Está en la página 1de 28
wevvr www wwe wewrwrvwewe eww eee eee ee PUBLICACIONES DEL P. M. ALONSO, 5. 1. ico de la svima Cena del Seftor, segs el Concilio Tridentine. Madd, 19: cx 544 pp. Fl Sacrificie Eucaristico de ta Cena del Sei Teilogos. Madrid, 1932.33. (Enteactos de “Estudios Eel , eX, pp, 145-166; 223-268; 461-483; XU, pp. 33-63; 177-198; 49.472) EL Sacrificio uc 569 pp. (Consejo Superior de Investigaciones Cientiics Eilossfico ves’ Serie A, 2° 4.) Alvaro de Toledo, Comentario al "De sub tia orbis! de Ave 1043; 8, 386 pp. (Consejo Superior de Investigaciones Ctentficas na’. Escuela de Estudios Hebraicos.) saciones Ci He D, 2° 43) al ‘De anima? de di jo Superior de Iav ives’ Sere A, n? Palencia, 1946; 4, 108 pp: (Pontificia Universitas Comillenss, ‘Miscelnea Comllas', V.) Teologia de Acero yy documents), Madeid, 1947; 4° 384 pp. (Consejo Superior de Investigaciones Cientieas, Instituto "Asia Palacio’. Escuclas de Estudios Arabos de Madrid y Granada) Los comienzos de a Escoldstica on Espata. (En pret Pedro Hispano, t III. Obras Fileséficas. (En prepa Hermann de Carint Cyooe¢ Agee t CONSHIO SUPERIOR sTGACONES CIENTS INsTiTUTO u cl a o o a ' enavu gneve aeceex ean eerreaeerraDespeapnananst 44 EASE AL-MAQAL © DOCTRINA DECISIVA Y FUNDAMENTO DE LA CONCORDIA ENTRE LA REVELACIGN Y LA CIENCIA* Obra compueste por el qadi, imim y sabio en vatias ra gus dee cieacia, Abad Wok ‘Muharamad’ iba Abymad iba nd, i Jisica, el sapientisimo, el emi. ente, el grande qadi Abi-l-Walid Muhammad ibn’ Ahmad ibn Mubammad iba ‘Ahmad ibn Abmad ibn Rud (Dios le $4 propicio y tenga de el misericordia!) [onjero ve este exsayo] Dees de slosiicar a Dios con todas las alabanaas que le son debids, y desputsde haber invecado la bendiciba 20 _ bre Mahoma su siervo, ef puro, el legido y su enviado, tode este ensayo es ing. fp _ Wireligisa sevelada, si or ventura la especulaciga sobre fa filo ir, desde cf punto de vista positivo de > =" MANUEL ALONs9, a revelada, a mode de riguroso ® -sofia* y las cientias Idgicas es Igta segin la rel o si ext prolbida,o 4 sels secomiceta bien mers sn sea por via de precep frnnwena panre: soucersy ort exostena) Demostracién general } el examen de fos seces existent y ts coaches coma indieios que guian al cotiocimtento de su Hacedor, x de- ir, en cuanto que son cosas hechas. Y esto es 3 ve in cches, samente por el conocimiento del arte con que han existencia del Hacedor, y- demuestean de ese su arte, tanto nto que den del artifice. Por otra a veces, al estudio de esos mis- exhoria, Por consigeiente, es ma- sombre [estudio] significa, 0 serd obliga- lads, 0 serd in de conse} fe a considerar por Ia razén los seres ella su conocimiento, es cosa bien ma. Er slo del Libro de Dias (jben- por efeniplo, dive *. «Considered seague Averoes, pars sgaifcar o Ios THOLOGIA DE AVERROES: FASE AL-MAQRL 1st s, ensesa Dios fag uno de aquellos 2 quienes cuando: a Abrahdn el reino de los ign aA. clevado el cielo?» Y en otro bre la crescidn de los ei no ven ‘edmo fué'eriado el vamello y cémo fud Los que reflexionan so. sy dels tierra..», con otros muchos versfculos que no se pueden contse Si, puss, consta segtin est io y la consideracion de los seres por medio de le razén, 3 ue la revelacién nos impone el de deducis d de aquél— y 3 hace coal saiocnio de PETER KEKE TEETER LaArarararade wer er ere we em ewe we ee ew wee wm ew wer wr weve 152 MANUTL ALONSO, 5.1, [Consecuencia x's Demostractin apodictica| Es claro que esta orientacién del estudio, a que la revela- -eidn convida ec invita, es la mis perfecta especie de especulacién, mediante ly mis prec expric de raisini que v lama demostracién, apodictica' [Consecuencia a*: El estudio de la légiea Puesto que la revelacidn incita al conocimiento de Dios {jensalzado seal) y de los seres existentes por medio de la de- mostracién apodictica, resulta que para quien quiera conocer ‘emontrativarente a Dios ((bendito'y ensalado seal) ¥- 2 los demés. seres existentes, le Ser requisito de perfecsida o de pre- cept riguroso el conocer de antemano las especies y condicio- rics de las varias demostraciones, es decir, en qué difiere el ra. ciodiais apodictico del dialéstico, del retérico y del sofistic, Pero esto no es posible sin que antes se conozca qué es el ra- iocinia en absoluto y cudntas son sus especies y culles de éstas son raciocinios legitimos y cuiles no lo son., Pero tampoco esto- es posible, a no ser que antes s2 conozcan las partes del cacio- cinio que van delante; es decie, las premisas y las especies de éstas, Por tanto, igcumbe a los Beles por ley positiva de a re- y velaciéa, 2 la eval han de obedeves, el especular sobre los seres cexistentess pero también les incumbe, ances de especular, [a ob posi de conocer eas goss que jp. 3) respect de bv espe lcidn, equivalen a los instramentos respecto de las operaciones ‘Assi como el alfaqui o jurista infiere del precepto de dar sentencia en los tribunales la necesidad de conocer las axgumen- taciones jusidicas segiin sus especies y de distinguir cules son legltimas y cuiles no lo son, asl también de ls orden de espect- 1 Lepaabre ball agul wads, eh dadte de Lor aiog ‘HOLOGLA DE AVEAROES: ASL ALALAQKE 183 lar sobre los. seres existentes debe el tedlogo escolistico * dedu. ci bbl de concer el ain inlet y sr espe cies, y esto a fortiori, porque si de haber Dios dicho ®: «Con. sidesid vosotros: los’ que tenéis entenditmiento», deduce ef alfagui fa necesidad de conocer el raciozin azén deduciri de ese texto el redlogo estolistico la necesidad de conocer el raciocinio intelectual Posible es que alguien objete que esta especie, de estudio jridico, con mayor sobre el siciocinio intelectual es innovacién herévica, ya que-cn. Iss primeros siempas del Islam no exist, Pero también el estu- io del raciocinio juridico y de sus especies es cosa que se in- ‘yentd despuds de los primeros tiempos, y, sia embargo, no se ye que sea ianoyaciSn herejia, Luego eso mismio es forzaso deste def eitudio del eaciocinto tatclectual, Por lo dems, la ob ‘ecién obedece a una causa tan extrinseca que no es dste el lu. st de mencionarla. Més ain; la mayorla de los que profesan Sie rligién,exein convencidos Zels neceidad dl racicrnio in. scleral’ floss, excepaada Is pequesa ta de los baduies* contra los que puede arglirse din textos alcorinicos irrefutables ‘{[Consecuencia 3%; El estudio de los precursores.} ‘Ahora bien, puesto que, segin lr religién positiva, el esta: io del raciocinio intelectual’ y sus especies es tan obligstorio La vor Gl = el que cone debe entendene aga deverminade por le om conor, que es Dios, coms fo mutes el conteto aubsg fasta, vel conocedar de Di ieSlogar; pera ie a0 46 o2upa tus silo del eh evelsiSn, sina tambien ef 2 pion seals aloe ‘exolinica: coms el. © Aleori, de os taxon a 9) Sabre est if "am manabig, donde ln desrbe y elu oy ‘roponéetcor dele ston halls Averroc en el - biaa Ip. 291, 154 MANUEL ALONSO, 358, THoLoaHh BE AVERROES EAL ALMA Iss sgbee sales materas especuloron, antes de la predisacién del Isha : Siendo, pues, esto as, y como que realmente los fldsofes fnxiguos estudiaron ya con el mayor esmero todas las leyes ne- cxstas pa el reso método ens invetgconts Sloss, convendr4 que nosotros pongamos manes a [a obra de estudiar doe libros deb fidslossniguon pata que, vod lo que ea els dicen io encontrimas razonable, lo aceptemos, y si algo hubiere irrazorable, nos'sirva de precaueidn y advertenci, Cuando hubiramos terminado esta primera etapa de nuestro una vex en posesidn de los instrumentos precisos para poder invessigar la esencia de los seres y descubrir en ella la obra de una inteligencia (porque sélo de este modo se puede deducir la existencia del supremo Artifice), deberemos empren der sin demora esa investigacién de'h esencia de los seres, si- guiendo en cla el eden gradual y ol método gue hayamos aprendido en el estudio de be égica Ex.también evidente que esta empress no pucle sex reals dla por completo, sino mediante investgaciones parciles y su- como el estudio del raciocinio juridico, resulta evidentemente? gue 5 inguno de lor que nos han precedido, se haben cone grado a estudiar la naturaleza y especies del tarcnamiento filo. séfico, estarfamos obligados nosotros a inaugurar esa Iabor, a in le que los que’ venga en pos de nosotros puedan.encontear” ee y asi se-vaya perfeccionando progresivamente le ciencia en esta materia, Bg, en efecto, dificil | porno desir imposible, que un solo hombre, espontinesmente é propio, y de primera incencién, llegue 4 investigar todas oereens man ‘empleo del raciocinio hlosdfco. Lo mismo puede asegurarse del raciocinio juridico de analogis que emplean los alfagales: es dificil que un solo hombre. haya javentado las leyes todas necesarias para su directo empleo; dije mal: es menos diffcil esto dleimo. De consiguiente, es indudable J que debemos servienos, como de ayuda para nuestros studios } Glosélicos, de las investigaciones realizadas por. todos los que’ \ ‘nos han precedido en la labor; y esto, lo mismo si fucron corte: Soares nein, como Hpteaien re ntaj_pues importa poco que elinstrumento” de qie nos servimos para sa. Wid eror pd] se stats Oo de a religign Gue_pro- fesamos, si reine las condiciones todas que se requicren para es gn relia nos preserve del eror, Ym aero, a bablr le los no correligionatios nucstres, a Ios, filésofos antigdos que, + -Sélo de ete mode..t Literlmense «porque quien no conose clare 20 cogoce el artelita,yqulen no eonoce el artetacio no eonace caries. Ave: roe en el Kaf [p43 Fleorincce Sandee en ee ‘limo’ priscipi. En lor comentarios a is Mutafsia propone el argue 1 Aprovetho nar ete pac, y otay que opertusement si sb de Asin Balin, Averoleman p. 295. #Ateoiéndonoss os ediescterialeiney mstritense ya la vesinhebre en ets fae UG Wy ad ST OM eb, queen I edict de Maller eee debe lene 3 y eadosie eas dinaeumonte gracias al cual ex odide el de gel gallo pars que sive. \Caanco mis céngraa apacenca i weiiers, sie toma de Js povfeacib situa, puede ifiriem del hecho de que as eliiones de El Cains Pretcidn alegética ° ea, oi es inna Avro deme ee ee aarentend BUELLELRESESREERRLLERLELEL LEVIES S, —b i 164 MANOEL ALONSO, 5% [4 Materia certa y materi: dudosa resgecto del «Talils.) Bor eso los musulmanes estén undnimes en que no es nece- serio tomar en su sentido literal las palabras todas e's ley ‘ina, ¥ em Gu tampoco es necetario sacarlas todas de ou sentido. literal 6m interpretaciones o exégesis alegdricas; en lo. que d crepan es respecto de lo que se debe o no se. debe interpretar alegsrissiniente: Ei eects, los aFaries*, por ejemplo, interpre- tan alegéricamente el-versiculo del Alsorin en que se dice de Dios que esti sentado o instalado en el cielo, y al badit de Mihoma en que se dice de Dios que desciende, mientras que los fanbaties* los interpretan en su sentido literal*, La causa dey@| que la revelacin divina tenga sentido literal y sentido oculo,] | © Avrie sata que deriva de AbscL-Hhasa ‘AW ib “hs ‘aci6 en Bstrn 260)873 y musi 324/935. Sigud al pinepo lego, devde el 280/912, a ue aprendi de Ios mu tales en deferea def rsodoxi, ya ortodoxo. CL MLA. Mebren, Expo de la rforme de Aubrarz. (Bx Congris IH Intern. Oren vl. TL) Hanbatien ects que desiva de Abs ‘Abd Alli Abad tba Mutamma3 Benbal (. 855) ye de todo eae vedo, a subse AVaria y Henbalier ee rantropomériecs. Los verselos de qv dap fan en el Alcor, 2,27; 7,52) 44, 40, et, cs moralmentenectsro, 2 Bose que por O49 aya Dior provelda. cause de quer. Ete pial, lo mismo 4 ante a fs over de Is [p. 13]: Bo 2 nose que Dior se dignara revearnor por ‘uit sal oa! com, cuand pods haber preferide lo opacwo, Pero usa ve TPOLOGHA DE AYEREOES: EARL ALALAQAL 165 cst en I dferneia nee los altos naturales de ls hombres | y.en ha variedad de sus aptitudes espirisuales paca asentir o crees ai a palabra divina; y la causa de que ésta contenga textos de ttido literal contradietorio es para llamar la atencién de los Fibres de ciencia sélida, a fin -de que coincidan en, darles usa misma interpretaciSn alegSrica, A esto alade Dios cuando dice ': «El es” quien te reveld el Libro; ciertos versiculos de 7 aod ‘gue asureate que ern fomaladasconinmete meds soca ‘Fas, porque expeesislas en forma de demosteaciéa apodic oe exert prado. ic Dion ravelaest lg eguenseda fe stan bro ene co loo, Aden D el modo comin dctenden spines dpe De estos dos beck ut ies sungve Dice lo honbiespreferan os po tabign poded nguir fa formulasion material y el siguiends for emo y bn eoterimo socdentales que pueden alee, 4 Giro, desparecen em un tempo y no eh otro, ele del Alcorn dices «EI (Digs) te ha eeviade el leo. Ente los los que fe eompontn, algscos sa clare y postivary so la base dl liber oa alegiieas. Les queen au corsaoaer ton propentes al chron, se aplcns as levatos del amor al ciems y del deseo erprencién Dicey Toe hombres de os hombre de slide cence divdn. Ea Nous y eroyons (ntime quand eels com fod notre mison, puisgus) tout cxs.+ (Theos, p. 62). Nach obliga pac la segunda lererapropucsta, Ese frist on faeeni chen entendere bios tun blo en ino también a le vex en la cieacia dina angue la segunda ‘ots segunda lector oterprea Gu sds you a ese la yerdaders, seis sleto gue Dis los 166 MANUEL ALONSO, 5.4 Al son decisivos...», hasta donde dice: «Los hombres de ci ‘Objecidn. — Pero quis diga algono; Evidente revalicién divina hay cosas sobre es que coveucrden ‘manes todos en que se ‘aw de fomar en su set ecto de otras, concuerdan también en que deben interpretarse Hegscicments. Filment, ele nasna sovehccs hay eomts sobre euya sentido andan discordes entre. si los musulmanes. eee que la demostracidn apodicti- ex convide iaterpretar alegéricamente aquellas en cuyo sentido Hneal een concotdes Tos musulmanes, 0 que invite tomar literalmente aquellas en cuya exégesis alegérica también estin concorde y annines? 1B SB ~~ Solucién. — Sila unanimidad consta de hecho y de wna! manera cierta, el supuesto no es posible; es tan sédlo opinable, entonces ya es posible y vale la abjecién, ¥: por exo dicen Abi Himid * y AbaLMa‘ali y otros doctores*\ bios conacen Is iterpreticia sn confsidn de la ratdny sin suponeemiseron donde na lor ha. [Lo mmo que Averroespunteas el vero o lo satienden etsor musulmaness Tabati(m. 993), que adembs presenta un dudes para spoyae 23 sera de leery entender el verse fa. 1145) y a-Raa (£208). Thioric.. pp. 63 s Quizé mayor ascvidad que todos tll em que en ex Qua Lee del miami med que Averroes. + “Abu iiiaid Muhammad iba Muammad Gul (Algeel nx 19 de diciembre de 1111. Entre ncaitos es ys my conc brat de don sin Beacos, que ores ds Algzel que Averces cits en LK. Pawdbir al Quran, Ched ins, 1528 84 41311 bg on 1059) lo por ls ig Lan eo, Inpoensa Ku jrafada eo Bombay slain. Ch 08 Lucknow, £284 (18645 Bolak, 1289; Bl Cairo 1312-1513, en 4 vole, fa Bay El Cairo 1328, en Magni’ at al-Resd, ana colesein de 28 obpa El Cairo 1393, y ots ed. El Cateo 1534, en Bombay 1891; daw Miguet EAE Ma TEOLOGIA DE AVERROES; FASL ALMAQKL 167 versades en ls especulacidn teoligica, que no se puede tachar a uno de infdelidad, porque haya roto la unanimidad de los ted. logos en Ja interpretacién 0 exégesis alegérica de semejantes Bios, Y en efect en las cosas especulativas de modo cierto, como se puede esta blecer con certeza en las cosas précticas, lo demuestra el hecho de que con relacién a un determinado tiempo no es posible [p. 9} comprobar la unanimidad respecto de una determinsda cuestign, 4 no ser limitendo mucho ese tiempo y conociendo bien los sa. bios todos que en él existieron, esto es, teniendo noticia exacta de sus personas y de su mimero,-y sabiendo ademds si se nos han trabsmiido Zuténtcamentesobee esa eyestion ls opiniones de cada uno de ellos, y si ademas de todo esto se comprucba que los sabios que exisieron -en esa época, estaban conformes colescidn de obeas, pp. 519, Teaducsiba ingle de H. A. Homes, The alchemy of apne Vor Mibkae anor. Ed El WHT. Gairdner, London 1994, Vi.” K, Tabijes ah fale, Ed. Boyes Algae 0, Sidgy 1322. Tradvesi6n ingle de rath 1927. Don Miguel Asa ingo Gandialvo sg en Veneia 1506: Logica et pi ica foeten tambidareinprets, com ud 1933, EL Schm Cin VID. Kal mangid hilesephigues cx arabs. Paes 1842, co eadusoa fxneesn, Nusa teadaeeiSn cet por C. Bubier de Meyeerd en 1877; otra al 1909, en Windom of the Eau. Adem, ed. abe, EL Pulicios ex Bpiriualidad de Algae, IX. K alsMadaetn bib Mi gar bli, Ea. EL Caieg Doan itn 9.907; Exirituaidad de Mgaest, IV, pp. 125en snado también ordinsrameate Imam Alharamaya, primer la Nisin de Nisspar, de cuya eeuels seolégcay mistin lesen for stes masts de la Nika de Bagdad, entre ellr el alee Algal a anterion. Sobre [a Nigini, ye J, Ribs, Orion el Colaglo Ne ani de Bagdad en Homnaje a D. F. Coders, Zavgorm Eset, 1504, 9p. 347. que la unanimidad no:se puede establecer”” | verre rrr rer re we rr wer ww wwe > 108 MANUEL ALON § centre sf sobre el hecho de que ‘no hay en Ia revelacidn sentido literal y oculeo [exotérico y esotériéal. Ademés de esto, habria de constarnos que para todos esos sabios el conocimiento de toda cuestidn no debia ocultarse © mantenerse secreto. para na- die y que los hombres todos siguen un solo y el mismo método para conocer Ia divina revelacién. Ahora bien, por lo que toca a los sabios de los primesos tiempos del Islam, ya di rmuchos sostenian que la revelaciéa divina tiene sentido liteal'y seereto y que no debe darse a conocer el sentido secteto a t,t conoctle ni capar de comprenico refere de ‘Ali? (‘Dios le sea propicio!) que di Hie blad a las gentes de'lo que pueden conocer. ;Por ventura que tis que haya mectido Diga'y a Broo? (Algo somrjaneé se refiere también de otros varios teslogos antiguos. {Cémo pae- de, pues, imaginarse que sobre una cuestién especulativa haya Tegado hasta nosotros lz unanimidad de los tedlogos, cuando sa bemos de ceo gus no hubo dpe alge libre de sabi que opinasen que existen en la cevelacidn cosas cuya esencial verdad no conviene que la conozcan todos los hombres? Al revés acaece cn las oucstiones préctias, respecto de las euales todos los hom bres admiten que deben ser divulgadas por igual entre todos Por eso basta para que en ellas se logre la unanimidad, con que ta estida se Raye divalgado y 20 bya llega. bast coaoton noticia de que alguica haya discrepado, De modo que en las cuestiones pricticas esto es suliciente para que conste [a unadi muidad, al reves de lo que ocurze con bis epecsltvas, Aba ‘Aba Gel nié a 24 de fuaio del 810 y murid 2 34 de agoso del 870. Fed gran coleceosadar de Had. Ch Broek pp. 157 2 "Alen el yerno del Proferny pelodes en face ‘con Mu'avi, somsaté en un arhiteaje qu fe depoid del calito EF completa es Se 1508, Veneta per Bosetum Locatllem, von e ‘TROLOGEA DE AVERROES: FAL AL-NAGRE 69, Mostoncia.] acer de la interpretacién leg Gee conste ft unanimidad, zqué dee _siliulinda conio ABE Nase" [Alfavabi) e Iba Sina? [Avicena]? ya que en ésta no cabe Abu Nige Muhammad ibn Muhammad sha Turjan tbe Url i en 950, De ma vida y obra habla fs Pileopboram Biblictec 64, pb ol Cetdloge de las Cinsiar, com tadssibo est sss obras en Distal, Fe, Alfara’s Bbilsopbinche Abhandlangen Leiden, E.J, Bl, 1890. Com ol mismo tselopablics la tadcsiénslemana to 1942, 3 Alas thn “Abd Allth ha Sig (Avicens) aac en agosto 41980 y musts en £037. Domingo Gandialva, queen sus propies obras segels _ Iasopiniones de Avicera wadujo también buena pate de sis obras; alguna fee- on también raducias por Joanner Hispanus y Miguel Esscto, La edlsin is Serle ogy (Lib. Fam. fh Mags, 1, 2 dal Ka Sif, raduocide lisa de Gusduatvel 2) Saft ah, 3, de K, ) Deanin iss y Dosing fa Copia or cap Moly whe arimalibus [Lb 2, Tan. 8, de K. alSifa. Traducsign latea de _Minul Ecos 0 Dain Sino debe ser tenido por infel el que sompa la unanimidad ‘yj los fildsofos del pueblo / rl ee deciles dic Sea rca ae en la tesis sobre la eternidad del mundo; en lo que dicen que !) no conoce las cosas particulares y final. ff expretacidn de los textos revelades que tratan de [a resurreccidn de los cuerpos y de los modos de ser de la vida futura. Solucién. — Lo que parece resultar de lo que dice [Alga- sobre estos puntas eee no les acusa = ie fidelidad de un modo decisivo, pues él mismo declara en su libro alTafriga que fa tacka de infidelidad por romper la unanimidad ‘en esas cuestiones, es siempre discutible u opinable, pero-no ast gue evando copa la taduceibn de Avice. Se dtige cotes Gundisalve, que por To mse no corrigié el ophia prin [Libs 4, del K, sningo Gundialvol Tes drsbso¢formé uns verde ‘machos comeatcios Traduecién lina de Do ms ececleavicenia, como putde dedue Heron de srs obra, CE. Cas, £618, Con Fares + Mar sis niga algo cuya verdtd conse pore undaine sonsenso de ia el is In excomenidn del gue fo segs a tema dis que sl as expec Tos fondamentostealégice-candisos puode procbs devsies De modo gor ef punta escoat eel uaininie consnse Veriblew (Aste Palctos, M, on Algntel. Justo nv En ott mache peje t catiene lo misao, meni, 8 tsa ls que luego sigaen en Aversons come lus gene" Pero, tanto en el pasje transeriee cam en los dems, revue oscuro si AB splies tambida em dostrins 3. Parece gue Averrst de em dectrina de Alpzzl, no del hecho Jef exisencia sine de a expt puss bien =. ta que maches de I | TEOLOGLA DE AVERROES: Pt. AL-MAQAL "7 De lo dicho hasta aq 1 resulta, pues, evidente que en tales Guestiones no ¢s posible comprobar la unanimidad, porque cons. primitives tedlogos, por no hablar de otros postcriores, sostienen que hay interpeetaciones alegéricas 4 que no debe hablase sino a quienes son aptos para compren. derlas, os decir, a los hombres de sdlida ciencia, Por cto, ferible, a muestco parecer, es insist en lo que dice el «¥ los hombres de sslide ciencia».. P Sabiok no conoctesen ea | “toseldes que les obligae creer con oma & 9 484 en los que no son sabi pre. texto ue, en efecto: si los legérics, no ha alas verdades is, Yo-sin embergo, Dios los ealifea de “ereyentes’ en El, cosa que da ic ‘ereyentes’ en El, cosa que vnicamente puede referisse alo actos de-fe fandidos en la demostraciin apodictca, la eual so sla astern ox semen de calles tects doben ser excoml ‘mente dice aoe dsben er stcom *Su cxcomunidn e lor Sector) es foreom em lh negacba que grofean de le ‘Gera, y de lov deletes del perso son ss huie, manure + te Ores en toi de gue Dios no conoce la et ‘letenciaindividualneae slesias que los paticuaes soa 3 68 etor opscular nus. como derpuds exli textos que habia dels natralece dels wateralon, xo al babe a pear de gue laos le que nega sesionce: Us resureceén de Jos cuergon, de los cl sles, porgas sd con onccidosdnicamente por lor tng 1s tercera es ru tess de que el mundo es ereraa y que Dios anterior al mece dad de grado y nein. p 3 Algitl dice cto absclamen ‘otrater de obastero Ja repuer de Averros etn ‘ogms mismo; peo a tsa de 1 Rlaorta 3, 5, ‘ deny como In exassrespcto del efecto, puts faers id no son enol exitr nfs que dor sere iguales" (Algtel,Soare e, puerto que lo pone coma el texeer edo de Mahoma, yess eis, eegia dl, contienen ine. za qus es igen expleaisn ca Telriae, Avercoes able también de ura evsign en el Tabu Phys "RHEERAEEE TELE TEETER RLTARDABAAARAA ALONSO, 5 1 ‘TEOLOGIA DE AVERROES FASE AL-AGQKE 173 existe sino con el conocimiento de la interpretacién alegética. Es efecto, lor ereyentes que no ton hombres de eiencis ereen reilmente, pero no se basan para su fe en ‘ina demostracién apodictica, Si, pues, esta fe que Dios predica de los sabios, es «realmente algo excl de cllos, debe serlo en virtud de ta Seon i on vad dee demos, 0 pues {2 | serlo sino juntamente con la eiencia exegétiea, porque Dios ()po- | eroso ot y grande!), nos ha dado a envendcr que esce tetas isi las esencias y propiedades de cosas opuestas. Y. evo es el colm de I ignorancia. En efecto; el nombre ciencie, si se dice ela clencia creada 0 temporinea y de la ciencia increada o teens, es un término equivoco, de sentido multiple, como ocu: ‘fre con otros a. : nbres que se dicen de cosis entre si opuestas, v. gr., al-jalal [importante, grave] que se dice de lo agandey de lo Bogiefo, 3 absariny que se dice de a clridad la autora y de las tinieblas de la noche '.'Esta es la causa de aleorinicos tienen también una interpretacisn o exégesis que es expresién de i Ah a tnicamente lleva a la verdad, . Siendo, pues, estd asi, en esas interpretaciones con que Dios distinguié alos sabios, no es posble que se comprucbe la eis tencia de una unanimidad difundida o divulgada, Esto es por sf mismo evidente para todo el que juzgue con eouanimidad y sin prevencidn. verdad. Ahora bisa, la demosteacién_apodic Gel aujro cogcence, la ewal forma ex acomedsdao w cortespence y arora con la forme El conecimiento que Diss poe smut eo ks indivi. Fe combi ividuos son cava de que veogan 4 ex bre las fom exposes cogoositves secusa de ey an revulado de render, compre la cienla de 0 ene juego, y veri que eed 3 del ajedrex con [a cienca del que a ola dl aj {Soluciin a los casos particulares. — 2° La ciencia divina de los singulares] Ademis de esto, vemos que Abi Hamid se engaftaba al aribuir a los figsofos peripatéticos la tesis de que Dios (jsati- ficado y ensalzado sea!) no conace en manera alguna las cosas articulares. Ciertamente ellos opinan que Dios (jensalzado sea!) [irhesestemtants distinta, ex cuanto al género, de nuestra ciencia humana. Efectivamente, nuestra ciencia es efecto * del objeto conocido, y asi, se prox snueva con la produc- cidn del objeto y se altera con sus inmutaciones, micatras que Ih ciencia de Dios (jglorificado seal) respect de todo lo que existe, es al revés de esta nuestra cieacia, pues ella es preci ments causa del ‘objeto conocido que es fo exisente's Luege eh Fate mediony Maggad.. pp. 483 Coos exraers que Algatel en lato Iedocwins de Al Aocesina en pp. 54, 1 #42 es 53 Vat, adem 7 en Quart de vee, 2, ts somparsiones vase Io pel TE exante ala palabras equivaes que ota Aerts tenemos panferparalelos ‘nus obras «Ur sont quiciim nomita quie dicmtur de affiatione 1 ege ‘ene, et aniveraiter de oppouits, wt Cearam quae disitar — er Alum qued distur de aagse ct parvor (7 Metagh, con mesio 15, + Results coma sera tanto el que Algerel no conocite Ie verdaers saten~ cia defo filsofos que da Averso eevee a0 supiee que Alpe sel tiene eat nga sentencia en eM TCC ST EF SCee Ses FSS PSUR EH PTV UET TRA 174 SuAnUHL ALONSO, TEOLOGEA DE AVERKOES: FasL AL-MAQKL 15 ente comprenda las dos at los mutakalliman de 3s escrito. ex profesco que hay tres clases de seres existentes: dos extremos ¥ uno intermedio entre los dos extremos. Hay también unani- imidad en el denominar a los dos extremes; pero discrepan res- pesto del intermedia, Uno de los extemos es el ser formado de alguna cosa distinta de él y producido por alguna cosa, es cosas par decir, que es efecto de causa efciente, est formado de materia en sueifos el tiempo fe precede, esto es, precede a su existencia, Tal es re a eee eater aa ip. 12] han de veriicare en el tiempo futuro, y que de bce v. gr. la produccidn del agua, del aire, dela tierra, de Dios que lo ditige yg erna todo, le viene al. hombre en el sueiio esta ciencia de pre in? Lo que no admiten los flé- sofos es que Dios conozca las cosas partieulares segiin el modo kkumano de conocer; y no solamente niegan que conozca asi [os articulares, sino también los universales, porque los uni a 3 conocemos son tambien efectos dla saturalrs s que en hs ciencia diving la a es al revds, Por ¢ deduce, es que veda atribuir to wreado. Este ser que pervibimos por la demostracién os (endo yeasdzudo tal), el Hacedor de ue a todas les ha dado el ser, y el Conserva- dor de todas (iglorioso y ensalzado sea su poder!), — En cuanto al ser que hay entre ambos exiremos, es un ser que ni esti for taco de coss alguna preexistente ni le precede el tiempo, pero [2° La eternidad del mando.] Respecto de la eternidad del mundo a parte ante o de su produccién e innovacidn en el tiempo, la disceepancia entre los ‘mutakallimin, a¥aries y ls fidsofos antiguos [los griegos), casi se reduce, a mi jucio, a discrepancia de nombres, especialmente Fespecto a algunos de'los antiguos. En efecto: todos estin und manmanmeaeseeeanaccnaqanaanenaaeananznaananan ® * * ¥ , . ’ . o o o o 6. o ° ° e » ® s e . . » » ’ ’ U 176 MANOEL ALOMO, 5,65, que procede de alguna causa, es decir, de causa eficiente. Tal es wuado, Todos estia conformes acerca de que en el mundo existen estas tres cualidades o caracteres. Efectivameante, 10s mu- takallimiin admiten que el tiempo no precede al mundo, 0, al nos, ero resulta necesariamente de sus doctrinas, porque para ellos el tiempo, es cosa inseparable del movimiento y de los cuergos. Concuerdan también con los fildsofes antiguos en que el tiempo foturo es infinito e igualmente lo es la existencia de lo futuro; tnieamente discrepan en cuanto al tiempo pasado y 2 Ja existencia de lo pasado; piensan los mutakallimin que el jempo prada es fat, tab cs también la mente de Pliny de sus discipolos; pero Aristitlesy bus sguidores plensan gor «3 infnito, como también, segiin ellos, ésa es la condieidn de lo- futuro. Claro es que este sltimo ser tiene cierta semejanza con Ja existencia del ente realmente producido y con la existencia del ser eterno. Por eso, aquel a exyo juiciolo que ese ser in- termedio tiene de semejante con el ser eterno, supera a lo que tiene de semejante con el ser producido, To lsmard eterno, mientras que aquel a cuyo juicio supera lo que tiene de seme- jante con el set producido, lo llamats producido, Pero I, ea realidad, no’ es verdaderamtente producido ni verdaderamente sterno a parte ante. Lo verdideramente producide es necesi- Fiamente eoruptibles y lo verdaderamente eterno no sene cau sa, Hay quienes lo lamas produciilo eterno [prodacids dexte la Gieidad 0 desis sempre|, Tal) Pat y Tos ayes, por segiin ellos, el tiempo es finito respecto del pasado Tabafut y se ve que se hubies cide aguhs N&- tere lo gue diced tsfere el profea. Pero todo tr tiene cinco modos w grados: Le negligent a = tender lis es Ja qu orgina Ks extomentoner de voae tests ergects de ot Elveres ezealal senile, fztitlen, inteliaile 5 gue reco ‘ce eotn verdadero algino de ests cinco modo de seen lt coms cays ext pies, die ralecda ¢ fo positivo, exterior alstaido | MUANUEL ALONSO, #6125 THOLOGA DB AVERROES: FAgL ALHIAGRE 183 ido literal no admite interpreta. incerpeetaciones 2 textos euyo sentido 28 condiciones, y que se refieran a los fundamen Xi, potsiempo, ol que poe sa que n felicidad_alguna_en Je ota vida, ni tampoco Fem alguns seo gue con al dogms solamente st iota gue fos hombres vivan indemnes unos de otros, en euanto a sus cuerpo y st senda de modo qu tl dogs ha io tan so vr Hil nvenidn pas ee cbjete, porque fn del hombre zo es oto que a enistncia seule y nada rs . onstan , todo esta [p. 16], ya te es evidente por ecanto hemos dh Cea ho, gee conozeamos una sin necesidad del em- 05 tratan de los. prin gins indeldad, y que sl 4 las consecuencias de dichos principios, es hereja E_~" Bero tambidn se tz ba hecho evidente que hay otros textos cayo sentido -géricamente por los que estin capacitados para la sr Jos cua. 35 toman en su sentido, literal ‘como intexpretados alegéricamente por quienes son incipa. pura la dohosuraciSn epodiatics, careaninfidlidad o bere. A esta segunda especie de textos pertencce ely PRERERRRERERRERTRERBRRERRERBRRBRRARARAR ’ b b b b w » Seuvweveeseseesntueuuowe 184 slenlo que habla de que Dios se instalé en of cielo y el hadit en que se dice que Dios desciende. Por eso, cuando una esclava negra le dijo al Profeta que Dios est en el cielo, ordené: «Dad Te Ta libertad, porque es creyente», puesto que no era de los ca. paces de comprender la cevelacién. La raain de esto oF que gta clase de gentes, en quienes el asenso a las verdades revela- das fo se da sino mediante la imaginaci6s, es decir, que no dan fe a.una coma mis que en cuanto se fa inayina, difeimente gan a ceeer que existe un ser sin relacidn alguna con Jo ima- girable, Enran también en esta ease los gue no conciben de estas telaciones imaginativas sino la del lagae. Estos con celacién a los de la primera clase, avanzan un poco en la especulacidn y admiten la corporeidad, Por eso, la respuesta a estos tales, cuando preguntan por el significado de los simbolos de la reve lacidn, consiste en desirles que pertenesen a los textos ambiguos y que deben atenerse al texto aeorinico que dice Solo D aonoce sw interpretacién, Porque aun los expaces para [a tmonracidnapodice, a pests de que extn de acuerdo en co dlerar que esta especie de textos pervenecen 2 los que deben terpretarse alegéricamente, discrepan, sin embargo, al fjar si interpretacién, segin el grado de cada no on el conos de la demostraciéa spodictca. Hay ademas en fa revclaciSn, entre estas dos clases, una ter cera clise de textos indecisos que ofrecen dudas: algunos teslo- os dados a la especulacidn los clasifcan entre los textos de sen- tido literal cuya interpretacién alegériea no es lets; pero otros los clasfcan entre fo textos de senide. ovulto © csstrica que los sabios no pueden licitamente tomar a la letra, y es0, por diffcultad y ambigdedad dc esta clase de textos. Quien en estos textos yerra, merece excusa, cuando se trata de los sabios. © Alcorés, 3,5. HEOLOGIA.DE AVIRROSS F4SL ALHAQKL 185 [38 La vida Futura.) = © Cuestién, — Pueswo que es manifesto que. [a revelacién divina.contiens wes categorist We textos, ja cull de, las eres tense awit. parce, os gue bablin de Ts, condi, la vida futura y de sus estados o modos de ser? ‘Solucién, — Los textos que se refieren a esta cuestign, es -evidente que peréénecen a la clase de textos discaribles. Vemos, B “efectivamente [p. 17], que algunos que se tienen por flésofos fostienen que fics text deber toniage lacie porgae no ‘Tip concign ua logue a evidenstr lo abaurdo de su sex. tide literal. Tal es la opinidn de los af‘aries. Mas algunos otros ©. de los que también. se dan a la especulacién, se declaran por su. E interpretacién alegérica, aunque en ella discrepan extraordita- Famente, Entre éstos te cuenta Abii Hamid y muchos safies. E “Algunos de ellos dan a tales texts dés interpretaciones diferen- Hts, como lo hace Abi Hamid en alguno de sus libros. Parc- | ples gue lero en ca cutie, especie de bs bin, = metece excila, ¥ que el Exito sera digoo de gratirad y recom- Bens al menos 6 aditen la eal exitenca dela de fara 9 ‘ erpretacién alguna de los modas.licitds de data, igo esta texpecto a las manesas de sex de lx vida Futura y no sito a su existencia real, es decir, cuando la interpretacién no llega a negar esa existencia, pues tal negacidn seria infdelidad ee constituir dicha existencia uno de los articulos fundamenta- E les de la revelacidn, respecto de Jos cuales tiene lugar la fe, se- giin las tres vias del asenso, comunes al blanco y al negro. En cuanto al que no es hombre de ciencia, debe admitir en su, sca. tido literal esos textos. La interpretacién, para el, serfa ink B dad, porque conduce a la infidelidad. ‘Y quien siendo de los Em algun de us Uroe. Nasraleate ten’ que ae en ls libros cone B: dos por Averrocs Fl pretnsralpin ejemplo srs cucstién demacado large de arapbrasi in libror de regu, Platoia, tact. Ile Papo, 186 ‘WOLOGIA DE AVERROES: FAL AL-MAGKE 187 capaces para la divulga su incerpeetac a [a infidelidad, y el que invita a la ‘ntdelidad, cate, Bor eso, no debe arse su exégesis, a n0 ser en lo fi cos, porgue entonces no es accesible sino a quien es capaz de comprender las demostraciones. En cambio, 4 ndo se cca en libros que no son ci 8 ¥ $e san lo procedimien- ys usan para ello procedimien tos potticos o retéricas o polémicos, como lo face Aba Hamid bblime la conozcan a fondo, y en su esencia, los qie son aptos wra tamafio conocimiento, Toe son, ca Tos hombres clevads, porque euanto mayor es Ta importancia Enjutica que sle face ignoeindclo coin, 31, 12): El politeismo es por certo una enorme injusticia. [Epitego.} enor que el d fo, encamind, a unos, a denigrar la flosofla; a oteos, a denigear la revelacida, y a otros, finalrente, a les dos coms. Por lo visto, esa fué una de sus intenciones en prucba de que con ello quiso despertar a fue no adopts unu doctina deter que hemos crefdo conveniente punt vestigacién, es decir, acerca, de las relacio- 3s enue la reign y a Hosa y sobre ls regs pact wo de la hermendutica 0 exégesis de fa revelacién. Y, si no fuese porque todo esto es bien conocido ya entre las gentes y tan notorias todas estas cuestiones que hemos mencionado, ‘no .nos hubigcamos impuesto el trabajo de escribir sobre elles ni una ‘sola letra, ni ante los capaces para la interpretacién nos excu- sariamos por ell pty le verdad es que a naturaleza de cs tas cuest ye que se traten solamente en los libros de deteriinada ea sus Uibros ai se ad Ahirié a ninguna escuela, sino que es ai'aries, ari, con los sifies, saft y con los fildso hasta el extremo de que de Al puede decirse lo que dijo el poets: Un dia yemes aque si enc si encventras a uno del Yemen: wraras a uno de Mu'add, seré mu‘addi Por eso los principes must bros de telogi’ salve’ a los a quienes no son el daiio que a la g eve, porg et sino los dotados de espiritu superior, y'éstos caer en error por falta de fica y por méiodo y emprendidas sin maestro. Sin embargo, la probi de estas libros a le totalida Thombres es'contraria 2 las invitaciones de a d , perque hace ase de hombres mis clevada yale case de serosa fe, En efecto, la justicia reclama que Ia clase de se TRORRRARERREKRAERRERRRRERRULRABARBA 188 MANUEL ALONSO, 5.4 5 [rencena parte: osjertvo mTatsstco DE LA aEvELAcSN] [a Fin gensral de la revelaci6n.) Conviene que sepas que.el fia de la revelacisn es viniea- mente enseiar "Ia cieacia y la peictica de la verdad. La? cien- cia de la verdad consiste en conocer a Dios y a todos los otros seres, como son realmente y de un modo especial en entender Isley diving, as como también en suber eudles serial (p. 19] fueled ys desgracta dela vide force. La pottica de dad consiste ea cumplir con los actos que producen a felicidad ¥ en evitar aquellos que acarcean la desgracia. El conocimiento de tales actos es lo que se llama ciencia prdctica. Est se divide cen dos seeciones: una que trata de los actos externos, corpdrcos, es la cfencia del derecho; la segunda trata de los actos psiqui como la gratitad, la paciencia y dems bbitos adquiridos, los cuales resomienda o prohibe [i divina revelaciéa. La ciencia de estos actos es lo que se lama ascética y ciencia de la vida futo- ra. A esta ciencia dicigié su atencidn Aba Hamid en so Paes como las gentes se hubiesen apartado de este género de cienclas, para dedicarse al género segundo, sendo aqal, sin em bargo, mas importante para la virtud a causa de ba felicidad fa. tara, llamé por eso Abii Hamid. su libro Ilya’ ‘uli al-dins= Vivificacisn de las ciencias de la religién. Pero hemos salido del camino por donde {bamos. Volvamos, pues, a él. dc la revelacidn ® — deciamos — es easefar la ciencia y la prictica de la verdad. Mas la adquisicidn de la verdad se verifica mediante dos operaciones mentales, [a simple aprohent ¥y el juicio, segsin fo demusestean los égicos. Los hombres ‘Yo agul se musta Avervoesftclectuliny, y por ese rsh el volante: emo Bulut [p29] 9 pa Ip. 42, atc. 3 Aaa Palacios, Aseratiri.ny ps 294, 2 Adin Palco, Averotamers. 2, 291 ‘TEOLOGEA DE AVERROTS: PSL AL-MAQAL 189 formula ss juices, fundindose en tres géneos de prcbs spodicticas, polémicas y zet6ricas. La simple aprehensién de una a 0 directamente por la cosa misma, o por medio ‘de una cosa semejante. Ahora bien, "todos los. hombres son por naturaleza capaces de apreciar ta fuerza de las. razones ni dun de los argumentos polémicos, y mucho menos de las demos trasionse apoites; por ota pare, esetar ena demestraco nes aun a los que son capaces de entenderlas, cs tarca muy di- Heil y que exige largo tiempo. La, Modes de obtener ese fin] Luego, siendo al fin de la revelacién instruir a los hombres en general, debe necesarizmente contener todos les géneros de iméiodos empleados por los hombres para formarse ideas eee arene eget yore de los hombres, a aber, los mésodos ston y ponies {aquellos mis que éstos), y otros son privativos de una exigua gate iSioe spodletcos, Losgo comp el fn primordial de la tovelacidn es prover al bien de Jos ms, sin eseaidar por esto de llamar la atencién de los hombres es20gi dos, resulia que la mayor parte de fos métodos empleados en la revelacién para ensefar [a verdad [p. 20] son aquellos que a le mayorla de los hombres convienen para que se formen de ella idea y a ella den asentimiento '. ements exige que se vo desert ran dado que tx verdadero Pores zethas el ioe oto se diga de com 190 MANUEL ALONSO, 5.1, {ROLOGEA DE AVERKOES: AGL AU MARAE 19 De cuatro clases son estos métodos en la revelacidn divina: en su seatido literal, bajo los dos puntos de vista dichos, es de- EI primero, al par que es comin, ¢s también expectal bajo tanto para formar de ellos concepto, como para formular Jos dos puntos de vista, e¢ decie, asi para los conceptos como ya que el talento-natural del valgo’no es para mis que para los pues engendra certeza como ‘eso. Ocurre, sin embargo, a veces que, al ical especulacin far de ser, al mismo tiempo, retérico o di zacional a los'textos revelados, se ofrecen al pensador varias in- Fn, es dec, ver encias son ad . Esta clase de admiten exégesis alegSrica os inf ; a la segunda clase, las peomisas, al par que son ta de sentido comin u opinables, pueden ser ceria, pero las con- Clusiones son ya slmbolos de las cosss que se intentan" inf ta clase de elocuciones se presta ya a oxégesisalegéria, en lo aque toca a sus conclusiones. La tercera es inversa de la ant las cosas que se ables u op’ i6n tampoco 3 la admiten las premisas hs premis yue puedan ser ciertas, pero la Agee de as cose que intent situs mn as conclusiones de esta cuarta cl en cambio, el vulgo debe aceptar los ‘erpretaciones alegéricas, derivadas delos diferentes métodos que fon comames 2 todos bs hombres, pars moverls al weatinlest quiero desir cuando pracba en pro de interpre _gérica es mis perfeetamente persuasiva que la que milita en pro sa seaido ltr. Tales iterpreaciones son propias del tal 0, y pueden ser también tn deber para aquellos cuyas facut es cspeculativas legan a le prueba dialectica. En ese géncro ‘éntran algunas 05 [p. 2A] delos aFaries y mutedai- es, aunque estos nds solider en la mayo- de los casos. En cuanto al vulgo que no puede comprendes ils que con rizonamicatos rctdroy, su deber red textos segrin su sentido literal y no les es licizo en manera al- guna conocer sales exégesis jot: Las eonclusiones expre- tan infer, pero las premisas son tan chee sues fe entonces exegesis alegérica; pero si (3. Cudl de ests razonamicntos dee excoger cada uno) las gentes pertenecen a una de tres clases: fn en manera alguna capacitados para m Déanse convencer con discus ‘endimiento que sca ajeno a esta especie de ascntimiento, Orr son ya capes de interpreaciones dalécicas, ad 3s polemists, bien por natualezs, bien por natural En suma, pues, todos : ‘sélo aquellos que no se aleanza Boiss apodiatica, os deber de los inilecles pie a ells pero es, en cambio, deber del valgo tomaclos textos que x lez y sentido Saterno y extern ‘nen copulutivamente, Por ato, eee, 192 MANUEL ALONSO, 5. 4°95 Outros, finalmente, son capaces de las interpretaciones que prodacen certeza, y ellos pegs demostacin Trodictica por naturaleza y por arte, quiero decir, el arte de ia flocofia. Esta exégesis no conviene que- se les explique.a bs gente, gue sa fon pt pars hb nada digamos del Sulgo. Exponer estas interpretaciones a quien 90 es capaz de “re Ge pucalmce cuando oe tate de merpeecores buasalas on demostracién apodictica, que son més ajenas al cono- cimiento comin y ordinatio, conduce a la infidelidad a quien los oye ya quien las expone *. ¥ la razdn de elo es porque J intea- cidade quien asi abra, es la de negar el sentido literal del texto y afcwar su sentido alegérico. Ahora bien, negar el sentido literal fe quien sélo es eapaz de entender Ia letra de los textes y sin Iogear gue ens alma se afrme ls exégeis legen conduce Ja infidelidad, si se trata de los fundamentos de conviene, pues, exponer al velgo extgesis alguna, ni que de ella se tate colo bros revércas 0 dletics, es deci, en los bros te que los razonamientos empleados son de uno de esos dos géne sa iemostrativos, come lo pace Abs Hamid. Por eso, eaque- los textos sobre ls cuales Ia duds esth en saber si su sentido es en si mismo literal para todos e imposible para todos el co- Sooer nu interpeetaciéaalegica, es Riligatorioafrmar lara mente y decit que son textos ambigues euyo sentido nadie mis rue Dios lo conoce y que sobre ellos hay que atenerse alo que Bios mismo (jpoderoso es y grande!) dice*: Nadie conoce st interpretacién sino Dios. Asi es como conviene cesponder 2 ia revelacidn. No (ie so ex hom se dignetar de 20 qui Ioguitar bis sermonsbut in Dep glovioss abaque wens.» (Tento ibe ‘en Bouyger p. 203.) 2 Alzorin, 3,5. EOLOGTA DE AVERROES FAS AL-MAGRE 193 las cuestiones sobre cosas oscuras, cuya inteligencia no es accesi- bb af vulge, tales como lel veo Te proguntardn aoera ded Esplritu, EL Espiritu es del imperio de mi Seftor. Su cono- £ Gimiento no lo recibirdis. sino unos pocos [p. 22]. El que expo- ne tales interpretaciones a los incapaces BF comprenderas, es ial, poraue ita a las gentes a la infidelidad a la vez que contradice'a Ia invitacién del autor de la ley revelada, especial mente cuando se trata de interpretaciones demoledotas de los fondamentos de le revelarisn, como acontece con algunos eseri- tores de nuestro tiempo. [4. Lamentable desconccimiento del fin de la reelacis A los partidarios* de cierta seeta de nuestros dias hemos {visto que pensaban set fldsofos peripatéticos y que con su flow sofla maravillosa erefan percibie cosas contratias bajo todo as- ecto a la revelaciéa, es decir, no suscepiibles de interpretackin Hegériea. ¥ lo que es mis: prevendian que era necesario expli- tar tales cosas af vulgo. Con esta conducta, ensefando al pueblo ‘an insanas doctrinas, se perdieron a si propios ya sus discfpu Tap an ert y en la a ee _ [La preicnsién de esos tales, comparada con los designios del‘autor de la divina revelacién, se ver cudn isracional es por él siguiente ejemplo: Supongimos'un experto médica que se propos conserva ‘alud’y corr fs enfermedades de todos fos hombres en general, presentindoles razones, 2 las cvales todos sin distincién presten sv asentimiento, sobre [2 necesidad de emplear medios adeeuades para conservar la salud, evita las casas que la perrurban y curir as enfermedades. Ese médico se ha limitado a dar tales razones aceptables para todos, porque Te es imposible hacer que todos fos hombres leguen a ser mé- 194 MANUEL ALONSO, 5.1 dicos, pues slo ef médizo et uien canoes lor remedios higié- nieos y terapéuticos por métodos apodicticos, ko supsestc, fnjamos gue un hombre ewlguera se pre senta ante [a multitud y le dice: «Todas esas razones que ese médico os ha propuesto, no son verdaderas», apresurindose: 2 fefutarlas hasta que las gentes del vulgo llegan a tenerlas por falsas. © supongamos que les dice: «Esas razones tienen un sea- jn que ellos puedan penerarlo o sin que je-presten su 25 la peletica, uacién, gerees acas0 que Ta multitad indocta wsara duno sigue de Js remedios higiénicos y terapéuticos, que fl médico le recetd? O jerces que ese hombre, tras de haber te fatado como falsas las razones del médico en que el vulgo antes cerela, podri él mismo emplear aqu mos remedios hi ‘sicos y curatives? De ninguna manera: ni él podré ya recetarlos, tampoco el vlgo los usard jainds. Y de este modo todos mo- fini, miserablemente "Y obsérvese que este resultado se seguird, aun en el caso de wue al vulgo se le den interpretaciones alegéricas, pero exactas, lc as razones del médico; porque el vulgo es incapaz de pene frat exos octtos senidon, De consigiente, ada digamos del ceaso en que las interpretaciones alegéricas sean errsneas. En ‘lecto, vendrin a creer ue ya no hay salud que. deba conser- ni enfermedad que deban e 23] pensa- ja que haya coses que co: aparecer la enfermedad, ; i R es, que quien comunicd Ia interpretacién alegs. vulgo opal de-comprenierla, corrompe Ia revelacéa inde ella a los hombres, por lo cual debe ser tachado de icha no es ‘una comparacién poética, sino exacta y clerta del todo, porque Ta paridal es completa, ya que [a misina relacién existe entre el médica y Ia salud corporal que entre el autor dela revelaciéay Ia salud spicitual; aguél procura conservar la salud del. cuerpo, si existe, y devalverla si ha desaparecido; éste intenta conse tambien ambos fines, respecto de la salad del alma que se lama TEOLOGIA OF AVERROSS: AGL AL-MAQEL 195 le piedad o temon de Dios. El Libro Sagrado enseié la necesidad - de buscarla con los actos prescritos* por la ley en més de un rsiculo. el Alkisima®: Se os ba presorito el ayuno = como se presoribié a fos que existieron antes de vosotros. Quiad ~serdis asi temaroios do Dios. Dice también: No tlegare a Dios dis carnas ni las sangres de las vietimas; llega empero oucs. ra piedad. Y en otco lugar: La oracién preserva de las tor- pezas y de las acciones abominables, Sin -contae otros ver- nls seajetes que con o ss amo sentido canine el Libro i la ley revelada no se propuso otra cosa por Ineo del conocllento 7 dela prictca de le enim ley, Ano, ‘esa salud del alma, en que se funda la felicidad ida fac. asi como sobre lo contrario se funda la desgracia de la vida Sagrado. Ei [5. Triste resultado de ese desconosiniento,] De lo dicho te re E dos al vulgo no deben 4 evidente que en fos libros destina- ni siquicea las interpretacio- nes verdes, eaos ab Te Gla: La ners taciba ver lera es aquel depésito de a fe cuya guarda sc le encargé al uae ene ee Seeereren ts aceptarlo, Quiero decie el depésito mencionado en el texto’ deli , que dice ®: Ofrecimos ef depdsito de fa fe a fos ci la tierra y las montaitas y lo rebusuron temerosos de acepta 1 hombre fo acepté 4 20 orque, en efecto, de las 196 MANUEL ALONEO, Ia misma ley revelada exige que se expongan al vul las abet en el lolam, basta d extreme de tacharse d de herésieas unas a otras, Espetialmente vale esto d pretaciones falsas. Pozque los mu'‘tdailes interpretaron. muchos Yersfeulos y muchos hadits y explicaron al wulgo su exégesis, y ‘tro tanto hicieron los afartes, aunque realmente sean mends cen ndimero [p. 24] los versiculos que interpretaron, y con eso peepee gentes enemistades, odios ret guerras; desgseracon la ley divina y divi garids ale bumanidad ‘A sodo eo se ade que ios métodos jae siguieron para establecer sus interpretaciones no son_pro- tios nt el vulge wi de los esis selects, por career, sb s: examinan, de las condiciones de la demotrastn apd bien advertird eso al primer examen quien conozea las condi. Zonet que debe reunkt ena demoseca. Es mds: mochor do los fndamentos sobre Ios que ls oars edifian oii son iofisticos, porque niegan muchas de las verdades necesarias, casa de los aeidenes, el inljo de una cosas 3. la existencia de ls eausas’ necesarias respecto de los efectos, las formas sustanciales, los medios 0 causas segundss. Adems, sus tedlogos Tlegan en este sentido hasta ol extremo de fanatismo contra los demés musulmanes, que hay sceta ai'art jue trata de infel a todo el que no conoce la existencia del E eador por los mismos métodes demostrativos que para exe c0- nocimiento siguen ellos en sus libeos, aunque en realidad ellos son los infeles y extraviados. Peco de aqui en adelante hay ya ciprepncas eels: proshow once goss obligicin mera de todo hombre es Ia especulacién 6 ‘otros sostienen que la primera obligacién es la fe, sr en discrepancias porque no conocen qué mét ‘ toes a tos les hombres, si cule gon I mins dae as entradas llama Ja ley divina a todas las gentes y piensan fue aquel metodo ayo eel nica, Y asf se spartan de a in tencidn del Legislader y se extravian y extravian a los demés, 2 deci fossfica, mientras que" ‘TEOLOGIA DE AVERROES: FAL ALMAQRL, 197 (6. Méodos que se ban de seguir] Objecién. — Puesto que esos. métodos que. siguen’ los afaries y algunos otros cone les tedlogos, no fon los mézados ‘comunes.a todos los hombres, por cuyo medio quiso el Legisla dor ensefar a! vulgo, y sin los cuales ‘nadie puede realmente ser instruido en la religidn, zqué métodos son éstos de nuestra ley? Solucién..— Son solamente: los métodos que constan én'el ‘mismo Libro Sagrado. En él, efectivamente, si bien se conside 72, se encuentran tres métodos: él que sirve absolutamente para _ todos los hombres; el que sirve en general par ensefianza de la mayorla, y otro ropic sdlo de los espiritus se- Isis, St taapeto ie esos er mesodoy 2 examan len fs cosas, e5 evidente que no existen mézodos cones para sefanza del vulgo mejores que los en el Libro Santo contenidos. ‘Quien los altera con intespretaciones que en si mismas no sean evidentes o mis evidentes para el valgo.que lo son aquellos métodos — Ja hipétesis realmente no eabe —, inutiliza {p. 25] la sabidusia providencal y el efecto que el autor de la revela én intentd conseguir, esto es, la bienaventuranza humgaa. Esco es.muy claro respecto de los primeros tiempos del Islam y aun respecto del periodo que inmediatamente siguid. En ‘lecto, solamente con el uso de estos argumentos, sin interpre- tacionés, lograron los primecos Compafieros de Mahoma la vir- tud perfecta y piedad verdadera. Los que entre ellos se ocupa- ton de exigesis, no estimaron prudente exponerla a nadie. En ‘cambio, los que vinieron después, segdn iban aumentando [as G inxerpretaciones, dismi iosidad y se multiplicaban sus | discrepancias, desapareciendo asi el amor motuo y aumentando su divisda D Deconsiguiente, quien dese que desaparezca de nuestra : mn esta novedad, debe apoyarse en el Libro Sagrado y sacar Ede él las pruebas que sobre cada uno de los dogmas que debe- jos creer, existe ta, yaplicnsse con aidided a examina los extos, segiin su sentido literal en cuanto sea posible, 3 198 wetar cosa alguna, excepto cuando la exégesis sea en a eae Por tanto, las locuciones contenidas en Ia ley divina, ex: puestas claramente para todos en el Libro Sagrada, se caravte zan por tres propiedades que demuestran st naturaleza oF k is perfeccis dh rimera, que son las que con més perfeccién persuaden y tmueven al actinients todo ie hombres Segunda, que por su misma naturaleza tienen tal fuerza per- suasiva gue nade pode tater de inerpreasas alegéricamente — caso de ser de las elocuciones que fas adm los capaces de demostrarlas apodi los capaces de 8 ap Tercera, que encicrran sna verdsdera ext nocer Ia verdad plena, invitindolos a dar esis Ia doctrina de , que sus decisio verdaderas. Por tres propiedades no es ni en la de los mut en esa decisiva fuerza de-persu verdad ni son tame wron las novedades ij métodos TROLOGIA Dr AVERRONS: ASL AL-MAQAL 199 Si pudicta' yo consagrarme a esta labor y. Dios me otor- in ian ‘ae lo, yo quisiera demostrar, de madamental y con la exiensién-que me fuera dable ye Ia multiplicacidn de las herojias ha obedecido a eso, es de- texto revelado por aFaries y servir de punto de parti. da para otros que viniesen tras de mi. Porque al alma se lena de profundo dolor y tristeza ante €| especticulo de confusién:y desorden que ofreet ests eligiSn del [slam, consumisa por pravadas pasiones y extraviadas creencias |p. 26), Apena mis que nada el considerar los males que le sobrevienen de parte de tos que se jst de profesar I floslla, pues low dafce infer, os por el amigo son mis sensibles que fos eausados por el ene. igo. Quiero decir con esto q fl hasta hermana de leche de la relig , as ofensas ésta los que se glorian de pertenecer 3 aquélla, son las mis ieee ta etctiga, el od lato las dnpeeas que musvamente nacen entre ambas, cuando por su misma na. turaleza estén llamadas'a vivir juntas, cuando un instinto nece- espontineo las impulsa a amarse mutuamen Tampoco dejai de perjudicar a la religidn muchos de sus i muchos de los que se glorlan de pertenecer muchas de las sects que viven ox su sno. (Oe Dios y.ditija a todos hacia su amor, que El reconcilic los corazones de unos y, otros con su temor santo, y borre con su racia y su misericordia cl odio y el rencor que los divide! Mu- hos d esos males, muchas de esas ignorancias y extraviados isipfronse tiempo ha, porque Dios Pncpalmente con el metodo que yo taco spo dea Aicendo que grat a ellos puedo ie Dios por una E ssinl is ape EEEKKFEKERETRERERERRARRARAAAAD 200 MANUEL ALONSO, sigo grandes bienes, sobre todo para s que, empleando cPeckedimionto de ln eapecslasion coronal, anbclan sincera mente conocer [a verdad. Y es que ese mérodo convida'al valgo, vido de conocer a Dios, a caminar por una senda media, en Ja cual se ve exento de la humillacidn propie de los que creen razones de ninguna especie y de la sofsterfa propia de los te. Togs, los mutthallinn, sn dejar de sper Ios hombres ele los la necesidad de inquiie por In razén los fundamentos de ‘Aba Yan de esisiar que Averroes deo ala del cfs que le sgt, ss womb ‘lem se reduce a vega signfacién de avons ay que To miso sigaica santo 13 somict lal gue oon madide pl de alguns de sus inmedi seschate dere, yr sucesses. Taaipoos exits ot pracbshistie de IL KASF ‘AN MANAHIY