Está en la página 1de 424
3 yD FIIIOIOD TD IU J lA lA ts ti WIAs PIT TI ) ’ pps ELEIVIENTOS DE MAQUINAS MECANISIVIOS VN. Belidev, IS. Bogatirev, A. V. Bulanzhé, P. V. Vibornov, V. L. Gadolin, N. A. Govman, N. A. Drozdov, L. I. Zaitev, V.N. Ivanov, B. I. Korovin, V. 1. Lukin, 1S. Morin, 1. A. Ogeinchuk, N. V. Pilochkina, D. G. Poliakov, D. P. Parguin, A.G. Raspopov y S.A. Shuvalov, Ingenieros y Doctores en Ciencias Exactas. Direccién del profesor D. N. Reshétov, Doctor en Ciencias Exactas. C Ediciones CEAC Valavetana-17— Baroclona-3—Espana ‘Titulo original DETALI MASHIN — Atlas Kopstruktaii Editorial Construccién de Maquinaria, Mosci Traducido por Rubén Cérceles Aguirre C7 Perito Industrial Mecénico = S| i x FICOCOOGCOC 2) G i © EDICIONES CEAG, 5. A. - 1971 4 BARCELONA (ESPANA) w Primera edicion - Octubre, 1971 Deposito Legal: B.'38.084-1971 og GRAFESA, Népoles, 249 « Barcelona PRINTED IN SPAIN IMPRESO EN ESPANA, KeCiOd CJ) 13 yy Jad Se Po pe 8 WO | os. y x YY ys) ye ) ws Al emprender la tarea de editar en espafiol la presente obra sabfamos las dificultades que tal empresa planteaba. No obstante, nos animamos con la idea de la enorme utilidad y el servicio que este libro pucde tener para los ingenieros, proyectistas y téonicos de todos los niveles implica- dos en las tareas de disefo y conistruccién en Ia industria mecénica; sin contar con la utilidad del mismo, si es empleado en las escuelas de in- genierfa. No es nada facil encontrar entre la bibliografia especializada obras del tipo de la presente, que s6lo pueden ser acometidas por un nv- meroso equipo de expertos y cuya realizacién representa un largo trabajo en comin y un esfuerzo considerable. Creemos que el Atlas de Maquinas es una obra lograda, pues en él se retine, resumida y seleccionada, una amplisima experiencia en el disefio de maquinas. La forma en que estén estudiados y clasificados Jos distintos cle mentos de maquinas y los numerosos ejemplos de aplicacién practica, permitirén, sin duda, a quien utilice el libro como obra de consulta en. Contrar en’ muchos casos una rapida solucion a los problemas de diseno planteados, y cuando no, obtener una valiosa informacion para resolverlos con seguridad. La preparacidn de la version espafiola, aparte de la normal dificultad, ha planteado algunos problemas derivados de las particularidades de la tecnologfa reflejada en el libro. Quizés uno de los més importantes ha sido el presentado por el sistema de ajusies y tolerancias empleado en Ia URSS. Consideramos Ia posibilidad de traducir estas tolerancias a las co- rrespondientes del sistema internacional ISO, pero hemos crefdo que con ello habriamos desvirtuado los disenos presentados, por lo que he- mos optado por conservar los datos y nomenclatura originales, afiadiendo tun apéndice, que no figura en la edicién rusa, en el que presentamos el sistema de ajustes y tolerancias empleado y las tablas con los valores nu- iiéricos de las mismas. La presentacion de estas tablas se ha hecho de forma que los valores de las tolerancias puedan ser hallados de forma répida y sin dificultades. ABREVIATURAS. Significado de las abreviaturas mds utiliza das en Ias hejas, correspondientes a organiza- ciones de normalizacion y centros de trabajo. GOST. — Normalizacion General de la Union Soviética. TeBKM, — Oiicina de proyectos y construc: de maquinaria de funcién y prensado, ENIMS. — Instituto de investigacién cientifica y experimental de maquinas herramientas. TzNIITMash. — Instituto central cientifico de investigacin de tecnologia y fabricacion dle maquinas NIIRP. — Instituto cientifico de investigacion de la industria de la goma. VISIOM, — Instituto cientifico de investigacion de maquinas agricolas. VNIIStroidermash. — Instituto cientifico de in- Yestigacicn de la construccién de maquinas de caminos. OST. — Normalizacién general de la Unién So- viética (1925-1940). MN, — Normas de la construccién de méquinas. VNIIPTMash. — Instituto cientifico de investi gacién de Ia construccion de maquinas de transports y elevacién, GAZ-69, — Fésrica de automéviles Gorki. YaAZ-200. — Fabrica de automéviles de Yaros- lav. TeNIIMash. — Instituto central cientifico de in- vestigacién de la construcefén de méquinas y acabades. ZL. — Fabrica de Lenin, v CCUUT CE CUC CUCUN TC CC CRUICCUOWCA AC ICCARCACU | | ) ‘ Ty TTD JD OT FOO. EIT ¥ETET YY ITD Ds De D:D EFT DED I DDE ITH ) 1/Uniones y elementos de uni‘ UNIONES CON REMACHES Las uniones con remaches se emplean en Ja construccién para Ja unidn sin soldadura de piezas, sometidas a esfuerzos de choque y vi- braciones intensivas y es inadmisible su calen- tamiento, Hom 1. Thpos y medidas de Jos remaches estandarizados. Los remaches de cabeza semies- fética segun GOST 10288-62 (Normas Generales para la UniGn Soviética), se emplean para las Juntas solidas. En aquellos casos en que las cabezas salientes son ‘indeseables se emplean Tos remaches de cabeza entrante segiin GOST 10300.62, cuya colocacién resulta mas cara, ya que exige una operacién suplementaria: el ave- anado de los orifcios. Los remaches de cabeza semientrante se- sin GOST 10301-62 se emplean para las uniones de chapas finas de acero (hasta 4 mm), cuando la cabera saliente semiestérien no es deseable y el pequefio grosor de las chapas unidas no Permite el empleo de remaches con cabera entrante, Los de cabeza semiesférica baja segtin GOST 1030262 se diferencian de los de cabeza semiesfériea (GOST 1029962) por su mayor dis- metro y menor altura, Estos se emplean en las juntas herméticas, donde no se recomiendan las sabezas demasiado salientes (en los hogares de calderas, por ejemplo). Los de cabeza plana segiin GOST 1030362 se emplean en aquellos casos en que la cabeza del remache se encuentra sumergida en un me- dio corresivo (cascos de embarcaciones, depé sitos, etc), Los remaches de didmetros peque- fis Son cémodos para el remachado en fifo (hasta 10 mm), Las cabezas remachadas en este caso pueden ser sin engastes. En Ia hoja se incluyen recomendaciones para la eleccién de la longitud de los remaches de acuerdo con el grosor total de las chapas unidas y también se indican las longitudes es- tandarizadas de los mismos. Hoa 2, Uniones remachadas sélidamente adheridas. En la hoja se'muestra la clasifica- clén de uniones remachadas solidamente adhe- ridas (segiin la cantidad de hileras, pletinas, cu- brejuntas, etc.) y se dan recomendaciones para Ia eleccién del diametro de los remaches y otros parémetros de las uniones. Hou 3. Unlones sélidas con remaches. En la tabla n¢ I se indican las recomendaciones para Ja cleccién del diémetro de los remaches, con respecto al grosor de las planchas o perfiles, que se han de unir; se muestran dos variantes de distribucion de’Ios mismos (en. paralelo y diagonal) y también’se da el valor del paso mi- rnimo, que asegura la posibilidad de formar la cabeza remachada, Las dimensiones f; yt» de- penden de Ia reatizacién de los bordes. En la tabla se dan los valores maximos de paso, que aseguran el contacto completo de las chapas. La presencia del borde angular permite aumen- tar dos veces el paso (doble) para las construc- ciones que trabajan a traccién, y una ver y me- dia para las que trabajan a compresién En las tablas 2 y 5 se dan recomendaciones para Ia eleccién de parametros de las uniones remachadas de planchas con perfiles en “U” uniones angulares, perfiles soldados y uniones angulares en doble “I”. How 4. Untones de piezas de maquinas por medio de remaches. En la figura 1 se mues- tra Ia unién con remaches de Ia rueda dentada c6nica conducida de una transmisién principal 7 UTN _ Lo Hlaek wa mecanica BIBLIOTEA de un automévil, hecha de acero aleado, con la ‘aja del diferencial de fundicion, EI émbolo de una locomotora (fig. 2) para disminuir la posibilidad de rozamiento con el cilindro tiene el aro hecho de hierro fundido. El aro se fija al saliente de acero fundido por medio de semaches, En Ia figura 3 se muestra Ia fijacién de los contrapesos de hierro fundido en un cigiiefial. En las figuras 4 y 5 se muestran ejemplos de costuras remachadas para la unién de piezas de paredes delgadas estampadas. Hosa 5. Unfones de zapatas y cintas de friceién por remaches. Remaches de uso espe- lal. Los forros de friecién se fijan con rema- ches de metales no ferrosos que. profindizan hasta la mitad del grosor del forro (fig. 1 y 3). En Ja fig. 2 se muestran diferentes métodos de fijacién de los extremos de las cintas de fre- nado, Las dimensiones de remaches tubulares de accro se dan en la tabla 1 y en ay b de la fi gura 4 se muestran las uniones de los mismos. En Ta tabla 2 se dan las dimensiones de reme ches de pistén (explosives), y en la fig. 5 el re- machado ¢e los mismos. Las dimensiones de remaches de duraluminio, para el remachado del recubrimiento contrachapado de aviones se presenta en la tabla 3. El remmachado semitubu- Jar para la unién de materiales no metélicos se da en la fig. 6, En Ia fig. 7 se muestran diferen- tes formas de remaches que se emplean en las luniones accesibles por una sola cara. En Ja figura 8 se muestran remaches dis. tanciadores para la union de chapas, situadas a una determinada separacién unas de otras, En la figura 9 se muestran remaches’ con gran resistencia a Ja cortadura. El remachado se compone de varias partes; ademés, el rema- chado del macho se efectia en rio. En Ia figura 10 se muestra un remacheeje, que permite girar una pieza especto a otra. UNIONES SOLDADAS: Las construcciones soldadas se emplean en. los automéviles, aviones, navios; gnias, pren- sas y muchas otras maquinas y utillajes Ventajas de Tas construcclones con solda- duras: la >osibilidad de preparar las piezas con paredes de grosor calculado (sin limite por ‘motives tecnolégicos, como en la fund 1 médulo de elasticidad y consistencia de los ace- ros supera al del hierro colado, las partes de una pieza se pueden preparar de metales con diferentes eualidades; es muy amplia la varic- dad de materiales para las piezas soldadas (ace- to, aleaciores y materiales plésticos). Ademds de la reducsién de peso, la, tecnologia de su fax bricacién asegura la econémia de Ia construc- 8 cién con soldadura y se adapta a la fabricacién en serie. Cuando se hacen ejemplares sinicos de cons- trucciones soldadas, se emplean perfiles lamina. dos con soldadura manual de arco eléctrico se trabajan en miquinas universales, sin ac- cesorios especiales. Cuando Jas piezas soldadas se fabrican en serie, con paredes de grosor hasia 10 mm es mas econémico hacerlas de elementos curvados. Las piezas se cortan 0 curvan en el curso de algunos segundos, hasta una longitud de 6 m, fen tijeras de guillotina, prensas para curvar y laminadoras. Para el empleo cémodo de este utillaje se dan formas simples y rectilineas a las construcciones soldadas. Si la produccién es en masa y grandes se- ries, las piezas soldadas se fabrican de partes estampadas, en las que se prevén las partes con- vexas acentuadas (en lugar de las esquinas su pletorias), las superficies para la fijacién de las iezas de contacto, la marca, ete. Al aumentar la cantidad de piezas solda- das, la soldadura manual se sustituye por la semiautomitica, la automatica y la de contacto, Sila soldadura de arco manual se efectiia a In velocidad de 13 m/hora, la automatica alcanza 120 m/hora y més. Segin la tecnologia dé fabricacién varia también el aspecto exterior de las construccio- nes soldadas. Cuando se fabrican perfiles lami- nados en doble "I", angulares, en “U", las cons. uceiones tienen formas angulosas ‘con cam. bios bruscos de superficies. Las construcciones soldadas de partes curvadas adquieren contor- nos mas armoniosos, A las construceiones de elementos estampados se les pueden dar for- mas aetodinamicas, como ocurre con las. pie- zas de carroceria de automéviles y motocicle tas. La disminucién del grosor de las paredes y empleo de Ia correspondiente teenologia. per mile crear construcciones soldadas que satis- facen las exigencias de estética y economia, La economia de las construcciones solda- das se aprecia por los exponentes de explota- cién. Por ejemplo, disminuyendo el peso de las gras se puede aumentar el peso de elevacién '¥ con arreglo a ello sin reconstruir el edificio aumentar la potencia laboral de los talleres; la disminucidn de peso de los vagones de ferroca- rail permite aumentar la cantidad de trénsito de éstos sin reconstruir puentes, ni vias. En el presente capitulo del libro, las piezas soldadas se muestran en tres casos (laminados, partes curvadas y estampadas) con lo que s¢ ilustran claramente las directrices fundamenta- les del disefio de piezas soldadas y permite efec- tuar un anélisis comparative durante el pro- ecto. Hora 6. Uniones soldadas de barras, cha- pas y angulares. En las figuras 1 y 2 se mues- tran los aspectos principales de soldaduras de juntas y las proporciones recomendables de sus dimensiones, mediante la soldadura manual y de arco automética; en la figura 3 a, soldadura ( ( OCC CPC CCM IK Croce Ccik« COCO COCHOOCC OCC Cree tcece SIT F PKK T eye KKK EKER EEDEDED DDH? a Soy. JI 3s oe s. ) de piezas superpuestas; en Ia figura 3 b solda- duras con ojal de refuerzo, y en la figura 3 0-y d con pletina, Las mismas, efectuadas con solda- dura por resistencia se muestran en la fig. 4 Las principales soldaduras en éngulo, efec- tuadas con, soldadura de areo se mucstran en las figuras 5 y 6. En la figira 7 se representan uniones de an- gulares de partes curvadas que se obtienen por soldadura por resistencia. En Ja figura 8 se muestra Ja uni6n de angu Jares laminados, realizada con soldadura por arco, con solapes y sin ellos. En la figura 9 se muestra la unién de partes curvadas, efectuada con soldadura por resis tencia. Hoi 7. Soldaduras de perfiles en «Ui», do- ble «Ts, barras, tubos y vigas. Con mucha fre- euencia, en las construcsiones soldadas se em- plean los perfiles en “U") en doble "T’, barras, tubos y vigas. La grat variedad de modelos en estas uniones permite elegir las mas racionales para la realizacion’ de las distintas construccio nes y diferentes cantidades de Fabricacién, En Ia figura 1 se representan uniones de perfiles en “U" y doble “I” con solapes y sin ellos, realizadas con soldadura por arco. En la figura 2, se muestran uniones de par tes curvadas efectuadas con soldadura por re- sistoncia, as uniones de barras y tubos con soldadu- ra de arco (fig. 3), las uniones de empalme (figu- ra 3, ay ¢), las uniones realizadas con revesti- miento (fig. 3, b) y las con casquillo (Bg, 3, ©) impiden el derrame del metal y aseguran ia Sol- dadura de toda la superficie de los extremos. También se muestra la unién de tubos sin so- lapes (fig. 3, e) y con solapes (ig. 3, f y a). Ia tunién de elementos de una armadura de cons. truccién (fig. 3, h), Ia upién de barras y tubos con bridas (fig. 3, iy j). Al soldar las bridas a los tubos es conveniente hacer un saliente del- gado a aquéllas para conseguir un calentamien- to regular y asegurar la soldadura de los bordes. En la unién de barras y tubos con solda- dura por resistencia (fig. 4), si es dificil colo- car el segundo electrodo (fig. 4 d), se emplea la soldadura por resistencia con cilindro aislador ig. 4, ey f. En la fisura 5 se muestran vigas soldadas de perfiles laminados. Vigas construidas con elementos curvados se muestran en la fig. 6. Al fabricar las vigas con partes curvadas se dismt- nuye la cantidad de cortes y soldaduras y dis. minuye también ef trabajo necesario. para su preparacién, Hola 8. Poleas y ruedas soldadas. — Las construcciones de las figuras 1, 3 y 5 estan fa- bricadas con piezas de fundicion, preparadas en maquinas en condiciones de produceién. tni- ca, En las figs. 2 y 4 se muestra la construc cién de piezas andlogas, preparadas con elemen- tos de paredes delgadas en las condiciones de fabricacion en serie. La cantidad y peso de los elementos disminuye y también en gran parte la Tongitud de las soldaduras. En el centro de la rueda y In polea (fig. 4 y 6) los discos estén uni- dos directamente con jos ejes| Como resultado disminuye el peso de la pieza y se elimina el acabado de las superiicies cilindricas, los cha- veteros y las chavetas Hosa 9. Cilindros soldados. — En la hoja (fig. 1) se muestran cilindros sin eje, con el eje cortado y con eje de longitud completa, realiza- dos con soldadura por arco segin el modelo de fundicisn. ‘Los cilindros de Ia fig. 2 estén fabricados de elementos curvados de paredes degadas uni- das con soldadura por resistencia, La construc cién de los mismos est4 preparada para In adap- tacién de fabricacién en serie. Bl cilindro con rueda dentada encasquetada (fig. 3) esta hecho de elementos estampados, unidos por soldadu- ra, por resistencia, La fabricacién del cilindro esta preparada para Ia adaptacion a la fabrica- cién en serie, Hosa 10. Cuerpos de reductor soldados. — BI cuerpo soldado del reductor helicoidal (fig. 1) tiene un grosor de pared aproximado al de fun- dicién, pudiendo fabricarse con los utilajes co- rrientes de las méquinas universales para fabci- cacién tinica, En el cuerpo (fig. 2) se emplean clementos curvados, siendo menor el mimero de soldaduras, Esta construccién es cémoda para la fabricacién en serie. Hoya 11, Planchas soldadas. — La plancha (ig, 1) esté construida con perfiles en “U" uni- dos por soldadura por arco. Esta construccién de plancha es tipica para la fabricacién en ejemplares ‘inivos. A los perfiles en “U” se les sueldan platillos. Para evitar la posible inexac- titud de fabricacién, los platillos se preparan hasta el quinto grado de acabado superficial. La plancha de Ia fig. 2 esta construida de elementos curvados unidos por soldadura de puntos, Los cubos estampados para pernos de cimentacion estén unidos al cuerpo de la plancha por soldadura por arco. Hora 12, Piezas soldadas de elementos es- tampados. — El cuerpo soldado del reductor helicoidal (fig. 1) esta formado por elementos estampados. Para aumentar la resistencia de las paredes se disponen nervios. El nimero de sol: daduras, en comparacién con los cuerpos mos trados cn Ia hoja 10, cs considcrablemente me nor. Esta construccidn se proyecta para la pro- duccién en serie, La placa soldada (fig. 2) de elementos es- tampados también pose nervios que refuerzan, las superficies planas. Dichos nervios se obtie- * nen sin emplear tiempo suplementario en st far bricacién, Horss 13, 14 y 15, Bancadas soldadas. — En los planos se muestran construcciones de bancacas de algunas maquinas, adaptables a di- ferentes condiciones de Fabricacién. En la hoja 13 sc muestra una bancada de 90 t de peso para una prensa de 4.000 t (fig. 1) constituida por elementos laminados, forjados y de fundicién, La bancada de 17.4't. de una rompedora de dxido de hierro (fig. 2) esta for- mada por elementos fundidos. Como se aprecia en el dibujo, Ia configuracién de los clementos, fundidos, en’ este caso, se simplifica considera- blemente. El grosor de las paredes esta entre los limites de 80+ 150 mm, Las uniones prin- cipales en las dos bancadas estin realizadas con soldadura eléctrica con electrodo de carbén. Enla hoja 14 se muestra la bancada de una méquira vertical 8-128 construceién ENIMS. EL grosor de las paredes de la bancada es de 12 mm, La soldadura es eléctrica por arco; el grosor del cateto de la soldadura alcanza hasta 12mm, , En la hoja 15 se muestra la baneada de un torno, fabricada con elementos curvados, El grosor de sus paredes esté entre los limites 35 mm, La construccién con aristas asegura la resistercia necesaria de Ja bancada. E] empleo de elementos curvados disminuye la cantidad total de cortes y la Jongitud de las soldaduras, en comparacién con la construccién de paredes separadas dle mayor grasor. Hoiss 16, 17 y 18 Plumas de gria, — En Ia hoja 16 se muestra la pluma de una grita de automévil, hecha de perfiles angulares. Su fa- bricacién és sencilla, En Ja hoja 17 se muestra la seccién media de la pluma de una gréa construida de tubos, La pluma de tubos es mas ligera que la de per- files angulares, pero la preparacién de los ele- mentos que unen Jos extremos requiere una fa- bricacion de mayor precisién. Fn Ia hoja 18 se muestra la viga principal de una grita de puente, fabricada de tubo ovala- do. No existen soldaduras longitudinales. Para asegura: su solidez, la viga se fabrica de acero Ac. 3 celmado, para el resto de los elementos ‘se emplea acero corriente. Hon 19, Empleo de los recargues en la construccton de maquinas. — En las figuras | a3 se riuestran los recargues de un Arbol, un casquillo y una rueda helicoidal, con el fin de disminuir el peso y el volumen de trabajo en su fabricacién. En la fig. 4 se representa un recar- gue de fundicién dura en rodillos de lamina- ci6n; en Ia fig. 5 un recargue de acero especial con el consiguiente temple de endurecimicnto del cuello del arbol; en Ia fig. 6 el recargue del cuello del Arbol de acero inoxidable para un cojinete refrigerado por agua, En las figuras 7y 8 se presentan recargues de fundicién dura en las aletas de una turbina y.en las piezas de tuna draga aspiradora sometidos a desgaste abrasive. El empleo de los recargucs en los ca- 40 sos citades aumentan la duracién de las pie- Hor 20, Piezas soldadas de materiales plsticos. — Cuando se fabrican plezas de plis- tico de grandes dimensiones, en. pequefias can- tidades, es rentable hacerlas soldadas, ya que para ello no se necesitan prensas caras. El cuter- po y la rueda conductora del ventilador centri fugo (fig. 1 y 2), lo mismo que la hélice de una embarcacién (fiz. 3), estén soldados con mate. riales de polietileno: a) soldadura por friecién y 6) soldadura superpuesta. Las piezas solda- @adas se emplean mucho en Ja industria qui- mica UNIONES CON TENSION GARANTIZADA (PRENSADAS) Las uniones se caracterizan por su gran ca: pacidad de resistencia, buena recepcién de car- 8 y por su sencillez de construccién, Hora 21, Tolerancias de ajustes con pren- sa. — En las tablas 1 y 3 se muestran as tole- rancias de los ajustes con prensa y los grados de precision desde el 1° hasta el 3°, Las ten- siones minimas en el primer grado de preci- sion dan el ajuste Iie 1,; en el segundo grado, el juste Tp, en el grado 2,, el ajuste Tp 2, y en el 3° grados, cl ajuste Tp Ly Hor 22. Encajes de piezas con prensa, — En la figura 1 se muestran las superficies en- frantes de piezas encajadas con prensa. Para encajes sin chaveta, el tamafo de la cara (cha- flan) entrante en el arbol y en el orificio se toma por Ja tabla 1, Cuando el montaje es con chaveta la longitud de la cara (chaflan) entran- fe se toma mayor, para asegurar la colocacién exacta de la chaveta en la ranura del orificio, Se recomienda emplear Ios chaflanes con la incli nacién de 1:10 sobre la longitud 1, ejecutada para el ajuste mévil, en Ja parte ajustable del arbol (antes del comienzo del sector rectilineo dela ranura de la chaveta). En la rueda dentada del reductor (fig. 2) la sorona est prensada en el centro con el ajus te An Tlp3n sin fijaciones, suplementarias. El cubo del centro esta montado en el arbol con el ajuste A/TIp en la chaveta, La corona dentada en el volante del motor de automévil (fig. 3) tiene un montaje especial sin fijacién suplementaria. La tension en este montaje es algo mayor que el valor del ajuste A/Tlp 3s, pero el orificio esta fabricado con el 3°, erado de precision. Ta fijacin de las ruedas dentadas en el eje intermedio de 1a caja de transmisiones del ats tomévil se muestra en Ia fig. 4, Todas las ruedas dentadas, menos una, tienen el ajuste A/TIp con % CC oC Cf oC Mh a SC a el toh sh el LA ol A oA oh 26 of ok Li Oid of af i poh ¢ LOL ) FIIIII DY YD FUND UY DID FIV y TRIES DS) ee D fijacién suplementaria de chavetas de segmento. La segunda rueda dentada, de la izquierda, tie- ne el ajuste X/llp. Esta tiene menos carga que Jas demas y con este ajuste no se altera el ajus- te de la primera rueda dentada, que tiene més carga. ‘La fijacién de la corona de la rueda helicoi- dal en el centro, esté efectuada con el ajuste A/Tle (fg. 5). El centro y la corong estén fijados suplementariamente con chaveta y pasadores roscados. La cubierta del medio eje del automovil (fig. 6) esté calculada para gran resistencia y esta montada con el ajuste A/Ip 1s, E] material de la cubierta es acero 401 y el del cuerpo en el que esta prensada, hierro forjado. El codo principal del cigtiefial de un motor diesel para barco se muestra en la fig. 7. Los eue~ lps de biela y el principal estan prensados en los eodos del cigiiefial, Como se establece por la préctica la tensién en este caso debe ser desde 1:800 hasta 1:900 del didmetro nominal del ajus- te (dentro de los limites A/Tip 2s y Av /Tlp 3). En_el cigtienal del motor de motocicleta (fig. 8) Jos cuellos de bielas estén prensados en los codos del cigtiefial, y los cuellos principales estan fundidos con los codos de aqueél. El mon- taje de los cuellos es especial, segiin el sistema de cigiienal. La tension en la union se da mayor que en el ajuste Te/B. El lugar de ajuste en la parte del prensado tiene forma cilindrica y en el final opuesto, cénica. La unién del vastago y el mazo del marti lo de forje de 1.5 t. (fig. 9) es muy fuerte, ya qué la unién se produce en una superficie c6- nica. La fijacién de la lanta y el cubo de rueda en el eje de un vagén (fig. 10). El ajuste de Ia Manta en Ia rueda es Ax/IIp2s, y del cubo en el eje A/Tlp, Las dos uniones carccen de fijacio- nes suplementarias. La unién de la parte central del rotor de un génerador de escobillas (fig. 11) esta reali zada con tensores a, colocados con tensién tér- mica. Para proteger la caida de los tensores por Ja accién de Ja fuerza centrifuga se prevén las tapaderas insertadas en la ranura inclinada, UNIONES ROSCADAS Las uniones desmontables més difundidas en la construccién de maquinas son las efectua- das con tornillo 0 pero y tuerca. El tornillo y la tuerca forman ufia pareja atornillada. En las uniones roscadas puede ha- ber una o varias parejas de estas. Las roscas pueden ser cilindricas y cénicas. Las roseas cénicas se emplean corrientemente en casos donde es necesaria una unién hermé- tica. Hora 23. Roscas cilindricas. — Las roscas cilfndricas se emplean como roscas de fijaclon (figs. 1, 2, 3, 7 y 10) y de fijacton-herméticas (fi- gura 4), Bn las figs. 5, 6, 11 y 12 se muestran Toscas para convertir el’ movimiento rotativo en movimiento de traslacién y para soportar es fuerzos especiales (husillos, etc.) ‘Las roscas de sujeccién de uso general, la meétrica (figs. 1 y 2) y la inglesa (fig. 3), tienen perfil triangular, que aseguran mejor el asiento. La rosca métrica para piezas de plistico se dile: rencia por poseer radios para redondear los hilos de la rosca. La rosea inglesa se emplea sélo para sustituit las piezas desgastadas de las, maquinas de importacién de los paises donde se emplea este sistema, Pertenecen a las roscas de sujeccién espe- ciales: las roscas para la unién de tubos de son- deo (fig. 7), roseas para kimparas eléctricas (f+ gura 8), roscas de vidrio para las armaduras de seguridad (fig. 9) y roscas para caretas antigas (ig. 10), La rosca de tubo (fig. 4) se emplea para unir tubos y armaduras de cafierfas. El didme- tro nominal, convencionalmente se refiere al digmetro interior del tubo. El perfil de la rosea esta redondeado. Este y la ausencia de holgu- ras garantizadas son indlispensables para obte- ner una union hermética.. Los husillos y tomillos sinfin se fabrican con roscas de tope o diente de sierra (lig. 5), © trapezoidal (fig. 6), que poseen pequenas per didas de rozamiento. El angulo de perfil de la rosca trapezoidal es de 30°. En los didmetros interior y exterior se prevén las holguras para el engrase. El centraje se realiza segiin los lados, Taterales del perfil. La rosca en diente de sierra tiene un perfil asimétrico y se emplea para la recepcién de grandes cargas unilaterales, El lado del perfil con éngulo pequefio de inclinacién es el de tra- bajo. La pérdida de rozamiento en la rosca en diente de sierra es menor que en la trapezoidal. La rosca en diente de sierra se puede emplear también como de sujeccién, para grandes cargas unilaterales. Las roscas de las figuras 11 y 12 son de tipo especial, empleindose corrientemente para ob- jetivos de microscopios y casos similares. La primera puede tener maltiples filetes (hasta 20 halos). Hoss 24, Roseas e6nicas. — Las roscas e6- nicas se emplean para uniones herméticas sdli- das de tubos y armaduras de tuberias (figs. 13) La sotidez se puede obtener sin el empleo de materiales consistentes. La rosca cénica para aparatos de fotogra- fia (fig. 6) asegura el montaje cémodo de las: piezas que se unen, EL paso de rosca (fig. 1, 2, 4, 5 y 6) se mide a Io largo del eje de rosca, la bisectriz del én- gulo del perfil es perpendicular al eje de la EI paso de rosca de las vélvulas y cuellos de valvula de las botellas de gas (fig. 3) se mide a lo largo del cono que forma; la bisectriz del ngulo del perfil es perpendicular al cono for u El didmetro nominal d(d.) de las roscas Conicas representa el diémetro en la superficie de referencia (fig. 7). Hor 25. Rosca métrica: dimensiones del perfil, didmetros y pasos. — La forma del fondo en Ja rosea del tornillo no esta reglamentada. El redondeo del fondo (con el radio r) disminuye la concentracién de tensién y eleva la solidez del tornillo en condiciones de cargas dindmicas, 144 8, En Ja tabla n2 1 se dan los datos del perfil y en Ia tabla n? 2, los didmetros y pasos de Tosca, Todos los ditimetros se dividen en tres series, prefiriéndose las roscas de la primera serie; el empleo menos aconsejado es el de la rosca de la texcera serie. Hosa 26. Rosca métrica, Dimensiones (para didmstros de 5-100 mm.), — La eleccion del paso esti subordinada a la solidez que exige el esparrago del tornillo, debilitado por Ia ros- ca, las condiciones de auto-bloqueo, y la nece- sidad de una regulacién fina. Los diametros di y ds para roscas de 5-10 mum. se dan en Ja tabla, En la misma vienen las superficies F de las secciones transversales de los tornillos debilitados por Ia rosca Las roscas con diferentes pasos estén colo- cadas en correspondencia segin GOST 8754-58 {al principio con pasos grandes y Iuego con pe quefios). Hos 27. Rosca de tope. Hora 28, Rosca trapezoidal en un sentido, Dimensiones, — Se dan las medidas de la rosca de tope para los didmetros desde 10 hasta 600 mm, para la ros- ca trapezoidal los didmetros desde 10 hasta 300 mm. Para Ia rosca trapezoidal se dan las medidas de lh seccién transversal de los torni- los F, y también las medidas de proyeccién de Ja superficie de arrollamiento de un hilo Fi. Los pasos de rosea se eligen septin las exi- gencias de consistencia y solidez del tornillo debilitado por el roscado. Para los tornillos sinfin de répida trasla. cién se emplean roscas de varias entradas, Hom 29. Rosca ellindrica de tubo, eénica de tubo y cénica Inglesa, Dimensiones, —— Estas Toscas tienen medidas nominales en’ pulgadas (convencionales), que no coinciden con el did. metro exterior de los tubos. Los didmetros de las roscas cénicas se miden en la superficie de referencia, Las medidas de la rosca de tubo ¢6- ,, coinciden en la superficie de referencia con las de la cilindrical de tubo, del mismo dia metro nominal, 12 Para las roscas conicas esta normalizada Ja Jongitud de atornillado que se cuenta deste Ja superficie de referencia, Hoa 30. Salidas de rosca métriea, Dimen- siones. — Para la salida de herramienta al ros. car en la pieza, se prevé el acanalado, el refren- tado © salidas con el perfil incompleto de la rosea (final de rosca) En la tabla n° 1 estén los datos para la rosca exterior. Los finales de piczas con rosca exterior (petuos, tornillos y pasadores) se ha- cen de forma esférica 0 con refrentado que de- pende del paso de rosea. La forma del acanalado del tipo I para ros- a exterior asegura un cocficiente de concentra: cion de tension inferior. El tipo IT de acanala- do tiene mas Jongitud en comparacién con el tipo I. En la tabla n# 2 se dan los datos para la rosca interior, Ho1A 31, Permos de uso general con eabera hexagonal. — Segin el principio de trabajo los pernos se dividen en dos grupos: pernos que trabajan a traccién (igs. 1-18) y pernos que tra: bajan a cortadura (figs, 19 y 20), Hay pernos de precisidn elevada y norma- lizada; los de precision elevada se fabiican con superficies més lisas y tolerancias mis estre- chas. Para los pers se emplean las roscas mtricas segin GOST 9150-59, ‘Los pernos de cabeza hexagonal se fabrican con roscas finas 0 gruesas (para pasos de ros cas, véase la hoja 37, tabla 2), Las tolerancias de las roscas estin establecidas segin GOST 925359, para las roseas de paso grande, el gra- do de precision es el 2.6 3y para las de paso pequefio los grados 2, 83, Al elegir el paso de rosca, son preferibles los grandes, en higar de los pequefios y el grado de precision de rosca es preferible el 3 en lugar el 26 2, La rosca puede ser realizada por laminados y por corte. Las medidas de los chaflanes y fina- Jes de rosca deben comesponder a las previstas por GOST 10549-63 (wéase hoja 30). Los pernos de cabeza hexagonal pueden ser fabricados en tres casos: Caso I — sin orificio de retencién. Caso TI — con orifcio en el final de la parte roscada para la retencién de la tuerca por medio de un pasador. Caso IIT — con orificios en Ia cabeza para Ia retencién con hilo metilico y evitar el destornillado de aquélla (no se usa en los pernos segun la fig. 19 de la hoja 32). Los pernos de uso general (hojas 31 y 32) lo mismo que los tornillos (hojas 32 y 34), pasa- dores (hoja 39) y tuercas (hojas 40, 41, 43 ag C CHOC IC uC CCC CCH ( c CC { CC CWO4 4 ACA IO € COO OC COOc« , ce € A A ~ A 1. FY d ) y 44) se fabrican de aceros al carbono de las marcas 10, 20, 25 y 35, de aceros aleados de las marcas 3S/GSA y 357, en casos especiales se emplean aceros inoxidables y metales no fe- Los pernos, tornillos y tuercas para evitar Ja corrosién pueden tener un revestimiento. En las condiciones de trabajo facil se em- plean los revestimientos de: cincado, cromado, niquelado de varias capas; para condiciones me. dias, rigurosas y clima tropical, cadmiado, cromado, 0 cromado de muchas ‘capas; para condiciones especiales pueden ser oxidado ¥ fosfatado. Los pernos pueden ser tratados tér- micamente. EI grado de precisién, el material y el re- vestimiento entran en la clasificacion conven: cional de pernos, tornillos, pasadores y tuer- cas, Ejemplo de clasificacion convencional de un perno (segim GOST 7808.62) de 12 mm. de didmetro, 40 mm. de longitud, 2° grado de pre- isin, de material del subgrupo Ol (acero al carbono de Ja marca 20), con revestimiento del grupo I (cincado, cromado): Perno 12 x 40 grado 2.011 GOST 7808.62. El mismo, con paso fine, del easo 111: Perno UI M12 x 1,25 x40 grado 2011 GOST 7808-62. Para los pernos de material del subgrupo 00 (acero al carbono marca 10), sin revestimien- to (grupo 0), el material y el revestimiento no se indican en la clasificacién. EI 3” grado de precision tampoco se indica. jjemplo de clasificacién convencional de un perno, segin GOST 7808-62, de 12 mm. de didmetro, 40 mm. de longitnd, 3 grado de precisién, de material del subgrupo 00, sin re: vestimiento, de paso grande, caso T. Perno M12 x 40 GOST 7808-62, Hota 32, Pernos y tornillos de uso gene- ral, — Los pernos de cabeza hexagonal y did. ‘netro de tuerca mayor que 48 mm, (fig. 1-6) se fabrican en dos casos. En e caso II tienen un orificio en el final de la parte roscada para re- tener Ia tuerca con un pasador. El paso de rosca vvéase en la hoja 37 tabla n? 2. Los pernos de cabeza esférica o avellanada (Bg. 7-13) de rosca gruesa tienen ‘soportes, que obstaculizan el giro contrario del perno al apre~ tarlo; estos se emplean principalmente en unio- nes sin importancia, _ Los tomnillos de fijacién (fig. 15-24) se far brican con cabeza para lave (fig. 15-16) 0 des. tornillador (fig. 17-28). Los tornillos para destor- nillador se fabrican con rosea no mayor a 20 mm, ya que los de mayor didmetro no se pue den apretar fuerte. Los pernos (figs. 7-14) y tornillos (figs. 15- 24) se fabrican con rosca laminada (caso T) 0 cortada (caso II), Hota 33. Tornillos de montaje de uso ge- neral. — Los tornillos de montaje se diferencian segiin el modo de atornillamiento: con destor- nillador (fig. 1-11) 0 con Ilave (fig. 12-20) y se- giin la forma del final del tornillo. Con frecuencia se empledn fornillos con finales cilindricos, cOnicos y escalonados, que entran en huecos especiales y aseguran la trans- misién de importantes fuerzas méviles. Los tornillos con extremo plano necesitan preparacién suplementaria de la pieza. Esta que- da fijada al eje (Arbol) sélo por las fuerzas de rozamiento, por lo que le unién no puede estar sometida a grandes esfuerzos. Los tornillos pueden ser tratados térmica- ‘mente y poser revestimientos anticorrosivos. Hora 34. Tornillos de uso general, — Los tornillos de cafia larga (fig. 1-13) se diferencian segiin su atornillamiento: con destornillador Gig. 1-7, 12, 13) y con llave (fig. 8:11). Los torni os de catia larga se emplean principalmente para fijar las piczas que se desmontan con fre- cuencia_y que no estén sometidas a grandes esfuerzos (carteres, tapaderas y otras, véase Ia hoja 50, fig. 16). Estos tornillos se fabrican con Tosca gruesa sein GOST 9150-59, Los tornillos (fig. 15-20) se colocan con des- tornillador de punta en cruz. Se fabrican de dos clases, con rosca laminada (caso 1), y con rosca cortada (caso II). Se emplean igual que los de catia larga. Las cabezas de los tornillos con ra nura en cruz tienen aspecto mis perfecto que los de cabeza para destornillador eorriente. Con ellos se fijan frecuentemente las partes exte- riores de las méquinas. Las tofnillos de ranura cruzada se pueden apretar ms fuerte que los de cabeza corriente. Hora 35, ‘Tapones y tornillos de uso gene- ral. — Los tapones (fig. 1-4) tienen rosca cénica inglesa, se emplean en canerias y aseguran unio- nes herméticas. Los tornillos autorroscantes (fig. 5:7) se atornillan en orificios lisos. La rosca en el ori- ficio de la pieza la realiza el mismo: tornillo gracias a la forma especial de su rosca (fig. 19) ¥ la parte cénica del mismo, Los tornillos auto- rroscantes se emplean principalmente para ator- nillar piezas de plistico y apretar piczas finas de metal, Los tornillos para madera (fig. 8-14) tienen ¢l mismo perfil de rosca y se diferencian por la Forma de la cabeza, Los tormillos (fig. 15-18) de cabeza moletea- da recta son para el atornillado a mano. Se em- plean como fijos en las construcciones de fre cuente montaje, que no experimentan cargas importantes (aparatos de direccién, mecanis- mos de medicién, ete.) Hox. 36—Pernos y tornillos de uso espe- cial. — Los pernos levadizos o cancamos (tig. 3 14) se emplean para fijar uniones que se des- montan con frecuencia (en Jos mecanismos de ‘maquinas para egerrar las piezas durante su traslado, escotillas, tapaderas de depsitos, ete.) Los pernos de barco (fig. 8) son para fijac cabeza de forma que obstaculiea cl giro del mise ‘mo al atornillar la tuerea, Los pernos de ferrocarril (fig, 6) hacen el tope cor la parte ovalada debajo de su cabeza, respecto a las piezas que unen, El perno de 1a (fig. 7) siene la cabeza de forma de ligrima, la cual impide su giro. Los pernos de barco (fig, 8) son para fijar las partes de madera de les mismos. Se carac- terizan por su gran longitud | = (10-70) d Los tornillos de cabeza cuadrada (fig. 9-12) se empiean_principalmente para fijar chapas (fig. 9, 1, 12); después de apretados se cortan Tas eabezas, Las argollas-pernos (fig. 13) 0 tornillos de carga se emplean para la elevacion de piezas pesadas 0 méquinas. El tornillo de carga tra- baja a flexién y para aliviar las condiciones de carga scbre la rosea tiene una superficie ancha de apoyo. La lengtieta (fig. 14) sirve para fijar peque- fios ejes, muelles y otras piezas; se emplea en Ja constfuccion de maquinas. Los tornillos de regulacién y tornillos ten- sores se emplean para sujetar piezas durante el transporte (fig. 16-18) y en los mecanismos de ‘miquinas (ig, 19-21). Hon 37, Pernos de cabeza hexagonal. Di- mensionss. — En la tabla n° 1 se muestran las medidas de los pernos de alta precision para didmetros de 3+48 mm., y en la tabla n2 3 las medidas de pernos grandes (didmetro de rosca 52+160 mm.). En la tabla n° 4 se muestran di mensioncs de bulones. La rosca de los pernos (abla n? 2) corresponde a GOST 9150-59. Los diversos tipos de pernos, materiales y precision de rosca sc indican en Ia hoja 31 Hore 38. Tornillos de fiJactén y normaliza- dos de uso general. Dimensiones, — En la ta- bla no 1 se dan las medidas de tomillos con cabeza para destornillador para dismetros des- de 3 hasta 20 mm., y en la tabla n? 2 las medi- das de tornillos con cabeza cilindrica y hendi- dura hexagonal para didmetros desde 4 hasta 42. mm, Las medidas de los tornillos de fjacién estan en las tablas 3 4 El paso de rosca para tornillos se elige en la tabla 2 de Ia hoja 37. En el texto de la hoja 31 se dan unas breves nociones sobre materiales precision, Los tornillos pueden estar tratados térmi- camente y poscer recubrimientos protectores y anticorresives. La fabricacién de tornillos de ‘metales no ferrosos suele hacerse en casos téc- nicos especiales justifieados, Hora 39. Espdrragos de uso general. Di- mensiones. — Se presentan diversos tipos de 14 espairragos estandarizados y las dimensiones se- gin GOST 11765-66 y 1176-66, Todos Jos esparragos estandarizados se fa- brican en dos tipos: el tipo A can didmetros no. aninales de rosca y parte lisa iguales, el tipo B con el diametro nominal de rosea mayor que el de la parte lisa. Los esparragos del tipo 4 se fabrican con rosca cortada, los del tipo B pueden ser con rosca laminada 6 cortada, Los esparragos sc fabrican con rosca mé trica gruesa 0 fina segtin GOST 915059. Los esparragos se diferencian por el grado de precisién (normal o elevada). Para los espé- sragos de precisién normal, el grado tercero de rosea es el principal (por acuerdo especial se pueden fabricar del grado 2 y 2, de precision); los esparragos de precisién elevada se fabrican con la rosca con grados de precisién 2 y 2, Seguin el principio de trabajo los esparra- gos se dividen en dos grupos: los que se ator aillan en el atmazén de la pieza (fg, 1-8); un ejemplo de colocacién de tal esparrago se mues- tra cn la fig. 13; otros ejemplos de empleo pue- den verse en la hoja 52, fig. 1, 3, 5, 7. En el se- gundo grupo se inclayen los’ esparragos para Piczas con agujeros lisos (fig. 4 de la hoja 52) Estos se emptean colocando tuercas en los dos extremos; ejemplos de estos pueden verse en la hoja 56, fiz. #, para unir la bancada y bloque de un motor, en la hoja 102, fig. 7 para la fijacion de las partes desmontables én Ia polca, etc. En Ja fig. 13, estan indicadas las medidas de los esparragos que se atornillan en el armazén. La longitud (1,) de atornillamiento del esparrago en el armazén se elige, segiin el material de Ia pieza por la tabla n& i. En casos especiales la Jongitud de atornillamiento puede ser aumen- tada: = 1,6 d, en lugar de f= 1,25 d yf = 25d en iugar deh = 2d. El aumento esta normalizado segiin GOST yes posible emplearlo en las uniones que se desmontan con frecuencia. EI material, tratamiento térmico y recubri- miento, se eligen para los espérragos lo mismo gue para los tornillos y pernos (véase el texto de Ia hoja 31). Ejemplos de denominacién convencional de los esparragos. 1. _Esparrago de precisién normalizada se gtin GOST 11765-66, con didmetra de rosea d= 16 mm, grado de precision 3°, longitud del 120 mm., longitud del ‘extremo.ros- 38 mm., del tipo A, con paso fino de =1,5 mm., longitud’ del extremo ros. d=16 mm, de material del subgrupo 02 con recubrimiento del grupo 2 segtin GOST 1759.62. 20 Espirrago AM 16 x 120 —— 011 GOST 1176566 38 2, El mismo espdrrago, pero con el ex- tremo roscado atornillado de paso fino S = 15 mm, y el otro extremo con paso grueso de ros. caS=2mm, ( CO CC Ct ICCC AC CACC 1 CIC CCH OCR IOC C4 of OM OOM CoA I yay YIIIIIIOIIID EED EW Y LET VY ) ) ) Fy, 2 I/D. 15 20 Espérrago AM 16 x —— x 120 — 011 GOST 1745-6 2 8 EI mismo esparrago, con el grado de precisién de rosca 2, en el extremo atornillado y el grado de precisién 3 en el otro final: Horn 40. Tuercas hexagonales de uso ge- neral. — Las tuereas hexagonales son Ins de mayor empleo. Actualmente se emplean mucho las tuereas de medidas pequefias para llave de cubo. 1a solidez de las tuercas pequetas es sufi- ciente en Ia mayoria de las uniones, y el peso de éstas es menor, as tuercas segtin su altura pueden ser normales, bajas, altas y altas especiales. Las tuercas bajas se emplean cuando el tomnillo trabaja poco a traccién, pernos norma- Jes que soportan cargas transversales, para Ia fijacién de piezas en ejes (arboles), ete Las tuercas altas y altas especiales se em- plesn en uniones que se desmontan con fre- ‘cuencia. En ellas, la presidn en la rosca y en las caras de la tuerca es menor. Para la retencién con pasadores se emplean tucreas con ranuras y almenadas (fig. 813, 1s 19). 2 Hay tuercas de precisién normal y de pre- cisién elevada. Las tuercas se fabrican del mismo material que los pernos (véase el texto de la hoja 31) 0 de materiales con caructeristicas mecénicas in- feriores al de los pernos. Las tuercas almenadas y con ranuras se sujetan con pasadores, Hoss 41. Tuercas de uso general y espe- elal. — Las ‘wercas redondas (fig. 1, 2, 49.7) ‘se emplean principalmente para fier’ piczas en ejes (arboles). Las tuercas ciegas (fig. 3) se emplean para que a la ver sirvan de tapén. Las tuercas palomillas (fig. 5 y 6) se em- plean en uniones que se desmontan con frecuer- ia y con poca carga, se aprietan con la mano, sin laves especiales. La tuerca con anillo circular en Ia base (fig. 9) se emplean frecuentemente en utillajes de maquinas, Las tuercas especiales (fig. 11-17) se emplean en utillajes de méquinas para fijar las. piezas amano (sin lave). Las tuercas de ferrocarril (fig. 19, 20) tienen més altura, Hous 42. Arandelas y pasadores de uso ge- neral y especial. — Las arandelas de la fig. 1 son para tuercas normales de lave, ces une Lag ardidelas; pequetins (Ep 2) aon park tuercas pequefias de Tlave. Tas arandelas grandes (fig. 3) se emplean para colocar debajo de las tuercas en las unio- nes de piezas con poca solidez {por ejemplo en madera). Las arandelas corrientes para uniones clr ‘cundantes (fig. 4) se diferencian de las anterio- res por su fabricacién de clevada precision. Las arandelas inclinadas (fg. 5) se emplean para evitar que se doble el cuerpo del tornillo, al apoyar la tuerca caras inclinadas, por ejem- plo en los perfiles laminados. Las arandelas de embarcacién para made- ra (lig. 6, 7) se diferencian por su gran tamafo. Las ‘arandelas Grower (fig. 8, 9) son para retener la tuerca 0 cabeza de tornillo, respecto al armazén, Las arandelas de retencién con dientes ex- ternos (fig. 10) son para retener tuercas norma. les y las arandelas de dientes interiores (fig. 11) para tercas pequefas. Las arandelas, para la reiencién de tornillos de cabeza entrante se muestran en la fig. 12. Tas arandelas de’ retencién (fig. 13, 14) se ‘emplean para fijar tuercas 0 tornillos respecto al armazén, por medio de deformaciones plés- ticas: la arandela se acopla entre Ta pieza y Ia cara de la tuerca o cabeza de tornillo. Las arandelas de retencién de muchas pa- tas (fig. 15) se emplean para fijar las tercas redondas con estrias respecto al ee (cigiiefial) Las arandelas de retencién con lengticta (fg. 16) se emplean para retener tuercas redondas con estrias Las arandelas esféricas y cénicas se em- plean en los utillajés de maquinas (fig. 17). Con Ja arandela del tipo B se pede colocar una tuerca con Ia superfitio de apoyo esfériea. El empleo de las arandelas de los tipos Ay B en su conjunto permite la colocacién automatic de Tas tuercas corrientes. Las arandelas de montaje répido (fig. 18, 19) se emplean en los utillajes de maquinas Los pasadores (fig. 20) se emplean para re- tener tuercas almenadas y de ranura respecto al perno. Hoa 43. Tuercas hexagonales de uso go- neral. Pasadores, Dimensiones. — En esta hoja se indican las medidas de tuercas hexagonales. El paso de rosca para tuercas se indica en la ta- bla n2 (hoja 37), Los pasadores se fabrican principalmente de hilo de acero con bajo porcentaje de carbo- no, no mayor al 0,296; en casos justificados técnicamente se permite Ia fabricacién de pasa- dores de metales no ferrosos, Para el empleo de pasadores véase la hoja 47 (Gig. 1-5). ova 44. Piezas de fijacién de uso general. Medidas. — Las tuercas redondas con estrias (tabla N11) se emplean mucho para fijar piczas 15 en Tos ejes (cigtiefiales). FI tope de las tuercas respecto al eje se efectia con la arandela de muchas patas (hoja 45, tabla N 1). Las tuercas, de precision clevada sé diferencian, por la me- nor tolerencia de rngosidad en las superficies de tope y un acabado superior de las mismas. Las tuerces de precision clevada se fabrican con rosca de grado de precision 2 y las tuereas de precisién normal con rosea de grado de preci- sidn 3 y 2,, Las estrias se tratan tcrmicamente, hhasta la dureza no menor de HRC 36. Las trercas altas (tabla N2) se emplean principalmente en fébricacién de maquinas para las uniones que se destornillan con fre cuencia, Para disminuir el desgaste de la tucr~ a, las fabricadas con acero de las marcas 35 y 45 se templan hasta la dureza HRC 35-40. Las tuereas redondas (tabla 3, 5) se tratan térmicamente hasta Ia dureza HRC 36-42, En la tabla 6 se dan las medidas de los tor- nillos de carga y su conjunto, La argolla-perno se elige seztin el pesd que debe levantar, tenien- do en cuesta el esquema de carga (a, b, c). El peso de elevacin que viene en la hoja se refiere a la argolla-perno que se coloca en piezas de metales forjados. Las tuercas palomillas (tabla 7) deben te- ner tna superficie lisa y limpia, Ia rugosidad de la superficie sin tratado mecénieo, debe ser no menor a 500, Las tuercas ciegas (tabla 8) se pueden fa. bricar de dos modos. En el segundo caso, la fuerca tiere tres orificios para su retencién con hilo metal.eo. El material para las tuereas (tablas 1.5, 7, 8) es acero y segtin las necesidacles, metales no ferrosos (éase el texto de Ia hoja 31), Hoia 45. Arandelas de uso general. Medi. das. — Las arandelas de retencién de muchas patas (tabla 1) se emplean para la ‘etencién de tuercas redondas con estrias (hoja 44, tabla 1) Las seis patas exteriores en las arandelas per mite hacer la retencién de la tuerca en la posi- cidn necesaria después de su giro en 15+, Los, giros pequefios de las tuercas son indispensa. bles cuanco se efectia la regulacion de la ten- sidn del eje, con gran precisién o la eleccién de holgura, Las arandelas se fabrican de acero de Jas mareas 08 kp, 08, 10 kp y 10 segtin GOST 105060. Las atandelas de retencién con dientes (ta- blas 2-4) s= emplean para la retencién de tucr cas y torrillos respecto al armazén (ejemplos, del emple>_de arandelas se muestran en las, hhojas 49 y 50). Las arandelas se fabrican de la marca 65°G de accro al manganeso, y de la mat ca Br Mtz 31 de bronce al silicio sin estafio Los dientes de las arandelas se desarrollan de tal modo, que impiden el destornillado de las piezas con rosea derecha. Las arandelas inclinadas (tabla 5) sirven para colocarlas debajo de tuercas y cabezas de tornillo (pernos) para nivelar las inclinaciones del 10% en los perfiles en “U" y las del 12% en los perfiles en doble "I". Se fabrican de cero segtin GOST 5157-53, 16 Las arandelas de tope (tablas 6 y 9) sirven para fijar una tuerca o cabeza de perno (Wor- nillo) respecto al armaz6n (ejemplos de empleo de estas arandelas se muestran en la hoja 49) se fabrican por estampado en frio, de cinta de acero, de baja concentracién de carbono, con la dureza baja o semibaja (semiblanda). £n la tabla 7 se dan las medidas para las arandelas Grower, en la tabla 8 las medidas para las normalizadas y pequefias. Hora 46. Elementos para fijar las magui- nas a Tos cimientos. — Los pernos de cimenta- cién (fig, 1) se cmplean. con més frecuencia para fijar sobre cemento las maquinas de peso medio, En Ia fig. 2 se muestran las diferentes formas de fabricacién de los extremos de los pernos de cimentacién. En el orificio prepa- tado con anterioridad, el perno se llena de ce- mento en dos etapas: al principio la parte infe- rior, y después de comprobar Ia colocacién se ena en toda su longitud. Por medio de peque- ‘nas oscilaciones laterales del perno, sin llenar de cemento (la primera etapa) se consigue la coincidencia exacta del perno, con el eje del orificio de Ia maquina que se debe fijar, E] perno de cimentacién (fiz. 3) pose una cabeza en forma de martillo que entra en el apoyo y se fija en el cimiento, Este perno tiene gran resistencia a las cargas dindmicas y pue- de ser extraido sin destruir el cimiento, La fijacion de una maquina al cimiento por medio de un esparrago se muestra en la fiz. 4 A la placa de apoyo esta soldado un tubo pro- tector, por lo cual, el esparrago no se lena de ‘cement, Para Ia proteccién contra la corrosién, el espacio libre alrededor del esparrago se lena de estopa engrasada En las figuras 69 se muestran diferentes construcciones de tuercas de cimentaci6n, que se emplean para fijar maquinas de poco peso relative y que no experimentan importantes cargas dindmicas, ni vibraciones. La tuerca de cimentacién (fig. 9) se coloca ‘en el orificio hecho con antelacidn en el cimien- to. La fijacién de la tuerca se realiza a costa de la deformacién del casquillo de goma, En las tablas 1, 2, 3 se dan las medidas de os pernos de cimentacién, esparragos y arma: zones para esparragos. Horas 47-51. Retencién de las uniones a rosea. — Las uniones a rosea sometidas a car- gas dindmicas o cargas que cambian lentamen- te, se pueden destornillar por sf solas. En las hojas 47-51 se muestran los ejemplos més caracteristicos dé sistemas de retencién de las piezas roscadas. Los miimeros de las figuras de retenciones que tienen mas difusién estén subrayados. Hora 47, Retencién de la tuerca respecto al perno con elementos suplementarios, que ase- guran una unién sélida. — Los rasuos generales i Cuil 1 CCCWOCR € Oe ¢ { COC COC OUL COCORC C itt C€ COULx € C x XDD VID DE OE DDT DTD. yi HY YY Ey IL ) ) ERY EE Y FD: que caracterizan a este grupo de retenciones son: alta seguridad, presencia de piezas suple- mentarias, que entran simulténeamente en unién con la tuerca y el perno, construccién es. pecial de la tuerca y el perno (tuerca y perno) que prevé la colocacion de piezas suplementa rias para la retencién, La retencién con pasadores es la mas di .fundida (fig. 15). En el perno se hace un orifi cio transversal, de lado a lado, para cl pasador, y la tuerca se fabrica, de construccién especial (fig. 14) 0 se taladra juntamente con el perno (fg. 5). El sistema que se muestra en la fig. 1, s6lo se puede emplear en. caso que, el final del perno sobresalga poco de la tuerca de corona, La retencién de la tuerca con un pasador respecto a un perno hueco se muestra en Ia f- gura 3 y la retencidn de una tuerca almenada en la fig. 4. El metodo de retencién que se muestra en la fig. 5 no necesita tuerca especial, la fijacion puede ser efectuada sdlo en una posicién de ia tuerca respecto al perno, En este caso el niicleo, del perno se debilita en gran medida en su parte de carga E] sistema con clavija cénica (fig. 6) y con clavija cénica giratoria (fig. 7) son semejantes, al método que se muestra en la fig. 5 La retencién con perno (fig. 8) se emplea en Jas uniones de cargas pesadas con tuercas altas, Las anillas de hilo metélico (fig. 9-10) se emplean para las tuercas que se desmontan con frecuencia o fijan Ias tuereas, en determinada posicién. El hilo metélico que une los finales de la anilla (Bg. 10) es necesario para cvitar la caida de ta anilla en las uniones giratorias, El sigtema més difundido de arandelas de formables (fig. 11-18) se emplea principalmente en la fijacion de piezas en ejes (cigtiefiales), Cuando los diametros de rosea son grandes, 1a retencién se efectiia por medio de plantillas (fig. 1921); se emiplea en utillajes especiales. Como consecuencia de su complejidad se em: plea raramente. Para fijar la tuerca en uniones que se des- ‘montan poco, Ia retencién se realize con torni los (fig. 22, 23). La colocacién de los tornillos quebranta la integridad de la rosca, Hoa 48, Retenctin de Ia tuerea respecto al perno mediante rozamiento suplementario, soldadura y deformaciones plisticas. — La re- tencin por fuerzas suplementarias, se realiza en cualquier posicién de la tuerca respecto al perno. Perno o tuerca de fabricacién corriente, En las figuras 1 a 7, retenciones por fuerzas axiales suplementarias, Ja tuerca corriente, que se emplea en calidad de contratuerca (fig. 1) ofrece una retencién segura, pero aumenta el peso de la construccién. Las tuercas de segu: idad elisticas (fig. 2, 3) tienen poco peso y pro- porcionan la conservacién del apriete. La fuerza axial suplementaria en las ter cas (fig. 4 y 5) se realiza con el traslado de una parte de los hilos-de la rosca en Ja tuerca (des- pues del corte al apretar la tuerea), En las tuercas (fig. 6 y 7) el esfuerzo axial suplementario se realiza por los tomnillos, que se defortnan en Ja parte de Ja tuerca, Ta retencién en las unionks que se mues- tran en la fig. 814, se efectiia por fuerzas su- plementarias radiales, distribuidas regularmen- teen la rosca. Las fuerzas suplementarias en las roscas (fig. 8 y 9) se forman al apretar las tuer- cas superiores, que para su mejor manejo se fabrican con ranuras, en direcci6n radial, La retencién de las tuercas de Ia fig. 10 se realiza con una anilla de poliamida. La rosca taladrada al atornillar ta tuerca agarra sdlida- mente la rosea del tornillo. Las tuercas de Ias figs. 11 y 12 poseen ra- nuras, que permiten apretar un poco su parte superior en direccién radial después de tallar Ia rosca y de este modo crear fuerzas suplementa- rias en ella, La tuerca con ranuras (fig. 13) al apretarla se deforma, como consecuencia de que su su- perficie de retencién presenta una corona, cuya parte central no tiene apoyo. Al deformarse en Ja parte superior surgen fuerzas suplementarias radiales, a fijacion de la tuerca de la fig. 14, se rear liza apretando el tornillo. Las tuercas de tipo semejante se emplean en la regulacién de las piezas en ejes (cigtiefiales). La retencién mediante fuerzas radiales Io- ccales sc muestra on las figs. 15-17. EI principio de la retencién de la fig. 15 es semejante al que se emplea en la tuerca con anilla de poliamida (fg, 10). Para no estropear la rosca del perno al rea- lizar la retencién de tuercas se emplean encas- tes de metal blando (fig. 16, 17). En la hoja se dan, ademés, ejemplos de fijacién con soldadura (fig. 18) y deformaciones plisticas (fig. 19, 20, 21). Estos métodos se em- plean en uniones que no se desmontan, Hora 49. Retenctén de tuereas respecto al armazén. — En este caso es carcateristica Ia presencia de piezas suplementarias, que reali zan la unin de las tuercas con el armazén (arandelas, pletinas, tornillos). Las arandelas elisticas (fig. 25) permiten la conservacién del apriete y obstaculizan el aurodestornillamiento. En estos sistemas se produce el bloqueo por Ja unién de los finales puntiagudos ¢ inclinados con la tuerca y el armazén (fig. 1). La retencién con arandelas deformables (6- gura 8-15) se realiza mediante la unién de la arandela con la tuerca y el armaz6n. La forma de las pletinas permite (fig. 16 y 17) realizar la retencién de la tuerca a cada 30° de dngulo de giro. La retencién con tornillos (fig. 19:21) se emplea para tucrcas de tamafio grande. El tope con soldadura (fig. 22) forma una unién indesmontable (se puede desmontar, pero se estropen una parte de la tuerca). 7 Hors 5). Retencion de tornillos. — La re- tencién de tornillos se efecttia respecto a las piczas que se unen. , Los métodos dé retencién que se muestran en la hoja 49, pueden ser empleados también para la retencién de tornillos, En la hoja 50 se muestran algunos ejemplos caracteristicos de retencién de tornillos. La retencién con hilo metélico se puede realizar lo misino para un tornillo (fig. 1, 2) que para un grupo de los mismos (fig. 3). El hilo metélico se pasa a través de las cabezas de los tornillos de tal modo, que se evita el destorni- Mado. de éstos (su destornillado produce au- mento de la tirantez del hilo metélieo). Los ejemplos de retencién de tornillos con entrada para Mave hexagonal, se muestran en Jas figs, 46, En la retencion de tornillos se em- plean mucko, las arandelas elasticas (fig. 7). Las anillas de plistico 0 goma especial que se deforman al apretar el tornillo, ocupan las hol- guras y crean una unién suplementaria del tor- nillo con ed armazén (fig. 9 y 10) y también hermetizan la rosea. Para la retencién de tomnillos se pueden em- plear (figs. 11 y 12) arandelas especiales defor- mables de diferente fabricacién. Ta retencién mediante deformaciones plas- ticas y soldadura se muestra en Ia fig. 13 a 18. EI torrillo de cabeza especial, moleteada, con retenciSn mediante un encaste de metal blando, se muestra en la fig. 13. La reterci6n de la fig, 19 se basa en Ia eres. cién de una fuerza radial suplementaria en la rosca (véase el texto de la hoja 48), Hora 51. Retenetén de pernos, Seguridad para evitar la pérdida de tornillos y tuereas. — La retencién seein Ias figuras 1-7 se realiza gra- cias a la forma de los soportes de debajo de la cabeza. La_retencién del perno de Ilanta, segin GOST 778762 (fig. §), se realiza por el clevado roramiento de Ia parte cénica del perno, La retencién de pernos mediante la forma de sus cabecas se muestra en las figs. 9.a 15. La arandela especial (fig. 11) se fabrica de chapa, su parte doblada sirve para el tope de Jas cabezas cuadradas de Ios pernos, E] tope de cabeza de perno para ranuras de miiquinas se muestra en Ia fig. 12 Ta retexcién mediante formas especiales de las cabezas se muestra en las figs. 1315. Las construcciones que evitan la pérdida de tornillos y tuercas (figs. 16 a 22) se emplean corrientemente para uniones que se desmontan con frecuencia. Hosa 52, Uniones periféricas de piezas, — Las uniones de las figs. 1a 3 sirven para fijar piezas con reborde de centraje (fijacién perifé- rica de motores, fijacién de partes de armazo- nes cilindricos y otras). Las uniones de jlas figs, 4 y 5 se emplean para piezas de armazones (reductores, bastido- res). 18 Las tapas (escotillas, ventanillas de control amortiguadores) pueden tener fijaciones que no prevean la colocacion precisa respecto al arma- zén (fig. 6), 0 exigir una situacién exacta res: ecto al armazén (tapas reguladoras para coji- netes, tapas de fijacién y otras), como se mues tra en las figs. 7 y 8 La fijacion de juntas finas y cérteres se muestran en las figs. 9 y 10. Para colocar los discos de las ruedas de automévil segin el centro del cubo de rueda y.la transmisién de la fuerza circular se em plean los tornllos (fig. 11) y las tuercas (fig. 12 y 13) con superficie cénica de acoplamiento, Hora 53. Uniones periféricas de tubos y ta- pas de cilindros, — La fijacion de tubos y tapas de cilindros junto con Ia resistencia deben ase- gurar una hermeticidad, que se consigue por medio de juntas con una superficie menor a la de la brida. Las bridlas pueden ser de fundicion (fgs. 1 ¥ 5), soldadas (figs. 2, 6, 8, 9, 13, 14) y rosca- das (figs. 3, 7, 15). En los tubos de paredes fe nas, las bridas se obtienen corrientemente por medio del abocardado del tubo (figs, 10 11). Para el apricte regular de lag bridas es indis- pensable emplear juntas suplementarias (figs. 4,8,10, 11 y 12), Las uniones con pernos levadizos (fig. 12) se emplean en las uniones de tubos que se des- montan con frecuencia, Hoa 54, Uniones perifériens de tubos en construcciones metalicas. — Las uniones de tu- bos que se muestran en la hoja se emplean en. las construcciones metilicas desmontables li- geras. Los tubos de paredes finas tienen un en- grosamiento donde se coloca la brida, que ase- gura la rigidez, En Ja unién segtin la fig. 4 se emplea un casquillo especial, que asegura el mejor centraje de tubos en Ia construcci6n metalica. Hosa 55. Ejemplos de empleo de los tornt- os de presién, — Para fijar las piezas sobre el eje (figs. 1, 3, 5, 6) es indispensable taladrar en el eje un alojamiento para el tornillo, con broca de 90" de éngulo (véase Ia hoja 220, tabla 4). El tornillo normalizado de presién (fig. 2) ase- gura la fijacién de confianza de la pieza sobre el eje; en este caso el orificio en el eje se efec- tiia con broca corriente con éngulo de 120°. La fijacién del tornillo de presiém con ex- tremo taladrado (fig. 4) se emplea para piezas de poca dureza, Al apoyarse el tornillo en Ia superficie es innecesario un tratamiento suple- mentario de la pieza, Ia unidn est asegurada nor las fuerzas de rozamiento, Las uniones ave se muestran en las figs. 8 y 9 permiten la fija- cién de piezas en la posicién deseada, Los tomillos de presién se pueden emplear como tornillos de reglaje. En las figs. 10 y 11 se muestran disposiciones para el reglaje de las holguras en direcciones rectilineas. La hol- iC C8 c¢ CEC Wk ( COC OOC CC Le COC OC CC COC (