 (1) Entre las ediciones apécrifas que conoce- mos, merece ser exceptuada por su excelente factura, asi como por s: mérito ocultista, la pu- blicada hace poco en Ja casa de Gregorio Pueyo, ilustrado librero de Madrid. LIBRO PpRIMERO DE SAN CIPRIANO SUMARIO Instrucciones 4 los religiosos para comba- tir los daiios del diablo y los hechizos.— Oraciones de mucho provecho.—Vida de San Cipriano._Manera de desencantar tesoros y sitios donde se hallan.—Fantas- mas y sombras.—Arte de echar las cartas.. —Pronésticos del nacimiento.—Poderes ocultos, oraciones y conjuros. OAPITULO PRIMERO INSTRUCCIONES PARA LOS RELIGIOSOS Y RHLI- GIOSAS QUE HAYAN DE COMBATIR ALGUNA DOLENCIA. —REGLA QUE TODO RELIGIOSO DE- BE ESTUDIARPARA SABER OUANDOY CUANDO N6 LAS ENFERMRDADES RESULTAN OBRA DE HECHIZO 6 DEL DIABLO. } fermedades provienen de hechizos N| 6 por arte del demonio, pues 4 ca- da instante vemos personas que padecen dolencias naturales; pero cuando el mal se . prolonga y no tiene remedio, atribtiyese 4 una obra de hechiceria, que no existe de ninguna manera. Es costumbre muy extendida Ja de acu- dir en estos casos ciertos hombres y muje- res, bien poco versados en distinguir lo na- taral de lo sobrenatural, quienes comien- zan & hacer conjuros y & lanzar maldicio- nes contra espiritas que de nada tienen — 12 — culpa. Tales imposturas 6 impostores fene- cen con la maldicién de Dios, como dice San Cipriano en el cap. XVI de sa obra. Ruego, pues, de todo corazén &los reli- giosos, que estudien detenidamente estas instrucciones para no exponerse 41a mal- dicién del Eterno, porque hay que edver tir que todo cuanto hagamos ha de seren nombre de Jesucristo, y, por lo tanto, no debemos ofenderle mis aun no invocando su santo nombre, al objeto de que nos asis- taenel momento dedicado 4orar por el paciente con laintencién de no ser enga- fiados en lo tocante 4 si la enfernedad fue- se 6 no, cosa de hechizo 6 de los espiritus infernales. Al final de las presentes ins- trucsiones daré una oracién en latin que habré de ser leida tres veces junto al en- fermo. Si la dolencia dependiera de hechi- zos 6 espiritas, bonignos 6 malignos, no tardardn éstos en dar cuenta de si decla- rando que si estén dentro de la criatara que sufre, quien comenzaré 4 acongojarse convalsivamente. Cuando tal suceda, se puede asegurar que la enfermedad es s0- brenaturai y no natural, y en vista de ello hay que decir en seguida: —En nombre de Dios Todopoderoso, yo te ruego, espiritu, que me declares por qué — 13 — atormentas & este cuerpo de (se diré aqui el nombre del paciente) y te conjuro para que expliques lo que quieras del mundo corporal. Aqui esté el bienhechor que va & rogar & Dios por ti para que te veas purifi- cado en el reino de la Gloria. Al finalizar la invocacién transcrita el religioso advierte claramente si el espiritu vaga por los ambitos de la tierra en bus- ca de oraciones, puesto que al decir —« NO ERROR! LEASE Y ESTUDIESE BIEN LO QUE SIGUE PARA PRESTAR AYUDA 4 ESOS INFELI- CES ESPIRITUS. & son los fantasmas? Son visiones que aparecen & G ciertos individuos flacos de énimo y creyentes en que pueden venir & este mundo las almas de los que dejaron de existir en él. Los fantasmas solo aparecen 4 los que — 58 — tienen fe en los seres espirituales y no & los incrédulos, porque de éstos nada sacan provechoso y antes, por el contrario, reci- ben de ellos maldiciones. jAh! gQué ser4 de aquel con quien de es- ta manera se obre;! del desgraciado que nunca traté mds que de escarnecer 4 los siervos del Sefior y que viene 4 este mun- do buscando alivio para encontrar mas pe- nas? Asi verdé doblados sos tormentos. jAh! gQué sera de vosotros el dia que sedis juzgados? Si no tenéis buenas almas que por vosotros pidieran al Supremo Juez; si no tenéis amigos seréis castigados con todo rigor y severidad. Po lo tanto, cultivad, cultivad siempre lag buenas amistades para que en aquel tremendo dia haya intermediarios caritati- vos que pidan por vosotros al Creador y haced como hace el que Jabra la tierra, que para recoger por San Miguel codicia- dos frutcs, pone en el abonado campo bue- na semilla. Comprended bien hermanos estas pala- bras que no sonun decir por decir, sino reflejo fiel de lo que siente el corazon. Cuando os aparezca una visién, no la con- juréis, porque entonces ellas os maldecirg y os crear& mil tropiezes en todos vuestros —59 — asuntos y todo os iré saliendo torcidamen- te. Para tales casos podr4is acudir 4 la ora- cién de este libro que va mencionada con el titulo — Oracién para lo: buenos esptri- tus— y asi aliviardis las penas del necesi- tado que pide una limosna 4 las almas ca- Titativas. Mirad hermanos; el diablo pocas veces aparece en forma de fantasma, porque los demonios fueron angeles y en consecuencia no tienen forma corpérea de que puedan valerse; pox esto, 03 recomiendo, que cnan-’ do vedis un fantasma en figura de animal, no hay duda de que sea un demonio y de- béis conjurarle y hacerle la cruz Pero si el fantasma tuviese forma humana, no es el demonio y sf un alma que busca alivio para sus penas, por lo que procede que le recitéis la oracién que se pone en este li- bro, pues nada perderéis con hacerlo, y aquél espiritu librado por vosotros acudir& siempre que le llaméis. Y no quiero que fidis en lo que digo; haced la prueba y lo veréis, Orad, orad, por esos desgraciados espiri- tus 6 invocadlos en todos vuestros asuntos yen cnanto os suceda, que saldréis bien; yo os lo juro. Feliz de la criatura que se vea persegui- — 60 — da por los espiritus, porque en verdad muy buena habr& de ser esa persona que las al- mas asedian, buscando que rece por ellas quien tan digna de ser escuchada resulta ante el Creador, y sucede que por sus ora- ciones algunos se ven doblemente solicita- dos por los fantasmas; mas hay muchos es- piritus que nunca adoptan el sistema de manifestarse en forma de visidn y denotan su presencia en tas casas de la familia que entre los vivos tuvieren, originando noc- turnos estrépitos, arrastrando sillas, mesas y cuanto hubiere en las habitaciones; un dia matan un cerdo, otro dia una vacay asf comienza & andar mal todo: en aquella vivienda, por la falta de tino de sus morado- res, que si recurrieran & los rezos, verianse libre habiendo hecho una obra de caridad que en el ultimo dia de su vida les abriria las puertas del cielo. Reparad bien hermanos en estas pala- bras y grabadlas en vuestro corazén, que yo me propongo que Con el auxilio de este libro se salven muchas almas, y no intento mover 4 persona alguna & que haga cosas absurdas. ORACIONES PARA PEDIR A D10S POR LOS BUE* NOS ESP{RITUS QUE VIENEN 4 ESTE MUNDO A BUSCAR REZOS PARA VERSE PURIFICADOS DEL MAL QUE HICIERAN EN ESTE MUNDO, Y PARA RESTITUIR ALGUNA DEUDAO Co- SAS ROBADAS. at alma cristiana de este mundo en nombre de Dios Padre Todopodero, so que te cred, en nombre de Jestis Espiritu, Hijo de Dios vivo que por ti pa- decié, en nombre del Espiritu Santo que abundosamente te faé comunicado. Apar- tate de este cuerpo 6 lugar donde estés, porque el Sefior te recibe en su Reino. Je- sts oye mi oracién y sea tu amparo como lo es de los Santos Angeles y Arcangeles, de los Tronus y Dominaciones, de los Que- rubines y Serafines, de los Profetas, de los Apéstoles y Evangelistas, de los Santos MArtires, Confesores, Monjes, Religiosos y Eremitas, de las Santas Virgenes y esposas — 62 — de Jesucristo y de todos los santos y san- tas de Dios, 4 quien pido se digne darle un lugar de descanso y el goce de paz eterns en la ciudad Santa de la Celestial Sidn, donde ofrezcas al Sefior tus alabanzas por los siglos de los siglos- Amen. Oremus os misericordioso, Dios clemente, Dios que por la grandeza de vues- tra|infinita misericordia perdon&is los pecados de este espiritu, que siente do- lor de haberlos cometido, y le dais genero- sa absolucién de sus culpas y ofensas pasa- das; poned los ojos de vuestra piedad en este vuestro siervo, que va por el mundo pe- nando; abridle, Sefior, las puertas del cielo, oidle propicio y concededle el perdén de todos.sas pecados, pues de todo corazén os lo demanda por medio de su humilde con- fesién. Atended y reparad, joh Padre pia- dosisimo! los quebrantos y ruinas de esta alma y los pecados que hizo y contrajo por propia flaqueza 6 por la astucia y en- gafio del demonio. Admitidle é incorpo- radle, Sefior, 4 vuestra Iglesia triunfante. —63— Como miembro vivo de ella, redimido por la sangre preciosa de vuestro Hijo, compa- deceos, Sefior, de sus gemidos; que sus l&- grimas y sus sollezos os conmuevan; que sus stiplicas y las nuestras os enternezcan. Amparad 4 quien solo espera de vuestra misericordia, y admitidle en vuestro apre- cio y gracia por el amor que tenéis 4 Jesa- cristo, vaestro amado Hijo, que con vos vi- ve y reina por los siglos de los siglos. Amen. jOh! alma que vagas en expiacién de tus culpas, te encomiendo & Dios todopodero- so; querido hermano mio, al Sefior pido que te ampare y favorezca, como cosa suya que eres, para que finalizando con la muer- te tu deuda y castigos de esta vida, puedas gozar de la presencia de Dios, tu soberano creador, que después de hecha Ja tierra 4 ti te hizo, como cuando al abandonar tu alma el cuerpo, salfan 4 recibirte las luminosas huestes de los santos Angeles que te ha- brian de proteger, defender y testejar. Que la gloriosa congregacién de los Santos Apéstoles te proteja constituyéndose en juez y defensora de tu causa; que las triun- fadoras legiones de los m4rtires invenci- bles te amparen; que la nobilisima compa- iifa de los ilustres confesores te acoja en su — 64 — seno confort4ndote con la suave fragancia de los lirios y azucenas que llevan en las manos, como simbolo de la suavidad fra- grante de sus virtudes; que los coros de las santas virgenes te reciban con alegria y contento; que toda aquella bienaventurada compania del séquito celestial te den en- trada en el seno glorioso de los Patriarcas con estrecho abrazo de gran aprecio; que veas la taz de tu Redentor Jesucristo, mos- tréndosete piadosa y apacible para darte un lugar entre los que siempre gozan de su presencia. Que nunca llegues & experimen- tar los horrores de Jas tinieblas eternas, ni las explosiones del fuego infernal, ni las pe- nas que atormentan 4 los condenados. Que ceda el maldito Satands con todas sus le- giones y que cuando por delante de 61 pases acompafiada de los Angeles, veas ul mise- rable acometido de temblor y que temero- so se retira 4 hundirse en las sombras de su obscura morada. Vé alma. Acdbese ta martirio, que ya no perteneces & este mundo y ai al celestial; liberada quedas, porque contigo esté Dios que ha de hundir en la nada 4 los enemi- gos que Je aborrecen; huyan de su presen- ‘cia y deshagdénse como el hamo en el aire y como Ja cera en el fuego, los rebeldes y — 6 — malditos demonios, y que los justos gozo- sos y alegres te sienten entre ellos 4 la mesa del Sefior. Confund4nse y retirénse aver- gonzados los ejércitos internales, y que los ministros de Satanés no se atrevan & opo- nerse 4 tu marcha hacia el cielo. Librete Cristo, que por ti faé crucificado, del in- infierno; Iibrete de esos tormentos conque ‘vagas por el mundo sufriendo y haciendo sufmr. Que Cristo, que por ti did su vida te le- ve; que Oristo Hijo de Dios vivo, te ponga en los vergeles y florestas del Paraiso que nunca se secan ni marchitan y que te reco- nozca, como unico pastor que es de las al- mas. por obeja de su rebafio. Que te absuel- va de todos tus pecados y te siente &su mano derecha entre los escogidos y pre- destinados. Hag&te Dios tan dichosa, que citando siempre en la presencia del Eterno, ‘veas con bienaventurados ojos la verdad manifiesta de su divinidad y en unidnde la corte celestial goces de la dulzura de la eterna contemplacién, por los siglos de log siglos. Amen. T OBACION CONVENIENTE PARA COMBATIR TODAS LAS ENFBRMEDADES AUNQUE SEAN DE ORI- GEN NATURAL, QUE DEBE SEB DICHA CON GRAN RESPETO A JESUCRISTO A QUIEN EN ESTE OASO SE HABLA. (Hagase la sefial de la Cruz if diciendo. —En nombre del Padre del Hijo y del Es- piritu Santo. Amen. Jesus; Marfa y José.) ‘se hecha & su imagen y semejanza GA y redimida por su sangre, conjuro tus padecimientos asi como Jesucristo aha- yenté los de los enfermos de Tierra Santa y de los paraliticos de Sidonia, y asf, yo (falano) os pido Sefior mio Jusucristo que os compadezcéis de este vuestro siervo (digése el nombre) y que no le dejéis que continie sufriendo més las tribulaciones de la vida. Lanzad sobre este vuestro es- clavo vuestra Santisima bendicién y yo Vv K (falano) como criatura de Dios — 67 — (falano) ordenaré, con el permiso de tu Dios, que es el mfo, aue cesen tus pade- cimientos. Amantisimo Sefior Jesus yerda- dero Dios que desde seno del Eterno Pa- dre Omnipotente fuistéis mandado al mun- do para rescatar los pecados, absolved Se- fior los que esta Cesgraciada criatura ha cometido; Vos que vinistéis 4 !a tierra para redimir & los que eran victima de afliccién, para librar 4 los encarcelados para reunir & los seres dispersos y errantes, para con- ducir 4 su patria 4 los peregrinos; yo (fa- lano) os suplico, Sefior, que dirijéis 4 este enfermo por el camino de salvacién y de salad, pues esté verdaderamente arrepen- tido. Cons»lad, consolad, Sefior, & los opri- midos y atribulados; digndéos librar 4 este siervo de Ja dolencia que padece, de la afliccién y tribulacién en que lo veo, por- que Vos recibistéis de Dios Padre Topode- roso la naturaleza humana para haceros igual & nosotros y hecho hombre prodigio- samente nos comprastéis el Paraiso al pre- cio de vuestra preciosa Sangre, establecien- do entera paz entre los Angeles y los hom- bres. Asi, pues, dign&os Sefior restablecer concordia entre los humores de este cuere po y su alma para que (dfgase el nombre) y todos nosotros vivamos en alegria, libres — 68 — de males tanto del cuerpo como del Alma. S{, Dios y Sefior mio: resplandezca vuestra paz v vaestra misericordia sobre mi y so- bre todos nosotros; y asf como procedistéis con Esau, quitandole toda aversién contra sa hermano Jacob, extended Sefior Jesu- cristo sobre (digaee el nombre) criatura vuestra, vuestro brazo y vuestra gracia y dign4os librarle de todos los que le odian como libraste 4 Abraham de las manos de los Caldeos; 4 su hijo Isaac, de la ejecucién del sacrificio; 4 José, dela tirania de sus hermanos; & Noé, del diluvio universal; & Loth, del incendio de Sodoma; & Moisés y Aaron, vuestros siervos; y al pueblo de Israel, del poder del Faraén y de la escla- vitud del Egipto; & David, de las manos de Saul y del gigante Goliat; & Susana, del crimen y del falso testimonio; 4 Judith del soberbio 6 impuro Holofernes; 4 Daniel, en la cueva de los leones; & los tres mance- bos Sidrat, Micach y Ademago, del ardien- te horno; 4 Jon4s del vientre de la ballena; & la hija del Cananeo, de las vejaciones del demonio; & Adam, de Jas penas del infier- no; & Pedro, de las ondas del mar; & Pablo, de la prisién. De igual manera, amabilisi- mo Sefior mio Jesucristo, hijo de Dios vivo, atendedme 4 mi (fulano) criatara vuestra — 69 — que soy y venid con presteza en mi socorro por vuestra encarnacién, por vuestro naci- miento, por el hambre, sed, calor, trabajos, aflicciones, malos tratos, que padecistéis, por la corona de espinas que os pusieron, por los clavos que os atravesaron la carne, por la hiel y vinagre que os dieron, por la cruel muerte que por nosotros padecis- 4éis, por la lanza que os traspasd el pecho y por las siete palabras que en la craz pro- nunciastéis; primero & Dios padre omnipo- tente; —Perdonadles, Senor, que no saben lo que hacen—Despaoés al buen ladrén que con vos sufria el suplicio:—Zn verdad te digo que hoy estards conmigo en el Paraiso. —Después al Padre:—AHeli, Heli, lamma sabatani—lo que xignifica:—Dzos mto, Dios mto, gpor qué me has- abandonado?—Des- pués 4 vuestra Madre:—Mujer, he aqui 4 tu hojo.—Después al discipulo:—He aqui 4 tu madre—{mostrando asi que no os olvida- béis de los que os querian). Después digis- téis:—Tengo sed, porque deseab4is nuestra salvacién y la de las santas almas que esta- ban enel Limbo. Digistéisdespués 4 vaestro padre:— Ln tus manos encomiendo mi espt- ritu—Y por ultimo exclamastéis:—Toao esté consumado—porque habia conclaido vuestra misién y vuestros dolores. Bignéos - 70— hacer, pues, Sefior desde la hora presente en lo sucesivo que jamés esta criatura (di- gase el nombre) vuelva 4 sufrir la dolencia que tanto le hace sufrir yos rnego por todas las dichas cosas, por vuestra visita al infier- no, por vuestra resurreccién gloriosa, por los reiterados consuelos que ofrecistéis & vuestros discfpulos, por vuestra admirable ascensién al cielo, por la venida del Espiri- tu Santo, por el tremendo dia del juicio fi- nal y por todos los beneficios que he reci- bido de vaestra bondad (porque de la nada me creastéis y me concedistéis la santa fo en Vos) os pido humildemente, Sefior y Re- dentor mio Jesucristo, que echéis vuestra bendicién & esta criatura vuestra (digaso el nombre). Si, Dios mfo, Sefior mio, compadecéos de ella, joh! Dios de Abraham, joh! Dios de Isaac joh! Dios de Jacob compadecéos de vuestra criatura (digase el nombre) man- dad en su socorro & San Migoel Arcangel, que le traiga la salad y le defienda de las miserias de la carne y del espiritu. Y Vos, San Miguel, Santo Arcangel del Sefior de- tended y curad deste siervo (6 sierva) de Dios, ya que Vos merecistéis de El la bie- naventaranza y el poder de librar 4 los se- res humanos de todo peligro. -—- 1 He agai la Cruz del Sejior. “fe a Que vence y reina. Oh! Salvador del mun 4o sanadle: Salva- dor del mundo que por vuestra sangre y Pasién me redimistéis, avndadme; salvad- nos y curadnos de todas las dolencias del cuerpo y del alma. Yo (fulano) og pido todo esto por vuestra estancia y milagros que hicistéis en la tierra mientras duré vuestra carnal vida. Oh! Dios santo jOh! Dios fuerte ;Oh! Dios eterno. Tened misericordia de nosotros: Oruz de Cristo, s&lvame; Cruz de Cristo, protégeme; Cruz de Cristo, defiéndeme en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiri- ta Santo. Amén. (Digase de xodilias & ecntinuacion el Cre- do, el Salve Regina & Nucstva Seiiora y echése agua vendita schre ta parte donde radique la o:.fermedsd del interssudo). ApverTeNoia.—Esta oracién sirve para toda clase de enfermedades; sean de la cla- -~ 72 — se que fueren, pero es eficaz principalmen- te en los casos de erisipela erupcién deno- minada fueyos, picaduras deculebra y otros animales venenosos y por ultimo contra to- das las penalidades de la vida. M. B.—Aun cuando el religioso creyese que en la enfermedad no exista maleficio ni diablura, bueno ser&é que acuda también & 1a oracién de San Cipriano, porque asi el enfermo queda mAs satisfecho y la fe que en ello, pone mucho ayuda 4 la curacidn. Ast lo dice San Cipriano en el Capitulo pri- mero de su obra (1). (1) En la nota siguiente veremos si pudo 6 no decir San Cipriano estas y otras cosas parecidas. Aparte de semejante cuestién ce procedencia, & la que damos muy poco mérito, hallase en las ul- timas palabras de la nota la prueba evidentisi- ma de que el autor conore los efectos prodigiosos de una creencia firme, las maravillas de la suges- tién y de la auto-sugestién y el poder magico magnético de la palabra cn su forma mas podero sa, la de plegaria 6 rezo. . CAPITULO VI EXORCISMO PARA EXPULSAR DEL OUERPO AL DIABLO STE exorcismo fué encontrado en un ‘SO. libro antiquisimo escrito por Fray Benito del Rosario, religioso des- calzo de San Agustin (1). (1) Como vera el lector, las partes que com- ponen Ex Lisro Macno pe San Cipriano no tie- nen la pretensién de estar escrita por el famoso martir de la Iglesia, y constituyen un repertorio de procedimientos magicos, airibuidos en su ma- yor parte al arrepentido hechicero que completan los diversos datos sacados en distintos autores y de muy varia procedencia. Ec Lisro pg San Ci- PRIANO, auténtico que reproducimos, no pasa de ser (ni pretende tampoco otra cosa), una recopila= cién de formulas, procedimientos y tradiciones, que constituyen un conjunto no siempre arméni- co, acogido 4 una prestigiosa denominacién, que le sirve de titulo y consagrada divisa, entre los grimorios catalogados por la Libliografia general del ovultismo, Insistimos en estas consideraciones, repitiendo & IN el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo. En nombre de San Bartolomé de San Augastin, de SanCayetano, de San Andres Avelino, renie- un tanto lo dicho en la abvertencia preliminar, para que no se preste 4 deplorables confusiones nuestro aserto de ofrecer ahora una reproduccién del libro awténtico, pues su autenticidad no impli- ca que esté escrito por San Cipriano, y sdlo sir que es copia del consagrado por la fama y habien- do recibido extraordinario valor 4 los ojos del competente en obras magicas, tanto por la ciega fe que inspira en muchas regiones de la Penin- sula Ibérica, particularmente en la Gallega y Lu- sitana, cuanto por lo dificil quees encontrar una de las pocas ediciones completas que existen. Por lo demas, carecen de fundamento las va- rias referencias que en este y otras obras se hace aun libro anterior escrito por el propio Santo y tanto es asi, que Alfred Maury en un notable es- tudio histérico critico «La Magie et 1’ Astrologie» dice en la nota segunda de la pagina 147:—«On peut consulter a ce sujet cet que la légende de S. Cyprien le magicien fact dire a ce contesseur de la foi des practiques dans lesqueiles il avait eté engagé avant la conversion (Bolland, Aet, Sanctor. 26 Septemb, pag. 233 et suiv)». No necesitaremos decir que si existiera un libro original, no diria este autor que se consulte lo que la leyenda pone en boca del martir, rifiriéndose 4 lo que aparece —-b— go de ti, Angel malo, que pretendes estar dentro para perderme. Por el poder de la Cruz de Cristo, por el de sus divinas llagas, teconjuro maldito, para qae no puedas de- en la tamosa celeccién de vidas de Santos, redac- tada por los P. P. Bollandistas. De todas maneras la fe que se ha depositado en el libro magico que reproducimos, es tal, y parti - cularmente, para el desencanto de tesoros, que aun subsiste arraigadisima la creencia en Galicia, hasta el punto de haber costado su lectura, hecha segin manda el rito magico y con la intencién expresada, que la autoridad competente tuviera ocasién de condenar 4 mis de un sacerdote (Jesus Hodrigues Lopez.—«Ligeros apuntes sobre las Supersticiones de Galicia»). Del Ciprianillo (que en esta edicién va unido 4 las otras partes del Lipro Macxo, tormando una ediccién completa), no menos ensalzado por la tradicién, nos pinta la confianza que inspira entre los campesinos galle- gos, el gran poeta Curres Enriquez, y ya que la obra nos ha obligado 4 incluir los feroces versos (si versos pueden llamarse), del capitulo 2.°, de- mésnos el desquite de copiar la hermosa poesia del ilustre poeta gallego. Dice asi: Contame, Xan, que che pasa Pra, dempois d’ haber mercado asa é hortas Vender hortas, vender casa —%7%6— sinquieter & ninguna alma que en paz esté, Ann. (Digase este exorcismo tres veces y otras tantas se hard la cruz sobre el pecho.) Y andar oxe atravesado Pol-as portas? Hay quen di que non sei cando Non sei quen falouche 4 orella Jousa estrana D’ un libro de contrabando Escrito na vella fala Castellana, Entr-as follas revesgadas D’ ese libro, danse sefias De tesouros E riquezas enterradas Pe dos rios é das brafias Pol-os mouros, Pra co libro te fagueres Traballache cal ferido D’ unha espora; Fuehe rico antes do seres Mais agora qu’ 0 tes lido gQue es agora? iPobre Xan que desengafiol Cantas terras rexistrache Cos teus ollos, Rexistrachelas en vano 10 tesouro qu’ atopaches Fo! de piollos! CAPITULO VII NUEVO SISTEMA DE ECHAR LAS CARTAS Los sacerdotes de los mas remotos tiem- pos y paises del mundo y los adivinos y profetas de todas las religiones idolétricas estavieron siempre muy familiarizados con la ciencia conjetural. En el transcurso de los siglos, esta ciencia ha descendido del in- dicado origen para caer en nuestros dias en el general dominio de las gentes aficio- nadas y curiosas, pasando por las manos de todos los que en distintas épocas alardea-~ ron de predecir el futuro de cualquier per- gona y aun de la sociedad entera de sus res- pectivos tiempos y todo por la simple ins~ peccién de cosas y fendmenos sian valor ninguno al parecer. Los aruspices, los au- gures, los druidas etc., lefan el porvenir en el vaelo y en el canto de las aves y en las entrafias de muchos animales, De esto pro- vinieron los sistemas adivinatorios de lu ornitomancia y electriomancia. La adivinacién por medio de los nime- ros y de los nombres, no es menos antigua — 78 — pues la primera se remonta 4 los origenes del mundo y fué muy empleada entre los magos de la Caldea y la de los nombres, denominada anagramancia, practicarénla los discipulos de Pitdgoras 6 sea los pita- géricos. Aquella recibe la denominacién de Aritmomancia y de Onomatomancia, esta. La adivinacién por los suefios 6 sea la Oneirocricia, que constituye una de las formas més importantes de la eiencia con- jetural, procede probablemente de Oriente y en punto & vetustez, figura al lado de la astrologia 6 astronomancia. Los Arabes, los Persas y los Peruanos, lo mismo que todos los otros pueblos de la antigtiedad buscaban la revelacién de lo futuro en el firmamento, de modo que muchos hombres “‘célebres de las pasadas épocas considera- ban 4 la astrologia como un saber cierto y respetable. De muchos objetos se valfan los antiguos para sondear los arcanos del porvenir; las varitas y ramas, los tamices 6 arneros el aire, el tuego, el humo, el agua, la luz, la cera, las plantas, los arboles, los libros, la mano, los espejos, los anillos, los huevos, los animales, las piedras, todo servia para lo que hubiere de acontecer al individuo —779- consultante y los cometas y los eclipses eran sefial de las futuras calamidades que castigarian 4 las naciones. La Cartomancia 6 adivinacién por me- dio de las cartas que sirven para jugar, es més moderna puesto que Jos naipes no fue- ron inventados hasta los tiempos de Carlos VI de Francia. Este ramo del saber profe- tizador esté muy extendido entre las gen- tes y sison muchas las que lo practican muchas mas tienen firme creencia en 6); s el gran recurso 4 que acaden los enamo- rados enloquecidos por desconfianzas y los celos, y para templar el rigor de la ausen- cia del ser querido. La Cartomancia prac- tichbase con 32 cartas 6 con una baraja compuesta de 78. Hoy se hace uso unica- mente de las cuarenta conocidas cuya sig- nificacién damos 4 continuacién. Oros As —Una prenda. Dos —Brevemente. Tres —Con alegria. Cuatro —La iglesia. Cinco —Noticias. Seis —Corta cantidad de dinero. Siete —Gran suma de idem. Espadas As —Afirma lo quo fuere. Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete As Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete As Dos Tres Daatro Cinco Seis Siete — 80 — —Cortando. —Maés palabras. —La cama. —Enfermedad. — Desvio. —Pasién, padecimientos morales. Copas — Algazara, enredos. —Una carta. —Buenas palabras. —Por la puerta de la calle. —Lagrimas. —Por caminos. —A la hora de comer y beber, Bastos. —Por la noche. —Por caminos inciertos. —Por caminos breves. —En esta casa. --Con los cinco sentidos. —Celos. —Con mucho gusto. La sota de espadas, es una mujer de mala lengua. El rey, y le mismo el caballo, el cuerpo y pensamiento de un hombre de juasticia, abogado, juez, procurador 6 cosa andloga. — 81 — La sota de oros, representa 4la mujer que consulta, 4 la echadora de cartas. El rey y el caballo, significan el cuerpo y pensamiento del hombre consultante 6 del individuo de quien se desee de las cartas, para amoldar su respuesta con exactitud 4 la pregunta que se les hiciere, CAPITULO VIII MODO DE LEER EL SINO- EsDE los tiempos ma4s remotos de la antigtiedad, en casi todos los paises # se hizo uso de la guiromancia, 5 sea el arte de adivinar Ja fortuna y la desgra- cia de las personas por medio de las rayas de la mano. La practica de decir la buena ventura, es ya tan general, hasta en los sitios de menor importancia como poblacién, que bien merece aarle cabida en este libro. Aqui figuran todas las revelaciones del sino, distribuidas en los doce meses del afio, para que pueda encontrarse facilmen- te el que corresponde & cada nacimiento. . Dicho lo que antecede, se principia con el del mes de Bre: 23 O Los que nazcan bajo la influencia de este sino, son de condicién honesta; pero de ca- récter desconsiderado y timidos, hasta el — 8 — punto de ser inhdbiles para llevar 6 diri- gir cualquier negocio de responsabidad y riesgo. Los hombres serfn de color triguefio, de pelo castafio, ojas azules y casi siempre de magnffico aspecto. Desconfiarén de todo y “de todos, y por ello perder4n muchas ven- tajosas ocasiones. Las mujeres serdn triguefias, ni altas ni bajas'y muy elegantes y listas. Como man- cebas, resultaraén caras; pero en cambio podrdén ser buenas esposas y buenas ma- dres. Tendrdn cinco hijos por lo menos, Su temperamento seré bilioso y lo mismo en los hombres. Todos los que nacen bajo este sino, ten- drén el genio arrebatado y ser4n de tem- peramento muy sanguineo. Los hombres serén pélidos y de natu- raleza nerviosa, pero pacificos. Habraén de ser poco sinceros atin con sus mas intimos amigos. Tas mujeres, sadn muy negligentes y volubles, tendran los ojos y el pelo negros y se distingnir4n por su gran hermosura y elegancia. No dar& buen resultado el casamiento — 8 — entre personas nacidas en este mes; su unidn serfa muy desgraciada. MARZO El que nazca con este sino, se distingui- r& por su cardcter jactancioso y descon- fiado. Su inteligencia ser4 poco vulgar y le dominaré el egofsmo. Querré todo cuanto le proporcione el logro de sus caprichos y placeres, sin gue pare mientes en la mejor 6 peor manera ds conseguirlos y antes que supeditarse al yugo y obligacién de un trabajo honrado, ha de acudir & todos los medios para resolver sus apuros, si ex- cluir los mas indignos. Lo mismo los bombres que !as mujeres de este-sino, resultarén en el trato seduc- tores, p.rsuasivos, haciécdose querer con general facilidad. Su temperamento ser4 nervioso. ABRIL Los nacidos bajo este sino, seran de con- dicién melancdlica, tétrica. Ler caracte- riza un gran amor al trabajo y Ja tenden- cia & supeditarse 4 la voluntad dela mujer preferida, 4 quien no obstante han de mor- tificar con mil exigencias ridiculas é inso- portables celos. Serén fuertes, llenos de — 87 — vida, més bien altos quo bajos, von ojos eastafios y pelo del mismo color. Las mujeres, resultarén ordinariamente exCelentes amas de sus casas, exposas fieles madres carificses. Su porte tendré poco de elegante, la complexion serd sanguinea y vigorosa en lay mujeres, y nervivsa en los hombres. MAYO Corresponde al sino las nataralozas de- licadas y pusildmines, el temperamento linfaético, una estatura aventajuda y el co- lor verde mar de los ojos. Los hombres suelen ser bondadesos y muy dadvs 4 en- tregarse 4 la quietud del reporo. Ordina- Tiamente aprecian mds el amor de la fa- milia, que cualquier modo de convivencia con persona extrafia a ella, por lo que re- sultan de jévenes, muchachos de recogidas costumbres, y luego, al casarse, excelentes esposos y padres. Serdén poco aptos para todo asunto 6 em- presa que requivra mucha actividad y mo- vimiento, y sz hardn estimar eu todas par- tes, por su honrada manera de proceder. Las mujeres serén pequeiias y bien desa- rrolladas ds carnes, de cdrater bullicioso, amiga de bailes, reuniones y otros entrete- — 98 — nimentos. A sus maridos les har4n rene- gar més de una vez, por mas que sean siempre cuidadosas 6 irreprochables cum- plidoras de sus deberes. JUNIO Corresponde el temperamento bilioso y los individuos resultan muy predispuestos & las dolencias cerebrales. Ser4n poco re- servados en la conversacién, de genio bon- _dadoso y afable. Hombres y mujere serén igualmente des- pejados de inteligencia y habilidosos, leales en toda ocusién y empresa, y dispuestos & sacrificarse siempre en provecho del amigo. Los hombres resultaran de mucha esta- tura y gran robustez; las mujeres también serAn altas y con los ojos grandes y negros. JULIO Los nacidos en este mes, serdn desconsi- derados y tercos hasta el punto de llegar & los hechos mds indecorosos en su tema de salir adelante en la realizacién de un ca- pricho. Tendran la debilidad de las muje- res, requiriéndolas de amores sin parar mientes en la clase y condicién de cada maa dc: ellas. Sa tenperamento scr el bilio- — 89 — ‘0 y su 4nimo entero les habré de dar justa fama de valientes. Por regla general, co- rresponde 4 estos individuos ojos de color -castafio y el pelo rubio. Las mujeres, serén delgadas, delicadas y amables; perc puedea resultar malas hijas, malas esposas y peores madres. AGOSTO El sino concede escasa inteligencia y de- Jicadeza en los procederes. Los hombres, morenos y vigorosos, seran por regla general, dados & los negocios en gran escala, en los que acostumbran 4 ob- tener hermosas ganancias en poco tiempo. La mayoria, adolecer4n del vicio de ser t4tuos y habrén de demostrarse poco pro- pensos 4 resultar obsequiosos con un amigo, por mucho que s-a e! mérito que le re- eonociesen. Las mujeres Serén de ordinario muy ac- tivas y poco afectuosas en el trato con sus maridos, por mucho gue les quisieren. Su ideal ser& la sosegada vida de familia y de- notarén un temperamento débil. _ SEP TILCMBRE Los que nacen bajo esta influencia serén siempre sores vulgares, sin que les distinga — 9 — ninguna cualidad fisica 6 moral pues ape- nas les podré diferenciar de los nacidos con otros sinos la condicién de trabajadores y honrados. Los hombres resultarén buenos hijos, buenos maridos y también crdinariamente buenos padres, OCTUBRE Los que nacieren en este mes se distin- guiréa por su inegligencia y proposicién & tener caprichos extraordinarios, resulten- do casi todos, personas de genio alegre y holgazanas. Las mujeres serdn con frecuencia her- mosas, de ojos tentadores, de un color ne- gro de intensidad especial. Tendrén mucho despejo, pero con la fatalidad de ser ena- moradizas y volubles, lo que har& qne en- gafien primero & los novic-, y luego al ma- rido. Serin delgadas y mosiy4n antes de los ochenta aiios. Los hombres se distingairan por ca ta- lento y energia. NOVIEMBRE Este sino d& la aficién 41a guerra y & toda clase de luchas; hace el genio vivo y muy irritable. . —a21— Los hombres se mostrarén inclinadus & abandonar las cosas de importancia por atender 4 frivolos placeres. Ser4n gruosos. robustos y elegantes. Las mujeres tendrén pocas carnes; pero resultando de buenas formas, muy bonitas y de pelo rubio, dorado 6 rojo. No obstante sus aptitudes para ser buenas madres de familia, tendr4 para ellas gran atraccién el pecado de la carne, por lo que convendra uo perderlas nunca de vista. Exceptudnse las nacidas desJe el dia 12 al 20 de este ies, DICrELMDBRE Los que nacieren bajo este sino, ten- dran un caréter tornadizo, de modo tal, que tan pronto se les verd llorando, como ricndo. Su predileccién ser& para aquellas ma- neras de vivir que rara vez podrdn llevar © & efecto. Les gustar4n los viajes y nunca podr&n salir de su pueblo 6 pais, Los hombres, tendréa una talla media- na, cabellos aegros, ojos de color castafio claro y resultardn simpAticos. Las mujeres, serdn altas, de ojos azules, cara redonda y agraciadas. Humbres y mujeres, demostrarén gran dignidad en — 2 — sus ademanes y una amabilidad extrema- da en el trato de gentes. Su temperamento seré biliosd y tendran muchos hijos. La mayor parte de los matrimonios con- trafdos entre personas nacidas en el mismo mes, no dan resultados satisfactorios, y por esto ser& bueno evitar semejantes uniones en previsién de los disturbios domésticos, que pudieran sobrevenir. rr ADICION Las precedentes indicaciones del sino no proceden del arte quiromético, y como es muy cierto que en él se basan las revelacio- nes de la buena ventura, de ninguna mane- ra ésta puede originar las profecfas deter- minadas por el mes del nacimiento. Semejantes revelaciones reconocen por causa los principios en que 8e funda la as- trologia judiciaria que, conforme tiene un sistema completo de averiguacién rodeado de cadlculos y operaciones matemé‘icas ne- cesarios para formar el hordéscopo del indi- viduo, también ofrece otro sistema més f&cil, si no tan exacto, al decir de los astré- logos, para el cual requiérese el conoci- miento drl dia, mes y hora en que nacié el — 93 — consultante y el punto 6 lugar de su natu- raleza. Con estos datos, se tienen los zodia- cales, 6 sea los que corresponden al mes, los planetarios que provienen de la influencia de los planetas en el dia y la hora y los que determina cada signo del zod{aco por los pueblos de la tierra donde domina. Reuni- dos todos, de su conjunto sale una indica- cién general respecto del carécter y condi- ciones de determinada persona y porque no nos parece inoportuno dar 4 conocer el procedimiento, toda vez que Ex Liro Maeno se ocupa del asunto, completare- mos lo que ensefia con las siguientes indi- caciones que tomamos de Cortés y otros autores: INFLUENCIAS ZODIACALES Acuario.—Domina desde el 21 de Enero al 18 de Febrero; le pertenecen los pueblos de Aragén. Sajonia, Etiopia, Dal- macia, Arabia, Piamonte y la India y par- ticularmente les ciudailes de Constancia, Jerusalem, Urbino, Pavia, Monferrato, Za- mora, Medina, Palencia y Sevilla (parte) El varén que naciere bajo el ascendiente de este signo sera de mediana estatura, bien hablado, secreto, de buenas entrafias y ven- — 24 — turoso en lo que emprendiere; denota que recibiré algun golpe de hierro y que ha de correr peligro en agua y que la inclinacién le llevaré 4 tierras extrafias, donde le ir& mejor allé que en su patria. Sefiala qne, si vuelve, volyeré rico y préspero y débese guardar mucho de incomodarse, porque le dafiar4 en demasfa. Una gravisima enfer- medad le pondré en peligrode muerte entes de los treinta afios; si se librare de ella, pro- mete, segtin su naturaleza y complexién, cincuenta y ocho afios de vida. Si fuese hembra, denota que ser4 muy animosa y amiga de su parecer, y aunque pase peligro, no perder& todo lo que con su industria y trabajo habré alcanzado; y aun sefiala peligro de agua y que de la media- na edad en adelante lo pasar&é mejor, aun- que antes de los treinta y ocho afios le se- fiala dos enfermedades: Ja primera, 4 los veinticuatro afios, y la segunda, 4 los trein- ta y cinco; promete, segtin su naturaleza y temperamento, ochenta y dos afios de vida. Piscis.—Domina desde el 19 de Fe- brero hasta el 20 de Marzo y le pertene- cen los pueblos de Irlanda, Normandia, Portugal, Libia, Cilicia, Pamphilia y Per- sia y particularmente las ciudades de Co- —~% - lonia, Venecia, RAtisbona y Alejandria ‘Orense, Santiago y Sevilla (parte). El va- ron que naciere bajo el ascendiente de es- signo, seré amigode ver tiorras y ha de deleitarse en ir por aguas y tendré gran aficién 4 la comida, por lo cual corre peli- gro y ha de vivir enfermizo, si su planeta no ayudase al esfuerzo de su complexién, Denota que ser4 individuo de pocas pala- bras 6 inclinado & abandonar sa patria; sefidlale una grave enfermedad 4 los quin- ce afios, otra 4 los treinta y otra 4 los trein- y ochos y si saliese de ellas, le promete, segun su naturaleza, sesenta y cinco afios de vida. Si fuere hembra, sefiala que padecerd de los ojos y que ser& muy honesta y pia- dosa; tendré muchos hijos. Debe guardarse del fuego y de los hierros 6 aceros que ten- gan corte 6 punta, pues toda su vida esté amenazada del peligro de morir quemada sobre todo en las horas de la tarde y co- mienzo de la noche y de ser herida por inadvertencia y temerario atardimiento propio, 6 de persona querida. Sufriré tres enfermedades, una 4 los doce afios y las otras dos & los veintiuno y & los treinta. El limite de su vida est& en los cincuenta y nueve afics. — 6 — Aries,—Domina desde el 21 de Mar- zo hasta el 19 de Abril; le perteneven los. pueblos de Inglaterra, Francia, Alemania y Polonia y particularmente las ciudades de Florencia, Naépoles, Batavie, Venecia, Gra- covia, Sumala, Pergamo, Zaragoza, Tor- tosa y Valladolid. El varén que naciere bajo el ascendiente de este sizno ser4 inge- nioso, prudente, mas no precabido, de noble &nimo y algo hablador. Tendré un génio- vivo cuyos arrebatos pasarén en seguida y le distinguiré el prurito de hablar 4 solas 6 consigo mismo, revelando entonces, sin re- parar en tal cosa,sus mds intimas cavilacio- nes y pensamientos, siendo esta cualidad origen de que se crea burlado por amigos en quienes deposita secretos, cuando habré de ser él mismo quien los haga legar 4 of- dos de perversas personas por su afan in- consciente de hablarlo todo. Nunca llegar& & ser ni muy rico ni muy pobre, ser4 buen amigo y el descanso de su vejez ser4el me- diano pasar que ha de provenirle de una herencia 6 sino de ganancia, debida mas bien 4 la generosidad de cierta persona que- & la excelencia del negocio donde le halle; pero antes de todo esto, serd victima de bas- tantes infortunios, penalidades y estreche- ces, En alguna ocasién seré mordido por — 97 — animal cuddrupedo y recibiré herida de arma blanca. Pasaré por varias enfermeda- des y sobre todo por una muy peligrosa que le pondré 4 las puertas de la muerte & los ventidos afios: tiene bastantes probabili- dades de salir de ella y entonces vivird has- ta Ios setenta y cinco. Si fuere mujer sera desenvuelta, de buen aspecto, muy impresionable 6 iracunda. De los siete & los doce afios padecer4& una do- Jencia peligrosa; si se casa enviudardé pron to y promete segtin, su naturaleza cuaren- ta y nueve aiios de vida en la que habra pasado por grandes pérdidas que veré re- cobradas por su destreza 6 industria, sin que llegue & gozar mucho de su triunfo, pues le lograr&4 por completo pocos meses antes del de su muerte. Tauro.—Domina desde el 20 de Abril hata el 20 de Mayo. Le pertenecen los pue- blos de Persia, Suiza, Asia Menor, Egipto (en parte) Armenia (en parte) y Chiprey par- ticularmente las ciudades de Mesina, Ca- pua, Salerno, Bolonia, Sena, Verona, Anco- na, Treveris, Parma, Mantua, Palermo, Ge- rona, Toro, Badojoz, Astorga, y Jaén. El varén que naciere bajo el ascendien- te de este signo, ser&é, atrevido, presuntao- 7 so y altivo; le distinguiré el deseo de abandonar su patria para ir 4 tierras ex- trafias, adonde le iré mejor. En ellas le aguarda un matrimonio, que le reportar& buena posicién y micha hacienda, y aun- que desde este punto de vista el casa- miento habré de ser siempre un suceso afortunado, si se casara en su pais, nunca hallarfa las ventajas que la suerte le ofre- ce con una mujer de otra nacidn. Si entrare en negocios, no dejar& de hacerlos muy buenos; pero ganando, como ganarfa mucho sise dedicaré 4 los de {indole comercial, pocas veces se ver4 subrado de dinero, por: que su vanidad y su afin de ser admirado, le originard dispendios poco proporciona- dos 4 la cuantia de sus bienes. Debe de hair de todo trato con mujeres que no sean la suya y tener en esto mucha prudencia antes 6 después de casarse, si se casa y Si luego enviuda, porque su sino le amenaza con el peligro de muerte violenta causada por una mujer. Si hace viajes por mar, el primero le abriré sin riesgo el camino de lejanas tierras; pero todos los demas que haga podrian serle peligrosos y funestos; deberdé de apartarse de toda rifia, dondese saquen 4 relucir armas blancas, cuidando igualmente de no llevarlas sobre si nunca y seré mordido algana vez por un perro, Ha- bré de paar por tres enfermedades; una 4 los diez afios, otra 4 los veinte, y otra & los cuarenta, de Ja que si saliere, puede espe- rar un resto de vida ex nto de dolencias, llegando con buena salad & los sesenta afios, término méximo de su vida, _ Si fuere mujer, dencta que seré solicita, cuidadosa y de car&cter decidido, igual- mente dominada que el hombre por el de- seo de ir & lejanos pafses. Tendr&é muchos hijos; padecer& enfermedades de no mucha gravedad & los diez y seis y treinta y tres afios y si salva de una cafda desde gran altura, que le aconteceré de los cuarenta & los cuarenta y s2is, su vida puede llegar & los sesenta, que es el termino que le asigna su naturaleza. Géminis.—Domina desde el 21 de Mayo hasta el 21 de Junio. Le correspon- den todos los pueblos de la Hircania, Ci- rinaica, Marmarica, Egipto (en parte) y Armenia (en parte) y particularmente las ciudades, Trento Cette, Vita, Pan, Narem- berg, Bruselas, Lyon, Magmesia, Sigiien- za, Murviedro (Sagunto) Cordobay Tala- vera. El varén que naciera bajo este ascen- ~ 10 — diente se distinguiré por su generosidad y buenos sentimientos. La entereza de su car4cter y la hermosura de su alma, la ha- ran hallarse malen su pais, y buscar en otros un ambiente de moralidad y de justi- cia mas puro; nuevos desengafios har4n de él un sor erranteyen alguna ocasién se ver& perseguido por rendir escrupolcso culto & la hidalguia y la verdad. Después entraré en un periodo de vida m&s tranquila y ob- tendré prestigio y riquezas; corre peligro en el agua y enel encuentro de un perro rabioso. Conviénele muy mucho no expo- nerse’ & sufrir dafio de armas de fuego ni andar por sitios elevados ni por puentes. Padecer4 enfermedades en la primera mi- tad de su vida que promete llegar & los sesenta y ocho afios. Si fuese hembra, seré muy estimada, de earacter tranquilo y formal y excelente madre de familia. Sufriré bastantes dis- gustos y algunas enfermedades, y llegar& & los sesenta y dos afios. Cancer.—Domina desde el 22 de Ju- nio hasta el 21 de Julio. Le pertenecen to- dos los pueblos de Numidia, Holanda, No- ruega, Zelanda, Bithinia, Burgandia, Es- cocia, Rodas, Lidia, Etiopia, en general el . — 101 — Africa y Frigia, y particularmente las oia- dades de Constantioopla, Mil&n, Pisa, Lu- ea, Venecia, Tiinez, Génova, Santiago de Galicia, Lisboa, Granada y Barcelona. El varén que naciere bajo el ascendien- te de este signo ser4 valerosy, de buena estatura, reservado, humilde y de cardcter alegre; denota que padecer4 algunos traba- jos y disgustos por pleitcs y que defender& causas agenas; su suerte parece llevarle 4 tener la profesién de abogado, procurador, 6 cosa anéloga; se distinguiré por ser ami- go de gastar cuanto tenga. Le espera peli- gro por agua, fuego y hierro; padeceré al- ganas enfermedades y podra vivir hasta los setenta y tres afios. Si fuere hembra, sefiala que serd diligen- te y trabajadora, pronta para enojarse y pronta igualmente para recobrar la calma; su cualidad es la del agradecimiento. Ha- bré de padecer algunas inquietudes causa- das por los hijos y el resto de su familia. Tendré una larga sucesién y corre peligro de sufrir cafdas desde lo alto. Alguna vez he de hallar cusas de precio que estuvieren escondidas; pero no de gran valor. Su salud ser& buena y podré vivir hasta los setenta y cinco aiios. ILeo.—Domina este signo desde el 22 de Julio hasta el 23 de Agosto. Tiene as- cendiente sobre 108 pueblos de Cilicia (en parte) Arabia (en parte) Bohemia, Costa del mar Rojo (ambas orillas) Caldea, Ita- lia, Grecia, Turquia, el Ponto los Alpes y Macedoniay particularmente sobre las ciu- dades de Roma, Ribena, Cremona, Ulma, Cretén, Damasco, Praga, Murcia y Ledn. El varén que naciere bajo el ascendiente de este signo, ser& dispuesto, altivo, de es- forzado 4nimo y hermoso. Denota que ser& tan arrogante como atrevido y elocuente, y sise diere al estudio, llegaré & ser muy instroido y hasta un sabio. Alcanzaré altas. dignidades y desempefiaré cargos impor- tantes y es seguro que ha de hacer muchos viajes. El matrimonio le reportaré mayor fortuna. En alguna ocasién habré de ser gravemente herido por arma blanca y mu- chas veces sus asuntoslereportardén grande honra y provecho. Padecer& varias enfer- medades (una muy grave 4 los cuarenta afios) y si librare de ellas, viviré seguin su naturaleza setenta y un afios. Si fuese mujer, ser&é hermosa, de 4nimo entero y digna de ser temida; pero no obs- tante se distinguiré por su religiosidad sin gazmofierfa y por su cardcter caritativo, — 103 — Poseer& una fortuna muy considerable. Sus. padecimientos serin Jos del estomago y los flujos de sangre, y podré vivir seten- ta y un afios. Virgo.—Domina desde el 24 de Agos- to hasta el 22 de Septiembre. Ejerce su influencia en los pueblos de Grecia (en par- te), Persia (en parto), Siria, Mesopotamia Sicilia (en parte), Rodas (en parte) y Can- dia y particularmente sobre les ciudades Pavia, Paris, Ferrara, Tolosa, Parenzo, Co- rinto, Lérida, Toledo, Avila y Algeciras, El varén que naciere bajo el ascendiente de este signo, ser4 honrado, casto y de no- ble condicién. Denota que seré también solicito y. cuidadoso de sus cosas, y que obtendré algun cargo 6 mando. Le habr& de distiuguir un genio vergonzoso y algo variable y de lariqueza descenderé 4 ser pobre victima de reveses de fortuna, por no acertar 4 dirigirse del modo m4s con- veniente al caso. Padeceré alguna enfer- dad alrededor de los treinta afios y lle- gard, segun su naturaleza,4los schenta y cuatro. Si fuere mujer, resultar& de genio timi- do, laboriosa y muy dada & la devocién. Bn su vida gozar& de poca salud constan~ — 1044 — \ temente. Corre peligro de caerse de cual- quier lugar elevado por donde pase, pade- cer4 una enfermedad peligrosa 4 los trein- ta afios, 6 alrededor de ellos, y podr4 llegar hasta los setenta y siete. Libra,.—Domina desde el 23 de Sep- tiembre hasta el 23 de Octubre. Tiene in- fluencia en los pueblos de Austria, Bac- triana y Sirie (en parte) y particularmente sobre las ciudades de Plasencia, Lodi, Re- gio, Parma, Gante, Viena, Bargos, Alme- ria y Salamanca. El varén que naciere bajo este signo, seré honrado y venturoso en cuanto empren-. diere. Habré& de traladarse & tierras extra- fias, donde le iré mejor que en la saya y ’ gerd persona, de cuya discrepcién, se pue- de esperar buenos consejos. Padeceré algu- yas enfermedades alrededyr de los seis, diez y ocho y treinta y cinco afios, y si se librara de esta ultima, vivird, segun sa na- 4uraleza hasta los setenta y siete. Si fuere hembra, denota que serd alegre, wm. uy Fegocijada y de trato sencillo y fran- co- En alguna ocasién snfriré daiio en los gzes- Padecer4 algunas entermedades de escase importancia y es facil que sn aficién & 1os visjes la muova & hacer algunos de — 1065 — mayor 6 menor importancia, Viviré, seguin su naturaleza, sesenta y seis afios. Escorpion.—Domina desde el 24 de Octubre hasta el 22 de Noviembre. Ejer- ce este signo su influencia sobre los pue- blos de Escocia y en general sobre todas las costas. Siria (en parte), Mausitania, Ge- tulia, Capodocia y Judea y particularmen- te sobre las ciudades de Mesina, Padaa, Aquilea, Valencia, Jétiva, Segovia, Tudela, Praga, Mélaga y Burgos. El varén que naciere bajo el ascendiente de este signo, sefiala que seré de malas cos- tumbres, traidor, lujurioso, porfiado é incli- nado al robo. Sus palabras engafiaran por la spariencia de suavidad y franqueza, que acertaré & darles. Sus inclinaciones le lle- vard4n 4 diversos paises, donde lo mismo que en otras partes, su sutileza y astucia llegaré 4 tanto, que por nadie seré sondea- do el fondo de sus pensamientos. Ni nunca llegar4 4 rico, ni nunca quedaré pobre. Corre riesgo de sufrir grave dafio por golpe de piedra 6 herida de arma blanca, Sus en- fermedades radicaran mas que parte algu- na distinta, en la del aparato genital y en el estémago, y puede alcanzar la edad de se- senta y un afios. — 106 — Si fuere mujer, seré sociable y de genio fuerte y terrible. Esta oxpuesta 4 que pon— gan su vida en peligro heridas de arma blanca, de los que si sale conservard pro- fanda cicatriz. Padecer4é con frecuencia de dolores de est6mago. Muchas veces ha de pasar por situaciones peligrosas y diffciles y experimentaré serios disgustos que no bastarin para disminuir la caracteristica impetoosidad y valentia de sn cardcter- Por regla general-su salud se resentiré de fuertes dolores de estémago yde los efectos de una constitucién entermiza,no obstante lo cual podria vivir hasta los setenta y dos afios, segun su naturaleza. Sagitario.—Domina desde el 23 de Noviembre hasta el 20 de Diciembre. Su influencia actua en los pueblos dela Ara- bia, Feliz, Esclavonia, Dalmacia, Etruria y Liguria (en parte) y en las cindades de Malta, Avigaon, Jorasalén, Asti, Milén, Jaén, Calohorra, y Medinaceli. El varon que naciere bajo el ascendiente de este signo, seré vergonzoso, afable, ho- nesto y no escaso de buena suerte: hard Viajes por mar que le proporcionaran ri- quezas: corre peligro de recibir dafio 6 le- sién causada por animal cuadripedo y las — 107 — enfermedades le han de atacar principal- mente & los siete, diez y ocho y veintiocho afios. Si sale de ellas viviré seguin su nata- raleza sesenta y siete afios. Si fuere majer denota que seré de car&c- ter apocado, vergonzoso y meditabundo. Poseera riquezas y llegaré & tener muchos hijos. Padecer4 tres enfermedades de consi- deracién en su vida aparte,deotras de poca importancia y podrdé llegar & los 57 afios, CGapricornio.—Domina desde el fa 21 de Diciembre hasta el 20 de Erero. Tiene ascendiente sobr> los paeblos de Macedonia, Berberia, Portugal, Albania, Moscovia, Tracia, Croacia, La Indie y Es- clavonia. (En parte) y particularmente so- bre las ciudades de Verona, Forli, Saboya, Florencia, Oonstantinopla, Tortosa, Soria y Carmona. El varén que naciere bajo el ascendien- te de este signo, ser& valeroso, amigo de la vida guerrera y de cardcter poco alegre. Padecer& algunos reveses de la suerte y la fortuna, los que facilmente le obligarén & buscar otros horizontes en apartados pai- ses; pero en ellos no saldré mejor que en el suyo, por lo que regresaré completamente disilosionado. Su salud sufriré frecuentes — 106 —: quebrantos y podré vivir no obstante, has- ta los setenta y siete afios. Si fuese hembra, sefiala que seré de con- dicién peryersa y la suerte le destina, aun- que no fatalmonte, & entregarso 4 la vida del vicio. Influiré en la de dos hombres de quien ha de ser la causa de sus desgra- cias. .Padecer& algunas enfermedades de poca consideracién. 3i por reflexién 6 por otras causas acertase 4 escapar del porve- nir indicado, podr& gozar de la considera- cién de las gentes en punto 4 honradez, pero se reconocera en ella la condicién de no sentir como sienten las personas de buen alma, por lo que nunca contaré con el cari- _fio de nadie. Vivird, segiin su naturaleza sesenta y seis aiios. . En !as anteriores indicaciones zodiacales, hay que observar algunas cosas que con- viene tener en cuenta para que no originen en cualquier caso una torcida interpreta- cién. No debe olvidarse, siguiendo el pare= cer de astrélogos antiguos y modernos, que cada una de estas influencias generales, esté modificada por las otras que concu- rren & determinar el modo de ser de cada persona; es decir, que su valor lejos de ser absoluto y fatal, depende de circunstan- cias que le completan 6 le modifican. — 10 — Respecto de los lugares de la sierra, so- bre los que cada signo influye, hemos res- petado los nombres de seograffa antigua que dan los autores, por parecernos que para nadie podria ser esto un obstdculo y se evitan extensas explicaciones. No todos los textos coinciden en esta que pudiéramos decir va!gar interpretacién de las influencias astrolégicas; por consecuen- cia y ateniéndonos 4 los Prondésticos de Ge- rénimo Cortés, como base, !os hemos, com- pletado teniendo 4 la vista otros libros an- teriores y posteriores. La aplicacién m&s correcta de los Pro- nésticos zodiacales consiste on aplicar al consultante, el que le corresponde, por el dfa de su nacimiento, combinado con el de la hora del mismo y el aiio refe- rente. Para obtener el de la hora, se contara4n todas las transcurridas desde la de la: sali- da del sol hasta la del nacimiento y por cada doa, se tomar4 un signo zodiacal, co- menzando 4 contar por el correspondiente &los dfas del mes, de manera que si la persona ha nacido el dfa 4 de Agosto 4 la una de la tarde, hallaremos ocho horas desde }a del amanecer ysiendo el signo Leo, recorremos los tres siguientes, que son; — 110 — Virgo, Libra y Sagitario que por hacer el cuarto es el pedido. Para el del afio se tomaré la cifra, reda- ciéndola & su m4s simple forma por reduc: cién teoxdfica, para llegar & un nimero igual 6 menor de 12 que es el del total de los signos del Zodiaco. Supongamos que el afio propuesto es 1907 y diremos s1mando sus cifras; una y nueve, diez} diez y siete, diez y siete, que esté compuesto de los dos guarismos, uno y siete, cuya reduccién d& ocho: ahora bien, buscamos el octavo signo comenzando por el de Ariés y hallaremos Escorpion. Pero ya hemos dicho que los signos zo- diacales handecombinarse con los planeta- rios, para obtener an prondstico completo, que evite, cuando no se quiera una preci- sién absoluta de detalles astrolégicamen- te considerado el problema, que habria de buscarse en la formacién del hordéscopo, se- gun ensefian 4 hacerlos los maestros de esta ciencia iniciatica. Las influencias planetarias provienen de " los siete cnerpos celestes, el Sol, la Luna, Mercurio, Ventis, Marte, Jupiter y Sa- turno. Los dias de la semana estan sujetos 4 las siguientes influencias: — itl— Domingo el Sol. Lunes la Luna. Martes Marte. Miércoles Mercurio. Jueves Jupiter. Viernes Vents. S&bado Saturno. En cada uno de estos dias, sus veinticua - tro ho1as se dividen en doce diurnas, que comienzan 4 contarse desde la una de la tarde & las doce de la noche y doce noctur- nas, desde la una de la madrugada 4 las do- ce del dia. En general las diurnas reciben la inflaencia del Sol y las nocturnas de la Luna. Cada una de las horas pertenece 4 uno de los siete planetas astrolégicos, te- niendo en cuenta que para cada dfa, la pri- mera y Octava diurna y la tercera y déci- cima noctarna, corresponden al astro ajus- tdndose los demas al orden en que estos se suceden que es el siguiente Sol, Venus, Mercurio, la Luna, Saturno, Jupiter y Marte. En consecuencia las horas del do- mingo se distribuirdn asi: DIURNAS 1.*, Sol; 2.", Venus; 3.", Mercurio; 4.*, La Luna; 5.*, Saturno; 6.* Jupiter; 7.*, Marte; — 1he-— 8.*, Sol; 9.*, Venus; 10.°, Mercurio; 11.*, La Luna; 12.* Saturno. NOCTURNAS 1.*, Jupiter; 2.*, Marte; 3.* Sol; 4.*, Ve- nus; 5.*, Mercurio; 6.°, Ia Luna; 7.°, Satur no; 8.*, Jupiter; 9.°, Marte; 10.*, Sol, 11.*, Venus; 12.*, Mercurio. La concurrencia de los signos astrélogi- cos en ciertos dias y horas determina la existencia de constantes momentos fati- dicos ‘del afio, que fueron hallados por el saber de los Magos caldeos y de 4os Maes- tros del saber Herméticd, en la forma que vamos 4 ver, respetada hasta el dia y segtin la cual todo cuanto se haga en los aludidos instantes y todo ser que nazca en ellos, habrdé de ir acompafiado de malisima suerte. MOMENTOS FATIDICOS 1° de Enero 4 las once de la noche. 25 de id. & las seis.de 1. tarde. 4 de Febrero 4 las ocho de la noche. 20de id. & las diez de idem. 1.° de Marzo 4 las cuatro de Ja tarde. 28 de id. 4 las diez de la noche. 10 de Abril 4 las ocho de la mafiana. 20de id. & las once de la noche. — 113 — 3 de Mayo 4 las seis de la tarde. 15de id. &]as diez de la noche. 10 de Junio 4 las seis de la tarde. 16deo fd. 4 lascuatro de idem 13de Julio 4 las once de la noche. 22 de id. & las idem de fdem. 23 de fd. & las idem de idem. 1.°de Agosto 4 la ona de la tarde. 20de id. & las siete de idem. 31de id. &1las idem de idem. 1.° Septiembre. 4 las tres de la tarde. 21de id. 4las cuatro de idem. 3 de Octubre 4 Jas ocho de la noche. 22de fd. & las nueve de {dem. 5 Noviembre & Jas ocho de {dem. 28 de id. 4 1as cinco de la tarde. 7 Diciembre 4 la una de idem. 22de id & las nueve de la noche. La influencia directa de los planetas as- trolégicos sobre el destino y condiciones de los seres hnmanos, puede ser favorable 6 adverss, en la siguiente forma: s0L Influencia benéfica.—Hace & les perso- nas justas, buenas, piadosas y castas; con- cede la ciencia y el amor & los honores ad- quiridos por el trabajo, y le es propia la magnanimidad en hechos y pensamientos 8 — 114- asf como el infundlir el carifio 4 la familia. Influencia maléfica.—Determina las cua- lidades diamentralmente opuestas & los an- teriores. LA LUNA Influencia benéfica.— Hace & los hombres célebres por virtud de un impensade hecho del destino. Influencia maléfica.—Determina la vani. dad, estrechez de miras, falta de inteligen- cia, espiritu tornadizo y una actividad fe- bril sin objeto ni buenos resultados. MERCURIO Influencia benéfica.—Hace & las personas de inteligencia despejada-aptas para los es- tudios de todas clases, de juicio serenoy cla- xo, profundos observadores de la naturaleza y felices inventores y muy héabiles y elo- cuentes en sus razonamientos y palabras. Infuencia maléfica.—Hace & las personas inconstantes, habladoras, olvidadizas, jac- tanciosas, falsas y taimadas. MARTE Influencia benéfica.—Concede robustez y fuerzas fisfcas,el amor al predominio y al mando y la facilidad de conseguirlo. — 115 — Infiuencia maléfica--Determina la aficién & derramar sangre, el &4nimo sanguinario y y cruel y las aptitudes que distinguen se- gun la suerte de la persona, al tirano, al verdugo 6 al bandido. VENUS Influencia benéfica.—Concede dalzura de cardcter y alma generosa, llena de senti- mientos, de amor, desprendimiento y ca- ridad. Influencia maléfica.—Resultan las perso- nas afeminadas, embusteras, débiles de ca- r&cter, cobardes, poco excrupulosas, varia- bles y falsas para el amigo 6 inconstantes en el amor. JUPITER Influencia benéfica.— Determina senti- mientos de generosidad, nobleza, valor fidelidad modestia amor 4 la justicia y al trabajo y concedeaptitudes extraordinarias para toda gran empresa. Influencra maléfica.—Condiciones didme- tralmente opuestas & las anteriores. SATURNO Influencia bénefica.—Da & las personas mucha penetracién y amor incansable al ‘ — 116 — estudio, deseo de aislarse en la soledad, pa- ciencia, calma, perseverancia, gran fran- queza y valor en los actos propios, y per- fecta indiferencia respecto de los bienes que otros alcanzan, los cuales jamés des- pertardn, ni asomo de diswusto ni envidia. Influencia maléfica.-Determina honda tristeza, pesimismo constante, mala inten- cién, envidia, desafecto por todo y para todos y gran disimulo para ocultar los pen- samientos que inspiran constantemente in- sano deseo de ser traidor y de complacerse en el dafio ageno. La reunién de todos los datos que corres- ponden al instante del nacimiento desde la hora precisa al afio, formardén un conjunto unas veces arménico, (en cuyo caso la leo- tura del sino no ofrece ninguna dificultad) y otras contractorio que indican el choque y oposicién de inflaencias. Entonces la in- terpretacién requiere buscar el resultade de las neutralizaciones, sobre las que do- minarén los carscteres comunes de los va- rios pronésticos concurrentes. Existen otros mediosmée perfectos y deli- cados para construir el tema astrolégico. Uno deellos, sencillfsimo, consisteen buscar en las tablas astrolégicas de meses, dias y horas, los signos que corresponden al ins- — 7 — tante del nacimiento de la persona y ave- riguar los planetas que en dicha época es- tavieran en su periodo de mayor brillo. Afiadiendo & este el dato aportado por la fase en que estuviere la Luna, se tienen los bastantes para hacer una prediccién del destino, bastante completa. Otro medio consiste en dividir en cinco zonas el cielo visible del lugar del nacimiento de la per- sona. Oriente, Occidente, Norte, Mediodfa y la regién zenital 6 de dominacién, y te- niendo en cuenta que el Norte marca las malas infliencias, el sur las buenas, el Oriente las de la primera mitad de la vida, el Occidente las de la segunda, y el espa- cio superior las dominantes en el desti- no, se van leyendo los sigaificados de cada parte. La astrologia es una ciencia, inicfatica, que admitiendo la influencia de los plane- tas y demas cuerpos celestes en los sucesos de la Tierra, y dela vida y suerte de los seres que paeblan su superficie, se ocupa de hallar la significacién de los aspects si- derales en todos los momentos de la exis- tencia humana, particularmente en el del nacimient», para deducir las dichas y des- venturas que esperan 4 cada hombre. En los remotos tiempos de la civilizaciéa — 118 — Caldea y de las iniciaciones druidicas, los conocinientos astronémicos, que alcanza- ron un progreso, ya casi reconocido por los. sabios, que causa profunda admiracién, Astronomia y Astrologia eran una sola y misma cosa, teniendo por idéntica base el estudio de las verdades fisicas y matem4- ticas; pero la Astronomia de entonces, no s6lo estudiaba lo que pudiéramos llamar: el aspecto puramente cientifico de la cues- tién, sino que también, buscaba sus rvla- ciones con la vida universal y su influen- cia en los problemas de la existencia orgé- nica y condicionado el saber en el secreto- de los colegios iniciativos, s6lo salfa fuera de ellos la parte puramente astronémica, y quedaba escondida en el misterio de aque- Ilas escuelas sacerdotales, todo lo eoncer- niente 4 la Astrologia y & los estudios de predicién meteoroldgica del tiempo. En los colegios druidicos es fama que la Astrolo- gia se cultivaba con mayor ahinco que en Caldea y el Egipto. Tiénese vaga noti- cia de algunas predicciones astrolégicas que en la antigua Galia se cumplieron punto por punto y més circunstanciada- mente se conoce el caso de haber sido va- ticinadas las guerras con los romanos, y la victoriosa expedicién de Julio César; todo — 119 —-, ello, y segtin constante tradiccién, revelado por los medios astrolégicos que emplea- bun los druidas. : Descendiendo 4 nn terreno donde exis- ten pruebas accesibles, & todo el mundo, afirmamos que la influencia de los astros no es cosa desprovista de razones. Hoy por ejemplo, se tiene por cierta la relacién entre las manchas del Sol y las grandes tempestades magnéticas que aqui en la tierra se han observado. Que las manchas solares sean directamente las causantes del citado trastorno, podré 6 no podré confir- marse; pero lo indudable es, que las tem- pestades aludidas siguen fielmoiite las va- riabilidades observadas en el Sol respecto de la abundancia y permanencia de sus manchas. Ademas, el numero de éstas, que parece estar sujeto en su aumento y dispo- sicién & un periodo de once afiog préxima- mente, corresponde & variasiones de la tem- peratura media anual, perfectamente com- probadas, y como tales variaciones influyen notablemente en todos los fendmenos de la vida terrestre, tendremos que podria sen- tarse aqui un principio astrolégico base de predicciones, cnyos datos los suministra la propia observacidn, y todo elio sin haber- se salido ni un instante del moderno crite- — 120 — rio cientifico. La influencia de la Luna es otro caso quo no tiene nada de ilusorio, co- mo puede comprobar cualquiera que viva en el campo: todas sus fases coinciden con ciertos fendmenos del crecimiento y buen 6 mal estado de animales y plantas, lo qve seria touto querer negar, porque el he- cho es ciertisimo: Nosotros hemos tenido ocasién de verio demostrado muchas ve- ces. {Quiere ésto decir que la Luna efecti- vamente sea la causa de los hechos obser- vados? No hay que ir tan lejos para que la coincidencia, jam&s desmentida, de los movimientos de nuestro satélite y de los aludidos fenédmenos, resulte un detalle que podria invocar 1: posibilidad de las pre- dicciones astrolégicas. El Sol, como sabe- mos, recorre en el afio los doce signos del zodiaco, y corresponde & cada uno de ellos, una porcién de tiempo, durante el cual los seres orgénicos pasan por las fases de este cambio :periddico. ¢Seria risible que sin presuponer nada, respecto del verdade- ro origen, se dijera que al inflaj» de Libra, Escorpién, etc., etc., correspondian tales 6 cuales variaciones en la Naturaleza y sus seres? Pues ya ostamos otra vez en el te- rreno de la Astrologfa. Una objecién podria hacerse al saber as- — 121 -- troldgico de los iniciados, por la discordan- cia que resulta entre la divisi‘n que estos hacen del ciclo y el estudio de 1ss cuerpos celestes segin nos le muestran las glorio- sas conquistas de la Astronomia. En la remota antigiiedad de los tiempos caldeos y egipcios ambas maneras de con- siderar el espacio estrellado, censtitufan una sola ciencia y carsce de razén al pare- cer de que entonzes sdlo se ocupaban los magos y sacerdotes de cilcalos astroldgi- cos ignorando por completo el verdadero sistema del universo. Nada mis falso. Desde tiempos remotisi- mos 4 los cuales no Ilegan atin hoy los da- tos de la cronologia histérica, se tavo una exacta idea de la posicién y movimientos de los astros, so midié el tiempo con preci- sién asombrosa y se calcularon los fenédme- nos celestes del modo més preciso. Ahora bien, todas estas cosas formaban parte esen- cialfsima de la ensefianza exotérica de las iniciaciones, y as{ como existfa una doctri- na secreta respecto de la Astronomia y re- lativa 4 otras muchas cosas, existfa tam- bién otra publica, en la cual se ensefiaba lo que m&s convenia decir & las poderosas cas- tas sacerdotales de aquellas civilizaciones y se desfiguraban los hechos & gusto y sa- ~ 122 — bor de los iniciados, bajo el velo de las ale- gorfas ysimbolismos teogénicos cuya cla- ve recibian de los maestros, después de prestar los juramentos mds solemnes y terribles.| El velo de la ciencia secreta no siem- pre permanecié espeso y corrido; llega un tiempo en el cual los santuarios permiten la iniciacién Idica, es decir, de los extra- fios 4 las castas y condicién sacerdotales y que éstos revelan, mediante algunas res- tricciones, de una manera mas 6 menos completa, el saber que habfan adquirido. Pitagoras fué uno de los que en los templos inicidticos de Kgipto aprendié muchas co- sas, y entre ellas el sistema real de los mo- vimientos planetarios, la redondez de la Tierra, la posién central Jel Sol, padre y origen de toda vida césmica y orgdnica respecto de los cuerpos sidereos que en torno de 61 girdn, etc., etc. Estas ensefian- zas no las transmitid & todos sus discipulos, pues los tenia divididos, como se sabe, en dos clases, publicos y secretos, 6 sea los verdaderos pitagéricos, Uno de ellos, Filo- lao, llegé & hacer ptiblicas las ensefianzas del maestro, quebrantando, escierto, la pro- mesa de silencio prestada, para defender la sfereoidad de la Tierra y 1a teorfa de sus — 123 — movimientos, y de los demas planetas, al- rededor del Sol. Modernas investigaciones han descubier- to que la posesién de las verdades astrondé- micas, lo mismo se encuentra entre los Cal- deos que entre los Egipcios, los Indios y los Druidas. Los Hebreos también estaban per- fectamente enterados, sin duda por Moisés, que recogié el saber de los Egipcios, y aun- que en la Biblia parece quedar bien demos- trado lo contrarioe, otro testimonio més puro y més respetable, el de la tradicion cabalistica, demuestra que las ideas del pueblo elegido eran muy otras entre sus ini- ciados de lo que parecfan en las predica- ciones 4 las masas. En la China se ignora cuando comenzaron 4 estudiarse los fendé- menos astronémicos;. pero lo que si se sabe es que en tiempos muy antiguos ya existia un cuerpo 6 colegio de astrénomos, y que & alguno le costé la vida el haberse equi- vocado respecto de la fecha de un eclipse que habia predicho. Por este dato, puede juzgarse del estado de la ciencia astro- némica en el Celeste Imperio cuando per- mitia ya estudiur los movimientos siderales de exacta manera. Los ocultistas reclaman la atencidua de la crftica imparcial sobre el hecho de la iden-~ — 1% — tidad de conocimientos y opiniones, halla- das en los mds distintos pueblos de ls an- tigtiedad, para probar: 1.° Que ha existido siempre una doctrina secreta profesada por los iniciados en todas partes. 2.° Que esa doctrina secreta es el acultismo. - Acerca de la Astronomia, dicen que ta- vieron y tienen el pleuo conocimiento de la verdad cientifica, algo de lo cual ya se ha visto como la ciencia lo ha comprobado; que lo mismo pasar4 en su dia con el resto y que hoy no dicen de lo que queda mas que una pequeiia parte, porque la otra ni seria crefda, ni serfa estimada en lo que vale y repesenta para el hombre. Dicen, que los mundos, no son como se exee, Colosales bolas de petreos maderiales encuya superficie reina lavida,sino que son seres, positivamente seres que,como el hom- bre, tienen un cuerpo, un fldido vital que por 41 circula, un cerebro productor de las ideas y hasta un alma que denominan alma planetaria. Veamos como. La masa pétrea del mundo, es su armadara, sus huesos; las masas sedimentarias y de formacién, sus miusculos y sus demas tegtdos; los filones metdlicos, la real nerviosa del planeta; sas aguas subterrdneas, el sistema venoso; la intensa evaporacién de sus mares y sa su- ~ 1% — ‘perficie, el sistema respiratorio; la vegeta- cién, su vestidura, sa pelo; los animales, sus células nerviosas; el hombre, sus células de la vida intelectual; la reanién de ten- dencias y deseos de los seres orghnicos, su vida intuitiva 6 inferior y el concurso de pensamientos de la especie humana, su vida intelectual, sa alma. éY cémo se aplicard este modo de consi- derar los cuerpos celestes 4 alganos en es- tado de ignicién, (el Sol, por ejemplo) y & otros apagados, sin aire, sin agua, sin Vida, segtin parece demostrado para la Luna?Sen- cillamente. Los astros nacen, viven y mue. ren y pasan por muchas fases y aspectos lo mismo que el hombre. Pues bien el Sol es un astro en los primeros tiempos de forma- cidén, en estado embrionario y la Luna ya es un caddéver hace muchos siglos, Mds ade- lante, nuestro satélite sehard pedazos, cuan- do llegué al estado areolitico de Ja ciencia 6 ird & perderse reducido 4 polvo en el seno del cosmos, como el cperpo se disuelve en el seno de la tierra. Lo mismo que el hombre, es & un tiempo, un organismo completo, ser humano y una célula nerviosa del ser «Tierra», esta es, ademA4sdo un organismo completo, una par- te du otro mayor; el sistema solar. En tal — 126 — individualidad, el cerebro est&é representa- do por el Sol. Chocar4, tal vez, que ahora resulte el Sol centro de la vida intelectiva y antes haya- mos dicho que estaba en el estado de un organismo embrion-rio; es decir, el menos apto para la vida del pensamiento y dela conciencia; pero si se recuerda el modo de pensar los ocultistas respecto del proceso de la peneracién, durante el cual el alma va moldeando el cuerpo en el seno de la madre, como el hombre edifica su vivienda, veremos que el Sol puede ser ol asiento de la inteligencia y de la razén del organismo sistema planetario sin el menor inconve- niente. 2Y este alma del Sol, qué es en ultimo andlisis? Es el alma 6 actividad intelectual forma- da por la inmensa suma de almas humanas de todos los planetas, cuya tiltima mansién es el astro solar después de muchas trans- migraciones cuando sus progresos hacen que al volver & Ja vida no necesitan ya un cuerpo material mds 6 menos denso. El Sol también es parte organica de otre Ser sistema ms elevado y asi los ocultistas Tegan hasta el Gran todo, cuyo organismo es el Universo, cuya inteligencia es la sama — 127 — de las inteligencias y cuya alma es el alma universal, Dios, en una palabra. Hag4monos cargo de una ultima obje- cién. Podria argumentarse que nada se indica de la influencia que tengan los pla- netas no nombrados; Urano y Neptuno por ejemplo. En efecto, dicha influencia existe, como existe también la de los asteroides {que astrolégicamente equivalen 4 la pre- sencia de otro planeta); pero su determina- cién no es necesaria para contruir el hords- copo, ni su influjo origina particulares ten- dencias que haya necesidad de especificar. Las de los dos ultimos planetas son lo mis- mo que la de Saturno y su concurrencia s6lo servirla para robustecer la de éste y la de los asteroides resulta de idéntica cali- dad & la de Marte. En cuanto 4 los satélites, sabemos que actuan respecto de la Tierra coadyuvando al efecto del planeta centro de sus giros. CAPITULO Ix PODERES OOULTOS, OARTOMANOIA, ORACIONES Y¥ CONJUROS De qué manera permite Dios que el diablo atormente 4 las personas 1° Para que todo hombre obstinado en sus culpas sirva de escarmiento y causa de terror 4 sus semejantes. 2.° Para que sean castigados en este mundo los que hicieren motivos, obstinin- dose, 6 no, en sus cu! pas, 3.° Para que, viéndose el hombre mar- tirizado por el Demonio, huya de ofender & Dios. 4° Para castigar culpas leves de modo que asi quede satisfecha la justicia divina. 5.° Para que los que estén en gracia, no desmerezcan y salgan de ella. (1) El original pone aqui el procedimiento para desencantar tesoros, que hallaran los lecto- res en el tercer libro de esta obra, para suprimir indtiles repeticiones, — 129 — 6.° Para que se arrepientun los pecado- res viendo por sus propios ojos el castigo de Dios. 7.° Para patentizar el poder del Eterno. 8.° Para mostrar la santidad de algunas personas. 9.° Para aumentar los merecimientos de los pecadores. 10.° Para que se purifiquen més los es- cogidos por Dios, 11.° Para que los hombres padezcan en este mundo las penas del Pargatorio y vean como de sus tormentos resultan tantos bienes para los demds. Il Momtres de les demonios que atvrmentam alas bersonas, y de qué mi ‘a Dios con- siente quo las moztifiquen. —~Les clases de diablos y criaturas coutsminadas, ‘Las personas pueden estar: obsesionadas, posefdas y maleficiadas, de manera que unas son las maleficiadas y posefdas y otras las maleficiadas posefdas, transportadas, piténicas, lundticas y fascinadas. Las obsesionadas, se caracterizan por pa- decer las torturas que les produce la in- — 130 — fiuencia didbolica, sin que el diablo se haya infundido en su cuerpo. Las posefdas, resultan victimas del de- monio, que mora dentro de ellas. Las maleficiadas, son todas aquellas que e) demonio castiga y mortifica con padeci- mientos lanzados por obra de maleficio, Las. maleficiadas y posefdas, son las que sufren juntamente los efectos de un ma- leficio y de la posesién. Las maleficiadas y obsesionadas se distin- guen porla persecucién con que el demo- nio les atormenta sin estar dentro de ellas. Las transportadas son aquellas que el diablo suspende y lleva por los aires en virtud de un pacto establecido. Las piténicas se distinguen por el don de profecia, Las lundticas experimentan accesos que coinciden con los crecientes y menguantes ‘de la luna. Las fascinadas son las que el demonio impela 4 hacer y decir cosas de que nose dan cabal idea. — 131 — Tt Modo de preparar un arncro para adivinar las cosas de la forma gue emplerhba Sau Cipriano después do su arrepeutimionto. Témese un arnero y cld4vese en su cerco las dos pantas de una tijera de modo que resulten sus extremos bastante separados. Después, se pondré un dedo de cada mano sobre la anilla del ojo de la tijera que le corresponda, y, acto seguido, consultador y consultante rezarén al credo alternada- mente y se diré 4 continuacién: Esta maravilla es tan grande que solo San Cipriano podrfa dar razén de ello, pues si las ramitas salen de su envoltara sin rasgar ni deshacer las tiras de papel se- rA sefial de ser cosa cierta lo preguntado. Conviene observar que no se ha de ver lo sucedido hasta que Ilegue el dia que sigue & la noche en que se hizo la pregunta y que — 133 — ias ramitas de romero deberAn ser siempre de pequefias dimensiones. v Manera de echar las cartas segtin lo hacia San Cipriano) La significacién de las cartas es la si- guionte: Oros As —Una prenda. Dos —Brevemente. (1). No necesitaremos decir que las cartas que detalla la explicacién no pudo manejarilas San Cipriano por la sencilla raz6n de que no existian. No cabe duda que con anterioridad 4 la fecha en que aparecen inventados los naipes franceses, existian los espajioles, es decir los de los cuatro palos, oros, copas, espadas y bastos, y que aun para aquellos existen testimonios de una mayor antigiiedad. Del mismo modo tos tarcéts egipcios, preceden 4 la invencién de los espafioles que son los que le siguen y por lo tanto 4 los france- ses cuyo descubrimiento viene después; pero de ninguna manera puede creerse que ningun siste- ma de naipes espafivles fuese conocido en los tiempos ae San Cioriano, Tres Cuatro Cinco Seis Siete As Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete — 134 —~ —Con alegria. —Iglesia. —Novedades. —Poco dinero. —Mucho dinero. Espadas. —Afirmacién. — Cortando. —Malas palabras. —En la cama. —Enfermedad. —Desvio. —Pasién. Copas. —Mala sefial. —Una carta. —Bnuenas palabras. —Por la puerta de la calle. —Ikgrimés. —Por caminos. —A Ja hora de comer y beber. Bastos, —Por la noche. we Dos —Caminos extraviados. - Tres --En breve término. Cuatro —En esta casa. Cinco —Con los cinco sentido. Seis —Por la noche. Siete —Con satisfaccién. Para saber cémo se ha de rex onder al consultaute, sogin el contenido de las cartas. La sota de espadas, es siempre una mu- jer de mala conducta 6 de mala estrella. El caballo de espadas, significa cuerpo y pensamiento de un hombre de justicia. El rey de espadas, lo mismo. Si una sefiora quiere consultar los naipes, debe ser figurada en el juego por la sota do oros. El caballo de oros, y lo mismo el rey, de- claran el cuerpo y pensamientu del indivi- duo & propésito de qaien la consultante pregunta. Si fuere hombre se le figurard por el rey 6 el caballo de oros. y & la persona consul- tada le corresponde entonc :s la sota del dicho palo. Las otras figuras sirven para sefialar & los dem&s que resulten aludidas en esta. — 136 ~ operacién cartomAntica, entendiéndose que los caballos significan en todo caso los pen- samientos que animan & Jos individuos & quienes representan los reyes del misme palo de la baraja. Modo de disponer las cartas. Después de barajar y partir la baraja en cruz, es decir, distribuyendola en cinco montones de Ja manera que antes se ha descrito, mientras se acompafian del res- ponso que San Cipriano decfa, con el obje- to que no le fallasen en lo que les duman- daba, se extienden sgbre una mesa en cin- co lineas de ocho cartas cada una. Supon- gamos que la disposicién resulta de esta manera, para una dama enamorada que quiere saber algo del objeto de su amor: 1.* Linea.—As de bastos, siete de bastos, caballo de oros, sota de ores, as de copas, dos de bastos, cinco de oros y cuatro de es- padas, 2.* Linea.—Rey de bastos, caballo de es- padas, dos de espadas, rey de espadas, siete de espadas, sota de copas, rey de copas y seis de bastos, 3.* Linea.—Cinco de oros, cinco de co- pas, dos ae Lastos, siete de copas, cinco de — 137 — espadas, cuatro de bastos, as de bastos y as de espadas. 4.* Linea.—Caballo de bastos, cuatro de espadas, rey de espadas, tres de espadas, sota de bastos, rey de copas, seis de espa- das y seis de copas. 5." Liuea.—Seis de oros, seis de bastos, cuatro de oros, dos de oros, as de copas, rey de oros, tres de oros y tres de copas. Dispuestas las cartas en este orden, las iréis leyendo una tras otra; pero si del con- junto no resultara ninguna respuesta con- creta y atinada, ser& necesario estudiar el significado de su reunidn, teniendo en cuen- ta el de cada una de ellas, porque sin esto en ningtin caso sacaréis fruto algano de la lectura. Ahora comenzaremos 4 tomar las cartas de las Hneas de los lados, haciendo cruz; el tres de copas y el as de orcs significan prenda con alegria y noche feliz y siguien- -do de la sefialada manera los naipes dirdn que un caballero con el pensamiento fijo en una dama y con ideas que tiene respecto de ella, con un papel por la Iglesia, por ca- mino breve con los cinco sentidos, en mu- cha y poca cantidad de dinero, viene por la puerta de la calle Traducido esto & frases més claras y — 188 — comprensibles resulta guela consultante se casaré en breve con el hombre objeto dela consulta y que el matrimonio le traer& buena suerte y dinero y que antes ha de recibir una prenda que le seré ofrecida. De idéntica manera se continua con las dos lineas de cartas que siguen, cuyos nu- meros y figuras habrén de interpretarse ya se ha visto de qué manera y al llegar 4la linea del medio, puesto que en ella no hay rey caballo 6 sota de ningun palo, denota que puede el consultante pedir nuevas de algo que le interesa y no habremos de dar detalles cel asunto, puesto que ya nos he- mos ocupado de 6] en anteriores paginas. De sobra conocemos quemuchosabea ma- nejar y leer las cartas; pero de nada puede servirles su suficiencia si no poseen el Lé- bro Magno de San Cipriano para estudiar en sus hojus lo que deban docir mientras se ejecuta la operacién cartomaéntica, que son las mismas palabras empleadas al dicho objeto por el propio San Cipriano. Vais 4 saber cémo este Santo inventé el arte de echar las cartas bajo la proteccién divina de Jesus (1). (1) Esta tendencia, que resulta estar muy ex- tendida en los pueblos de Portugal y en Espafia — 139 — Después de haberse arrepentido de sus diabédlicos errores, hizo un largo viaje que Jo tuvo siete afios fuera de su patria. Como quiera que amaba mucho 4&su esposa y & sas hijos 6 ignoraba lo que hubiera sido de en muchos de Galicia, Asturias, Leén etc., ofre- ce el curioso detalle de despojar 4 la cartomancia de su anterior carActer diabdlico, que es el que la distingue en otros lugares de Espafia y de las demfs partes de Europa donde se emplea, hasta el punto de que suele ser caracteristica en la ope- racién, la llamada al demonio. En efecto, las brujas modernas acostumbran 4 recibir al consultan‘e en una estancia ad 06 libre de importuna curiosidad y cubierta de pafios ne- gros (cuando resulta puesta con goético lujo). En el centro suele estar una mesita cubierta con un tapete verde que la tapa por completo cu- bierto de cabalisticas figuras negras: encima ha- bra tres candeleros negros que sostienen tres velas verdes y en frente, trazado en la pared, se verg el sello de Salomén, tormado por dos trian- gulos rojos. La bruja hace sentar al consultante al lado opuesto de la mesa y comienza la sesién invocando los poderes infernales mientras encien- de las velas. Al terminar, los despide y apaga las luces diciendo ciertas palabras que también deben ser pronunciadas 4 presencia de la perso - na que pidié l: revelaciéa de las cosas no sabi- das y venideras. — 110 — sas padres en tanto tiempo, resolviése & consultar la cartomancia, pues decia: cuan- do yo era el duefio de las astucias de Sata- nds, echaba las cartas por el poder del dia- blo, que era entonces mi sefior; pero ahora desconozco de qué modo podria ecudir & este recurso de Ja Magia. Qued4San Ciprianomuy pensativo y ator- mentado por tales perplejidades cuando se acosté por la noche. En suefios le aparecié la luminosa figura de un Angel, y le dijo: — 2En qué piensas? gAcaso seré que al gran maldito, cuya amistad dejaste, le crees con mayor poder que & Dios que tiene bajo su mano cuanto el cielo cubre 6 que tu fe aun no sea profunda y verdadora? No hablé mas y desaparecid. Al despertar San Cipriano recordando lo sucedido, hubo de pensar de esta manera: La pasada noche he tenido un sueiio feliz porque, en efecto, gquién tiene més poder que Dios? Aun recuerdo el dia que por dia- bélicas artes bice caer sobre la tierra ar- diente fuego yen el que 4 una mujer le basté decir—jJestis! para que cesara en el acto la abrasadora lluvia jGrande es cier- tamente el poder de Nu:stro Sefior Jesu- cristo! En consecuencia, San Cipriano discurrié — 141 - que podfan echarse las cartas invocando el nombre del Salvador del Mundo y en el acto ast lo hizo. San Cipriano dié detal modo extraordina- ria virtud 4las cartas para adivinar con ellas cuanto quisiera y en consecuencia, todo el que procede de forma distinto, nada conse- guird, resultando su operacién cartoménti- ca un enorme embuste. San Cipriano cogié la baraja y fué con ella 4 siote iglesias distintas para pasarla en cada una por encima de la pila del agua bendita. Después dijo el credo haciendo la cruz sobre las cartas con la mano derecha, naipe por naipe y por ultimo las pasé siete veces & través de las ondas del mar, y no se Mojaron, auedando utiles para que le re- velasen lo que le ocurrfa 4 su familia y mu- chas otras cosas que quiso saber. VI Palabras que deben decirse cuando se vaya 4 echar las cartas. jOb! Amantisimo Sefior, Vos que sois el- Dios del Universo, permitid que estas Car- tas me revelen lo que quiero saber, por que — 142 — Sefior, & nadie mas que 4 ellas me es dado acudir. Que el Sefior sea conmigo y moe ayude y me socorra. Maria Santisima, Ma- dre mia socorredme por intervencién de vuestro Amado Hijo, mi Dios 4 quien con vivisima fe amo con todo mi corazén, cuer- po, alma y vida. Cartas confio en que no me habéis de resultar fallidas, por los me- recimientos de la sangre que derramé Nues- tro Sefior Jesucristo. Amén, Da esta manera es como han de echarse las certas y quien asf no lo haga, nunca ob- tendr& buenos resultados. VIL Primera preparacién migica.—El poder oculto. En la